IMG-LOGO

Biografía

Jérémie Guez

Jérémie Guez

Jérémie Guez

Filmografía
La tierra y la sangre

2020 | La terre et le sang

Saïd decide vender su aserradero en pleno bosque para asegurarle un futuro mejor a su hija de 18 años, Sarah. Lo que no sabe es que el hermano de uno de sus aprendices lo obligó a esconder un alijo de cocaína en la fábrica. Cuando la banda a la que pertenece la droga entra en escena, Saïd se da cuenta de que no se detendrán ante nada. Aunque está en inferioridad numérica, Saïd conoce el aserradero como la palma de su mano. Al verse obligado a contraatacar para proteger a Sarah, convierte las instalaciones en un campo de batalla listo para resistir el asedio. Y, a medida que se acumulan las bajas, su sed de venganza no hace más que aumentar.

La intervención

2019 | L'intervention

Yibuti, 1976. El pequeño país del cuerno de África es aún colonia francesa. Un grupo armado que busca la independencia secuestra un autobús escolar que transporta a numerosos niños franceses. Su objetivo es llegar a la frontera somalí, pero el vehículo quedará en tierra de nadie, entre los puestos fronterizos defendidos respectivamente por tropas francesas y somalíes. Eludiendo cualquier conflicto internacional, la ministra francesa enviará allí a un todavía inexperto comando de francotiradores. El tiempo apremia. Segundo largometraje del francés Fred Grivois, que narra un episodio bélico real acontecido en un periodo de tan sólo 12 horas en la frontera somalí el 3 de febrero de 1976. Fue un hecho puntual, poco conocido, y es precisamente la naturaleza pequeña de ese suceso el que favorece el resultado del film, que atrapa en todo momento sin alardes imaginarios, sin apenas gestos para la galería. En su escueto realismo recuerda quizá a 7 días en Entebbe, aunque en ese caso había más localizaciones y una mayor amplitud del acontecimiento. La intervención, por su parte, es una película más modesta a priori, pero sus elementos están magníficamente cuidados y está narrada con excelente oficio. Quizá lo más destacado sea el adecuado ritmo que imprime el director. El espectador se introduce en las horas de espera, de tensión vivida por los francotiradores, en sus dudas, en sus prioridades, en sus tiranteces con los mandos militares. A la vez, de modo sutil presenta a los personajes con escasas pero eficaces pinceladas, diálogos certeros, de modo que adquirimos una rica información sobre sus personalidades, su camaradería o, en su caso, discreción. Es creíble también el desarrollo de las actividades de la profesora, aunque alguna conversación con los secuestradores resulta forzada. Y en su apuesta por la sencillez Grivois economiza bien las escenas y va directo al grano. Por ejemplo huye razonablemente de malabarismos formales: en la primera parte del film usa la fragmentación de la imagen con finalidad exclusivamente narrativa, para luego olvidarlas cuando el escenario es único. Y la acción, realista y seca, irrumpirá con fuerza cuando toca, cuando todo ha sido ya preparado. El reparto está a la altura y aunque destacan sin duda los dos protagonistas, el capitán André Gerval y la profesora Jane Andersen, interpretados respectivamente por Alban Lenoir y Olga Kurylenko, ambos se apartan convenientemente de cualquier divismo, al igual que se eluden excesos sentimentales de cualquier género. Al final queda un producto digno, la crónica de una operación bélica llevada a cabo por un grupo de francotiradores franceses que llegaría a ser legendario.

6/10
La noche devora el mundo

2018 | La nuit a dévoré le monde

Tras romper con su novia, Sam acude a su casa para recoger una caja con cintas que ha grabado. Pero la muchacha está dando una fiesta con amigos, tan ruidosa como multitudinaria, así que resulta complicado hablar con ella; al final la ex le sugiere que espere en una habitación, donde enseguida se reunirá con él. Tras pasar algún tiempo, no hace acto de presencia, por lo que Sam acaba derrotado por el sueño. Al despertar, la casa está llena de cadáveres, mientras que en las calles el panorama no resulta más alentador… Tras la sobreexplotación de las películas y el cine de zombies, resulta complicado darle al subgénero algo de frescura. Lo consigue en cierta medida el debutante Dominique Rocher, que adapta una novela de Pit Agarmen. Pese a que recurre a los tópicos del género, ha compuesto un film intimista, que reflexiona sobre los efectos de la soledad; el metraje se centra en el deterioro que va sufriendo el protagonista, y en una de las secuencias más interesantes llega a encerrar a un zombie en el ascensor para tener con quién hablar. Resulta meritorio el trabajo del actor Anders Danielsen Lie (Personal Shopper), que sostiene sin ninguna compañía la mayor parte de la cinta. Por desgracia, tras un arranque prometedor, el film se estanca en cierta medida, repitiendo las rutinas diarias del protagonista, y le falta algo de tensión. Se recupera medianamente con un final que no está mal del todo.

