IMG-LOGO

Biografía

Miguel Ángel Muñoz

Miguel Ángel Muñoz

37 años

Miguel Ángel Muñoz

Nació el 04 de Julio de 1983 en Madrid, España
Filmografía
El crack cero

2019 | El crack cero

Año 1975, cuando se presiente que Francisco Franco está a punto de morir. Tras abandonar la policía, Germán Areta se establece como investigador privado, alquilando una oficina, con secretaria, y requiriendo los servicios de El Moro, antiguo delincuente, como ayudante. Pronto, requiere sus servicios una misteriosa mujer, que no quiere dar muchos datos, al estar casada, pero le requiere para averiguar quién mató a su amante, el sastre Narciso Benavides, pese a que la policía ha catalogado el caso como suicidio. Con El crack, de 1981, y su continuación, El crack II, de 1983, José Luis Garci trasladaba a la Gran Vía madrileña al típico detective de novela negra, muy al estilo de Philip Marlowe, creado por el novelista Raymond Chandler, que interpretó en la pantalla Humphrey Bogart. Recuperaba como protagonista a Alfredo Landa, con quien había rodado Las verdes praderas, que con su increíble transformación en el duro Areta demostraba por fin que daba para mucho más que para las comedias en las que perseguía suecas en la década anterior. A sus 75 años, el realizador ha acertado al recuperar al personaje, en una precuela de la saga, su mejor trabajo de los últimos años, que sigue el patrón de sus dos precedentes, pero rodado en blanco y negro, por primera vez en la filmografía del autor con cámara digital. Si dedicaba las dos primeras a Dassiell Hammett y al citado Chandler, en esta ocasión rinde tributo a un tercer maestro, James M. Cain, responsable de El cartero siempre llama dos veces. Ha dispuesto de un presupuesto muy reducido, por lo que la mayor parte de la acción se desarrolla en interiores muy reducidos, pero esto juega a favor del film, pues se logra una atmósfera de cine de serie B. Al parecer ha tenido que recurrir incluso a su propio despacho como localización, y hasta se ha visto obligado a utilizar algunos planos rodados para Solos en la madrugada del centro de Madrid, porque éste ha cambiado bastante desde la época que se pretende retratar, y no había dinero para retoques digitales. Precisamente, vuelve a ser una obra nostálgica, como ocurre en la mayor parte de la filmografía del cineasta, pues además los diálogos recuerdan a deportistas, músicos y figuras del cine de antaño. Garci ya no ha podido escribir el guión con su habitual colaborador Horacio Valcárcel, ya fallecido, así que ha reclutado a Javier Muñoz, director del sorprendente pero desconocido film Sicarivs: La noche y el silencio. El libreto versa sobre el desencanto, pero también sobre la capacidad de refugiarse en un pasado idealizado, donde cada uno puede sentirse a salvo porque lo conoce a la perfección. Este tema da pie a un desenlace emotivo. Logra intrigar al espectador, pese a que quizás el desarrollo de la investigación se alargue demasiado, lo que provoca un bajón de ritmo hacia la mitad, que después se consigue remontar. Como siempre, Garci recurre a los mejores actores, capaces de hacer creíbles diálogos en ocasiones demasiado literarios o con referencias un poco forzadas. Resultaba especialmente difícil sustituir al carismático Landa, ya fallecido. Ha sido una buena elección Carlos Santos, ganador del Goya al actor revelación por convertirse en Luis Roldán, en El hombre de las mil caras. Sorprende más, por inesperada, la caracterización de Miguel Ángel Muñoz, como El Moro, que actúa sobre todo como contrapunto cómico, en un rol que bordó en su momento Miguel Rellán. No desentonan Pedro Casablanc, como El Abuelo, comisario que antaño fue José Bódalo, y Cayetana Guillén Cuervo, como astuta proxeneta. Quizás desentona Macarena Gómez, un tanto sobreactuada.

