IMG-LOGO

Biografía

Benoît Poelvoorde

Benoît Poelvoorde

55 años

Benoît Poelvoorde

Nació el 22 de Septiembre de 1964 en Namur, Wallonia, Bélgica

El comediante belga

08 Marzo 2016

Aunque no sea un artista muy conocido en la industria del cine, Benoit Poelvoorde es uno de los actores más célebres en Francia y Bélgica, sobre todo por su faceta cómica.

Amante del teatro, Ben –como le llaman sus más allegados– comenzó estudiando fotografía, aunque luego el destino le condujo al cine, en donde ha brillado como actor, pero también ha trabajado como guionista.

Benoit Poelvoorde nació el 22 de septiembre de 1964 en Namur, Bélgica. Estudió en el Instituto Técnico Félicien Rops, en Namur. Más tarde, decidió estudiar diseño gráfico en la Escuela de Investigación Gráfica de Bruselas. Durante sus años de formación se hizo amigo de Remy Belvaux y André Bonzel, y se puede decir que fue entonces cuando comenzó su carrera como actor, ya que con ellos hizo el cortometraje Pas de C4 pour Daniel Daniel(1987), de mucho éxito. Tras el triunfo, los tres amigos decidieron repetir aventura con el largometraje Ocurrió cerca de su casa (1992), sin imaginarse que acabarían recibiendo el premio André Cavens a la Mejor Película. Era un filme de bajo presupuesto, inspirado en la serie belga Tease.

Durante los años siguientes, Benoit Poelvoorde protagonizó varias series de Canal+ y películas de producción francesa, que le dieron fama tanto en Bélgica como en Francia: Pour rire! (1996), Les voleurs de patates (1996), Comme une bache sans clarines (1996), Les randonneurs (1997), entre muchas otras. En 2001, protagonizó la película La bici de Ghislain Lambert, una comedia sobre una de las pasiones del actor, la bicicleta. Pero fue con el filme Astérix en los Juegos Olímpicos (2008) donde se dio a conocer al gran público con el papel de Brutus. En este mismo año, también protagonizó las comedias Louise-Michel y Guerra de misses.

Tras una breve pausa en su carrera interpretativa, pues una depresión le mantuvo hospitalizado en su ciudad natal, reanudó su trabajo con la película Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel (2009), donde interpretó al Barón Balsan, uno de los amores de la protagonista Gabrielle Chanel. Al año siguiente, trabajó en una de sus mejores películas, Tímidos anónimos (2010), una simpática comedia de Jean-Pierre Améris que narra la historia de una inusual pareja y la dificultad que tienen para relacionarse.

En Nada que declarar (2011), película dirigida por Dany Boon, su interpretación fue criticada en cierta medida por ser demasiado delirante, aunque se trataba de una comedia la mar de divertida. Por el contrario, en 3 corazones (2015) Benoit encaja perfectamente con el papel de Marc, un inspector de hacienda que por razones de trabajo no se puede encontrar con Sylvie, una mujer que parece su alma gemela. Al año siguiente, escapó de su rol de cómico para interpretar a Eddy en el original drama El precio de la fama, dirigido por Xavier Beauvois. Una de sus películas más cacareadas es El nuevo Nuevo Testamento (2015), una estrambótica comedia cuyo guion no acaba de funcionar.

Aunque su filmografía todavía sea algo desigual, no cabe duda de que este actor tiene un talento especial para hacer reír. A lo largo de su carrera ha recibido distintos premios por sus trabajos: Premio Jean Gabin para jóvenes talentos en 2002 y el premio de la Audiencia en los premios Magritte en 2011. Y además de haber actuado en más de 50 películas, también ha sido guionista en cuatro de ellas: Pas de C4 pour Daniel Daniel (1987), Ocurrió cerca de su casa (1992), Les portes de la gloria (2001) y La bici de Ghislain Lambert (2001).

