IMG-LOGO

Biografía

Belén Rueda

Belén Rueda

55 años

Belén Rueda

Nació el 16 de Marzo de 1965 en Madrid, España

Premios: 1 Goya

Llegar a tiempo

29 Noviembre 2010

Nunca es tarde si la dicha es buena. Desde luego el caso de Belén Rueda no es el de una actriz que triunfa de niña o jovencita. Pero el caso es que esta mujer trabajadora, para la Academia de Cine “actriz revelación” con 40 años, se han convertido en una de las grandes del cine español.

María Belén Rueda García-Porrero, más conocida como Belén Rueda, nació en Madrid el 16 de marzo de 1965. La segunda de tres hermanas, siendo una niña la familia se trasladó a Alicante por los problemas de asma de la más pequeña. Como su madre era profesora de ballet, le inculcaría algunos principios de danza. Al alcanzar la mayoría de edad, decide estudiar arquitectura en su ciudad natal, y para allá marcha, aunque a la vez trata de ganar algún dinerillo como modelo, e incluso vendiendo pisos. Su fotogenia sería clave para que Tele 5 la fichara en 1990 como azafata en el programa “VIP Noche” de José Luis Moreno. Algo tenía la chica que llegó a ser copresentadora del programa, todo un éxito con un Emilio Aragón que era tremendamente popular. Aunque seguramente el programa con el que más la asocia el público es el exitoso concurso “La ruleta de la fortuna”, de Antena 3.

Belén Rueda se confiesa muy tímida, y que aunque había pensado en actuar siempre había desechado la idea. No obstante, su faceta de actriz la desarrollaría de vuelta a Tele 5, en múltiples series televisivas. En primer lugar, en 1997, con su viejo conocido Emilio Aragón en Médico de familia, pero luego, repitiendo el mismo personaje, Clara, en Periodistas, y sobre todo, el top de su popularidad en la pequeña pantalla, Los Serrano, que le ocupó hasta 2007. La actriz nunca se arrepentiría de haber hecho tanta tele, ni parece haber temido nunca el encasillamiento que acompaña a otros compañeros de profesión. Según me comentó en una entrevista “a los actores le da muchas posibilidades para poder desarrollar los personajes a lo largo del tiempo y en situaciones diferentes, cosa que una película no puede ofrecer”.

Pero claro, apetecía probar cine, y la gran oportunidad se la dio Alejandro Amenábar en Mar adentro, un film pro eutanasia donde la actriz daba vida a una mujer que se interesaba por el caso del tetrapléjico Ramón Sampedro, que deseaba morir. Si Javier Bardem brillaba con luz propioa, lo cierto es que Belén Rueda no le iba a la zaga, lo que valió el Goya a la mejor actriz revelación en 2004. No dejaba de ser irónico que se considerara actriz revelación a alguien con casi 40 años, y con tanta experiencia televisiva.

Enseguida Rueda se va a convertir en actriz asociada al cine fantástico y de terror, y también resulta irónico que no fuera Amenábar quien la llevara por estos terrenos. Fue en cambio Juan Antonio Bayona, con la producción de Guillermo del Toro, el que le colocó de huérfana y madre sufriente en El orfanato (2007). La actriz sabía lo que es ser madre y sufrir, pues estuvo casada con Daniel Écija, con quien tuvo tres hijas, pero la segunda murió siendo un bebé por problemas cardíacos. Antes había pasado por un matrimonio con un tal Massimo en Italia. Sobre la maternidad, la actriz ha comentado: “Hacer el trabajo que te gusta da unas satisfacciones increíbles, pero las alegrías que te dan los hijos, son también incomparables. Sería un error perdérselo.”

Continuando con el cine de elementos fantásticos, Rueda hizo El mal ajeno, que la ha unido con Eduardo Noriega, con la producción de Amenábar, y sobre todo Los ojos de Julia (2010), con el respaldo ‘again’ de Del Toro, donde con su papel de ciega emula a la Audrey Hepburn de Terror ciego. En inglés ha rodado la muy minoritaria Savage Grace (2007), donde quizá lo más estimulante para ella sea el haber coincidido con Julianne Moore.

Da la impresión de que la actriz mide mucho cada proyecto en el que se involucra. No dudó en intervenir en uno de los segmentos de 8 citas (2008), que se compone de historias de encuentros amorosos. Y se ha arriesgado en 2010 con una trama histórica en la miniserie televisiva La princesa de Éboli, donde sale bien librada del envite de dar vida a la célebre mujer tuerta (curiosamente, el mismo año la actriz ha encarnado a una ciega y a una tuerta). También ha probado el teatro, por ejemplo con la obra “Closer”, donde le dirigió Mariano Barroso.

Parece claro que Belén Rueda medita bien los proyectos en que se involucra. Lo último que le ocupa es No tengas miedo, que estrenará en 2011 a las órdenes de Montxo Armendáriz.

Goya
2005

Ganador de 1 premio

Filmografía
Madres. Amor y vida

2020 | Madres. Amor y vida | Serie TV

Aborda las historias vitales, las relaciones y los conflictos de un grupo de madres que atraviesan una etapa vital con un nexo común: sus hijos están enfermos y reciben tratamiento en el mismo hospital. Sus trayectos se cruzan mientras dejan sus carreras profesionales como abogadas, periodistas o cajeras una vez cruzan las puertas del centro sanitario con sus hijos. Juntas en esta burbuja, deben afrontar la incertidumbre de un diagnóstico, la relación con el personal médico o las consecuencias del inexorable paso del tiempo que fuera, en el mundo exterior, avanza sin compasión arrastrando con él trabajos, parejas y amistades.

El silencio de la ciudad blanca

2019 | El silencio de la ciudad blanca

Adaptación de la primera de las novelas de Eva García Sáenz de Urturi que componen una trilogía sobre su “ciudad blanca” natal, Vitoria. Describe la investigación policial en torno a los macabros crímenes cometidos por un psicópata, que mata a sus víctimas por parejas, con distintas edades separadas por cinco años de distancia, y que se recrea en la composición del escenario con los cadáveres: los cuerpos desnudos, con sus partes íntimas tapadas con motivos florales, un telón de fondo histórico ligado a Vitoria. Se suponía que el asesino –el arqueólogo Tasio Ortiz de Zárate– ya estaba encerrado en prisión hace tiempo, pero un nuevo crimen –aparecen los cadáveres de dos jóvenes en la cripta de la catedral vieja– dispara las alarmas. Podría tratarse de un fan de Tasio en las redes sociales, motivo por el que el inspector Unai López de Ayala –conocido en su cuadrilla como Kraken– va a visitarle a la cárcel, con su ayudante, la inspectora Estíbaliz Ruiz de Gauna, mientras recibe presiones de la recién llegada subcomisaria Alba. Thriller inquietante que sigue la estela marcada tan brillantemente en los 90 por El silencio de los corderos. Es posible que la obra original tuviera más consistencia, pero la adaptación de Roger Danès y Alfred Pérez Fargas, ejecutada por Daniel Calparsoro, tiene bastantes agujeros y avanza a indeseables trompicones, con reiteraciones tontas, como el “running” de madrugada donde coinciden Unai y Alba. Y es una lástima, porque la apuesta de producción de Atresmedia es ambiciosa, el reparto es correcto, y el marco de la ciudad de Vitoria resulta sencillamente fantástico, por ejemplo con la persecución nocturna en el tejado de la catedral. El caso es que las muertes se suceden caprichosamente, y sin que ayuden verdaderamente a la progresión de la narración, y los detalles escabrosos, como las abejas que han sido una tortura para los asesinados, son puro morbo, en realidad importan un bledo; las inserciones de programas televisivos, o la explicación ancestral de unos frescos del jardín del Edén, con Adán y Eva, serían otros ejemplos de información mal integrada, que pide a gritos su omisión o una correcta conexión con la narración. Además, conocer pronto la identidad del asesino, y su cercanía a algunos personajes, no ayuda al deseado efecto de dar más emoción a la trama.

