IMG-LOGO

Biografía

Elio Quiroga

Elio Quiroga

Filmografía
La estrategia del pequinés

2019 | La estrategia del pequinés

Junior, un traficante local de droga en Gran Canaria, ve con horror cómo la guardia civil decomisa dos kilos de mercancía, lo que le deja en muy mala posición ante sus superiores, que piden el pago inmediato y duplicado del dinero que debe aportar periódicamente. No se le ocurre mejor solución que robar a la mano que le da de comer, encargando el trabajo a El Rubio, un delincuente que había abandonado su actividad, pero que debe pagar el caro tratamiento de cáncer que necesita su esposa. Y para dar "el palo", acude a Cora, un prostituta de alto standing, y a Tito, un jovenzuelo que hizo con él algunos trabajillos y que trata de llevar una vida honrada. Aunque se supone que la cosa es sencilla, algo va a salir mal. Película de robos a la española, que con su realismo sucio recuerda un poco a las primeras películas de Enrique Urbizu, como Todo por la pasta. Pero el resultado es inferior, de Elio Quiroga lo mejor que se puede decir es que se esfuerza, que cuenta lo que quiere contar, y que existe coherencia interna en la narración. Pues el ritmo es cansino hasta bien avanzado el metraje, el rodaje cámara en mano temblequeante se nota mucho, y algunos pasajes son muy tópicos, ya sea la relación romántica de Cora y Tito, el modo en que un pringado cae bajos los encantos de Cora y se la lleva a su casa, o la actitud violenta de Junior. Y el recurso de dividir la pantalla en algún momento no aporta nada a la trama, es un pueril fuego de artificio, si no sirve, prescinde de ello, aunque quede bonito, debería haber sido la divisa del director. La cosa mejora un poco cuando se nos explica la razón del título, La estrategia del pekinés. El reparto es apañado, dentro de que los personajes son bastante planos, nos cansamos de escuchar algo así como que "los perdedores como nosotros nunca ganan". Destaca el secundario Pep Jové como el gordo capo que viene a enderezar los torcido.

4/10
NO-DO

2008 | NO-DO

Francesca y Pedro, un matrimonio que arrastra un hecho traumático, se van a vivir al campo a un antiguo caserón que fue residencia de verano de un obispo recién fallecido. En el pasado el lugar era un orfanato que se convirtió en foco de peregrinaciones marianas, pues unas niñas decían que se les aparecía la Virgen. Como se trataba de los años del franquismo, los hechos sobrenaturales, donde podría haber intervenido el maligno, fueron filmados por técnicos del NO-DO, el famoso NOticiario DOcumental que se exhibía en salas antes de las películas. En efecto, de un modo ultrasecreto, estos técnicos trabajaban al servicio de la Iglesia. Disparatada película de terror, que se diría un cruce entre El orfanato y El exorcista. Dirige el canario Elio Quiroga (La hora fría), quien asegura que el Vaticano esconde en algún sótano filmaciones que evidencian hechos milagrosos. Sea como fuere, y aunque seguramente no pretende ser ofensivo, su película evidencia un desconocimiento bastante notable de la Iglesia católica, con pasajes tan ridículos como aquel en que el padre Miguel dice "aquí no se puede entrar bajo pena de excomunión", para a continuación hacerlo él con sus dos acompañantes, sin que tal pena parezca importarles un comino; también hace aflorar la sonrisa la escena en que, de nuevo el padre Miguel, explica a sus curitas candidatos a "abogados del diablo" en procesos de canonización, los tres tipos de milagros que existen: los fraudes, los 'buenos', y "el tercer supuesto", el tipo más peligroso. Resulta curioso que el diablo y los exorcismos no salgan a colación jamás, cuando parece lo propio, y falta naturalidad, hasta en el primer encuentro entre Pedro y el padre Miguel, en que ni siquiera se saludan. Quiroga crea una inquietante atmósfera en un par de escenas, pero lo cierto es no logra engarzar la historia del NO-DO con la del matrimonio en que ella tiene conversaciones con una niña al más puro estilo El sexto sentido. Y tiene gracia el truco visual de convertir la película en color a metraje antiguo en blanco y negro, aunque su uso sea caprichoso en exceso. Es una pena, porque podía ser una película de género al menos presentable, pero resulta deslavazada, juega a las conspiraciones y secretos tipo El código Da Vinci, y desaprovecha totalmente a Ana Torrent. La actriz se esfuerza, pero verdaderamente, lo de ir bautizando niños muertos y luego explicarlo, no lo sostiene ni la mejor de las divas.

