IMG-LOGO

Biografía

Jessica Rothe

Jessica Rothe

33 años

Jessica Rothe

Nació el 28 de Mayo de 1987 en Denver, Colorado, EE.UU.
Filmografía
Feliz día de tu muerte 2

2019 | Happy Death Day 2U

La joven Tree descubre al culpable de crear el bucle temporal que la condenaba a repetir una y otra vez el día de su cumpleaños, y por tanto a enfrentarse una y otra vez al asesino que la perseguía. Se trata del compañero de habitación de su nuevo novio, Ryan, que con unos compañeros “cerebritos” ha creado una máquina que investiga el movimiento de partículas a nivel cuántico. Pero al ponerse el aparato de nuevo en marcha, Tree se despierta en una realidad alternativa, en la que varios detalles de su vida han cambiado, y en la que el psicópata sigue haciendo de las suyas. Tras la buena acogida de la primera entrega, remake de Atrapado en el tiempo en clave de cine de terror (concretamente de ‘slasher’, al ser un film de asesino en serie sangriento), Christopher Landon reincide como director de la secuela, aunque ahora también ejerce como guionista. No logra un libreto tan redondo como el escrito por Scott Lobdell para la anterior, pero acierta sobre todo al explorar nuevos caminos; no se limita a dar más de lo mismo. Esta vez parece haberse inspirado sobre todo en las numerosas realidades alternativas de Regreso al futuro II, film al que los personajes citan explícitamente. Totalmente intrascendente, aumenta los elementos humorísticos, dando menos importancia al suspense, pero resulta lo suficientemente amena. Además Landon introduce una subtrama emotiva en la que la protagonista se reencuentra en un multiverso paralelo con su madre; todo apunta a que ha querido homenajear a su padre, Michael Landon, protagonista, productor y guionista de la entrañable La casa de la pradera, ya fallecido. Cuenta con un reparto de jóvenes con cierto talento, aunque destaca sobre todo la protagonista, Jessica Rothe, que aquí brilla sobre todo en la parte humorística.

5/10
Feliz día de tu muerte

2017 | Happy Death Day

En su cumpleaños Jessica Rothe, joven universitaria bastante egoísta, se despierta con una enorme resaca en la cama de otro estudiante, un desconocido. Cuando acude a una fiesta, la asalta en la oscuridad un sádico enmascarado que acaba con su vida. Pero despierta en el mismo día, y todo lo vivido previamente vuelve a repetirse. “Esta película ya la he visto”, pensará el espectador, con sensación de ‘déjà-vu’. No en vano imita al milímetro el esquema de Atrapado en el tiempo, a la que se cita expresamente, que ya había dado lugar a Todo el mismo día, remake italiano que transcurre en Tenerife, y al notable film de ciencia-ficción Al filo del mañana, donde su inspiración quedaba más disimulada. Aquí hasta uno de los personajes cita el original. Por supuesto, no se puede comparar a la jovencísima Jessica Rothe, que en La La Land tuvo una breve aparición como compañera de habitación de Emma Stone, con el carismático Bill Murray, mientras que el resto del elenco no pasa del aprobado. Lo mismo ocurre con la puesta en escena de Christopher Landon, hijo de la estrella televisiva Michael Landon, que no pasa de discreta, ni disimula el aroma a serie B. Aún así, la propuesta funciona, con impagables golpes de humor, y cierto fondo positivo en su crítica a la juventud más frívola. Sus referencias metacinematográficas a los tópicos del slasher (películas de asesinos en serie) harán las delicias de los incondicionales del subgénero. Y tiene mérito que logre tensión en algunos momentos, que genere intriga, y que hasta sorprenda más o menos en su tramo final.

5/10
Larga vida y prosperidad

2017 | Please Stand By

Wendy sufre de autismo, por lo que vive en una residencia para chicos con trastornos de San Francisco, bajo la supervisión de la psicóloga Scottie, mientras que su hermana, Audrey, la única familia que le queda, le presta poca atención, porque acaba de ser madre. Apasionada de Star Trek, que conoce todos los detalles de la saga, un día se entera de que Paramount ha organizado un concurso de guiones de la franquicia galáctica. Decide viajar para entregar el suyo, pues si gana el premio podrá evitar que se venda la casa donde pasó su niñez, a la que planea mudarse. Dakota Fanning, que se dio a conocer de niña con el film sobre una persona con discapacidad Yo soy Sam, protagoniza una producción en la misma línea, también de tono amable, que por sus referencias a la cultura popular recuerda en cierta medida a Wonder, rodada más o menos a la vez. Con una puesta en escena típicamente ‘indie’, el especialista en estos temas Ben Lewin (Las sesiones) logra cierta frescura, con momentos dramáticos, pero amenizados con eficaces golpes de humor. Le queda un producto optimista, con un mensaje esperanzador que invita a luchar para superar las limitaciones personales. Pese a que su hermana menor Elle Fanning parece haberle quitado el status de estrella en los últimos años, Dakota resulta creíble en un papel complicado, y no desmerece frente a la extraordinaria como siempre Toni Collette (la terapeuta de nombre Scottie, como el ingeniero jefe de la nave Enterprises). Tampoco desmerecen los actores Alice Eve (que curiosamente participaba en Star Trek: en la oscuridad), y Patton Oswalt, que en el rol de oficial de policía, propicia la mejor escena del film