5/10
El cuaderno de Sara

2018 | El cuaderno de Sara

La aparición de Sara –cooperante española– en unas fotografías en el Congo, tomadas en el campamento del más sanguinario de los hombres de la guerra, supone un hilo de esperanza para su hermana Laura, que la creía muerta. Rápidamente decide viajar a África y desde Kampala intentará encontrar los medios para llegar a la peligrosa zona de Goma, en el Congo. Finalmente contará con la inesperada ayuda de Jamir, un joven de pocas palabras que ha huido de la zona conflictiva. Sólida película española dirigida por Norberto López Amado, quien ha adquirido prestigio sobre todo a raíz de exitosas series de televisión, como El tiempo entre costuras o Mar de plástico. Ahora, El cuaderno de Sara supone su regreso al cine, en donde ha firmado títulos correctos, como Nos miran o La decisión de Julia. Desde luego se nota que el director gallego está habituado a proyectos grandes porque éste tiene aires de superproducción y, rodado en pleno corazón de África y aupado por el capital y la confianza de Mediaset, Telecinco Cinema y Movistar+, hace alarde de un despliegue de medios poco habitual en películas españolas. La historia, escrita por el asturiano Jorge Guerricaechevarría, colaborador habitual de Álex de la Iglesia (Las brujas de Zugarramurdi, Perfectos desconocidos), ofrece el marco adecuado para trasladarnos a un mundo exótico y peligroso, una tierra selvática donde la vida no vale nada y se convive día a día con la violencia más atroz. Se transmite bien esa constante amenaza y la cámara sabe moverse con verosimilitud en las escenas del los ataques rebeldes en las carreteras y los poblados, con los consiguientes momentos de tensión, alguno especialmente espeluznante. Bien contada, con agilidad, a pesar de cierta confusión hacia el desenlace, el conjunto se beneficia de la cuidada fotografía de David Omedes. Tiene el guión reminiscencias claras a Diamante de sangre, aunque en este caso la trama no gira en torno a la extracción de carbono cristalizado sino de un material llamado coltán, que se utiliza en la fabricación de móviles y ordenadores. La República Democrática del Congo tiene el 80% de las reservas de este mineral y eso ha generado importantes intereses y tiene mucho que ver en la cruenta guerra que ha provocado más de cinco millones de muertos según Amnistía Internacional. Pero además de poner el énfasis en la violencia y el terror de esas tierras, origen de familias rotas y niños de la guerra a los que se ha arrancado su humanidad, El cuaderno de Sara descansa también en una realidad heroica, la de tantas personas que viven para los demás, caso del cura interpretado por Enrico Lo Verso o de la hermana de la protagonista. Gente concreta que ha decidido jugarse la vida al creer que la situación puede mejorar, algo que a todas luces parece una locura pues como se dice repetidamente en el film “en África nunca cambia nada”. Belén Rueda es una actriz lista, que normalmente no suele equivocarse al elegir los proyectos. Además de dar con el perfil de mujer valiente y decidida (aunque es cierto que tiene algo de tópico temerario su inconsciente e ingenuo afán de meterse en la boca del lobo), sabe dar también la otra cara, la de mujer sufridora a punto del colapso. Menos convincente está en este caso Marian Álvarez, que parece no creerse demasiado su personaje, mientras que el debutante Iván Mendes sorprende con un potentísima encarnación de Jamir, un joven cuya vida ha quedado destrozada por la guerra.

6/10
El pacto

2018 | El pacto

Mónica, abogada, y Álex, policía, viven en una ciudad costera y están separados, él arrastra un problema con el alcohol que dificulta la convivencia. Clara, su única hija, diabética, vive con la hiperprotectora madre. Y por vicisitudes de la vida, la chica cae en un coma profundo, del que sólo existe una oportunidad de entre un millón para despertar. La desesperada Mónica aceptará el pacto que le ofrece un enigmático y siniestro personaje, la vida de su hija a cambio de un precio que deberá pagar a su debido tiempo, so pena de hacerse realidad su peor pesadilla, en caso de no cumplir con lo adeudado. Y en efecto, Clara despierta. Cinematográficamente el diablo está de moda, aunque su presencia argumental en filmes actuales suele reducirse a las tramas hiperexplotadas de posesiones y exorcismos. La que nos ocupa tiene la originalidad de recuperar la idea de “vender el alma al diablo”, que literariamente ha dado pie a joyas como el “Fausto” de Johann Wolfgang von Goethe o “El retrato de Dorian Gray” de Oscar Wilde. Además, hay claros valores de producción, que no tienen nada que envidiar en vistosidad al cine estadounidense, lo que se nota en el arranque del levantamiento de un supuesto cadáver, la ambientación del puerto, o en la escena del accidente de automóvil, bien resuelta. David Victori, guionista de Hijo de Caín y Segundo origen, debuta en el largometraje demostrando su habilidad para crear una atmósfera inquietante, tiene momentos muy conseguidos, como esa especie de viaje que Mónica realiza a los infiernos, casi en estado cataléptico, acudiendo de noche a una nave industrial dejada, nunca mejor dicho, de la mano de Dios. En cambio el guión, donde comparte créditos con Jordi Vallejo, se demuestra más convencional y arrítmico, sobre todo a la hora de definir a los personajes, que exceptuada alguna presencia secundaria, se reducen a tres, madre, padre, hija, al diablo se le saca poco partido: se pintan con rasgos muy básicos, y el trío Belén Rueda –con un look de melena pelirroja lisa inusual en la actriz–, Darío Grandinetti y Mireia Oriol, poco puede hacer más allá de poner cara de sufrimiento intenso, angustia o estrés, sus dramas interiores se antojan distantes y poco dramatizados. También en la revelación de algunos datos del pasado que resultan difíciles de aceptar y están metidos con calzador, o en el desenlace, que se quiere sorprendente e impactante, pero no lo es.

