IMG-LOGO

Biografía

Aldis Hodge

Aldis Hodge

34 años

Aldis Hodge

Nació el 20 de Septiembre de 1986 en Onslow County, North Carolina, EE.UU.
Filmografía
El hombre invisible

2020 | The Invisible Man

Cecilia Kass mantiene una relación tóxica con su marido, manipulador y maltratador, el empresario y revolucionario científico del campo de la óptica Adrian Griffin. Cuando ella logra escapar de la lujosa mansión en la que conviven, Griffin se suicida, legándole una generosa cantidad de dinero. Pero Cecilia se siente acosada por un individuo al que no puede ver, y sospecha que en realidad su esposo ha fingido su muerte, y que ha utilizado sus conocimientos para volverse invisible. A su alrededor todo el mundo empieza a pensar que ella está perdiendo la razón. Revisión de la novela de H.G. Wells, que dio lugar al clásico de terror de la universal El hombre invisible, de James Whale. Transcurre en la actualidad y se ha cambiado el punto de vista, pues la historia no está contada por el investigador que se vuelve loco tras descubrir el procedimiento para no ser detectado por el ojo humano, sino por su pareja, que sufre las consecuencias. Guionista especializado en terror, con títulos como Saw o Insidious (ambos dirigidos por su amigo desde que estudiaron juntos James Wan), Leigh Whannell se consagró como realizador con Upgrade, un film de ciencia ficción producido por Blumhouse, que pese a su calidad tuvo poca distribución. No resulta extraño que le haya vuelto a fichar para escribir y dirigir este proyecto la compañía, regida por el hábil Jason Blum, que está detrás de filmes de presupuesto reducido que han recaudado cifras astronómicas, como Paranormal Activity y Déjame salir. Fiel al espíritu de la compañía, Whannell no precisa de muchos efectos visuales para ofrecer una lección magistral de cómo crear suspense. Ya la escena inicial, con Cecilia arreglándoselas para zafarse de Adrian, pone los pelos de punta. El cineasta conoce al dedillo los mecanismos que crean tensión, se nota que tiene muy estudiado el mejor cine de Alfred Hitchcock, pero en su tratamiento de los abusos psicológicos, parece haber bebido también de Luz que agoniza, el clásico dirigido por George Cukor, donde el personaje de Charles Boyer manipulaba a Ingrid Bergman para que dudara de su cordura. En su empeño en usar el género fantaterrorífico para hablar de problemas actuales, en este caso el maltrato machista, se asemeja a John Carpenter, no en vano le han reclutado para el remake de 1997, rescate en Nueva York, que será su siguiente trabajo. Escogida porque se le asocia con papeles con cierta carga feminista, como la pionera del mundo de la publicidad de Mad Men, o la esclava rebelde de El cuento de la criada, Elizabeth Moss borda un personaje muy difícil, progresivamente desquiciada. Tiene también su mérito Oliver Jackson-Cohen, uno de los protagonistas de La maldición de Hill House, pues se habla de su personaje durante todo el metraje, sin que apenas salga, por lo que cuando finalmente irrumpe en pantalla corría el riesgo de no resultar lo suficientemente inquietante, pero sale airoso del reto.

7/10
What Men Want

2019 | What Men Want

Clemency

2019 | Clemency

The Brian Banks Story

2018 | The Brian Banks Story

Turn: Espías de Washington (4ª temporada)

