IMG-LOGO

Biografía

Olivier Rabourdin

Olivier Rabourdin

61 años

Olivier Rabourdin

Nació el 03 de Marzo de 1959 en Nanterre, Hauts-de-Seine, Francia
Filmografía
La última locura de Claire Darling

2019 | La dernière folie de Claire Darling

Verderonne, un pueblecito en el Oise francés. La anciana Claire Darling, viuda y propietaria de una preciosa casa en el campo, decorada con todo tipo de tesoros preciosos, cuadros, muebles, autómatas, ha decidido sacar todo al jardín y venderlo en un improvisado mercadillo. La sensación es que ha perdido la cabeza, algo que parece confirmar su idea de que va a morir ese día; Martine, una lugareña amiga de la infancia de Marie, hija de Claire, la avisa, y aunque hace muchos años que no hay contacto, acude a ver qué pasa. Lo que hace que vuelvan a supurar heridas afectivas nunca cerradas, debidas a una tragedia familiar del pasado. Julie Bertucelli, que se ha formado –y se nota– al calor de cineastas como Otar Iosseliani, Krzysztof Kieslowski, Bertrand Tavernier y Rithy Panh, de los que ha sido ayudante de dirección, y rodado varios documentales, vuelve a la ficción sobre la familia y la muerte que caracterizó a su film El árbol con esta adaptación de una novela de Lynda Rutledge. El film sabe jugar bien con esa esa especie de demencia senil que parece aquejar a Claire, para manejar un estructura narrativa deconstruida, en que conviven el presente y el pasado, a veces en el mismo plano. Con cierto atrevimiento pueden verse versiones actuales y juveniles o infantiles de los personajes, y en algunos momentos es clara la deuda con el realismo mágico. Y queda todo el rato la tristeza de un final de etapa, y la intriga de qué le ocurrió a la querida familia Darling. Podría sonar todo a artificioso, pero el guión del film a varias manos es sólido, y Catherine Deneuve está sensacional como protagonista ida, también en su confrontación con Chiara Mastroianni, su hija, los reproches, el sabor agridulce de lo no resuelto y del daño mutuamente infligido está ahí. Por el tono del film se juega también a la carta de la ambigüedad, uno no acaba de tener claro si hay motivos para haber alimentado un sentido de culpa, y la hija la ayuda con una mentira piadosa, o si la soledad y la amargura han hecho que ese sentimiento creciera y se hiciera muy real. Este no estar seguros, también en los sentimientos entre Claire y el sacerdote que se apiadó de ella cuando sobrevino la tragedia, da al film una vaporoso atmósfera, muy especial y elegante.

