IMG-LOGO

Biografía

Billy Howle

Billy Howle

30 años

Billy Howle

Nació el 09 de Noviembre de 1989 en Stoke-on-Trent, Staffordshire, Inglaterra, Reino Unido
Filmografía
MotherFatherSon

2019 | MotherFatherSon | Serie TV

Max (Richard Gere) es dueño de uno de los imperios mediáticos más influyentes del mundo. La información es su oficio: Max posee oscuros secretos sobre todo el mundo y utiliza su poder de forma despiadada. Su hijo Caden (Billy Howle) es el editor más joven del preciado periódico de Max: The National Reporter. Pero Caden se está desmoronando bajo la presión de las expectativas de su padre, ahogando su dolor en las drogas y el exceso. Tras sufrir un derrame cerebral masivo, Caden se queda como un niño indefenso que luchará para reconstruir su vida. Para Kathryn (Helen McCrory) – la ex mujer de Max - esta es una segunda oportunidad de ser una madre para su hijo. Ella es una respetada antigua periodista de una rica familia británica. Kathryn está decidida a reconectar con el sensible muchacho que Max en su día le arrebató. Mientras Max y Kathryn luchan por el alma de su hijo, otra pelea está a punto de comenzar. Caden conoce secretos que podrían hacer que el imperio de Max se derrumbe. Y el silencio de Caden no puede ser comprado. Esta es una lucha por la familia, por la verdad… una lucha por el corazón de la nación.

La gaviota

2018 | The Seagull

Cuidada adaptación de una de las obras maestras de teatro de Antón Chejov, con personajes bien perfilados psicológicamente y conflictos de entidad que les afectan sobre todo por dirigir el amor y sus elecciones en la dirección equivocada, mandan los celos, la pasión, la resignación y el afán de dominio, que les llevan a labrarse su infelicidad, de la que parece imposible escapar. La acción transcurre en dos veranos separados temporalmente por varios años de distancia, en una casa de campo junto a un lago. En ambos casos se produce la reunión familiar por la llamada de Sorin, gravemente enfermo, de modo que acude junto a él su hermana Irina, famosa actriz de teatro que ha comenzado su declive, y cuyo amante es Boris Trigorin, afamado escritor. Ambos no saben apreciar el teatro experimental que desarrolla Mijail, el hijo de Irina, que representa su amada Nina, quien acabará fascinada en cambio por el recién llegado Boris. A los amores desgraciados se suma el de Masha, enamorada en secreto de Mijail, pero que tal vez se conforme casándose con un maestro local que la ama. Michael Mayer, director de carrera irregular que dirigió hace más de una década Una casa en el fin del mundo sabe que tiene un texto –adaptado para la ocasión por autor teatral ganador del Tony Stephen Karam– y unos personajes maravillosos, y sabe dar el conjunto cierto paso cinematográfico, también añadiendo al conocido subtexto de la frágil gaviota otro tan visual como el del bingo, la lotería de la vida en que nunca se sabe la combinación que te va a tocar, y si va a cuadrar con las expectativas de tu cartón. Como en el original se juega con el fuera de campo o la insinuación en lo relativo al suicidiio. Los actores logran meritorias interpretaciones, desde la herida Nina de Saoirse Ronan, a la madre dominante y cínica Irina de Annette Bening, pasando por el insensible escritor Boris de Corey Stoll, por citar sólo algunos de los más destacados.

6/10
El rey proscrito

2018 | Outlaw King

Película basada en hechos históricos, que bien podría venderse como "la secuela de Braveheart", aunque Mel Gibson y compañeros no tengan que ver nada con ella, lo que se nota en un resultado que no pasa de "normalito". Narra las andanzas de Robert Bruce, que fue guerrero rey de Escocia de 1306 a 1329, y es considerado como uno de los adalides de la independencia de Escocia, por delante de William Wallace, el personaje del film citado de Gibson, y que aquí aparece muerto y con sus restos exhibidos como trofeo casi al principio de la historia. De modo principal se describe el segundo matrimonio del viudo Robert, y su larga lucha contra los crueles ingleses, primero contra Eduardo I, que no honra los acuerdos concertados para la paz, y luego contra su hijo y sucesor Eduardo II, al que se enfrenta en la decisiva batalla de Bannockburn en 1314. Después de sorprender en 2016 con Comanchería, había ciertas expectativas con el nuevo film que dirigiría David Mackenzie, que vuelve a repetir con uno de los actores, Chris Pine. Y ciertamente, hay un gran esfuerzo de producción, a la hora de recrear la época, y en las escenas de muchedumbres y batallas. Pero se pierde gran parte del elemento humano, insistiendo en escabechinas hemoglobínicas, destripamientos incluidos, abundan los enfrentamientos armados y las ejecuciones sobre la marcha, y las caminatas y cabalgadas por el fango, hasta resultar todo cansino. Desde luego, en el lado inglés, lo único que tenemos son auténticos "carniceros", sedientos de acumular y conservar el poder sobre las islas. Mientras que el Robert de Pine es más humano, también con su hijita y su nueva esposa, pero le falta quizá algo de empaque y gravedad, la mezcla entre popularidad entre la gente llana, hombre hogareño y líder con gancho, no acaba de dar un personaje totalmente creíble, al que seguirías hasta el fin del mundo. Tampoco ayuda el discurso de supuestos aires épicos, antes de la gran batalla, que palidece ante el célebre shakespereano de Enrique V, e incluso ante el de Braveheart. En tal tesitura, los hombres que siguen al rey de Escocia no están mejor definidos, de modo que el conjunto resulta insatisfactorio.

