IMG-LOGO

Biografía

Brett Ratner

Brett Ratner

Brett Ratner

Filmografía
Hércules

2014 | Hercules

Hércules es un héroe de la mitología griega, hijo del dios Zeus y de la mortal Alcmene. Dotado una fuerza descomunal, es conocido por llevar a cabo los llamados 12 trabajos, hazañas guerreras encargadas por los dioses y que le aportaron la gloria de convertirse en el héroe más famoso. Esta leyenda es, al menos, la que repite a los cuatro vientos su sobrino Iolao, quien acompañado de su forzudo tío y de sus compañeros Tideo, Autólico, Anfiarao y Atalanta forman en realidad un sexteto de mercenarios que ofrecen su talento bélico a cambio de oro. Con un encargo de este tipo llega precisamente Ergenia, hija del rey tracio Cotis, quien le pide ayuda para defender a su pueblo de las hordas del malvado Reso. Allá irán entonces Hércules y sus amigos. Por un precio, claro. El director Brett Ratner es un especialista en películas de acción, como ha demostrado en la saga de Hora punta o en X-Men 3: La decisión final. Aquí ofrece un espectáculo apabullante al estilo actual, entretenido aunque no sea nada del otro mundo, con encuentros violentos y efectos visuales que siguen la línea “guerrera” comenzada por 300, aunque sin tanto regodeo en la sangre, más cerca del cine de aventuras que del género bélico. Basado en el cómic de Steve Moore, el guión es obra de Ryan Condal y Evan Spiliotopoulos, y ofrece, más que una puesta al día de los mitos griegos, la historia de seis compañeros de armas que vivirán momentos de heroísmo, traición, sufrimiento, amor, justicia y acción a raudales. Los guionistas echan el resto además no tanto en la trama argumental, sino en el dibujo de los personajes, en las relaciones entre ellos y en especial en la identidad del héroe. Hay osadía en convertir el mito de Hércules en realidad y despojarlo de su leyenda. Meterlo en la piel de un mercenario, un cuentista que se aprovecha de su fama, tiene mucho de escepticismo, pero con algunas dosis de humor y su valentía en la lucha, Ratner consigue hacer creíble al hombre para poder transformarlo después en héroe. Funciona eficazmente en el papel el forzudo Dwayne Johnson, al que tampoco se le pide que maneje el método Stanislavski, sino que de un golpetazo con su mazo se lleve por delante a media docenas de guerreros. Sus amigos, encarnados por actores poco conocidos, con excepción de Rufus Sewell, cumplen y no son meros comparsas en sus hazañas, mientras que John Hurt compone un sólido rey. Ridícula resulta sin embargo la inclusión de Irina Shayk en un papel de modelo florero que dura diez o quince segundos en total. Por lo demás, se agradece que no haya demasiada exageración en los efectos especiales y que la fotografía no convierta la aventura en un cómic psicodélico. La sinfónica banda sonora corre a cargo del español Fernando Velázquez, quien se consolida como uno de los más importantes compositores españoles del momento. 

