IMG-LOGO

Biografía

Viola Davis

Viola Davis

55 años

Viola Davis

Nació el 11 de Agosto de 1965 en Saint Matthews, South Carolina, EE.UU.

Premios: 1 Oscar

Sin lugar a dudas

17 Febrero 2009

Es difícil identificar a Viola Davis. Y quien lea estas líneas no tiene por qué sentirse culpable, teniendo en cuenta que hasta la fecha su trabajo se ha parecido más al de una figurante. Sin embargo, la portentosa escena de su diálogo con Meryl Streep en La duda, ha dejado claro que puede ser mucho más que un pequeñísimo personaje que adereza la historia.

Las películas están compuestas de infinidad de detalles. Todos juntos son los que consiguen conferir a la cinta los calificativos más sobresalientes. Todos importan por igual, y sirven para dar forma a ese todo que llega hasta los espectadores. Una película es buena porque sus detalles lo son. Aún así, hasta las películas más mediocres están cargadas de detalles. Unos de estos son los conocidos como extras o figurantes. Nadie repara en ellos, pero si no estuvieran su ausencia sería más evidente que un corte de un par de minutos en mitad del metraje. Viola Davis puede dar fe de la importancia que tienen estos papeles aparentemente tan nimios. No es exacto decir que ella haya trabajado como figurante, pero es bien cierto que la mayor parte de su filmografía está plagada de un tipo de personaje muy pequeño e insignificante para el público.

Viola Davis nació el 11 de agosto de 1965 en Carolina del Sur. Se graduó en Arte Dramático en la Escuela Julliard y debutó en cine en 1996. Fue en La esencia del fuego, un drama familiar donde interpretó a una enfermera. Su primera película de cierta relevancia fue Un romance muy peligroso (1998) de Steven Soderbergh, aunque volvió a tener un papel muy pequeño como hermana de un ladrón. Sin embargo, Soderbergh debió de quedar contento con su labor, pues la volvió a llamar para Traffic (2000) donde tenía otro pequeño papel como trabajadora social. Pero, obviamente, al cineasta le gustaba Davis porque la tercera vez que la llamó fue para encarnar un papel de mayor entidad en su cinta de ciencia ficción Solaris (2002), donde fue la doctora que sobrevivió junto a un compañero en una misteriosa estación espacial.

Para cuando realizó su trabajo en este último film, Davis ya había comenzado a compaginar sus pequeñísimos papeles con secundarios de mayor presencia. Así, fue una policía sin pena ni gloria en Kate & Leopold (2001) y una madre sufriente en un hospital en World Trade Center (2006). Más peso tuvieron sus papeles como criada de Julianne Moore en Lejos del cielo (2002) o como detective en Disturbia (2007).

Su currículum también incluye trabajos en televisión y teatro. En la pequeña pantalla ha participado en distintas series como Ley y Orden: Unidad de Víctimas Especiales, donde en unos pocos capítulos interpretó a la abogada Donna Emmett. En teatro, sin embargo, es donde mejor le ha ido hasta la fecha, ya que ganó un Tony en 2001 por su trabajo en “King Hedley II”. Su momento cinematográfico ha llegado en 2009 con nominaciones al Globo de Oro y al Oscar incluidas. Su trabajo como secundaria en La duda la ha colocado al lado de Penélope Cruz para competir por la estatuilla dorada. Viola Davis no tiene mucha presencia física en la película, pero su diálogo de más de siete minutos con la soberbia Meryl Streep aleja cualquier duda que el lector pueda tener de alguien con un currículum similar al suyo. Ahora será difícil que alguien le pueda ofrecer un pequeño papel sin nombre, después de haber visto el tú a tú que tiene con la Streep. El diálogo está cargado de un gran contenido dramático, pues la esencia del mismo es que el personaje de Streep tiene que decirle a la señora Miller que sospecha que su hijo está siendo víctima de abusos por parte del sacerdote del colegio. Las inesperadas reacciones de la madre dejan boquiabierta al personaje de Streep, lo que convierte la escena en una de los pasajes clave de la cinta. En el papel de madre, Davis tiene experiencia pues tiene dos hijos junto a su marido, Julius Tennon.

Oscar
2017

Ganador de 1 premio

Filmografía
Ma Rainey's Black Bottom

2021 | Ma Rainey's Black Bottom

Chicago, 1927. Una sesión de grabación. La tensión aumenta entre Ma Rainey, su ambicioso trompetista y la gerencia blanca decidida a controlar a la incontrolable "Madre del Blues". Basado en la obra del ganador del premio Pulitzer August Wilson.

Troop Zero

2020 | Troop Zero

1977. Un pueblecito de Georgia. Christmas, una niña huérfana de madre, es una apasionada de la astronomía, y sueña con contactar con alienígenas. Por ello le entusiasma el proyecto de la NASA de grabar un disco con mensajes que portará una nave exploradora del espacio, en previsión de que llegara a contactar algún día con extraterrestres. Así que se empeña en participar en una competición de chicas exploradoras, cuyo premio es grabar un mensaje para el disco. Lo que supone formar un equipo con niñas muy particulares, e incluso con un niño, Joseph, lo que parece claramente un grupo de perdedores sin ninguna opción a ganar. Una película amable, dirigida al público infantil, ante la que cabe hacer varias lecturas, dentro de su intención de ser una cinta “blanca”. La ingenua es la de mostrar a una niña, que echa de menos a su madre, sentimiento que comparte con su padre, y a otro grupo de “outsiders”, con sus pequeños problemas: así, ella se hace pipí por la noche, y hay un chico que le encanta la peluquería, y formar parte de las “exploradoras”, aunque pueda resultar chocante, etcétera. Y por ser como son, auténticos, y no meterse en la horma de las “birdie scouts” ideales, son capaces de mostrar personalidad, pero al precio de soportar burlas crueles de otras niñas, y la incomprensión de la jefa local de las exploradoras. La otra, con más retranca, sería que nos quieren “vender la moto” de que un niño puede querer ser como una niña, una “birdie scout”, igual que una “madre exploradora” –la persona responsable de un equipo de “birdie scouts”– puede ser un padre; y no esto no sólo porque el reglamento no especifica el sexo de quien asume tal rol, sino porque cada uno es lo que quiere ser. En fin, sea como fuere, el dúo de directoras –que firman artísticamente como Bert & Bertie aunque sus nombres auténticos son Katie Ellwood y Amber Templemore-Finlayson– entregan una cinta architípica, de rivalidades de niñas y adultas, previsible casi todo el tiempo, aunque con un buen clímax en la competición final, en que Christmas muestra toda su dignidad hablando en público de su problemilla. A la protagonista le da vida la simpática Mckenna Grace, bien respaldada por los otros niños actores y los adultos Viola Davis, Jim Gaffigan y Allison Janney.

5/10
Troupe Zero

2019 | Troupe Zero

Viudas

2018 | Widows

Chicago. Los cuatro criminales implicados en un audaz golpe, mueren carbonizados cuando se enfrentaban a la policía. Dos millones de dólares se han esfumado convirtiéndose en cenizas, y Jamal Manning, un gángster afroamericano que busca la honorabilidad postulándose a concejal de uno de los distritos más conflictivos de la ciudad, contaba con ellos para financiar su campaña, que le enfrenta a Jack Mulligan, hijo del concejal actual Tom, ambos pertenecientes a una saga familiar habitual en los círculos de poder municipales. Con uno de sus matones Jamal presiona a Veronica, viuda de Harry Rawlings, líder de la banda caída, para obtener su dinero. Junto a las otras tres viudas, y para escapar del lazo en que les dejaron atrapadas sus maridos muertos, retomarán los planes que había trazado Harry para ejecutar otro golpe que podría valerles cinco millones de dólares. Potente adaptación de la novela homónima de Lynda La Plante, que ya había sido adaptada como miniserie británica en 2002, de la mano de Geoffrey Sax. La nueva versión cuenta con la pluma de otra novelista con recientes y exitosas adaptaciones de su obra para cine y televisión, Gillian Flynn (Perdida, Heridas abiertas), que ha trabajado en el libreto con el director del film, Steve McQueen. Sorprende la solidez del guión, que depara muchas sorpresas inesperadas, perfectamente introducidas, y lo bien dibujados que están los personajes femeninos, esto sí que es empoderamiento de la mujer a través del thriller y el subgénero de las películas de robos, y no la convencional Ocean's 8. La película combina bien la intriga con los dramas personales, y los temas de fondo de la corrupción, el gangsterismo, la manipulación, las familias desestructuradas, las tragedias que a todos nos tocan en lo más hondo, a veces rompiéndonos el alma. Viola Davis, Michelle Rodriguez y Elizabeth Debicki encarnan muy bien lo que es la lucha por la supervivencia, y las tres tienen escenas de alto calado dramático. Aunque estamos ante uno de esos filmes que bien merecerían un premio a todo su reparto, están muy bien escogidos los actores para los roles de padre e hijo concejales, Robert Duvall y Colin Farrell, el cabecilla de los ladrones, Liam Neeson, el candidato negro Brian Tyree Henry, su hermano matón Daniel Kaluuya, la niñera peluquera reconvertida en conductora Cynthia Erivo, y aún podríamos citar a más, hasta las partes más pequeñas están tratadas con esmero.

