IMG-LOGO

Biografía

Christine Baranski

Christine Baranski

68 años

Christine Baranski

Nació el 02 de Mayo de 1952 en Buffalo, Nueva York, EE.UU.
Filmografía
Mamma Mia! Una y otra vez

2018 | Mamma Mia! Here We Go Again

Diez años después de la película Mamma mia! y veinte después del musical creado para los escenarios por Catherine Johnson, inspirada en las canciones del grupo sueco Abba, llega esta secuela-precuela –que ambas condiciones presenta la cinta–, a través de una trama sencilla, simple excusa para el divertimento, las canciones y las coreografías, y el empeño, conseguido, por hacer que el espectador se sienta bien, porque triunfa el amor. Tras la muerte de su madre Donna, Sophie ha planificado la reapertura de su hotel, situado en Kalokairi, una idílica y perdida isla griega. Pero su amado Sky, arquitecto, está en Nueva York, y seguramente no se presentará en la inauguración, además de que le ha salido trabajo en la Gran Manzana; tampoco es previsible que se presenten dos de su tres padres –nunca supo cuál de los tres hombres a los que amó Donna es su padre biológico–, ni su abuela americana, excéntrica, una bruja. Pese a todo no ceja en los preparativos, a los que ayudan las otras dos componentes de Dynamo y amigas de Donna, Tanya y Rosie, y que están coordinados por Fernando, un gerente que es una joyita. El relato de esa puesta a punto se entrelaza con la narración de cómo una jovencita Donna recién graduada que viaja por Europa conoció a Harry, Sam y Bill, y llegó a la preciosa isla helénica. Ambas líneas acaban confluyendo en el clímax, pensado con inteligencia, un canto, nunca mejor dicho, a la maternidad. En esta ocasión el guión corre a cargo del también director Ol Parker, conocido sobre todo por los libretos de El exótico hotel Marigold y su secuela, y por Ahora y siempre, cinta romántica con enferma terminal. Aunque también figura acreditada Johnson, la autora del musical, y Richard Curtis, especialista en tramas ligeras que tocan el “cuore”, como Love Actually. Y captan la idea ligera, que es celebrar la “joie de vivre”, la “alegría de vivir”, algo a lo que contribuye poderosamente la selección de las canciones y su inserción en la narración de modo que no aparezcan postizas; ahí la intervención de Benny Andersson y Björn Ulvaeus se muestra también de enorme importancia. Todos los temas funcionan muy bien, aunque brilla especialmente la escena correspondiente a “Waterloo”, que transcurre en París, con Lily James y Hugh Skinner, de fantástica coreografía. También destaca el arranque de “When I Kissed the Teacher”, que transforma una formal ceremonia de final de curso en la universidad, en una auténtica fiesta. Parker sabe además ser visualmente elegante en algunas transiciones entre presente y pasado, o salvar distancias entre personajes, como las que separan a Amanda Seyfried y Dominic Cooper cuando cantan “One of Us”. Otro de los pasajes que eleva el corazón, es el de la llegada de una muchedumbre en barco, que se dirige a la inauguración del hotel, mientras escuchamos “Dancing Queen”. Con reparto de lujo, donde repiten muchos de los actores del film original, unos tienen mayor presencia que otros, pero todos da la impresión de que se lo han pasado en grande con sus apariciones; hasta Meryl Streep se ha apuntado a la fiesta, mientras que la presencia novedosa de Cher casi a los postres, sirve para que escuchemos su potente chorro de voz. De todos modos, si alguien brilla con especial intensidad en el film, ésa es Lily James, la versión juvenil de personaje de Streep: la actriz tiene la pasta de una auténtica estrella, canta y baila muy bien, y encarna a la perfección el idealismo ingenuo que se deja llevar por los sentimientos y por su afán de disfrutar de lo que le ofrece la vida, una óptica algo superficial, pero coherente con la idea de entretenimiento en que consiste el film. También están bien Jeremy Irvine, Josh Dylan y Hugh Skinner, Jessica Keenan Wynn y Alexa Davies, que ofrecen las composiciones jóvenes de los personajes de Pierce Brosnan, Stellan Skarsgård y Colin Firth, Christine Baranski y Julie Walters. Y Andy García sabe conceder empaque a su latino personaje.

