IMG-LOGO

Biografía

Juan Jesús Valverde

Juan Jesús Valverde

Juan Jesús Valverde

Filmografía
La noche de las dos lunas

2018 | La noche de las dos lunas

Federica Marín (Prakriti Maduro) está obsesionada con quedarse embarazada. Ante la dificultad decide acudir a la fecundación in vitro y pedirle el semen a un amigo homosexual. Fabiola Martín (Mariaca Semprún), una cantante famosa, también tiene problemas para quedarse embarazada de su marido y ambos acuden a la misma clínica de fecundación in vitro. Ambos embarazos se producen, pero al poco tiempo se dan cuenta de que han intercambiado los embriones. En 2012 el venezolano Miguel Ferrari logró un inesperado éxito con Azul y no tan rosa, galardonada con el Goya a la mejor película iberoamericana. Seis años después entrega La noche de las dos lunas, una coproducción hispano-venezolana sobre la obsesión femenina por la maternidad. A priori podría resultar interesante, pero se diría que la producción no puede escapar a su origen y acaba entrando de lleno en el territorio del culebrón más asombroso. Las situaciones rocambolescas van aumentando conforme avanza el metraje –fecundación in vitro, intercambio de embriones, maternidad subrogada, maternidad biológica y gestante– y los conflictos en las relaciones entre personajes –heterosexuales, homosexuales, maternofiliales, matrimoniales– se disparan hasta el capricho. Tampoco la sutileza está hecha para este film. Ferrari se deleita así desnudando cuerpos con exhibicionismos gratuitos y desnudando almas con diálogos burdos y poco elaborados, que muestran sentimientos a flor de piel de un modo totalmente inverosímil para la sensibilidad europea. A la vez el guión está poco trabajado, abusa de coincidencias narrativas nada sensatas y ofrece momentos que rozan el ridículo. Justo es reconocer que ante este panorama la cosa pinta muy mal y tampoco se arregla demasiado con un desenlace efectista e incompleto. Al menos los interpretes hacen un trabajo correcto, aunque desde luego brilla con luz propia la española María Barranco, con un divertido papel de actriz retirada que dedica sus días a ver una y otra vez las películas con las que alcanzó el estrellato, a la vez que cita continuamente diálogos de sus actrices fetiche, Bette Davis, Gloria Swanson, etc.