Filmografía
Blanche comme neige

2019 | Blanche comme neige

El gran baño

2018 | Le grand bain

Bertrand lleva dos años en paro, y sigue un tratamiento antidepresivo. Su mujer lo lleva lo mejor posible, y sus dos hijos, una niña y un adolescente, lo mismo, con los tics propias de esas etapas vitales. Con unos cuñados insoportables, nuestro hombre cuarentón va a encontrar un inesperado desahogadero apuntándose... ¡a un equipo masculino de natación sincronizada! No parece que sea el deporte más viril del mundo, pero con sus compañeros, tan colgados o más que él, surge una inesperada camaradería, que se ve estimulada por la posibilidad de competir en el campeonato del mundo. La película del actor Gilles Lellouche, que aquí se queda al otro lado de la cámara, como director, sigue el esquema "grupo de perdedores recupera las ganas de vivir unidos por la amistad y un común objetivo", que puede detectarse en Full Monty, o, más recientemente en España, Campeones. Bertrand, Marcus, Simon, Laurent y Thierry son tipos con problemas, de autoestima, profesionales, familiares, que comparten con sus dos entrenadoras, Delphine y Amanda, que antaño fueron pareja de natación sincronizada hasta que un accidente dejó a la segunda en silla de ruedas. Título simpático y refrescante, que procura ser un chapuzón y baño de realidad, no logra dar del todo con el tono amable que se espera de un film de este tipo, las aristas de los problemas que padece cada uno son grandes –la madre senil que insulta a su hijo, especialmente–, de modo que el contraste con los momentos humorísticos resulta excesivo, hace que el conjunto chirríe un poco. Incluso pasajes como la actuación en el campeonato, que en otros filmes se aceptaría con la idea de que estamos ante una fabulilla que exige la suspensión de la incredulidad, resultan un tanto increíbles, aunque puedan degustarse haciendo abstracción forzada de estas consideraciones. Los actores están bien, especialmente Mathieu Amalric.

5/10
Raoul Taburin

2018 | Raoul Taburin

7 jours pas plus

2017 | 7 jours pas plus

Ils sont partout

2016 | Ils sont partout

El nuevo Nuevo Testamento

2015 | Le tout nouveau testament

El belga Jaco Van Dormael no ha seguido una carrera fílmica muy regular, sólo hay cuatro largometrajes en su carrera, entregados en 1991 –Totó, el héroe, Cámara de Oro en Cannes–, 1996 –El octavo día–, 2009 –Las vidas posibles de Mr. Nobody– y 2015 –el que nos ocupa, El nuevo Nuevo Testamento–. Todos tienen ciertos elementos comunes, un formato de fábula de gran fuerza visual en que se mira a la infancia, y cierto realismo mágico atravesado de lirismo. Su última creación presenta la novedad de abordar el tema de Dios. Pero que nadie espere un pequeño tratado teológico, o una reflexión mínimamente seria sobre el sentido de la vida, el amor, el sufrimiento, la muerte y el papel que el Ser Supremo juega en todo esto. Más o menos su film es, por así decir, una queja sobre el actual estado de las cosas, sea quien sea el responsable. Y para ello inventa un cuentecillo bastante tontorrón y reiterativo, un conjunto de ocurrencias en que viene a decir que si alguien hay detrás de todo esto, sólo podría ser una especie de sádico al que le encanta ver sufrir al ser humano. Van Dormael se declara no creyente, aunque educado en el catolicismo. Asegura no haber buscado ofender, aunque admite que tampoco ha buscado no ofender. Desde luego la visión que da de la religión es pobre, caricaturesca, simple excusa para sus gracietas. El film imagina a Dios como un tipo bastante tosco y odioso, en pijama y bata, encerrado en un cuartucho lleno de ficheros y con un ordenador donde idea lo que ocurre en el mundo, haciendo que los pobrecillos hombres y mujeres padezcan. Tiene una esposa algo lela, un hija llamada Ea que se rebela ante el modo de hacer de su padre, y un hijo, Jesús o JC, que hace tiempo que se fue de casa para escoger 12 apóstoles. Esto mismo va a hacer Ea, buscando 6 apóstoles adicionales, no sin antes montar un lío considerable al mandar por mensaje de texto a todos los habitantes del planeta un contador en que les comunica el tiempo de vida que les resta. La mezcla de tonos de otras ocasiones no le funciona a Van Dormael, seguramente por reinventar de modo provocador a Dios y al ser humano, junto al amor que debiera moverles; y al hacerlo, los vacía completamente de contenido, reduciéndolos a meros peleles. El amor desustanciado del cineasta es una atracción mágica y desconoce el sacrificio; no consiste en cuidar de tu esposa e hijo si ya no les quieres; en el trabajo cotidiano no puede haber amor, sino que hay que hacer viajes extraordinarios; que un niño se vista de niña y se enamore de Ea puede ser una idea estupenda, bienvenidos a una nueva fórmula de venta de la ideología de género; también puede ocurrir que un gorila sea mejor amante que un marido anodino; o que el sexo enfermizo permita el reencuentro con la mujer amada. Mientras que Dios no es Dios, o al menos no tiene ninguno de los atributos que los fieles de cualquier religión le dan; sin su ordenador, está perdido. Es curioso, porque la idea de que tenemos el tiempo contado, y cobrar conciencia de ello, podía haber dado juego, pero Van Dormael y su coguionista Thomas Gunzig no saben sacarle partido, se quedan en un ejercicio de estilo con supuestos ribetes poéticos que nunca despega, lastrado por sus propias limitaciones: un conocimiento epidérmico de la religión, y lo que es aún más grave, de la antropología más elemental. Sin duda, un retroceso con respecto a su anterior filmografía.