6/10
El bailarín

2018 | The White Crow

La trayectoria del bailarín de ballet ruso Rudolf Nureyev, hasta que pide asilo político en Francia en 1961. La película arranca precisamente en el momento en que las autoridades soviéticas piden explicaciones a quien ha sido su maestro, Alexander Pushkin, acerca de cómo ha podido ocurrir tal cosa, para retrotraerse al pasado, y desplegar varios hilos narrativos temporales distintos, el de su infancia, el de su formación bajo el ala de Pushkin, y el de su estancia en París con otros compañeros de danza del Kirov. Todos sirven para desplegar y dar a conocer la figura del artista: su indudable talento, la disciplina y esfuerzo con que se prepara, y un temperamento difícil, que anhela ahondar en la belleza, tiene ansias de libertad, y desarrolla una personalidad egocéntrica. El acierto del guión que ha escrito David Hare para Ralph Fiennes –quizá ha acudido a él por el notable trabajo que hizo en El lector, donde él actuaba– reside en que se evitan los simplismos, con muchos rasgos de Nureyev apuntados y sugeridos. De modo que el individualismo y soledad de Nureyev, no se explican sólo con el cliché tan manido de "así son los artistas", sino que tiene que ver con una infancia provinciana difícil, la tardanza en llegar a conocer a su padre, y su ingreso en una academia de ballet ya con cierta edad, lo que exige un esfuerzo suplementario. También se apunta a una reacción al colectivismo comunista, y a la asfixia de la libertad, tan importante para desarrollar la creatividad artística, o para ir más allá de la técnica, el seguimiento del consejo de Pushkin, "cuenta una historia", para sus bailes. Y además hay una necesidad de socializar en París, de salir con gente de ahí, los bailarines occidentales, y empaparse de lo que se le ha negado en la Unión Soviética. Es una pena que no respete el título original, "el cuervo blanco", una alusión a ese ser diferente, la dificultad para empatizar de alguien que ha evolucionado de un modo tan especial. Fiennes, que ha optado por rodar en ruso gran parte del metraje, no sólo hace una estupenda composición de Puhskin, usando ese idioma, sino que demuestra acierto en su tercer film tras la cámara, es muy selecto en lo que decide dirigir –antes abordó Coriolanus, sobre una obra poco conocida de Shakespeare, y The Invisible Woman, sobre el lado menos amable de Charles Dickens–, y aunque no sea brillante, va ganando en seguridad, y aquí entrega su mejor trabajo: se muestra seguro en los saltos temporales, y está soberbio en el clímax del aeropuerto, aunque el espectador conocedor sepa perfectamente lo que va a ocurrir. Además, parece tener clara la idea principal de su film, la necesidad de poder ejercer la libertad de todo ser humano, y se aferra a ella para destacarla, de modo que está presente en todo el metraje, sin que tampoco se tenga la sensación de un didactismo irritante. Acierta además al mostrar su talento artístico, pero sin caer en la trampa de que sus actuaciones anulen la trama dramática que se quiere desarrollar; y por supuesto, queda clara la sexualidad de Nureyev, pero sin convertirla en elemento de cansino adoctrinamiento, algo que se agradece en una época en que esto se hace con excesiva frecuencia y gran tosquedad. Funciona muy bien el reparto, con rostros pocos conocidos, el que más suena, aparte del de Fiennes, es el de Adèle Exarchopoulos, Claire Saint, la amiga chilena de Nureyev. Tiene mérito Oleg Ivenko, que debuta en la pantalla y aguanta bien el peso del protagonismo.

7/10
Las guardianas

2017 | Les gardiennes

Los años de la Primera Guerra Mundial. Los hombres de la familia Sandrail, dos hijos, Constant y George, y un yerno, Clovis, están en el frente. La matriarca Hortense necesita ayuda en la granja, que lleva con su hija Solange, la hija adoptiva Marguerite se prepara para estudiar contabilidad agrícola. Contratan para que eche una mano a Francine, una joven huérfana, que resulta ser muy trabajadora y capaz con las tareas del campo. La llegada con un permiso de George, uno de los hijos, hará que prenda la chispa del amor. Xavier Beauvois, el director de De dioses y hombres, adapta una novela de Ernest Pérochon cuyo centro neurálgico lo conforma la campiña francesa, los duros trabajos de la granja en la tranquila retaguardia. De hecho aparte del plano inicial de cadáveres tendidos en la retaguardia, la única escena bélica, onírica, consiste en una pesadilla de George que curiosamente arranca en la habitación familiar donde duerme. La idea es mostrar un frente de combate diferente, donde las que están en primera línea son las mujeres, guardianas del hogar y de un estilo de vida que tiene mucha mayor lógica que una guerra atroz con muerte y destrucción, donde el enemigo no es muy diferente del soldado que les combate, “son granjeros, maestros, como nosotros”, y en que un día se avanza diez metros para el día siguiente retroceder otro tanto, con el único saldo de un montón de cadáveres. La película está compuesta como una maravillosa sinfonía pastoral en que todo transcurre casi siempre con sencillez y naturalidad. Los trabajos del campo están fotografiados en la hora mágica, son momentos líricos muy bellos, que nos hacen evocar Días del cielo de Terrence Malick. Incluso sirve como documento del modo en que evolucionan las tareas del campo a medida que pasan los años, desde los bueyes que tiran del arado, a las modernas máquinas que se van incorporando, el tractor y la cosechadora. Las ocupaciones domésticas, las sobremesas, las oraciones al acostarse o las reuniones en la iglesia, forman parte de una cotidianeidad muy auténtica. Francine, una chica buena y laboriosa, se convierte poco menos que en un miembro más de la familia. El dolor por las pérdidas en el campo de batalla se procura llevar lo mejor posible. Es una lástima que al entrar en las cuestiones más dramáticas, como el amor creciente de Francine y George, o las inevitables contrariedades, se acabe adoptando un tono que se acerca peligrosamente al folletín, distinto al sobrio tono dominante; por fortuna ocurre sólo en algunos pasajes, cuando asoman las debilidades propias del ser humano, los celos, el desbaratamiento de los planes que una se había trazado, el comportamiento injusto. Pese a todo, Beauvois se recupera de estos baches de su agridulce historia, y los personajes están medidos, no hay histrionismos ni aspavientos. Destacan sobre todo los personajes femeninos. Iris Bry, que da vida de modo extraordinario a la recién llegada Francine, supone todo un descubrimiento, habrá que estar atentos a su trayectoria. Nathalie Baye demuestra que la veteranía es un grado con su Hortense, y también componen bien sus personajes Laura Smet y Mathilde Viseux.