7/10
Escuadrón suicida

2016 | Suicide Squad

Amanda Waller, oficial de Inteligencia de Estados Unidos, logra que el gobierno le dé luz verde para formar un equipo a base de supervillanos encarcelados, que pueda hacer frente a terribles amenazas metahumanas, a cambio de una reducción de su condena. Reclutará al asesino a sueldo Deadshot, la psiquiatra enamorada de El Joker Harley Quinn, el monstruoso  reptiliano Killer Croc, el delincuente australiano Bumerang, la experta en artes marciales Katana, el maestro en el uso de cuerdas Slipknot, el pirokinético El Diablo, y la arqueóloga June Moone, que ha sido poseída por el espíritu de una hechicera. Todos estarán coordinados por el novio de esta última, el experto militar Rick Flag. A Moone le encargan enfrentarse a una horda de monstruos que aparecen en una estación de metro de Midway City, pero ésta aprovecha para convertirse en la jefa de todos, y traer de vuelta a la Tierra a Incubus, su malévolo hermano. Sus compañeros tendrán que hacerles frente. Robert Kaniger y Ross Andru crearon en 1959 el cómic en que se basa Escuadrón Suicida, que desde entonces ha sido reinventado una y otra vez por la editorial DC. Su concepto, cercano al de Doce del patíbulo, aporta frescura en pleno aluvión de caras producciones de superhéroes. Le toca llevar a estos personajes a la pantalla a David Ayer, guionista de Training Day, y director de títulos como Sin tregua, y Corazones de acero, que también se ha ocupado del libreto. Le va que ni pintado el proyecto, pues hasta ahora todos sus trabajos han ido en torno a la camaradería, y la línea difusa que separa el bien del mal. La trama enlaza con El hombre de acero y Batman v. Superman, el amanecer de la Justicia, con los que construye una red de films inspirada por las adaptaciones de personajes de Marvel. El proyecto ha sufrido numerosos problemas de producción, pues Ayer tuvo que empezar el rodaje con poco tiempo para pulir el guión, y puesto que los primeros test del film con espectadores dieron resultados negativos, se realizaron diversos remontajes. Así las cosas, no resulta extraño que Escuadrón Suicida tenga algunos defectos, sobre todo que sólo estén bien definidos dos de los personajes centrales, Deadshot y Harley Quinn, encarnados por los inspirados Will Smith y Margot Robbie. Pero otros se quedan a medio hacer, algunos, como Katana y Bumerang están totalmente desdibujados, explicados con un par de frases, y uno de ellos Slipknot, podría haberse eliminado sin que nadie le echara en falta. El argumento puede resultar algo confuso por la acumulación de giros (¿quién controla a la Hechicera y por que se escapa?), y se apuntan críticas a la labor encubierta de la CIA que no acaban de estar bien desarrolladas. Por otro lado, Jared Leto se lleva a su terreno al Joker, logrando que el espectador no se acuerde del magistral trabajo de Heath Ledger en la piel del personaje, pero sus apariciones secundarias amenazan con robar el film, al igual que la mínima presencia de Ben Affleck como Batman. A pesar de todo, queda un notable espectáculo que no aburre en ningún momento, pues los espectadores no podrán apartar la mirada. Sus reflexiones sobre la redención humanizan a unos personajes con los que a priori resulta difícil empatizar, por ejemplo en la escena en la que éstos discuten en un bar el camino que tomarán, que logra dramatismo. Además, aporta algunos golpes de humor que hasta ahora brillaban por su ausencia en las adaptaciones de comics de DC, tiene el ritmo adecuado, y una banda sonora a base de éxitos de rock (“House of the Rising Sun”, de The Animals, “Gangsta”, de Kehlani) que encaja muy bien con el tono oscuro del film. Conviene quedarse a ver los títulos de crédito, pues incluyen enseguida una secuencia con Ben Affleck y Viola Davis importante para la continuidad cinematográfica del universo DC.

6/10
Fences

2016 | Fences

Adaptación a la pantalla de la obra de teatro homónima de August Wilson, escrita en 1987, con guión del propio autor, fallecido en 2005, y actores familiarizados con el texto, ya que interpretaron la versión escénica. Está avalada por premios tan prestigiosos como el Pulitzer y el Tony. Además de ser protagonista, mueve la cámara Denzel Washington, que asumió antes el rol de director en Antwone Fisher y The Great Debaters. La narración transcurre en Pittsburgh, en los años 50. Troy Maxon es un antiguo jugador de béisbol negro, al que la guerra no hizo ningún favor, pues su carrera deportiva se fue al traste. Ahora se gana la vida como empleado municipal de recogida de basuras. Y acumula bastante frustración, que disimula acudiendo al alcohol y con mucha labia. Aunque tiene una esposa adorable, Rose, minusvalora al hijo que tuvo en un matrimonio anterior, Lions, que se esfuerza por dedicarse a la música, y tampoco apoya al joven Cory, que querría seguir sus pasos deportivos, pero que es víctima de un rigorismo paterno que se diría en el fondo envidia pura y dura a su juventud. El origen teatral del film no se intenta ocultar, aunque se airee la trama con la recreación de alguna calle de la ciudad, y el patio, la casa, un bar... y haya una elegante concepción de planos y movimientos de cámara. Lo importante es el texto y los personajes, de gran intensidad dramática y complejidad psicológica, con un desgarro un poco a lo Tennessee Williams. Esta apuesta al principio no funciona, cuesta olvidar cierto artificio que envuelve la puesta en escena. Pero a partir de cierto momento, Washington nos atrapa, hasta conducirnos a un clímax fantástico. Incluso el "handicap" de las metáforas del béisbol, que se le escaparán al no versado en este deporte, tampoco pesa en exceso. Fences, "vallas", nos habla de las barreras metafóricas que, como la física que Troy quiere poner en torno a su casa, construimos como protección, pero que en el fondo nos aislan y capitidisminuyen, al crear complejos de inferioridad y facilitar caminos depresivos. El autoengaño, la falta de comunicación, el escapismo, el rigor con los otros y no con uno mismo, forman parte de la personalidad de Troy, formidable Denzel Washington. Aunque la que más sorprende interpretativamente es Viola Davis como su esposa, mujer fuerte, madre incluso con los que no son sus hijos de sangre, que ama aunque el otro le dé motivos sobrados para el rechazo, tiene algunas escenas sencillamente memorables. Aunque sean secundarios, el resto de actores compone muy bien a sus personajes: los hijos, Jovan Adepo y Russell Hornsby, el compañero de trabajo y amigo de Troy, Stephen Henderson, y el tío Gabriel, mal de la cabeza, una secuela de guerra, Mykelti Williamson.

8/10
Custodia

2016 | Custody

Un niño sufre un accidente doméstico y los servicios sociales cometen el error de creer que la causa son los maltrataos que el pequeño recibe en su casa, de modo que deciden retirar la custodia a la madre Sarah (Catalina Sandino Moreno), una mujer latina de extracción humilde. Ésta quedará desolada ante la situación pero luchará por retomar la vida con su hijo con la ayuda de Ally Fisher (Hayden Panettiere), una joven abogada de oficio. Intenso drama cuyo argumento no resulta a priori demasiado estimulante. Sin embargo, gracias a la atención que se presta a las vicisitudes de los diferentes personajes y a un reparto llamativamente competente –un estelar cuarteto femenino–, el director James Lapine, guionista de Into the Woods, logra sacar a flote la trama e insuflar genuinos sentimientos.

5/10
Blackhat. Amenaza en la red

2015 | Blackhat

Una central nuclear china sufre un accidente a resultas de un ciberataque. El mercado de la soja sufre una alteración que proporciona pingües beneficios a un astuto y anónimo hacker. Dawai Chen, el agente chino que investiga el caso detecta que han usado un código que idearon en su época universitaria él y Nick Hathaway, un cerebrito actualmente en prisión en una cárcel de Estados Unidos. Tras un acuerdo con Justicia, Hathaway colaborará para localizar al pirata informático, que posee lazos con violentos personajes, y parece tener en mente un nuevo ataque nada menos que en Yakarta, Indonesia. Entretenido thriller, pero que sabe a poco cuando uno se entera de que tiene como director a Michael Mann. El responsable de títulos como Heat y Collateral entrega vibrantes escenas de acción con mucha traca, y hasta logra que suspendamos la incredulidad en el clímax en un puente durante una fiesta religiosa en Yakarta, con degüellos sin que nadie del público pestañee. Pero la trama argumental resulta endeble, manida y sin demasiada garra, con una jerga informática que sonará a poca cosa al que sepa del tema, mientras que el neófito se perderá. Mientras, los lazos afectivos de los dos amigos, y la subtrama romántica que surge con Lien, la hermana de Dawai –ella misma experta ingeniera en redes que les ayuda en el caso–, están poco desarrollados, y ese trío actoral –Chris Hemsworth, Wang Leehom y Wei Tang– tampoco es exactamente el colmo de la expresividad. Secundarios como Viola Davis se limitan a cumplir. Al final queda un film impecable, pero demasiado frío y cerebral.

5/10
Ángel de venganza

2015 | Lila & Eve

Dos madres destrozadas por el asesinato de sus hijos, deciden aunar intereses y tomarse la justicia por su mano. Su plan será acabar con los traficantes de drogas responsables de la muerte del hijo de una de ellas. Sin embargo, conforme van ejecutando su venganza, las cosas empezarán a torcerse. Jennifer López y Viola Davis protagonizan este film de planteamiento tremendamente simplón, aunque técnicamente esté bien ejecutado. De fondo, una crítica a la violencia, que sólo engendra más violencia y dolor.

