IMG-LOGO

Biografía

Henri-Georges Clouzot

Henri-Georges Clouzot

69 años ()

Henri-Georges Clouzot

Nació el 20 de Noviembre de 1907 en Niort, Deux-Sèvres, Francia
Falleció el 12 de Enero de 1977 en París, Francia

Premios: 1 Festival de Cannes (más 2 premios)

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

Filmografía
La prisionera

1968 | La prisonnière

La película que cierra la filmografía de Henri-Georges Clouzot. Describe la relación morbosa que surge entre Stanislas, un tipo que regenta una galería de arte moderno, y Josée, la mujer de Gilbert un escultor que expone ahí. Stanislas es fotógrafo aficionado, y sus instantáneas supuestamente artísticas esconden una peligrosa obsesión. No está a la altura este título sobre el voyeurismo sadomasoquista a la altura de la filmografía previa de Clouzot. En cierto sentido sus excesos recuerdan a la última etapa del Alfred Hitchcock decadente, que también se vio presionado a mostrar más que a sugerir. Se trata de un irregular estudio de tres personajes y sus diversas neuras.

5/10
L'enfer

1964 | L'enfer

Una película maldita de Henri-Georges Clouzot, cuyo rodaje inició y no pudo concluir, y cuyas hipnóticas imágenes se han recuperado restauradas en un documental presentado en el Festival de Cannes de 2009. La trama correspondía a una historia de celos entre una pareja desigual, la compuesta por el cuarentón Serge Reggiani y la veinteañera Romy Schneider. Sólo hubo tres semanas de rodaje, debido a una enfermedad de Reggiani. Cuando fue sustituido por Jean-Louis Trintignant, Clouzot sufrió un infarto, y aquel material pasó a formar parte de la leyenda del cine inacabado, de lo que fue y pudo haber sido. La trama argumental de Clouzot sería revisitada treinta años después por Claude Chabrol, el otro Hitchcock francés.

4/10
La verdad

1960 | La vérité

La deriva sentimental de Dominique, una joven burguesa que mantienes relaciones con varios intelectuales en París, y que se verá implicada en un caso de asesinato. Ante la muerte del director del conservatorio, y con Dominique como sospechosa principal, desfilarán por el estrado del tribunal todos los amantes de la joven. No es el thriller más memorable de Clouzot, pero el director tiene fuerza, y entrega una digna película del subgénero de cine judicial, que fue nominada al Oscar en la categoría de título extranjero. Buena interpretación de la inquietante y ambigua Brigitte Bardot.

5/10
Los espías

1957 | Les espions

Película de espías con la amenaza nuclear en primer término, estamos en años de la guerra fría. La trama se desarrolla en un hospital psiquiátrico, donde se esconde un investigador atómico. Henri-Georges Clouzot hizo una intentona de película para el mercado internacional, con actores como Peter Ustinov y Sam Jaffe, pero el resultado no es muy estimulante. Según el estudioso André Bazin, el director quiso elevar al nivel metafísico el género, con una mutación intelectual, lo que parece bastante pretencioso. Actúa en el film la esposa del director, Véra Clouzot, en su último papel en la pantalla, aunque aún aportaría su faceta de guionista en La verdad, poco antes de morir por una enfermedad.

4/10
El misterio Picasso

1956 | Le mystère Picasso

El director de Las diabólicas es el autor de este inaudito documental. Siguió la creación artística de un cuadro de Picasso, en lienzos transparentes por lo que parece que éste pinta en la pantalla.

6/10
Las diabólicas

1955 | Les diaboliques

En blanco y negro, esta película francesa intenta sumergirnos en el misterioso ambiente de suspense al que Alfred Hitchcock nos tiene acostumbrados, con la mano maestra de Henri-Georges Clouzot. El tema esta vez será el de el envenenamiento de un hombre malo a cargo de su mujer y su amante, que juntas deciden deshacerse de él. La tensión no acaba ahí... Clouzot logra una historia inquietante, que años más tarde sería llevada de nuevo a la pantalla como vehículo de lucimiento para Sharon Stone.