3/10
La hora fría

2006 | La hora fría

El canario Elio Quiroga debutó en el largometraje con la controvertida Fotos, premeditadamente rompedora y provocativa, pero vacía, que recibió públicamente elogios del mismísimo Quentin Tarantino. Todo hacía presagiar una carrera ascendente del cineasta, pero aunque Quiroga no ha parado de dirigir cortos y escribir guiones, ha pasado más de una década hasta que ha logrado finalizar su segundo largo, de resultados decepcionantes. Quiroga logra imprimir un tono de cine experimental a un film que sigue al milímetro los patrones del cine de terror. Presenta a un grupo de ocho personas, que viven aisladas, en un ruinoso pero amplio recinto. Allí se protegen de los zombies que habitan en el exterior. Como película de género, le falta presupuesto a borbotones y alguna idea que la dé ‘vidilla’ y la distinga de tantos y tantos otros filmes de zombies, es decir, lo que supo hacer por ejemplo Danny Boyle, en 28 días después. Como película de autor, se muestra pretenciosa por momentos, y le falta enjundia. Una recuperada Silke encabeza un reparto que no parece demasiado convencido con el proyecto.

2/10
Ausentes

2005 | Ausentes

Julia, alta ejecutiva en paro, se muda con su marido y sus hijos a una lujosa urbanización de las afueras de la ciudad. Parece un sitio ideal, hasta que Julia se da cuenta de que el lugar está completamente desierto, y de que ocurren acontecimientos extraños. El donostiarra Daniel Calparsoro va de género en género y tras abordar el cine bélico en Guerreros, se pasa al cine de terror con un título que salvando las distancias remite a Los otros y al cine de Shyamalan. Pese a su asumida frialdad y a alguna que otra incongruencia, el director rueda con mucho oficio.

5/10
Fotos

1996 | Fotos

Azucena es una chica de 22 años. Vive con su madre, y sufre un trauma sexual de la infancia por el que es incapaz de permitir que un hombre la toque. Azucena se refugia en la religión, de modo que vive rodeada de imágenes, estampitas y velas, hasta el punto de que de vez en cuando se le aparece la mismísima Virgen... Un día conocerá a Narciso, otro joven cuyo pasado es traumático y que se dedica a vestirse de mujer y a desnudarse en el escenario. Estas dos almas en pena parecen estar hechas la una para la otra. El director Elio Quiroga (La hora fría) dirige este despropósito, plagado de situaciones surrealistas, con aire kitch y desagradable, y con un guión poco logrado y que incluye también una empanada mística considerable. El eficaz Gustavo Salmerón hace lo que puede con su triste y rebuscado papel, mientras que Mercedes Ortega no da para mucho.

