IMG-LOGO

Biografía

Griffin Dunne

Griffin Dunne

65 años

Griffin Dunne

Nació el 08 de Junio de 1955 en Nueva York, EE.UU.
Filmografía
Los Romanoff

2018 | The Romanoffs | Serie TV

Una sorprendente serie creada, escrita y dirigida en su integridad por Matthew Weiner, en apariencia muy alejada de su obra más conocida, Mad Men, que se ambientaba en el mundo de la publicidad al final de la década de los 60 en Estados Unidos. A poco que se escarbe, Los Romanoff no es tan diferente, pues las ocho historias completamente independientes que la componen –las conexiones que Weiner ha trazado son ingeniosas, pero casi una suerte de broma privada para dar cohesión–, protagonizadas por supuestos descendientes y familiares más o menos lejanos del asesinado zar ruso Nicolás II, hablan del ser humano contemporáneo, con sus angustias, búsquedas, anhelos y esperanzas, y terminan no siendo tan diferentes de las de los “hombres locos” y las mujeres que trataban de abrirse paso en un mundo eminentemente dominado por los varones. Resulta complicado ofrecer un juicio global cuando aún no se han publicado todos los capítulos, de casi hora y media de duración cada uno, y sabiendo además que son independientes, al estilo de otras series antológicas como la popular Black Mirror, por lo que es de suponer que unos serán mejores que otros. Lo que está claro es que el planteamiento puede desconcertar un tanto, pero la ambición de Weiner resulta innegable, al jugar con un elemento de la mitología del siglo XX anclado en la realidad, esa familia Romanoff que estalla literalmente por los aires a causa de una revolución que pone en cuestión tantos valores e ideas que se suponían sólidas. Al hombre y a la mujer líquidos de nuestros días les ocurre algo semejante, no tienen claro de dónde vienen y adónde van, y aunque quieren aferrarse a lo que pueden, la insatisfacción y la tristeza resultan manifiestas. Es lo que ocurre en el primer episodio “La hora violeta”, donde Weiner se toma su tiempo en poner boca arriba las cartas con las que juega la partida. Anushka es una anciana cascarrabias, que está delicada de salud, y vive en un magnífico piso en pleno centro de París. Atiende sus necesidades con sincera preocupación su sobrino americano Greg, que regenta un hotelito, y que padece fuertes presiones de su novia Sophie, una mujer despampanante, divorciada y que no desea tener hijos, para lograr que su tía les legue pronto su fortuna, el deseo íntimo de ella es que no estuviera incordiándoles todo el tiempo e hiciera el favor de morirse cuanto antes. Debido a su difícil carácter, las empleadas del hogar que cuidan de Anushka duran muy poco tiempo en su puesto. Pero la joven musulmana Hajar se va a convertir en la excepción, estudiante de enfermería, muestra una paciencia infinita con la vieja, aguantando mil y una impertinencias, incluidos comentarios racistas y xenófobos de dudoso gusto. Con medido ritmo, resulta creíble la evolución de los personajes, y la idea de que el amor es la mejor medicina para el entendimiento entre la gente se introduce con suavidad, resulta sugestiva. Por supuesto, se juega al contraste entre la relación de Greg y Sophie, donde que la motivación egoísta material y placentera domina, con la creciente admiración que Greg siente hacia Hajar, ambos pueden mantener conversaciones de altura, intercambiado por ejemplo sus ideas acerca de la existencia de Dios, o compartiendo lo que comparten los amigos, como por ejemplo recuerdos de familia. El cuarteto de actores principales –Marthe Keller, Aaron Eckhart, Inès Melab y Louise Bourgoin– están muy bien, al igual que algunos secundarios de presencia mínima, como los padres de Hajar. "El plural mayestático", el segundo episodio, ofrece una aguda disección del matrimonio a cuento de Michael y Shelly Romanoff, que están acudiendo a sesiones con una psicóloga que les ayude a que su relación no naufrague. Quizá Shelly es muy resolutiva y dominante, pero al menos trata de abordar el problema; su marido adopta en cambio una posición más apática, es un verdadero cínico, lo que se advierte en el modo en que profesionalmente orienta –es un decir– a los jóvenes que están a punto de entrar en la universidad. Podría ayudar a estrechar lazos un crucero que ilusiona mucho a Shelly, y que reúne en el barco a parientes de la familia imperial rusa. Pero Michael fuerza que se prolongue un juicio de cuyo jurado forma prte, siendo el único que discrepa de lo que parece un claro veredicto de culpabilidad. No sólo quiere evitar el viaje, sino ligar con Michelle, una exuberante miembro del jurado. Entretanto Shelly viajará sola y disfrutará de lo lindo del lujo que brinda la ocasión; y aunque surge la ocasión de una aventura, puede más la fidelidad. De nuevo Weiner, sabe ir construyendo la historia, y lanzar preguntas acerca del espectador acerca de cuáles deberían ser las bases sobre las que construir un matrimonio duradero. Resulta imprescindible, claro está, el amor, pero también compartir un proyecto que valga la pena, y la conciencia de que no pueden faltar dificultades. Está muy bien escogida la pareja protagonista, un Corey Stoll en alza desde que se dio a conocer en House of Cards, que encarna bien la insatisfacción vital revestida de egoísmo, y una agradable pero menos conocida Kerry Bishé, con la que el público empatizará inevitablemente. Metacine o metaserie, es la propuesta del tercer episodio, "Casa de fines especiales", en que Weiner recurre como protagonista a Christina Hendricks, con la que hizo Mad Men. La actriz da vida precisamente a una célebre actriz de cine, fichada a última hora para rodar en