IMG-LOGO

Biografía

Georges Auric

Georges Auric

84 años ()

Georges Auric

Nació el 15 de Febrero de 1899 en Lodève, Hérault, Languedoc-Roussillon, Francia
Falleció el 23 de Julio de 1983 en París, Francia

28 Noviembre 2006
Escucha la banda sonora original de "Buenos días, tristeza", uno de los grandes trabajos de Georges Auric.
Filmografía
Vidas truncadas

1969 | L'arbre de Noël

Melodrama romántico que narra la historia de Pascal, que a sus diez años ha tenido que sufrir el fallecimiento de su madre. El joven parece recuperar la felicidad junto a su padre, que a su vez vive un gran momento sentimental en compañía de su novia Catherine. Sin embargo, un suceso inesperado cambiará sus vidas para siempre cuando un avión que contiene un arma nuclear cae al mar y contamina a Pascal provocándole una enfermedad letal. Adaptación de la novela de Michel Bataille, resuelta en forma sensiblera. Se trata de una coproducción entre Francia e Italia que contó con un gran reparto con William Holden y Virna Lisi, si bien ambos no parecen tener una adecuada química de cara al espectador.

4/10
Las flores del diablo

1966 | Poppies Are Also Flowers

Un grupo de agentes de narcóticos de la ONU inyecta un componente radioactivo en un cargamento de opio, para ver quién mueve las drogas desde Irán en Europa. Curioso film, con trama de Ian Fleming (creador del agente 007), y atractivo y muy nutrido reparto internacional. La trama llevará a los personajes por diversos tugurios europeos y también por lujoso lugares llenos de corrupción.

4/10
La gran juerga

1966 | La grande vadrouille

Un avión aliado es derribado en la Francia ocupada por los nazis. La tripulación tiene el tiempo justo de abandonar la nave en paracaídas. Pero una vez en tierra, tienen pocas opciones de éxito si no reciben algún tipo de ayuda. Aquí es donde aparecen dos franceses auténticos y completamente peculiares, que se deciden a ayudarlos para que puedan salir del país a salvo. Los dos civiles que se prestan a la ayuda están encarnados por Funès y Bourvil, dos actores que nunca llegaron a ser pareja profesional pero que trabajaron juntos en numerosas ocasiones.

5/10
Thomas el impostor

1965 | Thomas l'imposteur

Los años de la Primera Guerra Mundial. La Princesa de Bornes, de origen polaco, afronta con valentía los posibles avances alemanes en Francia, y organiza un convoy de la Cruz Roja para prestar auxilio a los heridos. Pero a la hora de mostrar su alma caritativa se topa con obstáculos burocráticos, hasta que aparece en escena el jovencísimo Thomas, supuesto pariente del heroico general Fontenoy, de modo que su apellido abre todas las puertas a la princesa. Ella, viuda, estará encantada de que su hija Henriette se vea atraída por el chico, ignora que se trata de un impostor. Interesante film de Georges Franju, que adapta una novela de Jean Cocteau con su colaboración. Ofrece una mirada nada complaciente al horror de la guerra, y trata el tema de las diferencias sociales y las apariencias, con el contrapunto de la enfermera a los esfuerzos bondadosos de la princesa, por ejemplo, y cierto tono anticlerical cuando aparecen en escena el obispo y un seminarista. Pinta bien la guerra de trincheras, y algunos pasajes son muy intensos, como el de la bala perdida, o el desgarrador final. Emmanuelle Rivas hace un gran trabajo, mientras que Fabrice Rouleau, que parecía un actor prometedor, no desarrollaría luego una gran carrera.

6/10
El extraño caso del doctor Longman

1962 | The Mind Benders

El Dr. Henry Longman, un científico británico, investiga las posibilidades del lavado de cerebro, en plena Guerra Fría. Dirk Bogarde protagoniza esta cinta que combina elementos de espionaje y ciencia ficción. Dirige el británico Basil Dearden, que también fue el responsable de Víctima, uno de los grandes éxitos de Bogarde.

5/10
La cámara ardiente

1962 | La Chambre ardente

Cine de terror cuya acción transcurre casi en su totalidad en un viejo castillo que ha heredado una mujer. Una vez allí instalada comienza a tener unas terribles pesadillas que retrotraen a una antigua historia familiar, repleta de misterio y asesinatos nunca esclarecidos. Una coproducción entre Francia, Italia y Alemania, que cuenta con una notable fotografía en blanco y negro de Roger Fellous como parte integrante del relato. Destacan algunos sustos en dicho castillo gracias a la inquietante música de Georges Auric. El rodaje tuvo lugar en un antiguo caserón francés, elegido tras una cuidadosa búsqueda por diversos países.