3/10
Una familia de alquiler

2015 | Une famille à louer

El precio de la fama

2014 | La rançon de la gloire

La salida de una cárcel en Suiza de Eddy, un pobre diablo, coincide con la muerte, en ese mismo país y el día de Navidad, de Charles Chaplin. Corre el año 1977, y los medios no hablan de otra cosa. Sabedor de que su amigo de origen argelino Osman, que le ha acogido en su casa, está en apuros –su esposa está hospitalizada, no tiene dinero para pagar los gastos médicos y tienen una hijita, Samira– le propone un plan de desatinada apariencia: robar el ataúd con el cuerpo del genial cineasta, y pedir un rescate. Tras esa obra maestra titulada De dioses y hombres, Xavier Beauvois se atreve a entregar otra historia cargada de humanidad, pero en un registro completamente distinto. Y aunque la trama es sencilla, y planteada al modo de las películas de ladrones de condición humilde empujados por la necesidad, la criminalidad no es su modo de vida –piénsese en las comedias de la Ealing, Granujas de medio pelo, Atraco a las tres...–, no falta cierta carga social, que emparenta el film con la picaresca del eterno vagabundo Charlot, la idea que tranquiliza a los protagonistas a la hora de acometer su plan es que Chaplin era algo así como el santo patrono de los sin-techo, él les perdonará. Se agradecen la sencillez y falta de pretensiones con que concibe Beauvois su cinta, a la que no falta una perspectiva moral y un sabor agridulce que no disgustarían sin duda a Chaplin. Hay pasajes que homenajean sutilmente al cine mudo –cuando Eddy propone a Osman su plan–, tiene importancia la niña, y se concede presencia al mundo del circo. Habrá quien diga que a la cinta le falta un hervor, pero lo cierto es que el lirismo y el humor suave la recorren sin hacerse notar ostentosamente, y Roschdy Zem y Benoît Poelvoorde conforman una pareja donde uno es contrapunto del otro ante la pequeña, el primero aparece como responsable pero dominado por las preocupaciones, el otro quizá frívolo pero siempre ocupado en hacer felices a los demás.

