IMG-LOGO

Biografía

Dylan Moran

Dylan Moran

Dylan Moran

Filmografía
Calvary

2014 | Calvary

Un hombre acude al confesionario del padre James, en un pueblecito perdido de Irlanda. El anónimo penitente le espeta que sufrió abusos sexuales continuados de un sacerdote siendo niño, y que aquello le ha destrozado la vida. Invitado a denunciar los hechos, el otro le explica que su verdugo ya ha muerto, y que ha decidido vengarse matando a cura "bueno", o sea, a él, el próximo domingo. Mientras transcurre esa semana, aparte de comunicar la amenaza a su obispo, continúa con su vida normal, lo que significa lidiar con unos feligreses nada fáciles, y en los últimos tiempos más resabiados, desde que saltaron a los medios las noticias sobre curas pederastras: así trata con un anciano que desea morir, casos de adulterio y malos tratos, personajes cínicos de distinta ralea, visita a un psicópata asesino en prisión... Le cuesta relacionarse con otro sacerdote, al que ve poco centrado. Y luego están sus cuestiones personales, un alcoholismo que ha procurado dejar atrás, y una hija ya adulta, que tuvo cuando estuvo casado –antes de enviudar y seguir su camino al sacerdocio– y que ha intentado suicidarse. Notable drama del irlandés John Michael McDonagh, guionista y director, que vuelve a recurrir a Brendan Gleeson como protagonista tras El irlandés, Su película, de ritmo perfecto, y que demuestra un amplio conocimiento de la psicología humana, sus virtudes y debilidades, no es nada fácil, porque parte de unos hechos terribles: los abusos a menores cometidos por algunos miembros del clero irlandés, que han minado enormemente la credibilidad de la Iglesia en ese país. Y muestra el hondo daño padecido por las víctimas, al arrancar la trama con una que no sólo no puede perdonar y pasar página, sino que quiere desatar su rabia en alguien inocente, para mandar una especie de elocuente mensaje a una sociedad, a menudo indiferente y pasiva ante las desgracias ajenas. Además, pinta el periplo personal de un sacerdote, el padre James, un hombre de fe, piadoso, que no es perfecto pero se deja la piel en el desempeño de su ministerio, atendiendo a los demás; y aunque puede haber algún momento gratificante, que lleva a pensar que merece la pena esa entrega, abundan las situaciones de auténtico calvario –como señala el título del film–, en que las humillaciones y las actitudes cínicas invitan a tirar la toalla. El contraste en la fotografía de los enigmáticos exteriores del paisaje irlandés con los opresivos interiores, más la hermosa banda sonora, ayudan a crear un mood de búsqueda de lo bello en medio de aquello que afea el mundo. A lo largo del film se citan explícitamente Retorno a Brideshead y los curas descritos por Georges Bernanos, y no son, desde luego, menciones casuales. La mirada que recorre la cinta es de cierto pesimismo existencial, el silencio de Dios presenta una extraña elocuencia. Y al mismo tiempo, de modo misterioso la gracia actúa, hay espacio para la conversión, y ejemplos de personas que pueden llevar al perdón. Cinta dura y nada complaciente, conmovedora en más de un pasaje pero no sentimentalista, pinta muy bien las relaciones humanas, y cómo puede estropearlas el ensimismamiento, el empeñarse en estar uno a solas consigo mismo; el atrevido desenlace parte el alma, pero al mismo tiempo nos señala que nunca deberíamos desesperar, Dios escribe con renglones torcidos.

8/10
Good Vibrations

2012 | Good Vibrations

Música y nostalgia son ingredientes esenciales en Good Vibrations, segunda pelicula de Glen Leyburn y Lisa Barros D'Sa, que producen conjuntamente Reino Unido e Irlanda. La acción transcurre en los años setenta, cuando Irlanda del Norte se encuentra en pleno conflicto entre católicos y protestantes. En este ambiente Terri Hoonley, militante de izquierdas y pacifista no sigue el camino de sus amigos, que se enrolan en el IRA, y decide abrir en la avenida central de Belfast una tienda de discos que bautiza “Good Vibrations”. Terri, apasionado por la música, continua su combate contra viento y marea, y se transforma en editor de primeros grupos de punk underground locales. La utopía musical se transforma en aventura política de la no violencia. “Good Vibrations” se cerrará y abrirá varias veces, mostrando la tozudez pacifista de su inspirador. Quizá la nota más sensible de la película, su originalidad, es que contrariamente a los relatos de este tipo, que terminan en triunfo final, aquí este triunfo, al menos en su versión musical, no llegará nunca. Pero como los personajes existen y como la aventura de esta tienda de viejos discos es auténtica, la película adquiere un valor suplementario a través de un guión muy bien trazado.

7/10
La doble de la novia

2011 | The Decoy Bride

Lara Tyler (Alice Eve) es una famosa actriz de Hollywood. Viajará con su novio James (David Tennant) a la remota Escocia, en donde ambos piensan contraer matrimonio alejados de los flashes de la prensa rosa. Sin embargo, las cosas no son fáciles y para despistar a los moscones, deciden contratar a una joven, Katie (Kelly Macdonald), para que se haga pasar por la prometida. Simpática comedia romántica que pone en solfa el manido tema de los paparazzi, tan cacareado en el mundo del cine desde el gran clásico La dolce vita. Aunque éste es un título menor y el desarrollo es más o menos previsible, el resultado tiene su encanto y además el reparto incluye a un trío de magníficos actores.

