IMG-LOGO

Biografía

Luisa Martín

Luisa Martín

Luisa Martín

Filmografía
Matar el tiempo

2015 | Matar el tiempo

Robert es un alto ejecutivo americano que trabaja en España para una auditoría, lo que supone mucho tiempo dedicado a viajes, hoteles y reuniones, y una escasa dedicación a la familia. Su alienada existencia aún lo es más desde que murió su esposa en accidente, desde entonces las comunicaciones con su familia son por vídeoconferencia vía Skipe. Hastiado y sin alicientes capaces de ilusionarle al menos un poco, recurre a los servicios de una prostituta a través de internet, placer pasajero pagado con dinero. Lo que no sospecha es que aquello le va a traer un poco de aventura y emoción a su anodina vida, pues cuando intenta recurrir por segunda vez a los servicios de Sara, se la encuentra secuestrada por unos matones en su aparmento, que ignoran que puede ver todos sus movimientos gracias a una webcam. Resulta tentador olvidar lo su ordenador le permite contemplar, pero decidirá complicarse la vida, sin acudir a la policía. Antonio Hernández descolló con En la ciudad sin límites, pero su carrera luego no ha brillado excesivamente, pese a que ha tenido trabajo televisivo gracias a Gran reserva. En este thriller demuestra que lo suyo no fue un espejismo, que es un cineasta capaz de explotar las posibilidades del espacio fílmico, aquí con el toque actualísimo de las tecnologías que nos invaden, las webcams e internet, que conectan y acortan distancias físicas, pero no necesariamente afectivas. Pues como intriga, Hernández director y guionista despliega bien la trama, y los personajes, dentro de su arquetipismo, funcionan bien, por supuesto el protagonista obligado a complicarse la vida (Ben Temple), pero también los secundarios (los hermanos secuestradores, Yon González y Aitor Luna, el amigo Frank Feys, la prostituta y madre (Esther Méndez). Donde más cojea el film es en su carga excesiva de sexo –sobre todo en el largo arranque–, completamente innecesaria, y que echará atrás a parte del público potencial; y en el cinismo y la desesperanza excesivos, que perjudican a ideas como la de la denuncia al tráfico de bebés y venta de órganos, pues en el oscuro mundo que se nos pinta, al final todo parece que da lo mismo, faltan referentes morales, una escala de valores que sostenga las acciones personales. La empatía pues del espectador con Robert vendrá de reconocer en él como propia cierta parte de alienación, y las dudas de si logrará salir del inmenso lío en que se ha metido.

6/10
B&B, de boca en boca

2014 | B&B, de boca en boca

Pablo Balboa, veterano periodista que vivía fuera de España, asume la dirección de B&B, una revista de moda que pertenece al padre de su prometida. Cuando toma las riendas de la publicación descubre que le ha robado el puesto a la subdirectora, Candela, su antigua novia, a la que abandonó dos décadas atrás sin darle ninguna explicación. B&B, de boca en boca, producción televisiva de Globomedia, fracasa espectacularmente al intentar jugar sobre seguro, recurriendo a elementos de otras series de éxito de la compañía, especialmente de Los Serrano, pues están presentes los actores Belén Rueda y Fran Perea, se recurre de forma facilona al exhibicionismo de cuerpos 10, predomina el humor facilón, etc. De Médico de familia se ha cogido la pretensión de representar a diversos estratos sociales, y hasta se recupera a la actriz Luisa Martín, en un rol similar a la Juani, de la famosa telecomedia. De Periodistas ha quedado que transcurre entre las paredes de una redacción, y que los protagonistas investigan casos de actualidad... Semejante batiburrillo no funciona. Ni B&B, de boca en boca tiene entidad propia, ni acaban de enganchar ninguno de los personajes, sobre todo porque se nota demasiado que pretenden enganchar a los diferentes segmentos de la audiencia. Cuenta con buenos actores, que sin embargo, parecen fuera de lugar.  