Europa una serie televisiva sobre los Romanoff. Allí vive una situación surrealista, con una directora superprestigiosa, pero de personalidad pintoresca a la hora de sacar de sus intérpretes las composicones de los personajes que desea, un compañero de reparto con el que se acuesta, e incluso la aparición de lo que se diría un fantasma. "Expectativas", el cuarto episodio, transcurre en una sola jornada en Nueva York, y habla de las frustraciones de Julia, cuya hija Ella está a punto de dar a luz, aunque el marido está de viaje de negocios en la otra punta del mundo. La discusión por esta circunstancia tiene raíces profundas, pues el padre de Ella no es el marido de Julia, sino que es Daniel, profesor experto en la historia de los Romanoff. el hombre al que verdaderamente quería, pero con el que nunca se casó. Ella ignora todo esto, y el secreto ha reconcomido a Julia desde el nacimiento de su hijo. Bastante ambicioso y elaborado es el quinto episodio, "Altas y brillantes esferas", que aborda temas tan en boga como la diversidad, la atmósfera altamente cargada en lo sexual de nuestra sociedad, la cultura de la sospecha, el buenismo y las ínfulas de las clases acomodadas. Todo gira en torno a las sospechas de pedofilia que se ciernen sobre David, profesor de piano homosexual que da clases a los hijos de Katherine, profesora de literatura rusa felizmente casada y emparentada con los Romanoff, una estupenda Diane Lane. Sus dudas sobre ese comportamiento inapropiado le llevan a compartir la información con otras amigas cuyos hijos reciben clases de David, produciéndose reacciones inesperadas, consecuencia de su superficial visión de la vida. Y a charlar con sus hijos, en unas conversaciones decididamente incómodas, y que generan una situación que tiene difícil marcha atrás. El mérito del episodio es que plantea muchos temas, desde los prejuicios a los límites de aceptar eso tan manido de que "cada uno con su vida haga lo que quiera", al daño que se puede hacer con una acusación que se habe pública, aunque no haya pruebas que la sostengan. Y desde la dificultad de hacer "lo correcto", sobre todo cuando esa expresión va vaciándose cada vez más de significado. Hay un importante cambio de escenario en "Panorama", el sexto episodio, que transcurre en la capital de México. Abel es un periodista de exacerbado idealismo y romántico empedernido, no es de los que mira el mundo con cinismo, aunque no se engaña acerca del horror que atraviesa la historia. Actualmente investiga las actividades de un centro hospitalario privado de lujo, donde buscan curación enfermos desahuciados cargados de dinero, muchas veces de procedencia dudosa. Allí queda fascinado por Victoria –que resultará ser descendiente de los Romanoff– que acompaña a su hijo de doce años Nicke, hemofílico, una bella mujer y madre dedicada por completo a buscar una posible curación para su hijo. Juan Pablo Castañeda encarna bien a un periodista que no acaba de tener el empuje que se supone a alguien de su oficio, no tiene del todo los pies en el suelo y puede más en él la mirada que busca la utopía y su carácter enamoradizo y descubridor de la belleza, allá donde hay tanta fealdad. La relación con Victoria, estupenda Radha Mitchell, está bien perfilada, y sus visitas turísticas a la catedral, al mural de Diego Rivera en el palacio presidencial y a las ruinas de la antigua Teotihuacan tienen particular encanto, como si el tiempo se hubiera detenido y los personajes pudieran gustar brevemente la eternidad, un algo de felicidad. El último plano en la plaza, es un auténtico y logrado homenaje al citado mural de Rivera. "El final de la línea", el capítulo 7, aborda un tema importante en cualquier familia de rancio abolengo, la continuidad dinástica. En efecto, Anka y Joe Garner son un matrimonio sin hijos, que anhela la adopción, motivo por el que se han desplazado a la gélida Vladivostok, en Rusia. Allí les espera Elena, la asistente social, que se supone que les ha encontrado un bebé precioso. Pero cuando la pareja se queda a solas, algo extraño nota, la pequeña no llora como se esperaría en una criatura de pocos meses, apenas reacciona a sus carantoñas. ¿Les estarán dando gato por liebre? La situación saca a la superficie rencores y reproches. La conexión Romanoff viene por Anka, sus ancestros la conecta con la familia zarista. Pero la trama de Weiner ayuda a plantear, no sólo cuestiones como la burocracia gubernamental de la nueva Rusia y sus posibles corruptelas, sino también la de ese supuesto derecho que se autoconceden un hombre y una mujer a tener un hijo, sí o sí, incluso con la opción de elegir un buen "producto", que para eso pagan. Finalmente, la serie se remata con "El relato que todo lo sostiene", un alarde de relatos encapsulados, al estilo de las muñecas rusas, una historia contiene a otra, enlazando tragedias con nuevos narradores, a partir del encuentro de un tipo, guionista de una miniserie televisiva sobre los Romanoff, con una mujer que le incordia en el tren en el que ambos viajan. De algún modo se da razón de cómo ha evolucionado la identidad sexual de esa mujer, que antes era hombre, que tuvo un romance homosexual que supuso un gran desengaño, y que de niño vio como una auténtica arpía se camelaba a su padre, deshaciéndose de modo cruel de la madre. Suena, y algo tiene de eso, a culebrón, pero la habilidad de Weiner concede gran consistencia al conjunto, y no es simplista, porque se concede que la evolución de Simon Burrows, ella/él, está marcada por duros y traumáticos sucesos de la infancia, la sensibilidad y carencias afectivas disparan las tendencias homosexuales.