5/10
Corredor de fondo

2007 | Run Fatboy Run

Dennis es un guardia de seguridad perezoso, que ha ganado unos kilos, al que le resulta agotador correr detrás de un travesti que le roba constantemente en su tienda. Años atrás dejó plantada en el altar a Libby, su novia embarazada. Aunque se ha dado cuenta de que está enamorado de Libby, es demasiado tarde, pues ella se ha buscado otra pareja. En un intento desesperado de demostrar a Libby que ha cambiado y es un tipo responsable, con fuerza de voluntad, decide entrenarse y participar en un maratón. Primer largo como director en cine de David Schwimmer, popularísimo por su papel de Ross Geller en Friends, y que ya se había encargado de la realización de diez episodios de esta serie y varios telefilmes. Está protagonizado por Simon Pegg (Arma fatal), con quien Schwimmer había trabajado como actor en Big Nothing, una correcta mezcla de comedia y thriller. El principal atractivo de esta ligerísima cinta es el trabajo de Pegg, que muestra una vez más que tiene mucha ‘gracia natural’. Además, está bien secundado por Thandie Newton (Crash) y Hank Azaria, que en la serie Friends era el secundario David, un doctor que se enamoraba de Phoebe. Algunos detalles groseros parecen una torpe imitación del humor de los hermanos Farrelly en Algo pasa con Mary, sobre todo un momento repugnante en el que el protagonista se ha hecho una espectacular ampolla en el pie. Estos detalles están a punto de dar al traste con el film. Pero están lo suficientemente compensados por secuencias divertidas que parodian el cine deportivo. Además, desarrolla mensajes positivos sobre la superación personal, y la unidad familiar

4/10
Zombies Party

2004 | Sahun of the Dead

Shaun es un tipo que va dando tumbos por la vida, sin sentar nunca la cabeza. Se pasa la vida en un bareto, El Winchester, con su gran amigo Ed. Lo que causa interminables discusiones con su madre y el abandono de su novia, Liz. Justo cuando decide enmendarse, llegan los zombies, dispuesto a merendarse a todo bicho viviente. El caso es que Shaun está tan motivado con el nuevo rumbo que ha dado a su vida, que los muertos vivientes parecen únicamente un obstáculo más. Y la emprende con ellos armado con un palo de cricket y una pala. Parece que los zombies nunca pasan de moda. A 28 días después, Amanecer de los muertos y Resident Evil, se suma esta versión, que se toma el tema a cachondeo. Ver al no demasiado equilibrado Shaun, palo de cricket en ristre, dispuesto a no permitir que los muertos vivientes se salgan con la risa, despierta sin remedio la hilaridad. A pesar del pretendido humor, no faltan los sustos y la violencia gore propios de este tipo de historias.

6/10
The Actors

2003 | The Actors

O'Malley y Tom son dos actores que deciden probar suerte con los negocios sucios. Las cosas no van muy bien y una serie de circunstancias les brindan la posibilidad de conocer a unos gángsters, la llave perfecta para llevar a cabo su estafa. La película nace de una historia del cineasta Neil Jordan, poco propenso, en general, a las historias cómicas.

4/10
Notting Hill

1999 | Notting Hill

William es el dueño de una tienda de libros de viajes en Londres, en el barrio de Notting Hill. Un día entra a la tienda Anna Scott, actriz hiperfamosa de Hollywood, pero a la que el poco cinéfilo William no reconoce. Lo que sí surge es el flechazo instantáneo. Pero cortejar a una persona tan famosa, que no puede dar dos pasos sin que le asalten los admiradores, resulta ser bastante complicado. Pese a todo Anna se siente atraída por el torpe y tímido William: disfruta visitando el piso que comparte con el inefable Spike, o tratando con gente normal, como son los familiares de William. ¿Será posible este amor entre un desconocido y una estrella, carne de cañón para columnas de cotilleo y paparazzi desaprensivos? Esta película es una verdadera delicia, en la tradición de las mejores comedias de Hollywood tipo Historias de Filadelfia. Hay lugar para el humor, servido con ingenio. Tenemos una historia de amor atractiva, en la que tienen fiel reflejo las distintas dificultades a superar. Y contamos con dos actorazos como la copa de un pino: Julia Roberts, a la que bien podríamos calificar como la Katharine Hepburn de nuestro tiempo, y Hugh Grant, que trata de seguir los pasos de un James Stewart o un Cary Grant. El guión es de Richard Curtis (que dio el golpe en su día con Cuatro bodas y un funeral) y la dirección la acomete Roger Michell (Titanic Town, Persuasión). A las muchas y divertidas situaciones del film se ha sumado el descubrimiento del actor Rhys Ifans, que da vida a Spike, el cutre y maloliente compañero de piso de Hugh Grant, quien pese a su aspecto externo tiene buen corazón.

7/10

Últimos tráilers y vídeos