6/10
No me digas adiós

1961 | Goodbye Again

Paula es una mujer madura desafortunada en el amor. Tras descubrir que su amante le es infiel, comienza a mantener una relación con un hombre quince años más joven que ella. Sentido drama de una mujer que no logra la estabilidad emocional, basado en una novela de Françoise Sagan. Protagoniza la bella Ingrid Bergman, acompañada de Yves Montand ( El multimillonario) y Anthony Perkins (Psicosis).

4/10
La princesa de Cleves

1961 | La princesse de Clèves

La señorita de Chartres es una joven de enorme hermosura y gran virtud que se incorpora a la corte del rey de Francia. Asediada por varios pretendientes, acaba contrayendo matrimonio con el príncipe de Clèves, al que no ama. Pronto se sentirá atraída por otro hombre. Versión fílmica de la romántica novela, la obra más conocida de Madame La Fayette, publicada bajo anonimato en el XVII. El guión adaptado corre a cargo del cineasta y escritor Jean Cocteau.

5/10
¡Suspense!

1960 | The Innocents

Terrorífica adaptación de la novela corta de Henry James "Otra vuelta de tuerca", que habla del mal en estado puro, disfrazado bajo la piel de dos inocentes niños. El film cuenta cómo una institutriz queda al cargo de dos niños, Miles y Flora, en un solitario caserón, donde personajes como el ama de llaves no son lo que se dice acogedores. Además, hay algún oscuro secreto en el lugar en torno a una antigua institutriz y el jardinero, lo que no contribuye a tranquilizar a la recién llegada. Con tan sugerente punto de partida, James logró crear una historia de fantasmas realmente inquietante. La adaptación en la que intervino Truman Capote; el gran trabajo de Deborah Kerr y el resto del reparto, incluidos los niños; la excelente fotografía de Freddie Francis; la partitura de Georges Auric; el no siempre suficientemente valorado Jack Clayton sabe jugar con todos estos elementos para entregar una pieza maestra del misterio, donde hay suficiente ambigüedad para permitir varias lecturas –locura o fantasmas de verdad, he ahí el dilema–, aunque Capote sintiera que una bella escena hiciera demasiado vívido lo que ocurre, rompiendo parte del encantamiento. Exageraba, pues el film es sencillamente soberbio.

9/10
El testamento de Orfeo

1960 | Le testament d'Orphée, ou ne me demandez pas pourquoi!

Singular película surrealista de Jean Cocteau, que revisita el mito de Orfeo de un modo imposible de explicar con palabras. Jean Cocteau vuelve la mirada a su propia alma de poeta, en un film que es como una imposible “muñeca rusa”, con película dentro de la película, escenas dentro de la escena, en un sublime ejercicio experimental. En un mundo fantasmagórico traspasado por la música de George Auric, donde las leyes espaciotemporales parecen no vigentes, se deja ver Pablo Picasso, amigo de Cocteau.

6/10
Rojo atardecer

1959 | The Journey

En Budapest un grupo de ciudadanos pretenden huir de Hungría en tiempos de la Guerra Fría, tras el levantamiento de 1956. Pero el autobús en el que viajan es detenido por las tropas soviéticas, y el oficial se sentirá atraído por una mujer británica presente entre los viajeros. Más que entretenido drama en tiempos de guerra, en el que el experimentado Anatole Litvak (Anastasia) sabe manejar los resortes del peligro y el romance. El reparto, plagado de nombres conocidos, está excelente, aunque destacan Deborah Kerr y Yul Brynner, los cuales ya habían trabajado juntos tres años antes en el exitoso musical El rey y yo (1956).

6/10
S.O.S. Pacífico

1959 | SOS Pacific

Un avión realiza un aterrizaje forzoso en una pequeña isla del Pacífico. Allí, los distintos supervivientes tendrán que salvar varios peligros, como los huracanes o los tiburones. Sin embargo, el peor de los males está relacionado con pruebas nucleares. Película alarmista sobre el rearme nuclear, bien dirigida por Guy Green. Destaca sin ambages el trabajo del dúo protagonista formado por Richard Attenborough y Pier Angeli. El mismo equipo se reuniría al año siguiente en la notable Amargo silencio.