7/10
Songbird

2018 | Songbird

Máquina de guerra

2017 | War Machine

Sátira acerca del papel de Estados Unidos –y por extensión, de todo Occidente– en Afganistán, con el foco puesto en el estamento militar, y especialmente en el recién nombrado jefe de las fuerzas ahí destacadas, el carismático y espartano general Glen McMahon. A lo largo de toda su carrera militar se ha preparado para ganar una guerra, y ésta es su oportunidad, piensa, a pesar de las muchas voces que piensan que lo único que cabe es la retirada y dejar a los afganos que se arreglen como puedan, sin injerencias, la postura que viene alimentando el comandante en jefe, o sea, el presidente Obama. Con buena intención pero con arrogancia, McMahon piensa que pueda solucionar el conflicto, mientras torea a los burócratas de Washington y aledaños. Una forma es usar los medios de comunicación a su favor, como el programa de la CBS "60 Minutes", pero quizá invitar a un periodista del magazine Rolling Stone a que les acompañe una temporada no sea una buena idea. El australiano David Michôd, director y guionista que llamó la atención con su Animal Kingdom, se basa en el libro de Michael Hastings "The Operators", y compone el personaje ficticio de McMahon inspirado en el general Stanley McChrystal, que fue relevado de su puesto afgano en 2010. Es una película arriesgada porque no cae en la caricatura de trazo grueso; cierto que muchos comportamientos de militares y políticos son grotescos, pero en cierta manera trata el tema de la intervención de EE.UU. en conflictos internacionales en serio, preguntándose si se hacen de verdad los deberes antes, para ayudar de verdad, y si no existen ciertas ínfulas mesiánicas, palabrería idealista hueca e inatención a los que padecen en sus carnes el terror. Paradójicamente, la seriedad resta algo de fuerza al conjunto, pero al menos entendemos a McMahon y a sus hombres, sometidos a un baño de realidad, a los afganos, las meteduras de pata, las operaciones de prestigio, el cálculo de los políticos, la denuncia cínica de los medios, omnipresente con la voz en off de un narrador cuya identidad nos descubrimos hasta bien avanzado el metraje. Resulta curiosa la esforzada composición de Brad Pitt, también productor, del protagonista, que se diría inspirado en George Clooney, por los gestos y el pelo canoso: le da empaque y dignidad, sí, pero también peca de artificioso. Algunos actores célebres se pueden lucir en pequeños roles, sobre todo Tilda Swinton, en una eléctrica comparecencia pública del general, y Ben Kingsley como el presidente afgano.

6/10
La última canción

2015 | Tumbledown

Hannah no logra reponerse de la muerte de su esposo, cantante con un solo y magnífico disco que corre el peligro de caer en el olvido. Retirada en la montaña donde él solía componer, intenta escribir una biografía para pasar página, pero no logra una cosa ni otra. Quizá podría ayudarle Andrew, profesor universitario llegado de Nueva York, que acaba de llegar precisamente al lugar para recabar información sobre el cantante, cara a un libro. Primer largometraje dirigido por Sean Mewshaw, con guión del también novato Desiree Van Til, peca de partir de una situación, la desconsolada viuda y su relación con un recién llegado, y no salir de ahí, no hay progresión narrativa capaz de atrapar al espectador, apenas se puede decir que haya variaciones sobre el mismo tema, jugando con el choque de caracteres de los protagonistas, y dispersando con reuniones familiares o novia de la Gran Manzana. Y a pesar del encanto de Rebecca Hall, y de la simpatía graciosa de Jason Sudeikis, la pena de ella y las continuas bromitas de él acaban resultando cansinas.