6/10
El salario del miedo

1953 | Le salaire de la peur

Cuatro tipos con problemas de dinero aceptan un trabajo muy peligroso. Consiste en trasladar un cargamento de nitroglicerina en camiones. Por supuesto deben conducir muy despacio, porque al mínimo golpe se puede producir una explosión fatal. Henri-George Clouzot, el ‘Hitchcock francés’, autor de Las diabólicas, se supera a sí mismo en un film trágico y desesperanzado que mantiene al espectador con el alma en vilo. La secuencia del puente resulta escalofriante. Además, describe las relaciones entre personajes marginales.

7/10
Miquette y su madre

1950 | Miquette et sa mère

El pueblecito francés de Casteldon, a principios de siglo XX. La joven Miquette, hija de la viuda Grandier, que regenta un puesto de tabaco, acaba de asistir a una representación de cuadros vivientes. Y empieza a soñar con ser actriz. Entretanto debe aguantar el cortejo de un viejo marqués, que la desea como amante, aunque ama en realidad a su hijo, que debería casarse con una heredera. No es la clásica película de Henri-Georges Clouzot, para nada, lo que prueba que podía alejarse del thriller sin problemas. Incursión al mundo del teatro, sabe pintar los distintos anhelos amorosos, y los carros y carretas que hay que tragar para abrise paso en los escenarios. Daniéle Delorme está encantadora como Miquette.

5/10
Manon

1949 | Manon

Segunda Guerra Mundial. Normandía ha sido liberada por los aliados. Y una joven es acusada de colaboracionista con los nazis. Manon encontrará la ayuda de un integrante de la resistencia, y juntos huyen a París, donde el hermano de ella les introduce en el submundo de la delincuencia. Impactante historia de amor oscuro basada en la novela de Abbe Prevost. El cineasta francés Henri-Georges Clouzot se mueve como pez en el agua en esta trama fatalista, con humor cínico y cruel.

6/10
Retour à la vie

1949 | Retour à la vie

Película de cinco sketches dirigidos por cuatro directores, con un lazo común: todos contienen historias de prisioneros de guerra, que vuelven a sus hogares. "El regreso de la tía Emma", de André Cayatte, es una disección de la cruel bienvenida que recibe esta mujer, cuya parentela aguarda como buitres heredar sus bienes. En "El regreso de Antoine", Georges Lampin describe la vuelta de este hombre a su puesto de trabajo de camarero en un hotel, que ahora está regentado por mujeres. El segmento de Henri-Georges Clouzot, "El retorno de Jean", es lo mejor de la cinta, y cuenta cómo un herido de guerra acoge a otro alemán, al que un tercero reconoce como un torturador. Los dos segmentos finales son de Jean Dréville: "El retorno de René" habla de los discursos huecos que pretenden facilitar la reincorporación de los soldados a la vida civil, y "El retorno de Louis" muestra a este soldado que vuelve casado con una alemana, lo que desconcierta a su familia.

6/10
En legítima defensa

1947 | Quai des Orfèvres

Jenny Lamour trata de prosperar como cantante en el París de antes de la guerra, tarea nada sencilla. Pero sus encantos femeninos le procuran un protector, el vejete productor de cine Brignon. Lo que no hace ni pizca de gracia al celoso esposo de Jenny, Maurice, y con razón, pues el tipo desea algo más que aprovechar el talento de Jenny. Cuando Brignon aparece asesinado en su casa del Quai des Orfèvres, el inspector Antoine inicia una investigación. Magnífica muestra de "noir" francés a cargo del especialista Henri-Georges Clouzot. De nuevo demuestra ser capaz de trascender un punto de partida argumental más o menos banal, para ofrecer toda una tipología del ser humano, donde sobresale el humanísimo inspector compuesto por Louis Jouvet. También sabe jugar con los asuntos del corazón, pues aparte de los problemas de matrimonio de Jenny y Maurice, tenemos a la ambigua Dora, que para una mirada superficial parece una confidente ideal de una y otro, pero que tiene sentimientos inconfesables hacia Jenny, asunto que se toca con gran delicadeza. Dicho lo anterior, Clouzot sabe crear intriga sobre lo que ha ocurrido en torno a la muerte de Brignon, y las dificultades de las dificultades de los personajes para sincerarse.