2/10
La estrategia del pequinés

2019 | La estrategia del pequinés

Junior, un traficante local de droga en Gran Canaria, ve con horror cómo la guardia civil decomisa dos kilos de mercancía, lo que le deja en muy mala posición ante sus superiores, que piden el pago inmediato y duplicado del dinero que debe aportar periódicamente. No se le ocurre mejor solución que robar a la mano que le da de comer, encargando el trabajo a El Rubio, un delincuente que había abandonado su actividad, pero que debe pagar el caro tratamiento de cáncer que necesita su esposa. Y para dar "el palo", acude a Cora, un prostituta de alto standing, y a Tito, un jovenzuelo que hizo con él algunos trabajillos y que trata de llevar una vida honrada. Aunque se supone que la cosa es sencilla, algo va a salir mal. Película de robos a la española, que con su realismo sucio recuerda un poco a las primeras películas de Enrique Urbizu, como Todo por la pasta. Pero el resultado es inferior, de Elio Quiroga lo mejor que se puede decir es que se esfuerza, que cuenta lo que quiere contar, y que existe coherencia interna en la narración. Pues el ritmo es cansino hasta bien avanzado el metraje, el rodaje cámara en mano temblequeante se nota mucho, y algunos pasajes son muy tópicos, ya sea la relación romántica de Cora y Tito, el modo en que un pringado cae bajos los encantos de Cora y se la lleva a su casa, o la actitud violenta de Junior. Y el recurso de dividir la pantalla en algún momento no aporta nada a la trama, es un pueril fuego de artificio, si no sirve, prescinde de ello, aunque quede bonito, debería haber sido la divisa del director. La cosa mejora un poco cuando se nos explica la razón del título, La estrategia del pekinés. El reparto es apañado, dentro de que los personajes son bastante planos, nos cansamos de escuchar algo así como que "los perdedores como nosotros nunca ganan". Destaca el secundario Pep Jové como el gordo capo que viene a enderezar los torcido.

4/10
NO-DO

2008 | NO-DO

Francesca y Pedro, un matrimonio que arrastra un hecho traumático, se van a vivir al campo a un antiguo caserón que fue residencia de verano de un obispo recién fallecido. En el pasado el lugar era un orfanato que se convirtió en foco de peregrinaciones marianas, pues unas niñas decían que se les aparecía la Virgen. Como se trataba de los años del franquismo, los hechos sobrenaturales, donde podría haber intervenido el maligno, fueron filmados por técnicos del NO-DO, el famoso NOticiario DOcumental que se exhibía en salas antes de las películas. En efecto, de un modo ultrasecreto, estos técnicos trabajaban al servicio de la Iglesia. Disparatada película de terror, que se diría un cruce entre El orfanato y El exorcista. Dirige el canario Elio Quiroga (La hora fría), quien asegura que el Vaticano esconde en algún sótano filmaciones que evidencian hechos milagrosos. Sea como fuere, y aunque seguramente no pretende ser ofensivo, su película evidencia un desconocimiento bastante notable de la Iglesia católica, con pasajes tan ridículos como aquel en que el padre Miguel dice "aquí no se puede entrar bajo pena de excomunión", para a continuación hacerlo él con sus dos acompañantes, sin que tal pena parezca importarles un comino; también hace aflorar la sonrisa la escena en que, de nuevo el padre Miguel, explica a sus curitas candidatos a "abogados del diablo" en procesos de canonización, los tres tipos de milagros que existen: los fraudes, los 'buenos', y "el tercer supuesto", el tipo más peligroso. Resulta curioso que el diablo y los exorcismos no salgan a colación jamás, cuando parece lo propio, y falta naturalidad, hasta en el primer encuentro entre Pedro y el padre Miguel, en que ni siquiera se saludan. Quiroga crea una inquietante atmósfera en un par de escenas, pero lo cierto es no logra engarzar la historia del NO-DO con la del matrimonio en que ella tiene conversaciones con una niña al más puro estilo El sexto sentido. Y tiene gracia el truco visual de convertir la película en color a metraje antiguo en blanco y negro, aunque su uso sea caprichoso en exceso. Es una pena, porque podía ser una película de género al menos presentable, pero resulta deslavazada, juega a las conspiraciones y secretos tipo El código Da Vinci, y desaprovecha totalmente a Ana Torrent. La actriz se esfuerza, pero verdaderamente, lo de ir bautizando niños muertos y luego explicarlo, no lo sostiene ni la mejor de las divas.

