IMG-LOGO

Biografía

Ana Fernández

Ana Fernández

57 años

Ana Fernández

Nació el 19 de Mayo de 1963 en Valencina de la Concepción, Sevilla, España

Premios: 1 Goya

Discreta sevillana

01 Diciembre 2010

Desde sus comienzos, Ana Fernández se ha forjado una sólida carrera cinematográfica sin llamar la atención. Lo suyo es el trabajo discreto, profesional, con querencia por papeles muy sobrios y realistas.

Para la gran mayoría de los aficionados al cine, la actriz Ana Fernández será siempre María, la mujer desamparada de la película Solas, maravilla cinematográfica dirigida por Benito Zambrano. En realidad, ese film era el prácticamente debut en la gran pantalla de Ana Fernández, pues antes tan sólo había trabajado en algún episodio televisivo, en un cortometraje y en un papel ínfimo en la película Yerma (1998). Tras la película de Zambrano, el nombre Ana Fernández se hizo conocido de la noche a la mañana, pues había sabido encarnar como nadie la soledad, el dolor y también la esperanza de su personaje. Hasta el propio Pedro Almodóvar quedó sobrecogido por esta sorprendente película sobre la maternidad, de modo que declaró que había sido la mejor película que había visto en 1999. “Lo que ha pasado con Solas ha sido como un milagro”, declaró la actriz.

Poco se sabe de su vida privada, salvo que nació en Valencina de la Concepción, municipio de Sevilla, el 19 de mayo de 1963. Además de dedicarse a actuar frente a la pantalla, también trabajó en sus inicios prestando su voz como actriz de doblaje. Tras el éxito de Solas, por la que la actriz logró el Premio Goya a la Mejor Actriz Revelación, empezó a ser solicitada por directores de prestigio. Seguidamente rodó otro film de gran interés, dirigido en el 2000 por Patricia Ferreira. Se trata del drama Sé quién eres, en el que compartía protagonismo con el argentino Miguel Ángel Solá. Ese mismo año trabajó en la pequeña pantalla, primero para el telefilm fallido María: madre de Jesús y posteriormente para la serie televisiva Policías, en el corazón de la calle, que tuvo una audiencia aceptable.

Pero las cosas cambiaron de rumbo cuando fue llamado por José Luis Garci, uno de los directores españoles más prestigiosos, y pasó a engrosar el reparto de su notable melodrama You're the One (Una historia de entonces). La actriz sevillana bordó el papel de Pilara, de modo que fue nominada para el premio Goya. Al año siguiente trabajó en el film italiano Malefemmene, con guión también de José Luis Garci y el protagonismo de Giovanna Mezzogiorno. El idilio con el director madrileño cuajó definitivamente en 2002, cuando volvió a llamarla para, esta vez sí, protagonizar la romántica Historia de un beso. Ana salió airosa –con nueva nominación al Goya–, si bien es cierto que su personaje era algo teatral y no cuadraba muy bien su amor con Alfredo Landa. Ese mismo año se atrevió con el thriller criminal Reflejos (2002), pero sobre todo dejó su impronta en dos de las películas más importantes de su filmografía: los dramas Hable con ella, de Pedro Almodóvar, y En la ciudad sin límites, de Antonio Hernández. En 2004 volvió a colaborar con Garci al engrosar el variadísimo reparto de Tiovivo c. 1950 y al año siguiente filmó con Laura Maña la rara comedia Morir en San Hilario, impregnada de realismo mágico.

A partir de entonces, Ana Fernández no ha tenido mucha suerte con los papeles que ha elegido, de modo que su filmografía se ha ido diluyendo en papeles secundarios en series y telefilmes sin demasiado empuje. Destacan de entre sus trabajos más recientes Lola, la película, y la simpática serie de televisión Los protegidos, junto a Angie Cepeda.