5/10
Movie 43

2013 | Movie 43

Dos amigos adolescentes creen estar arrasando en YouTube con su nuevo vídeo. Pero todo es la broma del hermano pequeño de uno de ellos, geniecillo de la informática. Como venganza, quieren cargarse su ordenador, pero necesitan distraerle e inventan una historia de que están buscando en internet la mítica película “Movie 43”, con contenidos archiprohibidos, y el chaval, picado, se pone a buscarla en los servidores más recónditos. Y en efecto, esto sirve de hilo conductor para ir mostrando metraje de las situaciones más desopilantes, una sucesión de sketches varios en competición para ganar en grosería y zafiedad. Película gamberra para adolescentes –y adultos– descerebrados, que tiene detrás a uno de los hermanos Farrelly, Peter, no sabemos qué pasa con Bobby, esperemos que no se hayan enfadado, a lo mejor pensó que la propuesta no era suficientemente guarra y transgresora. La idea de Movie 43, que cuenta con 12 directores no superbrillantes, entre ellos la actriz Elizabeth Bank, es provocar una mezcla de asco, repulsa y risas, lo que funciona parcialmente. Tiene gracia la ocurrencia de presentar a Hugh Jackman con una “disfuncionalidad” en el cuello que provoca unos divertidos caretos de Kate Winslet en una cita a ciegas, lo más divertido de la cinta, aunque lo bueno, si breve, dos veces bueno, divisa que olvida Peter Farrelly, responsable de ese segmento. Otros actores célebres se han sumado a la función, con mayor o menor fortuna, y se supone que parte de la gracia del film es ir reconociéndolos. El modo de “pegar” las historias o cortos en Movie 43 es ingenioso, incluida la ocurrencia homenaje a Terminator. Pero tanta caca (sí, literalmente), genitales, pechos, reglas y compresas, y hasta incesto, a ver quién es más salvaje, acaba agotando; incluso otras ideas paródicas sobre Apple, enanos y superhéroes no evitan la tentación escatológica y procaz. El film es mejor que otras propuestas de los hermanos Farrelly, últimamente cuesta abajo, pero es que no han hecho nada mejor que Algo pasa con Mary, allá por 1998, y cuyos barros han traído un auténtico lodazal de películas perfectamente prescindibles.

3/10
Un golpe de altura

2011 | Tower Heist

Josh Kovaks lleva años siendo la mano derecha de un alto magnate de Wall Street llamado Arthur Shaw, propietario del edificio de apartamentos más lujoso de Nueva York. Allí trabaja Kovaks, quien con una impresionante competencia controla a todos los empleados, les trata bien y con justicia, es querido y conoce sus problemáticas, de modo que ejerce su trabajo con interés y dedicación. Pero todo se va a ir al traste cuando el FBI detiene a Shaw por delitos económicos. El gran hombre resulta ser un ladrón de millones de dólares. Lo terrible es que Kovaks y sus colegas pusieron sus ahorros en manos de Shaw para que invirtiera con ellos... Los empleados, con Kovaks a la cabeza, harán lo que sea para recuperar su dinero, aunque sea asaltar el edificio. Es muy probable que el equipo de guionistas se haya inspirado en filmes como Ocean's Eleven, pues la premisa responde bien al mismo planteamiento: un robo en un lugar en principio inaccesible –esta vez uno de los edificios más sofisticados de Nueva York–, llevado por una banda heterogénea de ladrones, con el objetivo de dar una lección (y vengarse) de un alto picatoste, clasista y sin escrúpulos. También el guión está configurado para intrigar al espectador, de modo que éste ignora cuáles son los pasos a seguir por el equipo. Dirige con un brío muy eficaz Brett Ratner, quien ya ha dado muestras de saber qué hacer con películas de acción y humor, tales como la trilogía iniciada con Hora punta. Aquí despliega ambos recursos, especialmente en la larguísima secuencia del robo del coche, cuyos efectos especiales son meritorios. El film tiene momentos para la risa e incluso la carcajada, y en general entretiene (la verdad es que hay que hacerlo muy mal para que un film de robos y tal y tal no lo haga). Aunque hay algunas serias carencias, como el soso y repentino desenlace, que olvida a personajes como el de la agente del FBI interpretado por Téa Leoni. Hay, sí, una cuestión importante que funciona: la definición de personajes. Los caracteres están trabajados, sin clichés ni lugares comunes, y todos tienen su aportación al conjunto (aunque seguramente Eddie Murphy podría haber dado para más). Esto es posible gracias al magnífico elenco de actores, con el comediante Ben Stiller a la cabeza y el cinismo del sarcástico Alan Alda como contrapunto.