4/10
Cristina

1958 | Christine

En la Viena de 1906, el teniente de la armada Franz Lobheiner decide acabar su relación amorosa con Lena, la esposa de un importante barón, al conocer a una aspirante a cantante de ópera llamada Christine. Sin embargo, los celos de Lena amenazan con romper su relación. Melodrama romántico basado en la obra teatral 'Liebeleï', escrita por Arthur Schnitzler. Significó la primera oportunidad de Alain Delon como protagonista, algo que aprovechó al aparecer atractivo y cautivador. Aunque no tanto como Romy Schneider, que es quien con su resplandeciente presencia acaba por conquistar las imágenes de un film que recrea lujosamente la Viena Imperial. A partir de este título, los dos actores antes citados compartirían un apasionado romance en la vida real que mantendrían durante algún tiempo.

4/10
Buenos días, tristeza

1958 | Bonjour Tristesse

Davin Niven interpreta a un hombre maduro, viudo, al que le gusta conquistar a jovencitas. Se replantea su modo de vida cuando tiene un encuentro fortuito con un antiguo amor. Su hija adolescente, interpretada por Jean Seberg, vivía feliz junto a su padre, aceptando su estilo de vida ligera y disipada. Por eso no le gusta nada que su padre se proponga sentar la cabeza. Así que decide actuar de inmediato, y crear toda clase de trabas para que su padre no encuentre la felicidad junto a su antiguo amor. Pero a la jovencita se le va un poco la mano, y lo que empezó como un berrinche de una niña mimada, se ha convertido en una tragedia. Las relaciones entre padre e hija se convierten en una amarga existencia. Se trata de la conocida novela de Françoise Sagan llevada al cine, obra de culto entre los adolescentes de los años 50 y 60. Cuenta con la impactante presencia de la bella Jean Seberg, que tenía 20 años al interpretar la película. Un año después conoce a Jean-Luc Godard, que la elige para protagonizar Al final de la escapada (1959), junto a Jean-Paul Belmondo. Buenos días, tristeza desprende una atractiva mezcla de nihilismo, amor y amargura, propio de la época en la que está rodada. Dirigida por el experto Otto Preminger, artífice de Laura (1944), Cara de ángel (1953) o Anatomía de un asesinato (1959).

5/10
Sólo Dios lo sabe

1957 | Heaven Knows, Mr. Allison

Durante la Segunda Guerra Mundial, un soldado yanqui naufraga en una isla, habitada únicamente por una monja. Magnífica obra menor de Huston, cuyos personajes recuerdan a los de La reina de África.

6/10
Los espías

1957 | Les espions

Película de espías con la amenaza nuclear en primer término, estamos en años de la guerra fría. La trama se desarrolla en un hospital psiquiátrico, donde se esconde un investigador atómico. Henri-Georges Clouzot hizo una intentona de película para el mercado internacional, con actores como Peter Ustinov y Sam Jaffe, pero el resultado no es muy estimulante. Según el estudioso André Bazin, el director quiso elevar al nivel metafísico el género, con una mutación intelectual, lo que parece bastante pretencioso. Actúa en el film la esposa del director, Véra Clouzot, en su último papel en la pantalla, aunque aún aportaría su faceta de guionista en La verdad, poco antes de morir por una enfermedad.

4/10
La sombra de la guillotina

1957 | Dangerous Exile

Durante la Revolución Francesa, el rey Luis XVI es ejecutado. Con ayuda de una dama inglesa, un noble francés salvará de la guillotina al heredero, un niño de 10 años, hijo del rey y de María Antonieta. Aventuras de época suficientemente entretenidas, basadas en una novela de Vaughan Wilkins. Protagoniza Louis Jourdan (Carta de una desconocida), célebre en este tipo de papeles aristocráticos.

5/10
Las brujas de Salem

1957 | Les sorcières de Salem

Salem, 1692. Estamos en el Estados Unidos puritano de Massachussets. John Proctor es un granjero, muy trabajador, pero que tiene problemas con Elisabeth, su estricta esposa y madre de una hijita, que le niega el débito conyugal desde hace meses. Lo que explica que crezca de temperatura su encendida pasión por la hermosa joven Abigail, una criada con la que acaba cometiendo adulterio. Cuando son sorprendidos por Elisabeth, aquello se acaba, pero la resentida Abigail busca venganza. Con otras jovencitas y adolescentes participa en una noche de prácticas brujeriles propiciada por una esclava negra, en que quiere desear lo peor a Elisabeth. Sorprendidas por el reverendo Parrish, comienza un proceso en los poderosos ven en las superstición un modo de controlar a sus súbditos, de modo que exigen confesiones de todos los implicados de haber sido engañados por el demonio. En esta tesitura, los que se niegan a ello son elementos subversivos que deben ser eliminados. Adaptación gala de la célebre obra de Arthur Miller, con guión de Jean-Paul Sartre. Aunque a Miller le gustó el film de Raymond Rouleau, le parecieron inoportunas las “morcillas” marxistas introducidas, en referencia a la revuelta de las capas populares contra las clases dirigentes, que serían las que habrían provocado la histérica caza de brujas en que consiste la trama. En cualquier caso, los temas relevantes de fondo son la histeria colectiva y los engaños utilizados para fines espurios, como el de quitar en medio, en una triste historia de celos, a quien estorba para lograr hacer duradera una pasión amorosa. El ritmo del film es fantástico, a pesar de su larga duración, y destacan los momentos del juicio, y las muestras de supuesta posesión, sobrecogedoras. Los actores están magníficos, especialmente el trío conformado por Simone Signoret, Yves Montand y Mylène Demongeot.