6/10
El caso Sloane

2017 | Miss Sloane

Elizabeth Sloane trabaja para los lobbies que se encargan de persuadir a congresistas y senadores estadounidenses para que apoyen determinados proyectos legislativos que deben aprobarse en el Capitolio. Mujer de arrolladora personalidad, sin pelos en la lengua, tremendamente cínica, su objetivo es siempre ganar a toda costa, yendo un movimiento por delante de su adversario. En el logro de sus objetivos ha sacrificado cualquier atisbo de vida privada, no tiene familia, y acude a los servicios de un "profesional" en lo relativo a su vida sexual. Ahora está en el ojo del huracán por una investigación de un comité del Senado, que le acusa de faltar a los estándares éticos previstos en el ejercicio de su profesión. Potente película cuyo guión firma el desconocido Jonathan Perera, cuyos libretos anteriores, si es que existen, nunca antes habían sido llevados a la pantalla. Pinta un cuadro descorazonador de lo que es un lobby –grupo de presión política, de larga tradición en países como Estados Unidos– y lo que mueve a los políticos, siendo cínico sobre los cínicos, aquello es poco menos que la selva. Está estructurada en torno a la declaración que Sloane realiza ante el comité, y de esta comparencia arrancan los diversos flash-backs que nos ponen en antecedentes de cómo la lobbista ha terminado siendo objeto de tan graves acusaciones. Un caso en que ha podido tener una actuación dudosa es la excusa para cargar contra ella por el modo en que está consiguiendo apoyos para una legislación que podría poner coto, con severos controles, al derecho a la posesión de armas de fuego. Algo que no agrada a la industria del sector, y por lo que encuentra oposición en antiguos compañeros, que trabajan en sentido contrario para lograr los votos suficientes que detengan la ley. John Madden, cuyo Shakespeare enamorado fue recompensado con el Oscar a la mejor película, maneja bien el dinámico y muy verbalizado guión, repleto de frases ingeniosas y mucha y vertiginosa información, y sabe crear cierto suspense y hasta sorprender; eso sí, ya había dado muestras de moverse bien en ese terreno en La deuda. Aunque justo es reconocer que el director cuenta con la baza de una columna vertebral magnífica, que es el soberbio trabajo de Jessica Chastain, que logra hacer creíble a la ambiciosa protagonista. Es difícil que te caiga bien, pero a la vez produce una fascinación semejante a la de, por ejemplo, Francis Underwood en House of Cards: tenemos a alguien odioso, que no sabe ver personas en los demás, sino peones para conseguir sus propósitos en una partida donde todo vale, hasta hacer trampas si no te pillan o el daño puede ser controlado. Dándose paradojas, en que personajes a priori de escasa catadura moral demuestran poseer algunos principios básicos, mientras que algunos políticos que se supone sirven al interés público van a lo suyo. El resto del reparto está a la altura, aunque no dejen de ser satélites que giran alrededor del planeta Chastain: bien, pues, por Mark Strong, Alison Pill, Sam Waterston, Gugu Mbatha-Raw, Michael Stuhlbarg, John Lithgow, etcétera, que sacan todo el jugo posible a sus personajes, siempre al servicio de la historia.

7/10
El gran desmadre (Malas madres 2)

2017 | A Bad Moms Christmas

Pese a que daba pie al chiste facilón de “Malas madres, pero peor película”, la comedia que se reía de los clichés sobre esposas avispadas y modernas y maridos sosainas, arrasó sobre todo en Estados Unidos, donde este tipo de humor soez causa furor. No extraña que poco más de un año después de su estreno llegue una segunda parte de ambientación navideña, al tiempo que se prepara un spin-off dedicado a los personajes masculinos que se titulará Malos padres. Esta vez Amy, Kiki y Carla reciben la visita de sus respectivas progenitoras, lo que complica todavía más la llegada de ‘la Super Bowl de las amas de casa’, el 25 de diciembre, cuando toca comprar regalos, organizar comilonas, adornar la casa… Deciden rebelarse ante esta situación, recuperando la idea de que estas fiestas tienen que ser divertidas… sobre todo para ellas mismas. Resulta fácil identificarse con la explosión de las protagonistas; posiblemente casi todas las madres habrán pensado en alguna ocasión ‘mandarlo todo a la porra’, en los momentos de hartazgo, pese a que por norma general prevalece el cariño que les tienen a los suyos, por lo que toca sacrificarse. Así que resulta inevitable echarse unas risas con algunos gags, sobre todo los que protagoniza Kathryn Hahn, la madre más alocada, pues se trata de una eficaz cómica. También se lucen las recién llegadas abuelas, encarnadas por tres grandes actrices, Susan Sarandon, madura rebelde-roquera, cuyo personaje se llama Isis (según explica como el grupo terrorista), Cheryl Hines, esposa en Larry David, como una mujer obsesionada en estar junto a su hija, y Christine Baranski, aunque ésta repite al milímetro el papel de madre estirada y dominante de Leonard en The Big Bang Theory. Subyace esa visión tan cínica pero tan moderna de la familia a la que nunca admitirás en público adorar, pero sin la que no puedes vivir. Por desgracia, todo deriva hacia la sal gruesa, una pena porque había material de sobra para un film mejor.

4/10
The Good Fight

2017 | The Good Fight | Serie TV

Spin-off the la exitosa serie de abogados The Good Wife. Sigue a una de las socias principales de un bufete de Chicago, la veterana Diane Lockhart, que ha decidido procurarse un dorado retiro en la Provenza francesa, a la vez que su ahijada, la recién licenciada Maia Rindell, comienza a trabajar ahí como asociada. Pero su sueño se ve truncado cuando Henry, el padre de Maia, es detenido con graves acusaciones de una estafa piramidal al estilo del caso Madoff, donde decenas de miles de personas han perdido todos sus ahorros, colocados en fondos de inversiones. La propia Diane es una de las afectadas, que debe volver a ejercer en los tribunales, pero sus antiguos socios le impiden volver a su situación anterior. Lo que aprovecha Adrian Boseman para ofrecerle trabajo en otro bufete donde la mayoría de letrados son afroamericanos. Aunque será socia junior, y se topa con la oposición de Barbara Kolstad, socia senior, acepta. Mientras Maia debe aguantar la presión mediática y del público con el que se encuentra, pues se la asocia con la estafa -“ella lo sabía seguro”, es un comentario típico-, a la que soporta insultos homofóbicos ya que mantiene una relación con una mujer. El matrimonio formado por Robert King y Michelle King, responsables de The Good Wife, suman para sacar adelante la nueva serie a Phil Alden Robinson, un cineasta que prometía mucho cuando dirigió Campo de sueños en 1989, pero cuya carrera luego se desinfló notablemente. Seguramente es de las primeras ficciones televisivas en incorporar el contexto político de la inesperada presidencia de Donald Trump en Estados Unidos, de hecho el título del primer capítulo, “Inauguración”, es un juego de palabras con tal circunstancia. A tal respecto no oculta que sus simpatías no están del lado de Trump, aunque sabe hacerlo con astucia y relativa sutileza. Sabe conjugar diferentes casos en cada episodio, con la trama que vertebra toda la temporada, la estafa, la situación del nuevo bufete y las circunstancias de los diversos personajes. Por supuesto, la veterana Christine Baranski hace un buen trabajo como la curtida abogada a la que toca seguir en el tajo, pero el resto de personajes son nuevos, y entre ellos destaca Maia -interpretado por la británica Rose Leslie, presente en series como Downton Abbey y Juego de tronos-, con una relación lésbica que se presenta con toda naturalidad, todo ello muy políticamente correcto.