4/10
No dormirás

2018 | No dormirás

A Bianca le es difícil compaginar su incipiente carrera como actriz con el cuidado de su padre, desequilibrado psíquicamente. Cuando éste es internado, Bianca se ve libre para participar en un reto teatral con la prestigiosa directora Alma Böhm, que trabaja con el empeño de llevar a sus actores a vivir experiencias extremas. Bianca será elegida para interpretar a la protagonista de “Insomne”, por lo que será trasladada junto al equipo artístico a un hospital psiquiátrico abandonado y deberá permanecer en vigilia durante más de cien horas, tiempo después del cual las percepciones humanas se modifican, las alucinaciones entran en juego y el sujeto empieza a vivir experiencias que le conectan con otra realidad paralela. El uruguayo Gustavo Hernández entrega su tercer largometraje, esta vez con financiación internacional de Argentina, España y Uruguay. Como en sus dos filmes anteriores Hernández sigue insistiendo en el terror, aquí con una vertiente singular en torno al mundo de la interpretación teatral. Lo mejor de la película es la ambientación y el trabajo de la actriz argentina Eva de Dominici, con quien el espectador puede identificarse. No sorprenden por el contrario una desaprovechada Natalia de Molina y una Belén Rueda demasiado enigmática y solemne. Una lástima porque a la actriz madrileña le van muy bien este tipo de filmes, como demostró en El orfanato. Es original a priori el planteamiento, en donde se da un giro de ciento ochenta grados al manido tema del sueño. Al contrario de lo que vemos en muchas películas, aquí para penetrar en el otro mundo hay que permanecer despierto; por el contrario, si se desea salir de la pesadilla hay que conciliar el sueño. Pero este giro hace complicada la inclusión de ciertos elementos en la historia –la aparición del mundo paralelo, la misma identidad de ese mundo, la realidad de los demás actores–, que por esa mezcolanza se torna a menudo confusa y desordenada y siempre se mueve en el filo de la navaja, hasta caer finalmente por el lado equivocado. No dormirás no acaba de funcionar entre otras cosas porque no se sabe muy bien a dónde se dirige: tan pronto es una cuestión de teatro como pasa a ser una experiencia paranormal o toma sentido la posesión del más allá, para convertirse después en una drama sentimental o en un mero espectáculo. El guión de Juma Fodde no ha calibrado bien los elementos para dar equilibrio y veracidad al conjunto y hay un abuso de detalles –el movimiento de dedos, la cajita, el broche, el disco girando, el escarabajo– que resultan cansinos y demasiado artificiosos, por no hablar del uso de la banda sonora, únicamente al servicio de unos sustos sin sentido.

4/10
Durante la tormenta

2018 | Durante la tormenta (Mirage)

Vera se ha mudado recientemente con su marido David y su hija Gloria a una nueva urbanización. Durante una noche de tormenta eléctrica Vera entrará en contacto a través del televisor con unas imágenes que parecen estar sucediendo en ese momento pero que en realidad tuvieron lugar casi treinta años atrás. En ellas se comunica con un niño llamado Nico, que Vera sabe que murió esa misma noche de 1989. La mujer le avisará del peligro. Pero alterar el pasado tiene un precio muy alto. El director barcelonés Oriol Paulo continúa engrosando con éxito su filmografía con este rocambolesco thriller, que mantiene la calidad de sus anteriores trabajos, los bien recibidos El cuerpo y sobre todo Contratiempo. Incide para ello en conservar igual tono de misterio angustiante en donde el personaje principal se ve abocado vivir situaciones desesperadas. Ese aire de pesadilla, en donde los elementos exteriores parecen haberse confabulado para confundir y asustar al protagonista, alcanza aquí cotas altísimas. Cierto que en Durante la tormenta se riza el rizo para conseguir ese estado de desesperación puesto que se parte de una premisa fantástica que exige suspender la credibilidad –la conexión entre dos puntos temporales separados por 30 años– y en donde con cierta habilidad se abre la puerta al posible desequilibrio mental de la protagonista, que de la noche a la mañana ve cómo toda su vida parece haberse esfumado. Pero una vez asumido el planteamiento hay que reconocer que la trama respeta al espectador y no le da gato por liebre. Oriol Paulo es un tipo serio y detrás de este film se constata un excelente trabajo de guión, la variada inclusión de giros bien resueltos –en referencia a los personajes del marido, del amigo, del vecino, del policía– siempre sorprende, no están añadidos a la ligera y cada uno hace que el interés en los diferentes ámbitos –el crimen, la paradoja temporal– no haga más que aumentar. Se agradece además que Oriol no juegue al despiste y que no se distraiga con enredos en los que podría haber caído. Quizá puede achacarse al conjunto que el puzzle vaya sumando piezas y más piezas, quizá demasiadas para encajarlas sobre la marcha, hasta el punto de que exige una alta concentración en el espectador, el cual puede quedar agotado ante la espera de un desenlace que parece no llegar nunca. Por lo demás, la historia se envuelve a la perfección en una atmósfera de misterio, donde resulta también muy adecuada la fotografía nublada y densa de Xavi Giménez y la ambiental banda sonora de Fernando Velázquez, colaboradores habituales del director. El reparto cumple, pero destaca sin duda Adriana Ugarte, una actriz que ha ido creciendo con los años y logra hacer creíble su peripecia.

6/10
Órbita 9

2017 | Órbita 9

Helena es una joven que desde niña viaja en una nave espacial, sus padres se sacrificaron para ofrecerle una vida mejor en un planeta habitable como la Tierra. Ahora debe hacer escala en una estación de reparación, por un pequeño desperfecto en su nave, lo que le permitirá contactar por primera vez con otro ser humano, el mañoso y apuesto Álex. Surge la atracción, y pronto se descubrirá que las cosas no son lo que parecen. No conviene desvelar mucho más de la trama del debut en largo del antes cortometrajista Hatem Khraiche, español de ascendencia libanesa, que también firma el guión. Se agradece el esfuerzo por hacer cine de género, pues la ciencia ficción no ha sido muy visitada por los directores hispanos, aunque hay excepciones como la valiosa Eva. Aquí el arranque tiene su punto de intriga, pero una vez se pisa, por así decir, tierra firme, la cosa se vuelve bastante convencional, con persecuciones, amores apasionados y elementos conspiranoicos no demasiado originales. Nos queda claro que 2001, una odisea del espacio, sigue inspirando en lo relativo a decorados de interiores de naves, y que Clara Lago ha hecho gimnasia, luciendo tipazo y musculatura, algo que en el caso de Álex González se da más por hecho.

4/10
Perfectos desconocidos

2017 | Perfectos desconocidos

  Una noche de verano en que se espera una eclipse de luna. Tres matrimonios más un amigo soltero –su pareja está enferma, no puede venir– han quedado a cenar en la casa de uno de ellos. Se supone que son amigos, pero tal vez entre ellos e incluso en sus respectivas parejas son unos perfectos desconocidos, con secretos inconfesables. Es lo que podría salir a la luz, cuando Blanca propone un “divertido” juego. Dejar todos los móviles sobre la mesa, y compartir cualquier comunicación que se produzca: whatsapps, fotografías, llamadas poniendo el altavoz para que todos puedan escucharlas… Álex de la Iglesia, con la colaboración de su guionista habitual, Jorge Guerricaechevarría, acomete el remake de la cinta italiana triunfadora en los David de Donatello de 2016, Perfetti sconosciuti. Como el original es también para mí un “perfecto desconocido”, no sé hasta que punto se ajusta al mismo o introduce variantes propias. En cualquier caso el director sabe narrar con ritmo dentro de un espacio cerrado, que sólo se permite respirar un poco asomando a la terraza, e ir presentando el vértigo creciente de las revelaciones sobre mentiras, infidelidades y perversiones que forman parte de las vidas de unos y otros. Indudablemente hay en esta película irregular momentos graciosos, que se benefician de un buen reparto, con mención especial para alguien siempre con cara de pasmado hilarante, Ernesto Alterio. Pero la mirada satírica a la hipocresía que suele imponerse en la vida social choca con planteamientos más dóciles y políticamente correctos, como en lo relativo a la moralina acerca de la hija aleccionada en el uso de condones para su “primera vez” o la del respeto a los homosexuales frente a los prejuicios.  