4/10
La desaparición de Eleanor Rigby

2014 | The Disappearance of Eleanor Rigby: Them

Conor y Eli conformaban un matrimonio perfecto en Nueva York, pero una tragedia cuya naturaleza ignoramos inicialmente les sacudió y ella desapareció sin decir nada. Tras una temporada de ausencia, Eli regresa para vivir en casa de sus padres –él es profesor universitario, ella, francesa, se dedica a la música–, donde también residen su hermana Kate son su hijo. A través de un amigo, Conor, que ha montado un restaurante sin mucho éxito, tiene noticias de que Eli está de vuelta en Nueva York, y que está haciendo un curso en la universidad. De modo que trata de volver a conectar con su esposa. Singular debut de Ned Benson en el largometraje por partida triple, pues este proyecto ha dado lugar a tres películas. En Toronto se presentaron las películas La desaparición de Eleanor Rigby: Él y La desaparición de Eleanor Rigby: Ella, que contaban la historia respectivamente desde los puntos de vista de Conor y de Eleanor, para finalmente hacer una tercera versión cuyo título original traducido es La desaparición de Eleanor Rigby: Ellos, que combinaría el punto de vista de los dos protagonistas. El film es una sensible exploración de cómo pueden afectar las contradicciones, el dolor, el sufrimiento, a las relaciones que nos unen a las personas a las que amamos. Benson sabe introducirnos de algún modo en la subjetividad de los dos protagonistas, magníficamente interpretados por Jessica Chastain –que ejerce, además, de productora– y James McAvoy, entendemos sus reacciones, ya sea quedarse aplanado o evitar pensar en lo que apena y pasar página, o buscar sucedáneos del amor por no saber querer a quien se debe, con sus limitaciones y errores. La paleta de colores que acompaña a cada uno –calores cálidos, anaranjados, para ella, fríos, azulados, para él– es una opción estética adecuada para reflejar sus personalidades, el cómo sobrellevan la desgracia que se les ha venido encima. También el subtexto del póster de Un hombre y una mujer, la emblemática película de Claude Lelouch sobre las segundas oportunidades. El director y guionista tiene también la inteligencia de trazar con mano firme el retrato del Conor y Eli, a través de las personas de su entorno, personajes todos muy interesantes, y que tienen algo que aportar a uno y otra para seguir adelante con sus vidas: los diálogos de padres e hijos, con los amigos, de la pareja, no tienen desperdicio, y las composiciones de los ilustres secundarios –William Hurt, Isabelle Huppert, Viola Davis...– están a la altura que corresponde.

7/10
I Feel Good: La historia de James Brown

2014 | Get on Up

Biopic del cantante James Brown, llamado padrino del soul. Nacido en Carolina del Sur en 1933, Brown tuvo una vida movidita, llena de acontecimientos, y fue desde lo más bajo de la escala social hasta lo más alto. Su infancia fue tremendamente pobre y desafortunada, fue abandonado por sus padres y pasó una temporada en la cárcel. Pero su suerte cambió cuando fue acogido por la familia de su amigo Bob Byrd y formó con él la banda de gospel The Famous Flames. A partir de ese momento, su voz y su personalidad harían el resto y le convertirían en una de las estrellas de la música más famosas de la historia. El director de Criadas y señoras, Tate Taylor, ofrece una película notable, apoyada, más que en el guión o en la fuerza de la historia, en la arrolladora personalidad del protagonista, cuya vida es uno de esos ejemplos modélicos del “american way of life”, el hombre hecho a sí mismo que con talento y trabajo llega a lo más alto. Narrativamente I Feel Good es un film osado ya que juega con el tiempo, adelante y atrás, con demasiada frecuencia y en muchas ocasiones da la sensación de que el único objetivo de ese montaje es romper con el desarrollo natural de los hechos; del mismo modo es opinable el recurso de dirigirse al espectador, como hace el protagonista en varias ocasiones. Aunque, por otra parte, es cierto, ese enfoque fresco y desenfadado cuadra con la personalidad de Brown, un tipo difícil de etiquetar, de una gran singularidad, sin pelos en la lengua y con una libertad de actuación rompedora en su época. Desde luego no cabe duda de que James Brown fue un pionero, tanto en el modo de cantar y sentir el rimo, como en la puesta en escena, incluida una forma de bailar que era un embrión de lo que luego se llamaría “breakdance”, con Michael Jackson a la cabeza. Brown hizo soul, rhythm & blues y muchos le consideran además el creador de funk. Por supuesto, como es habitual en tantas estrellas de este tipo, volcadas en su arte, con el ego desorbitado, la amistad y la vida personal y familiar son harina de otro costal y en Brown esa faceta fue también atípica, nada ejemplar, objeto de sus emociones caprichosas y de sus estados de ánimo. Así lo muestra el film, aunque procure comprender al biografiado y se aleje de excesos que lo hagan desagradable. El no demasiado conocido Chadwick Boseman (42) es el actor que da vida a Brown y desde luego hace un trabajo sobresaliente, aunque a veces pueda resultar algo histriónico. De cualquier forma, le sobra talento y su carrera podría despegar rápidamente. Los secundarios acompañan lo justo, y entre ellos destaca Dan Aykroyd. Y, por su puesto, el film está salpicado de canciones, reconocibles muchas de ellas, segmentos bien escogidos dentro del amplísimo repertorio de Brown, tras sesenta años en los escenarios.

6/10
Cómo defender a un asesino

2014 | How to Get Away with Murder | Serie TV

Serie creada por Peter Nowalk, uno de los responsables de Anatomía de Grey. Sigue a la abogada y profesora penalista Annalise Keating, quien selecciona a sus mejores alumnos para que, a modo de prácticas, le ayuden en los casos en que le toca defender a asesinos varios. Cada capítulo incluye un caso autoconcluyente, pero ello en medio de una trama criminal en que están envueltos en primera persona los estudiantes y la profesora, y tal vez el marido de ésta, aunque de ello se nos da en cada ocasión información parcial, a modo de puzzle, siendo los casos varios presentados como flash-backs. Parece que las series algo cínicas de picapleitos están de moda, pensemos en Daños y perjuicios o Rake. Aquí es la afroamericana Viola Davis la que da vida a la protagonista, infiel a su marido –tiene un lío con un policía–, y a la que no parece mover una gran rectitud moral. Y sus alumnos entran en una especie de feroz competición por ser los primeros de la clase, lo que, impelidos por su profesora, significa hacer lo que sea –incluidos servicios de alcoba– para lograr sus propósitos. Engancha al estar rodada con oficio, pero resulta difícil empatizar con sus egoístas personajes, quizá el único que se salva es el relativamente inocente estudiante interpretado por Alfred Enoch.

5/10
Hermosas criaturas

2013 | Beautiful Creatures

Gatlin, un perdido pueblo sureño de los Estados Unidos, donde el horizonte vital de sus habitantes parece bastante limitado. Así lo siente el joven Ethan Wate, aburrido de las tradiciones locales que recrean la guerra de secesión, o de las expectativas con la chica que le tira los tejos. La cosa cambia con la llegada de Lena Duchannes, fascinante sobrina del misterioso y rarito Macon Ravenwood, un tipo siempre encerrado en su mansión. Porque surge el amor. El único inconveniente es que él es un humano y ella una bruja sobre la que pesa una maldición. Adaptación de la primera entrega de una saga juvenil conocida como “Las crónicas de Caster”, creada por Kami Garcia y Margaret Stohl. El referente, al que se trata de añadir quizá algo más de oscuridad e intectualidad, es sin duda otra saga juvenil, la creada por Stephanie Meyer, estamos al fin y al cabo ante un “Crepúsculo” con brujas y libros. Porque las ideas de amor imposible y sacrificio son constantes que innegablemente comparten. Quizá lo que pesa al film dirigido y escrito para el cine por Richard LaGravanese es su intento por ofrecer algo más profundo que la popular saga vampírica. Y aunque se agradece el esfuerzo, lo cierto es que al estilo de La brújula dorada, ofrece un extraño, incoherente y, por qué no decirlo, aburrido batiburrillo de ideas acerca de fe y superstición, ciencia y magia, el poder intangible del amor, que exige sacrificio. Al final la trama hace honor a la frase de G.K. Chesterton de que “cuando no se cree en Dios, se acaba creyendo en cualquier cosa”. Se revele poco inteligente este enfoque, que sin duda resta público. No falta la inevitable ración de efectos especiales, a cuento de los hechizos de turno, no demasiado originales. El film permite la presentación en sociedad, por así decir, de actores juveniles desconocidos –Alden Ehrenreich, Alice Englert– y “ganarse los garbanzos” a los veteranos –­Jeremy Irons, Emma Thompson–.

