IMG-LOGO

Biografía

Bouli Lanners

Bouli Lanners

55 años

Bouli Lanners

Nació el 20 de Mayo de 1965 en Moresnet-Chapelle, Bélgica
Filmografía
Effacer l'historique

2020 | Effacer l'historique

Un héroe singular

2017 | Petit paysan

Pierre Chavanges lleva la granja de vacas familiar con enorme dedicación y sus producciones de leche han alcanzado los más altos estándares de calidad. Su preocupación por el bienestar de los animales es encomiable, aunque a veces ese excesivo celo crispa a su hermana Pascale, veterinaria que acude a los avisos de su hermano con manifiesta desidia. Sin embargo, los peores augurios de Pierre se confirmarán cuando una de las vacas contrae la enfermedad FHD (Fiebre Hemorrágica Dorsal) y él se ve forzado a matarla. Decidirá entonces hacerla desaparecer y ocultar lo ocurrido a los responsables de sanidad para que no sacrifiquen a todo su ganado. El francés Hubert Charuel debuta en la dirección con esta curiosa película, cuya singularidad es que trata un tema a priori de escaso interés dramático, aparentemente menor desde el punto de vista cinematográfico. Las andanzas de un ganadero de vacas, su rutina diaria, sus problemas, no parecen ser cuestiones de gran atractivo para el espectador habitual. Sin embargo, a través de la trágica situación que vive el protagonista, Charuel es capaz de transmitir con poderosa fuerza el drama de muchos ganaderos que han de afrontar en desgraciadas situaciones pérdidas muy dolorosas, no sólo económicamente sino personalmente. Transmite así Un héroe singular un amor al trabajo, a los animales, que resulta magnífico, muy realista, lo cual puede significar a la postre también muy doloroso. Para cautivar mínimamente con argumento tan poco vistoso Hubert Charuel pergeña varias etapas en los intentos de Pierre por salvar a sus vacas, decisiones arriesgadas que irán sumando progresivamente diferentes problemas con las personas que hay a su alrededor, con su hermana primero, pero luego con sus padres, con la policía, con los controles de sanidad, con sus amigos, con el vecino. Todo resulta muy veraz en esos desencuentros, nada parece arbitrario o forzado, lo cual compagina a la perfección con la rústica puesta en escena, que recrea el ambiente verdadero de las tareas de la granja, ese llevar a pastar a las vacas, ordeñarlas cada día, ayudarlas en el parto, etc. En este sentido, resulta asombroso el trabajo de Swann Arlaud, que más que un actor parece un ganadero contratado para la ocasión. Le acompaña muy bien Sara Giraudeau en el papel de la hermana Pascale, más equilibrada en sus juicios pero muy sensible y cercana al sufrimiento de su hermano.

6/10
Grupo criminal

2017 | Tueurs

El ladrón Frank Valken comete un robo espectacular, pero a la vez entra en juego un grupo de asesinos que mata a todos los testigos, entre ellos una magistrada que les investiga, pues sus desmanes se remontan a treinta años atrás. Cuando Frank es descubierto no le cabe otro remedio que huir. Para demostrar su inocencia deberá entonces desenmascarar a los culpables. Correcto thriller criminal de autoría europera que cuenta con un apañado diseño de producción y una trama criminal que consigue mantener moderadamente el interés. Entre el reparto destaca el siempre convincente actor belga Olivier Gourmet (El ejercicio del poder) en el papel protagonista.

4/10
Crudo

2016 | Grave

Justine, hija pequeña de una familia en la que todos son vegetarianos, inicia sus estudios en la facultad de veterinaria, siguiendo la tradición familiar. Pero en un rito de iniciación de los novatos la obligan a comer un trozo de carne cruda, como ya hiciera su hermana mayor. Desde ese momento comienza a experimentar extraños síntomas. Incómoda y retorcida ópera prima como realizadora y guionista de la francesa Julia Ducournau, que según la rumorología provocó que un espectador poco avisado sufriera una lipotimia durante su proyección en el Festival de Toronto. Todo apunta a una de esas leyendas de marketing que se fabrican para ayudar a vender. La cineasta ha cocinado un crudo relato, cercano al surrealismo, que emparenta con los títulos más retorcidos de David Cronenberg, y los más provocadores de Gaspar Noé, donde demuestra que a pesar de ser una novata maneja muy bien el ‘tempo’ narrativo, y tiene personalidad propia y enorme imaginación visual. Sabe dirigir al reparto, sobre todo a dos actrices, Garance Marillier (como la protagonista) y Ella Rumpf (su hermana), ambas poco experimentadas pero con futuro, y tiene cosas que contar. Su relato sobre las consecuencias de las novatadas se puede interpretar como una crítica a la jerarquización social, y a la presión para renunciar a los propios principios para ser aceptada en el grupo. Por desgracia, esas pretensiones casan mal con sus excesos ‘gore’, pues a quienes busquen un relato de terror les parecerá ‘intelectualoide’. Por contra, el público que pudiera haber disfrutado de los elementos dramáticos, y que agradezca metáforas como la de un caballo anestesiado, se echará atrás por los pasajes más truculentos y sórdidos. Además, en la parte final pierde fuelle y se vuelve reiterativa.