Goya
2000

Ganador de 1 premio

  • Actriz revelación Solas
Filmografía
La suite nupcial

2020 | La suite nupcial

El maduro madrileño Fidel lleva una vida de casado normal. Pero una jovencísima compañera de la oficina le ha propuesto un encuentro sexual, para el que deberá reservar en un hotel de Toledo la carísima suite nupcial por dos noches. Así que parte a la ciudad de las tres culturas, donde mientras le corroen los remordimientos. Y se llevará más de una sorpresa, como encontrarse con un conocido amiguete ligón, o convertirse en el paño de lágrimas de la gobernanta del establecimiento en el que se va a hospedar. Cuarto trabajo como realizador de Carlos Iglesias –popular por series y programas televisivos– que debutó tras las cámaras con muy buen pie con la autobiográfica Un franco, 14 pesetas, pero que después no ha llegado a la misma altura con Ispansi (Españoles) y 2 francos, 40 pesetas. Tampoco en esta ocasión acaba de funcionar esta adaptación de su propia obra teatral, pese a sus buenas intenciones, pretende denunciar una sociedad hedonista, donde no sólo se le ríe la gracia al marido infiel, parece que se anima a los ciudadanos a ello, pobre de aquel ‘primo’ que pretenda ser honesto con su esposa. Pese a todo, sus diálogos supuestamente humorísticos se alargan demasiado; en su duda sobre el camino a tomar, el protagonista acaba resultando insoportable, no logra salvarlo pese a su talento el propio Iglesias, que se encarga de darle vida. El guión tiene algún hallazgo humorístico, como que el protagonista desconozca algunos textos del teatro clásico español, pero se les trata de sacar demasiado jugo y no dan tanto de sí. Cae en saco roto el trabajo de actores brillantes, como Eloísa Vargas (la gobernanta), Ana Arias, conocida por su rol de Paquita, en Cuéntame cómo pasó, que aquí da vida a la amante, o Ana Fernández, que protagonizó Solas, como salerosa esposa andaluza. Cabe salvar de la quema a José Mota, o a Santiago Segura, este último en una aparición brevísima, más por la gracia natural de ambas figuras que por otra cosa.

4/10
Abuelos

2019 | Abuelos

Isidro está jubilado pero siente que aún puede hacer mucho más que gastar sus días como canguro de su nieto. Acude con ilusión a entrevistas de trabajo pero pronto se da cuenta de que ése no es ya el camino hacia su futuro. Desesperado, tendrá por fin una lúcida idea: la de fundar su propia empresa con ayuda de sus dos inseparables amigos, Desiderio y Arturo. El objetivo será crear una guardería. Magnífico debut en el largometraje del extremeño Santiago Requejo (1985), que cuenta con una larga y exitosa trayectoria en cortometrajes y piezas audiovisuales. Ofrece con Abuelos una mirada divertida, fresca y reconfortante a la edad madura, en tiempos en los que las virtudes propias que da la experiencia están rebajadas por el predominio tecnológico y la inmediatez de los negocios. Requejo enseña en este film que la juventud y el éxito no dependen tanto de la edad como de las ganas de emprender nuevos caminos y desafíos, no sólo profesionales, sino sobre todo interiores, personales, esos retos que precisamente los años y las dificultades nos pintan por imposibles. Hay que tener empuje para asumir ese planteamiento, sí, quizá haya que tomar decisiones arriesgadas y las dificultades –tedio, rutina, falta de autoestima, cansancio, escasez económica, familia– no se van a esfumar, pero hay que lanzarse y está en la mano de cada uno llevarlo cabo. El guión de Javier Lorenzo y el propio Santiago Requejo no da puntada sin hilo. Se ve que hay detrás una labor depurada de precisión, donde los diálogos nunca suenan a relleno, ayudan al avance de la narración, enriquecen la trama. Pero aquí interesan las personas y sobre todo se percibe un encomiable trabajo a la hora de perfilar a los personajes, muchos y muy variados. Resulta especialmente llamativo que hasta los más secundarios –el matrimonio de Carlos y Lola, la hija de Arturo, la mujer de Isidro- tienen su tiempo y su arco de evolución, nada se olvida. Y no digamos ya los tres amigos protagonistas, cada uno con sus cuitas y dudas, sus miedos y cobardías, sus afanes y alegrías, donde la fuerza de la amistad siempre ejerce de tapiz de fondo. La narración se desarrolla con soltura y, aunque los conflictos poseen entidad dramática, la historia se disfruta constantemente con una media sonrisa, si bien es cierto que en algún momento puede asomar la carcajada. Rodada con corrección y cierto clasicismo, el film está acompañado de un aparato técnico a la altura, con tonalidades cromáticas elegidas sin arbitrio en la fotografía de Ibon Antuñano y con la excelente música de Íñigo Pirfano, que envuelve de sentido las imágenes en escenas escogidas. Todo el reparto brilla en su trabajo, pero quizá destacan especialmente los españoles Ramón Barea, Ana Fernández y Roberto Álvarez y la argentina Clara Alonso.