7/10
Monsieur Chocolat

2016 | Chocolat

Biopic de Rafael Padilla, conocido a nivel artístico como Chocolat, esclavo cubano que, huido a finales del XIX, acepta la propuesta del consagrado payaso Foottit para formar un dúo cómico. Ambos logran triunfar en París con novedosos números que pasaron a la historia circense y fueron imitados hasta la saciedad. Pero a Chocolat le critican por la imagen caricaturesca que ofrece de la raza negra, y también aspira a convertirse en actor serio, lo que le distanciará de su compañero. El habitual actor Roschdy Zem (Days of Glory) dirige con corrección, logrando una cuidada ambientación un tanto irreal pero efectiva, por lo que la interesante historia se sigue con gran atención. Pivota en torno al tema de la discriminación racial, aunque tiene otros puntos de interés, sobre todo en lo relativo a los efectos nefastos de la fama, cuando no se sabe sobrellevar. El especialista en historias de relación entre blanco o blanca y negro Omar Sy, actor de Intocable, se luce componiendo a este personaje que inspiró a Toulouse Lautrec y fue filmado por los hermanos Lumière.  Pero quien verdaderamente roba el film es su ‘partenaire’, James Thierrée, nieto de Chaplin, y que dará que hablar.

6/10
Tres recuerdos de mi juventud

2015 | Trois souvenirs de ma jeunesse

Coincidiendo con su regreso a Francia tras muchos años en el extranjero, en antropólogo Paul Dédalus recuerda algunos hechos de su infancia y juventud que determinaron su vida y su futuro. Especialmente, no ha podido olvidar a una chica de 16 años de la que se enamoró perdidamente y con quien vivió unos años intensos de amor, pese a muchas dificultades. El director francés Arnaud Desplechin (Un cuento de Navidad) entrega una película tremendamente discursiva, narrada a menudo a modo de relato en tercera persona, que indaga en sucesos del pasado, en especial en lo referente al amor de juventud que ha marcado la vida del protagonista. Asistimos así a diferentes episodios, entregados también en pantalla en forma de capítulos, que no pretenden abarcar toda una vida sino mostrar algunos hechos más significativos. A este respecto llama la atención que de los tres recuerdos a los que hace referencia el título del film, el llamado “Esther” –que recoge la pasión de juventud del protagonista– ocupa el noventa por ciento del metraje, mientras que el resto viene completado por un mínimo recuerdo de infancia y una pequeña aventura ilegal en la Rusia previa a la caída del muro. Con una fotografía esmerada en sus tonos ocres y su "look" ochentero, la película mira con bastante nostalgia al pasado, idealizando mucho la época juvenil y sus dificultades con las amistades del instituto, los estudios y, sobre todo, con los amores, en donde el sexo libre y desinhibido se convierte en punto destacado y la pasión exalta sentimientos desorbitados, con sus desequilibrios y dudas. Sin embargo, digámoslo claramente, Tres recuerdos de mi juventud no funciona: las aventuras de Paul no están bien narradas, falta mayor atención a los detalles y una estructura adecuada que dé cohesión a lo que parece una amalgama de escenas y recuerdos arbitrarios que acaban por aburrir, a lo que se suma una duración desmesurada. La presencia de Mathieu Amalric como Paul adulto es intensa pero meramente anecdótica; sin embargo los dos jovenzuelos debutantes, Quentin Dolmaire y Lou Roy-Lecollinet , hacen unos trabajos sorprendentes, muy meritorios.