7/10
Nuestra señora de París (1956)

1956 | Notre-Dame de Paris

París, 1482. Quasimodo, deforme personaje que se encarga de hacer sonar las campanas de la catedral de Notre Dame, cae enamorado de Esmeralda, una bella gitana. Adaptación correcta de la famosa novela de Victor Hugo, que cuenta con interpretaciones sobresalientes, especialmente por parte de Anthony Quinn, como el jorobado Quasimodo. Sin ser tan redonda como la versión protagonizada por Charles Laughton, resulta una eficaz ilustración de la obra.

5/10
El misterio Picasso

1956 | Le mystère Picasso

El director de Las diabólicas es el autor de este inaudito documental. Siguió la creación artística de un cuadro de Picasso, en lienzos transparentes por lo que parece que éste pinta en la pantalla.

6/10
Abdulla el Grande

1955 | Abdulla the Great

Basada en la novela de Ismet Regeila, se trata de una cinta que aúna romance y aventura en un marco exótico, Egipto. De hecho, la película, rodada a todo color en escenarios naturales de dicho país, es una curiosa coproducción entre Egipto e Inglaterra. En su trama, Abdulla es un gobernante árabe que se encapricha de una modelo inglesa y quiere añadirla a su harén. Pero ella, a su vez, se enamora de un soldado, provocando por ello las iras de Abdulla. Está dirigida, producida (a través de su propia compañía “Gregory Ratoff Productions”) e interpretada por Gregory Ratoff (1897-1960), todo un veterano del Hollywood dorado. Nacido en Rusia, como actor intervino en títulos míticos como La melodía de la vida (1932) y El séptimo cielo (1937), mientras que en su faceta de director llegó a la treintena de títulos sin mucha relevancia (Los hombres que la amaron, Cagliostro...).

4/10
Lola Montes

1955 | Lola Montès

Último film del genial director alemán Max Ophüls, y el único que hizo en color. Rememora de modo fascinante la trayectoria artística de Lola Montes a través del relato del personaje de un director de circo (gran trabajo de Peter Ustinov) en la pista, lo que subraya la noción de la vida personal de cada uno como espectáculo representado ante sus semejantes. Más en el caso de Lola, que además de actuar ante el público, tuvo una movidita vida sentimental, con personajes alrededor de gran peso social. El director prueba su gran talento visual en la coreografía de las distintas escenas. Desde luego hay pocos cineastas que muevan la cámara y planifiquen los encuadres con la misma elegancia. Un deleite.

7/10
Rififi

1955 | Du rififi chez les hommes

Tras cinco años de reclusión, Tony le Stéphanois intenta regenerarse. Pero recibe un fuerte golpe al enterarse de que su novia se ha convertido en amante de un gángster. Sin dinero, acaba reuniéndose con sus antiguos compinches para atracar una joyería en pleno centro de París. Todo un clásico del cine de ladrones, supuso la primera película rodada en Francia del estadounidense Jules Dassin. Truffaut escribió sobre ella: “de la peor novela que he leído, Dassin hizo la mejor película de cine negro que he visto nunca”.

7/10
El detective (1954)

1954 | Father Brown

El padre Brown, un astuto párroco, investiga el robo de un valioso crucifijo de la época medieval. El responsable es Gustave Flambeau, un experto en disfraces al que la policía no consigue atrapar. El gran Alec Guinness interpreta con bastante convicción al Padre Brown, famosísimo personaje del británico G.K. Chesterton, en esta lograda adaptación de sus pesquisas a la gran pantalla. El excelente realizador Robert Hamer (Ocho sentencias de muerte) logra mantener la intriga del relato, y consigue aportar además los elementos de humor propios de la saga literaria.

