IMG-LOGO

Biografía

Jamie Moss

Jamie Moss

Jamie Moss

Filmografía
Hunter Killer

2018 | Hunter Killer

Una película del agradecido subgénero de cintas con submarinos, a lo que suma una trama de rescate con el telón de fondo de posible conflagración mundial con armas nucleares. Todo comienza con un submarino estadounidense, misteriosamente torpedeado cerca de la península de Kola, en Rusia. El nuevo capitán del submarino Arkansas, que no anda lejos de esas aguas, recibe la misión de averiguar qué ha ocurrido. Encontrará otro submarino ruso hundido en esas mismas aguas, y él mismo será objeto de un ataque. Entretanto, el presidente ruso Zakarin, desplazado a la base de Kola, es secuestrado por su ministro de defensa, en lo que es un golpe de estado en toda regla. Y claro, en el Pentágono no saben muy bien lo que pasa, y esperan que un comando clandestino de marines les dé alguna pista. Porque de momento todo apunta a una agresión injustificada de Rusia que obliga a una respuesta americana contundente, que podría tener consecuencias impredecibles. El desconocido Donovan Marsh dirige con profesionalidad una cinta que no inventa la pólvora, y que a ratos se hace un poquito larga. Pero entrega lo que pretende, un digno entretenimiento con acción adrenalítica y alta  tensión en el fondo del mar sembrado de minas y mil peligros. Entre tiro y tiro, entre explosión y explosión, aborda la clásica cuestión del liderazgo audaz, porque está guiado por el sentido común y no sólo por las ordenanzas, que es cuestionado por subalternos algo cabezotas. Y tiene la habilidad de lograr un equilibrio a la hora de mostrar rusos malos y rusos buenos, se evita el maniqueísmo al que parecían abocarnos los primeros pasos del film. Gerard Butler encarna bien a su capitán de submarino, y logra una buena química con su homólogo ruso interpretado por Michael Nyqvist, recientemente fallecido, y que curiosamente está también en otra reciente cinta de temática semejante basada en hechos reales, nada menos que en Kursk. Mientras que sabe a poco la presencia de Gary Oldman, como alto mando estadounidense.

6/10
Spectral

2016 | Spectral

Cinta de acción bélica y distópica bastante insípida, a pesar de la parafernalia de acción sin fin en que consiste. Transcurre en un futuro no muy lejano, en Europa, parece que en Moldavia, donde hay una cruenta guerra, se supone que entre las fuerzas gubernamentales y cierta insurgencia, y en la que el ejército de Estados Unidos también actúa sobre el terreno. En el combate una cámara registra que se están enfrentado a un enemigo que nadie diría que pueda existir: anomalías paranormales, nada menos. Así que se traen a un experto en armamento, Clyne, para que les diga si eso tiene alguna explicación científica-ingenieril para hacer frente a la amenaza. Acción aturullada con los espectros a que alude el título, personaje poco dibujados, algunos caprichosamente introducidos, como un par de niños. La película dirigida por el desconocido debutante Nic Mathieu no llega a la categoría que se le debe exigir, de una buena serie B. Pese a unos efectos y un reparto apañado, el trío compuesto por James Badge Dale, Emily Mortimer y Bruce Greenwood, la cosa no se sostiene, imposible suspender la incredulidad que despierta toda la trama. El hecho de que Universal terminara por no distribuirla en salas de cine, y fuera adquirida finalmente por Netflix termina de confirma la impresión de producto fallido.

4/10
Dueños de la calle

2008 | Street Kings

Tom Ludlow es un agente de la división antivicio de la policía de Los Ángeles, conocido por sus métodos expeditivos. Con fama de salvaje y alocado, arrastra desde hace años la muerte traumática de su esposa, que le engañaba con otro, asunto que intenta olvidar bebiendo más de la cuenta. No obstante lo dicho, Tom es el mejor hombre con que cuenta el capitán Wander, pues se trata de alguien resolutivo y que no se anda con chiquitas a la hora de sacudir a “los malos”. Pero las cosas se enredan cuando Washington, un policía que fue su compañero, comienza a hablar con asuntos internos. Tom cree que está largando sobre él, y le sigue hasta un supermercado, donde dos encapuchados organizan una buena escabechina, a resultas de la cual muere Washington. Como los dos habían discutido, y existe un vídeo comprometedor, grabado en el lugar del crimen, Tom debe aceptar ciertos trapicheos de sus compañeros policías para no ser incriminado. Pero a lo que no está dispuesto es a que los auténticos culpables sigan en la calle. Así que emprenderá una investigación extraoficial, apoyado en el agente que lleva el caso. Lo que supone un viaje a las profundidades de la corrupción policial. Dos expertos en retratar el lado oscuro de la ley, uno a través de la novela (James Ellroy, autor de “L.A. Confidential”), otro con películas (David Ayer, director de Harsh Times y guionista de Training Day (Día de entrenamiento)) se asocian en este dinámico y violentísimo film, con sus puntos débiles y fuertes. En el primer apartado, obligado es mencionar que casi nada sorprende en la trama; desde el minuto uno sabemos que Tom es un infeliz utilizado por otros, y no hace falta ser un Sherlock Holmes para saber quiénes son los “otros”. Pese a ello, como Ayer es un director competente y el guión está bien trabado, la cosa se sigue con interés, aunque agote un poco tanta sangre y tanta paliza. Además, hay una acertada definición de personajes, al menos de tres de ellos, y una inteligente apuesta por el desencasillamiento. Así, Keanu Reeves, actor siempre etiquetado como “blandito”, compone de modo convincente a un duro policía al que le toca moverse en un mundo a lo Sérpico, película mencionada explícitamente en este film. También Hugh Laurie tiene la ocasión de desprenderse de su “doctor House”, algo que incluye hasta lo que se diría una pequeña broma, ya que la primera escena del actor transcurre en un hospital. También conviene destacar la gran presencia de Forest Whitaker, que presta credibilidad a escenas que sin él podrían no sostenerse.

5/10

Últimos tráilers y vídeos