IMG-LOGO

Biografía

Alejo Flah

Alejo Flah

Alejo Flah

Filmografía
Taxi a Gibraltar

2019 | Taxi a Gibraltar

Al salir de la cárcel, el embaucador sudamericano Diego le propone a León, taxista acuciado por las deudas a punto de convertirse en padre, que le transporte en su vehículo a Gibraltar; tiene una buena razón para ir hasta allí que no le desvela, pero está dispuesto a pagarle una buena cantidad por la carrera. Por el camino se les unirá Sandra, alocada joven que tras una despedida de soltera ha decidido dejar atrás su vida anterior. Segundo trabajo como realizador del bonaerense Alejo Flah, que inició su singladura como guionista de la miniserie Vientos de Agua, de Juan José Campanella, nada menos. Como su ópera prima, Sexo fácil, películas tristes, tiene cierto nivel, contrasta a personajes españoles con argentinos, y mezcla drama con comedia sencilla, pero elegante. Pero también tiene el mismo defecto, pese al innegable talento como narrador de historias de su responsable, le falta algo, y no resiste comparaciones con buenos filmes de chófer y pasajero, como Green Book, ganador de tres Oscar, con personajes de mayor tirón, que aprenden mucho más el uno del otro. Al menos, Flah logra algún momento divertido, sobre todo los que están protagonizados por una pareja de guardias de Gibraltar, que como llanitos mezclan inglés y español con acento del sur con mucha gracia. Resulta destacable el trabajo de Dani Rovira, que se esfuerza en componer un personaje algo distinto al del resto de su filmografía, pues se trata de un tipo irascible, pero el actor le da cierta humanidad. También resultan cercanas las composiciones de Joaquín Furriel e Ingrid García Jonsson.

5/10
Sexo fácil, películas tristes

2015 | Sexo fácil, películas tristes

Primer largometraje del guionista argentino Alejo Flah, guionista de la miniserie de Juan José Campanella Vientos de Agua. Su libreto fue escogido para participar en el laboratorio de guiones de Sundance para proyectos iberoamericanos, y ha acabado convirtiéndose en una coproducción hispano-argentina. En Sexo fácil, películas tristes un productor contrata en Buenos Aires al guionista Pablo Diuk para que escriba una comedia romántica. Mientras su relación con su novia, Valeria, entra en crisis, Diuk teje las peripecias de ficción de Víctor, diseñador gráfico madrileño que conoce casualmente en una librería a Marina, una bailarina de la que se enamora, con la que vivirá una historia de amor idílica... Aunque sus personajes desorientados, que no saben a dónde van, están muy vistos en el cine actual, Sexo fácil, películas tristes logra cierta frescura, al comparar las desventuras del libretista principal con los clichés del cine romántico, a los que saca cierta punta. Cuenta también con esforzadas interpretaciones, sobre todo por parte de Marta Etura, Quim Gutiérrez y Carlos Areces, protagonistas de la parte 'ficticia'. En el campo de la 'realidad', a Ernesto Alterio le falta algo de fuerza, pero cumple. A pesar de algún momento logrado, y de ideas resultonas, como el paso de un personaje de una de las historias a la otra, queda finalmente la sensación de que la idea podía haber dado más de sí, sobre todo cuando trata de lograr dramatismo. Aún así, resulta palpable cierto esfuerzo de Flah por componer un film que enganche, por lo que se puede vaticinarle futuro en el campo de la realización.