3/10
Rocío Dúrcal. Volver a verte

2011 | Rocío Dúrcal. Volver a verte | Serie TV

Un film sobre el precio del éxito y la importancia del amor y de la familia. Un acercamiento a la figura de Rocío Dúrcal que aborda la vida de la cantante desde una perspectiva muy humana y cercana, pero sin dejar de lado su faceta artística.

4/10
Gran Reserva

2010 | Gran Reserva | Serie TV

Dos familias bodegueras rivales en la Rioja, los todopoderosos Cortázar, y los más modestos Reverte. El patriarca de los primeros, don Vicente, ha decidido poner al frente del negocio a Miguel, lo que provoca reacciones dispares en los otros hijos. Sabedor de se ha ido al traste un importante pedido que tenían, en favor de los Reverte, Miguel presiona al otro patriarca, don Jesús, para que le venda la bodega, a lo que el otro se niega en redondo. Misteriosamente don Jesús muere asfixiado en su bodega en lo que parece un accidente fatal. Sus hijos Daniel y Lucía, a pesar de las presiones externas, deciden seguir adelante con el negocio familiar.Ambiciosa serie televisiva producida por Bambú con Televisión Español. Su concepto podría resumirse como El padrino en los viñedos de La Rioja. Pues hay modos “padrinescos” en la relación entre don Vicente y Miguel, en sus procedimientos mafiosos y en las debilidades de algunos miembros de la familia. Lo que está acentuado por el tratamiento fotográfico de Jacobo Martínez, que se diría quiere emular al de Gordon Willis en la trilogía de Francis Ford Coppola.Se trata de una producción digna e intrigante, creada por el activo Ramón Campos, que sabe plantear y desarrollar abundantes subtramas que implican a un múltiples personajes, encarnados por un acertado reparto. Eso sí, hay algo de culebrón elemental en las infidelidades, complejos y engaños de unos y otros.

6/10
Entrelobos

2010 | Entrelobos

Recreación de la historia real de Marcos Pantoja, que siendo niño sobrevivió solo durante doce años en los montes de Sierra Morena. La situación comenzó en 1954 y se desarrolló hasta 1966, momento en que fue recogido y trasladado a la civilización. Durante el tiempo que vivió en la intemperie sus únicas amistades fueron los animales del entorno, como conejos, águilas, buitres y, sobre todo, una manada de lobos de los alrededores. La terrible e inolvidable experiencia ha sido traslada anteriormente al papel en la novela “He jugado con lobos”, escrita a partir de la tesis doctoral del propio autor de la obra, el catedrático de antropología Gabriel Janer. El director Gerardo Olivares (14 kilómetros) indagó en ese material y posteriormente contactó incluso con el verdadero Marcos, que tenía 62 años. Tras entrevistarse con él, escribió el guión de Entrelobos y se puso también detrás de las cámaras. El film incide especialmente en los días de toma de contacto del joven con la montaña, después de que su padre “le venda” con ocho años al señor de la tierras para saldar una deuda. Asignado para acompañar a un huraño cabrero que vive aislado en el corazón de Sierra Morena, Marcos irá poco a poco conociendo los secretos de la supervivencia: la caza de conejos con hurón, las trampas para pajarillos, mantener viva la hoguera, etc. Pero no será tan sencillo cuando muera el viejo y tenga que apañárselas en completa soledad. El film entretiene lo justo, y eso con benevolencia. Es indudable que la historia ofrecía muchas posibilidades –la referencia clara es El pequeño salvaje–, pero es una lástima que no se aprovechen como es debido. La falta de un guión atractivo acaba siendo un lastre, pues la narración termina aburriendo al obviar los pequeños detalles que habrían completado un film más humano, más entrañable. ¿Qué pasa con el hermano del que se separa tan joven? ¿Por qué no se aprovecha más la relación con la chiquilla? ¿Por qué queda a medias la aventura del Balilla? Da la sensación de que se ha preferido recoger una colección de estampas campestres, antes que crear conflictos dramáticos de calidad. De este modo, todo se resume en una visión demasiado idílica de la naturaleza y la vida animal, con tantos planos gratuitos de buitres, búhos, conejos, lobos, etc., que a veces parece que estamos viendo un capítulo El hombre y la tierra. Sólo falta la voz de Rodríguez de la Fuente. Son dignas de elogio, eso sí, la cuidada fotografía y la soñadora y pegadiza banda sonora. En cuanto al reparto, lo mejor son sin duda las actuaciones del pequeño Manuel Ángel Camacho, muy convincente y enternecedor, y de un fabuloso Sancho Gracia, hosco como nadie. En cuanto al esforzado Juan José Ballesta, su presencia parece un mero reclamo: aparece cuando el film lleva más de una hora de metraje y poco aporta al resultado.