5/10
New York, I Love You

2009 | New York, I Love You

Película homenaje a la ciudad de Nueva York, concebida por el mismo artífice de Paris, je t'aime, el productor Emmanuel Benbihy. Consta de once segmentos, dirigidos por diez directores distintos, y el gran logro con respecto al precedente –pues se conserva la idea de una buena 'plantilla' de actores y directores– es una maravillosa unidad, podría llegar uno a creer que la película completa ha contado con una sola persona dirigiendo, en la línea de películas corales como Magnolia. Puede cambiar el momento del día -mañana, noche-, el marco geográfico, los personajes, pero hay un algo, el alma podríamos decir, que da prodigiosas vida y cohesión al conjunto. Lo que no quita para que haya pasajes sencillamente memorables, frente a otros más ligeros, a veces pequeñas bromas, pero siempre insertadas con inteligencia.   Entre las pequeñas historias sobresalen tres: la de Shekhar Kapur, de aire mágico, sobre una anciana cantante de ópera dispuesta a suicidarse en el hotel que se alojó antaño, con maravillosas interpretaciones de Shia LaBeouf, Julie Christie y John Hurt; la de Fatih Akin sobre un pintor, Ugur Yücel, fascinado con una joven oriental, Shi Qi; y la de Joshua Marston, con soberbios trabajos de Eli Wallach y Cloris Lechman, que dan vida a un matrimonio cascarrabias pero profundamente enamorados tras más de 60 años casados. Pero tienen también interés por supuesto las de Jiang Wen –un juego entre ladrones, Andy García y Hayden Christensen–, Mira Nair –la relación entre una judía a punto de casarse, Natalie Portman, y el hindú propietario de una tienda compuesto por Irffan Khan–, Shunji Iwai –la singular relación telefónica entre un compositor de bandas sonoras de anime, Orlando Bloom, y su productora, Christina Ricci–, Yvan Attal –que tiene dos historias, la de dos curiosos intentos de ligue, Ethan Hawke con Maggie Q, y Chris Cooper con Robin Wright Penn–, Brett Ratner –el baile de graduación de una chica en silla de ruedas, que involucra a James Caan, Anton Yelchin y Olivia Thirlby–, Allen Hugues –dos amantes ocasionales, Drea de Mateo y Bradley Cooper, van a reencontrarse– y Natalie Portman –un tipo, Carlos Acosta, pasea por Central Park con una niña–. El motivo amoroso está presente en las tramas, hay sorpresas y giros ingeniosos, y llama la atención como se inserta el tema de la sexualidad omnipresente en la sociedad actual, pues en muchas, aunque haya algún apunte grosero, hay una cierta crítica indirecta a este hecho. Resulta muy inteligente además el uso de un personaje con una cámara de vídeo, cuya presencia cobra sentido al final del film de un modo muy original y bello, broche perfecto a una gran película.

7/10
Hora punta 3

2007 | Rush hour 3

La primera entrega de Hora punta transcurría en Los Ángeles, donde Carter, detective de la policía de esta ciudad, se veía obligado a colaborar con Lee, un inspector chino. En la segunda, cambiaban las tornas, y el estadounidense se tenía que ir a China. Esta vez, la acción transcurre en terreno neutral, concretamente en París, ciudad a la que llegan Carter y Lee tras la pista de los tipos que dispararon al embajador chino, cuando estaba a punto de divulgar información secreta sobre las Triadas. Los apasionados de Jackie Chan echarán de menos más coreografías de acción, que esta vez saben a poco. Los guionistas recurren en todo momento al humor zafio, y no sólo le dan frases en esta línea a Chris Rock, como en las anteriores entregas, sino que esta vez también le toca alguna a Jackie Chan. Además, la trama es mínima y previsible, lo que la convierte en la entrega más decepcionante. Queda, eso sí, algún momento divertido, como el primer encuentro con el taxista antiamericano, por lo que la disfrutarán más o menos los incondicionales de los protagonistas.