6/10
3 corazones

2014 | 3 coeurs

Cuando en una ciudad de provincias pierde el tren que debía llevarle a París, el inspector de hacienda Marc conoce casualmente a Sylvie, una mujer que acaba de romper con su marido, con la que tras una larga conversación descubre que se complementa a la perfección. Como él tiene que partir de inmediato, ambos se citan en el Jardín de las Tullerías de la capital unos días después. Pero un problema de comunicación con unos chinos de Marc en su trabajo impide el reencuentro. Éste sigue con su vida habiendo perdido el contacto, y acaba conociendo a Sophie, de la que ignora... ¡que es hermana de Sylvie! Si el espectador está dispuesto a dejarse llevar por el caprichoso libreto y aceptar que "el mundo es un pañuelo", y que en plena era de las nuevas tecnologías los protagonistas no intercambien ni móviles, ni Facebook ni nada de nada, se emocionará con este drama que dirige Benoît Jacquot, conocido por Adiós a la reina. Recupera la temática típicamente francesa del 'amour fou', el amor loco que está a punto de llevar a los amantes a su perdición, pues trae consigo la tentación de dejarse llevar por los arrebatos emocionales y caer en la infidelidad. El realizador impregna un tono muy sobrio a una historia que en muchos momentos amenaza con caer en la comedia o en el melodrama, por ejemplo cuando la actriz principal se abraza a los pies de su esposo en plena calle. También logra un timing ajustado, varias metáforas en la línea del "tren perdido" y un academicismo ejemplar a la hora de mover la cámara, por lo que la historia funciona. Cuenta además con varios de los grandes del cine galo, capaces de elevar por momentos el nivel. A Benoît Poelvoorde le va al pelo un personaje de feo atractivo muy francés, Charlotte Gainsbourg vuelve a demostrar que trabaja bien incluso cuando se aleja de la mente perturbada de Lars Von Trier, y Chiara Mastroianni da el perfil como hermana en discordia. A pesar de la brevedad de su papel, la veterana Catherine Deneuve sobresale como madre de las chicas, que con su mirada lo dice todo.

6/10
Le grand soir

2012 | Le grand soir

Nada que declarar

2011 | Rien à déclarer

1993. La puesta en marcha de la Eurozona está a punto de acabar con las fronteras. De este modo, los puestos fronterizos van a desaparecer y todas las infraestructuras derivadas de ello (gasolineras, tiendas, restaurantes, agentes de aduanas, policías) tienen los días contados. En un puesto de la frontera entre Francia y Bélgica el que lo lleva peor es el agente belga Ruben, enemigo patológico de todo lo que no sea belga y especialmente agresivo con los franceses (franchutes o gabachos para él). Pero Ruben no sabe que Mathias, su archienemigo y colega francés al otro lado de la frontera, es novio en secreto de su hermana Louise y que hará todo lo posible por conseguirla. Simpática película gala, obra de quien es la punta de lanza actual de la comedia francesa, el director, guionista y actor Dany Boon. Prosigue Boon con su modo de hacer cine amable, romántico, basando el humor en los diálogos y en los cómicos caracteres de los personajes, capaces de crear gags a cada minuto, y tocando temas referentes a la idiosincrasia de sus compatriotas. Si antes triunfó mostrando las diferencias entre el norte y el sur de Francia (Bienvenidos al norte), ahora retrata paródicamente el legendario enfrentamiento entre franceses y belgas. El resultado no alcanza quizá el de otras películas de Boon, como la antes mentada o Mi mejor amigo, dirigida por Patrice Leconte. Y es que el personaje de Pierre (Benoît Poelvoorde) es seguramente demasiado delirante, de modo que por momentos el espectador queda agotado del belga. Eso no quita para que haya escenas despiporrantes, como la del pobrecillo que ha de pasar por el detector de metales o algunos momentos "automovilísticos". También funciona la subtrama del matrimonio del restaurante, con los simpáticos Karin Viard y François Damiens.