4/10
La huella del crimen 3: El secuestro de Anabel

2010 | La huella del crimen 3: El secuestro de Anabel

Telefilm que recrea la tristemente célebre historia de Anabel Segura, una joven que fue secuestrada mientras hacía footing por su urbanización de La Moraleja, en Madrid, en 1993. El secuestro de Anabel Segura forma parte de la tercera temporada de una serie creada por Pedro Costa, llamada "La huella del crimen", que quiere narrar casos policiales famosos sucedidos en España.

4/10
Las 13 rosas

2007 | Las 13 rosas

Película inspirada en un episodio auténtico, que siguió a la conclusión de la guerra civil española: el 5 de agosto de 1939 trece mujeres fueron ejecutadas -además de 43 hombres-, en lo que muchos interpretaron como una represalia a un atentado cometido diez días antes, a resultas del cual fueron asesinados un comandante de la guardia civil y su hija. La mitad eran menores de edad, y su crimen (excepto en el caso de Blanca Brisac) era la militancia en las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), lo que se consideró "un delito de adhesión a la rebelión", según la sentencia dictada, que impuso la pena capital. Qué difícil es hacer una película medianamente objetiva sobre la guerra civil española. La hora de los valientes y Soldados de Salamina son casi la excepción dentro de un panorama escorado siempre al lado de los derrotados en la conflagración. De entrada estamos ante un film complejo. No sólo por un tema de fondo que aún levanta ampollas -ya entraremos en ello-, sino porque hay que contar la historia de varias mujeres, proporcionar datos de una y otra, y lograr trenzar el conjunto dándole forma unitaria. Esto no acaba de conseguirse. Vemos a unas pocas mujeres -no se llega a tratar de veras a las trece del título-, y se nos pinta con trazos leves su actividad política, y algunos detalles personales, en los que no está claro qué hay de veras y qué de ficción. Están Julia, cobradora de tranvías, con una hermana tuberculosa, que se echa un simpático novio requeté, que la dejará tirada cuando "pintan bastos"; Carmen, la hija de un sargento de la República; Virtudes, con un novio socialista, que se coloca de niñera en una familia franquista, para pasar inadvertida; y el caso más sangrante, Blanca Brisac, católica y de derechas, cuyo crimen es haber dado algún dinero a su cuñado comunista, para ayudarle a sobrevivir. Las encarnan un buen grupo de actrices, pero hasta el hecho de conformar un conjunto de "guapitas" perjudica a la credibilidad. El calificativo "rancia" suele asociarse a menudo a la "derechona", pero existe cierta "progresía" a la que ese adjetivo le viene al pelo, y esta película, desgraciadamente, cae en muchos tópicos que le hacen merecedora de la palabrita "de marras". Se trata de un film que llega mientras se sigue dando vueltas en España a la memoria histórica, y a una ley sobre la misma: pero en vez de contribuir a una mirada serena al pasado, sin rencores ni revanchismos, se opta por los trazos de brocha gorda, a la hora de ridiculizar a los vencedores de la guerra: lemas y canciones como el "Cara al sol", de proclamación obligatoria; falangistas que abusan y maltratan a pobres ancianos de pueblo; la obligatoriedad para las condenadas de pasar por el sacramento de la confesión, si desean dejar una carta de despedida a los seres queridos; las torturas brutales en las cárceles... Todo ello sin un esfuerzo por tamizar el asunto, de buscar un equilibrio, siquiera sea por aquello de "no sólo ser honrado, sino parecerlo" o por no despertar la vergüenza ajena, que la despiertan varios pasajes sonrojantes. Hay cosas o modos de hacer de la propaganda, mostrados en el film, que son ciertos. Proclamas como la de “Españoles, alerta. España sigue en pie de guerra contra todo enemigo del interior o del exterior, perpetuamente fiel a sus caídos. España, con el favor de Dios, sigue en marcha, una, grande, libre, hacia su irrenunciable destino…” estaban ahí, y para una mentalidad contemporánea suenan risibles, pero forman parte del modo de hacer de la época, en uno u otro bando. Y aquí la distorsión consiste en achacarlo sólo a unos, mientras los otros serían los representantes de ideales nobles de verdad, frente a la palabrería vana. Por otro lado, se diría que hay una cierta intencionalidad de entregarnos la versión "laica" de los mártires de la guerra: estaríamos antes unas mujeres que entregan su vida por la causa de la libertad; y aunque nada hay objetable al hecho de subrayar la muerte por unos ideales distintos a los de la fe, esta sensación de revancha, de que se buscar dar respuesta, una especie de "pues nosotros más", le quita fuerza a la historia. Se puede simpatizar más con los de un lado o los del otro, pero en este tipo de filmes ayuda el "sano ejercicio" de ponerse en el lugar de la otra parte, y el trío Pedro Costa-Ignacio Martínez de Pisón-Emilio Martínez-Lázaro no acaba de hacerlo. Brilla por su ausencia lo que supuso la guerra de confrontación brutal, con los horrores perpetrados también en el lado republicano, como el de la persecución religiosa. Así, todo parece reducirse a la imposición de un régimen autoritario que elimina las libertades elementales, y a la represión de quien pretenda contradecirlo.

