IMG-LOGO

Biografía

Emun Elliott

Emun Elliott

Emun Elliott

Filmografía
El secreto de las abejas

2019 | Tell It to the Bees

Década de los 50, en un pueblecito de Escocia. Al pequeño Charlie le marginan en el colegio por ser hijo de Lydia, madre soltera, por lo que acaba metiéndose en una pelea. Le atiende de sus magulladuras la doctora Jean Markham, que ha regresado a su localidad natal, de donde se fue por los rumores sobre su homosexualidad, tras la muerte de su padre, para hacerse cargo de su consulta. El chico queda fascinado con las abejas que cría la facultativa en su jardín, por lo que ésta le invita a verlas con más detenimiento el domingo por la tarde. Enojada, Lydia acude a echarle la bronca a Jean –a quien no conoce– por llevarse a su casa a su retoño, pero descubrirá que se siente atraída por ella, así que inician un idilio. Como consecuencia, ambas mujeres serán víctimas de todo tipo de habladurías, mientras que el padre del muchacho –que hasta entonces se había desentendido– amenazará con llevárselo a porrazo limpio. 23 años ha pasado apartada de la gran pantalla la realizadora Annabel Jankel, se diría que por una vez merecidamente, pues hasta ahora tenía dos largometrajes en su haber, firmados junto a un tal Rocky Morton, su esposo hasta 2005: el decepcionante thriller Muerto al llegar (1988) y Super Mario Bros. (1993), adaptación de las peripecias del personaje de los videojuegos, considerado uno de los mayores fiascos de la historia del celuloide. Ahora adapta en solitario un best-seller de Fiona Shaw con resultados un poco superiores a los de sus dos anteriores trabajos, lo que no quiere decir mucho. Por desgracia, cuenta de forma atropellada un relato bastante predecible y más empalagoso que la miel de las abejas. Resulta llamativa la rapidez con la que fluye el idilio entre las protagonistas, sin que ni siquiera Jean –que hasta entonces era heterosexual– se sorprenda lo más mínimo. Las actrices principales, Holliday Grainger y Anna Paquin, no sólo no parecen conectar, sino que se muestran incapaces de dar credibilidad a sus tópicos personajes. Y no se entiende por qué el progenitor de un día para otro vuelve a tomar interés en dar la lata cuando hasta entonces parece que ninguno de sus vecinos le reproche que no haga ni caso a su hijo. Se diría que sirve como recurso fácil para alertar de ‘los males de la sociedad patriarcal’, etc. Para colmo de males, se abusa hasta la extenuación del recurso a las abejas como metáfora supuestamente mágica y preciosa de lo que les ocurre a las protagonistas.

4/10
6 días

2017 | 6 Days

Una de esas películas eficaces, que recrean un hecho histórico con una lograda atmósfera de gran tensión. Se trata del asalto de la embajada iraní en Londres por un grupo de terroristas árabes en 1980, con toma de rehenes, que exigían la liberación de un elevado número de presos. Son los años de gobierno de Margaret Thatcher, en que la Dama de Hierro hace honor a su apodo de mano dura con los el terrorismo. El film describe los seis largos días en que la embajada está rodeada por la policía, el ejército y los medios de comunicación, fijándose en las acciones de unos y otros: la mediación de un negociador de la policía, los preparativos de un grupo de operaciones especiales, y la cobertura informativa de la BBC. Cinematográficamente la película dirigida por el desconocido Toa Fraser a partir de un guión de Glenn Standring no inventa la pólvora, pero la narración es eficaz, sobre todo gracias a los trabajos de Mark Strong como el policía que habla con el cabecilla de los terroristas, y Jamie Bell como el prometedor hombre de acción quizá algo impulsivo. Funcionan muy bien las escenas de negociación, un terrible toma y daca, y las de los entrenamientos previos al asalto final.

