IMG-LOGO

Biografía

Manuel Lozano

Manuel Lozano

Manuel Lozano

Filmografía
Somos gente honrada

2013 | Somos gente honrada

Tras una exitosa carrera como cortometrajista, pues ganó diversos premios en festivales como el Cinema Jove, el vigués Alejandro Marzoa salta al largo con la comedia dramática Somos gente honrada. Él mismo se ha encargado de escribir el guión con Miguel Ángel Blanca, colaborador de sus cuatro cortos –ambos forman también parte del conjunto musical Manos de topo–, y Juan Cruz, el codirector de Tapas. Somos gente honrada tiene como protagonistas a Suso y Manuel, dos padres de familia cincuentones, amiguetes de toda la vida, que atraviesan una difícil situación económica. Durante una de sus habituales jornadas de pesca, encuentran casualmente un paquete que contiene diez kilos de cocaína. Si lo venden sacarán una cantidad de dinero que solucionará sobradamente sus problemas, pero no saben nada de narcotráfico. Recurren a Luis, yerno de Manuel, policía con los contactos adecuados... Marzoa se revela como un prometedor cineasta con cosas que contar, pues Somos gente honrada gira en torno a la importancia de las relaciones familiares y de amistad, que sobreviven a los desencuentros y las decisiones equivocadas que se toman en la vida. El film –que recuerda en algunos puntos, sobre todo en su enfoque de la corrupción, a la serie Breaking Bad– funciona sobre todo porque los personajes resultan cercanos y humanos. A Marzoa se le puede achacar cierta falta de ambición, pues todo acaba resultando excesivamente sencillo y predecible. Gran labor del reparto encabezado por Paco Tous (Suso) y Miguel de Lira (Manuel), que componen a dos tipos sencillos reconocibles en la actual sociedad española. Mientras que Unax Ugalde –el agente de la ley– cumple, saben a poco los trabajos de Manuela Vellés y la poco conocida pero impresionante profesional Marisol Membrillo, veterana secundaria de series como Cuéntame cómo pasó.

5/10
Mía Sarah

2006 | Mía Sarah

Una bocanada de aire fresco para el habitualmente pesimista cine español, de la mano del debutante en el largo Gustavo Ron. Cuenta cómo la joven Marina cuida de su hermano adolescente Samuel, quien no sale de casa desde hace tres años, cuando sus padres murieron en un accidente de tráfico. Aquejado de una extraña agorofobia, Samuel logra espantar con sus gamberradas a todo terapeuta o profesor que se acerca a echarle una mano. Y cuando el chico está solo, no para de conversar con su abuelo Paúl, del que nos surgen las dudas de si será real, un fantasma o qué. El complicado panorama familiar va a cambiar cuando aparece en el horizonte Gabriel, un tímido psicólogo con métodos diferentes. Quizá el punto débil del film sea el arranque, algo confuso, que descoloca al espectador, quien no se hace cargo de la trama hasta transcurridos unos cuantos minutos. Pero situado ya uno, la película se convierte en una simpática tragicomedia con ribetes surrealistas, traspasada de buenos sentimientos y un magnífico sentido del humor. Fernando Fernán Gómez da muy bien el tipo de anciano cascarrabias, que da consejos a su nieto, un Manuel Lozano que ha sabido crecer tras su debut en La lengua de las mariposas; mientras que Verónica Sánchez compone bien a la hermana que ha debido convertirse en cierta manera en madre, y Diana Palazón es una divertida y algo neurótica ex novia del personaje de Daniel Guzmán, quizá el papel más difícil, sacado adelante casi siempre en su combinación de ingenuo idealista y pillo inseguro. Ron y su coguionista Edmon Roch dicen haber tenido como referente las comedias románticas de Hollywood, a las que han querido añadir un realismo mágico más europeo. Ciertamente por ahí van los tiros, y el resultado se acerca a un tipo de cine ligero pero grato, que logra que el rostro del espectador se ilumine con una sonrisa, como en las lecciones de ligue que Samuel imparte a su psicólogo Gabriel.

