IMG-LOGO

Biografía

Chris Tucker

Chris Tucker

48 años

Chris Tucker

Nació el 31 de Agosto de 1971 en Atlanta, Georgia, EE.UU.

La vuelta del cómico

11 Febrero 2013

Durante años gozó de fama y dinero por su papel del detective Carter en la saga de “Hora Punta”, tras la cual, desapareció de la gran pantalla. Tras años de ausencia, vuelve con un pequeño papel en “Silver Linings Playbook”.

Christopher Tucker nació en Atlanta, Georgia, un 31 de agosto de 1971. Era el menor de los seis hijos que tuvo el matrimonio formado por Norris, dueño de una empresa de limpieza, y Mary Luois, que dedicaba parte de su tiempo a colaborar con su iglesia. Pasó su infancia y juventud en Decatour, Georgia, de donde decidió partir al terminar el instituto para probar suerte como actor en Los Ángeles. Durante una temporada estuvo saliendo con la directora de castings Azra Prior, con la que tuvo a su hijo Destin, de trece años.

Como muchos otros actores, Chris Tucker comenzó su andadura en Hollywood interpretando pequeños papeles en la televisión. Su primera aparición fue en 1988, en un capitulo de la serie Rosseane, haciendo de sí mismo. Más tarde, participaría asiduamente en el programa “Def Jam Comedy”, donde destacaría por un humor de calidad sin recursos chabacanos.

Su salto al cine vendría en 1994, con un pequeño papel en House Party 3. Al año siguiente, aparecería en la comedia de F. Gary Gray Friday, donde daba vida a un “fumeta”. A pesar de estar haciéndose un hueco como actor cómico, Tucker cambió de registro en su siguiente trabajo, revelándose como un solvente actor dramático en la Dinero para quemar.

El año 1997 sería el más intenso de su carrera, ya que estrenó tres películas: la comedia de acción El dinero es lo primero, junto a Charlie Sheen, la futurista El quinto elemento, de Luc Besson y Jackie Brown, un Quentin Tarantino basado en Elmore Leonard que homenajea a la “blaxploitation”. Podría parecer, que con tanta variedad de géneros, a Chris Tucker se le abría un futuro lleno de posibilidades. Sin embargo, no fue eso lo que ocurrió, ya que se cruzó en su carrera una película que lo monopolizaría durante diez años: Hora punta.

Desde el año 1998 y hasta 2007, Chris Tucker sólo realizó las populares cintas de la saga Hora Punta, junto a Jackie Chan. Aunque le resultó muy rentable, ya que se convirtió en uno de los actores mejores pagados al cobrar 25 millones de dólares por la tercera entrega, para Tucker significaría el comienzo de una sequía interpretativa que duraría seis años.

Entre 2007 (año de estreno de Hora punta 3) y 2012, el actor no realizó ninguna película. Los motivos de esta ausencia fueron varios. Según declaraba recientemente, buscaba papeles que le llevaran al siguiente nivel, más allá de Hora punta. Sin embargo, no le ofrecieron ninguno que le satisficiera. A ello se le sumó la cancelación del proyecto Mr. S: My Life With Frank Sinatra, donde él iba a ser el absoluto protagonista. Además, debió enfrentarse a Hacienda, con la que había contraído una deuda de doce millones de dólares.

Aunque todo parecía perdido, Chris Tucker volvió a la gran pantalla con un pequeño papel en la alabada El lado bueno de las cosas (Silver Linings Playbook), en la que, pese a la brevedad de su papel, no pasa desapercibido. Además, está llevando a cabo una gira como monologuista que le ha llevado a teatros de todo el mundo.