2017 | Turn: Washington's Spies | Serie TV

Última temporada de la historia de la red de espías que, al servicio de George Washington (Ian Kahn), propiciaron en buena parte el éxito de la campaña del Ejército Continental contra las tropas inglesas del rey Jorge III. Estamos ahora en los momentos decisivos de la contienda. Abraham Woodhulll (Jamie Bell) ya cuenta con su padre, el juez Richard Woodhull (Kevin McNally) en el bando rebelde y ambos planean nuevos enfoques para la lucha; el teniente Caleb Brewster (Daniel Henshall) es capturado y su vida penderá de un hilo cuando el traidor Arnold (Owain Yeoman) le ponga en manos del sanguinario Capitán Simcoe (Samuel Roukin); mientras, Ben Tallmadge (Seth Numrich) urde la manera de mantener la red a salvo, con la ayuda de Anna Strong (Heather Lind) y de Mary Wooddhull (Meegan Warner), que ahora se encuentra en el campamento de Washington. Muchas idas y venidas tiene esta intrigante y final temporada de la fabulosa serie de AMC sobre la Revolución Norteamericana. Habrá muertes dolorosas, grandes sacrificios y actos heroicos, grandezas y mezquindades, mientras la trama va enriqueciéndose con cada hilo narrativo. Es elogiable el modo en que se van atando todos los cabos, hasta llegar al equilibrado final, que quiere ser una declaración de intenciones acerca de la naturaleza del ser humano, no tanto de los hechos sino de las almas, que es donde se libra la gran batalla entre el bien y el mal. Los actores están, como siempre, espléndidos.

8/10
Figuras ocultas

2016 | Hidden Figures

Una de esas películas capaces de elevar el espíritu, que hacen pensar que todo es posible cuando uno se deja guiar por la divisa del trabajo bien hecho y de hacer lo correcto. Se basa en hechos reales, y su título alude a los tres personajes femeninos retratados, tres mujeres negras que en los años 60 en Estados Unidos, con la segregación racial plenamente vigente, fueron capaces de labrarse una asombrosa carrera profesional en la NASA, la agencia espacial americana, tarea que compatibilizaban con su trabajo en casa como madres de familia. En el elocuente prólogo en que las seguimos en la niñez, descollando por su pasión científica, vemos cómo son capaces de descubrir bellas y perfectas figuras geométricas en los elementos cotidianos que les rodean. En 2014 un desconocido Theodore Melfi sorprendió con St. Vincent, una divertida comedia con su punto dramático protagonizada por Bill Murray, que se atrevía a plantear en cine la idea de que podemos ser santos en la vida cotidiana, buenas personas, una aspiración que tal vez nos cuesta distinguir en los que nos rodean, quizá porque ni ellos mismos son conscientes de que justamente eso es lo que desean. Ahora, en el fondo, aletea idéntica idea en Figuras ocultas, película de hechuras más clásicas, por partir de personajes auténticos. Y sabe destacar a los personajes que habitualmente estarían en segundo plano, dejando precisamente en este lugar a los heroicos astronautas, incluido el mítico John Glenn, que en otros filmes habrián tenido un protagonismo absoluto, más en esa carrera contrarreloj con los soviéticos durante la guerra fría, por no quedarse atrás en la carrera espacial. Melfi dirige, produce y coescribe con Allison Schroeder con talento, pues tiene la virtud de no atascarse en las aristas de las injusticias que les toca vivir a las tres protagonistas, sin que ello signifique su omisión. La idea es hacer prevalecer el tono amable, se diría que la divisa de Katherine G. Johnson, Dorothy Vaughan y Mary Jackson –estupendas Taraji P. Henson, Octavia Spencer y la recién llegada Janelle Monáe– es poner a mal tiempo buena cara, y seguir esforzándose un día y otro en hacer las cosas mejor, ya llegará en su momento el reconocimiento, si tiene que llegar. De modo que situaciones como la de tener que perder literalmente un cuarto de hora en ir a la carrera al cuarto de baño, porque en la zona donde trabaja Katherine no hay aseos para "gente de color", se convierte en algo próximo al vodevil, se critica inteligentemente por reducción al absurdo. El guión es modélico a la hora de describir las funciones de Johnson como calculadora, Vaughan como supervisora in pectore que acaba siendo una experta en el recién adquirido superordenador IBM de fichas perforadas, Jackson completando su estudios para ser la primera ingeniera sfroamericana. Y no cae en buenismos anacrónicos a la hora de describir a los personajes blancos de la NASA, grandes profesionales y capaces de detectar lo que es injusto, pero humanos e hijos de su tiempo, lo que puede verse en el jefe del proyecto Kevin Costner, en la encargada de personal Kirsten Dunst, o en el ingeniero celosillo Jim Parsons, dando la vuelta a su Sheldon de The Big Bang Theory.