4/10
Reparar a los vivos

2016 | Réparer les vivants

Una película bella, muy representativa de la actual identidad europea, donde están bien presentes el amor y los buenos sentimientos, pero con el dominio de cierta sensación de vacío, el temor a la muerte, la ausencia de Dios, el vértigo antes las pruebas que depara la existencia, la incomunicación a la hora de compartir lo que uno siente. El trasplante de órganos salva vidas, da esperanza. Y a Katell Quillévéré, directora y guionista que adapta una novela de Maylis de Kerangal, le sirve para describir dos micromundos, la familia que ha perdido a un hijo en la flor de juventud, en un inesperado accidente, y la de la familia de una mujer que necesita un corazón que reemplace el suyo, debilitado, haciendo de puente un tercer pequeño universo, el del hospital que efectuará el trasplante a través de la unidad de donación de órganos, con el médico que debe plantear a una familia rota esta opción. Quillévéré sabe contar su historia con sensibilidad y pasión. Usa bien las imágenes y la música, mueve la cámara con elegancia, evita las palabras si es posible, por ejemplo al describir el primer amor de Simon, su pasión por el surf, y el momento extraordinario en que se produce el fatal accidente. Y es sobria al abordar el dolor de los padres, o el modo en que los médicos deben plantear, con delicadeza y respeto, la posibilidad de donar los órganos de quien presenta los síntomas incontrovertibles de muerte cerebral. Con una visión muy de los tiempos que corren, hay un planteamiento del amor en pareja donde se concede importancia primordial a la parte física –Simon pasa la noche en casa de su novia, una enfermera fantasea eróticamente con un médico– y se plantea la bisexualidad de la mujer que está a la espera de un corazón que le convenga. También se tiene en gran consideración la dignidad de la persona, en la despedida a Simon, y en el trato digno de su cuerpo, luego cadáver. El reparto es muy coral, con actores convincentes y contenidos, donde quizá sobresale la dolorida madre de Simon, Emmanuelle Seigner.

6/10
Los primeros, los últimos

2016 | Les premiers les derniers

Una singular película con aires apocalípticos y de western atípico, como un cruce de Wim Wenders, Ingmar Bergman y Jim Jarmusch. En un paisaje de carreteras desoladas y naves industriales en estado de abandono, Cochise y Gilou intentan dar cumplimiento a la misión de un misterioso jefe, que les ha pedido que localicen un teléfono móvil que le han robado. Al mismo tiempo, una pareja de colgados deambula por los alrededores, o un tipo que asegura ser Jesús. Bouli Lanners coprotagoniza, escribe y dirige este film existencialista, que tiene sin duda un particular "mood" que invita a mirar a las personas como seres errantes y desubicados necesitados de dar con algo que les centre. De tempo leto, puede llegar a hacerse pesado. Cuenta con nombres ilustres entre los secundarios, como Michael Lonsdale y Max von Sydow.

4/10
Lulu femme nue

2014 | Lulu femme nue

Las vacaciones del pequeño Nicolás

2014 | Les vacances du petit Nicolas

9 meses... ¡de condena!

2013 | 9 mois ferme

Ariane es una estricta jueza, muy profesional, que ha tomado la drástica decisión de nunca formar una familia, o sea nada de casarse y tener niños. Como le gusta aparentar ser alguien “normal”, acepta participar en la fiesta de Nochevieja en el Palacio de Justicia de París, y hasta se toma alguna copita de más, hasta el punto de no recordar nada de esa celebración. Seis meses después descubre que está embarazada, lo que le lleva a indagar, como si se tratara de una investigación judicial, cara a averiguar quién es el padre. Todo apunta a que se trata de un pobre diablo, a quien se acusa de los crímenes del “globófago”, un horripilante asesino que se zampa los globos oculares de sus víctimas. Alocada comedia, que juega al contraste, auténtica guerra suave de sexos, entre los personajes de magistrada y delincuente, bien caracterizados por Sandrine Kiberlain y Albert Dupontel, éste último también guionista y director de la cinta. En menos de hora y media se nos sirve una idea audaz, con extremos como algunos pasajes gore delirantes, y que a la vez aboga por salir del caparazón del personal egoísmo para pensar un poquito en los demás, incluido el propio hijo. Francamente divertida. Para los supercinéfilos, advertir que Jean Dujardin y Terry Gilliam se han prestado a hacer sendos cameos. Curiosamente Dupontel se ha inspirado en un documental titulado 10ª habitación, instantes de audiencia, de Raymond Depardon, que sigue los pasos de una auténtica jueza.