6/10
The Good Wife (7ª temporada)

2015 | The Good Wife (season 7)

Into the Woods

2014 | Into the Woods

Mucho se esperaba de este film por varios motivos. La temática y su planteamiento son atractivos: mezclar, gracias a un leve hilo conductor, varios de los cuentos infantiles más famosos de la historia, creados por los hermanos Grimm –Caperucita roja, Cenicienta, Jack y la habichuela gigante, Rapunzel, etc.– y hacer coincidir a todos sus personajes en un bosque; también atraía la participación de muchos actores de renombre, como Meryl Streep, Johnny Depp, Emily Blunt, Chris Pine, James Corden o Anna Kendrick; y por último se trata de un musical con la dirección y concepción visual de Rob Marshall. Y sin embargo... Mucho ha llovido desde que el autor británico triunfara con Chicago y, si ya bajó el nivel con su siguiente musical Nine, ahora los resultados, sin ser bochornosos, sí son un poco desalentadores. El caso es que da la sensación de que Marshall se ha perdido en el bosque como uno de más de sus personajes. Aunque quizá el gran problema de Into the Woods no haya que achacárselo tanto a Marshall, sino a quien ha ideado esta historia, el guionista James Lapine. Narra cómo, para romper la maldición de una bruja que les impide tener un hijo, un panadero y su mujer deberán entregarle cuatro cosas: una capa roja como la sangre, una vaca blanca como la nieve, un cabello amarillo como el maíz y un zapato dorado como el oro... Pero Lapine se hace un poco de lío con tal mejunje y el caso es que –al contrario que sus protagonistas– no se sabe muy bien qué desea al mezclar tantos hilos narrativos. Necesariamente descuida cada uno de ellos y la consecuencia es que muy pronto se produce una sensación generalizada de desorden, en donde la trama salta de un lado a otro caprichosamente y donde los personajes pierden consistencia. Hasta en algunos casos su presencia es prácticamente anecdótica, como el de Johnny Depp interpretando al Lobo Feroz. Está claro que en el fondo de Into the Woods late una idea un tanto maliciosa, la de que los cuentos infantiles son eso, meras fantasías alejadas de la realidad, en donde las personas mueren o te abandonan y donde las cosas nunca suceden como se deseaban. Cuidado con lo que deseas y cuidado con lo que le cuentas a los niños, viene a decirse. Ese giro radical en la fabulación tradicional se introduce en un momento concreto, con el consecuente desconcierto. Al mismo tempo, el enfoque rompedor o iconoclasta recuerda al de Shrek, pero al contrario de lo que sucedía con las aventuras del entrañable monstruo verde, aquí los conflictos son a menudo cosas de adultos, el tono es ambiguo y en general los personajes carecen de la necesaria empatía. Sin duda estamos ante una película que disfrutarán más los adultos que los niños. No todo son peros en Into the Woods, porque ciertamente las composiciones musicales de Stephen Sondheim –prácticamente continuas a lo largo de las dos horas de metraje– son de altura. Especialmente destacan el estupendo “Prólogo: Into the Woods”, en donde van cantando todos los personajes en una preciosa armonía; el delirante y divertido tema “Agony”; el lamento “Stay With Me”; y el sentido y pedagógico "No One is Alone". Respecto al reparto, la platea femenina se lleva la palma: Meryl Streep vuelve a demostrar su versatilidad cantando y encarnando a la bruja, mientras que Anna Kendrick asombra con una voz fabulosa –la mejor de la película– y Emily Blunt encandila con sus toques de humor habituales y una meritoria interpretación de las canciones.

5/10
The Good Wife (6ª temporada)

2014 | The Good Wife (season 6) | Serie TV

Esta temporada sigue la difícil decisión de Alicia (Julianna Margulies) que se debate entre presentarse a la candidatura de Fiscal del Estado, aunque en un principio su decisión de no hacerlo es firme. Nuevos líos amorosos, intrigas e inesperados sucesos coparán los veintidós episodios de la exitosa sexta temporada.

7/10
The Good Wife (5ª temporada)

2013 | The Good Wife (season 5) | Serie TV

En esta nueva temporada de la abogada Alicia Florrick (Julianna Margulies) veremos nuevas intrigas, secretos y mentiras. La trama de los nuevos episodios se centran en la decisión de Alicia de abandonar su propio bufete y las consecuencias que esto traerá.

7/10
The Good Wife (3ª temporada)

2012 | The Good Wife | Serie TV

Resulta que a la esposa modelo no le da miedo ser mala: más dura en el estrado, más fuerte para con su familia. Y también, más sensual en la intimidad. La Temporada 3 revela una faceta nueva de Alicia Florrick (la ganadora del Emmy y el Globo de Oro Julianna Margulies)... y a ella le gusta. Subiendo el listón en el despacho, Alicia juega un papel crucial ayudando a Lockhart/Gardner a capear un año de aguas turbulentas. Aunque ella y Will (Josh Charles) se ponen finalmente de acuerdo a nivel romántico, hay consecuencias para ambos. Además tiene un nuevo adversario profesional en la persona de su ex, Peter Florrick (Chris Noth), quien apoya al rival de Alice, Cary (Matt Czuchry). Will se enfrenta a ser inhabilitado, Diane (Christine Baranski) intenta mantener el bufete a flote, y Kalinda (la ganadora del Emmy Archie Panjabi) intenta recomponer su deteriorada relación con su mejor amiga. Mientras tanto, Eli (Alan Cumming) se une al bufete, chocando con clientes, abogados y Alicia como sólo él sabe hacerlo. Desde el principio de esta colección de 6 discos y 22 episodios, The Good Wife es una mujer completamente nueva.