5/10
El sentido de un final

2017 | The Sense of an Ending

Tony Webster es un tipo jubilado y solitario, que regenta una tiendecita de cámaras fotográficas Leika de segunda humana. Divorciado, con una hija embarazada que quiere ser madre en solitario, acepta a regañadientes acompañarla a sesiones prenatales que suponen algo parecido a un incordio. Su organizada vida sufre una sacudida cuando recibe una carta que le obliga a repensar su pasado, el amor de su juventud Veronica, y la relación de camaradería juvenil con varios amigos, entre ellos el recién llegado Adrian Finn, que supone un desafío intelectual, también para su profesor, cuando plantea cuestiones como la posibilidad real de escribir historia, o que, siguiendo a Albert Camus, “la única cuestión filosófica seria es la del suicidio”. Adaptación de la novela homónima de Julian Barnes, galardonada con el Booker Prize en 2011, y que ha sido convertida en guión por el autor teatral Nick Payne, que prestó su talento dramático al apuntalamiento de los libretos de la celebrada serie televisiva The Crown. Frente a la estructura de la obra original, dos partes, la juventud y la senectud sacudida por la carta que revela la existencia de un misterioso diario, se ha optado con inteligencia por alternar el presente con adecuados flashbacks que permiten incidir en la juventud de Tony Webster. En tal sentido tiene fuerza el tono evocador de la época estudiantil, en que uno se hace las grandes preguntas y todo se vive con más intensidad, aunque quizá ese amor juvenil por Veronica y cierta atracción por la madre Sarah queda un tanto desdibujado, si bien es cierto que los simples trazos recogidos sirven para hacerse cargo de una mezcla de timidez, morbo y frustración. En cualquier caso el director indio Ritesh Batra, que mostró sensibilidad para atrapar el mundo interior de sus personajes en The Lunchbox, se las compone para manejar bien las idas y venidas en el tiempo, y bucear en el alma del protagonista, obligado a mirar a su propia historia y a no conformarse con un simple recuerdo más o menos enterrado, sino a afrontarlo, digerirlo, es necesario cicatrizar heridas, madurar, saber ver más allá de las propias narices, para vivir el aquí y ahora, encontrar sentido, aunque sea, como reza el título, al final. La película se beneficia de una gran interpretación de Jim Broadbent en el rol protagonista, que sabe dotar a su egocéntrico personaje de humanidad, crear empatía aunque sus defectos y miedos sean patentes. Todos los demás actores están muy bien, pero está claro que de algún modo giran alrededor de él, es a Tony a quien le toca crecer, hacer su particular viaje interior para luego poder mirar con paz al exterior, a las personas que le rodean.

6/10
En la playa de Chesil

2017 | On Chesil Beach

Principios de la década de los 60. Los jóvenes y enamorados Florence y Edward se han casado y se disponen a ser felices para siempre. Alojados en un hotel junto a la playa de Beach, para disfrutar de su luna de miel, la noche de bodas no transcurre con la dicha y normalidad deseadas. A través de sucesivos flash-backs se nos informa de cómo se conocieron y de su “background” familiar. Los padres de ellas son estirados y de buena posición. Los de él, de más modesta condición, a lo que se suma la demencia materna, tras un accidente. Pero palpamos sobre todo su absoluto desconocimiento de la sexualidad, lo que podría dificultar su vida conyugal. Adaptación de la novela homónima de Ian McEwan, a cargo del propio autor. Quizá sobre el papel el novelista lograra crear la atmósfera adecuada, y las idas y venidas temporales contribuyeran a dibujar una situación inconcebible en el año, 2017, en que se ha rodado el film, pero que se podría haber dado en una Inglaterra puritana que veía el sexo como un tabú. En cualquier caso el desconocido director de la cinta, Dominic Cooke, se ha atrevido con una película demasiado compleja y entrega un producto aquejado de arritmia, demasiado académico y premioso a pesar de su estructura narrativa, lo lastran las las reiteraciones, y el modo en que se entrega la información parece caprichoso y no ayuda a la credibilidad de la propuesta. La pareja protagonista, Saoirse Ronan y Billy Howle, son quizá lo mejor de la cinta, aunque desconcierta un poco el contraste de su atractivo entusiasmo juvenil con el modo algo timorato en que afrontan lo que no conocen, incluido su actitud provinciana ante los paletos camareros del hotel. Los secundarios están bastante desdibujados, sobre todo los progenitores de una y otra parte, que en el caso de los de ella rozan la caricatura del rico pedante.

5/10

Últimos tráilers y vídeos