4/10
X-Men 3: La decisión final

2006 | X-Men: The Last Stand

En esta ocasión, Warren Worthington II, heredero de un imperio financiero, descubre que su hijo, Warren Worthington III, oculta un temible secreto. Resulta que el chico desarrolla unas alas similares a las de los ángeles. Pasa el tiempo, y los laboratorios farmacéuticos que pertenecen a los Worthington logran encontrar un remedio para eliminar las mutaciones genéticas. Una simple inyección convierte a un mutante en un hombre normal. El temible Magneto desconfía de las supuestas buenas intenciones de los inventores del remedio. Convencido de que los mutantes deben enfrentarse a la humanidad, Magneto piensa que es una ofensa que traten de despojar a los suyos de sus habilidades excepcionales. Por esta razón, Magneto reúne a un ejército para destruir a los inventores de la inyección, aunque topa con la oposición de los X-Men, los pupilos de Xavier, que sueñan con la convivencia pacífica entre hombres y mutantes. Al mismo tiempo, los X-Men investigan la extraña reaparición de Jean Grey, una de sus más veteranas componentes, que supuestamente murió ahogada para salvar a sus compañeros. Tercera entrega de las aventuras del profesor Xavier y sus alumnos mutantes. Brett Ratner toma el relevo, después de que el director de las anteriores, Bryan Singer, abandonara el proyecto con el fin de dirigir Superman Returns, otra película de superhéroes muy distinta. Aunque se toma muchas libertades con respecto al cómic original, Ratner realiza una digna secuela, con espectaculares enfrentamientos entre ambos bandos de mutantes, como la que transcurre en un puente, aquellas en las que Jean Grey demuestra su poder telekinético o el ataque del temible Juggernaut. Tanta acción aparece convenientemente aderezada por temas de cierto calado, que ya aparecían en las anteriores entregas de la saga, como son la discriminación, los prejuicios sociales y la falta de ética en las innovaciones científicas. El desenlace parece dar a entender que se trata del colofón final a la saga de los mutantes, aunque es necesario ver la película hasta después de los títulos de crédito, para descubrir una sorpresa final.

7/10
El gran golpe (2004)

2004 | After The Sunset

Tras su último y espectacular robo, Max Brudett (Pierce Brosnan), ladrón de joyas, se retira a una isla de las Bahamas con su bella cómplice Lola (Salma Hayek). Por su parte, el agente del FBI Stan Lloyd (Woody Harrelson) lleva años intentando cazar a Brudett, y piensa que todavía planea robar un gran diamante. Thriller sobre ladrones sofisticados y que tiene lugar en escenarios exóticos. El resultado es irregular debido a un desarrollo demasiado convencional y que suena a mil veces visto. Además, pesa demasiado el tono frivolo y excesivamente cómico de lo que se narra, con lo cual la verosimilitud se resiente.