4/10
Robo a la mafia

2014 | Rob the Mob

Lazos de sangre

2013 | Blood Ties

Años 70. Chris Pierzynski ha cumplido condena por participar en un ajuste de cuentas. Al salir de prisión, su hermano pequeño, Frank, le ayuda a regenerarse, alojándole y buscándole un trabajo, pues a pesar de que tuvieron sus más y sus menos años atrás, cree que los lazos de sangre les unen. Pero el pasado de Chris llamará pronto de nuevo a su puerta... Hasta ahora el actor Guillaume Canet había desarrollado una intachable carrera como director, pues tras la tragicomedia criminal Mon idole, rodó el impecable thriller No se lo digas a nadie, seguido del excelente drama Pequeñas mentiras sin importancia. Pero el francés pincha en cierta medida con su cuarto trabajo, remake en inglés del film de Jacques Maillot Liens de sang, que él mismo protagonizó en 2008, y que a su vez llevaba al cine la novela "Deux freres, un flic, un truand", de Bruno y Michel Papet. Muy apreciado por sus compañeros de profesión, Canet ha contado para su film con un reparto de secundarios impecables en el que destaca sobre todo su esposa, Marion Cotillard, como ex mujer del recluso, pero también Mila Kunis, Zoe Saldana, Matthias Schoenaerts, Noah Emmerich, Griffin Dune y James Caan, padre de los personajes centrales. En cuanto a los protagonistas, Clive Owen realiza un buen trabajo como el hermano descarriado, y Billy Crudup resulta un tanto insulso pese a que parece haber realizado un notable esfuerzo de autosuperación. Bien ambientada, con ayuda de canciones de la época, Lazos de sangre cuenta con alguna notable secuencia de acción como un asalto a un furgón. Por otro lado, su tratamiento de las relaciones fraternales tiene su interés. Pero a la cinta le falta garra, y el espectador se queda con la sensación de que se le podría haber sacado más jugo a todos sus elementos.

5/10
La trama (Broken City)

2013 | Broken City

Allen Hughes dirigió con su hermano Albert la fallida Desde el infierno y la mucho más interesante El libro de Eli. La trama (Broken City) supone el primer largometraje en el que aparece acreditado como director en solitario. El guión del debutante Brian Tucker formó parte de la Lista Negra, recopilación de los guiones más brillantes que no se habían producido en Hollywood, en 2008. Billy Taggart (Mark Wahlberg), ex policía que se gana la vida como puede como detective privado, acepta trabajar para el alcalde, Nicholas Hostetler (Russell Crowe), que en plena campaña para la reelección supone que su esposa (Catherine Zeta-Jones) le está siendo infiel. Pronto, Taggart sospecha que el edil no le ha contado la historia completa. Al estilo de los clásicos de la literatura negra, y de las viejas películas del género, La trama (Broken City) despliega una trama policiaca como mera excusa para describir la parte más sórdida de una sociedad en la que nadie carece de trapos sucios. Se centra en la falta de valores que impera por norma general en la clase política, que deja en segundo plano los problemas de los ciudadanos para ocuparse de sus trapicheos. A pesar de todo esto, a La trama (Broken City) le falta la intensidad dramática y la hondura de títulos revisionistas del film noir como Fuego en el cuerpo, La última seducción o L.A. Confidential. Allen Hughes logra mantener interesado al espectador hasta el final, pero no tiene mayores ambiciones. Ha escogido a los actores más adecuados para su personaje. Sobresale Russell Crowe –el político–, aunque Catherine Zeta-Jones –la esposa– y Mark Wahlberg –el detective– cumplen con sus papeles. Los aspectos técnicos están cuidados, por ejemplo la evocadora partitura de Atticus Ross, ganador del Oscar por La red social junto con Trent Reznor, con el que también se encargó de Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres.

6/10
Dallas Buyers Club

2013 | Dallas Buyers Club

La historia auténtica de Ron Woodroof, un electricista de vida promiscua, con fama de “machote”, que en 1986 queda estupefacto cuando los médicos le diagnostican que tiene sida -“una enfermedad de maricas”, a su entender- y que sólo le resta un mes de vida. Tras la incredulidad viene la desazón, y luego un verdadero deseo de aferrarse a la existencia, primero con AZT obtenido clandestinamente, y luego, dada su alta toxicidad, buscando medicamentos alternativos, lo que pondrá en su contra a la industria farmacéutica y a los reguladores de nuevos fármacos cuando trata de darles una amplia difusión entre los enfermos seropositivos. Con un guión de Craig Borten, que entrevistó largamente a Woodroof antes de su fallecimiento, para luego trabajar en equipo con Melisa Wallack, el film desprende autenticidad en casi todo su metraje, la excepción serían algunos de los pasajes en que se arremete contra los agentes sanitarios y reguladores, que resultan un tanto convencionales, aunque al menos se intenta no convertirlos en villanos de opereta, y se pone el dedo en llagas interesantes del mundo médico, que pueden dificultar el tratamiento de los enfermos, como la burocracia o los intereses económicos. El canadiense Jean-Marc Vallée, que ya abordó una historia real en La reina Victoria, cuenta con garra su historia, aunque tambiéndescarnadamente, sobre todo en las reiterativas escenas sexuales. Matthew McConaughey hace un buen trabajo, no sólo por su demacrado aspecto al estilo Christian Bale en El maquinista, sino porque hace creíble el arco de transformación de su personaje, en relación a su egoísmo y a sus prejuicios, pues acaba viendo personas en los homosexuales y empleando su dinero en ayudar a otros enfermos. También resulta muy convincente Jared Leto como el travesti Rayon, al que Woodroof llega a apreciar.