The Good Wife (4ª temporada)

2012 | The Good Wife (season 4) | Serie TV

Nueva temporada de la exitosa serie que sigue los pasos de Alicia (Julianna Margulies), una mujer que ha sido humillada indirectamente por la corrupción de su marido. En estos nuevos capítulos, Alicia tendrá que lidiar con las ilegalidades de nuevos personajes y ayudarles en distintos casos.

7/10
The Good Wife (2ª temporada)

2010 | The Good Wife | Serie TV

La abogada de Chicago Alicia Forrick continúa con su recién retomada actividad profesional. Su marido, Peter, fiscal acusado de malversación, regresa a la escena pública. La segunda temporada de la serie recibió incluso mejores críticas que la primera. No sólo las líneas generales de la trama están muy bien trazadas, sino también los casos puntuales que se tratan en cada episodio. Excelentes interpretaciones, sobre todo de Julianna Margulies (Alicia), y de Archie Panjabi (su amiga Kalinda).

5/10
Exposados

2010 | The Bounty Hunter

Nicole y Milo se casaron tremendamente enamorados, pero aquello duró poco. Ella se dedicaba en cuerpo y alma al periodismo de investigación, y sus caracteres empezaron a chocar. El resultado fue el divorcio, y él perdió su puesto en la policía, de modo que acabó trabajando como 'cazador de recompensas', lo que consiste en trabajar para un tercero, y capturar a personas sobre las que pesa una orden de 'busca y captura' por no presentarse ante la justicia. Ése va a ser justo el caso de Nicole, que metida en una exclusiva de tipo criminal, no ha comparecido ante la juez. De modo que le toca a su ex marido detenerla. Lo que tal vez sirva para que surja de nuevo la chispa del amor. Andy Tennant es un director especializado en comedias románticas. Ninguna es del todo memorable, pero resultan razonablemente 'apañadas' Por siempre jamás y Hitch. Aquí demuestra de nuevo su escaso fuste, pues la parte de intriga no casa bien con la de puro enredo. Eso sí, cuenta con una pareja que desprende simpatía y química, y a la que se le da bien el género, la que componen Jennifer Aniston y Gerard Butler. Ellos son los que aguantan una trama mal hilvanada, con su carisma pero también con el recurso algo trillado de su 'sex appeal'. Hay pasajes graciosos -la entrada en el club de golf es tronchante-, pero también torpeza manifiesta -el paso por 'El Rincón de Cupido' es una muestra de algo prometedor a lo que no se saca todo el rendimiento-. También llama la atención una serie de personajes secundarios que, a pesar de su potencial cómico, parecen metidos 'con calzador', o para ser más exactos, 'con teléfono móvil'.

5/10
The Good Wife

2009 | The Good Wife | Serie TV

Inspirada en el caso real de Eliot Spitzner, Gobernador demócrata del Estado de Nueva York que renunció a su carrera política tras publicarse sus encuentros en un hotel de Washington con una prostituta, la serie comienza su primera temporada con una renuncia similar, en este caso protagonizada por un fiscal del estado acusado de adulterio y de malversación de fondos, para centrar inmediatamente después su atención en el personaje de su esposa y en lo que sucede una vez apagados los focos que rodean el reconocimiento público de culpa del político. En este caso, una esposa que decide reemprender su carrera profesional como abogada de éxito en un prestigioso bufete de Chicago.

6/10
Mamma mia!

2008 | Mamma mia!

En 1999 se estrenó en Londres el musical Mamma Mia!, escrito por Catherine Johnson, que tiene el mérito de haber encajado como un guante en una trama imaginativa varias de las canciones de Abba más reconocidas, con algún divertido retoque en las letras. Su labor es tan brillante que un espectador que no hubiera escuchado al famoso grupo sueco creería que se trata de temas originales. Casi una década después, la propia Johnson se ha encargado del guión en la versión cinematográfica, que también cuenta con Phyllida Lloyd, la misma directora que el montaje teatral. Donna es una madre soltera que ha criado en solitario a su hija Sophie en Kalokari, una idílica isla griega, donde regenta un pequeño hotel. Sophie está a punto de casarse, y siempre ha querido saber quién es su padre, por lo que ha decidido enviar invitaciones a tres tipos que visitaron la isla veinte años atrás. Según el diario de su madre, que Sophie ha encontrado por casualidad, no se sabe cuál de ellos es realmente su progenitor. Al parecer, Donna mantuvo relaciones con los tres en un corto período de tiempo. El hombre de negocios Sam Carmichael, el banquero Harry Bright y el aventurero y escritor Bill Anderson llegan a la isla más o menos a la vez que las dos grandes amigas de Donna, Rosie y Tanya, que formaban con ella en el pasado el grupo Donna and the Dynamos. La citada Phyllida Lloyd tiene una intachable reputación como directora de escena, no sólo por sus montajes teatrales, sino sobre todo por su trabajo en la ópera. Sin embargo, es una debutante en el cine, y se nota. Sus imágenes no tienen la fuerza de otros musicales recientes, y al final pierde muchísimo fuelle, pues el ritmo cae por un par de secuencias que no aportan demasiado y se hacen pesadas. A pesar de todo, el film funciona, principalmente porque las famosas canciones dan pie a números divertidos, que se siguen con una sonrisa en la boca. Están mejor ellas, sobre todo las Dynamos (las veteranas Julie Walters –inolvidable profesora de Billy Elliot (Quiero bailar)– y Christine Baranski –secundaria de títulos como El misterio von Bulow–) y la propia Meryl Streep (Donna), que no sólo realiza una buena interpretación, sino que además demuestra tener buena voz. No están tan bien dotados para el canto los tres posibles padres (Stellan Skarsgård, Pierce Brosnan y Colin Firth), pero están muy bien escogidos para sus personajes. Como tienen que cantar menos, dan el pego. Algunos números musicales son excelentes. Destaca ‘Mamma Mia’ –cuando Donna descubre a sus ex y se los imagina tal y como eran en el pasado–, ‘Chiquitita’ –con las Dynamos tratando de animar a Donna–, ‘Slipping Through My Fingers’ –con Donna ayudando a su hija a vestirse y dándose cuenta de lo mucho que ha crecido– y sobre todo ‘Does Your Mother Know’ –que suena cuando una de las Dynamos rechaza a un joven pretendiente en la playa–. La directora cuenta con buenos bailarines y coreografías efectivas que sabe utilizar. La cinta lanza una mirada nostálgica a los años en que sonaban las canciones de Abba, o sea la década de los 70, marcada por el espíritu de mayo de 68, el permisivismo sexual e incluso la tolerancia con las drogas. Pero lo hace desde el punto de vista de unos personajes que han madurado, y que han dejado esa época atrás. Además, la trama también puede interpretarse en clave crítica hacia esa época, pues muestra también sus consecuencias negativas. La hija de Donna se siente dolida por no haber tenido un padre y está a punto de casarse precisamente para que sus futuros hijos no tengan el mismo problema.