6/10
What About Love

2018 | What About Love

Presunto culpable

2018 | Presunto culpable | Serie TV

Jon Aristegui vive en París, trabaja como investigador de la industria farmacéutica. Se autoexilió allí por el clima asfixiante en su pueblo del País Vasco, pues la desaparición en misteriosas circunstancias de la que era su novia, Anne, enrareció aún más el ambiente, ya que al modo de Romeo y Julieta, ambos pertenecían a familias enfrentadas desde tiempos ancestrales. Ahora el inesperado suicidio del patriarca de los Aristegui propica el regreso de Jon tras años de ausencia. Para enfado de los hermanos, ha dejado la mayoría de las acciones del laboratorio familiar a Jon. Empezarán a pasar cosas raras, y es que todo apunta a que a espaldas de Jon, la familia ha llevado los negocios que a todos afectan de modo un poco heterodoxo. Decepcionante serie de Boomerang para Antena 3, que transmite la impresión de que lo único que se pretende es rellenar la parrilla con un género siempre agradecido, el del thriller, al que si se añaden los enfrentamientos de clanes, se lograr algo que da el pego. Pero se notan demasiado las precipitadas costuras de este producto creado por Josep Cister Rubio, Javier Holgado y Aitor Montánchez, con diálogos sositos y escenas de circunstancias, encuentros y reencuentros, qué tal estás, te tomas una copa, y tal y cual. Es una pena porque hay presupuesto, y la fotografía del País Vasco, montaña y mar, con tomas aéreas, es muy atractiva.

4/10
Hablar

2015 | Hablar

Audaz y original película española dirigida por Joaquín Oristrell, quien pergeña una insólita historia coral –de extraordinario reparto– que tiene lugar en tiempo real y que acontece en un radio de medio kilómetro, en los alrededores de la Plaza de Lavapiés, en Madrid, punto de inicio de un continuo travelling que va pasando de un personaje a otro y nos va acercando a su situación real, a las vivencias en esos 75 minutos de un grupo de habitantes, en su mayoría jóvenes desorientados, frustrados, que deambulan en la noche de agosto madrileña y hablan, discuten, cantan, piden, recitan... Ahí está la perorata de un “loco” que ve por todas partes una conspiración social; la cita telefónica de una enamorado; la entrevista de un reportero; las excusas de un jefe a una empleada a la que debe dinero; los lamentos de una joven madre hambrienta; los diferentes enfados de una chica obsesiva con varios interlocutores telefónicos; la compra callejera de un director de hotel; la frustración de una joven que busca trabajo; las explicaciones de un hijo a su madre sobre su adicción a la pornografía; las discusión entre dos limpiadoras de basura; los jóvenes que van de marcha; la canción de un artista; la actuación de unos actores... Teniendo en cuenta que toda la película ha sido rodada en un único plano y que el set es un entorno urbano real, calles transitadas habitualmente en el centro de Madrid, hay que reconocer el enorme mérito de una narración ejemplar en cuanto a la planificación y a la extraordinaria pericia al ajustar la entrada y salida del encuadre de los diferentes personajes y sus tramas. Sólo por este soberbio ejercicio de estilo la película merece admiración. Destaca en este sentido el número rimado que se marca un enorme Antonio de la Torre. A su vez, indudablemente planea sobre el conjunto un cierto aire irreal, generado por la artificiosidad de captar a cada hombre y a cada mujer en el preciso instante que se requiere para que sus conversaciones se entiendan, se sigan, se esperen... De fondo, hay en los personajes que aparecen en la película un halo de tristeza y frustración ante la adversidad, pues todos son perdedores y cargan con su personal saco de dificultades, económicas, laborales, afectivas, etc., y es fácil comprobar cómo la crisis financiera global enmarca cada una de sus pesadumbres y hace un poquito más difícil sus vidas. Sin embargo, también al conjunto puede achacársele cierta superficialidad, pues el somero vistazo social que es el film no puede entrar en honduras de entidad, ni ofrecer soluciones. Así las cosas sorprende mucho el logrado y sugestivo final, que, aunque efectista, no deja de ser un sentido homenaje al mundo del teatro, a la fuerza transformadora de las palabras, en donde los poemas de Blas de Otero sirven de catalizador y elevan la película hacia una suerte de desenlace filosófico-existencial que hace preguntarse a los actores sobre el sentido de su vida, de su libertad, de su destino, como si fueran protagonistas de la obra de un Creador (con mayúsculas) cuyo silencio interpela a todos, espectador incluido.

6/10
Sin identidad (serie)

2014 | Sin identidad | Serie TV

La historia de la venganza de María, una joven que se sintió traicionada por quien ella creía que era su familia biológica. La búsqueda de su pasado la lleva a terminar en prisión. Después de varios años confinada en una cárcel china, regresa a España con un único fin: vengarse de todos ellos.