7/10
El cuervo (1943)

1943 | Le corbeau

La murmuración se adueña de una pequeña población francesa, por un culpa del autor de una serie de cartas anónimas -firma "El cuervo"- que desvelan todo tipo de secretos inconfesables. De modo que salen a la luz las peores bajezas del ser humano, su hipocresía y escándalo farisaico, envidias y resquemores. Uno de los que peor parados salen en las cartas es el médico, con fama de acostarse en camas ajenas y de realizar consultas y operaciones médicas poco conformes con el juramento hipocrático. Es tremendamente desesperanzada la visión que da del ser humano Henri-Georges Clouzot en este impactante film, hasta los niños parecen un poco retorcidos. Ello es así, hasta el punto de el director fue acusado de colaboracionista con los nazis -el film es de 1943-, pues la imagen de los franceses queda un poquito por los suelos.

6/10
El asesino vive en el 21

1942 | L'assassin habite... au 21

Un asesino anda suelto por las calles de París. Mata y desvalija a sus víctimas, firmando sus crímenes con una tarjeta en la que se autodenomina "monsieur Durand". Un confidente del inspector Wens va a dar con una pista: encuentra un taco de las susodichas tarjetas, que fueron a parar a la basura del número 21 de una calle, lugar donde se encuentra la pensión de "Las Mimosas". Seguro de que el asesino es uno de los huéspedes, Wens pide habitación disfrazado de pastor evangelista que supuestamente acude a una reunión de su iglesia. Con lo que no cuenta es que su propia novia, cantante, también va a pedir habitación, con idea de ayudar a resolver el caso.Simpático film de suspense un poco a lo Agatha Christie, aunque con un sentido del humor netamente francés. Henri-Georges Clouzot (Las diabólicas, El salario del miedo ) se estrenó como director, basándose en la novela de Stanislas-André Steeman, que también intervino en el guión. A la intriga se suman buenas ideas, como la de la huésped a la que se le ocurre una idea para su novela, que el asesino de su obra fuera huésped en una pensión, con un policía disfrazado, por ejemplo, de cura, en lo que es un ingenioso ejercicio de metaliteratura o metacine, pues justo eso es lo que está ocurriendo. Hay una buena galería de estrafalarios personajes, y el desenlace nos presenta un tipo de asesino "superhombre" en la linea de La soga, de Alfred Hitchcock.

7/10
Tout pour l'amour

1933 | Tout pour l'amour

Historia un poco de folletín, en la que un tenor célebre se prenda de una joven, a punto de casarse con el director de orquesta. Su pasión es tal, que él y ella emprenderán una fuga de imprevisibles consecuencias. Se trata de la versión francesa del film alemán Ein Lied für dich, que Clouzot codirigió con el director original de la cinta, Joe May. Era ésta una práctica habitual en los primeros tiempos del cine sonoro.

4/10
Caprice de princesse

1933 | Caprice de princesse

Se trata de la versión francesa del film alemán Ihre Durchlacht, die Verkäuferin, que Clouzot codirigió con el director original de la cinta, Karl Hartl. Se basa en la opereta de Georges Berr y Louis Verneuil. Era ésta una práctica habitual en los primeros tiempos del cine sonoro.