5/10
The Discoverers

2012 | The Discoverers

Sólo una noche (Last Night)

2010 | Last Night

Massy Tadjedin, guionista de The Jacket, debuta como directora con este drama de llamativo reparto. Podría dar que hablar en el futuro a juzgar por algunas cualidades de la cinta, que es una opera prima prometedora. Joanna está felizmente casada con Michael, el marido aparentemente ideal. Pero cuando ambos acuden juntos a una fiesta de la empresa en la que él trabaja, Joanna detecta que Michael le presta una descarada atención a Laura, una despampanante compañera. A la mañana siguiente, casualmente, Michael se tiene que ir de viaje de empresa con un tipo y con Laura. Al enterarse Joanna, mantiene una sonora discusión con Michael, que se marcha de todas formas. Mientras que a espaldas de su esposa, Michael acaba intimando con Laura, ella se reencontrará casualmente cuando va a tomar café con Alex, su gran amor del pasado con el que sigue habiendo mucha química. Estamos ante un film de interés, por su tratamiento de temas de alcance, como la tentación de la infidelidad, la confianza en la pareja y los celos. El problema es que acaba resultando un tanto superficial, y la relación entre la esposa y su antiguo novio parece una versión descafeinada de Antes del amanecer, pero sin la brillantez de los diálogos, la trascendencia y la fuerza del film de Richard Linklater. La banda sonora es insistente y machacona, mientras que la reiterativa exhibición de las actrices principales en ropa interior acaba resultando un tanto cargante, y no se entiende sino es como una forma fácil de llamar la atención. A pesar de todo, lo cierto es que se sigue con interés, sobre todo por el buen trabajo de los actores principales. Keira Knightley –que madura poco a poco bastante bien– y Guillaume Canet (director de Pequeñas mentiras sin importancia) ofrecen mucha pasión, y se llevan la palma. Tampoco decepciona Eva Mendes, que siempre cumple con las expectativas, mientras que Sam Worthington, sin decepcionar del todo, no acaba de emocionar en un registro muy distinto al que ofrecía en Avatar, el film por el que se le conoce fundamentalmente.

5/10
Snow Angels

2007 | Snow Angels

El joven Arthur trabaja de camarero y toca el trombón en una banda. Y sobre todo está enamorado de la pizpireta Lila, una jovencita del instituto bastante graciosa y díscola. Lo bueno es que a Lila también le hace tilín Arthur. Sin embargo, cuando Arthur decide emprender su primera relación amorosa, el mundo de los adultos y sus problemas irrumpirá con fuerza en su vida, haciendo añicos sus idílicos planes. Sentida película, entre el drama y el romance, con sus porciones de secretos y sus momentos logrados. Destacan entre el reparto las caras conocidas de Kate Beckinsale (Underworld) y Sam Rockwell (Bienvenidos a Collinwood).

4/10
Game 6

2005 | Game 6

Nick es un autor teatral que acaba de escribir una obra de la que se siente muy orgulloso. De carácter nervioso, el día del estreno está al borde de la histeria porque al mismo tiempo que se presenta al público su obra, sus queridos Red Sox juegan un partido crucial de la serie final de la liga de béisbol. En esta película Michael Hoffman se decanta por los entresijos teatrales, cuando 14 años antes había optado por el mundillo de la televisión en la comedia Escándalo en el plató, para la que también contó con Robert Downey Jr.

4/10
40 días y 40 noches

2002 | 40 Days and 40 Nights

Cuando su novia le deja plantado, Matt decide que a lo mejor el problema es que trata a las mujeres con demasiada frivolidad. Por esta razón, e inspirándose en la figura de su hermano seminarista, se propone atravesar una etapa de abstinencia sexual. Coincidiendo con Cuaresma, y aunque no está demasiado interesado por la religión, decide pasarse cuarenta días y cuarenta noches sin sexo. Lo increíble del caso es que, a su alrededor, nadie piensa que esto sea posible. De hecho sus amigos apuestan entre ellos cuánto tiempo tardará en romper su promesa. Al mismo tiempo, qué casualidad, Matt conoce a la mujer de su vida, pero él (aunque parezca mentira) piensa que es imposible cortejarla sin recurrir a la seducción carnal. Que el espectador reflexione no es precisamente lo que pretende el director Michael Lehmann, responsable de La verdad sobre perros y gatos, sino que de lo que se trata es de divertir a los espectadores con un humor desenfrenado y subido de tono, al estilo de los cerebros planos de American Pie. El protagonista es el eficiente Josh Hartnett, a quien vimos también en Black Hawk derribado.

3/10
Busca y destruye

1995 | Search and Destroy

Martin es un productor cinematográfico que quiere hacer una película sobre un gurú de la autoayuda. A éste sólo le interesa el dinero, por lo que los problemas entre ambos se sucederán. Visión satírica del mundo de los negocios, las prisas, los agobios y la necesidad de hacer dinero a toda costa. Entre los personajes secundarios llama la atención la presencia de Martin Scorsese, quien ejerce también como productor ejecutivo de la película.