Al final todos mueren

2013 | Al final todos mueren

Javier Fesser apadrina un film colectivo de cuatro diferentes realizadores hasta ahora cortometrajistas o poco experimentados en el terreno del largometraje. Han rodado otras tantos segmentos con varias interconexiones, acompañadas por un prólogo, y un epílogo rodado por el propio Fesser. El nexo de unión de las diferentes historias de Al final todos mueren es la inminente llegada a la Tierra de un meteorito que acabará con la Humanidad. Etéreos, la parte de Javier Fesser, es muy superior al resto. Visualmente impecable, presenta a dos astronautas que desde el espacio se disponen a convertirse en privilegiados testigos del fin del mundo. Absolutamente hilarante, demuestra que al realizador lo que se le da mejor con diferencia son los cortos cómicos. 42 días antes del impacto está dirigido por Javier Botet, actor de físico peculiar con síndrome de Marfan, que ha obtenido un inmenso prestigio en el ámbito del cine de terror, por personajes monstruosos en cintas como [Rec] y Mamá. También interpreta al protagonista, un asesino en serie que dejará escapar a la chica a la que ha secuestrado si supera una curiosa prueba. Dura y desagradable, aunque crea una atmósfera sugerente, tiene poco interés, y acusa un evidente exceso de metraje. En 13 días antes del impacto, Roberto Pérez Toledo, responsable de Seis puntos sobre Emma, cambia el tono radicalmente, pues ha rodado una especie de comedia romántica sobre un grupo de jóvenes, que ante la inmente llegada del apocalipsis se lanzan a declararse a las personas de las que se han sentido durante mucho tiempo profundamente enamoradas. Con algún momento divertido, acaba siendo extremadamente ligero. Dirige 8 días antes del impacto Pablo Vara, autor del desconocido thriller de ciencia ficción DHA: Dos horas antes. Tiene como personajes centrales a los integrantes de un grupo de amigos que se reúnen para cenar por última vez, pero acaban acogiendo a una chica perseguida que porta lo que parecen ser cinco entradas para algún tipo de búnker que puede significar la salvación. Supera el nivel de los otros, sobre todo a nivel interpretativo, porque cuenta con las siempre sorprendentes Manuela Vellés y Macarena Gómez. Aunque se resuelve de forma un tanto fácil, adquiere cierta tensión dramática por el dilema moral al que se enfrentan los protagonistas, que se plantean robar los tickets de la recién llegada. El hasta ahora únicamente cortometrajista David Galán Galindo se encarga de 3 horas antes del impacto, sobre un librero dedicado a los comics que se encuentra con una embarazada. Es el fragmento más original, y a pesar de su ligereza está lleno de hallazgos divertidos y referencias a la cultura popular.

5/10
Viral

2013 | Viral

Debut en el largometraje del argentino residente en Madrid Lucas Figueroa, hasta la fecha autor de diversos cortometrajes. Uno de ellos, Porque hay cosas que no se olvidan, estuvo nominado al Goya en esa categoría en 2009. Necesitado de dinero para que no echen a su padre de la residencia de ancianos, Raúl Núñez, un veinteañero que se dedica a los efectos digitales, resulta elegido para participar en el concurso "El Friki de la FNAC". Deberá permanecer encerrado en el edificio de la tienda a la que alude el título del mismo durante una semana, y ganará si consigue 100.000 fans en su página de Facebook. Pronto, se siente atraído por una cajera, al tiempo que un vigilante de seguridad le advierte de una presencia fantasmal en el lugar. Ciertamente, el cine español tiene que aprender mucho de las superproducciones americanas en cuanto a las posibilidades del 'product placement' para ayudar en la financiación. Pero Viral se pasa en descaro, y acaba siendo un anuncio de 90 minutos de FNAC, la cadena de grandes almacenes especializada en cultura. Se repite continuamente el nombre de la tienda, los personajes de Pablo Rivero y Aura Garrido casi no se quitan el chaleco de la casa, y una aparición del presentador Maxim Huerta parece concebida para hablar de su libro "Una tienda en París" previo pago de una módica cantidad. La trama de Viral resulta un tanto pueril, y acaba resultando demasiado evidente que se nombren o aparezcan continuamente conceptos de moda: redes sociales, tablets, frikis, etc., para ganarse al público juvenil, al que también va dirigida la canción central de la banda sonora, del grupo Auryn, de moda entre ese sector. Además, 'roba' demasiado de cintas como La terminal, [Rec] y Tesis, y algunos gags parecen sacados de un episodio de Física o Química. Por su parte, el reparto es desastroso, salvo por la aparición del siempre excelente Pedro Casablanc, hasta ahora un tanto desaprovechado por el cine, que otorga algo de entidad, a las secuencias en las que aparece. También tiene cierta gracia el acento andaluz cerrado de Miguel Ángel Muñoz. Es una pena, pues Figueroa demuestra un gran talento para la puesta en escena, con algunos momentos imaginativos, como la llegada a la tienda del protagonista, en un plano secuencia que sigue su periplo en bicicleta. Además, algunos gags derrochan alguna simpatía, y al menos en su arranque logra cierto suspense.