5/10
L'autre Dumas

2010 | L'autre Dumas

Mammuth

2010 | Mammuth

Serge acaba de retirarse, pero cuando va a arreglar los trámites administrativos relativos a su pensión, descubre que en la mayoría de sus empleos su vida laboral no consta en el registro. Para conseguir recibir el dinero que le corresponde, Serge es animado por su mujer para emprender un viaje hacia los lugares donde tuvo sus primeros trabajos. A bordo de su vieja motocicleta "Mammoth" (que le valió el apodo de "Mamut") retomará el contacto con ex compañeros de trabajo y familiares a los que hacía mucho que no veía... Desigual tragicomedia francesa, que se diría que no acaba de encontrar el tono y que desconcierta con respecto al destino de la historia, a cuyo guión le falta aplomo... una idea clara y más segura que transmitir. La pareja formada por Benoît Delépine y Gustave de Kervern (Louise-Michel) rueda con imagen de grano duro y con profusión de primeros planos y cámara en movimiento. Con ese realismo narrativo ofrece una curiosísima 'road-movie' anclada a un pintoresco personaje que va encontrando frikis en cada etapa de su camino, y que inevitablemente se irá encontrando más y más a sí mismo y a su pasado. Sin embargo, al cabo de los minutos sus aventuras se estancan totalmente y acaban por transmitir muy poco al espectador. Casi todo resulta monótono, triste y vacío. Esto no es óbice para que haya humor negro y bastantes momentos de risa, pero reina ante todo la perplejidad, e incluso los momentos algo surrealistas, como las relaciones con la sobrina majara. De cualquier forma, aunque en ese cúmulo de escenas algunas son vergonzantes –como la que tiene lugar en casa del primo–, en general domina un cierto aire tierno –ese pasado trágico que acompaña a Mamut– y también patéticamente divertido –como el encuentro de los cuatro hombres en el restaurante–, aspectos que derivan absolutamente del sólido personaje principal, un perdedor como pocos. Gran contrapunto es la presencia de su mujer (grande Yolande Moreau, que impactó con Séraphine), que ofrece algunos de los momentos tragicómicos más logrados. De cualquier forma lo mejor del film es la labor taciturna de un inmenso Gérard Depardieu, a quien lo de “mamut” desde luego le viene al pelo, y también la soberbia partitura musical de Gaëtan Roussel.

4/10
Tímidos anónimos

2010 | Les émotifs anonymes

Angélique es una mujer joven que tiene un problema patológico de timidez y acude regularmente a una terapia de grupo de Tímidos Anónimos. Encontrará trabajo en una empresa chocolatera, donde el jefe, Jean-René, parece ser bastante arisco y comportarse secamente. En realidad, tiene el mismo problema que Angélique con respecto al trato con la gente, e incluso más acentuado. Sin embargo, ambos se sentirán atraídos el uno por el otro. Angélique comenzará a trabajar de comercial, aunque en realidad ella es una experta creadora de chocolate, que sabe el secreto para fabricar el mejor chocolate del mundo. Amable y divertida comedia francesa que se ve como un cuento o fábula sobre la búsqueda de la felicidad por parte de personas de gran corazón que se sienten hiper vulnerables e inseguros ante el futuro. El aire de la comedia es ingenuo y tierno, plagado de momentos cómicos, más o menos logrados, pero siempre agradables, ofrecidos en la mayoría de las ocasiones por las ocurrencias del actor belga Benoît Poelvoorde (Nada que declarar), que está empezando a convertirse en un pazguato cómico que aquí recuerda a una especie de Woody Allen de habla francesa, también por esas surrealistas terapias con el psicólogo. La película está dirigida con ritmo por Jean-Pierre Améris, quien entregó hace años la estupenda La vida y que ahora desde luego demuestra que sigue siendo un cineasta optimista y con ganas de alegrar el personal. Salvo algún detalle burdo que no viene muy a cuento, el conjunto es muy bondadoso y ligero. Ayuda la expresividad de la dulce Isabelle Carré, que compone un personaje totalmente angelical, como dice su mismo nombre.