3/10
Holmes & Watson. Madrid Days

2012 | Holmes & Watson. Madrid Days

Sherlock Holmes ha dado mucho juego en la pantalla. En Asesinato por decreto se mezclaban sus peripecias con las de Jack el destripador. Este célebre asesino es una pieza fundamental de Holmes & Watson. Madrid Days, que como su mismo título indica también tiene como eje fundamental la visita del personaje creado por Sir Arthur Conan Doyle a la capital de la España. Holmes & Watson. Madrid Days presenta a un maduro Sherlock Holmes que mantiene un romance con Irene Adler, una conocida actriz casada. El detective tiene sueños recurrentes con unos crímenes acontecidos en Madrid, que imitan al dedillo los que cometió Jack el destripador en Londres, y cuyo autor empieza a ser conocido como Juanito el Charcutero. En compañía de Watson, que deja en casa a su amada esposa, se traslada al lugar de los hechos, donde conocerá a relevantes personajes de la época a los que sonsacar datos sobre lo ocurrido. Dos tipos de público se sentirán atraídos a priori por una versión de José Luis Garci de las andanzas de Sherlock Holmes: los incondicionales del asturiano y los forofos del personaje. Los primeros saldrán más satisfechos que los segundos, ya que desde el contemplativo arranque queda claro que estamos ante una película de autor, para bien o para mal. Holmes & Watson. Madrid Days viene a ser sobre todo una inmersión en la época, que se detiene para que los personajes conversen detenidamente tomándose su tiempo sobre el cocido de Lhardi, o en torno al Palacio de Cristal, del Palacio del Buen Retiro. Así, los dos protagonistas tienen la función de extranjeros que sirven al director para describir desde su punto de vista los ambientes que le parecen significativos. Por contra, en Holmes & Watson. Madrid Days saben a poco los pasajes típicamente de Sherlock Holmes, que en ocasiones contadas realiza una de sus brillantes deducciones (cuando conoce al periodista encarnado por Víctor Clavijo) o conversa con la señora Hudson. Como tiene por costumbre, José Luis Garci se ha rodeado de ilustres colaboradores, entre los que destaca el fotógrafo Javier Palacios, autor de Casual Days, que sorprende con sus pictóricos planos de época. Por su parte, el propio José Luis Garci firma el montaje, que pretende ser lo más pausado posible, y ha coescrito el guión con su esposa, Andrea Tenuta, y la poco conocida María Sanromán, a partir de una idea desarrollada por el director con el crítico y Fiscal General del Estado Eduardo Torres-Dulce. Siempre ha destacado el realizador por su excelente mano con los actores. En esta ocasión destaca un sobresaliente trabajo de Gary Piquer, actor excepcional que ha demostrado su enorme valía en títulos como Mal día para pescar y Aunque tú no lo sepas, y que hasta ahora ha sido muy desaprovechado. Su Holmes resulta muy sentido, pero por desgracia desentona con el resto del reparto por su acento, que no tienen los otros actores que interpretan a británicos, incluyendo a su inseparable Watson –un José Luis García Pérez estupendo, más espontáneo–. Tampoco se entiende mucho que se haya tomado la opción de que las escenas en las que supuestamente hablan en su lengua natal o interaccionan con compatriotas se hayan interpretado en español, y sin embargo, de repente, se ponen a conversar en genuino inglés con el redactor de prensa. Por lo demás, resultan convincentes actores muy de Garci como Enrique Villén, Juan Calot, Manuel Tejada y hasta el inevitable diplomático Inocencio Arias. Sorprenden agradablemente Belén López, el citado Víctor Clavijo, y las dos principales chicas [Rec], Manuela Velasco y Leticia Dolera, ambas muy por encima de sus interpretaciones precedentes. De todo el reparto femenino sobresale Macarena Gómez, una actriz muy natural con mucha fuerza, que encarna a una cabaretera. Además, Carlos Hipólito, presente en varias cintas 'garcianas' anteriores, realiza una pequeña colaboración como el escritor Benito Pérez Galdós. También es digno de mención que el realizador logre sacarle partido al cómico malo del dúo Cruz y Raya Juan Muñoz, y hasta al ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, que para asombro de propios y extraños al menos no desentona significativamente como su ilustre antepasado Isaac Albéniz, a pesar de que incluso interviene en un breve diálogo.

5/10
Las ratas

1997 | Las ratas

La Castilla rural, a finales de los 50. Nini, un chaval muy despierto, conocedor de los secretos de la naturaleza pero poco instruido, vive con su padre en una cueva. A lo largo de las cuatro estaciones presenciamos sus correrías como cazadores de ratas de agua, cuya carne, muy apreciada por los paladares de los vecinos, venden a buen precio. Los intentos del alcalde del pueblo de desalojarles de su casa -so pretexto de velar por su seguridad, en realidad siguiendo los dictados de una política basada en las apariencias- y la rivalidad de un cazador furtivo, que mata a las ratas por placer, alteran el sencillo discurrir de sus vidas. Antonio Giménez-Rico es un enamorado de la obra de Miguel Delibes, como demuestran sus adaptaciones de 'Mi idolatrado hijo Sisí' –titulada para el cine Retrato de familia (1976)– y El disputado voto del señor Cayo (1986). Con Las ratas logra un sobrio y sugerente retrato de la vida del campo, a la que comienzan a llegar los primeros avances del desarrollo. Aunque la fotografía es de un especialista como Teo Escamilla, y las imágenes son hermosas, se evita todo preciosismo, para comunicar la austeridad del paisaje castellano. Y hasta se toma la arriesgada decisión de prescindir de partitura musical, de modo que la banda sonora la componen familiares sonidos del campo: el viento, la lluvia, los pasos sobre el follaje, las campanas, el canto de grillos y chicharras... Con este planteamiento encajan muy bien las interpretaciones, de gran naturalidad. Enmarcado en un pesimismo en que se hace inevitable la tragedia, el director ofrece un cuadro creíble y humano de la vida cotidiana del pueblo, de las conversaciones entre los paisanos y sus tertulias en el bar. La minuciosidad alcanza a veces un tono documental, como en la secuencia de la matanza del cerdo. Con ritmo pausado, adecuado, sin estridencias, se recogen los pequeños y grandes dramas de los personajes: la helada que puede destruir la cosecha, las rogativas para tener lluvia, los remordimientos por las malas acciones del pasado... Todo se contempla a través de la mirada de Nini, que con su generosidad a la hora de ofrecer su ayuda a todo el que la pide, demuestra que existe una sabiduría más grande que la que se adquiere en los libros o en las aulas.