5/10
La noche que mi madre mató a mi padre

2016 | La noche que mi madre mató a mi padre

Desde que cumplió 40 años, Isabel tiene problemas para que le den trabajo como actriz. Ni siquiera la tiene en cuenta su marido, Ángel, guionista que trata de sacar adelante un largometraje con su ex esposa, Susana, dedicada a las tareas de producción. A pesar de que éstos la ignoran como profesional, les acompañará durante una cena en su casa con el actor argentino Diego Peretti, al que tratan de convencer para que ejerza como protagonista. Pero la noche se complica por culpa de… ¡un crimen! Segundo largometraje en solitario de la realizadora Inés Paris, tras la insufrible Miguel y William, rodada diez años atrás. Ella misma ha escrito (con alguna aportación de su padrino, Fernando Colomo), el guión, en el que se evidencia un esfuerzo para apartarse del humor facilón de sus dos trabajos conjuntos con Daniela Féjerman, las fallidas y alocadas Semen, una historia de amor y A mi madre le gustan las mujeres, pues aquí mira a la ‘screwball comedy’, con algunos toques de humor negro, que quisieran llegar a la suela de los zapatos al Frank Capra de Arsénico por compasión, con la que tiene en común que transcurre casi por completo en una noche en una misma localización, con aires teatrales. No ha captado el secreto de los mejores exponentes de este género: el ritmo frenético. Con una mayor agilidad, y unos diálogos más rápidos, no se haría eterna, y las situaciones al borde del surrealismo funcionarían mejor. Además de que acumula altibajos, la música de jazz recuerda todo el tiempo que la realizadora carece del talento de Woody Allen y la puesta en escena resulta demasiado convencional. Pero se agradece el esfuerzo. Consiguen más o menos remontar los problemas de La noche que mi madre mató a mi padre los actores, todos ellos a un gran nivel, por ejemplo, Eduard Fernández, ideal para el género, Belén Rueda, que por una vez ríe, ya que suele prodigarse más en el drama y el terror, y el argentino Peretti, que se interpreta a sí mismo demostrando tomarse con cierto humor. También tiene cierto interés su retrato de las modernas familias, desestructuradas y compuestas por un batiburrillo de ex esposos, hijos de matrimonios anteriores, etc., tan ‘modernas’ pero caóticas. 

5/10
La embajada

2016 | La embajada | Serie TV

El tándem formado por Ramón Campos y Gema R. Neira en Bambú ha acreditado de sobras su habilidad para crear series televisivas en España, ellos están detrás de éxitos innegables como Gran Reserva, Gran Hotel y Velvet. Acudiendo a una fórmula que han ido mejorando, de múltiples personajes que ocultan secretos aptos para la intriga, han entregado productos muy entretenidos y apañados, aunque en algunos casos, el paso de las temporadas no perdonaba la bajada de nivel. En cualquier caso, con La embajada incorporan el tema de la corrupción en el mundo político y empresarial, y al menos en los primeros capítulos, logran atrapar la atención del espectador. La acción arranca con la detención del embajador español en Tailandia, Luis Salinas, acusado de corrupción. Enseguida es llevado a España a declarar ante la Audiencia Nacional, y también su esposa Claudia, periodista. Entonnces se nos pone en antecedentes de lo ocurrido desde que Luis fuera nombrado embajador un año atrás: la misteriosa muerte de su predecesor en el cargo, los trapicheos para lograr contratos para empresas españolas en los que anda metido un dudoso personaje, el empresario Paco Cadenas, y en general las corruptelas mayores o menores en que andan enredados los diversos trabajadores de la embajada, y con las que Luis, un tipo honrado, no está dispuesto a pasar ni una. Unas fotos que le llegan a Claudia, que demostrarían la infidelidad de su esposo, le llevan a cometer una tontería en una noche loca, acostarse un joven, que resultará ser el novio de su hija. Con directores tan apañados como Carlos Sedes, y fichaje de lujo, Eduardo Chapero-Jackson, es de esperar que mantenga un cierto nivel. Las posibilidades de complicar la madeja son inmensas –la detención de la hija Ester por posesión de drogas, una trampa que le han tendido, es un botón de muestra–, y el reparto es muy atractivo, funcionando como "locomotora" Belén Rueda, pero con presencias tan valiosas como la Raúl Arévalo y Carlos Bardem, éste bordando su papel de sinvergüenza carente de escrúpulos.

6/10
B&B, de boca en boca

2014 | B&B, de boca en boca

Pablo Balboa, veterano periodista que vivía fuera de España, asume la dirección de B&B, una revista de moda que pertenece al padre de su prometida. Cuando toma las riendas de la publicación descubre que le ha robado el puesto a la subdirectora, Candela, su antigua novia, a la que abandonó dos décadas atrás sin darle ninguna explicación. B&B, de boca en boca, producción televisiva de Globomedia, fracasa espectacularmente al intentar jugar sobre seguro, recurriendo a elementos de otras series de éxito de la compañía, especialmente de Los Serrano, pues están presentes los actores Belén Rueda y Fran Perea, se recurre de forma facilona al exhibicionismo de cuerpos 10, predomina el humor facilón, etc. De Médico de familia se ha cogido la pretensión de representar a diversos estratos sociales, y hasta se recupera a la actriz Luisa Martín, en un rol similar a la Juani, de la famosa telecomedia. De Periodistas ha quedado que transcurre entre las paredes de una redacción, y que los protagonistas investigan casos de actualidad... Semejante batiburrillo no funciona. Ni B&B, de boca en boca tiene entidad propia, ni acaban de enganchar ninguno de los personajes, sobre todo porque se nota demasiado que pretenden enganchar a los diferentes segmentos de la audiencia. Cuenta con buenos actores, que sin embargo, parecen fuera de lugar.  

3/10
Séptimo

2013 | Séptimo

Segunda cinta del español Patxi Amezcua, que pese a tratarse de una coproducción parece más argentina, pues se desarrolla en Buenos Aires, y otorga la mayor parte del protagonismo a Ricardo Darín. El realizador reincide en el cine de género, tras ofrecer buenas muestras de su talento en 25 kilates, su estimulante, aunque limitada, ópera prima. En Séptimo, el actor de El hijo de la novia interpreta a Sebastián, abogado hedonista, separado de Delia, que no le ha perdonado sus constantes mentiras. Cuando acude a recoger a sus hijos juega con ellos, como otros días, a organizar una pequeña carrera a ver si llegan antes al portal por la escalera, que él en el ascensor. Pero al llegar abajo resulta que han desaparecido sin dejar rastro. Séptimo parte de un arranque que impacta, por su descripción de la angustia ante la incertidumbre sobre el paradero de los seres queridos. Pero el guión del propio director con el apoyo de Alejo Flah (Taxi), pronto se desvía al peligroso terreno del 'whodunit', término usado por ejemplo por Alfred Hitchcock tal y como lo recogió François Truffaut en su libro de entrevistas. Como es sabido, se refería a los relatos centrados en la búsqueda del culpable, que tienen un grave riesgo, por la sensación de chasco del espectador en los casos en los que se adivine fácilmente quién es el malo. Por desgracia, en Séptimo, la primera tesis que asalta la mente del espectador acaba imponiéndose al final, y al ser la única que parece que no se plantean durante el metraje los personajes, cada vez va creciendo más el presentimiento de que se sabe cómo va a acabar. Además, aunque se hace gala de una enorme habilidad para plantear varias resoluciones posibles, apenas se saca tajada de ellas, pues la mayoría se resuelven de forma ‘facilona’. Esto se hace además abusando de dos recursos que se vuelven repetitivos: o Darín se cuela en la casa del sospechoso para comprobar que los niños no están ahí, o bien utiliza el clásico truco: “Está bien. Se acabó el juego. Sé que has sido tú. Habla”. A pesar de estos defectos, lo cierto es que Séptimo está rodada con solvencia y ritmo, y cuenta con excelentes interpretaciones, sobre todo de Darín (lo que al igual que el final del film, no sorprende demasiado) y Belén Rueda. Y si se disculpan los defectos de la trama policíaca, tiene gran interés por su descripción de personajes característicos de una sociedad sin valores, en la que encontrar a un funcionario que aparentemente sigue la ley, ofrece la sensación de que debe ser el único que lo hace. En este sentido, lo más inolvidable de este thriller dramático sería el terrible momento en el que un rival se mofa de la desgracia del protagonista porque le ha beneficiado profesionalmente.