6/10
Los buenos mueren jóvenes

1954 | The Good Die Young

Historia de cómo tres buenos tipos pueden ser corrompidos por una mala influencia, sobre todo cuando les toca atravesar alguna dificultad. Ellos son un boxeador venido a menos, un veterano de la guerra estadounidense que tiene dificultades con su esposa, dominada por su madre, y un sargento cuya mujer le es infiel. Es un cuidado estudio de personajes con moraleja a cargo de Lewis Gilbert y Vernon Harris, su guionista habitual.

6/10
Vacaciones en Roma

1953 | Roman Holiday

Deliciosa película dirigida por William Wyler, quintaesencia del cine romántico. La historia viene a ser una Cenicienta al revés. La princesa Ana se halla de viaje por diversos países europeos. Su último destino es Roma, donde debe atender sus deberes principescos. Lo que supone atarse a un rígido protocolo. Pero una noche, alojada en su palacio, oye la música, ve a la gente sencilla divertirse, y toma una audaz decisión: salir a la calle, convertirse en una persona normal. Su encuentro con Joe Bradley, periodista, le permite pasar un día de ensueño: tomar “gelatti”, pasear por la ciudad eterna en Vespa, acudir a una verbena… Lo que la princesa no sospecha es que Joe, en complicidad con el fotógrafo Irving, está preparando un reportaje sobre tan particular jornada de la princesa. Desde Una chica angelical, Wyler no había abordado otra comedia romántica. El guión lo firman Ian McLellan Hunter y John Dighton, pero en la historia intervino también Dalton Trumbo, entonces en la lista negra de la tristemente célebre “caza de brujas” (su crédito por el film sólo lo recibió años más tarde). El film es una delicia, con escenas memorables. La más significativa es la de la visita a “la boca de la verdad”: Joe explica a Ana, que si uno mete la mano dentro y dice una mentira, la boca se la traga. Gregory Peck en esta escena hizo algo que Audrey Hepburn no sabía que iba a hacer: al retirar la mano de la boca, se la recogió en la manga, con lo que parecía que, ciertamente, el maleficio se había cumplido. El rostro de sorpresa de Hepburn es auténtico, y el momento, verdaderamente mágico, quedó recogido para siempre en el celuloide. Otro momento importante es el encuentro con la prensa; a título anecdótico, señalar que aparecen dos periodistas españoles, corresponsales en Roma de "ABC" y "La vanguardia". Aunque Hepburn había actuado en algún film como Oro en barras. Gregory Peck le dio perfecta réplica, en un papel que habían rechazado otros actores como Cary Grant, sabedores de que la protagonista era la reina de la función. A Peck no le importó el riesgo de ser eclipsado. El tercero en discordia es un actor a quien se vio siempre en papeles secundarios, Eddie Albert, que compone al entrañable fotógrafo.

7/10
El salario del miedo

1953 | Le salaire de la peur

Cuatro tipos con problemas de dinero aceptan un trabajo muy peligroso. Consiste en trasladar un cargamento de nitroglicerina en camiones. Por supuesto deben conducir muy despacio, porque al mínimo golpe se puede producir una explosión fatal. Henri-George Clouzot, el ‘Hitchcock francés’, autor de Las diabólicas, se supera a sí mismo en un film trágico y desesperanzado que mantiene al espectador con el alma en vilo. La secuencia del puente resulta escalofriante. Además, describe las relaciones entre personajes marginales.

7/10
Los apuros de un pequeño tren

1953 | The Titfield Thunderbolt

Una localidad se ve amenazada por las líneas ferroviarias británicas, pues están dispuestas a cerrar la estación de tren. Sin embargo, los vecinos no permitirán perder su ferrocarril y decidirán llevar a cabo el servicio entre todos. No obstante, la compañía de autobuses les hará una dura competencia. Sencilla historia para una película tan tierna como entretenida, dirigida con esmero por Charles Crichton (Un pez llamado Wanda).

6/10
La Fête à Henriette

1952 | La Fête à Henriette

Original planteamiento donde asistimos al momento de la creación de un argumento cinematográfico por parte del guionista y el director de una película. Ambos están algo estancados ya que, aunque tienen decidido a los personajes, todavía no han encontrado una trama clara. Así, un periodista llamado Robert recibe un día una extraña invitación de una mujer de mediana edad llamada Rita. Mientras, Henriette, la novia de Robert, se ve involucrada por un timador. La idea se les ocurrió al guionista Henri Jeanson y al director Duvivier cuando estaban intentando crear su siguiente película conjunta. La comedia policiaca funciona bastante bien, si bien a veces el argumento se lía de forma considerable.