4/10
Tensión sexual no resuelta

2010 | Tensión sexual no resuelta

Miguel Ángel Lamata, rueda su tercera película, tras las prescindibles Isi & Disi, alto voltaje y Una de zombies. Ésta podría haberse llamado “Una de tópicos sobre sexo”. Produce e interpreta un pequeño papel su “amiguete” Santiago Segura, que también ha estado presente en sus trabajos anteriores. Proclama el director y guionista que es su película más personal, inspirada en los años en los que trabajó como profesor en Zaragoza. Por eso, posiblemente no es casualidad que el protagonista sea otro profesor, Juanjo, abandonado por su novia, Celeste, que se ha enamorado de un roquero. Nico, un alumno caradura de Juanjo, le ayuda a recuperarla, poniendo en marcha una serie de acciones, como adivinar quién es el objeto de deseo de la chica, y mandarle un matón para que le dé una paliza. Por su parte, Celeste está aconsejada por Jazz, una escritora de éxito movida por el rencor, pues mantuvo un idilio con Juanjo en el pasado. Priman los intereses comerciales en esta producción de Andrés Vicente Gómez, hasta el punto de que en un plano general inusualmente largo han colocado un destacado cartel de la película Ni en sueños, cuyo tráiler también se puede ver antes de la proyección. También han pensado en la caja registradora, a la hora de escoger el reparto, formado por rostros populares de la televisión, con tirón en taquilla: Amaia Salamanca (Sin tetas no hay paraíso), Adam Jezierski (Física y química), Norma Ruiz (Yo soy Bea), Pilar Rubio (Sé lo que hicisteis), Joaquín Reyes (Muchachada Nui) y un actor con bastante talento, Miguel Ángel Muñoz (Un paso adelante), que normalmente está muy por encima de estos subproductos en los que trabaja. Muñoz es el único que cumple a pesar de que tiene un personaje esquemático (el roquero macarra), pues los demás andan bastante desubicados. El reparto se completa con el mediocre Fele Martínez y una actriz cuya ineficacia extrema llama poderosamente la atención, Salomé Jiménez (Celeste), aragonesa como el director, y actriz de algunos de sus cortos y su ópera prima. Se queda la cinta en una sucesión de chistes zafios sobre el sexo, y la trama se limita a ir emparejando en la cama a los personajes en relaciones heterosexuales u homosexuales. Los diálogos parecen inspirados en el cine gamberro de Judd Apatow, pero no tienen ninguna gracia. En resumen, se diría que sólo tiene dos defectos: la historia que cuenta no tiene ningún interés, y está mal rodada con interpretaciones de juzgado de guardia.   

1/10
No controles

2010 | No controles

Sergio se dispone a viajar en avión con su novia Bea ante la atenta mirada de su padre, que ha ido a despedirles. No tan atenta, en realidad, pues Bea es ex novia, circunstancia que Sergio no se ha atrevido a contar, obligándola a ella a mantener la ficción de que las cosas van bien. Debido a un temporal de nieve sus respectivo y distintos aviones no pueden despegar, tendrán que pernoctar en un hotel. Puede ser la ocasión de recomponer la relación. Y para ello está Juancarlitros, el típico graciosete antiguo compañero de pupitre de Sergio, que casualmente viajaba en el mismo avión. Aspirante a humorista profesional, decide poner todos los medios para ayudar a su amigo, lo que incluye la complicidad de otros viajeros, una azafata y un empleado del hotel ecuatoriano. Borja Cobeaga sorprendió hace año y medio con Pagafantas, una comedia juvenil, fresca y desenfadada, con personajes y situaciones reconocibles por el público, buen timing y ocurrentes gags. Ahora repita fórmula con No controles, y a juzgar por el resultado obtenido, se posiciona en primera línea del género en el panorama hispano, lo que podría ser decir poco en el mediocre paisaje del cine patrio, pero que en realidad, digámoslo claro, es mucho. Cobeaga, director y coguionista, logra algo complicado y vital para el comediante, que es la complicidad con el espectador, la respuesta a sus guiños. De nuevo tenemos a un tipo inseguro y temeroso en sus cuitas amorosas –Unax Ugalde, en el reverso ‘humoroso’ del papel que entrega en la casi simultánea Bon appétit–, un ‘pringadillo’ gracioso y pesado pero leal a machamartillo con sus amigo –el divertido Julián López–, más una galería de personajes que cumplen bien sus respectivos cometidos, de apoyo al enamorado, o en el otro campo, de insoportable e insincero novio rival, o de chica a recuperar. El tono de las bromas es elegante, al menos dentro del panorama basto de otras comedias españolas, y la ristra de chistes que cierra el film durante los títulos de crédito son el perfecto colofón para salir de la sala con una sonrisa de oreja a oreja.