5/10
Ismael

2013 | Ismael

Octavo largometraje del argentino Marcelo Piñeyro, que en los últimos años se distingue porque desarrolla su carrera entre su país y España. El cineasta ha tardado cuatro años en volver a estrenar tras Las viudas de los jueves, de 2009. Ismael, un niño de 10 años de madre africana, se fuga de su casa en Madrid para coger el AVE rumbo a Barcelona. Allí quiere encontrar a su padre biológico, Félix Ambrós, profesor de niños inadaptados, aunque en la dirección que tiene sólo encuentra a Nora, una mujer cincuentona que resulta ser su abuela. El guión de Ismael, firmado por el propio cineasta bonaerense, junto a su colaborador habitual Marcelo Figueras (Plata quemada, Kamchatka) y Verónica Fernández (El Bola) trata de forma muy positiva el tema central, el miedo a la responsabilidad. De forma secundaria están presentes las relaciones paterno-filiales y la educación de niños problemáticos, entre otros asuntos. Ismael describe –con ayuda de un reparto coral de primera categoría– a los personajes con gran profundidad, tratando de entender la postura de todos los involucrados en el conflicto central, sobre todo de Félix, un buen tipo que a pesar de estar enamorado profundamente se asustó al enterarse de que iba a ser padre (llegó a recomendar el aborto) y que con el paso del tiempo paga las consecuencias de este error. Pero también parecen de carne y hueso los otros implicados, como un niño que sólo siente la natural curiosidad, una madre a la que aún le dura la decepción, la abuela sorprendida ante la existencia de un nieto que desconocía, y un padre adoptivo comprensivo. Es habitual para Piñeyro dirigir a actores de renombre incluso en los papeles más secundarios. Aquí destacan más los secundarios, especialmente Belén Rueda, que afronta con valentía un papel de mujer más madura que sus personajes habituales, y Juan Diego Botto, que repite con el realizador, tras el último film de éste, y que ofrece tridimensionalidad a un personaje menor que en manos de otro actor quizás hubiera pasado desapercibido: la nueva pareja de la madre de la criatura. Por lo demás, el gran Sergi López le otorga gran simpatía a un músico de importancia incidental en la trama. El jovencísimo Larsson do Amaral resulta lo suficientemente expresivo, así como algún otro adolescente que aparece en la pantalla. Podrían haber estado mejor el otras veces muy superior Mario Casas (su personaje tenía posibilidades de haber sido memorable) y la debutante en el largo Ella Kwueku.

6/10
Luna, el misterio de Calenda (2ª temporada)

2013 | Luna, el misterio de Calenda | Serie TV

Los sentimientos entre Leire y Joel entrarán en una encrucijada cuando un nuevo personaje surja en escena. Vera y Nacho sufrirán de un reencuentro, el cual será marcado por sentimientos y emociones pasadas; igualmente, Raúl y Sara discutirán sobre su relación. Un nuevo misterio surgirá con la aparición de un “resucitado” que planteará incógnitas a los habitantes de Calenda. Segunda y última temporada de Luna, el misterio de Calenda, una serie prometedora pero que no generó el éxito esperado y fue cancelada dejando únicamente ocho capítulos en la segunda temporada.

5/10
Luna, el misterio de Calenda

2012 | Luna, el misterio de Calenda | Serie TV

Sara, jueza, viaja con su hija adolescente en coche rumbo a Calenda. Va a reunirse con David para darse una nueva oportunidad en su matrimonio, e incorporarse a su nuevo destino profesional. Cerca del destino sufre una colisión en la oscuridad de la noche, al parecer con un animal grande, aunque la única evidencia del incidente es un reguero de sangre. Con la impresión de que alguien más ha visto lo sucedido llegan al pueblo; pasadas unas horas Sara se entera de que su esposo, capitán de Guardia Civil en la localidad y en el pasado protagonista de operaciones contraterrorista, ha desaparecido misteriosamente. Sara, como nueva responsable del juzgado, decide junto a la Guardia Civil estar al frente del operativo de búsqueda y examinar todas las pruebas que proporcionen pistas para hallar a su marido. Una está relacionada con el último caso que el capitán estaba trabajando, pero no está nada claro que sea el motivo. Mas bien podría estar vinculado con algo difícil de creer, viejas leyendas de hombres lobo que antaño dejaron en el pueblo u terrible huella. Y es que algunos lugareños se comportan de forma muy extraña. ¿Puede una supuesta superchería ser cierta? De los productores españoles de series como El internado y El barco, llega este thriller aderezado con algunas gotas de terror clásico, en donde suceden muchas cosas en poco tiempo, dando la sensación de querer captar la atención de un público heterogéneo por la vía rápida. La dictadura de las audiencias, el temor al rating de los guionistas se hace evidente en esta serie basada en un argumento central pretendidamente de interés, apoyado por historias paralelas, las particulares de los ciudadanos que viven en Calenda, dándolo todo y de forma precipitada desde el minuto uno. Las consecuencias de esta ansiedad son claras. Falla la coherencia de los estados emocionales de los personajes, se hace difícil de creer que todas las situaciones posibles sucedan en una misma jornada, y aunque se admita que los personajes tienen muy desarrollado el don de la ubicuidad, las unidades de acción, lugar y tiempo se nos antojan pasadas por el forro de los caprichos de quien busca más el “pelotazo” –todo, mezclado y del tirón para adentro- que el gusto por saborear cada uno de los componentes que deben enriquecer una trama, servidos al ritmo adecuado. La televisión puede imponer muchas cosas, pero no hay que volverse loco a la hora de narrar adecuadamente. Este pecado de origen lleva al traste el resto. Que Belén Rueda es una estupenda actriz lo demostró en El orfanato y en otra serie, La princesa de Éboli, pero aquí, aunque mantiene el tipo, sufre en la fina piel de Sara. No se ve a la actriz con la posibilidad de registrar matices de felicidad, serenidad o ira como debiera ser, sin duda condicionada por el despropósito inicial de un viaje sin freno a ninguna parte y sin asiento asignado, como le ocurre al resto de los personajes. Y no es que no sepamos quién es quién, eso se sabe, sino porque todos ellos se definen por su poca chicha, por la pobre explicación de cómo reaccionan entre sí, ese “así, sin más” puesto en pantalla como cualquier cosa. Para mayor inri, y por mucho que se quiera encubrir, canta la reminiscencia de Crepúsculo. El extraño joven Joel (Álvaro Cervantes), aunque huela a lobo quisiera ser el chupa sangres Edward, y Leire (Lucía Guerrero) ya apunta malas maneras de ser la Bella de la citada saga. Muy guapos y mucho tufo para atrapar los gustos adolescentes. La tentación de querer salvar de la quema la ambientación, algo de la puesta en escena, no puede ocultar el reproche de que no hace falta subrayar los momentos de tensión con música altisonante, eso es muy viejo. Y si en la cabeza de los creadores de la serie merodea la idea de generar expectación, complicidad y adhesión a lo Twin Peaks o The Killing, apañados van.