4/10
El dragón rojo

2002 | Red Dragon

Will Graham. Un avispado agente del FBI, que tiene la virtud de meterse en la mente de los asesinos: piensa como ellos, al investigar un caso ve lo que otros no ven. Anda tratando de resolver el caso de un asesino en serie muy particular: mata a sus víctimas, y les quita alguna víscera. Cuando consulta las pistas que maneja con su amigo, el médico forense y psiquiatra Hannibal Lecter cae en la cuenta de que su perfil de exquisito gourmet se ajusta bastante al del asesino buscado. Quizá demasiado. A punto está a convertirse en nueva víctima, pero se salva por los pelos y Hannibal va a dar con sus huesos en la cárcel. Años después, Will está retirado y vive feliz con su mujer y su hijo en un pueblecito costero. Pero su antiguo jefe Jack Crawford le pide ayuda para detener a un nuevo “serial killer” que mata familias enteras, y coloca en sus ojos trocitos de espejo. Aunque reticente, Will acepta volver al tajo por una vez. Y puede que lo lamente. Adaptación de la novela de Thomas Harris, la primera de las suyas en que aparece el doctor Hannibal Lecter, con una presencia más bien secundaria (aunque en el film se le ha concedido más cancha, naturalmente). Había sido llevada ya al cine en 1986 bajo el título de Hunter, una versión muy poco conocida de Michael Mann. En esta ocasión se ha contado el guión con Ted Tally, ganador de un Oscar por su libreto de El silencio de los corderos. El chico se ha esmerado, y aunque hay elementos comunes con El silencio (el principal, que un Lecter recluido ayuda a Will a resolver el caso lanzando crípticas pistas), también existen importantes novedades. Will (fantástico Edward Norton) es un tipo más sólido que la frágil Clarice, y aunque Lecter trata de penetrar en su cabeza, al tenerla muy bien amueblada soporta mejor sus envites. Por otra parte se presta más atención a Francis Dolarhyde (asesino que parece un primo hermano del Norman Bateman de Psicosis: la figura autoritaria e insultante de su abuela, con la que se crió, le afectó a la chaveta), al mostrar que también los psicópatas tienen su corazoncito. La redención a través del amor puede venir gracias a Reba, una compañera del trabajo, ciega, pero capaz de ver los restos de bondad que quedan en Francis. Y está presente un periodista de tabloide, encarnado con convicción por el orondo Philip Seymour Hoffman, que sirve para poner en la picota a los que hacen de la venta del morbo la razón de sus vidas. Brett Ratner es conocido sobre todo por las comedias de acción Hora punta y su secuela (el director bromea asegurando que si Hopkins no hubiera estado disponible, habría dado su papel a Jackie Chan), Aunque la sombra de Jonathan Demme y Ridley Scott, responsables de El silencio de los corderos y Hannibal, es alargada, Ratner sale airoso del reto de entregar un buen film. Del buen manejo de los mecanismos del suspense dan prueba la secuencia de apertura, la reproducción de los pasos de un crimen, o la doble resolución del film. Asegura el director que le tranquilizó mucho, al hablar con Demme, que éste le dijera: “Si esto fuera El padrino, te daría mi bendición.” El perfeccionista Anthony Hopkins cuenta que, debido a que han pasado diez años desde el primer film, temía que su voz pareciera avejentada comparada con la de El silencio de los corderos (en teoría, su personaje es más joven, pues los sucesos que se narran transcurren antes de que conociera a Clarice); tuvo entonces que emplearse a fondo para que el tono monótono de la voz tan característico de Lecter sonara relativamente juvenil. Mientras que Ralph Fiennes afirma que lo que le gustó de su personaje es que es “una figura trágica. No necesariamente simpática, pero tiene un corazón de verdad.”

6/10
Hora punta 2

2001 | Rush Hour 2

Al contrario que en la primera parte, esta vez es el “mahoma” americano, el detective Rick Carter, el que se traslada al territorio del oriental, el inspector Lee. En principio sólo va a visitarle y a pasar unos días de asueto, pero le encuentra un poco liadillo, pues investiga  una explosión en la embajada estadounidense en la que han muerto dos agentes que investigaban una red de falsificación de dinero. No hace falta ser Sherlock Holmes para deducir dos cosas: que estos últimos son los principales sospechosos y que Carter se quedará sin vacaciones. Más Jackie Chan y más Chris Tucker, es decir, más risas y acción combinadas "fifty fifty", es lo que ofrece esta secuela de Hora punta que vuelve a dirigir Brett Ratner. La idea básica del film no fue complicada de concebir, pues el cineasta acudió al estreno en Hong Kong de la primera parte, y comprobó que la gente se quedaba mirando a Chris Tucker en la calle por su manera tan particular de moverse y hablar. El reparto cuenta con los talentos del veterano John Lone, que fue El último emperador en el famoso film de Bertolucci, y de la jovencísima Zhang Ziyi, cuya belleza fue descubierta por el director en Tigre & dragón.