6/10
Moulin Rouge (1952)

1952 | Moulin Rouge

Etapa de la vida del pintor francés Henri de Toulouse-Lautrecc; un artista, que sufrió una minusvalía física de niño y que le atormentó toda su vida. Regentaba el Moulin Rouge, un cabaret de París, donde los bailes que allí tenían lugar, le sirvieron de inspiración para muchos de sus cuadros, como 'Dos mujeres bailando' o 'Baile en el Moulin Rouge'. Pero su soledad y la falta de estabilidad, autoestima y amor le hicieron caer en el alcohol y otros vicios, llegando incluso al deseo de acabar con su vida. John Huston llevó al cine la vida del atormentado pintor, que fue interpretado por José Ferrer (El motín del Caine, El barco de los locos, La historia más grande jamás contada). La película fue nominada siete veces a los Oscar, incluyendo mejor película, pero sólo el diseño de vestuario y la dirección de actores se llevaron el galardón. El film cuenta con una realización impecable y una preciosa fotografía de las calles de París.

7/10
Nariz de cuero

1952 | Nez de cuir

La película comienza en 1814, en Francia, con Jean Marais en el campo de batalla, siendo rescatado en plena guerra por estar gravemente herido al estar su cara destrozada. Se curará lentamente llevando una vida de reclusión y gracias a la ayuda del doctor Marchal. El gentil hombre y héroe Roger pronto se recupera y decide dedicarse a lo que mejor sabe hacer: enamorar a toda mujer joven que se cruce en su camino, que lejos de huir de su apariencia parecen encontrar fascinante al misterioso hombre que se encuentra tras la máscara en la que sólo se ve su nariz de cuero.

Oro en barras

1951 | The Lavender Hill Mob

Divertida comedia de robo perfecto de la Ealing, dirigida por el especialista Charles Crichton. Alec Guinness encarna de modo inolvidable a Henry, un personaje gris que acompaña los desplazamientos de un furgón blindado que transporta oro en barras. Sus jefes le considera un tipo honrado hasta la médula, pero poco imaginativo y sin ambiciones. Con lo que se convierte en fachada perfecta para tramar un golpe. La parte más complicada de robar los lingotes de oro para Henry es cómo sacarlo del país. Hasta que tiene una especie de revelación al conocer a Alfred, el nuevo inquilino de la pensión donde se hospeda. En efecto, Alfred tiene un pequeño taller donde fabrica recuerdos turísticos que se distribuyen por todo el mundo; de modo que le propone fundir el oro que van a robar, y convertirlo en pequeñas Torres Eiffel de recuerdo, que podrán fácilmente exportar a Francia. Con ayuda de dos ladrones expertos pero "honrados" llevan a cabo el robo, pero claro, algo saldrá mal. El film de Crichton, presentado como un largo flash-back -una técnica usada también con muy buenos resultados en Ocho sentencias de muerte, de la Ealing-, tiene sus mejores bazas en presentar como piezas claves del golpe a dos personas normales y, en principio, sin tacha, lo que propicia, por ejemplo, que Henry sea considerado como un héroe por su entereza ante los ladrones. Con momentos divertidísimos y muy dinámicos, destaca la bajada de la Torre Eiffel y el esfuerzo por recuperar algunas torres perdidas, lo que lleva a Henry y Alfred a una exposición de la policía, desde donde se desencadena una vertiginosa persecución, sembrada de gags memorables. A modo anecdótico, señalar la fugaz presencia en el film de Audrey Hepburn con apenas un par de palabras y su encantadora sonrisa; dos años después llegaría su descubrimiento oficial en Vacaciones en Roma.

8/10
Orfeo

1950 | Orphée

El francés Jean Cocteau aborda de modo surrealista el mito de Orfeo, poeta obsesionado con la muerte. Cuando muere de modo trágico Euridice, su esposa, emprende un peligroso viaje al inframundo para rescatarla.

6/10
La extraña cita

1948 | Corridor of Mirrors

Adaptación de la novela de Christopher Massie. En ella, un artista de nuestro tiempo está obsesionado con que él y su amada no son sino reencarnaciones que aparecen en unas pinturas centenarias. Extraña y no muy bien comprendida fábula romántica de aires fantasmagóricos. Tras dirigir el documental de guerra Theirs Is the Glory (1946), La extraña cita significó el debut como director de ficción de Terence Young (1915 1994), un más que interesante realizador que había nacido en Shanghai pero que realizó la mayor parte de su filmografía en Inglaterra, donde consiguió un gran éxito con las primeras películas de James Bond.