6/10
Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?

1992 | Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?

Solo o en compañía de otros

1991 | Solo o en compañía de otros

El inspector de policía Martín Díaz investiga el asesinato de un matrimonio de clase alta, en su lujoso chalet residencial. Reconstrucción del crimen del matrimonio Urquijo, aunque cambian los nombres de los implicados.

4/10
Redondela

1987 | Redondela

Cuatro mil toneladas de aceite desparecen de un deposito de la empresa Reace, en Vigo. El abogado Gil Robles empieza a investigar el asunto, pero los testigos que pueden arrojar algo de luz al caso empiezan a morir. El director y guionista Pedro Costa (Una casa en las afueras) dirige esta crónica sobre un suceso real acaecido en España en 1972. Corrupción empresarial y asesinato sembrados con un guión algo plano, con muchos diálogos y personajes en torno a la investigación, que no acaba de interesar demasiado, pese al interesante reparto.

4/10
El señor de los llanos

1987 | El señor de los llanos

A Fuenterrabía regresa Fabián Insausti, un hombre de negocios, español, que marchó a Venezuela y allí hizo fortuna. En España acude a un prostíbulo y allí se enamora locamente de una de las chicas, Ana, hasta el punto de que propone a la "madame" que trasladen su negocio a Venezuela, para poder vivir con su amada. Drama coproducido por España y Venezuela, cuyo guión discurre por caminos desconcertantes. El tono es devergonzado y la historia tiene muy escaso interés. Se salva el esfuerzo de los actores protagonistas, Juan Luis Galiardo y de Maribel Verdú.

3/10
Bandera negra

1986 | Bandera negra

Begoña trabaja de camarera en un elegante club bilbaíno, en donde conoce al naviero Don Javier. La joven, conociendo el atractivo que ejerce sobre el empresario, consigue que éste coloque a su padre como capitán del barco mercante Urkia, en donde también viaja un ladrón amigo de Begoña. pronto se conoce que las intenciones reales del barco no son juego limpio. El bilbaíno Pedro Olea (El maestro de esgrima) escribe y dirige este drama salpicado de intriga, en donde contó con el actor Alfredo Landa como protagonista. Éste se esfuerza por dar hondura a su personaje, a las relaciones con su hija, etc. Sin embargo, no funciona la película debido a la falta de garra de la historia, apolillada y simple, narrada con insuficiente ritmo.

3/10
Manuel y Clemente

1986 | Manuel y Clemente

Manuel y Clemente son una pareja de homosexuales que deciden fundar, sin la aprobación del papa, la Iglesia Católica Palmariana, a raíz de unas presuntas apariciones en la localidad sevillana del Palmar de Troya. Lamentable subproducto español, en clave de comedia, que cuenta sin originalidad la pintoresca historia de esta escisión de la Iglesia Católica.

2/10
Crimen en familia

1985 | Crimen en familia

Ignacio Costa es un hombre violento y machista, con una vida personal infeliz que traslada al enclave familiar. Su mujer y sus cinco hijos sufren continuas vejaciones (a excepción de una de las hijas), humillaciones que hacen la vida en el hogar insoportable. Influidos por la madre, los hijos irán planeando la muerte de su padre. Una de esa películas sobre la España profunda, en donde sentimientos y actitudes primarias son capaces de sacar lo peor del ser humano. Lo más destacado del film es sin duda el trabajo de un espléndido reparto de actores, comenzando por el matrimonio protagonista, interpretado por Charo López y Agustín González.

4/10
Perro de alambre

1980 | Perro de alambre

Basada en la novela de Carlos Alberto Montaner que da nombre a la cinta, Ernesto, un maestro libertario, encabeza a un grupo de terroristas y termina dándo con sus huesos en la cácel.  Estando en prisión añora su vida antes de estar entre rejas.

2/10
Dedicatoria

1980 | Dedicatoria

Un periodista se enamora de la hija de un conocido suyo que se encuentra encarcelado y cuyo proceso él se encuentra investigando.

Borrasca

1978 | Borrasca

En la víspera de las elecciones de 1931, en un pueblo catalán, un joven maestro decide defender la verdad por encima de todo, y denunciar así el caciquismo instaurado en el pueblo, aunque ello le suponga que los calificativos de masón y liberal se arraiguen más a su nombre.

2/10

Últimos tráilers y vídeos