Filmografía
Billy Lynn

2016 | Billy Lynn's Long Halftime Walk

La acción heroica de un soldado en una misión en la Guerra de Irak es filmada por casualidad por una cámara y se convierte en un héroe nacional en Estados Unidos. Se trata de Billy Lynn, un joven humilde que llegó a la guerra de rebote. Ahora, durante un permiso en su país, él y los pocos miembros de su pelotón son solicitados como reclamo comercial en un espectáculo que tiene lugar un enorme estadio de fútbol en Dallas, antes de la celebración de un partido. El taiwanés Ang Lee siempre ha sido un cineasta audaz, que intenta ofrecer películas visualmente novedosas (Tigre & Dragón, La vida de Pi) o explorar territorios difíciles e incluso controvertidos (Brokeback Mountain), terrenos en donde ha demostrado un gran talento o encontrado la esperada respuesta del público. Dentro de las películas peculiares del director podría encuadrarse Billy Lynn, adaptación de una novela de Ben Fountain, donde se habla de la frívola mentalidad ante la guerra por parte de la anestesiada y opulenta población estadounidense, con un planteamiento narrativo poco ortodoxo y que puede hacer difícil su disfrute. Mezcla de sátira y crítica social, el film ahonda a partes iguales en el antibelicismo y en el patriotismo, pero el guión del debutante Jean-Christophe Castelli supone sobre todo la denuncia la ligereza estadounidense e incluso el demencial oportunismo con que los poderosos celebran sus logros bélicos, lo que da lugar a una especie de circo mediático que es un monumento al mal gusto estético y a la estupidez mental. Está bien mostrado en este sentido el estupor de los protagonistas, soldados de élite, que se sienten absolutamente fuera de lugar en ese ambiente, como si fueran peleles sin albedrío manejados al antojo de un surrealista divertimento de dudoso gusto. Desde el punto de vista visual la dirección de Ang Lee es a ratos desconcertante. Con aire muy realista juega con los puntos de vista de la cámara y con movimientos agresivos nos meten en el tinglado como si estuviéramos dentro de un atronador show televisivo, al tiempo que inserta estudiadamente las escenas bélicas que han llevado al pelotón a convertirse en ser héroes de guerra. Logra así un contraste demoledor, modélico al mostrar el sinsentido de las masas. El problema de la atmósfera generada es que produce cierto rechazo y no ayuda del todo a introducirse anímicamente en los sentimientos de los soldados. Entre el reparto, aparte del poco expresivo protagonista, Joe Alwyn, destacan las apariciones de un desagradable Steve Martin como el multimillonario dueño del equipo de fútbol y la presencia de Vin Diesel como el mando militar en la Guerra de Irak.

5/10
El lado bueno de las cosas (Silver Linings Playbook)

2012 | Silver Linings Playbook

Se diría que David O. Russell –realizador y guionista que ha amasado un gran prestigio aunque se prodiga poco– va buscando cambiar de género en cada uno de sus títulos. Tras la hilarante Flirteando con el desastre, la bélica Tres Reyes, la surrealista Extrañas coincidencias, y la pugilística The Fighter, recupera el tono tragicómico de Spanking the Money, su prometedor debut, en El lado bueno de las cosas (Silver Linings Playbook). Pat Solatano (Bradley Cooper) sale de una institución mental tras pasar ocho meses entre sus paredes, por haber perdido los estribos al sorprender a su esposa con otro hombre. Forzado por las circunstancias, puesto que perdió el trabajo y la casa, Pat se ve obligado a vivir con sus padres, y sigue estando alterado, pues habla sin parar y tiene reacciones extrañas. Con ayuda de Tiffany, una adicta al sexo con numerosos problemas pero clara voluntad de regenerarse, Pat tratará de recuperar a su esposa aunque pesa sobre él una orden de alejamiento. El lado bueno de las cosas (Silver Linings Playbooks) adapta una novela de Matthew Quick. Retrata con frescura y una factura típica del cine indie americano el desconcierto que ha provocado la obsesión por el sexo en la sociedad. En un panorama actual bastante sombrío, resultan reconocibles unos personajes traumados, que sufren todo tipo de problemas psiquiátricos, como los protagonistas de este film. El guión del propio Russell huye de maniqueísmos y trata de acercar al público (que no de justificar) la postura del personaje de Bradley Cooper, que tuvo desafortunadamente una reacción violenta al enterarse de golpe de que su mujer le era infiel, y por eso ha perdido cualquier tipo de apoyo, pese a que él fue el engañado. El realizador equilibra muy bien comedia y drama, imprime un tono romántico que se agradece y se luce en secuencias tan logradas como la del baile amateur. Pero sobre todo acierta en el tono positivo y casi siempre elegante. No en vano, el título original alude a la frase de John Milton "cada nube tiene un revestimiento plateado", que vendría a significar "no hay mal que por bien no venga". David O. Russell ha convertido en su marca de fábrica las destacadas interpretaciones de sus actores. En El lado bueno de las cosas (Silver Linings Playbook) sobresale especialmente Jennifer Lawrence. Como viuda problemática, promiscua sexualmente que encuentra a su media naranja, la joven actriz realiza una interpretación magistral que la consagra por completo tras sorprender al público en Winter's Bone, y realizar trabajos más convencionales pero efectivos en Los juegos del hambre y X-Men: Primera generación. Junto a ella, un eficaz Bradley Cooper aprovecha su capacidad para los gags divertidos que le hizo famoso tras Resacón en Las Vegas, pero también demuestra que vale para los momentos dramáticos. Cooper y Lawrence están arropados por secundarios de primera categoría, como Robert De Niro, que por una vez en los últimos años escoge la película indicada, y que le saca tajada al tipo obsesionado por el deporte, padre del personaje de Cooper. También llama la atención la madre del mismo, la excelente Jacki Weaver, candidata al Oscar a la mejor secundaria por Animal Kingdom. El resto del reparto no tiene fisuras, con actores como Chris Tucker y Julia Stiles esforzándose en papeles más episódicos.

