IMG-LOGO

Biografía

Mohamed Ben Attia

Mohamed Ben Attia

Mohamed Ben Attia

Filmografía
Mon cher enfant (Weldi)

2018 | Weldi

El retrato conmovedor de un hombre herido en sus valores viendo a su hijo caer en la radicalización.

Hedi

2016 | Inhebek Hedi

La brusca sacudida de una vida anodina. Hedi es un joven tunecino, al que le encanta dibujar, pero que en vez de desarrollar su talento artístico trabaja de comercial en una empresa automovilística. Está próximo a casarse, pero en este, como en tantos otros puntos, no parece manejar las riendas de su existencia, otros le han planificado la boda, él se deja llevar por lo que dicta su madre. Pero en vísperas del enlace, los acontecimientos se encadenan, y harto se refugia en un hotel, con la excusa de estar secundando los planes de sus jefes para captar nuevos clientes. Mientras gandulea, conoce a una mujer, Rym, que trabaja en el equipo de animadores del establecimiento, para entretener a los turistas. Y por una vez siente algo, y puede que hasta sea capaz de contrariar el rumbo que le habían marcado hasta entonces. Cinta sencilla de planteamiento, sobria y hábilmente ejecutada, sobre la madurez tardía tras un período en que todo el entorno ha ejercido una función castradora, de anulamiento de la voluntad, incapaz de tomar decisiones con un mínimo de riesgo. Aquí tenemos a la madre y el hermano, el peso de las tradiciones ancestrales, el trabajo deshumanizado, localizados en un Túnez al que los atentados han vaciado de turismo, pero alterando las circunstancias, la historia podría desarrollarse en cualquier lugar, la mediocridad y la presión ambiental conforman por desgracia, un patrimonio universal. El film fue premiado en Berlín por la dirección novel de Mohamed Ben Attia y la actuación de Majd Mastoura, y no se antoja disparatado el doble reconocimiento. Mastoura sabe encarnar la pasividad que busca subterfugios, y que acaba estallando, matices que la sabia dirección de Ben Attia sabe recoger. Se agradece el realismo, la idea es mostrar que el protagonista ha movido por fin el avispero que nunca osó tocar, pero lo que ocurrirá después dependerá de ulteriores decisiones que el film, sabiamente, omite. No es que la cinta no concluya, que lo hace, pero a la vez sabe dejar abierto el panorama posterior, como ocurre en la vida misma.

6/10
Mon cher enfant (Weldi)

2018 | Weldi

El retrato conmovedor de un hombre herido en sus valores viendo a su hijo caer en la radicalización.

Hedi

2016 | Inhebek Hedi

La brusca sacudida de una vida anodina. Hedi es un joven tunecino, al que le encanta dibujar, pero que en vez de desarrollar su talento artístico trabaja de comercial en una empresa automovilística. Está próximo a casarse, pero en este, como en tantos otros puntos, no parece manejar las riendas de su existencia, otros le han planificado la boda, él se deja llevar por lo que dicta su madre. Pero en vísperas del enlace, los acontecimientos se encadenan, y harto se refugia en un hotel, con la excusa de estar secundando los planes de sus jefes para captar nuevos clientes. Mientras gandulea, conoce a una mujer, Rym, que trabaja en el equipo de animadores del establecimiento, para entretener a los turistas. Y por una vez siente algo, y puede que hasta sea capaz de contrariar el rumbo que le habían marcado hasta entonces. Cinta sencilla de planteamiento, sobria y hábilmente ejecutada, sobre la madurez tardía tras un período en que todo el entorno ha ejercido una función castradora, de anulamiento de la voluntad, incapaz de tomar decisiones con un mínimo de riesgo. Aquí tenemos a la madre y el hermano, el peso de las tradiciones ancestrales, el trabajo deshumanizado, localizados en un Túnez al que los atentados han vaciado de turismo, pero alterando las circunstancias, la historia podría desarrollarse en cualquier lugar, la mediocridad y la presión ambiental conforman por desgracia, un patrimonio universal. El film fue premiado en Berlín por la dirección novel de Mohamed Ben Attia y la actuación de Majd Mastoura, y no se antoja disparatado el doble reconocimiento. Mastoura sabe encarnar la pasividad que busca subterfugios, y que acaba estallando, matices que la sabia dirección de Ben Attia sabe recoger. Se agradece el realismo, la idea es mostrar que el protagonista ha movido por fin el avispero que nunca osó tocar, pero lo que ocurrirá después dependerá de ulteriores decisiones que el film, sabiamente, omite. No es que la cinta no concluya, que lo hace, pero a la vez sabe dejar abierto el panorama posterior, como ocurre en la vida misma.

6/10

Últimos tráilers y vídeos