4/10
Quiz Show (El dilema)

1994 | Quiz Show

Las películas de Robert Redford tienen la característica de ser diferentes y de explorar con profundidad aspectos importantes del ser humano. En Quiz Show, nominada a cuatro Oscar, indaga en el afán de lograr la fama, en la honestidad y en el poder de los medios de comunicación. Ralph Fiennes (La lista de Schindler, El paciente inglés) y John Turturro (Barton Fink) interpretan a dos concursantes enfrentados en un programa de preguntas: el veintiuno. Hay mucho dinero en juego y cuando comienzan a surgir rumores de que las respuestas están amañadas surge un escándalo que salpica a la cadena de televisión y sobre todo hiere la honestidad de los concursantes. Memorables interpretaciones, entre las que hay que destacar la del veterano Paul Scofield (Un hombre para la eternidad), en un papel memorable como padre del principal concursante implicado. Una radiografía dura de la vida moderna, en uno de sus aspectos más característicos, el de los medios de comunicación, y con la firma inconfundible de Robert Redford. El film está basado en hechos reales.

7/10
Mi chica

1991 | My Girl

Vada es una niña que atraviesa un mal momento. Su madre ha fallecido recientemente, y el trabajo de su padre, dueño de una empresa de pompas fúnenbres, no ayuda a alegrar el panorama. No obstante, una serie de acontecimientos van a hacer que este sea el verano más feliz e inolvidable de su vida. Su amistad con un niño de su edad, Thomas, y la llegada de una nueva empleada a la empresa de su padre, transformarán su vida y la de su padre. Vada probará su primer beso, y conocerá el significado de la palabra amor. Howard Zieff dirige esta gran película, que engancha desde un primer momento. Ello es debido a un guión muy bien construido y a una cuidadosa elaboración de los personajes. El reparto es de primer orden: Macaulay Culkin (Solo en casa), el niño prodigio de Hollywood, cuando aún estaba en la cresta de la ola; Dan Aykroyd (Los cazafantasmas), Jamie Lee Curtis (Mentiras arriesgadas), y Anna Chlumsky, la auténtica protagonista.

5/10
El gran azul

1988 | Le grand bleu

Jacques Mayol es un eterno amante de la vida submarina que tiene una especial habilidad para mantener la respiración, por lo que se convierte en el imbatible campeón mundial de buceo sin tubos de oxígeno. Además, se dedica a ayudar al profesor Lawrence en sus experimentos marinos. Conoce a una joven, de la que se enamora, pero nada de lo que le sucede en la vida le produce tanta satisfacción como el mar, sobre todo desde que entabla una gran relación de amistad con un simpático delfín. Uno de los mayores éxitos del cine francés, que consagró a nivel mundial a Luc Besson como uno de los directores más comerciales del cine galo, lo que le llevaría en los años siguientes a realizar títulos como Nikita (1990), El profesional (León) o El quinto elemento. Besson era un gran amante de la vida submarina, como refleja en este título y en otro de sus grandes éxitos, Atlantis, que consistía únicamente en filmaciones de peces. Este filme es un sentido homenaje a los hombres que han dedicado su vida a la investigación submarina. Asimismo, este filme supuso la consagración de uno de los más grandes actores de Francia, Jean Reno, un nombre que permanecerá unido a la carrera de Besson y que triunfó incluso en el cine norteamericano con títulos como Misión imposible. La consagrada actriz Rosanna Arquette se lanzó en el cine internacional con este título tras haber trabajado incluso con Martin Scorsese en Jo, ¡qué noche!.

6/10
Jo, ¡qué noche!

1985 | After Hours

Al salir de la oficina, Paul Hackett, un informático de vida gris, conoce a la joven Marcy, que le da su número de teléfono. Tras llamarla y concertar una cita, empezarán a suceder inesperados y raros acontecimientos encadenados, que evitarán que Paul pueda volver a casa. Y así descubrirá que la noche neoyorquina está poblada por estrafalarios personajes. Planteada como una obra menor por su autor, Martin Scorsese (Taxi Driver), lo cierto es que se trata de un divertido homenaje a la "screwball comedy" de los años 30, con numerosas situaciones kafkianas y momentos cómicos. Desde luego es un film muy singular dentro de la filmografía del director neoyorquino.

6/10
Almost You

1985 | Almost You

Un hombre lobo americano en Londres

1981 | An American Werewolf In London

Dos excursionistas son atacados por una feroz criatura. Sólo uno sobrevive. Este sanará de sus heridas, pero quedará marcado por un extraño mal que lo convierte en un monstruo asesino las noches de luna llena. John Landis rescata el mito del hombre lobo y lo dota de una fascinante modernidad al mezclar terror y surrealistas dosis de humor negro. Impacta la espeluznante metamorfosis del protagonista en lobo.

6/10
The Good Wife (6ª temporada)

2014 | The Good Wife (season 6) | Serie TV

Esta temporada sigue la difícil decisión de Alicia (Julianna Margulies) que se debate entre presentarse a la candidatura de Fiscal del Estado, aunque en un principio su decisión de no hacerlo es firme. Nuevos líos amorosos, intrigas e inesperados sucesos coparán los veintidós episodios de la exitosa sexta temporada.