7/10
Hora punta 3

2007 | Rush hour 3

La primera entrega de Hora punta transcurría en Los Ángeles, donde Carter, detective de la policía de esta ciudad, se veía obligado a colaborar con Lee, un inspector chino. En la segunda, cambiaban las tornas, y el estadounidense se tenía que ir a China. Esta vez, la acción transcurre en terreno neutral, concretamente en París, ciudad a la que llegan Carter y Lee tras la pista de los tipos que dispararon al embajador chino, cuando estaba a punto de divulgar información secreta sobre las Triadas. Los apasionados de Jackie Chan echarán de menos más coreografías de acción, que esta vez saben a poco. Los guionistas recurren en todo momento al humor zafio, y no sólo le dan frases en esta línea a Chris Rock, como en las anteriores entregas, sino que esta vez también le toca alguna a Jackie Chan. Además, la trama es mínima y previsible, lo que la convierte en la entrega más decepcionante. Queda, eso sí, algún momento divertido, como el primer encuentro con el taxista antiamericano, por lo que la disfrutarán más o menos los incondicionales de los protagonistas.

4/10
Hora punta 2

2001 | Rush Hour 2

Al contrario que en la primera parte, esta vez es el “mahoma” americano, el detective Rick Carter, el que se traslada al territorio del oriental, el inspector Lee. En principio sólo va a visitarle y a pasar unos días de asueto, pero le encuentra un poco liadillo, pues investiga  una explosión en la embajada estadounidense en la que han muerto dos agentes que investigaban una red de falsificación de dinero. No hace falta ser Sherlock Holmes para deducir dos cosas: que estos últimos son los principales sospechosos y que Carter se quedará sin vacaciones. Más Jackie Chan y más Chris Tucker, es decir, más risas y acción combinadas "fifty fifty", es lo que ofrece esta secuela de Hora punta que vuelve a dirigir Brett Ratner. La idea básica del film no fue complicada de concebir, pues el cineasta acudió al estreno en Hong Kong de la primera parte, y comprobó que la gente se quedaba mirando a Chris Tucker en la calle por su manera tan particular de moverse y hablar. El reparto cuenta con los talentos del veterano John Lone, que fue El último emperador en el famoso film de Bertolucci, y de la jovencísima Zhang Ziyi, cuya belleza fue descubierta por el director en Tigre & dragón.

4/10
Hora punta

1998 | Rush Hour

La hijita del cónsul chino en Estados Unidos es secuestrada por unos desaprensivos. Desean así vengarse del duro golpe que el cónsul propinó al narcotráfico cuando vivía en Hong Kong, tiempo atrás. El FBI se ocupa del caso, pero el cónsul manda llamar a Lee, su mejor amigo (Jackie Chan, nuestro héroe), para que eche una mano. Como los detectives americanos creen que va a ser un estorbo, deciden ponerle como "niñera" a James Carter (Chris Tucker, nuestro otro héroe), un policía un poco pelmazo, que siempre se mete en líos. Lee y Carter acaban conformando una pareja explosiva. El film ha sido un exitazo de recaudación en todo el mundo. El buen humor y una trama movida se entienden en todas partes. Sobre los populares actores, el director, Brett Ratner, afirma que "Chris Tucker es un maestro del diálogo cómico mientras que Jackie Chan es un maestro de la comedia física. Son un matrimonio perfecto". No le falta razón.