7/10
Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás

2016 | Jack Reacher: Never Go Back

Segunda entrega cinematográfica de las andanzas del antiguo y taciturno policía militar Jack Reacher, protagonista de un montón de libros escritos por Lee Child, el adaptado en esta ocasión parece que hace el número 18 de la saga. La novedad reside en mostrar que el bueno de Jack tiene, después de todo, su corazoncito. En efecto, cansado de vagar solo por ahí, decide ir a conocer a la comandante Susan Turner, un contacto en Washington con la que ha colaborado a distancia para resolver algunos casos, quizá podrían salir a cenar y tal. Pero se encuentra con que ha sido detenida, acusada falsamente de alta traición. Su abogado le explica que estaba llevando a cabo una investigación sobre un feo asunto de tráfico de armas en Afganistán, y sus dos agentes sobre el terreno fueron asesinados. Todo apunta a que no hay ninguna voluntad por esclarecer los hechos, y Jack facilitará la fuga de Susan, pues existe una conspiración para liquidar a todo el que sepa demasiado sobre la investigación de la comandante. Un mercenario dirige la persecución de los fugados, y descubre un inesperado punto flaco en Jack: una supuesta hija adolescente, cuya existencia desconocía. Edward Zwick sustituye en la dirección y coautoría del guión a Christopher McQuarrie, al que no obstante se le ha concedido el crédito de productor ejecutivo. Seguramente la trama no es tan sólida como la del film original, aunque se trata de conservar el sentido del humor, las sorpresas –no lo son mucho en esta ocasión– y la química entre personajes, esta vez entre Tom Cruise y Cobie Smulders, a la que se suma la tercera en discordia-concordia, Danika Yarosh, que da vida a la hija, sobre la que mientras se mantienen las dudas sobre si realmente lo es, se le conceden rasgos que haría pensar en aquello de "tal palo, tal astilla". Algunas escenas están muy bien escritas, como la del arranque con la pareja policial que pretende arrestar a Jack. Otras, aunque sean muy espectaculares –el clímax durante el desfile de Halloween–, resultan más forzadas, parecen obedecer a la exigencia de que hay que terminar la película con una gran traca final.