4/10
El precio de la fama

2014 | La rançon de la gloire

La salida de una cárcel en Suiza de Eddy, un pobre diablo, coincide con la muerte, en ese mismo país y el día de Navidad, de Charles Chaplin. Corre el año 1977, y los medios no hablan de otra cosa. Sabedor de que su amigo de origen argelino Osman, que le ha acogido en su casa, está en apuros –su esposa está hospitalizada, no tiene dinero para pagar los gastos médicos y tienen una hijita, Samira– le propone un plan de desatinada apariencia: robar el ataúd con el cuerpo del genial cineasta, y pedir un rescate. Tras esa obra maestra titulada De dioses y hombres, Xavier Beauvois se atreve a entregar otra historia cargada de humanidad, pero en un registro completamente distinto. Y aunque la trama es sencilla, y planteada al modo de las películas de ladrones de condición humilde empujados por la necesidad, la criminalidad no es su modo de vida –piénsese en las comedias de la Ealing, Granujas de medio pelo, Atraco a las tres...–, no falta cierta carga social, que emparenta el film con la picaresca del eterno vagabundo Charlot, la idea que tranquiliza a los protagonistas a la hora de acometer su plan es que Chaplin era algo así como el santo patrono de los sin-techo, él les perdonará. Se agradecen la sencillez y falta de pretensiones con que concibe Beauvois su cinta, a la que no falta una perspectiva moral y un sabor agridulce que no disgustarían sin duda a Chaplin. Hay pasajes que homenajean sutilmente al cine mudo –cuando Eddy propone a Osman su plan–, tiene importancia la niña, y se concede presencia al mundo del circo. Habrá quien diga que a la cinta le falta un hervor, pero lo cierto es que el lirismo y el humor suave la recorren sin hacerse notar ostentosamente, y Roschdy Zem y Benoît Poelvoorde conforman una pareja donde uno es contrapunto del otro ante la pequeña, el primero aparece como responsable pero dominado por las preocupaciones, el otro quizá frívolo pero siempre ocupado en hacer felices a los demás.

6/10
Eastern Boys

2014 | Eastern Boys

Augustine

2012 | Augustine

De dioses y hombres

2010 | Des hommes et des dieux

Conmovedora película basada en hechos reales acaecidos en 1996, el secuestro y asesinato de siete monjes cistercienses en Tibhirine, Argelia. El film sigue la vida cotidiana y pacífica de los frailes de una abadía en las montañas del Atlas, que celebran a diario la liturgia de las horas, realizan sus labores de estudio y cultivo de la tierra, y atienden a la población de la zona, mayoritariamente musulmana, en su modesto dispensario médico. Aquello es un modelo de convivencia y respeto de las creencias del otro, guiado por la caridad. Pero el clima político se está enrareciendo. Un grupo de fanáticos islámicos perpetra una matanza de obreros croatas cristianos que operaban a pocos kilómetros. Y se plantea a los monjes la disyuntiva de afrontar el peligro real de morir a manos de los violentos, o retirarse a una zona más segura. Las autoridades preferirían un decantamiento por la segunda opción, pero el abad Christian de Chergé, los padres Christophe Lebreton, Célestin Ringeard, Bruno Lemarchand y Amadée Noto, y los hermanos Luc Dochier, Paul Favre-Miville y Michel Fleury no lo tienen tan claro. Se debaten entre el amor de Cristo que les ha llevado hasta allí, la lealtad que deben a la población civil cuya vida peligraría si se fueran, y un elemental instinto de supervivencia.El francés Xavier Beauvois entrega una obra auténtica, sincera, emocionante. Sin trampa ni cartón, con un 'tempo' prodigioso, desde su primer tramo en que pone todas las piezas de la trama sobre el tablero. No hay espacio para el edulcoramiento, ni para poner el énfasis en ciertas facetas de la vida del monje, obviando otras por las razones que fueren. Vemos reflejado bien su día a día, y cómo el amor de Dios es lo que les permite seguir adelante, a tal respecto funciona a la perfección la escena en que el hermano Luc explica a una jovencita musulmana los síntomas del enamoramiento. También llama la atención cómo se reconoce la autoridad del abad, pero al tiempo la comunidad escucha todos los puntos de vista sobre lo que deben hacer, antes de tomar decisiones, ponderándolos en la oración. Lo propio de unas personas entregadas a Dios, como es el caso, sería su disposición a dar la vida si es preciso. Pero Beauvois, apoyado por un reparto excepcional -los actores convierten en reconocibles a cada monje, tarea nada sencilla-, nos pinta a personas de carne y hueso, con buenos deseos pero también atenazados por el miedo. La exposición de su parecer, y la evolución a medida que pasan los días, están muy bien perfiladas, resultan creíbles en el entrelazamiento entre su humanidad y su fe, débiles y a la vez fuertes. Lo que da pie a pasajes sublimes, en especial esa verdadera epifanía sostenida con la música de Tchaikovsky. No tiene la película de Beauvois una intencionalidad política, no se trata de un ajuste de cuentas o de una reclamación del esclarecimiento de unos hechos que continúan todavía sin resolverse. Resulta difícil, por no decir imposible, señalar a un personaje que quede en penosísimo lugar, de todos se da información justa para entenderlos. De hecho, y aunque veamos las consecuencias destructoras del odio y la manipulación de lo más sagrado, estamos por encima de todo ante una historia del triunfo del amor, muy bien narrada, una auténtica inspiración. Con toda justicia ganó el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes.