4/10
La prisionera

1968 | La prisonnière

La película que cierra la filmografía de Henri-Georges Clouzot. Describe la relación morbosa que surge entre Stanislas, un tipo que regenta una galería de arte moderno, y Josée, la mujer de Gilbert un escultor que expone ahí. Stanislas es fotógrafo aficionado, y sus instantáneas supuestamente artísticas esconden una peligrosa obsesión. No está a la altura este título sobre el voyeurismo sadomasoquista a la altura de la filmografía previa de Clouzot. En cierto sentido sus excesos recuerdan a la última etapa del Alfred Hitchcock decadente, que también se vio presionado a mostrar más que a sugerir. Se trata de un irregular estudio de tres personajes y sus diversas neuras.

5/10
L'enfer

1964 | L'enfer

Una película maldita de Henri-Georges Clouzot, cuyo rodaje inició y no pudo concluir, y cuyas hipnóticas imágenes se han recuperado restauradas en un documental presentado en el Festival de Cannes de 2009. La trama correspondía a una historia de celos entre una pareja desigual, la compuesta por el cuarentón Serge Reggiani y la veinteañera Romy Schneider. Sólo hubo tres semanas de rodaje, debido a una enfermedad de Reggiani. Cuando fue sustituido por Jean-Louis Trintignant, Clouzot sufrió un infarto, y aquel material pasó a formar parte de la leyenda del cine inacabado, de lo que fue y pudo haber sido. La trama argumental de Clouzot sería revisitada treinta años después por Claude Chabrol, el otro Hitchcock francés.

4/10
La verdad

1960 | La vérité

La deriva sentimental de Dominique, una joven burguesa que mantienes relaciones con varios intelectuales en París, y que se verá implicada en un caso de asesinato. Ante la muerte del director del conservatorio, y con Dominique como sospechosa principal, desfilarán por el estrado del tribunal todos los amantes de la joven. No es el thriller más memorable de Clouzot, pero el director tiene fuerza, y entrega una digna película del subgénero de cine judicial, que fue nominada al Oscar en la categoría de título extranjero. Buena interpretación de la inquietante y ambigua Brigitte Bardot.

5/10
Los espías

1957 | Les espions

Película de espías con la amenaza nuclear en primer término, estamos en años de la guerra fría. La trama se desarrolla en un hospital psiquiátrico, donde se esconde un investigador atómico. Henri-Georges Clouzot hizo una intentona de película para el mercado internacional, con actores como Peter Ustinov y Sam Jaffe, pero el resultado no es muy estimulante. Según el estudioso André Bazin, el director quiso elevar al nivel metafísico el género, con una mutación intelectual, lo que parece bastante pretencioso. Actúa en el film la esposa del director, Véra Clouzot, en su último papel en la pantalla, aunque aún aportaría su faceta de guionista en La verdad, poco antes de morir por una enfermedad.

4/10
Las diabólicas

1955 | Les diaboliques

En blanco y negro, esta película francesa intenta sumergirnos en el misterioso ambiente de suspense al que Alfred Hitchcock nos tiene acostumbrados, con la mano maestra de Henri-Georges Clouzot. El tema esta vez será el de el envenenamiento de un hombre malo a cargo de su mujer y su amante, que juntas deciden deshacerse de él. La tensión no acaba ahí... Clouzot logra una historia inquietante, que años más tarde sería llevada de nuevo a la pantalla como vehículo de lucimiento para Sharon Stone.

6/10
El salario del miedo

1953 | Le salaire de la peur

Cuatro tipos con problemas de dinero aceptan un trabajo muy peligroso. Consiste en trasladar un cargamento de nitroglicerina en camiones. Por supuesto deben conducir muy despacio, porque al mínimo golpe se puede producir una explosión fatal. Henri-George Clouzot, el ‘Hitchcock francés’, autor de Las diabólicas, se supera a sí mismo en un film trágico y desesperanzado que mantiene al espectador con el alma en vilo. La secuencia del puente resulta escalofriante. Además, describe las relaciones entre personajes marginales.