6/10
Straight Outta Compton

2015 | Straight Outta Compton

Biopic de los miembros de NWA, abreviatura de Niggaz Wit Attitudes, que se podría traducir como "Negros con orgullo". El conjunto fue uno de los grandes pioneros del gangsta rap, subgénero que se distingue por sus letras explícitas, que reflejan el estilo de vida violento de quienes viven en los suburbios más duros de Estados Unidos. La acción comienza a mediados de los 80 en Compton, en aquel momento una de las ciudades más peligrosas del condado de California, castigada por el crack y las guerras de bandas, donde el joven Eazy-E aspira a dejar de ser un camello, con lo que tras hablar con su amiguete Dr. Dre, pinchadiscos local, deciden formar un grupo musical al que también se unen DJ Yella, McRen y Ice Cube. En Estados Unidos, Straight Outta Compton se convirtió en todo un fenómeno. Se explica en primer lugar porque NWA viene a ser el Dream Team de los raperos, pues sus componentes están considerados los reyes de su estilo, con esta formación y sus trabajos posteriores. Pero también por los paralelismos de la época que retrata, cuando el vídeo de los agentes golpeando a Rodney King provocó trágicos disturbios raciales, y el momento de su estreno, después de que el también grabado asesinato de Walter Scott, hombre negro desarmado, a manos de un agente, y otros casos de violencia policial, provocaran una situación comparable. Describiendo este contexto el hábil afroamericano F. Gary Gray, habituado a brillar con productos que en otras manos hubieran sido bastante convencionales, como The Italian Job, y Negociador, consigue el prodigio de que se entienda (pero no que se aplauda) que hiciera furor, sobre todo en un sector de la población, un grupo cuyos títulos, como "Fuck the Police", hablan por sí solos. Pero lo logra a costa de un dibujo demasiado estereotipado de la situación, pues por ejemplo, aquí los representantes de la ley parecen todos archivillanos de película de superhéroes. Puesto que algún miembro de NWA ejerce como productor del film, Gray se abstiene de críticas hacia ellos. Dibuja además un mundo similar a una jungla, donde parece que sólo se obtiene el respeto por la vía de la violencia y las armas, o por tener un golpe de suerte y ganar mucho dinero porque tu grupo se ponga de moda. El único objetivo válido parece ser llegar a la cima para tener más sexo y coches mejores. Los excesos no parecen acarrear consecuencias, salvo que se tenga la mala suerte de contraer el sida. En cuanto a cuestiones cinematográficas, Gray imprime un ritmo ágil a las dos horas y media de metraje, y siguiendo la moda actual, propiciada por un emblemático episodio de True Detective, incluye un plano secuencia impactante en un hotel. También consigue que brillen los actores, sobre todo Paul Giamatti, que como manager vuelve a demostrar su capacidad para transmutarse en personajes muy diferentes, pero de la misma forma son creíbles los jóvenes protagonistas, sobre todo el debutante O'Shea Jackson Jr., que físicamente y con sus gestos parece una versión joven del legendario Ice Cube, aunque es posible que ser su hijo le haya ayudado bastante.

5/10
Turn: Espías de Washington (2ª temporada)

2015 | Turn: Washington's Spies | Serie TV

Segunda temporada de la serie histórica que sigue las actividades de espionaje alrededor de Abraham Woodhull (Jamie Bell) en Setautek, quien con el seudónimo de Culper proporciona información a George Washington (Ian Kahn) en la lucha contra los británicos por la independencia. Una vez asentados bien los personajes y las circunstancias, Craig Silverstein puede desarrollar bien las diversas subtramas que ocurren en 1777 y 1778, e incluso explorar ideas como la posible melancolía de Washington. También está en su mano mostrar al comandante británico Hewlett (Burn Gorman) en su lado más humano, aficionado a la astronomía, enamorado platónicamente de Anna Strong (Heather Lind), una de las espías, que demuestra una increíble fortaleza cuando es capturado por los rebeldes y tratado casi como un animal. En los diez capítulos se combina la intriga de espionaje –los mensajes escondidos en el busto del rey, la tinta invisible, la captación de agentes en Long Island, el intento de corromper a patriotas que pueden pensar que no son suficientemente considerados...–, con lo personal, los romances a varias bandas, y cómo Mary (Meegan Warner), la mujer de Abe, antepone a su familia a cualquier otro punto de vista, aun sabiendo que su marido realiza actividade clandestina que no pueden agradar a los ingleses ni a su suegro, el magistrado Richard. La trama atrapa en sus diversas ramificaciones, y cuenta con un buen reparto, donde el villano Simcoe, Samuel Roukin, resulta especialmente repulsivo.

7/10
Turn: Espías de Washington

2014 | Turn: Washington's Spies | Serie TV

Serie televisiva de corte histórico situada en los años de la guerra de la independencia norteamericana, en que las tropas de George Washington combaten a los soldados del rey Jorge III de Inglaterra, que intenta mantener un poder colonial que se le está yendo de las manos. Describe la actividad de espionaje, al principio a regañadientes, llevada a cabo por Abraham Woodhull en Setauket, un enclave de Long Island cercano a Nueva York bajo dominio británico. Woodhull, hijo de un juez leal a la corona, realizaba algunas actividades de contrabando entre los contendientes, más o menos toleradas por ambas partes en tiempos de penuria, lo que le permitió realizar clandestinamente su actividad de inteligencia. La serie está muy bien ambientada, y el rigor histórico viene garantizado por la obra de Alexander Rose de que parte, y que maneja bien Craig Silverstein. Como cabe imaginar, quedan mejor parados los rebeldes que los ingleses. Ha contado con directores de prestigio en varios episodios, como Rupert Wyatt y Oliver Hirschbiegel. En el reparto destaca el protagonista, un convincente Jamie Bell.