5/10
El viaje de nuestra vida

2006 | Bonneville

Arvilla, Margene y Ca­rol son tres amigas íntimas que viven en el pueblo de Pocatello, en Idaho, y acaban de sobrepasar de una edad crítica: los 50 años. La primera acaba de perder a su marido, la segunda está felizmente casada y la tercera es viuda y un poco bala perdida. Arvilla está pasando por momentos muy duros, pues a la muerte de su marido tiene que añadir un golpe más. Su hijastra –que vive muy lejos de allí, en California– le "obliga" a darle las cenizas de su padre, pues de lo contrario se quedará con su casa de Idaho; lo malo es que Arvilla le hizo una promesa a su esposo: esparcir sus cenizas por unos lugares concretos de Estados Unidos. Las tres amigas planearán entonces realizar un audaz viaje en el precioso Bonnevile descapotable del difunto, un periplo que les llevará a cruzar varios estados a lo largo de un amplio territorio del oeste americano. La idea es llegar a tiempo al funeral y entregar las cenizas. No hay que ser muy ducho en la materia para darse cuenta de que estamos ante una película sencilla, previsible y bien intencionada. El gran atractivo del film es su estelar trío de actrices, unas espléndidas Jessica Lange y Joan Allen, y una más talludita Kathy Bates. En clave de simpática y amable 'road movie', que por su trama recuerda algo a Thelma y Louise, asistimos al crecimiento de la amistad entre las tres mujeres, a pesar de sus diferencias. El film es idílico en cuanto a los paisajes y los temas musicales, y tierno a la hora de pintar los sentimientos de los personajes. Y hay escogidos momentos pa­ra el humor y el drama.

6/10
Relative Strangers: una familia casi perfecta

2006 | Relative Strangers

Al joven doctor Clayton todo le va de perlas: tiene un buen trabajo, una novia encantadora... Pero tiene una espinita clavada: nunca ha conocido a sus padres, pues fue entregado en adopción siendo un bebé. Cuando está punto de casarse, entiende que debe resolver sus dudas acerca de quiénes son sus verdaderos padres. Sus indagaciones le llevan hasta un pintoresco y casi indigente matrimonio. Greg Glienna es un tipo con ideas, pues suya es la que daría pie a la divertida comedia Los padres de ella. Aquí insiste en la idea de una comedia en torno a las relaciones familiares, aunque con su punto dramático. Glienna logró interesar al actor Danny DeVito, que tiene un papel destacado en el film, y que se comprometió en el apartado de la producción a través de su compañía Jersey Films. Ron Li-vingston, uno de los actores, piensa que el film señala cómo “llega un momento en la vida de todas las personas en que se dan cuenta de que sus padres no son exactamente como creían”.

4/10
Enredos de amor

2005 | Recipe for a Perect Christmas

Durante las navidades J.J (Carly Pope) una asistente de crítico gastronómico tiene la oportunidad de hacerse con el puesto de crítico pero su madre (Christine Baranski), con la que tiene una relación distante, aparece. En la búsqueda un restaurante del que hacer su crítica, se encuentra con Alex Stermadapolous (Bobby Cannavale) quíen es dueño de uno. J.J y Alex harán un trato que sorprenderá a ambos.

5/10
Bienvenido a Mooseport

2004 | Wellcome to Mooseport

El presidente de EE.UU. prepara su retiro al pequeño pueblecito de Mooseport. Carismático a más no poder, es conocido entre otras ‘audacias’ por haberse divorciado durante su mandato. Cuando visita la casa donde va a vivir una vez jubilado, las fuerzas del lugar le proponen ser candidato único a la alcaldía. El hombre dice que sí, entre otras cosas para ligar con una joven del lugar. Lo que no sabe es que ésta es la novia del que con toda probabilidad iba a ser el futuro alcalde. Y cuando advierte que el presidente quiere ‘robarle’ a su chica, decide presentarse y competir contra la maquinaria electoral de su rival. Quizá al final su conocimiento de la realidad local sea superior a todo el dominio que el presidente tiene de la ‘gran política’. Simpática comedia con dos pesos pesados de la interpretación, Gene Hackman y Marcia Gay Harden. En ese sentido se nota una cierta descompensación con el rival interpretativo de Hackman, un desconocido llamado Ray Romano (¿habrán pensado los realizadores que este hecho podía ayudar a la hora de componer sus respectivos papeles?). Quién sabe, quizá el film dé ideas a George Bush junior en caso de no ser reelegido el próximo mes de noviembre.