4/10
The Disappearance of Eleanor Rigby: Him

2013 | The Disappearance of Eleanor Rigby: Him

The Disappearance of Eleanor Rigby: Her

2013 | The Disappearance of Eleanor Rigby: Her

El juego de Ender

2013 | Ender's Game

Año 2070. La humanidad está en guerra contra unos alienígenas denominados insectores, que casi arrasan la Tierra cincuenta años atrás. Ender es un chaval que tiene un don para la estrategia en la batalla, sabe cómo manejar al contrincante, sabe utilizar todos los elementos para lograr la victoria. Ahora sólo lo hace por medio de videojuegos, pero el coronel Graff ha visto en él al futuro líder de las fuerzas terrestres contra los insectores, así que decide entrenarlo en la llamada Escuela de Batalla, una base espacial aislada de la Tierra. Ahí Ender tendrá que enfrentarse a los demás y a sí mismo para demostrar si realmente tiene las aptitudes necesarias para liderar las tropas que impidan la extinción de la raza humana. Adaptación de la más célebre novela de Orson Scott Card, primera una saga que ha tenido un éxito editorial considerable y que se prestaba adecuadamente para ser llevada a la gran pantalla. Detrás de las cámaras se sitúa Gavin Hood, cuyo film Tsotsi ganó el Oscar a la mejor película extranjera en 2006 y que más tarde dio el salto a Hollywood para dirigir Expediente Anwar y X-Men Orígenes: Lobezno. Sigue pues el director surafricano inmerso en el cine comercial con El juego de Ender, que en ciertos aspectos recuerda a otras producciones futuristas como Los juegos del hambre, en donde los niños son los protagonistas de la acción y se convierten de algún modo en cobayas de los adultos. El juego de Ender se puede incluir en un tipo de películas cuyo argumento gira en torno al entrenamiento del héroe con fines bélicos, por lo que recuerda al subgénero de las “academias militares”, sólo que la ambientación futurista la acerca más a películas del estilo La guerra de las galaxias. Sin embargo, al contrario que en el clásico de Lucas, no está lograda la tensión extra requerida para emocionar al espectador con en este tipo de relatos de crecimiento y aprendizaje. Quizá sea culpa de varios elementos: la instalación espacial en donde se sitúa la acción, un lugar demasiado frío, aséptico, reducido; las tópicas e injustificadas provocaciones con los otros reclutas; la esperada rebeldía ante las normas y los mandos superiores; los numerosos personajes cliché, etc. Son elementos que, acumulados, rebajan la originalidad de la propuesta. Tampoco están aprovechados los duelos en la esfera de entrenamiento, supuestamente muy importantes pero que resultan de una simpleza llamativamente infantil. Por eso quizá las secuencias más logradas son las que tienen lugar en la Tierra, en el arranque de la película: son más vivas, reales y dramáticas que todo lo que vendrá después. Asimismo, es posible que el aire de videojuego también haya "jugado" una mala pasada a la historia. Aquí efectivamente los límites entre la consola, la realidad y la conciencia del jugador se desdibujan, hasta el punto de entremezclarse. Aunque a priori este enfoque tiene un innegable gancho, a Gavin Hood le ha faltado inventiva para plasmar la idea con eficacia, de modo que la resolución es confusa, inconsistente y tramposilla. Quedan de fondo, eso sí, ideas interesantes que surgen a lo largo de la historia creada por Scott Card, preguntas y reflexiones acerca de la propia vocación, de las dudas ante el destino, de la justificación de la guerra y de los límites morales de las acciones humanas en situaciones críticas. Por lo demás, al esforzado trabajo del joven Asa Butterfield (La invención de Hugo), que asume su papel con la requerida intensidad, acompañan unos poco memorables papeles de los veteranos Harrison Ford y Ben Kingsley.

4/10
Prisioneros

2013 | Prisoners

Tras la comida del día de Acción de Gracias, la hijita de Keller sale con una amiguita a dar una vuelta en bici y no vuelven. Comienza una búsqueda angustiosa, pero no dan con el paradero de las crías. Alex, un débil mental que vive en una caravana, se convierte en sospechoso de las desapariciones, pero el detective de la policía Loki no tiene pruebas contra él y debe dejarlo libre. El tiempo pasa y los padres de una y otra niña empiezan a caer por el pozo de la desesperación, un descenso a los infiernos que saca de ellos lo peor: el desánimo, la depresión y la tentación de actuar por cuenta propia, ante lo que se considera inoperancia policial. Podía ser un thriller convencional, un telefilm de esos que sirven de relleno para la sobremesa de una parrilla televisiva. Porque los elementos del sólido guión de Aaron Guzikowski -autor del libreto de Contraband- resultan bastante manidos. Pero el canadiense Denis Villeneuve, en su primera incursión hollywoodiense, sabe llevar la historia a sus intereses confesos de estudiar la naturaleza humana y crear atmósferas, y ello sin renunciar a entregar una película comercial de auténtica intriga, con un final memorable. De modo que con trazos impresionistas, bien respaldado por la fotografía de Roger Deakins, va dando pistas de cómo son los personajes y lo que los mueve, piezas de un puzzle que exigen al espectador que componga la imagen completa, el cineasta no le va a hacer ese trabajo. Así que hay espacio para la sorpresa y los quiebros inesperados, y el efecto de tener al espectador al borde del asiento en todo momento. Gran parte del interés de la cinta estriba en la humanidad de los personajes -que tienen defectos y distan mucho de la perfección-, y en los variados rostros que puede tomar el mal. La idea es que Hugh Jackman y compañía -excelente reparto, muy convincente- pueden ver puesta a prueba su fe y venirse abajo ante una situación límite, hasta una quiebra de sus principios morales, donde se dejen llevar por el individualismo que tanto rige en la sociedad actual, en vez de confiar en los profesionales y en el sistema.

8/10
No nos moverán

2012 | Won't Back Down

Dos madres solteras viven en las afueras de Pittsburgh, en una zona degradada socialmente. Ambas se dan cuenta de que el futuro de sus hijos es muy poco halagüeño debido a la escuela pública de la zona, en donde los alumnos salen prácticamente sin saber leer. Entre las dos –una de ellas es profesora– se propondrán cambiar la escuela y para ello tendrán que sudar la gota gorda, convencer a profesores, sindicatos, etc. Interesante film basado en hechos reales que muestra cómo el amor es capaz de trasladar montañas. No nos moverán toma partido por la educación como base para mejorar la sociedad, por muy difícil que parezca. El resultado, previsible, es también emotivo y eficaz, aunque quizá sobran algunos minutos de metraje. Hay muy buen reparto, pero destacan sin duda los dos trabajos de las actrices protagonistas, una vitalista Maggie Gyllenhaal y una sufridora Viola Davis.

5/10
Tan fuerte, tan cerca

2011 | Extremely Loud and Incredibly Close

Thomas, Linda y su hijo Oskar forman una familia muy unida, que vive en Nueva York. Oskar adora a su padre, y la unión entre ambos es completamente idílica, se compenetran a la perfección. Thomas es joyero y Oskar es un chaval muy, muy despierto, avispado como un adulto, o más si cabe. Sin embargo, un día en la vida de Oskar se convertirá para siempre en "el peor día": el 11 de septiembre de 2001. Y es que su padre estaba en una de las torres gemelas. Después de la tragedia Oskar está descolocado, no encuentra consuelo en su madre, y tan sólo su abuela, que vive al otro lado de la calle, parece tener algo de conexión con él. Mientras, el hallazgo de una misteriosa llave en el cuarto de su padre puede darle al chaval algo en que ocupar su tiempo: encontrar la cerradura correspondiente. Cada día Oskar recorrerá Nueva York con ese objetivo. Tras su brillante debut con Billy Elliot (Quiero bailar) el director británico Stephen Daldry abandonó el mundo infantil para centrarse en la vida de los adultos, con dramones tremebundos como Las horas o The Reader (El lector). Con Tan fuerte, tan cerca regresa al difícil universo de la niñez, aunque no abandona el terreno más dramático, donde mejor se mueve, y para ello adapta una novela de Jonathan Safran Foer, autor que hizo posible esa extraña joya titulada Todo está iluminado. Con la tragedia del 11-S como pesada atmósfera que lo envuelve todo, Daldry centra su discurso en la paternidad con el personaje modélico interpretada por Tom Hanks, un padre absolutamente perfecto a ojos de su hijo (y del espectador). En realidad, Daldry "usa" ese personaje para imprimir optimismo acerca de la libertad humana, al margen de amargos y supuestos predeterminismos. Las personas somos capaces de dar mucho amor, dice el film, aunque quizá no lo hayamos recibido cuando más lo necesitábamos... Daldry cala hondo además al describir la imposibilidad de nuestra limitada inteligencia para explicar sucesos que escapan a cualquier razonamiento. La metáfora de la llave se manifiesta así como un gran Macguffin que sobrevuela sobre la desesperada búsqueda del sentido de la vida, escenificada en las andanzas del pequeño Oskar. Con razón puede achacársele a Daldry que quiera conmover demasiado, que se regodee en la pesadumbre. El tema lo exige, claro, pero este enfoque sentimental deliberado "canta" excesivamente en tres escenas concretas donde la congoja se anuda en la garganta del espectador. Quizá eran necesarias o quizá no... cada cual tendrá su opinión. Las interpretaciones son buenas, verosímiles al cien por cien. El chaval debutante Thomas Horn borda su desconcierto absoluto, con esos tics verborreicos y su tozuda e insoslayable búsqueda. Y como ya hizo en Crash y The Blind Side (Un sueño posible) Sandra Bullock vuelve a demostrar que es una actriz maravillosa en el género dramático y desde luego ofrece un colofón maternal para enmarcar (quizá lo mejor del film). Menos justificada parece la nominación al Oscar del veterano y magnífico Max Von Sydow, cuyo papel, aunque muy sentido, también resulta algo plano.