6/10
Ben-Hur (miniserie)

2010 | Ben-Hur | Serie TV

Judá Ben-Hur, hijo de un rico comerciante judío, tiene como mejor amigo a Messala, un tribuno romano. Tras un desencuentro entre ambos, Ben-Hur se niega a señalar a los enemigos judíos de Roma, y Messala se convierte en su encarnizado enemigo. Aprovecha que una teja de la casa de Ben-Hur se cae al paso del gobernador para acusar a la familia de atentar contra él. Judá es enviado a galeras y jura venganza. Adaptación televisiva de la legendaria novela de Lew Wallace, que ya había tenido varias adaptaciones, entre ellas la popular versión que protagonizó Charlton Heston en 1959, ganadora de 11 Oscar.

4/10
El síndrome de Ulises

2007 | El síndrome de Ulises | Serie TV

Ulises Gaytán de Arzuaga es un joven médico que ha estudiado en EE.UU. Tras concluir un máster que ha realizado allí, regresa a España, para dirigir la clínica de su familia. Pero resulta que su padre se ha fugado con una paciente, llevándose una gran suma de dinero.Miguel Ángel Muñoz (Un paso adelante) protagoniza esta telecomedia española de temática médica. El título hace referencia al síndrome que sufren los emigrantes cuando se afincan en un nuevo lugar.

4/10
Intrusos en Manasés

2007 | Intrusos en Manasés

Julia es una periodista especializada en temas sobrenaturales. Sin embargo, no es una persona que “crea” en estas historias paranormales, lo que no le ha impedido convertirse en una profesional de éxito. Todo cambia cuando acude a entrevistar a una mujer que dice sentir la presencia de fantasmas. La periodista descubre entonces que ella también tiene esa capacidad para “sentir”. Días después recibe el encargo de ir a Manasés, un pueblo fantasma. Julia llega al lugar abandonado con un fotógrafo, un técnico de sonido y una operadora de cámara. Manasés encierra un misterio: Un avión nazi se estrelló allí durante la Segunda Guerra Mundial. Poco después todos los habitantes del pueblo murieron y nadie más ha vivido allí desde entonces. Nazis, el Santo Grial, el Arca..., todo ello hace que la cabeza viaje a títulos emblemáticos como algunos de la saga de Indiana Jones. Pero nada que ver. La temática de la película es pretenciosa y el nivel alcanzado deja todo que desear. El guión es muy pobre y las teóricas situaciones de terror resultan absurdas e infantiles. Los efectos visuales mejor ni mencionarlos. Y el suspense que debería acompañar a un título de estas características, no es sino el alargamiento de escenas sin ritmo que sirven sólo para poner a prueba la paciencia del espectador. El desasosiego que se pretende transmitir llega a ser ridículo. También es inevitable pensar en Iker Jiménez y su esposa Carmen Porter cuando el espectador conoce a Julia. La película hace un guiño a estos periodistas, que aparecen mencionados en un cartel colgado de una pared. Pero aún así, a los seguidores de Jiménez y Porter más les vale escuchar o ver sus programas, ya que son mucho más terroríficos e interesantes. En cuanto al reparto, los cuatro televisivos protagonistas no llaman la atención. Sólo quizás Miguel Ángel Muñoz, que se sale por fin del típico chulito de instituto. El otro gran personaje es el pueblo, aunque no se le saca partido. Además, esta película demuestra que los niños con aire diabólico no dan miedo por sí solos. Como bien muestran La profecía, El orfanato, El resplandor, etc.,  no basta con poner maquillaje pálido y un camisón a los infantes para que resulten aterradores. Intrusos en Manasés es el debut como director cinematográfico de Juan Carlos Claver. Al igual que sus actores principales él también es un habitual de televisión donde debutó con la “tv movie” ¿Dónde está?.