4/10
L'aigle à deux têtes

1948 | L'aigle à deux têtes

En un país indeterminado, la reina viuda se refugia en su castillo de Krantz, amenazada por Stanislas, un peligroso anarquista. Éste consigue llegar hasta ella, pero descubre que no es la despótica soberana que creía, sino una joven y atractiva mujer. A su vez, la reina se queda sorprendida por el parecido de Stanislas con su esposo fallecido. Interesante pieza de Jean Cocteau, que pretendía confrontar dos personajes contrapuestos, "una reina de espíritu anarquista, y un anarquista de espíritu real", según sus propias palabras. Aunque es una de sus obras menos conocidas, tiene momentos logrados.

6/10
Los padres terribles

1948 | Les parents terribles

Yvonne, una mujer que padece una grave enfermedad, no manifiesta interés por su marido, y concentra todo su amor en Michel, su hijo. Éste anuncia un día que va a casarse, pero su prometida, Madeleine, es la amante de su padre. Jean Cocteau adapta al cine su exitosa obra teatral homónima. Disecciona de forma descarnada los problemas de una familia disfuncional, al tiempo que denuncia la hipocresía de la sociedad de la época. Aunque tiene tono de drama con notas de tragedia, la estructura de enredo recuerda al vodevil.

6/10
S.O.S. Dakar

1948 | Aux yeux du souvenir

Clamor de indignación

1947 | Hue and Cry

Simpatiquísima comedia de aventuras de la Ealing, ejemplo perfecto de lo que debe ser una buena película familiar. Sigue las andanzas de una pandilla de chavales, uno de los cuales es lector empedernido de las historias ilustradas de intriga de la publicación Trump, que se editan semanalmente por entregas. Casualmente van a descubrir que una banda de facinerosos utiliza las historietas para dar en clave indicaciones de dónde deben efectuar sus próximos golpes. Aunque tratan de advertir a la policía, acabarán acometiendo el caso ellos solitos. Charles Crichton ya apuntaba sólidas maneras de buen cineasta cuando filmó este entretenimiento. Además de conseguir una estupendas interpretaciones del grupo de chavales protagonistas, y de hacer gala de un magnífico sentido del humor, Crichton saca excelente partido de los edificios de Londres derruidos por las bombas, y acude a magníficas soluciones visuales, como los planos en que uno de los chicos imagina lo que está leyendo en el Trump, lo que forma una especie de "bocadillo" dentro del mismo fotograma.

7/10
La Bella y la Bestia (1946)

1946 | La belle et la bête

La romántica e imposible historia de amor de Bella y Bestia, entregada con hipnótico e inimitable estilo visual por Jean Cocteau. Sobresale el sacrificio de ella por amor a su padre, al que seguirá algo más...

6/10
La sinfonía pastoral

1946 | La symphonie pastorale

Adaptación de la obra homónima del laureado con el Nobel de Literatura André Gide. Narra las vicisitudes de Gertrude, una niña ciega que al quedar huérfana es adoptada por el pastor prostestante Jean Martens. Cuando la niña se convierte en mujer, Jean siente una atracción no confesada a nadie por Gertrude. Pero se despiertan los celos de su esposa Amélie, mientras que el regreso del hijo mayor, Jacques, candidato a ser el marido de Piette Casteran, complica más las cosas, pues el chico se siente también atraído por Gertrude. Algo que Jean quiere evitar a toda costa, en teoría por el bien de la chica, pero en realidad porque no quiere que para nadie distinto de él mismo.La película del francés Jean Delannoy atrapa los complejos sentimientos descritos en su novela por Gide. En efecto, uno de los temas principales es el del autoengaño de Jean, que disfraza como noble su comportamiento, no sólo ante los demás, sino también ante sí mismo; algo que muchos estudiosos de Gide consideran como autobiográfico, pues también el autor en su vida buscó justificarse, primero con argumentos más o menos razonables, luego confesando abiertamente unas ideas y comportamientos que no aprobaban la mayoría de sus contemporáneos. Contrastan la doblez de los diversos personajes –aparte de la de Jean, están las sospechas no manifiestas de Amélie, los celos de Miette, la injusticia de Jacques con Miette...– con la inocencia y pureza de Gertrude, que empieza a ser contaminada por los que les rodean, a los que consideraba intachables, sobre todo al pastor. De modo que funciona bien la metáfora de la ceguera curada, que conduce a Gertrude a "ver" tanta hipocresía alrededor.Tiene fuerza la dirección de Delannoy, con dos momentos de genuino suspense en la nieve, el primero de los cuales anticipa en cierta manera la estructura del trágico desenlace. Se masca la tensión en dos momentos en que Gertrude hace su aparición en la iglesia, cuando regresa Jacques, y tras su estancia en el hospital; y es bellísimo el instante en que ella sale del hospital, con los copos de nieve flotando a su alrededor. El reparto es magnífico, aunque destaca el trabajo de Michèle Morgan, con un papel difícil, que podía dar pie a una composición blandengue o empalagosa.