6/10
Tiovivo c. 1950

2004 | Tiovivo c. 1950

“No eran los mejores tiempos, pero eran los nuestros.” Con esta declaración nostálgica y mecanografiada concluye José Luis Garci este film coral, que arroja una mirada agridulce a la España de 1950, y concretamente a Madrid. El director asturiano recurre a tenues pinceladas a la hora de retratar a multitud de personajes variopintos, junto a sus pequeños dramas cotidianos: la taquillera de metro enamorada de quien no debe (es un cura, pero ella lo ignora), la beatorra avariciosa, el empleado de banco que ante sus parientes de provincias tiene un gran empleo en la capital, el ‘conseguidor’ de libros prohibidos, el dueño de un taller mecánico, la gente de la academia de baile… Y con una curiosa mezcla de añoranza y denostación de tantas cosas de la época franquista, ofrece un film que ha irritado a mucho progre, quizá por su calculada ambigüedad. Llama la atención que nadie pueda ser feliz en esos años (¿no hay alguien entre tanta gente a quien le vaya más o menos bien?), y como parece invitar a comparar con lo que ahora nos toca vivir, las conclusiones pueden ser para todos los gustos. En cualquier caso destaca el increíble reparto, y la ambientación de la época, brillantes sin duda. Y agota un poquillo tanta cinefilia apenas encubierta, y muchos detalles ‘garcianos’ (referencias al fútbol, los toros, las calles de Madrid), poco naturales en la trama.

5/10
Eres mi héroe

2003 | Eres mi héroe

Vivir la adolescencia en coincidencia con los cambios sociales que trae consigo la muerte de Franco. Ésta es la premisa argumental de la que parte Antonio Cuadri para narrar las evoluciones de Ramón (Manuel Lozano, va creciendo el chaval, ley de vida, ya se sabe), un chico que, aparte de pasar por los naturales cambios hormonales, cambia de ciudad (se acaba de trasladar a Sevilla), donde observa las transformaciones políticas que acompañan a la transición. La historia, impregnada de nostalgia por todos sus poros, contiene en su entramado anécdotas adolescentes más o menos previsibles, seguramente basadas en la experiencia personal del director y su guionista, Carlos Asorey. No faltan, así, el cura progre que hace sus clases dialogadas, en las que todo el mundo puede decir lo que piensa, o, inevitable contrapunto, el profe autoritario a machamartillo. Además tiene un toque mágico: el amigo imaginario de Ramón, un indio interpretado por Antonio Dechent.

5/10
Historia de un beso

2002 | Historia de un beso

José Luis Garci vuelve a rendir tributo al melodrama con una historia intimista y sentimental, ambientada en el imaginario pueblo asturiano de Cerralbos del Sella, ese lugar casi mítico por su belleza y por su melancólica carga de vidas pretéritas que ya fue explorado en You're the One (una historia de entonces). Invierno 1949. En la casona familiar Llendelabarca acaba de fallecer el escritor Blas Otamendi y desde Francia llega su sobrino Julio para darle su último adiós. Pero ese viaje supondrá además el reencuentro con su infancia y la suave evocación de sus primeros anhelos de adolescente. Al hilo de las conversaciones con los amigos de su tío fallecido –el médico, el cura, el alcalde– Julio recuerda…, y el presente y el pasado se entrelazan para revivir las historias de amor que tío y sobrino protagonizaron en el verano de 1925. Definitivamente Garci es un tipo que viaja a contracorriente, que no cede ni un fotograma a las modas que ahora comandan el cine patrio. Con la ayuda del guionista Horacio Valcárcel y del aliento fotográfico de Raúl Pérez Cubero, el director madrileño vuelve a recrearse en la palabra y la imagen, con ese ritmo personal de elegía cinematográfica que a algunos puede resultar acaramelado. Cada plano está cuidado con desmesurado primor, como si se tratara de una colección de estampas de principios de siglo, y los diálogos, algunos muy literarios, prestan la necesaria intensidad dramática. Hay escenas antológicas, como la que tiene lugar en la iglesia o la del monólogo de Julio frente a la tumba de su tío. Y al monumental trabajo de Alfredo Landa (un tipo que ya no tiene nada que demostrar) hay que añadir la carga de autenticidad que prestan Carlos Hipólito y Beatriz Rico, responsables de algunos de los momentos mejor logrados del conjunto.

5/10
Nos miran

2002 | Nos miran

Los fantasmas de Amenábar con nuevas cadenas. Ironías de la vida, el debut del realizador televisivo Norberto López Amado se basa en una novela de Javier García Sánchez títulada… Los otros. Y, también aquí, tenemos a un persona obsesionada con los espíritus. Se trata de un competente policía, al quien se confía el caso de un importante empresario, desaparecido hace años sin dejar rastro. Pronto empieza a ver conexiones con otros casos de desaparecidos. Y llegan a sus oídos teorías “espirituosas” de un policía que terminó en el manicomio. López demuestra poderío narrativo en más de una secuencia, de tintes inquietantes. El guión de Jorge Guerricaechevarría juega a la ambigüedad, y aunque la carta está marcada en exceso, mantiene el interés. Carmelo Gómez se esfuerza en su papel de policía y padre agobiado, pero la más atinada es la estupenda Icíar Bollaín.