7/10
Miquette y su madre

1950 | Miquette et sa mère

El pueblecito francés de Casteldon, a principios de siglo XX. La joven Miquette, hija de la viuda Grandier, que regenta un puesto de tabaco, acaba de asistir a una representación de cuadros vivientes. Y empieza a soñar con ser actriz. Entretanto debe aguantar el cortejo de un viejo marqués, que la desea como amante, aunque ama en realidad a su hijo, que debería casarse con una heredera. No es la clásica película de Henri-Georges Clouzot, para nada, lo que prueba que podía alejarse del thriller sin problemas. Incursión al mundo del teatro, sabe pintar los distintos anhelos amorosos, y los carros y carretas que hay que tragar para abrise paso en los escenarios. Daniéle Delorme está encantadora como Miquette.

5/10
Manon

1949 | Manon

Segunda Guerra Mundial. Normandía ha sido liberada por los aliados. Y una joven es acusada de colaboracionista con los nazis. Manon encontrará la ayuda de un integrante de la resistencia, y juntos huyen a París, donde el hermano de ella les introduce en el submundo de la delincuencia. Impactante historia de amor oscuro basada en la novela de Abbe Prevost. El cineasta francés Henri-Georges Clouzot se mueve como pez en el agua en esta trama fatalista, con humor cínico y cruel.

6/10
En legítima defensa

1947 | Quai des Orfèvres

Jenny Lamour trata de prosperar como cantante en el París de antes de la guerra, tarea nada sencilla. Pero sus encantos femeninos le procuran un protector, el vejete productor de cine Brignon. Lo que no hace ni pizca de gracia al celoso esposo de Jenny, Maurice, y con razón, pues el tipo desea algo más que aprovechar el talento de Jenny. Cuando Brignon aparece asesinado en su casa del Quai des Orfèvres, el inspector Antoine inicia una investigación. Magnífica muestra de "noir" francés a cargo del especialista Henri-Georges Clouzot. De nuevo demuestra ser capaz de trascender un punto de partida argumental más o menos banal, para ofrecer toda una tipología del ser humano, donde sobresale el humanísimo inspector compuesto por Louis Jouvet. También sabe jugar con los asuntos del corazón, pues aparte de los problemas de matrimonio de Jenny y Maurice, tenemos a la ambigua Dora, que para una mirada superficial parece una confidente ideal de una y otro, pero que tiene sentimientos inconfesables hacia Jenny, asunto que se toca con gran delicadeza. Dicho lo anterior, Clouzot sabe crear intriga sobre lo que ha ocurrido en torno a la muerte de Brignon, y las dificultades de las dificultades de los personajes para sincerarse.

7/10
El cuervo (1943)

1943 | Le corbeau

La murmuración se adueña de una pequeña población francesa, por un culpa del autor de una serie de cartas anónimas -firma "El cuervo"- que desvelan todo tipo de secretos inconfesables. De modo que salen a la luz las peores bajezas del ser humano, su hipocresía y escándalo farisaico, envidias y resquemores. Uno de los que peor parados salen en las cartas es el médico, con fama de acostarse en camas ajenas y de realizar consultas y operaciones médicas poco conformes con el juramento hipocrático. Es tremendamente desesperanzada la visión que da del ser humano Henri-Georges Clouzot en este impactante film, hasta los niños parecen un poco retorcidos. Ello es así, hasta el punto de el director fue acusado de colaboracionista con los nazis -el film es de 1943-, pues la imagen de los franceses queda un poquito por los suelos.