4/10
El dinero es lo primero

1997 | Money Talks

Franklin Hattchet es un delincuente de tres al cuarto, que es confundido con el organizador de la espectacular fuga de un importante contrabandista de diamantes. Acosado y perseguido por todos, acude a un periodista para que le ayude a esclarecer el equívoco; éste verá en la historia de Hattchet la posibilidad de hacer el reportaje de su vida. Brett Ratner (Hora punta) dirige esta espectacular comedia de acción, cuyo reparto encabezan un veterano Charlie Sheen (Platoon, Wall Street) y el gracioso Chris Tucker. Persecuciones automovilísticas y todo tipo de explosiones se suceden a lo largo del film, a un ritmo trepidante. Especialmente divertida es la escena de la subasta, que sin lugar a dudas supone un homenaje a la célebre secuencia del film Con la muerte en los talones de Alfred Hitchcock.

4/10
El quinto elemento

1997 | The Fifth Element

Luc Besson dirige esta historia de ciencia ficción, que nos narra la búsqueda del quinto elemento, que junto con la tierra, el aire, el agua y el fuego, componen el motor del universo. A cargo de esta tarea, están: un desaliñado taxista del siglo XXIII (Bruce Willis), una atractiva enviada celestial (Milla Jovovich), y un curioso monje (Ian Holm). Para lograr sus fines, han de oponerse a un malvado e histérico villano, (Gary Oldman), dispuesto a todo para evitar la unión de los cinco elementos y asi dominar a la humanidad. Espléndido relato de ciencia ficción, que combina acertadamente acción, efectos especiales, y, en algunas ocasiones, una sutil ironía de los tópicos del género. Destaca el diseño visual del film, inspirado en los comics de Moebius y Jean Claude Mézières, este último creador del personaje de Valerian. Así, sobresale una cuidadosa recreación de las calles y modo de vida de una futurista ciudad de Nueva York.

5/10
Jackie Brown

1997 | Jackie Brown

Jackie Brown es una azafata que para subir sus ingresos realiza contrabando de divisas para Ordell, un violento traficante. Un día, es detenida en el aeropuerto por un policía y un agente de aduanas. Éstos le proponen un trato de favor si les ayuda a llegar hasta Ordell. Jackie finge que acepta el trato, pero en realidad planea engañar tanto a Ordell como a la policía y huir con la pasta. Tarantino adapta "Rum Punch (Un cóctel explosivo)", una novela de Elmore Leonard, en esta película, que visualmente recuerda a las 'Blaxploitation Movies', films de serie B de los 70, protagonizados por actores afromericanos, con argumentos similares a las grandes películas de éxito. Por esta razón, reclutó como protagonista a Pam Grier, una de las grandes estrellas del subgénero. Sin embargo, la interpretación de esta actriz no se puede comparar, ni de lejos, con la genial resurrección de John Travolta, en Pulp Fiction, pues Grier parece estar poco convencida de que aún tiene edad para hacer de dura heroina. Tampoco resulta demasiado convincente Michael Keaton, como inspector de policía de pocas luces. Mucho más divertida es la interpretación de Samuel L. Jackson, como implacable villano, de Robert De Niro, en un papel de ex convicto, y Bridget Fonda, interpretando a una drogadicta. El guión también es menos compacto que el de otras películas del cineasta, pues acumula secuencias interesantes, que sin embargo no aportan nada al núcleo central de la historia. Por ejemplo, al principio le dedica mucho tiempo a describir el personaje de Samuel L. Jackson. A pesar de todo, y sin ser lo mejor del director de Reservoir Dogs, funciona por sus divertidos diálogos y memorables secuencias.

6/10
Dinero para quemar

1995 | Dead Presidents

Un ex combatiente de Vietnam regresa a su casa al término de la guerra. Acaba tirado en la calle con unos amigos con los que planea el robo de una furgoneta blindada que transporta una importante suma de dinero. Dura descripción de un golpe criminal que realiza un profundo retrato de los personajes protagonistas. Está bien dirigida por los hermanos Albert y Allen Hughes. La excelente banda sonora es obra de Danny Elfman, compositor habitual de los filmes de Tim Burton.

4/10

Últimos tráilers y vídeos