4/10
El cuerpo

2012 | El cuerpo

Thriller a la española que supone el debut como director de Oriol Paulo, que coescribió el guión de Los ojos de Julia con Guillem Morales. Paulo, que recupera a la actriz Belén Rueda, se ha encargado también del libreto, en esta ocasión con Lara Sendim. El arranque de El cuerpo presenta el atropello accidental de un guardia de seguridad del depósito de cadáveres que huía de allí despavorido. La policía, con el inspector Jaime Peña al frente, intuye que vio algo impactante que le hizo entrar en estado de pánico. Pronto, queda claro que ha desaparecido el cadáver de Mayka Villaverde, una empresaria adinerada que acaba de morir repentinamente por un fallo cardíaco. Peña interrogará en el recinto a Álex Ulloa, marido de la fallecida, que oculta numerosas sorpresas. El cuerpo se puede considerar una producción de cierta envergadura, pues ha costado 5 millones de euros, lo que prácticamente duplica el presupuesto medio de cualquier otro rodaje español. Todo un lujo para un director debutante como Paulo, al que sin embargo parece que le queda grande un encargo tan potente. El cuerpo arranca con fuerza, intrigando al espectador. Sin embargo, pesa demasiado el recuerdo de El orfanato, y de la citada Los ojos de Julia, que sin llegar a la altura, tenía momentos de suspense logrados. Paulo dirige de forma excesivamente convencional, y su film se limita a ser un "quién lo hizo", pues abundan las disertaciones sobre qué ha ocurrido, pero faltan secuencias de tensión realmente memorables. El metraje (114 minutos) acaba resultando excesivo, y el desenlace viene a ser decepcionante. Cuenta con tres grandes figuras patrias encabezando el reparto, además de Rueda –un tanto sobreactuada como bromista compulsiva–, José Coronado –que cumple en otro rol de policía, pero ni de lejos se arriesga como en No habrá paz para los malvados, aunque renueva su look esta vez con cabello lacio, flequillo estrambótico y gafas– y un eficaz Hugo Silva. La joven Aura Garrido despunta entre un elenco de secundarios desiguales, algunos incapaces de resultar naturales. Los cinéfilos agradecerán las referencias a la clásica Laura, de Otto Preminger, y a Sospecha, de Alfred Hitchcock, aunque en esencia repite la fórmula (noche de interrogatorio con giros numerosos) de Pura formalidad, de Giuseppe Tornatore.

4/10
No tengas miedo

2011 | No tengas miedo

Silvia es una niña encantadora, rubita, risueña, vivaz. Vive feliz con sus padres, que le adoran, y disfruta de la compañía de su mejor amiga, Maite. Pero un día su carácter va a cambiar cuando su padre, entre juegos y risas, abuse de ella. Silvia irá creciendo en ese ambiente terrible y su vida se irá desmoronando. A lo largo de toda su filmografía el navarro Montxo Armendáriz ha demostrado un extraordinario oficio para plasmar sentimientos en la pantalla. Especialmente certero resultó con Secretos del corazón, sobre el paso a la juventud de un niño. Ahora vuelve al difícil terreno de la infancia, la adolescencia y la juventud con esta dura historia sobre la traumática situación de una chica que sufre los abusos de su padre. El director es fiel a su modo parsimonioso y clásico de narrar y elige una puesta en escena realista, cotidiana, sencilla, cuya falta de estridencias hace más terribles si cabe los sucesos que se narran. En este sentido se agradece que Armendáriz opte por no mostrar la explicitud de los hechos más desagradables. Una mirada, una frase, un gesto son capaces de sugerir todo un mundo interior de horror, incomprensión, desesperación. Pesa por otra parte la mirada monolítica ante la experiencia de la protagonista. Armendáriz no quiere distraerse ni frivolizar sobre un tema que, efectivamente, enloda toda la vida de las víctimas de abusos –esos insertos de las terapias de grupo quieren concienciar sin duda de esa realidad y de la dificultad de superar los traumas para seguir adelante–, pero también es cierto que el espectador puede demandar algo más de aire, un rayo de esperanza ante la pesadumbre de la historia (espeluznante la conversación en el bar entre madre e hija), un poco reiterativa en su discurso. Hay que elogiar el sólido trabajo de la actriz Michelle Jenner (Los hombres de Paco), prácticamente omnipresente y que transmite su angustia y su indecible soledad de modo eficaz, con mucho aplomo en los primeros planos, en ese deambular por la ciudad, en las ausencias mentales, en las huidas entre máquinas tragaperras... El resto del reparto , con nombres tan conocidos como Lluís Homar, Belén Rueda o Rubén Ochandiano, hace un buen trabajo.

5/10
Los ojos de Julia

2010 | Los ojos de Julia

Guillermo del Toro tiene muy buena vista a la hora de apadrinar a jóvenes talentos. En esta ocasión avala al cineasta barcelonés Guillem Morales, responsable de El habitante incierto, un film prometedor lleno de imágenes surrealistas potentes. El film va muy en la línea de otra producción de Del Toro, El orfanato, pues de hecho repiten varios miembros del equipo, como el director de fotografía Óscar Faura y la actriz Belén Rueda, que vuelve a ser protagonista. En esta ocasión, la actriz encarna a Julia, una mujer que tiene que aceptar la muerte de Sara, su hermana gemela, que según todos los indicios se ha suicidado. Ambas hermanas sufren una enfermedad genética degenerativa que les provoca la pérdida progresiva de la visión. Julia cuenta con el apoyo de su marido, pero no acaba de aceptar que su hermana se haya quitado la vida voluntariamente, por lo que realiza ciertas pesquisas. Unas ciegas que conocían a la fallecida le cuentan que ésta tenía una relación con un hombre muy peculiar. Aunque Sara estuvo con él en un hotel, nadie que le haya visto recuerda sus rasgos, casi como si fuera un hombre invisible. Los ojos de Julia se puede “ver”, algo no muy frecuente en el cine español. Que en España se ruede un thriller que no tenga nada que envidiar a sus equivalentes americanos es un lujo que hasta hace poco era difícilmente alcanzable. El guión crea bastante intriga, a través de una serie de elementos que encajan de forma modélica. El film tiene incluso cierto fondo, en torno a la dificultad para aceptar las desgracias que sobrevienen en la vida. Morales demuestra su imaginación visual en secuencias muy logradas, como la persecución en el túnel en la que se van encendiendo las luces, sin que se pueda ver el rostro del perseguido. A veces tiene ideas brillantes, como no mostrar el rostro de las personas que la protagonista no ha podido ver, o en la línea de Alfred Hitchcok, dar protagonismo a un objeto, un misterioso llavero. Pero al director se le puede reprochar la crudeza de una secuencia con una aguja que hará apartar la mirada hasta a los espectadores más duros, y también que alarga demasiado el suspense de forma innecesaria hacia el tramo final, que se inspira claramente en la cinta Sola en la oscuridad, pero no llega a la altura. Además su epílogo referente al universo se antoja un tanto pretencioso y fuera de lugar.

6/10
La princesa de Éboli

2010 | La princesa de Éboli | Serie TV

Belén Rueda interpreta a doña Ana de Mendoza de la Cerda, princesa de Éboli, una de las mujeres más carismáticas de su época. Tras la muerte en 1573 de su marido, Ruy Gómez de Silva, con quien tuvo diez hijos, Ana de Mendoza mantiene una relación secreta con Antonio Pérez, secretario del rey Felipe II. Les descubre Juan de Escobedo, secretario de don Juan de Austria... Miniserie de dos episodios que reconstruye con una ambientación lo suficientemente lograda una época clave de la Historia de España. Acompañan a la célebre protagonista Hugo Silva, como Antonio Pérez, y Eduard Fernández, en el papel de Felipe II. Aunque con elementos de interés, ofrece una visión paupérrima del monarca, que aparece como un conspirador maquiavélico consumido por los celos; tampoco resulta demasiado creíble el personaje de Rodrigo, hijo mayor de la princesa, y de quien se apunta su condición de bastardo del rey. Además, resulta completamente anacrónica la inclusión del personaje de una retratista de la corte lesbiana.