5/10
La adopción

2015 | La adopción

Un matrimonio español viaja a Lituania con la esperanza de llevarse a casa a un niño en adopción. Se supone que es el último paso de un largo y costoso camino, aunque han sido advertidos de que pueden todavía surgir complicaciones. Y en efecto, las negociaciones con funcionarios, intermediarios, amigos de conocidos que se supone que van a facilitar las cosas, no sólo son en sí mismas un verdadero calvario, sino que podrían poner en peligro lo que parecía una relación idílica entre marido y mujer. La argentina Daniela Féjerman ha dejado definitivamente atrás las comedias rancias que firmó con Inés París (A mi madre le gustan las mujeres, Semen. Una historia de amor), e incluso se eleva por encima de la más ambiciosa aunque fallida 7 minutos, en este film sobre una realidad social poco tratada en el cine. Está claro que el deseo de una pareja que no puede tener hijos por adoptar es una buena premisa para una cinta dramática, se puede jugar al contraste entre una sociedad occidental que cree que todo está a su alcance, y un país menos avanzado, con niños que nadie quiere, sobre todo si tienen algún problema físico o psíquico. Y una Lituania invernal, realidad cultural con un idioma distinto, resulta muy atractiva. De modo que el film contiene unas cuantas escenas con chispa. Sin embargo, le falta al film progresión, elementos que ayuden a mantener el interés. Féjerman y su coguionista Alejo Flah –que ya colaboró con la directora en un telefilm sobre la baronesa Thyssen– se asemejan un poco a los rumiantes: dan vueltas a las mismas ideas y situaciones –insensibilidad y corrupción en la población local, arrumacos seguidos de broncas monumentales en la pareja, ilusión y decepción–, provocando cierta fatiga, y haciendo que el espectador se pregunte si no habría sido mejor hacer con este material un mediometraje. Tanto la pareja protagonista (Nora Navas y Francesc Garrido), como los desconocidos actores lituanos están bien, pero un mejor desarrollo de sus personajes habrían mejorado el film y sus composiciones.

6/10
Séptimo

2013 | Séptimo

Segunda cinta del español Patxi Amezcua, que pese a tratarse de una coproducción parece más argentina, pues se desarrolla en Buenos Aires, y otorga la mayor parte del protagonismo a Ricardo Darín. El realizador reincide en el cine de género, tras ofrecer buenas muestras de su talento en 25 kilates, su estimulante, aunque limitada, ópera prima. En Séptimo, el actor de El hijo de la novia interpreta a Sebastián, abogado hedonista, separado de Delia, que no le ha perdonado sus constantes mentiras. Cuando acude a recoger a sus hijos juega con ellos, como otros días, a organizar una pequeña carrera a ver si llegan antes al portal por la escalera, que él en el ascensor. Pero al llegar abajo resulta que han desaparecido sin dejar rastro. Séptimo parte de un arranque que impacta, por su descripción de la angustia ante la incertidumbre sobre el paradero de los seres queridos. Pero el guión del propio director con el apoyo de Alejo Flah (Taxi), pronto se desvía al peligroso terreno del 'whodunit', término usado por ejemplo por Alfred Hitchcock tal y como lo recogió François Truffaut en su libro de entrevistas. Como es sabido, se refería a los relatos centrados en la búsqueda del culpable, que tienen un grave riesgo, por la sensación de chasco del espectador en los casos en los que se adivine fácilmente quién es el malo. Por desgracia, en Séptimo, la primera tesis que asalta la mente del espectador acaba imponiéndose al final, y al ser la única que parece que no se plantean durante el metraje los personajes, cada vez va creciendo más el presentimiento de que se sabe cómo va a acabar. Además, aunque se hace gala de una enorme habilidad para plantear varias resoluciones posibles, apenas se saca tajada de ellas, pues la mayoría se resuelven de forma ‘facilona’. Esto se hace además abusando de dos recursos que se vuelven repetitivos: o Darín se cuela en la casa del sospechoso para comprobar que los niños no están ahí, o bien utiliza el clásico truco: “Está bien. Se acabó el juego. Sé que has sido tú. Habla”. A pesar de estos defectos, lo cierto es que Séptimo está rodada con solvencia y ritmo, y cuenta con excelentes interpretaciones, sobre todo de Darín (lo que al igual que el final del film, no sorprende demasiado) y Belén Rueda. Y si se disculpan los defectos de la trama policíaca, tiene gran interés por su descripción de personajes característicos de una sociedad sin valores, en la que encontrar a un funcionario que aparentemente sigue la ley, ofrece la sensación de que debe ser el único que lo hace. En este sentido, lo más inolvidable de este thriller dramático sería el terrible momento en el que un rival se mofa de la desgracia del protagonista porque le ha beneficiado profesionalmente.