6/10
La ciudad de las estrellas (La La Land)

2016 | La La Land

Nostalgia. Añoranza del musical clásico de Hollywood. Cinemascope. Colores primarios vivos, crepusculos. Amores descubiertos y contrariados en la actualidad, a lo largo de las 4 estaciones, invierno, primavera, verano, otoño y, nuevamente, invierno. En la ciudad de las estrellas, la ciudad de Los Ángeles, en La La Land. Mia es una aspirante a actriz, que mientras llega su momento, trabaja como camarera en la cafetería de un gran estudio. Apasionado del jazz, Seb toca el teclado, y su sueño pasa por convertirse en propietario de un local donde haya sesiones en vivo, aunque a los jóvenes ahora parece que les va otra música. Coinciden casualmente en atascos, en una cafetería, en una fiesta, donde poco falta para que se tiren los trastos a la cabeza. Pero surge el amor, el inevitable flechazo, un entusiasmo que les lleva mutuamente a apoyar los respectivos sueños, aunque las cosas no son tan sencillas… Tras arrasar en los Globos de Oro, llevándose los 7 premios a que aspiraba, todo un récord, La la land, traducida absurdamente por La ciudad de las estrellas, por una vez que estaba más que justificado mantener el título original, tiene todas las papeletas para triunfar en los Oscar. Porque es un musical como los de antes –a diferencia de títulos como Los miserables o Chicago–, con coreografías y planteamientos que hacen pensar en Vincente Minnelli, Stanley Donen, Gene Kelly, Jerome Robbins y Jacques Demy, pero con personalidad propia. Lo que se nota sobre todo en la inclusión, con gran naturalidad, del jazz, y del uso de ruidos cotidianos que enlazan con los temas musicales, como en el memorable arranque, un largo plano secuencia en una autopista de Los Ángeles, que hace pensar en filmes como West Side Story. Damien Chazelle, director y guionista, confirma la magnifica impresión causada con Whiplash, donde también estaba presente la música, concretamente el jazz. Sorprende su sentido del ritmo, una puesta en escena majestuosa, con algunos momentos mágicos, maravillosamente coreografiados por Mandy Moore, el pasaje del planetario, y el del clímax que tiene lugar por la noche en un café, sobresalen especialmente. La música de Justin Hurwitz es fantástica, con maravillosas canciones, algunas interpretadas por la pareja protagonista, Emma Stone y Ryan Gosling encantadores, en verdadero estado de gracia, difícil decantarse por un tema, aunque además de la muy presente “City of Stars”, está muy bien esa incursión jazzística cantada por John Legend “Start a Fire”. En el casting de Stone, uno no puede dejar de pensar que ha influido su papel en Magia a la luz de la luna de Woody Allen, que tenía una escena importante justamente en un planetario. Llama la atención como se manejan los sentimientos agridulces y decididamente románticos, en una trama sencilla, donde hay espacio para el drama y el humor evitando las estridencias y salidas de tono, en que se habla de la importancia de tener sueños y poner medios para hacerlos realidad arriesgando, pero aceptando, también, la realidad de la vida, las sendas que acabamos escogiendo con sus consecuencias. Y el recurso a la cinefilia, ese Rebelde sin causa, esos cines de antaño que cierran, la pasión por la creatividad y el hacer aquello en que crees, en contraposición a las conversaciones triviales y vacías, en que se llena la existencia de una fantástica nada.

9/10
La última apuesta

2016 | Wolves

La historia de Anthony Keller, un chico ejemplar de 18 años: es buen estudiante, tiene buenos amigos y una novia de toda la vida, pero además es una estrella del baloncesto. Anthony es reclutado por la Universidad de Cornell, pero el joven tiene que lidiar con su problemático padre, que es un adicto al juego. Aunque su madre, intenta mantener a la familia a flote, las cosas se complicarán cuando su padre descarrile y se vea inmerso en el violento mundo de las apuestas ilegales, poniendo en peligro el prometedor futuro de Anthony.

A por ellas

2013 | The Hot Flashes

Un curioso equipo de baloncesto compuesto por mujeres de mediana edad en Texas, todas ellas ex campeonas de secundaria, reta a los actuales -y arrogantes- campeonas de la escuela secundaria a una serie de partidos para recaudar fondos para la prevención del cáncer de mama. Las chispas saltarán cuando estas mujeres llegan a extremos cómicos para demostrar su valía dentro y fuera de la cancha, conviertiéndose en una sensación mediática nacional.

3/10

Últimos tráilers y vídeos