10/10
Venganza

2008 | Taken

Un espía retirado del servicio se ve obligado a su pesar a volver a la acción cuando, durante un viaje por Europa, su hija es secuestrada en París. Los autores de tan inmundo delito son un grupo de mafiosos albaneses, y no sólo se han limitado a secuestrar a la hija de Bryan –que así se llama el ex espía– sino que además la obligan a prostituirse. Ni que decir tiene que el ex agente especial se jugará el todo por el todo para pararles los pies. Y lo que no saben es que está muy, pero que muy enfadado. El film está dirigido por el francés Pierre Morel, realizador semidesconocido que hasta el momento tan solo ha dirigido Distrito 13, un film de acción trepidante de gran éxito en Francia. Tanto ese film como éste llevan la firma del gurú del cine de acción galo, Luc Besson, que aquí, como suele hacer, ejerce también de productor. Junto a él escribe Robert Mark Kamen, guionista de la saga Transporter. La película apenas presta atención a otra cosa que no sea la pura acción, y ésta ha sido muy bien planificada, especialmente en escenas como la de la persecución en coche por la obra. La trama limita peligrosamente con hechos sórdidos y desagradables, pero en ningún momento se llega al mal gusto. Lo que sí asusta un poco es el bosquejo que se hace del entramado de la trata de blancas y de los métodos que utilizan para llegar hasta las jovencitas. Dan ganas de no salir de casa. En cuanto al reparto, destaca sobremanera un felizmente recuperado Liam Neeson, que aquí es el absoluto protagonista, pues el director narra la película únicamente a través de sus acciones. Su personaje es una máquina del espionaje, el rastreo y la lucha cuerpo a cuerpo y aunque todo en el fondo es un poco fantasioso, la puesta en escena es muy realista y Neeson logra que nos creamos la historia y que empaticemos con él. Le acompañan en pantalla, aunque levemente, la rubita Maggie Grace (Perdidos), que interpreta a la hija, y la bella actriz holandesa Famke Janssen (X-Men), ex mujer de Bryan.

6/10
Héroes del cielo

2005 | Les Chevaliers du Ciel

Mientras realizan un vuelo rutinario, los capitanes Antoine Marchelli y Sebastien Vallois reciben la orden de interceptar un Mirage, que podría haber sido robado. El piloto del Mirage no responde a la radio, y parece ponerse en posición de combate. Aunque Marchelli y Vallois reciben la orden de abandonar, son atacados por el otro piloto, por lo que acaban derribándolo, en defensa propia. El director de Taxi adapta libremente Les aventures de Michel Tanguy, también conocido como Tanguy y Laverdure, clásico del cómic francés, creado por Jean Michel Charlier y Albert Uderzo. No se sabe por qué razón, Michel Tanguy y Ernest Laverdure son sustituidos por otra pareja de pilotos, Marchelli y  Vallois, personajes muy diferentes. La producción ha contado con el apoyo del ejército del aire francés, lo que explica las vistosas secuencias aéreas, que parecen un anuncio publicitario de Mirage. Por desgracia, el guión no resulta creíble en ningún momento, mientras que el reparto parece fuera de lugar, incluyendo al veterano Philippe Torreton, actor fetiche de Bertrand Tavernier.

3/10
Mi madre

2004 | Ma mère

Tras la muerte de su padre, Pierre, un chico de 17 años, se deja arrrastrar por su autodestructiva madre a una relación sadomasoquista e incestuosa. Sórdida cinta que adapta la novela póstuma de Georges Bataille. Como era de esperar, Isabelle Huppert realiza una brillante caracterización de la madre, el personaje más inquietante.

3/10

Últimos tráilers y vídeos