5/10
Marci X

2003 | Marci X

Marci Field es una frívola joven de clase alta que se pasa la vida sin hacer nada constructivo, dedicada a las compras y a sacarle partido a la tarjeta de crédito que le proporciona su padre. Pero el sello discográfico de su progenitor lanza un polémico CD del rapero Señor S, que origina protestas por todo el país. Marci se propone salvar la reputación del negocio familiar acompañando al Señor S en su gira, para asegurarse de que dé una buena imagen. Lisa Kudrow, una de las protagonistas de Friends, protagoniza esta comedia del veterano director de Esta casa es una ruina, que le saca punta al choque cultural entre la pija protagonista y el rapero, un “macarrilla” de barrio.

3/10
Chicago (2002)

2002 | Chicago

Ambientada en los años de la Depresión, Chicago (2003) cuenta la estancia en prisión de Roxie Hart, una chica que desea triunfar en el mundo del cabaret y las candilejas. Un crimen pasional la ha conducido a compartir cárcel con otras mujeres asesinas; una de ellas es Velma Kelly, la estrella favorita de Roxie, su idolatrada modelo, a la que acude en busca de consejo. Pero su actitud de diva inaccesible –ni en lo musical ni en lo carcelario acepta ayudarla–, supone una decepción. Informada por Mamá Morton, guardián de la cárcel, de las rutinas del lugar, advierte que la única forma de salir bien librada es ganarse el favor de Billy Flynn, un astuto abogado que gusta del dinero y la fama. Bill Condon (Dioses y monstruos), autor del guión, parte de una buena idea para insertar en la trama los números musicales que jalonan el film: es Roxie, anhelosa de triunfar como cantante, quien imagina sus evoluciones como un espectáculo del que ella es protagonista absoluta; un poco al modo de Björk en Bailar en la oscuridad. De este modo, momentos como el interrogatorio de la policía, las explicaciones de las presas sobre los hechos que les llevaron a la cárcel, el manejo de la prensa o la actuación ante los tribunales, se convierten en escenas brillantísimas, donde las canciones no hacen sino apuntalar el buscado y muy conseguido tono de vodevil. A la hora de dirigir los números musicales, Rob Marshall ha optado por dar predominio a los fondos minimalistas absolutamente oscuros y los focos apenas recogen otra cosa que las figuras de las sensuales cantantes y bailarinas. Los actores principales, a excepción de Queen Latifah, apenas tenían experiencia musical: pero Renée Zellweger, Catherine Zeta-Jones (que se llevó el Oscar a la mejor actriz de reparto), Richard Gere, John C. Reilly y compañía han trabajado duro y superan con nota alta el envite de cantar y bailar.

8/10
El Grinch

2000 | How The Grinch Stole Christmas

Cuento de Navidad, basado en un personaje muy popular en EE.UU, creado por el Dr. Seuss. La historia es sencilla, y la acompaña a ratos un narrador, que introduce unos ripios graciosos e ingenuos. Los preparativos de celebración de la Navidad en el imaginario pueblo de Villaquién, sirven para ofrecer una razonable critica a la fiebre consumista, que conduce a la gente en fechas navideñas a la compra compulsiva de regalos, montones de regalos. Cindy, una niña, no entiende. ¿En eso consiste la Navidad? ¿En comprar, gastar y tener? Ella piensa que la Navidad debería consistir en buenas acciones como acompañar a quien está sólo. ¿Y quién más solo que el Grinch? ¿Y quién es el Grinch? Pues una criatura verde y peluda, traumatizada por una humillación infantil, que vive aislado del pueblo. Jim Carrey, tras sus trabajos “serios” en El show de Truman y Man on the Moon tiene la oportunidad de resarcirse con un film para el gran público, donde despliega todo su repertorio de muecas y chistes. El Grinch quiere estar en la línea de Pesadilla antes de Navidad, pero con menos poesía y mala leche.

5/10
Bowfinger, el pícaro

1999 | Bowfinger

Bobby Bowfinger aspira a producir y dirigir en Hollywood la película de su vida: una alucinante historia de alienígenas, de aire decididamente casposo. Como el entusiasmo y las mentiras de Bowfinger son inagotables, consigue reunir en torno a él a un equipo de lo más variopinto: el emocionado guionista, unos cámaras mexicanos entusiastas de la cinéfila revista Cahiers du Cinéma, una jovencita que parece la mar de inocente, pero que se acuesta con todo quisque para conseguir mayor presencia en la película... El problema es que falta una estrella; Bowfinger querría contar con el carismático Kit Ramsey, pero como su sueldo es prohibitivo, decide filmarle involucrándole en la acción sin que él lo sepa. Disparatada comedia sobre los entresijos del cine dentro del cine. Frank Oz, responsable de ¿Qué pasa con Bob?, In & Out (Dentro o fuera) y La llave mágica, a partir de un guión del también protagonista Steve Martin, critica con humor los excesos típicos de la industria cinematográfica. Con el gracioso de Eddie Murphy logra unas cuantas carcajadas.

4/10
Crueles intenciones

1999 | Cruel Intentions

Kathryn y su hermanastro Sebastian hacen una apuesta. Él, seductor empedernido, debe lograr acostarse con Annette, una chica que quiere ser virgen hasta el día de su boda. El film es una adaptación de Las amistades peligrosas de Choderlos De Laclos con adolescentes guaperas. Entre el reparto aparecen los rostros de Ryan Phillippe (Sé lo que hicisteis el último verano, 54, Crash), o la oscarizada Reese Witherspoon (Pleasantville, Una rubia muy legal, En la cuerda floja).

