Decine21
Charlatán
5 /10 decine21

Charlatán

Charlatan

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)
0 1 1 0 2 1

Reparto

Sinopsis oficial

La asombrosa vida de Jan Mikolášek, un curandero checo al que encarcelaron durante el régimen comunista por sus habilidades y experiencias.

5 /10 decine21

Crítica Charlatán (2020)

Cura sana, cura sana...

Cura sana, cura sana...

Exploración de un personaje auténtico poco conocido, el curandero checo Jan Mikolášek (1889-1973), que desde joven descubre que tiene un don especial para detectar y sanar a enfermos, que primero desarrolla con la tutela casi maternal de una mujer con el mismo talento, Josefa Mühlbacherová, soportando la incomprensión familiar. Luego, ya por su cuenta, irá adquiriendo creciente fama, de modo que se gana muy bien la vida antes de la Segunda Guerra Mundial, cuando Checoslovaquia cae bajo el dominio nazi, aunque luego, tras el final de la contienda y el advenimiento al poder de los comunistas, su estrella empezará el declive, se le acusa de haber causado a sabiendas la muerte de dos jerifaltes del partido.

Se entiende perfectamente que una historia como la descrita en el párrafo anterior haya podido atraer la atención de la cineasta polaca Agnieszka Holland, pues gran parte de su filmografía pivota sobre historias en que ocupan espacio primordial los autoritarismos nazi y comunista, que ella misma ha sufrido en su piel. A priori el tema es atractivo, pues describe como es necesaria cierta dosis de fe para ponerse en manos de quien tiene cierta clarividencia para diagnosticar a sus pacientes, con una simple mirada, o escrutando al trasluz una muestra de orina. Una fe seguida no solo por gente sencilla, sino también por poderosos, que tal vez sirven a ideologías donde no se puede creer en Dios ni en nada que se aleje de sus postulados doctrinales.

Sin embargo Holland, que maneja un guión de Marek Epstein, entrega una película irregular. Se empeña tanto en alejarse del biopic al uso, que su protagonista resulta un personaje oscuro y nada atractivo, que puede emprenderla a golpes con unos gatitos a los que su protectora ha pedido que ahogue en un río para que no sufran, o mantener una intensa relación homosexual con un ayudante casado, donde es difícil reconocer algo que se parezca al amor, se trata de algo compulsivo, y cuyo alcance resulta difícil de adivinar cuando llega la hora de la denuncia y la cárcel por supuestos crímenes contra el estado.

La película tiene una línea principal de fotografía gris que empieza con la muerte de uno de los principales pacientes de Jan, el presidente comunista del país Antonín Zápotocký, a quien no puede salvar de la muerte, lo que abre la puerta a que sea visto con suspicacia, hasta acabar en la cárcel, y esto viene salpicado de flash-backs luminosos sobre tu trayectoria de sanador. Tienen más atractivo sus primeros pasos, pero en general todo se antoja de gran opacidad, pero la excusa de querer dejar al personaje en el misterio tiene el efecto de restarle interés ante el espectador, que se sentirá demasiado ajeno al mismo. Jan Mikolášek es interpretado por dos actores según estamos en sus años mozos o en la madurez, pero tanto Josef Trojan como Ivan Trojan, hijo y padre en el mundo real, componen a un personaje antipático, como si el don que han recibido tuviera una parte de maldición, que les impide ser felices.

Últimos comentarios de los lectores

Mario Zóttola - Hace 10 meses

Hace muchos años tuve que ir al fisioterapeuta de la Seguridad Social. Me tocó un profesional excelente que me curó una lesión en un tobillo en poco tiempo. Un día, al salir de la consulta -que parecía algo así como un gimnasio sanitario-, vi a una enfermera o monitora que pasaba sus manos sobre la espalda de una mujer, sin tocarla. Iba y volvía del cuello a la cintura. Le pregunté al fisioterapeuta qué hacía y me dijo con una sonrisa: "Les quita el dolor. Tiene un don especial en las manos".
El protagonista de esta película tiene un profundo conocimiento de las plantas adquirido en su juventud en el campo y un don especial para ver en una muestra de orina, casi todo lo que le pasa a sus pacientes, gracias a las enseñanzas que recibe de una curandera cuando todavía era un adolescente.
En uno de los diálogos dice que hay tres plantas que lo curan todo y otras para cada caso. Lo cierto es que con sus hierbas cada paciente debe hacerse un té que lo dejará como nuevo. Este personaje es un adelantado de lo que hoy se conoce como Medicina Natural alabada por unos y denostada por otros.
En medio de un panorama escaso de grandes títulos y plagado de películas "para niños" en vacaciones, este film se ve con interés, porque viene a demostrar que la Pachamama, la Madre Tierra -al decir de algunas creencias indígenas en América Latina- nos da todo lo que necesitamos para curar nuestras dolencias.
El argumento muestra a un sanador incansable y generoso, que no necesita de microscopio para ver en cada muestra, todo lo que le pasa a cada paciente. Una actividad que le da fama, dinero y grandes relaciones con altos cargos del gobierno chescolovaco, primero, y los nazis invasores, después.
La película avanza con interés por tres senderos: la actividad del "herboristero" curando enfermos; la íntima y posesiva relación que tiene con su ayudante y los flashbacks de su juventud que sorprenden por la violencia del personaje.
Una historia que nos sumerge con interés en una actividad que hoy estaría prohibida y perseguida por los laboratorios farmacéuticos que, como se sabe, hacen de la enfermedad y las pandemias, un pingüe negocio.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Películas más vistas HOY

Estrenos Películas

Últimos tráilers oficiales