5/10
Más pena que Gloria

2001 | Más pena que Gloria

David. Un adolescente inmaduro. Sus padres no le han ayudado demasiado. Anda revuelto interiormente: las hormonas le empujan a tontear con el sexo, los primeros suspensos hacen su aparición. Y se enamora de una chica. Primera película de dos jóvenes cachorros: Víctor García León, director (hijo de José Luis García Sánchez) y Jonás Trueba, coguionista (hijo de Fernando Trueba). Su aire algo “sesentayochista” parece revelar la influencia paterna.

4/10
Lázaro de Tormes

2001 | Lázaro de Tormes

Cuando está ya entrado en años, Lázaro se ve conminado a declarar sobre su vida. Ante la justicia intentará demostrar que su licenciosa vida, plagada de delitos, no ha sido causada por sus ganas de delinquir ni por su inmoralidad. La causa según él es la necesidad de comer. A lo largo de sus declaraciones irá retratando a personas y lugares de una época de picaresca. El humor impregnará todas sus palabras. Se trata de la última película que dirigió Fernando Fernán Gómez (aquí en colaboración con José Luis García Sánchez). El cineasta español crea el guión a partir de un monólogo teatral que escribió inspirándose en la célebre novela anónima española. Los diálogos desde luego están cuidados, aunque lo mejor es quizá la ambientación del siglo XVI. Lo que llama la atención es el sorprendente y completo reparto, con un sinnúmero de nombres importantes del cine español.

4/10
You're the one (Una historia de entonces)

2000 | You're the one (Una historia de entonces)

España, años 40. Julia es una mujer joven y hermosa que pasa por el peor momento de su vida al conocer la muerte del hombre del que estaba enamorada, un pintor contrario al régimen. Para salir de su depresión va a pasar una temporada en una finca familiar situada en un pueblecito de Asturias. Allí recordará momentos entrañables de su infancia. La casona está al cuidado de la Tía Gala, su nuera Pilar y el hijo de ésta, Juanito. Todos ellos, junto con otros personajes como el maestro o el cura del pueblo, estrecharán sus relaciones con Julia, una verdadera dama que irradia melancolía y fortaleza a un tiempo, y que brilla tan intensamente como Claudette Colbert en Sucedió una noche, al decir de Juanito. José Luis Garci firma una dirección primorosa, llena de amor por el cine, plena de templanza y serena belleza. La fotografía en blanco y negro es fantástica y fue premiada en el último Festival de Berlín. El reparto está impecable y, salvo la figura del sacerdote, quizá algo exagerada, todos transmiten la discreción requerida en la película. Mención especial para Julia Gutiérrez Caba, flamante ganadora del Goya como Mejor Actriz Secundaria. You're the One... es un rendido homenaje al cine clásico, al pasado, a las raíces. Parece que José Luis Garci no puede desprenderse de las historias íntimas, de pequeñas piezas de la vida cotidiana. Pero el director madrileño tiene un don: su cámara convierte esos pequeños mundos personales en grandes universos capaces de llegar al corazón del espectador y quedarse en él como una fotografía. Algunos quizá echen en falta eso que se llama “acción”, pero es que aquí no hace falta. Todo sucede en el alma de los personajes.

6/10
La lengua de las mariposas

1999 | La lengua de las mariposas

Invierno de 1935. Un pueblecito gallego. Moncho, un niño de ocho años, se incorpora a la escuela regentada por don Gregorio, un maestro republicano que procura inculcar en sus alumnos el amor por la libertad y los valores cívicos. José Luis Cuerda, con guión de Rafael Azcona, adapta y entrelaza tres relatos de Manuel Rivas, incluidos en el libro "¿Qué me quieres, amor?". Resulta muy emotiva la relación profesor-alumno, y la historia de amor platónico entre el hermano de Moncho y una chica filipina. La ambientación, fotografía y música están cuidadísimas. Fernando Fernán Gómez está perfecto. Si algún reproche cabe a la realización del film, es por su excesivo parecido con Secretos del corazón, y por su final, algo deprimente, y que no cuadra con la personalidad del simpático Moncho. ¿Afán de revanchismo por épocas pasadas, quizá?

6/10

Últimos tráilers y vídeos