7/10
Red Band Society

2014 | Red Band Society | Serie TV

Movie 43

2013 | Movie 43

Dos amigos adolescentes creen estar arrasando en YouTube con su nuevo vídeo. Pero todo es la broma del hermano pequeño de uno de ellos, geniecillo de la informática. Como venganza, quieren cargarse su ordenador, pero necesitan distraerle e inventan una historia de que están buscando en internet la mítica película “Movie 43”, con contenidos archiprohibidos, y el chaval, picado, se pone a buscarla en los servidores más recónditos. Y en efecto, esto sirve de hilo conductor para ir mostrando metraje de las situaciones más desopilantes, una sucesión de sketches varios en competición para ganar en grosería y zafiedad. Película gamberra para adolescentes –y adultos– descerebrados, que tiene detrás a uno de los hermanos Farrelly, Peter, no sabemos qué pasa con Bobby, esperemos que no se hayan enfadado, a lo mejor pensó que la propuesta no era suficientemente guarra y transgresora. La idea de Movie 43, que cuenta con 12 directores no superbrillantes, entre ellos la actriz Elizabeth Bank, es provocar una mezcla de asco, repulsa y risas, lo que funciona parcialmente. Tiene gracia la ocurrencia de presentar a Hugh Jackman con una “disfuncionalidad” en el cuello que provoca unos divertidos caretos de Kate Winslet en una cita a ciegas, lo más divertido de la cinta, aunque lo bueno, si breve, dos veces bueno, divisa que olvida Peter Farrelly, responsable de ese segmento. Otros actores célebres se han sumado a la función, con mayor o menor fortuna, y se supone que parte de la gracia del film es ir reconociéndolos. El modo de “pegar” las historias o cortos en Movie 43 es ingenioso, incluida la ocurrencia homenaje a Terminator. Pero tanta caca (sí, literalmente), genitales, pechos, reglas y compresas, y hasta incesto, a ver quién es más salvaje, acaba agotando; incluso otras ideas paródicas sobre Apple, enanos y superhéroes no evitan la tentación escatológica y procaz. El film es mejor que otras propuestas de los hermanos Farrelly, últimamente cuesta abajo, pero es que no han hecho nada mejor que Algo pasa con Mary, allá por 1998, y cuyos barros han traído un auténtico lodazal de películas perfectamente prescindibles.

3/10
The Good Wife (5ª temporada)

2013 | The Good Wife (season 5) | Serie TV

En esta nueva temporada de la abogada Alicia Florrick (Julianna Margulies) veremos nuevas intrigas, secretos y mentiras. La trama de los nuevos episodios se centran en la decisión de Alicia de abandonar su propio bufete y las consecuencias que esto traerá.

7/10
The Good Wife (4ª temporada)

2012 | The Good Wife (season 4) | Serie TV

Nueva temporada de la exitosa serie que sigue los pasos de Alicia (Julianna Margulies), una mujer que ha sido humillada indirectamente por la corrupción de su marido. En estos nuevos capítulos, Alicia tendrá que lidiar con las ilegalidades de nuevos personajes y ayudarles en distintos casos.

7/10
Marido por sorpresa

2008 | The Accidental Husband

La doctora Emma Lloyd tiene un consultorio sentimental en la radio, "Real Love", donde se permite dar todo tipo de consejos siguiendo la divisa de que en el amor hay que tener los pies en el suelo y no dejarse guiar por el romanticismo. Patrick, un bombero en vísperas de casarse, ve cómo su novia rompe con él por culpa de un consejo inoportuno de la "experta". Decidido a vengarse, gracias a un hacker logra que los archivos matrimoniales de la ciudad de Nueva York aseguren que él es el marido de Emma. Ello ocurre justo cuando la misma doctora se disponía a casarse con Richard, un novio la mar de sensato que verá puesta su paciencia a prueba. A priori ésta debería ser una simpática comedia romántica de enredo, que con los gags adecuados y un buen timing tendría que funcionar. No es así, y eso que cuenta con un estupendo reparto. Hay que atribuir gran parte del desaguisado a Griffin Dunne, actor y ocasional director, que tras la cámara jamás ha brillado, títulos como Adictos al amor y Prácticamente magia son perfectamente prescindibles. Así que el film no tiene otro atractivo que ver a Uma Thurman y Colin Firth en acción, a los que se suma un actor como Jeffrey Dean Morgan, que se diría la versión risueña de Javier Bardem, tal es su notable parecido físico con el actor español.