5/10
Bulworth

1998 | Bulworth

El senador demócrata Jay Bulworth está en campaña para su reelección. Aunque en los spots y con el público es todo sonrisas, y junto a su mujer vende la imagen de un matrimonio unido, no es feliz. En absoluto. Su vida personal es un desastre y sus ideales políticos -si alguna vez los tuvo- se han prostituido. La situación ha llegado al extremo de contratar a un asesino profesional, que debe matarle durante el fin de semana. En el escaso tiempo que le queda, conoce a alguien que le muestra afecto; a la vez, se aficiona al sano ejercicio de decir, a sus posibles votantes, lo que de verdad piensa sobre el 'circo político'. Así que recupera su apego por la vida. Pero detener ahora al asesino no es tan sencillo.Warren Beatty, actor, guionista, director y productor, orquesta una durísima crítica a la clase política. Sus simpatías por la izquierda no son desconocidas -recuérdese su film Rojos-, pero en esta ocasión sacude con contundencia a la corrupción, que campa a sus anchas en todo el espectro político; no sólo entre los republicanos (no les concede, siquiera, el beneficio de la duda), sino (lo que es más grave para él) entre unos demócratas que creen tener asegurado, para siempre, el voto de las clases desfavorecidas. Lo hace con una fábula política que no pretende ser creíble al cien por cine sino, simplemente, provocar la reflexión. El film se alinea con títulos como El candidato o Cortina de humo para hablar de unos políticos cada vez más alejados de los problemas de la gente, para los que su trabajo es negocio y poco más.El guión es sólido, la película avanza por cauces bien determinados. Hay un humor corrosivo, eficaz en sus propósitos. Lo que se ve (fotografía de Vittorio Storaro, dirección artística de Dean Tavoularis) y se oye (partitura de Ennio Morricone) refuerza la historia. Los actores están bien con secundarios como Oliver Platt y la entonces desconocida Halle Berry.Sin embargo, la crítica que se pretende pierde algo de fuerza por los caminos de 'libertad' en los que se introduce el senador tras una noche de juerga. En la aventura sentimental de Bulworth subyace el deseo de encontrar el amor de una mujer y de una familia; pero su óptica confusa confía poco en la posibilidad de establecer vínculos duraderos. Lastra la historia el empeño de Beatty por imaginar que Bulworth suelta verdades como puños a ritmo de 'rap': música sin duda con adeptos, pero que no parece herramienta idónea para este film.

6/10
La extraña pareja, otra vez

1998 | The Odd Couple II

Secuela de La extraña pareja, rodada nada menos que 30 años antes. Los inefables Jack Lemmon y Walter Matthau retoman sus antiguos personajes de Felix y Oscar y se lo hacen pasar bomba al espectador. Los veteranos actores estaban al final de sus carreras. Si antiguamente se trataba de compartir piso, ahora la cosa estriba en compartir un coche de viaje a California, en donde tendrá lugar la boda entre el hijo de Felix y la hija de Oscar... La convivencia entre ambos será un disparate.

5/10
Una jaula de grillos

1996 | The Birdcage

Val es el hijo único de Armand, un gay que regenta un espectáculo de travestis. Val y su novia Barbara Keely van a casarse y deciden reunir a los padres de ambos para que se conozcan. El problema viene cuando el encuentro se convierte en un enredo para esconder la verdadera identidad de Armand, pues el Sr. Keely es un prestigioso político que promueve en su campaña los valores tradicionales de la familia. Mike Nichols firma esta desternillante comedia protagonizada por Robin Williams y Gene Hackman. Williams despilfarra humor por los cuatro costados pero Nathan Lane y Hank Azaria no se quedan cortos. La interpretación de homosexuales, algo 'locas' va dejando escenas divertidísimas como la comida con Hackman y familia. Aparece una discreta Calista Flockhart antes de convertirse en la letrada Ally McBeal.

5/10
The War (La guerra)

1994 | The War

La familia Simmons vive de modo precario en el Sur de los Estados Unidos. Stephen (Kevin Costner), el padre, arrastra las secuelas que dejó en su psique la Guerra de Vietnam, lo que le dificulta encontrar empleo. El proceso de maduración de los hijos, Stu (Elijah Wood) y Lidia (Lexi Randall) se ha acelerado por esta situación, y por sus constantes peleas con los Lipnicki, hijos de un chatarrero. Pese a todo los dos chicos, con la ayuda de sus amigos de pandilla, se empeñan con ilusión en construir un refugio en la copa de un gran árbol; una meta que les hace olvidar los momentos amargos de su existencia, siquiera sea momentáneamente, a la vez que mantiene en ellos la conexión con la magia propia de la infancia. Jon Avnet, director de la magnífica Tomates verdes fritos, vuelve a sumergirse en una historia sureña rica y llena de interés humano, en la que se mezclan los momentos divertidos –los más propiamente infantiles– con los dramáticos. Tiene como materia prima un guión de Kathy McWorter, a quien hay que reconocer que sabe tratar el manido tema de la guerra de Vietnam de manera diferente, al establecer un paralelismo entre la experiencia de Stephen en el sudeste asiático y las peleas que los Simmons han de librar cada día en casa, en su propio país. Incomprensión, paro, discriminación por enfermedad, racismo, accidentes, muerte, son los enemigos de la guerra que acontece en casa. Estos problemas son observados con mirada perpleja por unos chicos, sobre todo Stu, que están despertando sin saberlo a la adolescencia. La película es ambiciosa, y preciso es reconocer que a veces Avnet pierde el norte. El entretenimiento excesivo en determinados pasajes, un querer abarcar demasiado, dan como resultado un film algo deslavazado, que puede desorientar al espectador, que quizá no adivine a dónde, exactamente, le quiere llevar el director. Un poquito más de orden y claridad de ideas habrían mejorado una película, a pesar de todo destacable. Bien fotografíada, con una hermosa banda sonora de Thomas Newman, el film goza además de un ajustado reparto encabezado por el veterano actor infantil Elijah Wood, la desconocida niña Lexi Randall y el carismático Kevin Costner. Pero el balance de La Guerra es positivo, sobre todo, por su apuesta a favor de la hondura. Especialmente atractivo resulta el tratamiento de las relaciones humanas: entre padre y Stu, que muestra los esfuerzos del primero por educar y ganarse la confianza del hijo; entre hermanos, amigos, adversarios... La generosidad que lleva a estar dispuesto a arriesgar la vida por el amigo está muy presente en la historia. También, olvidando falsos pudores, Avnet trata con acierto la muerte y la tentación subsiguiente de rebelarse contra Dios.