7/10
César y Cleopatra

1945 | Caesar And Cleopatra

Durante su campaña militar, Julio César llega hasta Egipto, donde mantiene una historia de amor con su mítica emperatriz, la bella Cleopatra. Una de las mejores versiones de la célebre historia de amor entre Cleopatra y Julio César. Esto se debe a un ingenioso guión del dramaturgo George Bernard Shaw, así como a los brillantes actores protagonistas. La emperatriz de Egipto está encarnada por la bella Vivien Leigh, mítica protagonista de Lo que el viento se llevó, mientras que César está interpretado por Claude Rains (Casablanca, Encadenados).

6/10
Al morir la noche

1945 | Dead of Night

Producción episódica de la Ealing, consta de cinco relatos más o menos terroríficos, a cargo de directores de la casa, dos de ellos dirigidos por Alberto Cavalcanti, y los otros por Charles Crichton, Basil Dearden y Robert Hamer. Está especialmente lograda la unidad del conjunto. Todo comienza con la llegada de un tipo a una casa, donde ha sido invitado a pasar el fin de semana. Una vez allí, ve que los otros huéspedes forman parte de una extraña pesadilla que ha tenido. Entonces cada uno empieza a contar historias de corte extraordinario, para las que un escéptico doctor siempre tiene una explicación científica.Sobresalen los episodios de Cavalcanti, "La fiesta de Navidad", inesperado, por lo macabro, relato navideño, y, sobre todo, "El muñeco del ventrílocuo", que logra producir bastante miedo. John Baines firma el guión de este relato y el del dirigido por Robert Hamer, "El espejo encantado", una especie de variación de la novela de Oscar Wilde "El retrato de Dorian Gray".

6/10
Tormenta

1938 | Orage

André quiere a su mujer, es un hombre felizmente casado, aunque a lo que realmente entrega su vida es a su trabajo como ingeniero. Aprovechando que tiene que realizar un viaje, su cuñado le pide que le entregue una carta a una jovencita llamada Françoise. En cuanto la conoce, André se enamora perdidamente de ella y decide que es la mujer con la que quiere estar el resto de su vida. Charles Boyer es el eje central de este drama romántico que rodó en su Francia natal.

4/10
La sangre de un poeta

1932 | Le sang d'un poète

Diversos relatos distintos. Un pintor que parece del siglo XVIII intenta capturar la imagen de una mujer, que se convierte en estatua y reta al artista a atravesar un espejo de agua. Cuando lo hace, explora otras realidades. En otro segmento, unos individuos juegan al póquer sobre el cadáver de un niño. El poeta, novelista y autor teatral Jean Cocteau dirigió este experimento surrealista gracias a la financiación del vizconde de Noailles, famoso mecena de artistas de la época que también había apoyado a Luis Buñuel en La edad de oro. Cocteau se inspiró en el mito de Orfeo, al que regresaría a lo largo de su carrera. El realizador está más preocupado por la creación de imágenes simbólicas que por la coherencia de las historias.

6/10
Viva la libertad

1931 | À nous la liberté

Segundo film sonoro de René Clair, que se muestra muy crítico con la deshumanización típica de la era industrial. La película inspiró a Charles Chaplin y sus Tiempos modernos –piénsese en las escenas de la cadena de montaje–, hasta el punto de que el ministro de propanganda nazi Joseph Goebbels impulsó una demanda por plagio que no prosperó, gracias en gran medida al propio Clair, que se sentía feliz de haber influido en el gran cómico. El film arranca con dos amigos en la cárcel, que intentan fugarse. Uno lo logra y ya libre se convierte en un tipo rico, dueño de una fábrica; mientras que el otro debe cumplir su condena, y una vez en la calle apenas logra que su antiguo compañero le acoja. Finalmente prevalecerá la amistad, por encima de los intereses puramente materiales. En cualquier caso, lo sobresaliente del film de Clair es su musicalidad, un ritmo asombroso, al servicio de una pequeña gran parábola sobre las cosas que verdaderamente importan en la vida.

8/10

Últimos tráilers y vídeos