6/10
Exodus: Dioses y reyes

2014 | Exodus: Gods and Kings

Ramsés y Moisés han sido criados como hijos del Faraón de Egipto. Y aunque éste siente un afecto natural mayor por el segundo, por sus mejores cualidades humanas, sólo el primero lo es de verdad. Cuando Ramsés sucede a su padre, el descubrimiento de que Moisés es hijo de hebreos, miembro del pueblo de Israel al que tiene esclavizado, manda a quien fuera como un hermano al exilio. Para Moisés su nueva vida en una sencilla comunidad pastoril será como una revelación, a la que se suma una auténtica teofanía, Dios le habla exponiéndole los planes que tiene para él. La historia de Moisés ha sido adaptada múltiples veces al cine y a la pequeña pantalla, con el caso extraordinario de Cecil B. DeMille, que lo hizo en dos ocasiones, siendo Los diez mandamientos de 1956, con Charlton Heston y Yul Brynner, la más popular. Ahora es Ridley Scott quien revisita el relato bíblico, básicamente fiel a sus fuentes, incluido su sentido sobrenatural y trascendente, aunque se tome también algunas licencias artísticas, como que Dios hable a Moisés con figura de niño. Estructuralmente el guión firmado por Adam Cooper, Bill Collage, Jeffrey Caine y Steven Zaillian está construido alrededor del antagonismo-rivalidad-afecto fraterno de Moisés y Ramsés, un tema con el que Ridley Scott parece haber enganchado especialmente, no en balde él estaba muy unido a su hermano Tony, también director, que se suicidó hace dos años, y a quien dedica el film. Y por otro lado, se encuentra todo el conflicto interior de Moisés, su viaje y peregrinación de autodescubrimiento, acerca de quién es y lo que debe hacer, con la especial intimidad que le une a Dios, cuyas acciones, a veces terribles, no siempre entiende o comparte, aunque se dejará ganar y guiar por la fe –frente a la tentación de confiar en su pericia militar–, para poder hacer luego lo propio con los hebreos, ejerciendo de auténtico líder. Christian Bale hace un magnífico trabajo, y su némesis, interpretado por Joel Edgerton, también entrega una gran actuación. Estos mimbres fuertes pueden afectar al hecho de que otros sean más livianos, pues algunos personajes se encuentran bastante desdibujados, apenas trazados con un par de líneas. Los que mejor logran superar este handicap son tal vez John Turturro, el Faraón padre, y María Valverde, la esposa de Moisés, el resto –Sigourney Weaver, Aaron Paul, Ben Kingsley, Hiam Abbas...–, simplemente, están ahí, con su poderosa presencia. Pero verdaderamente el capítulo en que el film se muestra verdaderamente sobresaliente es el visual, que acrecienta el carácter de epopeya de la cinta, y donde da “sopas con honda” a la reciente Noé. Ridley Scott usa bien el 3D para dar profundidad a las escenas de masas, y los efectos especiales y el diseño de producción nos sumergen de lleno en el antiguo Egipto y en el desierto, las plagas y el paso del mar Rojo son de una increíble espectacularidad, con elementos como las gaviotas en el cielo encapotado que conceden a los planos un aire muy especial. Por concepción y temática, la película de Ridley Scott que más conecta con Exodus: Dioses y reyes, es El reino de los cielos, pero el cineasta británico sale mejor parado de la empresa que nos ocupa, por la fuerza y coherencia de la historia, y por el enorme carisma de Bale, mucho mayor que el de Orlando Bloom.