6/10
Criadas y señoras (The Help)

2011 | The Help

Sur de Estados Unidos, en la década de los 60, cuando arranca el movimiento de los derechos civiles. En Jackson, como en tantas otras localidades de la zona, se da una curiosa relación entre las señoras blancas y sus criadas negras: éstas se ocupan tanto de los hijos de las primeras, que son casi más madres de esas criaturas que ellas mismas; por otro lado, son tratadas con distancia y condescendencia, discriminadas en cuestiones tan absurdas como en el uso del cuarto de baño, que de ninguna manera pueden compartir. La joven Skeeter, recién licenciada en periodismo, vuelve a casa con idea de trabajar en un diario local, pero se encuentra con la desagradable sorpresa de que la mujer negra que la crió ha sido despedida por su madre; ésta y otras injusticias le proporcionan tema para su debut literario, un libro que recoja el testimonio de las afroamericanas pisoteadas; lo que no resulta tan sencillo es que ellas acepten colaborar en medio de una atmósfera donde se juegan no sólo su trabajo sino su integridad física. La película sorpresa del año, escrita y dirigida por el desconocido Tate Taylor -como actor ha tenido papelitos, y dirigió otro largometraje de escasa repercusión, Pretty Ugly People-, que adapta una novela de Kathryn Stockett. Podría decirse que no es perfecta, que debería haberse pulido mejor, que la evolución de algún personaje es brusca, que más matices en otros habrían redondeado la historia... Aunque también podría uno exclamar, ¿y a quién rayos le importa? La realidad es que la trama funciona a la perfección en el nivel emocional, con unos magníficos personajes y un reparto inmejorable, con la carismática Sissy Spacek y los rostros que suenan de Bryce Dallas Howard, Allison Janney y Jessica Chastain, pero también con los menos conocidos y memorables Emma Stone, Viola Davis, Octavia Spencer..., maravillosos en sus composiciones. Hay un algo en el film con el que el espectador conecta, como sucede en Magnolias de acero, Tomates verdes fritos o Paseando a miss Daisy. La película conmueve hasta las lágrimas, y también hace reír, hay un sano sentido del humor. Y todo tiene que ver, por supuesto, con la humanidad de la historia, los dilemas que se plantean, el sentido del bien y del mal perfectamente claro... más, vamos a decirlo claro, la naturalidad con que se trata la unión con Dios, pues si Aibeleen decide dar el paso adelante de colaborar con Skeeter en contar su historia es porque lo ha rezado, porque las palabras del sermón del pastor en su iglesia, a partir del evangelio, le animan a ello, y es que es verdad aquello de que la verdad libera. Son bonitas ideas como la imposibilidad de Aibeleen de contar su historia si no es a través de su oración escrita, lo hablado con Jesús le ayuda a abrirse luego. También está muy bien trazada la relación de Minny, otra criada negra, con su nueva ama, la apestada blanca Celia.

7/10
Noche y día

2010 | Knight and Day

June acude al aeropuerto en vísperas de la boda de su hermana en Boston. Un atractivo desconocido, Roy, tropieza un par de veces con él, luego coinciden en el avión. Ella ya está pensando en ligar con él, pero no imagina que, mientras va un momento al aseo, Roy se va a enfrentar al pasaje y tripulación al completo, villanos confabulados contra él para hacerse con una pila de energía inagotable. A partir de ese momento empieza una vertiginosa montaña rusa en la que se ve enredada la pobre June, donde no cabe fiarse de los “buenos”, y si en cambio de quien parece un completo neurótico, Roy.Con el título Noche y día se quiere subrayar el contraste entre el hombre sumergido en mil conspiraciones y la mujer que hasta el momento llevaba una vida tranquila. Aunque el original hacía un juego de palabras intraducible con “Knight”, que se parece a “Night”, “Noche”, pero que significa “Caballero” y es también el apellido del protagonista, que esconde su famosa pila -elemental “mcguffin” o pretexto argumental- en una figurita de la armadura de un caballero medieval. La película de James Mangold, con guión de Patrick O'Neill, tiene como claro referente el clásico hitchcockiano Con la muerte en los talones en su cóctel de acción, comedia y romance, aunque ya se sabe, las comparaciones suelen ser odiosas. En el haber del film hay que destacar el carisma de la pareja protagonista, divertidos Tom Cruise y Cameron Díaz, el primero imperturbable en su sonrisa a lo largo de sus continuas insensateces, la segunda entonándose poco a poco en su recién estrenada vida de acción. Respaldados por un competente reparto de secundarios -que incluye al hispano Jordi Mollà, villano de la función-, sostienen un espectáculo de entretenimiento puro, de ritmo frenético, al que se habría agradecido un poco más de consistencia, y no nos referimos sólo al disparate de situar los sanfermines en Sevilla. Eso sí, las secuencias de acción en Salzburgo y Sevilla son resultonas, buscando el más difícil todavía, aunque a estas alturas parece difícil innovar.

5/10
Una historia casi divertida

2010 | It's Kind of a Funny Story

Un inteligente adolescente, enamorado de la novia de su mejor amigo, no atraviesa su mejor momento, y hasta piensa en la salida en falso del suicidio. Por ello acude a una clínica psiquiátrica, en busca de ayuda, pensando que le darán una pastilla o algo así, pero en cambio deciden tenerle ingresado cinco días. El cambio de las aulas por la convivencia con una mezcolanza de compañeros adultos y jóvenes más o menos "grillados" le tocará en lo más profundo de su se Interesante comedia dramática sobre las tribulaciones de la adolescencia, dirigida por el tándem compuesto por Anna Boden y Ryan Fleck, que ya sorprendieron gratamente con Half Nelson, historia de droga y aulas. Pinta bien las presiones de la edad, cuenta con un buen reparto, y no falta el ganso de Zach Galifianakis como mentor del joven protagonista Keir Gilchrist. La voz en off se usa con eficacia, hay momentos oníricos que funcionan, y la idea de salir de uno mismo para ayudar a los demás está muy bien plasmada, por ejemplo en la escena con música egipcia en honor a uno de los pacientes.

6/10
Come, reza, ama

2010 | Eat, Pray, Love

Película basada en la experiencia personal de la escritora Elizabeth Gilbert, cuando atravesaba una profunda crisis que dio al traste con su matrimonio, dura peripecia vital cuyo camino de superación recogió en un libro convertido en auténtico best-seller. El film arranca con la vida conyugal cansina de Liz, que cree que se está autoengañando y engañando a su marido Stephen con la farsa de existencia que llegan. De modo que decide pedirle el divorcio, algo que el otro no entiende. Tras embarcarse en una relación con un joven actor que está representando uno de sus textos, Liz observa que debe ser más radical en el cuestionamiento de la vida que ha llevado hasta ese momento. De modo que rompe con todo, se toma un año sabático, y descubre el placer de la comida y el "dolce far niente" en Italia, la espiritualidad oriental en India, y la posibilidad de un nuevo amor en Bali. El film que coescribe y dirige Ryan Murphy –responsable de Recortes de mi vida, y bastantes episodios de las series Glee y Nip/Tuk: a golpe de bisturí– se esfuerza en plasmar en la pantalla el viaje, sobre todo interior, de la protagonista, representativo de muchas personas en Occidente, inmaduras e insatisfechas con sus vidas, que anhelan algo que no saben lo que es. Lejos de nosotros cuestionar el equilibrio alcanzado personalmente por Elizabeth Gilbert, pero lo cierto es que la descripción en la pantalla de su itinerario resulta aburrido y no demasiado atractivo, no basta con pasearnos por lugares de hermoso exotismo o por la eterna Roma para mantener la atención. Murphy se detiene en exceso en cada etapa de la protagonista, quizá con la intención de que los descubrimientos de ella sean también los del espectador, pero lo cierto es que todo parece demasiado elemental –el "salir" con los amigos italianos, las conversaciones con el chamán, la relación con el actor, el encuentro con otras personas que buscan también su lugar en el mundo...–, rebosante de "buenismo" poco consistente. El reparto de Come, reza, ama es formidable, desde la omnipresente Julia Roberts todos los actores saben insuflar vida a sus personajes, pero no hay composiciones memorables, por la sencilla razón de que sus papeles no lo son.

4/10
Un ciudadano ejemplar

2009 | Law Abiding Citizen

Clyde está en su casa, con su mujer y su hijita, cuando sufre un brutal asalto de dos tipejos, que acaban violando y asesinando a las mujeres. A la hora de llevar el caso a los tribunales, la fiscalía de Filadelfia, representada por Nick, acepta un trata por el cual uno de los responsables será condenado a la pena capital; pero el otro saldrá mejor librado, por falta de pruebas sólo le caerán diez años de prisión. Pasado ese tiempo, cuando corresponde la ejecución del primer condenado, éste sufre una muerte horrible, alguien ha manipulado los compuestos de la inyección letal; y el otra será brutalmente despedazado. Todo apunta a que un vengativo Clyde es el culpable de los hechos, y enseguida es detenido. Pero la cosa no ha hecho más que empezar, todo es un plan maestro, no sólo de venganza, sino de toque de atención al sistema legal, que no funciona al entender de Clyde. Adrenalítico y desasosegante thriller dirigido por F. Gary Gray (The Italian Job), que llevaba cinco años sin entregar película. Se resarce el cineasta, porque su historia, escrita por Kurt Wimmer, atrapa. En parte, porque logra eso tan difícil en este tipo de filmes, que se llama 'suspensión de la incredulidad por parte del espectador'. Y sabe dosificar las necesarias 'sorpresas'. La idea es hacer razonablemente verosímil que el personaje interpretado por Gerard Butler, encarcelado en una prisión de máxima seguridad, es capaz de mover los enrevesados hilos de un plan que busca demostrar que la justicia está enredada en una burocracia que le aleja de las metas que se le suponen. En tal sentido su Clyde es un tipo inquietante, pero con el que se empatiza, al estilo de un Hannibal Lecter de El silencio de los corderos, o de los justicieros que se toman la justicia por su manos en títulos como El justiciero de la ciudad, o los más recientes La extraña que hay en ti y Al límite. Sí, hay toda una serie de películas que pintan a ciudadanos normales hartos de la sociedad actual y que explotan, también viene a la cabeza Un día de furia. El film sigue un esquema de dos antagonistas principales, el ya suficientemente descrito Clyde, y Nick, el fiscal, que en teoría es el hombre intachable, pero que también acaba saltándose las leyes incómodas, o que descuida a una familia que Clyde ya nunca podrá atender. Los actores que los encarnan están bien, tanto Butler como Jamie Foxx, en un papel más incómodo; porque lo cierto es que las simpatías del espectador se vuelven hacia el hombre al que la justicia le ha fallado, aunque el desenlace pretenda recomponer este descenso del espectador a los infiernos, restableciendo más o menos el orden de las cosas.