5/10
Getting In

1994 | Getting In

Gabriel Higgs desea entrar en la universidad 'John Hopkins' para estudiar Medicina. Sin embargo, no lo logra, puesto que ha quedado en sexto lugar en la lista de candidatos. Para hacerse con el puesto deberá, pues, persuadir a las cinco personas que hay delante de él para que se retiren. Y lo intentará por todos los medios, incluso los poco éticos. Discreto telefilm juvenil, con aire de thriller y toque de comedia, que supuso el debut en el cine de Doug Liman, un director que años después despuntaría con películas como El caso Bourne o Jumper. Entre los rostros que aparecen en el film podemos reconocer a unos jovencitos Matthew Perry (Friends) y Calista Flockhart (Ally McBeal).

4/10
¡Dadme un respiro!

1993 | Life with Mikey

Comedia familiar ideal para ser interpretada por Michael J. Fox, en la época en que la vis cómica de este actor era sinónimo de éxito. El resultado entretiene, pero no da para mucho. Un agente artístico, antiguo niño prodigio de la televisión, cree haber visto en una jovencita de diez años a una futura estrella de la interpretación, aunque la situación de la agencia es bastante precaria y la 'aventura' puede salirle cara. Dirige James Lapine (Mi querido rehén), especializado sobre todo en dirigir obras teatrales.

3/10
La familia Addams. La tradición continúa

1993 | Addams Family Values

Vuelve la familia terrorífica más alocada de la pantalla. En su tétrica mansión ha habido cambios. Fruto del apasionado matrimonio entre Gómez (Raul Julia) y Morticia (Anjelica Huston), ha nacido un bebé: pálido, sonriente, y con el mismo fino bigote que su padre. Los otros dos hijos de Gómez y Morticia, Miércoles y Pugsley, están celosos con el nuevo miembro de la familia, y le harán todo tipo de perrerías. Los Adams se deciden a contratar a una niñera, interpretada por Joan Cusack, para que se encargue de la situación. Entretanto, el hermano de Gómez, Fétido, ha heredado una inmensa fortuna. Es seducido por la nueva niñera, que resulta ser una malvada asesina que persigue su dinero. Toda la familia deberá hacer un esfuerzo para evitar esto. Maravillosa comedia tétrica, en la que destaca su fino humor negro. Unos personajes inigualables con magníficas interpretaciones. Las situaciones son muy divertidas, llenas de agudeza e ingenio.

4/10
Peligrosamente juntos

1986 | Legal Eagles

El ayudante del Fiscal del Distrito (interpretado por Robert Redford) es un tanto caradura y, entre otras manías, baila claqué para combatir el insomnio. Mantiene una rivalidad en los tribunales con una abogada (Debra Winger) llena de recursos sorprendentes. Sin embargo, ambos deben unirse para defender a una joven (Daryl Hannah), acusada de robar obras de arte, pero también de asesinato. El prestigioso realizador de comedias Ivan Reitman (Los Cazafantasmas, Poli de guardería, Beethoven) mezcló a partes iguales la comedia con la intriga en este filme, muy bien interpretado por un excelente Robert Redford (Memorias de África, Dos hombres y un destino). Junto al actor, dos actrices de categoría, Daryl Hannah (Splash, Blade Runner) y Debra Winger (Tierras de penumbra).

5/10
9 semanas y media

1986 | 9 1/2 Weeks

Una atractiva mujer de negocios divorciada (Kim Basinger) conoce a un hombre solitario y enigmático (Mickey Rourke) del que se enamora. A partir de este momento surge entre ellos una relación apasionada y tormentosa que les lleva a la autodestrucción. La mujer comienza a replantearse su futuro, debatiéndose entre controlar su realidad o satisfacer sus más oscuros instintos. Título de cine erótico comercial, que contiene varias secuencias muy conocidas, al igual que el tema central, "You Can Leave Your Hat On", convertido en el sonido más característico de este tipo de cine. La pareja protagonista alcanzó la cima de su popularidad y se convirtieron en mitos eróticos de los años 80. El realizador Adrian Lyne se convirtió en el rey del escándalo, con títulos como Atracción fatal y Una proposición indecente.

3/10
Loco de amor

1983 | Lovesick

Comedia romántica con toques fantásticos muy a la americana. La historia nara cómo un psiquiatra se hace cargo de una serie de pacientes de un compañero fallecido. Hay muchos casos, unos más complicados que otros, como el de una joven que desea estrenar una obra de teatro. El doctor se enamorará perdidamente de ella y recibirá la visita de nada menos que del fantasma de Sigmund Freud (grande Alec Guinness), el cual le guiará en el modo de actuar. El resultado, pese a ser algo original, no pasa de discreto y ha enmohecido con el paso del tiempo, tanto en temática como en puesta en escena. Cuenta eso sí con un gran reparto, muy variado, con jugosos papeles secundarios.

4/10

Últimos tráilers y vídeos