5/10
Iris

2016 | Iris

Max es un mecánico que recibe un curioso encargo: secuestrar a la mujer de un importante banquero francés. Lo curioso del asunto es que ha sido la propia mujer la encargada de embarcarle en ese negocio. De ese modo, tras el rescate, Max podría saldar las innumerables deudas que ha acumulado. Thriller francés de planteamiento algo retorcido en donde entran en juego la falsedad, la traición, la simulación, la trampa, el sexo y el asesinato. El guión de Iris, coescrito por el propio director Jalil Lespert (quien se reserva además el papel del banquero), se sigue con cierta intriga y tiene dinamismo, pero al final queda poco en este frívolo juego de engaños, más allá de la rebuscada trama criminal. El interés se sostiene, en parte, gracias al convincente y natural trabajo de Romain Duris y el magnetismo de una bella Charlotte Le Bon.

4/10
Yves Saint Laurent

2014 | Yves Saint Laurent

Se aguardaba con ciertas esperanzas el primero de los dos biopics rodados casi a la vez de Yves Saint Laurent, diseñador fallecido en 2008, que revolucionó el mundo de la moda. Sobre todo porque a pesar de su relevancia profesional, su discreción y timidez tuvo como consecuencia que su vida privada apareciera muy poco en los medios de comunicación. Aquí lleva al cine su periplo vital Jalil Lespert, conocido sobre todo como actor, aunque ya contaba en su filmografía con dos largometrajes como realizador. Aborda la figura de Yves Saint Laurent desde que comienza su carrera en Christian Dior, firma que acaba dirigiendo a nivel creativo, cuando muere el fundador. Llamado a filas tras el estallido de la Guerra de la Independencia de Argelia, sufre un ataque de estrés, por lo que le recluyen en un hospital militar. Tras este incidente, la casa Dior le rescinde el contrato, por lo que con el asesoramiento de su pareja, Pierre Bergé, funda su propia firma. Género especialmente difícil, escasean los biopics compactos, y magistrales, estilo El orgullo de los yankees, Escrito bajo el sol, Lawrence de Arabia, Truman Capote o La red social y abundan los que se componen de estampas mal articuladas de episodios de la vida del protagonista, como Jobs, La dama de hierro, El mayordomo, Amelia, J. Edgar, Diana, Grace de Mónaco o la indescriptible Sin límites, donde Robert Pattinson cometió la osadía de encarnar a Salvador Dalí. Yves Saint Laurent se acerca más al segundo grupo, en la línea de Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel, en torno a la otra gran figura de la moda francesa del siglo XX. El guión, que toma como referencia el libro de la periodista francesa especializada en alta costura Laurence Benaïm, no puede ser más pobre, centrándose sobre todo en su relación homosexual con el citado Bergé, y sus problemas con las drogas y el alcohol, quedando así su compañero como el gran salvador que supo llevarle por el camino recto. Se entiende que éste haya sido el único que ha alabado públicamente la cinta. Al menos, Bergé ha tenido la gentileza de ceder numerosos modelos de la colección del modisto, por lo que el film se detiene en varias ocasiones en los desfiles de moda, a los que se saca bastante partido visual. Otra nota positiva es la interpretación de Guillaume Gallienne, autor y protagonista de Guillaume y los chicos a la mesa, que interpreta con convicción al propio Bergé, por lo que sobresale llamativamente con respecto a su compañero de reparto, Pierre Niney, que parece haber sido fichado sobre todo por su enorme parecido físico con Saint Laurent. Tras esta cinta se ha rodado otra biografía sobre el mismo personaje, Saint Laurent, de Bertrand Bonello, denostada por los críticos a su paso por el Festival de Cannes.

4/10

Últimos tráilers y vídeos