Decine21
La fiesta de despedida
4 /10 decine21

La fiesta de despedida

Mita Tova

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

La fiesta de despedida (The Farewell Party)

Yehezkel, un hombre de 75 años que vive en una residencia de ancianos de Jerusalén, decide cumplir el deseo de su mejor amigo, Max, que se encuentra en estado terminal: morir en paz. Desoyendo las objeciones de su propia esposa Levana, Yehezkel y la mujer de Max, Yana, recurren a la ayuda del doctor Daniel, veterinario, y de Raffi Segal, un policía jubilado, para llevar a cabo su misión. Llegado el momento de la verdad, se dan cuenta de que ninguno de ellos está dispuesto a ‘apretar el gatillo’. Entonces Yehezkel, que ha sido ingeniero e inventor, construye, con el único propósito de ayudar a su amigo, una máquina de ‘autoeutanasia’. Tras el fallecimiento de Max, sin embargo, empiezan a circular rumores acerca del invento y al grupo le llegan más peticiones de ayuda. Entre tanto, Yehezkel se niega a aceptar la evidencia de que la demencia de su mujer se está agravando. Mientras se enfrenta a nuevas solicitudes para emplear la máquina y a la creciente dependencia de Levana, las fronteras empiezan a desdibujarse y los dilemas morales del equipo de colaboradores se tornan insoportables.

4 /10 decine21

Crítica

Grupo de la muerte

Grupo de la muerte

Yehezkel es un manitas, aficionado a construir inventos. Vive con su mujer Levana en una lujosa residencia para mayores en Jerusalén. Un día una de sus amigas les pide ayuda para acabar con la vida de su marido, en fase terminal de un cáncer. Yehezkel decide entonces fabricar una maquina de eutanasia, capaz de suministrar sustancias letales. Pronto más gente pedirá su ayuda.

Deprimente película israelí, escrita y dirigida por Tal Granit y Sharon Maymon, acostumbrados a trabajar juntos desde que en 2006 realizaran la comedia dramática Mortgage. La pareja de cineastas se adentra ahora en el turbio mundo de la eutanasia, con una película que quiere reivindicar el derecho a llevar a cabo esa práctica en Israel, país en donde está prohibida. Lo hacen desde una perspectiva realista, a menudo con momentos de humor negro (algunos ciertamente logrados, como las intervenciones del policía), pero en el fondo con una visión sumamente trágica y triste de la existencia, pues se presentan un puñado de vidas sin esperanza que ansían el frío asesinato o suspiran por un suicidio asistido para evitar el sufrimiento.

Aunque se quiere buscar un cierto consenso o equilibrio al mostrar que los personajes de la película no tienen la misma opinión acerca de la eutanasia, con las consiguientes discrepancias entre ellos, la película viene a declarar finalmente que matar al ser querido es la única solución posible, amorosa, cuando la vida deja de ser “valiosa”, según la percepción de cada víctima. Ni que decir tiene que eso implica una prácticamente nula visión trascendente de la existencia. No se niega que la eutanasia sea un asesinato, pero se justifica plenamente en pro de la compasión, de una clase de amor que obligaría a asesinar para evitar el dolor del enfermo, físico o moral. La puesta en escena de La fiesta de despedida se encarga por supuesto de cargar las tintas en este aspecto “compasivo”, pues la acción tiene lugar en un gran centro geriátrico donde queda muy patente la decrepitud del cuerpo humano.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Películas más vistas HOY

Últimos tráilers oficiales