6/10
La sombra del poder

2009 | State of Play

A la redacción del Washington Globe llegan para ser cubiertas dos historias en apariencia inconexas, ocurridas en la ciudad capitolina. Por un lado, la muerte de un ladrón de poca monta y las heridas casi mortales de un repartidor de pizzas, a manos de un tirador profesional. Por otro, la muerte de Sonia Baker, investigadora para el congresista Stephen Collins, arrollada en el metro. Este último suceso tiene diversas connotaciones: Stephen tenía una relación extramarital con la difunta, quien estaba reuniendo pruebas en su investigación de la principal empresa privada contratista del Ministerio de Defensa; y el periodista del Globe Cal McAffrey es el mejor amigo de Stephen y de su esposa Anne. McAffrey se ocupa del primer caso, pero echará una mano a la novata Della Frye, que se ocupa del escándalo político. Adaptación de la miniserie de la BBC creada en 2003 por Paul Abbott, ha contado con un curtido equipo de guionistas, especialistas en intrigas con visos de gran conspiración: Matthew Michael Carnahan (La sombra del reino), Tony Gilroy (Michael Clayton) y Billy Ray (El espía); a lo que se suma un director al que le gustan las tramas políticas, Kevin Macdonald (El último rey de Escocia). El resultado es un entretenimiento de gran calidad, con una madeja argumental lo suficientemente enrevesada para captar la atención, y lo suficientemente inteligible para que el espectador no se pierda. El film se esfuerza en rendir un sincero homenaje a lo mejor de la profesión periodística, que trata de desvelar la verdad por muy escandalosa que resulte, lo que la emparenta con títulos como Todos los hombres del presidente, un referente claro. Así, Cal es un reportero de la vieja escuela, que busca los hechos, contrasta la información, maneja bien las fuentes; su fobia a las nuevas tecnologías –tiene un ordenador antediluviano– es una pose frente a las facilidades blogueras, capaces de decir inmediatamente cualquier cosa de modo irresponsable, sin la preocupación de la verdad que contengan o el daño que puedan hacer, y la presión aumentada por la primicia. Funciona bien el contraste con la novata –que potencialmente representa el peligro de decadencia de la profesión–, el equipo de apoyo de Cal, y la figura de la editora, donde se diría que la composición de Helen Mirren homenajea a Katharine Graham, mítica figura del Washington Post. Hay inteligencia en el modo en que se imbrica la intriga política y la investigación periodística, con lo estrictamente personal, que afecta a Stephen y Cal, una amistad puesta a prueba por dos complicados triángulos amorosos, y por el telón de fondo de un grupo paramilitar de aviesas intenciones, y por los tejemanejes de los politicastros, que en vez de servir al público, sirven a su propio interés. E incluso hay espacio para la sorpresa. Aunque puede haber pasajes discutibles –el interrogatorio en el motel, por ejemplo–, en general se dota a la narración de una densidad adecuada, con tiempo para que los personajes se nos aparezcan como de carne y hueso, principalmente los compuestos por Russell Crowe (extraordinario, como siempre), Ben Affleck (correcto) y Robin Wright Penn (estupenda en su breve pero intenso papel). Hay además buenos pasajes de acción e intriga, donde se logra sorprender, algo no tan sencillo cuando un espectador hastiado de efectos especiales, cree haberlo visto ya todo: sin parafernalia digital, funcionan bien por su suspense la escena del hospital y la del garaje subterráneo.

6/10
Noches de tormenta

2008 | Nights in Rodanthe

Vaya por delante el dato de que el empalagoso novelista romántico Nicholas Sparks tiene una legión de fans, que lloran a moco tendido y se conmueven con sus obras, varias de ellas adaptadas al cine: Mensaje en una botella, Un paseo para recordar, El diario de Noa. Seguramente también disfrutarán de esta película, que describe cómo confluyen en imparable amor un hombre y una mujer en crisis. Ella es Adrienne (Diane Lane), madre de dos hijos –una adolescente y un crío–, separado de su esposo, que la engañaba con otra, aunque inesperadamente le ha pedido una segunda oportunidad, lo que le ha sumergido en un mar de dudas. Y él es Paul (Richard Gere), prestigioso cirujano, al que se le murió una paciente en una operación en principio sencillo, y no ha sabido dar la cara ante la familia, lo que hace además que su propio hijo se avergüence de él. El caso es que Adrienne acude a olvidar las penas al hotelito que regenta su mejor amiga, junto a un idílico paisaje, los bancos de arena de las playas de Carolina. Es temporada baja, y encima se acercan tormentas; pero resulta que Adrienne no va a estar sola, pues inesperadamente se presenta un huésped por delante, que por supuesto no es otro que Paul. Ellos son dos extraños, no se conocen y tal, pero congenian, se cuentan sus penas… y surgirá la chispa del enamoramiento. El desconocido George C. Wolfe dirige una cinta cuyas mejores bazas cara a la taquilla son la romanticona historia y la pareja protagonista. Aunque conviene destacar también el trabajo de un excelente secundario, Scott Glenn, que construye un personaje sobrio y eficaz, de viudo; a cambio, hay otro de vergüenza ajena, el de Viola Davis, confidente de Adrienne. A favor del film hay que decir que al menos la pareja de guionistas, Ann Peacock y John Romano, se han esforzado en construir la relación de Adrienne y Paul: no se lanza uno en brazos de la otra al minuto uno, y el mutuo apoyo que se dan tiene matices. Pero dicho esto, el film acumula demasiados elementos de culebrón y efectistas –la gran tormenta, los momentos de pasión, la labor humanitaria en Ecuador, el solapamiento de cartas amorosas, los caballitos trotando por la playa–, y tiene una visión bastante reduccionista del compromiso que supone formar una familia, o iniciar una relación amorosa.

4/10
La amenaza de Andrómeda (2008)

2008 | The Andromeda Strain | Serie TV

Miniserie televisiva que adapta la novela homónima de Michael Crichton, ya llevada al cine en 1971 por Robert Wise, y que aquí es más o menos puesta al día en lo que a despliegue tecnológico y referencias a cuestiones políticas como la guerra de Irak se refiere. Todo empieza con un satélite que se estrella en el desierto de Utah. Una pareja de jóvenes recoge los restos, y sin razón aparente, un montón de gente empieza a morir, como si el artefacto portara un virus letal. Enseguida se pone la zona en cuarentena, y se encarga la investigación del caso a un prestigioso equipo de científicos. En los restos del satélite van a encontrar un microorganismo que podría ser de origen extraterrestre. Aunque también la cosa podría formar parte de un programa de desarrollo de armamento supersecreto. Mikael Salomon, que inició su carrera como director de fotografía para pasar luego a la dirección, últimamente ha recalado en televisión, con series y miniseries. Lo de adaptar a autores de best-sellers no es nuevo para él, pues también se atrevió con Stephen King en Salem's Lot. Aquí desarrolla una trama más o menos entretenida, aunque previsible, con diálogos y situaciones bastante manidos. Protagoniza Benjamin Bratt, con un personaje que hasta en el físico recuerda al que interpretó Jeff Goldblum en Parque Jurásico, otra historia “crichtonita”. La idea de personas que se vuelven violentas e incluso atentan contra sí mismas recuerda a El incidente, aunque aquí el talento del director M. Night Shyamalan era infinitamente superior al de Salomon.