6/10
Le grand soir

2012 | Le grand soir

De óxido y hueso

2012 | De rouille et d'os

Ali se presenta en casa de su hermana en Antibes, acompañado de su hijo de 5 años al que apenas conoce, nada se nos dice de su esposa ni de su 'background', aunque le vemos inmerso en algo muy próximo a la miseria, revolviendo en los restos de comida abandonados en el tren donde viaja. Aunque a lo que aspira es a ganarse la vida como boxeador, conseguirá puestos menores de portero de una discoteca y vigilante nocturno. Gracias al primero conoce a Stéphanie, cuidadora de orcas en un oceanográfico, la ayuda en un altercado y la lleva a casa. Cuando ella sufre un terrible accidente por el que pierde las piernas, llamará inesperadamente a Ali, con el que surge una singular relación. Jacques Audiard, con su coguionista Thomas Bidegain, toman como punto de partida de De óxido y hueso una colección de relatos de Craig Davidson, aunque curiosamente inventan a los dos personajes principales de su película, Ali y Stéphanie, para contar una singularísima historia de amor. Singularísima porque no va a ser lo suyo una entrega sacrificada e incondicional, ambos arrastran heridas y egoísmos que les han endurecido y complican la relación, aunque lata también cierta generosidad y delicadeza, el deseo de ayudar y dejarse ayudar. Llama la atención el realismo brutal del relato. Sin duda que los efectos visuales han avanzado una barbaridad desde que vimos al teniente Dan sin piernas en Forrest Gump, en De óxido y hueso aceptamos sin dudar que Marion Cotillard se ha quedado sin piernas. Pero también hay naturalismo, innecesario, a la hora de mostrar la fogosidad sexual de los protagonistas, además de limitaciones antropológicas de concepto, para él se trataría de algo equivalente a hacer ejercicio o tomarse un filete, no importa demasiado con quién si está bien dotada y se está “operativo”, mientras que para ella es un elemento más de la vuelta a una “vida normal”, aunque con el deseo de que sirva para llenar las necesidades afectivas. De todos modos hay que reconocer a Audiard y Bidegain que su relato en De óxido y hueso no es simplista, sobre todo cuando sacan a la luz en sus personajes las consecuencias de sus acciones, en las que no se querían fijar, y es que no basta con cerrar los ojos para que las cosas dejen de estar mal, va a descubrir Ali a costa de su hermana, el inicio de la maduración. Además, acaba perfilándose una jerarquía de valores vitales, cosas prescindibles, los puños, cosas que no lo son, los seres queridos a tu cargo.

6/10
Nada que declarar

2011 | Rien à déclarer

1993. La puesta en marcha de la Eurozona está a punto de acabar con las fronteras. De este modo, los puestos fronterizos van a desaparecer y todas las infraestructuras derivadas de ello (gasolineras, tiendas, restaurantes, agentes de aduanas, policías) tienen los días contados. En un puesto de la frontera entre Francia y Bélgica el que lo lleva peor es el agente belga Ruben, enemigo patológico de todo lo que no sea belga y especialmente agresivo con los franceses (franchutes o gabachos para él). Pero Ruben no sabe que Mathias, su archienemigo y colega francés al otro lado de la frontera, es novio en secreto de su hermana Louise y que hará todo lo posible por conseguirla. Simpática película gala, obra de quien es la punta de lanza actual de la comedia francesa, el director, guionista y actor Dany Boon. Prosigue Boon con su modo de hacer cine amable, romántico, basando el humor en los diálogos y en los cómicos caracteres de los personajes, capaces de crear gags a cada minuto, y tocando temas referentes a la idiosincrasia de sus compatriotas. Si antes triunfó mostrando las diferencias entre el norte y el sur de Francia (Bienvenidos al norte), ahora retrata paródicamente el legendario enfrentamiento entre franceses y belgas. El resultado no alcanza quizá el de otras películas de Boon, como la antes mentada o Mi mejor amigo, dirigida por Patrice Leconte. Y es que el personaje de Pierre (Benoît Poelvoorde) es seguramente demasiado delirante, de modo que por momentos el espectador queda agotado del belga. Eso no quita para que haya escenas despiporrantes, como la del pobrecillo que ha de pasar por el detector de metales o algunos momentos "automovilísticos". También funciona la subtrama del matrimonio del restaurante, con los simpáticos Karin Viard y François Damiens.