7/10
Filth

2014 | Filth

Edimburgo. Bruce y sus compañeros policías se disputan un ascenso, lograr el puesto de inspector. La resolución del asesinato xenófobo de un estudiante japonés podría ayudarles. Aunque Bruce recurre también a las malas artes, o sea, a poner piedras –cuando no auténticas "bombas"– en su camino, que destrocen sus posibilidades. A medida que avanza la narración descubriremos que en realidad Bruce es un auténtico psicópata, apartado de su familia por razones que ignoramos, y al que quedan muy pocos restos de humanidad por su egocentrismo enfermizo que necesita urgentemente ayuda. Adaptación de una novela de Irvine Welsh, cuya obra previa dio pie a un gran película, Trainspotting, gracias entre otros a su director, Danny Boyle. La que nos ocupa, escrita y dirigida por el desconocido Jon S. Baird, adolece de un serio problema: que su protagonista resulta absolutamente repulsivo –qué desperdicio de talento, el de James McAvoy–, y sólo muy avanzado el metraje puede despertar en el espectador algo parecido a la compasión, porque le entendemos un poquito. De modo que todo se reduce a ser testigos de una trayectoria sumamente desagradable –sólo un atisbo de bondad en medio de un comportamiento traicionero y manipulador–, con un componente alucinatorio que agota, a veces hace pensar en el peor Terry Gilliam. Tampoco se entiende la obsesión con el sexo, muy reiterativa y sin gracia, por mucho humor negro que se nos pretenda ofrecer. El protagonista quizá esté como "las maracas de Machín", pero los otros personajes no parecen demasiado equilibrados, piénsese en el jueguecito de fotocopiarse los genitales.

4/10
Prometheus

2012 | Prometheus

Ridley Scott retoma el universo de Alien, el octavo pasajero, más de treinta años después del estreno. Prometheus viene a ser una precuela que explica interrogantes de la trama de aquel film, uno de los más influyentes en el terreno de la ciencia ficcion y el terror de finales del siglo XX. Una pareja de investigadores realiza un sorprendente descubrimiento en una excavación arqueológica, en la que encuentran un mapa hacia un planeta lejano en el que todo parece indicar que se podrían encontrar pistas sobre el origen de la humanidad. La corporación Weiland envía al lugar a la astronave exploradora Prometheus, con numerosos tripulantes a bordo, lo que incluye a los investigadores, Janek –el capitán–, David –un androide que aprende qué es la humanidad visionando secuencias de Lawrence de Arabia– y la misteriosa Meredith Vickers, máxima representante de la empresa a bordo. En Prometheus, Ridley Scott vuelve a demostrar una vez más su potencia visual en secuencias como la apertura, que presenta el enigmático sacrificio de un gigantesco ser extraterrestre, o la terrible cesárea del personaje de Noomi Rapace. Se sigue con interés, pues despierta cierta intriga, cortesía del guión de Jon Spaihts (La hora más oscura) y Damon Lindelof, alma matter de Perdidos (si bien como ocurría en la serie, la resolución no acaba de estar a la altura de las expectativas). El conjunto apela a la nostalgia de los que tienen un buen recuerdo de Alien, por sus numerosos elementos rescatados de aquélla, como las cámaras de criogenización, los diseños biotecnológicos de H.R. Giger, etc. Remite también a 2001: una odisea del espacio, por su tono de ciencia ficción metafísica y especulativa, y por algún detalle del argumento (un hallazgo arqueológico conduce a la humanidad a un lugar remoto del universo, las similitudes entre el androide y Hal 9000, etc). Y curiosamente apunta reflexiones sobre los temas centrales de la otra gran película fantástica de Ridley Scott, Blade Runner, es decir, el paso del tiempo, la inevitabilidad de la muerte, y la búsqueda del creador. El cineasta, que también prepara una revisión de aquel film, estrena Prometheus con 74 años, por lo que su preocupación por estos asuntos parece explicable y humana. Sin embargo, Prometheus se salda finalmente con una sensación de cierto desencanto. Su apelación a los asuntos trascendentales citados se queda finalmente en poca cosa, sus explicaciones sobre los aliens se antojan excesivamente arbitrarias y enmarañadas, apenas aporta secuencias que parezcan novedosas, y se circunscribe al esquema del primer Alien, por lo que muchos momentos clave ya se han visto. Pero el principal defecto de Prometheus es la falta de profundidad de los personajes. Poco se sabe sobre la práctica totalidad de la numerosa tripulación de la nave, pues el film de Ridley Scott sólo parece describir con la suficiente hondura a Elizabeth, el personaje interpretado a la perfección por Noomi Rapace, que puede quitarse el encasillamiento como Lisbeth Salander. También se entiende más o menos a David, con el que Michael Fassbender demuestra que no hay personaje difícil para él, aunque sea un androide inhumano. Los demás, aparecen tímidamente apuntados, como el que encarna la siempre solvente pero esta vez algo perdida Charlize Theron, representante de los oscuros intereses de la corporación que podría haber dado mucho más juego. Del capitán que interpreta el correcto Idris Elba se sabe que es jocoso y poco más, el abuelo Peter Weyland (Guy Pearce con un exceso de maquillaje) es un personaje unidimensional, y el resto se queda en mera comparsa. La consecuencia es que los momentos que deberían ser cruciales (muertes o heroicos sacrificios) carecen por completo de dramatismo.