5/10
El mal ajeno

2010 | El mal ajeno

Diego es un médico que trabaja en la unidad del dolor del madrileño Hospital de la Paz. Buen profesional, parece completamente insensible a las dolencias ajenas, se ha dicho y repetido que las enfermedades de los pacientes no deben afectarle emocionalmente. Este cultivo de la insensibilidad le ha llevado también a alejarse de sus seres queridos, su mujer médico, su hija adolescente, su padre, médico jubilado. El traumático suicidio ante él del novio de una paciente supone el inicio de un extraño camino, que le hará ver las enfermedades y las personas que las padecen de un modo diferente. Debut en la dirección del cortometrajista Óskar Santos, ha contado con el padrinazgo de Alejandro Amenábar, y en la producción están también otros dos nombres importantes del cine español, Fernando Bovaira y Álvaro Augustín. Además el libreto se debe a otro cineasta en alza, Daniel Sánchez Arévalo. El planteamiento del film, de elegante puesta en escena, es el de una fabulilla insertada en la cotidianidad, donde se recuerda que para tener el corazón grande con los que tienes al lado, también es necesario compadecerse del mal ajeno. Así que la cosa discurre al modo de un 'cuento asombroso', quizá demasiado estirado y con algunos giros dramáticos poco consistentes, pero que logra mantener el interés. Hay inteligencia en no buscar explicaciones al don de curación, y queriendo o sin querer, se entrega un completo catálogo de cierto males que afligen a la sociedad actual, y que sólo se pueden 'curar' con el tan necesario amor: infidelidad, crisis matrimoniales, incomunicación, suicidio, alcoholismo, consumo de drogas, sexo adolescente, falta de recursos para sobrellevar el dolor, ausencia de Dios... Hay acierto en el reparto, donde destaca un contenido Eduardo Noriega. Y algún contrapunto humorístico ayuda a un film desasosegante, como los momentos que comparte el protagonista con su progenitor, y con el paciente tullido.

5/10
8 citas

2008 | 8 citas

Como su título indica, este film reúne las historias de ocho citas amorosas de distinto porte, con nexo de unión mínimo: el temático, algún personaje que repite presencia, y el último corte de un funeral, donde un tanto forzadamente se supone que están presentes la mayoría. Escriben y dirigen la cinta los debutantes Peris Romano y Rodrigo Sogoroyen. Aunque el arranque, la historia de un tímido kioskero que no se atreve a declarar su amor a una vecina a punto de dejar la ciudad, hace suponer una visión poliédrica y fresca del amor, lo cierto es que tal previsión se queda pronto en espejismo. El resto de viñetas de la película trata de modo más previsible los celos, las familias de los enamorados, y sobre todo del sexo, que invita a hacer aquella vieja pregunta de por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo. Así, en cuanto a mirada antropológica, el film se queda muy pobre. En cuanto a situaciones graciosas, hay alguna, aunque a veces uno piensa que podría estar ante algún sketch de la serie televisiva Escenas de matrimonio. Tiene su gracia el ver a tantos buenos actores en una película coral, pero queda la impresión de que no se les ha sacado todo el jugo. Véanse por ejemplo a Miguel Ángel Solá y Adriana Ozores combatiendo la rutina conyugal en un fin de semana “diferente”, o la anecdótica aparición final de Belén Rueda.

3/10
Los Serrano (6ª temporada)

2007 | Los Serrano | Serie TV

Diego y Santi están endeudados hasta las cejas. A ambos se les viene el mundo encima cuando se enteran de que van a embargarles la taberna por impago. Mientras, Fiti regresa de su viaje a México, donde ha estado construyendo un lujoso hotel, pero las cosas no le han ido bien y también está arruinado. Esta temporada de la serie tiene un trágico giro que acaba con la presencia en la serie de uno de los protagonistas.

4/10
Savage Grace

2007 | Savage Grace

Película basada en hechos reales, se supone que muy conocidos, aunque no sabemos dónde... El film sigue los pasos de un matrimonio, el de Barbara Daly y su esposo Brooks Baekeland, desde el nacimiento de su hijo Tony en 1948, hasta un trágico suceso (muy conocido, repetimos, se supone) acontecido en 1972. Con ritmo cansino se nos pinta a una familia disfuncional; ella se supone que ha hecho una boda con un buen partido, pues Brooks pertenece a un linaje que ha hecho fortuna con el invento de la baquelita, así llamada a partir de su apellido; pero el caso es que Barbara es un poco rarita, y tiende a ser protagonista de escenas embarazosas ante sus amigos de la alta sociedad; y Brooks es brusco y nada comprensivo. En tan poco acogedor hogar crece Tony muy pegado a las faldas de su madre, y desarrollando una ambigüedad sexual en la que, como se dice vulgarmente, parece que le gusta "la carne y el pescado"; y la madre prefiría la faceta "carnívora", lo que produce tensiones.Tom Kalin sonó allá por 1992 con Swoon, una película de temática gay, terreno en el que se ha desarrollado su producción posterior, aunque en vídeo, y por tanto con una difusión aún más limitada. Aquí reincide en la cuestión en lo que algunos quieren ver ya como un subgénero, el "queer cinema", o películas de temática homosexual. Recorre toda la trama un aire malsano, de personajes poco equilibrados, y la cosa no atrapa porque no tenemos nada claro adónde nos quiere llevar el director, o su guionista, Howard A. Rodman, que se ha basado en un libro escrito por Natalie Robins y Steven M.L. Aronson. Da pena ver metida en este proyecto a una actriz como la copa de un pino, Julianne Moore, sin duda lo mejor del film, que insufla credibilidad a su poco definido personaje. La producción ha contado con capital español en la producción, y se dejan ver varios actores hispanos en el metraje: desnuda Elena Anaya, vestida Belén Rueda, y en plan gay y el que mejor lo hace, Unax Ugalde. Irrita el erotismo insistente de la cinta, por ejemplo con la escena de trío que aúna todo tipo de combinaciones, adulterio, homosexualidad e incesto.