4/10
La duda

2008 | Doubt

Años 60. Una escuela en el Bronx neoyorquino. La regentan unas religiosas dirigidas por la hermana Aloysius, una mujer severa, a la que temen todos los chicos, e incluso sus monjas, a los que trata de encauzar por la ortodoxia más rigurosa. La hermana James sabe que ella es joven y algo inexperta, pero no puede por menos de desaprobar tanto rigor, y ella querría estar más cerca de los alumnos. Por ello simpatiza con el capellán del colegio, el padre Flynn, que sabe congeniar con los muchachos, y ofrece homilías diferentes, que dan que pensar. En cambio, la hermana Aloysius desaprueba esa tendencia a contemporizar de Flynn, lo que la predispone a sospechar lo peor del sacerdote, cuando una serie de extraños indicios apuntan a que podría haber abusado de Donald, un chico negro que no acaba de adaptarse. Adaptación de la obra teatral de John Patrick Shanley, triunfadora en los Tony en 2005, a cargo del propio autor, que ha hecho la adaptación a la pantalla, además de dirigir el film. Shanley evita que el origen teatral sea demasiado evidente aireando la narración por el Bronx, y con escenas tan plásticas como la del sermón sobre el chismorreo. La trama se inspira en los tristes escándalos de abusos sexuales de parte del clero católico en Estados Unidos, sacados a la luz en los últimos años. Y pivota alrededor de apenas cuatro personajes y de conceptos tan potentes como la duda, la presunción de inocencia, la inhibición a la hora de actuar, el miedo a salir escaldados, la rectitud de intención ante las propias acciones. En ese sentido, Shanley ha armado un drama de interés, que permite construir personajes de entidad e indagar en su compleja maraña de sentimientos e inclinaciones. Lo que permite el lucimiento de los actores, estupendos Meryl Streep, Philip Seymour Hoffman, Amy Adams y Viola Davis. Si el cuadro logra el deseado equilibrio, es discutible. Pero hay un esfuerzo por abordar el tema con seriedad, evitando simplismos o enfoques panfletarios. Este punto –si se nos permite el juego de palabras– está fuera de toda duda. Una pega que presenta el film, es lo poco católico que parece. De acuerdo, hay monjas, sacerdotes y monseñores, iglesias y sacristías, el vino de misa escamoteado, alusiones a la confesión. Y se plantean dilemas morales. Pero llama la atención lo poco piadosos que son los personajes, o detalles como la omisión de referencias a las escrituras en la homilía dominical, hasta el nombre de Jesús brilla por su ausencia a lo largo del metraje. Parece que Shanley se educó en una escuela católica, e incluso dedica su film a una religiosa que conoció allí. Pero la sensación es de una visión voluntariosa de los ambientes católicos, pero pobre e incompleta, e incluso artificial, véase el contraste entre la silenciosa comida de las monjas, y las risotadas de los amigos sacerdotes, algo poco creíble. Pero yendo al meollo argumental, hay que decir que el cineasta sabe montar bien el mecanismo de dudas e intercambios verbales entre los personajes, y juega bien con el deseo de conocer la verdad del espectador, artificio que logra mantener el interés. El riesgo es que este espectador desea que le satisfagan las dudas creadas, y en este sentido la resolución puede desconcertar, aunque se intente explicar por una coherencia exigida por el tema central de la duda que reconcome. En cualquier caso el director subraya la imposibilidad de conocer lo que hay dentro del corazón de cada persona, allí sólo tienen acceso Dios y esa misma persona. Shanley parece querer denunciar una posición de inferioridad de la mujer en la Iglesia. Así, es significativo el momento en que el padre Flynn ocupa la silla de la hermana Aloysius en su mismo despacho, como subrayando su posición superior. En fin, late la vieja cuestión del sacerdocio femenino, imposible entre los católicos, y que algunos interpretan como síntoma de una organización machista. Curiosamente, la película viene a demostrar que las mujeres mandan, de otra forma; en definitiva, lo que importa es la superioridad moral y no la del cargo, en el fondo unos y otras están para servir a todos los fieles. La cuestión de la posición de la mujer en la sociedad también está bien presente en la terrible escena que comparten la hermana Aloysius y la madre del chico que podría haber sufrido abusos, donde salen a la luz la violencia doméstica, y los carros y carretas que puede alguien llegar a tragar para salir adelante.

6/10
Disturbia

2007 | Disturbia

"Todo asesino vive cerca de alquien", así reza el "tagline" de esta película, cuyo planteamiento responde también al otro sentido oculto en esa frase: quizá no conocemos a nuestros vecinos. El protagonista de esta historia comienza a darse cuenta de ello cuando es condenado a tres meses de arresto domiciliario por haber agredido a un profesor. Presa de un suceso trágico del pasado y de su encierro en el hogar, Kale vive de cualquier manera, rehúye las responsabilidades y tira los minutos, hasta que descubre un oscuro pasatiempo: espiar a sus vecinos. Para ello contará con prismáticos, cámaras de grabación, pantalla de ordenador, una inmensa curiosidad y, claro está, todo el tiempo del mundo. Es innegable que la referencia cinéfila de este film es la obra maestra de Hitchcok La ventana indiscreta. Como le sucedía a James Stewart en el patio neoyorquino creado por el director británico, aquí Kale tiene varias opciones para saciar su apetito husmeador, según el lado de la casa en donde sitúe su puesto de observación: los chavales con las hormonas disparadas, el vecino que engaña a su mujer, la explosiva chica que se ha mudado a la casa de al lado, y, por último, el hombre taciturno y solitario. Como se ve, el aspecto voyeurista, morboso, es una propuesta constante, aunque para bien del respetable al director no le interesa indagar en imágenes insanas, sino en la tensión generada al observar las actividades del vecino reservado, sobre todo cuando Kale descubre una pista que lo relaciona con un famoso asesino en serie. D.J. Caruso (Vidas ajenas) es un eficiente artesano y sabe sorprender al espectador –las escenas del accidente de coche o la del armario son pruebas de ello–, pero el guión es un verdadero "handicap" por su simplicidad y sus reiterados tópicos: la madre que no escucha, los polis ineficientes, la vecina perfecta (el diálogo-declaración en la terraza suena ridículo e inverosímil), el encuentro en el supermercado, etc. El correcto resultado final debe mucho por tanto al trabajo de Shia LaBeouf (Transformers): sólo él saca a flote la película. Es impresionante cómo este chico logra implicar al espectador. Aunque suene a grandilocuente, su don para hacer creíbles y naturales las situaciones, sean cuales sean, recuerda a Cary Grant y a aquello que el maestro Hitchcock decía de él: “Si está en peligro, el público de la sala se pondrá en pie para intentar ayudarle”.

5/10
World Trade Center

2006 | World Trade Center

A nadie le cabe la menor duda de que los sucesos acaecidos el 11 de septiembre de 2001 conforman de modo indeleble las primeras líneas de la Historia del siglo XXI. El film que nos ocupa, para escándalo de los seguidores del Oliver Stone más polémico, no trata de hacer sesudas lecturas acerca de lo que significó lo ocurrido en tal día. Simplemente, y no es poco, toma ese marco para contar el drama muy personal de dos policías que quedaron enterrados bajos los escombros de una de las Torres Gemelas. John McLoughlin y Will Jimeno habían acudido allí con intención de ayudar a las personas atrapadas en el atentado. Pero poco pudieron hacer, excepto sobrevivir. Con precisión de entomólogo Stone, que se pliega a pies juntillas al guión de Andrea Berloff, describe la angustia de la pareja de policías y de sus familias, que aguardan noticias en el exterior. Y apunta cómo la fe y el recuerdo de sus seres queridos se convirtieron en fuerte acicate para resistir. El film tiene un fuerte sabor clásico, y muestra las diversas caras del heroísmo, sin dar pie a cinismos baratos o a discursos políticos que no venían al caso. La única licencia que se permite Stone en este sentido es la del personaje del tenaz marine que rebusca entre las ruinas, del que se señala su afán de vengar la afrenta sufrida por Estados Unidos, que cumplió alistándose para ir a Irak. Aparte de esta reacción, muy humana al fin y al cabo, tenemos una historia cuyo final conocemos, bien narrada, con interesantes tipos humanos. Destaca por supuesto la pareja de Nicolas Cage (que en el film recuerda a James Stewart, al igual que Kevin Costner parecía un primo lejano de Gary Cooper en JFK) y Michael Peña, mientras Maria Bello y Maggie Gyllenhaal cumplen encarnando a sus sufrientes esposas. Aunque se diría que el director se encuentra menos suelto que en otras ocasiones, todo el arranque de la película, con la idea de la sombra maligna de uno de los aviones y el desplome de las Torres, es más que notable.

6/10
Desenmascarados

2006 | Jesse Stone: Night Passage

Tom Selleck, hace años célebre por películas como Un hombre inocente o Runaway, brigada especial, se mete en la piel del detective de homicidios Jesse Stone –creado por el novelista Robert B. Parker– para protagonizar uno de sus célebres e intrincados casos policiales en la ciudad de Paradise. En esta ocasión comienza investigando un delito de maltrato, para ir descubriendo poco a poco que detrás hay una operación de blanqueo de dinero a gran escala, y que puede haber implicada gente importante de la ciudad. Intensa, entretenida y bien interpretada por el ya veterano actor.

4/10
Destino Paraíso

2006 | Jesse Stone: Death in Paradise

Jess Stone ha sido recientemente nombrado jefe de policíad de la localidad rural de Paraíso, en Massachusetts. Todavía está adaptándose, cuando se ve obligado a investigar un brutal asesinato: el de una jovencita cuyo cadáver ha sido encontrado flotando en un lago. Parece ser que la fallecida era una estudiante modelo, y algo la empujó a arrastrarse por el camino de la autodestrucción. El veterano Tom Selleck (Un hombre inocente), es el protagonista de este entonado thriller basado en una novela policiaca de Robert B. Parker. Se trata de un autor que trata de seguir la estela de clásicos de la serie negra como Raymond Chandler (precisamente en "Poodle Springs" retomó al personaje de Philip Marlowe) y Dashiell Hammett. En su dibujo de una sociedad enferma, en la que el propio Stone está afectado (arrastra un divorcio que le reconcome, acude a sesiones con el psiquiatra), no es disparatado trazar un paralelismo con las novelas de Henning Mankell, donde el inspector Kurt Wallander sería como el primo lejano sueco de este policía duro e intuitivo del medio Oeste americano.