5/10
Tita Cervera. La baronesa

2011 | Tita Cervera. La baronesa | Serie TV

Barcelona, a finales de la década de los 50. Tita es una joven atractiva y apasionada que, secundada por su madre, triunfa en concursos de belleza. Su sueño es convertirse en una gran estrella de la pantalla, pero la suerte no la acompaña.

3/10
Taxi a Gibraltar

2019 | Taxi a Gibraltar

Al salir de la cárcel, el embaucador sudamericano Diego le propone a León, taxista acuciado por las deudas a punto de convertirse en padre, que le transporte en su vehículo a Gibraltar; tiene una buena razón para ir hasta allí que no le desvela, pero está dispuesto a pagarle una buena cantidad por la carrera. Por el camino se les unirá Sandra, alocada joven que tras una despedida de soltera ha decidido dejar atrás su vida anterior. Segundo trabajo como realizador del bonaerense Alejo Flah, que inició su singladura como guionista de la miniserie Vientos de Agua, de Juan José Campanella, nada menos. Como su ópera prima, Sexo fácil, películas tristes, tiene cierto nivel, contrasta a personajes españoles con argentinos, y mezcla drama con comedia sencilla, pero elegante. Pero también tiene el mismo defecto, pese al innegable talento como narrador de historias de su responsable, le falta algo, y no resiste comparaciones con buenos filmes de chófer y pasajero, como Green Book, ganador de tres Oscar, con personajes de mayor tirón, que aprenden mucho más el uno del otro. Al menos, Flah logra algún momento divertido, sobre todo los que están protagonizados por una pareja de guardias de Gibraltar, que como llanitos mezclan inglés y español con acento del sur con mucha gracia. Resulta destacable el trabajo de Dani Rovira, que se esfuerza en componer un personaje algo distinto al del resto de su filmografía, pues se trata de un tipo irascible, pero el actor le da cierta humanidad. También resultan cercanas las composiciones de Joaquín Furriel e Ingrid García Jonsson.

5/10
Sexo fácil, películas tristes

2015 | Sexo fácil, películas tristes

Primer largometraje del guionista argentino Alejo Flah, guionista de la miniserie de Juan José Campanella Vientos de Agua. Su libreto fue escogido para participar en el laboratorio de guiones de Sundance para proyectos iberoamericanos, y ha acabado convirtiéndose en una coproducción hispano-argentina. En Sexo fácil, películas tristes un productor contrata en Buenos Aires al guionista Pablo Diuk para que escriba una comedia romántica. Mientras su relación con su novia, Valeria, entra en crisis, Diuk teje las peripecias de ficción de Víctor, diseñador gráfico madrileño que conoce casualmente en una librería a Marina, una bailarina de la que se enamora, con la que vivirá una historia de amor idílica... Aunque sus personajes desorientados, que no saben a dónde van, están muy vistos en el cine actual, Sexo fácil, películas tristes logra cierta frescura, al comparar las desventuras del libretista principal con los clichés del cine romántico, a los que saca cierta punta. Cuenta también con esforzadas interpretaciones, sobre todo por parte de Marta Etura, Quim Gutiérrez y Carlos Areces, protagonistas de la parte 'ficticia'. En el campo de la 'realidad', a Ernesto Alterio le falta algo de fuerza, pero cumple. A pesar de algún momento logrado, y de ideas resultonas, como el paso de un personaje de una de las historias a la otra, queda finalmente la sensación de que la idea podía haber dado más de sí, sobre todo cuando trata de lograr dramatismo. Aún así, resulta palpable cierto esfuerzo de Flah por componer un film que enganche, por lo que se puede vaticinarle futuro en el campo de la realización.

5/10

Últimos tráilers y vídeos