3/10
El orfanato

2007 | El orfanato

Laura y Carlos, un matrimonio con un hijo pequeño, Simón, se dispone a inaugurar una minirresidencia para niños discapacitados, situada a las afueras de una localidad costera. El antiguo caserón, reacondicionado para su nueva función, fue la sede años atrás un orfanato, entre cuyas paredes creció Laura, antes de que fuera finalmente adoptada. Recién instalados con la ilusión de ayudar a los futuros huéspedes de la residencia, y en vísperas de ponerla en marcha, se acentúa la costumbre del pequeño de jugar con sus “amigos invisibles”. Lo que sus padres consideran una afición más o menos inofensiva, pero que debería ser erradicada, crece de grado cuando el chaval asegura tener como compañeros de sus juegos a antiguos habitantes del lugar. El extremo de conducta tan poco convencional se alcanza en la jornada de la inauguración: entre los niños que van a ser internados y sus familiares, se deja ver un pequeño con uniforme de otra época y la cabeza cubierta con un capuchón; tal hecho coincide con una discusión entre Laura y su hijo, que termina con la inexplicable desaparición de este último. Los esfuerzos de la policía para dar con su paradero se revelan inútiles, y la madre, convencida de que para explicar los hechos no bastan las explicaciones puramente racionales, confía en la ayuda de un equipo de espiritistas. Notable muestra del género de terror, supone el debut en la dirección de Juan Antonio Bayona. El cineasta, respaldado en la producción por Guillermo del Toro –que se apuntó un tanto notable en 2006 con El laberinto del fauno, film también fantástico de producción española, y ganador de 3 Oscar–, consigue producir auténtico miedo; y lo hace con sutileza, sin recursos facilones: incluso los golpes de efecto –el atropello, las carreras por la playa, los hallazgos macabros, el recurso a los juegos infantiles...– tienen un agradecible punto de contención. Ciertamente en El orfanato están presentes muchas de las convenciones del género –aunque Geraldine Chaplin está estupenda, su personaje, sensible a las manifestaciones de los espíritus, o el siniestro caserón, remiten a títulos como Poltergeist–, pero Bayona sabe darles un toque personal, y demuestra llevar bien aprendida la imprescindible “asignatura” del género, la creación de atmósferas, de tensión y angustia crecientes; además, sabe concluir de modo sugerente –otra “asignatura” nada fácil–, sin aspavientos; todo apoyado en un concepto fuerte capaz de sostener la trama, el del amor de una madre por su hijo. Belén Rueda lleva la mayor parte del peso interpretativo de la película, y resiste bien el embate, primero en su faceta de madre de familia ilusionada con abrir la residencia, luego como mujer destrozada por la desaparición del hijo y la creciente sensación de que se está distanciando de su marido, que no ven las cosas del mismo modo, como sería deseable.

7/10
Los Serrano (5ª temporada)

2006 | Los Serrano | Serie TV

Una de las series de más éxito en España continúa ofreciendo más cuitas familiares para regocijo de los aficionados. Aquí las mujeres son polos opuestos a los hombres: risas, secretos, amores y desamores...

4/10
Los Serrano (4ª temporada)

2005 | Los Serrano (4ª temporada) | Serie TV

Continúan las historias de esta familia tan campechana. Diego (Antonio Resines), que regenta la taberna de su familia junto con su hermano, el bruto de Santi; y Lucía (Belén Rueda), una fina profesora del colegio Santa Justa, son los cabeza de familia. En el primer episodio de la cuarta entrega, Marcos se ha marchado a Londres a estudiar y Eva, aunque no lo reconozca, le echa de menos. Unas fotos comprometidas harán que la joven comience a tener celos. Los enredos, los romances, las risas y alguna lagrimita son los ingredientes de esta serie que regresa en esta cuarta temporada con más de lo mismo, sin defraudar a sus fans.

4/10
Mar adentro

2004 | Mar adentro

La historia real del tetrapléjico gallego Ramón Sampedro, que conmocionó en su día a la opinión pública. Alejandro Amenábar cambia radicalmente de género (su fama hasta la fecha se ha cimentado en el thriller), para contar una historia de tintes dramáticos, sobre un hombre que considera indigno seguir viviendo con su incapacitación, y que desea ser asistido en su suicidio sin cortapisas legales. Amenábar es un cineasta inteligente, que sabe dirigir a un grupo de actores muy bien escogidos. Resulta difícil destacar a un intérprete sobre el resto, tan bien están Javier Bardem, Belén Rueda, Lola Dueñas y compañía, aunque está claro que el primero se lleva la palma. A la hora de contar su historia, el director trata de ser razonablemente equilibrado al presentar personajes que no desean la muerte de Sampedro (su familia, principalmente, además de una mujer que le ve en televisión) y otros que sí quieren ‘ayudarle’, por ‘compasión’ (los abogados de una asociación pro eutanasia). Aunque tal equilibrio se va al traste al presentar de modo grotesco y sin matices al personaje de un sacerdote también tetrapléjico. El film se esfuerza por ser luminoso, un teórico canto a la vida. Esto se hace trenzando con tino las relaciones entre los personajes. Pero al final no deja de tomar partido por la muerte, presentando como legítima la opción de acabar con la propia vida. E invita a una comparación odiosa entre la decisión del protagonista y la del personaje de Belén Rueda, condenada a vivir en un limbo donde es incapaz de reconocer a las personas queridas.

6/10
Los Serrano (3ª temporada)

2004 | Los Serrano (3ª temporada) | Serie TV

Marcos y Eva se besan apasionadamente, pero la madre de ella les descubre, y les convence para que vuelvan con sus anteriores novios. Así empieza una de las temporadas más representativas de la serie.

3/10
Los Serrano (2ª temporada)

2003 | Los Serrano | Serie TV

En estos episodios, Diego tiene que hacerse cargo de todos los líos familiares durante la estancia en EE.UU. de Lucía, su esposa. Y Eva siente celos por la relación de Marcos con Raquel la profe de literatura. Más enredos en esta alocada familia. En este temporada, la serie cuenta con la presencia de la guapa Elsa Pataky.

4/10
Los Serrano

2003 | Los Serrano | Serie TV

Un viudo con tres hijos se casa con una divorciada que tiene dos hijas. Él, Diego, es el rudo dueño de la típica taberna. Ella, Lucía, una maestra adinerada. Sus familias parecen completamente distintas, lo que ocasionará diversos problemas de convivencia. Primera temporada de esta serie española de éxito, que parte de un esquema similar al de La tribu de los Brady, un clásico de la televisión americana. Llega a un amplio espectro de edades, combinando actores veteranos con nuevos valores que están arrasando, como el actor y cantante Fran Perea o la joven Verónica Sánchez.

4/10
Periodistas

1998 | Periodistas | Serie TV

Serie española que cosechó un gran éxito y que, al igual que Compañeros, se mantuvo en antena entre 1998 y 2002, con un total de 120 capítulos. La trama se centra en la redacción de un periódico local llamado 'Crónica Universal'. Ahí trabajan el jefe Luis, el redactor jefe Blas, las redactoras Ana y Ali, los fotógrafos Clara y Willy, más becarios y secretarias. Los capítulos tratan sobre las vidas de cada uno de los personajes y sus diferentes relaciones, al tiempo que se urden historias en torno a las noticias de actualidad que van saliendo. Hay un poco de todo: comedia, romance, drama y un punto de intriga. La serie, que reúne a un buen elenco de actores españoles, estaba producida por Globomedia y se da la peculiaridad de que el personaje de Clara, interpretado por Belén Rueda, ya aparecía en la otra serie de éxito de la misma productora televisiva, Médico de familia.

4/10
Médico de familia

1995 | Médico de familia | Serie TV

Una de las series de más éxito en la historia de la televisión española. Se mantuvo líder de audiencia durante cinco años y contó con nueve temporadas. Producida por Globomedia, más tarde fue llevada a la pequeña pantalla en otros países, como Portugal, Bélgica, Finlandia o Italia, entre otros. Narra las vicisitudes diarias de Nacho, un médico joven que se ha quedado viudo y que tiene a su cargo a tres hijos y un sobrino. El médico está enamorado de su cuñada, Alicia, y con el tiempo acabará por casarse con ella. En la casa también se encuentran el padre de él, Manolo, y la asistenta Juani. Las tramas de los capítulos son tan variadas como las aventuras diarias de una familia normal de clase media. Emilio Aragón debutó como actor de ficción con enorme éxito y la guapa Lydia Bosch dejó de ser para siempre la pizpireta presentadora del programa concurso "Un, dos, tres".

5/10

Últimos tráilers y vídeos