4/10
Gente poco corriente

2005 | Fierce People

Finn es un joven de 16 años que es detenido cuando compraba cocaína para su madre. Esto frustra sus planes de verano, que le iban a llevar a Sudamérica a estudiar a una tribu indígena. En su lugar, se va con su madre a una casa propiedad de un rico amigo. Una vez en el campo, madre e hijo tratarán de salir adelante, lo que no va a ser fácil ya que todo el lujo y riqueza que los rodea no tardará en convertirse en podredumbre. El punto de partida de la película es el de comparar una brutal tribu del Amazonas, que acaba de tener su primer contacto con el hombre civilizado, y la “tribu” de los ricos y poderosos que pueblan la inmensa finca del adinerado señor Osborne. Si bien la idea puede tener cierto interés, se convierte en un quiero y no puedo. La relación entre la violenta tribu y los egoístas millonarios se deshilacha por momentos hasta que acaba entrando en el terreno del surrealismo, peyorativamente hablando. Una pena, porque éste es el punto original de la película, que, por otra parte, es la misma historia de siempre, de niños ricos que siempre han tenido tanto que pierden su identidad como ser humano y el sentido de la realidad. De hecho, se vuelve a dar el caso de que el título español no hace justicia al original, Fierce People, es decir, gente feroz. Y es que la película muestra una realidad brutal y deshumanizada. Así que el sueño que inicialmente conocen Finn y su madre, se acaba tornando en pesadilla. Diane Lane está estupenda, como siempre, aunque su personaje está cogido con alfileres. De hecho, es uno de los grandes agujeros de la película. Los primeros cinco minutos de metraje muestran a una mujer completamente enganchada al alcohol y las drogas, cosa que se evapora como por arte de magia en cuanto se traslada al campo. Se pasa por encima de sus adicciones, pero tan de puntillas, que parece que se trata de dos mujeres distintas.

3/10
Prácticamente magia

1998 | Practical Magic

¿Quién dijo que las brujas son cosa pasada? No piensan esto los responsables de Prácticamente mágia. Aunque el inicio engaña: el linchamiento de una bruja, por una numerosa chusma. Su ropa negra y sus gritos retrotraen a los procesos por brujería de hace un par de siglos en Salem. De pronto algo mágico sucede: la cuerda se rompe y la bruja salva la vida. Y así se preserva, hasta nuestros días, una estirpe de mujeres con el don de la magia. Pero Sally (Sandra Bullock) y Gilliam (Nicole Kidman), hermanas, no se resignan a su destino brujeril. Quieren llevar una existencia normal: Sally trata de formar una familia, Gilliam cree encontrar en Jimmy al hombre de su vida. Pero las cosas salen mal, por culpa de una maldición, que impide a las brujas que sus relaciones sentimentales lleguen a buen término. La película tiene magia, romance, humor, y hasta una parte terrorífica. Cuando Kidman es poseída por el espíritu de su novio, las escenas recuerdan a El exorcista. Destaca la estupenda química entre dos hermanas que no pueden ser más distintas: Bullock, con su rostro dulce, busca la tranquilidad; Kidman, representa una forma de ser más alocada y salvaje. La Bullock se tomó lo de la brujería bastante en serio, a tenor de sus declaraciones. Cuenta la actriz que, cuando filmaban la crucial escena de un aquelarre, "habíamos alcanzado un momento en que las mujeres estaban salmodiando juntas. De repente, la puerta comenzó a dar golpes. Todo el mundo lo vio y lo oyó, pero no teníamos ni idea de cómo podía estar sucediendo". En fin, quizá fue cosa del estrés de rodaje, cualquiera sabe.

3/10
Adictos al amor

1997 | Addicted to Love

Novia compuesta y sin novio. Novio compuesto y sin novia. Los traidores conviven juntos. Y los burlados no están dispuestos a consentirlo. Unen fuerzas reclamando venganza. No pueden prever que ellos mismos acabarán enamorándose. La película se vende como romántica –la presencia de Meg Ryan en el reparto y la música de Rachel Portman invitan a considerarla así–, pero no se trata de una calificación muy exacta. Empapa la película en exceso un tono zafio y poco sofisticado, sobre todo en lo tocante al tratamiento del sexo y las relaciones afectivas. Y la venganza, tan presente en los últimos tiempos en el cine americano, no casa demasiado con romanticismo. El director –el actor Griffith Dunne, estrenándose tras la cámara– parece haber querido repetir el aire de su título más conocido –¡Jo, qué noche! de Martin Scorsese–, con un aire alocado, muy visual, con abundante fotografía nocturna. Lo que no sabe es que alocado o de enredo no equivale a caótico, poco ingenioso, mal estructurado y peor narrado. Ni el guionista le da un buen material, ni los actores le salvan la función.

3/10
El rey de la movida

1996 | Duke of Groove

Cortometraje hecho para televisión donde una mujer lleva a su hijo a una fiesta. Allí sucederán una serie de cosas que harán que cambie la relación que tienen madre de hijo. Dunne Griffin debutó en la dirección de cortometrajes con este título. Tan sólo un año después se estrenó en el largo con la comedia romántica Adictos al amor, para la que contó con Meg Ryan y Matthew Broderick.

4/10
El rey de la movida

1996 | Duke of Groove

Cortometraje hecho para televisión donde una mujer lleva a su hijo a una fiesta. Allí sucederán una serie de cosas que harán que cambie la relación que tienen madre de hijo. Dunne Griffin debutó en la dirección de cortometrajes con este título. Tan sólo un año después se estrenó en el largo con la comedia romántica Adictos al amor, para la que contó con Meg Ryan y Matthew Broderick.

4/10

Últimos tráilers y vídeos