3/10
Desde que amanece, apetece

2005 | Desde que amanece, apetece

El título de esta comedieta hispana ya lo dice todo. Se trata de un entretenimiento grosero destinado al consumo de mentes que no leen precisamente a Shakespeare. La cosa va de boys, prostitutas y gigolós, de la presunta búsqueda del amor, de encuentros sexuales, de la fanfarronada española y de la interpretación de Gabino Diego, uno de los tipos que mejor hace de panoli descerebrado en nuestro panorama actoril.

2/10
Un paso adelante

2002 | Un paso adelante | Serie TV

Las vicisitudes de un grupo de jóvenes, que desean triunfar en el mundo de las artes escénicas. Compensando el pobre talento interpretativo de algunos actores, destacan las coreografías y los números musicales de cada episodio, de lo mejorcito de la serie. El referente de la serie es, desde luego, Fama, en versión española, tamizada por 'Operación triunfo'. La serie dio lugar al grupo musical 'UPA Dance', encabezado por el guaperas Miguel Ángel Muñoz.

4/10
Compañeros

1998 | Compañeros | Serie TV

Un total de nueve temporadas, repartidas entre 1998 y 2002, se mantuvo esta serie en la televisión española. Fue una referencia en la pequeña pantalla, aunque sus comienzos fueron algo titubeantes. La trama, dirigida al público juvenil y familiar, se enmarca en el estilo de Al salir de clase, aunque era mucho menos frívola que ésta, y recogía las vicisitudes de varios compañeros en un instituto. La pandilla ofrecía momentos de gran diversión y también algunas lágrimas. Por la serie fueron apareciendo algunas caras que más tarde serían muy conocidas en el cine español, como Paz Vega, Juan José Ballesta o Alberto Jiménez.

4/10
Al salir de clase

1997 | Al salir de clase | Serie TV

Serie televisiva de impresionante éxito en España, que superó los mil capítulos. Creada por Antonio Cuadri, se trataba de recoger el ambiente estudiantil, lleno de frivolidad y tontería, de un instituto español, con las relaciones y problemas varios de los alumnos y alumnas, un poco con la idea de fondo de las comedias juveniles americanas al estilo Sensación de vivir. Y todo ello mostrado en un formato muy barato, de sitcom, y donde el punto fuerte no eran las tramas ni la intriga, sino la cantidad de personajes que aparecían y desaparecían, y sus interminables enredos. La serie, que ofrecía una visión muy limitada de la juventud, extremadamente egoísta e hipersexualizada, será recordada sobre todo porque por ella pasaron, durante los seis años en que se emitió, más de 100 actores, muchos de los cuales luego siguieron con una carrera exitosa en el cine, como Pilar López de Ayala, Diana Palazón o Alejo Sauras, entre muchos otros. También ofrecía actuaciones musicales de cantantes o bandas reales de gran prestigio, como Laura Pausini, Ella Baila Sola, Amaral, La Oreja de Van Gogh, Shania Twain, Bon Jovi, Lenny Kravitz, Paulina Rubio, Roxette o Enrique Iglesias, por nombrar sólo a unos pocos.

4/10
El palomo cojo

1995 | El palomo cojo

Un niño bastante inquieto llega a la casa señorial de sus abuelos, en el Barrio Alto de un tranquilo pueblo gaditano. Al niño, que tiene diez años, se le ha diagnosticado una enfermedad. Necesita tranquilidad y reposo. Pero la calma del pueblo le parece demasiada, y los tres meses del verano se plantean la mar de aburridos. Su vida se anima al ir conociendo a los personajes que habitan y visitan la casa de sus abuelos. Cada uno de ellos le llamará la atención por algún aspecto curioso, o por su forma peculiar de ver la vida. De esta manera, el niño va descubriendo la vida, a la vez que se asoma al complejo mundo de los mayores. Una película que cuenta con un brillante equipo de intérpretes, encabezado por Francisco Rabal. Parte de un curioso guión, basado en la novela homónima del escritor Eduardo Mendicutti. Tiene algunas situaciones divertidas, que rozan la parodia para exponer la disparatada forma de comportarse de los adultos a los ojos de un niño.

3/10

Últimos tráilers y vídeos