5/10
Galerías Paradise

2012 | The Paradise | Serie TV

Finales del XIX. La joven Denise Lovett abandona la campiña inglesa para trasladarse a una gran ciudad del norte de Inglaterra, donde su tío le había prometido un empleo en su pequeño comercio. Pero resulta que éste no puede darle trabajo, pues la mayoría de sus clientes se va a comprar a The Paradise, unos grandes almacenes cercanos. Pero Denise consigue que la contraten allí, en la sección de ropa de señoras. Su capacidad de iniciativa impresiona gratamente a John Moray, fundador del local, un carismático viudo que no puede olvidar a su esposa fallecida, pero al que acosa la manipuladora Katherine Glendenning, la hija del ricachón que avala económicamente su aventura empresarial, por lo que no puede decirle que no... Tras el enorme éxito de Downton Abbey, resurgen con fuerza los dramas de época televisivos en Gran Bretaña. Esta producción para BBC se basa libremente en la novela "El paraíso de las damas", de Émile Zola, y como es de esperar cuida al máximo la ambientación histórica, con unos decorados y vestuarios exquisitos. Tras el buen recibimiento de la primera temporada, de ocho capítulos, la cadena ya ha encargado una segunda. De tono amable y sumamente elegante, Galerías Paradise se entretiene sobre todo en el retrato costumbrista de la época. Pero además, las argucias de Moray dan pie a una interesante reflexión sobre las técnicas comerciales modernas a través del ejemplo a pequeña escala de un negocio pionero. Como otras series similares, Galerías Paradise se apoya en un solvente reparto, encabezado por Joanna Vanderham, ideal como la inteligente Denise. Destaca el trabajo de Emun Elliott, el empresario honrado a pesar de algunas gotas de cinismo. En la línea de Downton Abbey, todos los personajes tienen sus dosis de humanidad, incluso aquellos inicialmente más negativos.

6/10
Garra negra

2010 | Black Death

Siglo XIV. Años de oscuridad en Inglaterra. Cuando la peste negra se apodera de las ciudades, unos cuantos caballeros cristianos, liderados por Ulrich, recorrerán las aldeas en busca del supuesto nigromante causante de tales horrores. En calidad de guía viajará con ellos un joven monje, Osmund, que enamorado de una chica a la que busca desesperadamente. En su periplo, los guerreros cristianos se enfrentarán con múltiples peligros. Violenta película que exalta la leyenda negra de la época medieval, con la dominación de la Iglesia como centro de poder y la superstición reinante por doquier. Domina en toda la producción un aire oscuro, insano, infectado de la creencia de que un Dios vengativo castiga a los pecadores por medio de la peste bubónica. Aún así, muchos protagonistas se mueven con honradez movidos por la fe, como el jefe de los guerreros, un Sean Bean que recuerda al Eddard Stark de Juego de Tronos. El film está cuidado y pese a la simpleza de su guión mantiene el interés hasta el desenlace.

5/10

Últimos tráilers y vídeos