6/10
The East

2013 | The East

Segundo largometraje como realizador de Zal Batmanglij, tras Sound of My Voice. Como en aquélla, él mismo ha coescrito el guión con la actriz protagonista, Brit Marling, revelación del interesante film Otra tierra. En esta ocasión, Marling encarna a Sarah, una espía que trabaja para una empresa de seguridad privada conocida como Hiller Brood. Le envían a infiltrarse en The East, un grupo de hippies ecologistas que llevan a cabo acciones terroristas para llamar la atencion sobre el medio ambiente. El grupo está encabezado por Benjamin (Alexander Skarsgård) que cuenta con la ayuda de Izzy (Ellen Page), una chica muy comprometida con la causa. The East cuenta con un elenco de excepción, pues Brit Marling vuelve a demostrar que es una actriz a tener en cuenta, que poco a poco puede convertirse en una estrella. Le acompañan la todoterreno Ellen Page, inolvidable actriz de Juno, y el eficaz Alexander Skarsgård, que trazan a sendos anarquistas muy de carne y hueso. En pequeños papeles aparecen las siempre destacables Julia Ormond y Patricia Clarkson. Además, inicialmente tiene interés su mensaje pro conservación del medio ambiente, y su denuncia de las atrocidades que se llegan a hacer por cuestiones económicas. Pero finalmente, el fondo de The East acaba resultando un tanto tópico, así como el guión, que parece sacado de un manual de libretos de films de infiltrados, y está compuesto por frases con poca fuerza. Además, el metraje, de unas dos horas, se alarga innecesariamente.

5/10
Las reglas del juego (serie)

2008 | Leverage | Serie TV

Entretenida serie estadounidense que parte de una premisa muy atractiva: la de un grupo de especialistas en diversas cuestiones que se dedican a ayudar a inocentes que han sido o son pisoteados por gente sin escrúpulos que ostenta el poder. Entre esa especie de grupo de elite hay estafadores, timadores, ladrones y hackers... En fin, que forman una especie de hermandad a lo Robin Hood. Cuenta con el protagonismo del actor Timothy Hutton (Beautiful Girls), que sin ser una gran estrella sí se trata de un tipo carismático.

6/10
The Tenants

2005 | The Tenants

Brooklyn, años 70. Harry Lesser es un escritor que intenta desesperadamente finalizar una novela, aprovechando la tranquilidad de su apartamento neoyorquino, pues él es el único inquilino de un destartalado edificio. Aunque su casero le hace buenas ofertas para que deje la casa, él declina aduciendo que debe acabar su obra. Hasta que un día, se muda en plan 'okupa', justamente al apartamento de al lado, Willie, un afroamericano, también escritor. En principio parecen destinados a superar el choque inicial, apoyándose en su respectiva soledad y en los consejos para escribir que el primero da al segundo. Pero que Harry se enamore de la novia de Willie hace que las diferencias se hagan cada vez más violentas. Dylan McDermott (The Messengers) y Snoop Dogg son los coprotagonistas de este drama con elementos de thriller basado en una novela de Bernard Balamud, que también aborda la soledad del escritor de fondo y la cuestión racial. Está bien desarrollado, aunque la cosa se lía un poco con la subtrama amorosa, que contiene algún elemento tópico, y el desenlace un poco guiñolesco. Pero se agradece el esfuerzo del debutante Danny Green, en un film que responde bien a esa etiqueta tan manoseada de "cine independiente USA". Tiene buenas ideas como el inquietante uso del tecleo de la máquina de escribir, o la jazzística banda sonora.

5/10

Últimos tráilers y vídeos