3/10
La hora fría

2006 | La hora fría

El canario Elio Quiroga debutó en el largometraje con la controvertida Fotos, premeditadamente rompedora y provocativa, pero vacía, que recibió públicamente elogios del mismísimo Quentin Tarantino. Todo hacía presagiar una carrera ascendente del cineasta, pero aunque Quiroga no ha parado de dirigir cortos y escribir guiones, ha pasado más de una década hasta que ha logrado finalizar su segundo largo, de resultados decepcionantes. Quiroga logra imprimir un tono de cine experimental a un film que sigue al milímetro los patrones del cine de terror. Presenta a un grupo de ocho personas, que viven aisladas, en un ruinoso pero amplio recinto. Allí se protegen de los zombies que habitan en el exterior. Como película de género, le falta presupuesto a borbotones y alguna idea que la dé ‘vidilla’ y la distinga de tantos y tantos otros filmes de zombies, es decir, lo que supo hacer por ejemplo Danny Boyle, en 28 días después. Como película de autor, se muestra pretenciosa por momentos, y le falta enjundia. Una recuperada Silke encabeza un reparto que no parece demasiado convencido con el proyecto.

2/10
Fotos

1996 | Fotos

Azucena es una chica de 22 años. Vive con su madre, y sufre un trauma sexual de la infancia por el que es incapaz de permitir que un hombre la toque. Azucena se refugia en la religión, de modo que vive rodeada de imágenes, estampitas y velas, hasta el punto de que de vez en cuando se le aparece la mismísima Virgen... Un día conocerá a Narciso, otro joven cuyo pasado es traumático y que se dedica a vestirse de mujer y a desnudarse en el escenario. Estas dos almas en pena parecen estar hechas la una para la otra. El director Elio Quiroga (La hora fría) dirige este despropósito, plagado de situaciones surrealistas, con aire kitch y desagradable, y con un guión poco logrado y que incluye también una empanada mística considerable. El eficaz Gustavo Salmerón hace lo que puede con su triste y rebuscado papel, mientras que Mercedes Ortega no da para mucho.

2/10
La estrategia del pequinés

2019 | La estrategia del pequinés

Junior, un traficante local de droga en Gran Canaria, ve con horror cómo la guardia civil decomisa dos kilos de mercancía, lo que le deja en muy mala posición ante sus superiores, que piden el pago inmediato y duplicado del dinero que debe aportar periódicamente. No se le ocurre mejor solución que robar a la mano que le da de comer, encargando el trabajo a El Rubio, un delincuente que había abandonado su actividad, pero que debe pagar el caro tratamiento de cáncer que necesita su esposa. Y para dar "el palo", acude a Cora, un prostituta de alto standing, y a Tito, un jovenzuelo que hizo con él algunos trabajillos y que trata de llevar una vida honrada. Aunque se supone que la cosa es sencilla, algo va a salir mal. Película de robos a la española, que con su realismo sucio recuerda un poco a las primeras películas de Enrique Urbizu, como Todo por la pasta. Pero el resultado es inferior, de Elio Quiroga lo mejor que se puede decir es que se esfuerza, que cuenta lo que quiere contar, y que existe coherencia interna en la narración. Pues el ritmo es cansino hasta bien avanzado el metraje, el rodaje cámara en mano temblequeante se nota mucho, y algunos pasajes son muy tópicos, ya sea la relación romántica de Cora y Tito, el modo en que un pringado cae bajos los encantos de Cora y se la lleva a su casa, o la actitud violenta de Junior. Y el recurso de dividir la pantalla en algún momento no aporta nada a la trama, es un pueril fuego de artificio, si no sirve, prescinde de ello, aunque quede bonito, debería haber sido la divisa del director. La cosa mejora un poco cuando se nos explica la razón del título, La estrategia del pekinés. El reparto es apañado, dentro de que los personajes son bastante planos, nos cansamos de escuchar algo así como que "los perdedores como nosotros nunca ganan". Destaca el secundario Pep Jové como el gordo capo que viene a enderezar los torcido.

4/10

Últimos tráilers y vídeos