5/10
Mammuth

2010 | Mammuth

Serge acaba de retirarse, pero cuando va a arreglar los trámites administrativos relativos a su pensión, descubre que en la mayoría de sus empleos su vida laboral no consta en el registro. Para conseguir recibir el dinero que le corresponde, Serge es animado por su mujer para emprender un viaje hacia los lugares donde tuvo sus primeros trabajos. A bordo de su vieja motocicleta "Mammoth" (que le valió el apodo de "Mamut") retomará el contacto con ex compañeros de trabajo y familiares a los que hacía mucho que no veía... Desigual tragicomedia francesa, que se diría que no acaba de encontrar el tono y que desconcierta con respecto al destino de la historia, a cuyo guión le falta aplomo... una idea clara y más segura que transmitir. La pareja formada por Benoît Delépine y Gustave de Kervern (Louise-Michel) rueda con imagen de grano duro y con profusión de primeros planos y cámara en movimiento. Con ese realismo narrativo ofrece una curiosísima 'road-movie' anclada a un pintoresco personaje que va encontrando frikis en cada etapa de su camino, y que inevitablemente se irá encontrando más y más a sí mismo y a su pasado. Sin embargo, al cabo de los minutos sus aventuras se estancan totalmente y acaban por transmitir muy poco al espectador. Casi todo resulta monótono, triste y vacío. Esto no es óbice para que haya humor negro y bastantes momentos de risa, pero reina ante todo la perplejidad, e incluso los momentos algo surrealistas, como las relaciones con la sobrina majara. De cualquier forma, aunque en ese cúmulo de escenas algunas son vergonzantes –como la que tiene lugar en casa del primo–, en general domina un cierto aire tierno –ese pasado trágico que acompaña a Mamut– y también patéticamente divertido –como el encuentro de los cuatro hombres en el restaurante–, aspectos que derivan absolutamente del sólido personaje principal, un perdedor como pocos. Gran contrapunto es la presencia de su mujer (grande Yolande Moreau, que impactó con Séraphine), que ofrece algunos de los momentos tragicómicos más logrados. De cualquier forma lo mejor del film es la labor taciturna de un inmenso Gérard Depardieu, a quien lo de “mamut” desde luego le viene al pelo, y también la soberbia partitura musical de Gaëtan Roussel.

4/10
Louise-Michel

2008 | Louise-Michel

Sinsordada llegada de Francia y codirigida por Benoît Delépine y Gustave Kevern, repleta de explosivo humor negro, con la que resulta casi obligatorio reír a mandíbula batiente. Ya el inicio, un crematorio que, el colmo de los colmos, se queda sin fuego en un servicio fúnebre, anticipa el encadenado de gags y chistes en que consiste el film. El hilo conductor lo proporciona Louise, una oronda e inexpresiva mujer, que se queda sin trabajo junto a otras compañeras de una fábrica. Reunidas para crear, tal vez, una empresa juntas, usando el dinero de la indemnización, tienen una idea 'mejor': contratar a un asesino a sueldo, y matar al responsable de su despido. Escogerán para el trabajo a Michel, un supuesto experto que en realidad es incapaz de matar a una mosca.La peli está bien llevada, pero en unos cuantos tramos se queda sin munición humorística, llegando a cargar el conjunto. Se nota la influencia de Aki Kaurismäki en los directores, pero falta su sutileza. Las pretensiones iconoclastas, de atacar a los malísimos ricos y explotadores del mundo, de crear humor con niñas con cáncer o ancianos decrépitos, o hasta juguetear con el terrorismo del 11-S, funcionan a veces, aunque todo se mueve dentro de un discurso más políticamente correcto de lo que podría creerse a primera vista. La película también juega peligrosamente y con abundante 'mala leche' con la idea de la deconstrucción de los sexos, hombre, mujer, eso son construcciones culturales, ya se sabe, cada uno es lo que elige ser. Para rematar la faena de semejante disparate, este loco planteamiento se pone en boca de un sacerdote, en la última frase de la película.