4/10
Tiovivo c. 1950

2004 | Tiovivo c. 1950

“No eran los mejores tiempos, pero eran los nuestros.” Con esta declaración nostálgica y mecanografiada concluye José Luis Garci este film coral, que arroja una mirada agridulce a la España de 1950, y concretamente a Madrid. El director asturiano recurre a tenues pinceladas a la hora de retratar a multitud de personajes variopintos, junto a sus pequeños dramas cotidianos: la taquillera de metro enamorada de quien no debe (es un cura, pero ella lo ignora), la beatorra avariciosa, el empleado de banco que ante sus parientes de provincias tiene un gran empleo en la capital, el ‘conseguidor’ de libros prohibidos, el dueño de un taller mecánico, la gente de la academia de baile… Y con una curiosa mezcla de añoranza y denostación de tantas cosas de la época franquista, ofrece un film que ha irritado a mucho progre, quizá por su calculada ambigüedad. Llama la atención que nadie pueda ser feliz en esos años (¿no hay alguien entre tanta gente a quien le vaya más o menos bien?), y como parece invitar a comparar con lo que ahora nos toca vivir, las conclusiones pueden ser para todos los gustos. En cualquier caso destaca el increíble reparto, y la ambientación de la época, brillantes sin duda. Y agota un poquillo tanta cinefilia apenas encubierta, y muchos detalles ‘garcianos’ (referencias al fútbol, los toros, las calles de Madrid), poco naturales en la trama.

5/10
Médico de familia

1995 | Médico de familia | Serie TV

Una de las series de más éxito en la historia de la televisión española. Se mantuvo líder de audiencia durante cinco años y contó con nueve temporadas. Producida por Globomedia, más tarde fue llevada a la pequeña pantalla en otros países, como Portugal, Bélgica, Finlandia o Italia, entre otros. Narra las vicisitudes diarias de Nacho, un médico joven que se ha quedado viudo y que tiene a su cargo a tres hijos y un sobrino. El médico está enamorado de su cuñada, Alicia, y con el tiempo acabará por casarse con ella. En la casa también se encuentran el padre de él, Manolo, y la asistenta Juani. Las tramas de los capítulos son tan variadas como las aventuras diarias de una familia normal de clase media. Emilio Aragón debutó como actor de ficción con enorme éxito y la guapa Lydia Bosch dejó de ser para siempre la pizpireta presentadora del programa concurso "Un, dos, tres".

5/10

Últimos tráilers y vídeos