5/10
Crímenes en Paraíso

2005 | Stone Cold

Un antiguo detective de homicidios de Los Ángeles, Jesse Stone, vive ahora en una tranquila ciudad costera de Nueva Inglaterra, llamada Paraíso. Allí ejerce como jefe de policía, y abusa del alcohol y las mujeres, sus dos pasiones. Pero tendrá que volver al tajo cuando se produzcan una serie de crímenes y una alumna de un instituto declare que ha sido violada. Un ya madurito Tom Selleck comenzó con esta pelicula una serie de telefilmes en donde interpretaba al mismo personaje, el rudo policía Jesse Stone, creado por el autor de novelas negras Robert B. Parker. En concreto ha rodado un total de 12 películas con ese rol, desde 2005 hasta 2012.

5/10
Lejos del cielo

2002 | Far from Heaven

Una vida feliz, puede que no lo sea. Sobre todo cuando se construye sobre la falta de confianza, cuando no se conoce al otro. Es lo que ocurre en los años 50 en el hogar de los Whitaker. El matrimonio, con dos hijos, vive en una hermosa casa en una zona residencial. Todo es pulcro y aseado, sonrisas y pasteles de manzana. Pero lo cierto es que el padre no se ocupa de sus hijos, y mantiene una aventura homosexual, que le tiene acogotado. Mientras que ella va a descubrir que su cultura es bien escasa, y que no ha sabido ver a su alrededor problemas como el del racismo. El gran mérito de Todd Haynes es filmar un melodrama intenso, con personajes apasionantes, y dotarle del aire inconfundible de los grandes filmes del maestro Douglas Sirk. Y a la vez, conectar con la sensibilidad actual de una sociedad hastiada y aburrida de casi todo, que quiere encontrar un sentido a su vida (Julianne Moore encarna dicha sensibilidad de modo notable, en un papel semejante, pero más largo, al que hizo recientemente en Las horas) sin saber cómo.

6/10
Solaris (2002)

2002 | Solaris

El doctor Chris Kelvin recibe una llamada de auxilio que proviene de la base espacial Prometheus, situada en el lejano planeta Solaris, constituido por un inmenso océano. Cuando una expedición de rescata llega al lugar, encuentra un panorama sombrío. Casi todos los miembros de la base han muerto, y los que quedan parecen haber enloquecido. Lo mismo que podría estar sucediéndole a Chris, pues se despierta junto a su mujer, fallecida unos años atrás. Esta cinta de ciencia ficción dura a lo 2001, supone la tercera colaboración entre Steven Soderbergh y George Clooney, tras Un romance muy peligroso y Ocean's Eleven. Además de escribir el guión, Soderbergh se ha encargado de la dirección de fotografía; pero ha tenido que utilizar el seudónimo de Peter Andrews, de acuerdo con las reglas de los sindicatos estadounidenses. El argumento se basa en una novela del polaco Stanislaw Lem, ya adaptada por Andrei Tarkovsky en 1972, cuya trama central describe el contacto con inteligencia extraterrestre, los esfuerzos de los humanos por comunicarse con un inmenso ser vivo al que no pueden comprender: el lago del planeta. Soderbergh se ha centrado en la historia romántica, el reencuentro del protagonista con la mujer que amaba, interpretada por Natascha McElhone (La ciudad de los fantasmas, El show de Truman). El productor ejecutivo es James Cameron, que no quiso dirigirla.

5/10
Kate & Leopold

2001 | Kate & Leopold

Leopold, de sangre noble, vive en el tranquilo Manhattan de finales del siglo XIX. Kate, ejecutiva publicitaria, vive en el frenético Manhattan de principios del siglo XXI. Van a enamorarse. ¿Cómo es posible? Por una “falla temporal”, que permite a Leopold viajar a nuestros días. Ellos son Meg Ryan y Hugh Jackman, actores entre los que se establece la necesaria química, a pesar de su diferente carácter y background cultural. Esto sirve para presentar divertidos golpes de humor anacrónicos, pero también para criticar algunos de los males de nuestro tiempo. Así Kate es cínica y mal hablada, va deprisa a todas partes, se alimenta de comida basura; y, a la vez, es sincera y resuelta. Mientras que Leopold respeta a las personas (algo que se advierte a la hora de procurar la conquista de Kate), y no entiende que el trabajo de Kate (la publicidad), pueda usarse para cantar las falsas excelencias de un producto; y, al tiempo, su exquisita educación le dificulta comunicar sus auténticos sentimientos. Dando pruebas de asombrosa versatilidad, el director y guionista James Mangold pasó de la costumbrista Heavy al thriller policial Cop Land, y luego al melodrama puro y duro de Inocencia interrumpida, esa suerte de Alguien voló sobre el nido del cuco para adolescentes. Ahora prueba fortuna con la comedia romántica de aire clásico. Y lo hace dirigiendo con mismo a sus actores; entre los personajes, además de la pareja protagonistas, destaca el hermano de Kate (Breckin Meyer), uno de esos caracteres que por sí solos eleva la altura de una película.

5/10
Un amor loco de atar

2001 | The Shrink Is In

Samantha. Una escritora con todo tipo de fobias, corregidas y aumentadas desde que le dejó su novio. En una sesión con su psiquiatra, ésta enloquece. Y a Samantha no se le ocurre otra cosa que ocupar su puesto en la consulta, y seguir atendiendo a sus pacientes. Alocada peli del director especializado en comedias Richard Benjamin (Sirenas, Esta casa es una ruina). Courteney Cox y David Arquette son los protagonistas, además de marido y mujer en la vida real.

3/10
Traffic

2000 | Traffic

Proponerse “atrapar la realidad” de algo tan sinuoso y resbaladizo como el mundo de las drogas no es moco de pavo. Traffic lo consigue desde una visión global del problema, concentrándose hasta en el más mínimo detalle de un pequeño aspecto de todo el cuadro. Pero ahí no queda toda la gracia. Además logra una película entretenida y dinámica en la que el espectador tiene la última palabra, ya que éste recibe una narración desprovista de valoraciones: sólo hay hechos y consecuencias. Esa es su mayor virtud, la confianza en una estructura argumental sólida, sin resquicios, sustentada en tres historias diferentes unidas por un "leitmotiv" común: la droga y su infiltración en los ámbitos de la vida cotidiana.  Por un lado tenemos al zar antidrogas (Michael Douglas) que descubre en casa el devastador efecto del mal contra el que lucha: su hija está “enganchada” a la heroína. Por otro, dos agentes de la DEA vigilan los pasos de Helena Ayala (Catherine Zeta-Jones), inquieta por sacar a su marido de la cárcel y decidida a hacerse cargo de su criminal negocio de drogas. Por último, está la historia de Javier Rodríguez (Benicio del Toro, Oscar por este papel), un policía mexicano de la frontera que se mueve según su propio código de conducta, entre la corrupción y el mantenimiento de la ley. El conjunto fluye paralelo hasta ir coincidiendo puntos y desenmarañando los nudos de una red lanzada sabiamente para atrapar desde el primer minuto la atención. Para que no haya ningún cabo suelto al azar, la fotografía juega un papel fundamental para ubicar en todo momento a personajes y lugares, gracias a combinaciones de color y contrastes. En definitiva un puzzle excitante y desapasionado, un thriller dramático que retrata las complejas situaciones a las que conduce el letal “polvo blanco”.

7/10
Grace & Glorie

1998 | Grace & Glorie

Dos mujeres muy diferentes establecen entre ellas una amistad estrechísima, al tiempo que viven un momento crítico de sus vidas. Una de ellas tendrá que lidiar con su pasado y la otra con su futuro. Emotivo y cuidado telefilm, basado en la obra teatral homónima de Tom Ziegler, que resulta agradable de ver gracias al trabajo espléndido de sus protagonistas Gena Rowlands (Una mujer bajo la influencia) y Diane Lane (Cotton Club). Dirige la función Arthur Allan Seidelman (Atrapados en el espacio).

5/10
Un romance muy peligroso

1998 | Out of Sight

Jack es un elegante atracador de bancos. Sus golpes los calcula con exquisito detalle y sin violencia innecesaria. Pero siempre le pillan por algún pequeño detalle. Después de uno de esos robos fallidos, va a dar con los huesos en la cárcel. Pero enseguida planea una fuga con otros dos presos. Cuando sale al exterior del penal, se encuentra casualmente con Karen, una agente del FBI, que espera en su coche. Ella trata de hacerles frente, pero con escasa fortuna. La toman como rehén, y hasta se obligada a "compartir maletero" con Jack. El caso es que, pese a la situación, Jack y Karen se caen bien. ¿Se trata de amor a primera vista? Una vez más es llevada al cine una novela de Elmore Leonard. El film tiene los ingredientes típicos de Leonard: delincuentes simpáticos, situaciones con ingenio, referencias cinéfilas... Leonard asegura que cuidó mucho el dibujo de los personajes (estupendos George Clooney y Jennifer López: "Lo más importante es desarrollar los personajes. No empiezo con un argumento. Empiezo con los personajes. Llego a conocerlos bien –qué suelen desayunar, qué tipo de calzado llevan– y ellos me ayudan a descubrir el argumento, que es algo que siempre viene después."

6/10
La esencia del fuego

1996 | The Substance of Fire

Isaac es un pobre y viejo hombre que nunca ha podido superar el mal recuerdo y trauma que le dejó su paso por los campos de concentración nazis. Tras la ruina de su empresa, sus hijos tratarán de animar a su padre, aunque no todo es tan fácil como parece ya que la familia guarda viejos asuntos aún sin resolver. Película que cuenta con un gran reparto encabezado por Timothy Hutton (Beautiful Girls), Tony Goldwyn (El último samurái) y Sarah Jessica Parker (Ed Wood); y que consigue emocionar al espectador en varias momentos del film.

5/10

Últimos tráilers y vídeos