6/10
El asesino vive en el 21

1942 | L'assassin habite... au 21

Un asesino anda suelto por las calles de París. Mata y desvalija a sus víctimas, firmando sus crímenes con una tarjeta en la que se autodenomina "monsieur Durand". Un confidente del inspector Wens va a dar con una pista: encuentra un taco de las susodichas tarjetas, que fueron a parar a la basura del número 21 de una calle, lugar donde se encuentra la pensión de "Las Mimosas". Seguro de que el asesino es uno de los huéspedes, Wens pide habitación disfrazado de pastor evangelista que supuestamente acude a una reunión de su iglesia. Con lo que no cuenta es que su propia novia, cantante, también va a pedir habitación, con idea de ayudar a resolver el caso.Simpático film de suspense un poco a lo Agatha Christie, aunque con un sentido del humor netamente francés. Henri-Georges Clouzot (Las diabólicas, El salario del miedo ) se estrenó como director, basándose en la novela de Stanislas-André Steeman, que también intervino en el guión. A la intriga se suman buenas ideas, como la de la huésped a la que se le ocurre una idea para su novela, que el asesino de su obra fuera huésped en una pensión, con un policía disfrazado, por ejemplo, de cura, en lo que es un ingenioso ejercicio de metaliteratura o metacine, pues justo eso es lo que está ocurriendo. Hay una buena galería de estrafalarios personajes, y el desenlace nos presenta un tipo de asesino "superhombre" en la linea de La soga, de Alfred Hitchcock.

7/10
Tout pour l'amour

1933 | Tout pour l'amour

Historia un poco de folletín, en la que un tenor célebre se prenda de una joven, a punto de casarse con el director de orquesta. Su pasión es tal, que él y ella emprenderán una fuga de imprevisibles consecuencias. Se trata de la versión francesa del film alemán Ein Lied für dich, que Clouzot codirigió con el director original de la cinta, Joe May. Era ésta una práctica habitual en los primeros tiempos del cine sonoro.

4/10
El infierno (1994)

1994 | L'enfer

En un hotel situado en un bello entorno natural muy tranquilo, vive el feliz matrimonio que atiende al público, formado por Nelly (Emmanuelle Béart), una mujer extremadamente presumida, y Paul (François Cluzet), un hombre estresado y locamente enamorado de su mujer. Pero un día la armonía se rompe cuando Paul pierde la cabeza. Los celos se han apoderado de su cerebro y de su personalidad. Los fantasmas no le dejan ver la realidad y cree firmemente que su mujer le está engañando. Se producirá una gran tensión en el matrimonio que les irá llevando a los dos hacia su autodestrucción. Cada vez que ella se acerca a un hombre, él se pone tan furioso que no puede controlarse. Su matrimonio se convierte en un auténtico infierno. Otra disección de esa pequeña burguesía siempre insatisfecha a la que tan aficionado es Claude Chabrol. Se basa para ello en el film homónimo inacabado que Henri-Georges Clouzot acometió en 1964, y que no pudo terminar por un ataque al corazón. El cineasta galo sabe atrapar ese estilo de vida anodino, escaso en alicientes, y lo subraya con una partitura musical algo irritante de piano y violín. Pero el tira y afloja entre la pareja resulta algo reiterativo. Está mejor Emmanuelle Béart como mujer frívola e ingenua, desconcertada ante la actitud del marido, que François Cluzet, algo envarado en el papel antipático de Paul, que arde por su ceguera en el particular infierno de una pasión inútil. El film concluyen con un "sin fin", señalando la sempiternidad de los celos de Paul. El veterano realizador Claude Chabrol (La mujer infiel, Nada, No va más) es uno de los más reputados realizadores franceses, pues formó parte del movimiento llamado Nouvelle Vague (Nueva ola) junto con Jean-Luc Godard, François Truffaut y Eric Rohmer entre otros. A pesar de su avanzada edad, aún continuaba en plena forma en 1993, cuando rodó este profundo drama de personajes sobre la obsesión descontrolada que provocan los celos. Béart gozaba de su etapa de mayor popularidad en el país galo tras el éxito de Nelly y el Señor Annaud. En este filme realizó una de sus mejores interpretaciones.

5/10

Últimos tráilers y vídeos