5/10
Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel

2009 | Coco avant Chanel

Gabrielle Chanel, más conocida como ‘Coco’ Chanel, es un auténtico icono de la moda, un personaje carismático que cambió para siempre el vestuario femenino del siglo XX, además de ser la creadora del celebérrimo perfume Nº 5 que sustituía al pijama de Marilyn Monroe. La durísima vida de Mademoiselle Chanel daba bastante juego para un biopic. De hecho, ha habido otros filmes sobre su vida, como Coco Chanel (1981). En muy poco tiempo han salido casi a la vez tres títulos sobre la diseñadora: Coco Chanel & Igor Stravinsky, de Jan Kounen, la televisiva Coco Chanel, de Christian Duguay –con Shirley MacLaine interpretando a la protagonista de anciana– y ésta que dirige Anne Fontaine, responsable de Nathalie X. Como avisa claramente su título original, ‘Coco avant Chanel’ (Coco antes de Chanel), se trata de una aproximación al personaje en los años previos a su consagración en el mundo de la moda. La directora comienza con un prólogo que narra su internamiento en un orfanato, tras la muerte por tuberculosis de su madre, cuando ella tenía 12 años. Su padre se desentendió por completo de ella, aunque nunca perdió la esperanza de que fuera a visitarla. Convertida en una veinteañera, Gabrielle intenta triunfar como cantante en un cabaret de mala muerte, donde interpreta una canción de cuyo estribillo (“Qui a vu Coco dans l´Trocadero”) surge su célebre apodo. Allí conoce al adinerado vividor Étienne Balsan, que se convierte en su amante y protector, e introduce a Coco en la alta sociedad, a pesar de que mantiene con ella una relación agridulce. Mientras sigue estando apoyada por él, Coco hace sus pinitos como modista, y se enamora de uno de sus socios, el jugador de polo británico Arthur ‘Boy’ Capel. La directora Anne Fontaine despliega una refinada puesta en escena y ha coescrito un guión –a partir de un libro biográfico de Edmonde Charles-Roux– que traza un hábil paralelismo entre la lucha de la protagonista por abrirse camino en un mundo de hombres, y su visionaria habilidad para quitar de sus diseños inútiles ornamentos –plumas del sombrero, corsés...– que convertían a la mujer así vestida prácticamente en un mero objeto decorativo, ya que imposibilitaban su movilidad. Además, la directora ha dado con una actriz principal, Audrey Tautou, de extraordinario parecido físico con la protagonista de joven, y facilidad para dar vida a personajes tan poco convencionales como la que inmortalizó en Amélie. Está a su altura el resto del reparto, que cuenta con actores eficaces como el francés Benoît Poelvoorde (Balsan) y el italoamericano Alessandro Nivola (Capel). Por desgracia, la narración se limita a profundizar en el triángulo amoroso, de interés bastante limitado. La estrafalaria personalidad de Balsan, que tan pronto se siente atraído por Coco Chanel, como se deja de interesar por ella, permite a su amante que se vaya con ella unos días o se arrepiente de su decisión, resulta un poco chocante, pero no sostiene un metraje cercano a las dos horas. El ritmo es bastante premioso y decepcionará a quienes busquen un retrato histórico del mundo de la moda, ya que éste apenas aparece reflejado en un emotivo desfile final, donde unas modelos lucen varios de los vestidos emblemáticos de Chanel.