4/10
Family Man

2000 | The Family Man

Entrañable fábula sobre un personaje que dejó pasar la oportunidad de casarse con la chica de sus sueños. Pasado el tiempo se ha convertido en un triunfador hombre de negocios sin familia. Pero en vísperas de Navidad, tiene un extraño encuentro con un peculiar ángel guardián. Y a la mañana siguiente se despierta... casado y con hijos, y en una posición más modesta. ¿Qué es mejor y qué es peor? Tendrá tiempo para averiguarlo. “Qué pasaría si...” Podría ser el nombre de un subgénero que incluiría películas como ¡Qué bello es vivir!, Dos vidas en un instante, Corre, Lola, corre, Yo y yo misma... y Family Man. La idea es presentar una historia según se haya tomado tal o cual decisión. Brett Ratner, tras la divertida comedia de acción Hora punta, acomete este moderno "Cuento de Navidad" con tintes dramáticos, románticos y de comedia. El relato cuestiona esos valores inmediatos que no llenan (dinero, éxito, sexo rápido) frente a otros a veces arduos y que requieren esfuerzo, pero que son los que merecen la pena (la familia, amar a los demás). Rattner asegura que el guión "me recordaba a las películas clásicas con las que crecí, excepto en que no acababa como la mayoría de éstas; y eso era muy interesante". Hay que destacar el trabajo de la pareja protagonista: Nicolas Cage juega bien la carta del desconcierto y el aprendizaje, y Téa Leoni logra su primer gran papel; los dos juntos consiguen que el espectador los tome por marido y mujer.

6/10
Hora punta

1998 | Rush Hour

La hijita del cónsul chino en Estados Unidos es secuestrada por unos desaprensivos. Desean así vengarse del duro golpe que el cónsul propinó al narcotráfico cuando vivía en Hong Kong, tiempo atrás. El FBI se ocupa del caso, pero el cónsul manda llamar a Lee, su mejor amigo (Jackie Chan, nuestro héroe), para que eche una mano. Como los detectives americanos creen que va a ser un estorbo, deciden ponerle como "niñera" a James Carter (Chris Tucker, nuestro otro héroe), un policía un poco pelmazo, que siempre se mete en líos. Lee y Carter acaban conformando una pareja explosiva. El film ha sido un exitazo de recaudación en todo el mundo. El buen humor y una trama movida se entienden en todas partes. Sobre los populares actores, el director, Brett Ratner, afirma que "Chris Tucker es un maestro del diálogo cómico mientras que Jackie Chan es un maestro de la comedia física. Son un matrimonio perfecto". No le falta razón.

4/10
El dinero es lo primero

1997 | Money Talks

Franklin Hattchet es un delincuente de tres al cuarto, que es confundido con el organizador de la espectacular fuga de un importante contrabandista de diamantes. Acosado y perseguido por todos, acude a un periodista para que le ayude a esclarecer el equívoco; éste verá en la historia de Hattchet la posibilidad de hacer el reportaje de su vida. Brett Ratner (Hora punta) dirige esta espectacular comedia de acción, cuyo reparto encabezan un veterano Charlie Sheen (Platoon, Wall Street) y el gracioso Chris Tucker. Persecuciones automovilísticas y todo tipo de explosiones se suceden a lo largo del film, a un ritmo trepidante. Especialmente divertida es la escena de la subasta, que sin lugar a dudas supone un homenaje a la célebre secuencia del film Con la muerte en los talones de Alfred Hitchcock.

4/10
Black and White

1999 | Black and White

Sam está preparando un documental sobre el interés de los jóvenes blancos por la cultura afroamericana, para ello cuenta con la ayuda de su marido Terry. Ambos realizan un seguimiento de distintos chicos tanto negros como blancos e intentan analizar lo que motiva a cada uno de ellos a la hora de hacer de la música -y más concretamente el hip-hop- su bandera. Uno de los protagonistas de la cinta es Scott Cann -hijo de James Caan- quien casualmente tuvo un dúo de raperos llamado The Whooliganz cuando era adolescente.

4/10

Últimos tráilers y vídeos