4/10
Astérix en los Juegos Olímpicos

2008 | Astérix aux jeux olympiques

Tercera entrega cinematográfica en imagen real de Astérix, el irreductible galo creado por Uderzo y Goscinny. Aunque repite Gérard Depardieu en el papel de Obélix, el film no cuenta con la presencia del cómico Christian Clavier, que interpretó a Astérix en las dos partes anteriores. Ha sido sustituido por Clovis Cornillac (Héroes del cielo), al que hasta ahora prácticamente sólo conocen en Francia y que no recuerda ni por asomo al héroe de las viñetas. El ‘notición’ es el regreso al cine de Alain Delon, que aunque ha rodado alguna producción televisiva, está ausente de la gran pantalla desde Los actores (2000). Al veteranísimo actor le ha correspondido encarnar a Julio César. El argumento toma algunas cosas del cómic homónimo, pero en general la adaptación es bastante libre. Aquí, Alafólix, un joven de la aldea de Astérix, se ha enamorado de la princesa griega Irina, pero el padre de ésta pretende que se case con Bruto, que en esta película, para desesperación de historiadores, es hijo de Julio César. Por una serie de circunstancias, Irina convence a su padre de que debe casarse con alguien valeroso, por lo que le propone que entregue su mano al ganador de los Juegos Olímpicos, a punto de celebrarse. A la competición se presenta Bruto y también Alafólix. A éste le acompañan sus convencinos Astérix, Obélix, el druida Panorámix y el bardo Asurancéturix. Aunque sólo pueden participar los griegos, y de forma excepcional los romanos, Astérix argumenta (curiosamente, esto sí estaba en el cómic) que ellos son teóricamente romanos, pues la Galia ha sido conquistada por Roma, salvo su aldea, claro, que resiste ahora y siempre al invasor. El amplísimo presupuesto deviene en lujosa ambientación y depara la suficiente espectacularidad en los decorados, así como unos efectos especiales convincentes. De hecho, a nivel visual, recuerda mucho a los cómics, es decir, que han conseguido hacer lo más difícil. También es positivo que se puede interpretar como denuncia de la corrupción en el deporte y apología del juego limpio. Por desgracia, el humor sutil del guionista Goscinny ha sido sustituido por chistes facilones. Especialmente prescindibles son las frases de Alain Delon tomándose a broma a sí mismo (estilo “soy emperador por mis propios méritos y no le debo nada ni a Rocco, ni a sus hermanos” o “me han dado el César al mejor emperador”). Su autosaludo imperial ‘Ave, moi’ (Ave, yo mismo) está calcado de Ser o no ser, de Lubitsch. Los cameos llegan a resultar agotadores al final, pues cuando todo ha acabado aparecen por allí casualmente Zinedine Zidane, Jamel Debbouze, de nuevo repitiendo su papel de Numérobis, que interpretó en Astérix y Obélix: Misión Cleopatra, y otros personajes que montan una especie de show que no viene a cuento.

4/10
Avida

2006 | Avida

4/10
Los primeros, los últimos

2016 | Les premiers les derniers

Una singular película con aires apocalípticos y de western atípico, como un cruce de Wim Wenders, Ingmar Bergman y Jim Jarmusch. En un paisaje de carreteras desoladas y naves industriales en estado de abandono, Cochise y Gilou intentan dar cumplimiento a la misión de un misterioso jefe, que les ha pedido que localicen un teléfono móvil que le han robado. Al mismo tiempo, una pareja de colgados deambula por los alrededores, o un tipo que asegura ser Jesús. Bouli Lanners coprotagoniza, escribe y dirige este film existencialista, que tiene sin duda un particular "mood" que invita a mirar a las personas como seres errantes y desubicados necesitados de dar con algo que les centre. De tempo leto, puede llegar a hacerse pesado. Cuenta con nombres ilustres entre los secundarios, como Michael Lonsdale y Max von Sydow.

4/10
Los primeros, los últimos

2016 | Les premiers les derniers

Una singular película con aires apocalípticos y de western atípico, como un cruce de Wim Wenders, Ingmar Bergman y Jim Jarmusch. En un paisaje de carreteras desoladas y naves industriales en estado de abandono, Cochise y Gilou intentan dar cumplimiento a la misión de un misterioso jefe, que les ha pedido que localicen un teléfono móvil que le han robado. Al mismo tiempo, una pareja de colgados deambula por los alrededores, o un tipo que asegura ser Jesús. Bouli Lanners coprotagoniza, escribe y dirige este film existencialista, que tiene sin duda un particular "mood" que invita a mirar a las personas como seres errantes y desubicados necesitados de dar con algo que les centre. De tempo leto, puede llegar a hacerse pesado. Cuenta con nombres ilustres entre los secundarios, como Michael Lonsdale y Max von Sydow.

4/10

Últimos tráilers y vídeos