4/10
Astérix en los Juegos Olímpicos

2008 | Astérix aux jeux olympiques

Tercera entrega cinematográfica en imagen real de Astérix, el irreductible galo creado por Uderzo y Goscinny. Aunque repite Gérard Depardieu en el papel de Obélix, el film no cuenta con la presencia del cómico Christian Clavier, que interpretó a Astérix en las dos partes anteriores. Ha sido sustituido por Clovis Cornillac (Héroes del cielo), al que hasta ahora prácticamente sólo conocen en Francia y que no recuerda ni por asomo al héroe de las viñetas. El ‘notición’ es el regreso al cine de Alain Delon, que aunque ha rodado alguna producción televisiva, está ausente de la gran pantalla desde Los actores (2000). Al veteranísimo actor le ha correspondido encarnar a Julio César. El argumento toma algunas cosas del cómic homónimo, pero en general la adaptación es bastante libre. Aquí, Alafólix, un joven de la aldea de Astérix, se ha enamorado de la princesa griega Irina, pero el padre de ésta pretende que se case con Bruto, que en esta película, para desesperación de historiadores, es hijo de Julio César. Por una serie de circunstancias, Irina convence a su padre de que debe casarse con alguien valeroso, por lo que le propone que entregue su mano al ganador de los Juegos Olímpicos, a punto de celebrarse. A la competición se presenta Bruto y también Alafólix. A éste le acompañan sus convencinos Astérix, Obélix, el druida Panorámix y el bardo Asurancéturix. Aunque sólo pueden participar los griegos, y de forma excepcional los romanos, Astérix argumenta (curiosamente, esto sí estaba en el cómic) que ellos son teóricamente romanos, pues la Galia ha sido conquistada por Roma, salvo su aldea, claro, que resiste ahora y siempre al invasor. El amplísimo presupuesto deviene en lujosa ambientación y depara la suficiente espectacularidad en los decorados, así como unos efectos especiales convincentes. De hecho, a nivel visual, recuerda mucho a los cómics, es decir, que han conseguido hacer lo más difícil. También es positivo que se puede interpretar como denuncia de la corrupción en el deporte y apología del juego limpio. Por desgracia, el humor sutil del guionista Goscinny ha sido sustituido por chistes facilones. Especialmente prescindibles son las frases de Alain Delon tomándose a broma a sí mismo (estilo “soy emperador por mis propios méritos y no le debo nada ni a Rocco, ni a sus hermanos” o “me han dado el César al mejor emperador”). Su autosaludo imperial ‘Ave, moi’ (Ave, yo mismo) está calcado de Ser o no ser, de Lubitsch. Los cameos llegan a resultar agotadores al final, pues cuando todo ha acabado aparecen por allí casualmente Zinedine Zidane, Jamel Debbouze, de nuevo repitiendo su papel de Numérobis, que interpretó en Astérix y Obélix: Misión Cleopatra, y otros personajes que montan una especie de show que no viene a cuento.

4/10
Louise-Michel

2008 | Louise-Michel

Sinsordada llegada de Francia y codirigida por Benoît Delépine y Gustave Kevern, repleta de explosivo humor negro, con la que resulta casi obligatorio reír a mandíbula batiente. Ya el inicio, un crematorio que, el colmo de los colmos, se queda sin fuego en un servicio fúnebre, anticipa el encadenado de gags y chistes en que consiste el film. El hilo conductor lo proporciona Louise, una oronda e inexpresiva mujer, que se queda sin trabajo junto a otras compañeras de una fábrica. Reunidas para crear, tal vez, una empresa juntas, usando el dinero de la indemnización, tienen una idea 'mejor': contratar a un asesino a sueldo, y matar al responsable de su despido. Escogerán para el trabajo a Michel, un supuesto experto que en realidad es incapaz de matar a una mosca.La peli está bien llevada, pero en unos cuantos tramos se queda sin munición humorística, llegando a cargar el conjunto. Se nota la influencia de Aki Kaurismäki en los directores, pero falta su sutileza. Las pretensiones iconoclastas, de atacar a los malísimos ricos y explotadores del mundo, de crear humor con niñas con cáncer o ancianos decrépitos, o hasta juguetear con el terrorismo del 11-S, funcionan a veces, aunque todo se mueve dentro de un discurso más políticamente correcto de lo que podría creerse a primera vista. La película también juega peligrosamente y con abundante 'mala leche' con la idea de la deconstrucción de los sexos, hombre, mujer, eso son construcciones culturales, ya se sabe, cada uno es lo que elige ser. Para rematar la faena de semejante disparate, este loco planteamiento se pone en boca de un sacerdote, en la última frase de la película.

4/10
Guerra de misses

2008 | La guerre des miss

Un grupo de vecinos del pueblo de Charmoussey se unen, para arrebatarle la victoria de Miss Regional a Super Charmoussey, una estación de esquí que ha ganado 22 veces seguidas. En este juego sucio vale cualquier artimaña, desde espiar hasta sobornar. Simpática pero ligera comedia de bajo presupuesto, con un guion poco elaborado y en algunos momentos extravagante. No triunfó y es considerada una obra menor en la filmografía de Leconte.

4/10
Selon Charlie

2006 | Selon Charlie

Atomik Circus

2004 | Atomik circus. Le retour de James Bataille

James Bataille acaba en prisión por destruir accidentalmente el bar de la familia de Concia, su prometida. Consigue escaparse y tratará de reunirse con ella, aunque su padre se opone a la relación. Mientras tanto, unos extraterrestres llegan a la Tierra. Original propuesta que supone el debut en el largo de los hermanos Poiraud, hasta el momento cortometrajistas. Combina una actualización de la historia de Romeo y Julieta, con elementos propios del cine fantástico, la comedia, el terror, el gore y hasta el musical. De hecho, está protagonizada por una cantante, la célebre Vanessa Paradis, que ha protagonizado cintas como La chica del puente.

4/10
Podium

2004 | Podium

Bernard es un triste oficinista que tiene una vocación escondida: la música. Cuando se le presenta la oportunidad de cantar en una concurso, Bernard no se lo pensará dos veces, pero no contará con el apoyo de su esposa. El desconocido Yann Moix dirige un divertido musical sobre un hombre que persigue su sueño. Protagoniza Benoît Poelvoorde (Astérix en los Juegos Olímpicos), y la hija de Gérard Depardieu tiene un papel en la cinta.

4/10
El embolao

2002 | Le boulet

En la prisión en la que cumple condena, el mafioso Moltés juega habitualmente a la lotería con Reggio, uno de los guardias penitenciarios. Un día, les toca el gordo, pero la mujer de Reggio ha guardado el boleto, al tiempo que le ha dado “boleto” a su marido, y ha partido para África como enfermera de una competición de rally. Superproducción francesa que combina espectaculares secuencias de acción con un humor alocado que incluso recuerda a Aterriza como puedas. El curioso reparto está formado por actores tan dispares como Gérard Lanvin (el guardaespaldas de Para todos los gustos), la española Rossy de Palma y Gary Tiplady, un gigantesco doble de Tiburón, el de la saga de James Bond.

4/10
La bici de Ghislain Lambert

2001 | Le vélo de Ghislain Lambert

La bici del protagonista, un tenaz corredor profesional pero del montón, se revela una eficaz metáfora de los esfuerzos de toda una vida por sobresalir en el deporte. Es simpático y divertido el film del francés Philippe Harel, que en vez de fijarse en los campeones de la pedaleada, centra su atención en un perdedor nato. El guión, premiado en San Sebastián, tiene mérito. Son muy divertidos los gags de la ocasión en que Lambert parece que va a brillar, por una vez en la vida.

4/10
Ocurrió cerca de su casa

1992 | Cest arrive pres le chez vous

Pseudodocumental que muestra la vida cotidiana de un despiadado asesino, similar a la de la gente normal y que, se supone, demuestra que es una persona simpática, amante de la buena cocina y de la pintura. Sin embargo, es un frío psicópata que asesina a sus víctimas sin piedad. Película que ganó, entre otros premios, el de mejor película y mejor actor en el Festival de cine de Sitges. Repleta de humor negro, se trata de una profunda denuncia de la insensibilidad del público ante la violencia que aparece diariamente en los medios de comunicación.

4/10
Ocurrió cerca de su casa

1992 | Cest arrive pres le chez vous

Pseudodocumental que muestra la vida cotidiana de un despiadado asesino, similar a la de la gente normal y que, se supone, demuestra que es una persona simpática, amante de la buena cocina y de la pintura. Sin embargo, es un frío psicópata que asesina a sus víctimas sin piedad. Película que ganó, entre otros premios, el de mejor película y mejor actor en el Festival de cine de Sitges. Repleta de humor negro, se trata de una profunda denuncia de la insensibilidad del público ante la violencia que aparece diariamente en los medios de comunicación.

4/10
Ocurrió cerca de su casa

1992 | Cest arrive pres le chez vous

Pseudodocumental que muestra la vida cotidiana de un despiadado asesino, similar a la de la gente normal y que, se supone, demuestra que es una persona simpática, amante de la buena cocina y de la pintura. Sin embargo, es un frío psicópata que asesina a sus víctimas sin piedad. Película que ganó, entre otros premios, el de mejor película y mejor actor en el Festival de cine de Sitges. Repleta de humor negro, se trata de una profunda denuncia de la insensibilidad del público ante la violencia que aparece diariamente en los medios de comunicación.

4/10

Últimos tráilers y vídeos