7/10
Con el viento

2018 | Con el viento

Sorpresa, por que se ha hablado poco de Con el viento, a pesar de ser premiada en el Festival de Málaga, en la sección zonazine. Y se trata de una hermosa película de tono verista, con música y sonido casi siempre justificados, que evoca sentimientos muy personales pero reconocibles por cualquier espectador sensible. Meritxell Colell, que debuta en el largo de ficción, se mueve en la misma longitud de onda que Viaje al cuarto de una madre, no sólo porque en ambos casos contamos con una mujer directora y guionista, sino por la coincidencia de universos familiares íntimos, con dominio de los personajes femeninos. Mónica es una bailarina asentada en Argentina, ha desarrollado su carrera artística en Buenos Aires, y en su formación ha contado con maestras como Pina Bausch. Una llamada desde España le obliga a mirar atrás, le comunican que su padre se está muriendo en su pueblo natal de Burgos. Allí entierra a su padre, y acompaña a la madre viuda, junto con su hermana, su cuñado, su nieta. Sentimientos poderosos que dormían en su conciencia despiertan, incluso un cierto sentido de culpa por no haber estado ahí, la hermana y la madre cargaron con la tarea de cuidar al enfermo, que padecía Alzheimer. En esa tierra inhóspita de la meseta castellana, con su nieve y su viento gélido, toca quedarse una temporada, mientras tratan de vender la casa familiar y piensan en el traslado de la madre a la ciudad. Funcionan bien los primeros trazos de corte impresionista, en Buenos Aires y durante el viaje, y los breves detalles que evocan el velatorio y funeral. Y luego la cotidianeidad de la vida en el pueblo, los sentimientos puros del amor madre-hija, hermanas, a pesar de los reproches y rencores soterrados, tía-sobrina, que inspira la danza de Mónica, en la espléndida secuencia final. Mónica García y Concha Canal hacen unos magníficos trabajos actorales, pletóricas de naturalidad.

6/10
La novia

2015 | La novia

Adaptación de "Bodas de sangre" de Federico García Lorca, escrita originalmente para la escena en 1932, plantea con pasión el desgarro del amor, cuando se ve dominado por el deseo y las dudas. La trama es sencilla, dos novios se disponen a casarse en un pueblo innombrado, aunque han existido tensiones entre las familias, el tirón de la tierra y la sangre, lo que también ha afectado para que ella no haya seguido los dictados de su corazón, que la inclinaban hacia Leonardo. Pero el día de la boda, los disimulos y apariencias estallan, la incapacidad para el compromiso se impone, y con ello la tragedia. La zaragozana Paula Ortiz es sin duda una gran admiradora de la obra de Lorca, y además presta atención primordial a la belleza de los planos, un gusto esteticista que ya demostró en su debut, De tu ventana a la mía. Aquí ha concedido gran importancia al entorno, el paisaje, hasta el punto de no conformarse con rodar en los yermos de los Monegros, sino que también ha querido utilizar las caprichosas montañas de la Capadocia turca. Además, jugando con la metáfora de la artesanía cristalera, plantea simbolismos de realidad deformante y cortante como un cuchillo. De todos modos algo hay de artificioso en el conjunto que no acaba de funcionar. Tal vez la decisión de usar la literalidad del texto de Lorca, o la demora en los juegos amorosos y escenas íntimas, quizá algunas reacciones histéricas con la tragedia que se masca. Están además mejor los actores veteranos en sus papeles secundarios que los muy populares gracias sobre todo a la televisión Inma Cuesta, Álex García y Asier Etxeandia.

5/10
Purgatorio

2014 | Purgatorio

Una joven se ve obligada a cuidar a Daniel, el hijo de su nueva vecina. Pero la noche avanza y nadie pasa a recogerlo. Mientras, el comportamiento de Daniel se vuelve cada vez más inestable, inquietante y violento. Daniel asegura que hay otro niño escondido en la casa. Un niño que solo él ve.

Casi inocentes

2013 | Casi inocentes

Un día cualquiera, nuestro protagonista Alberto y su familia, se reúnen con un grupo de amigos. La pérdida accidental de su pequeño hijo León y el accidente que sufre posteriormente, marcarán para siempre la vida de Alberto, al quedar paralizado por el horror y no poder salvar a su hijo de una muerte segura. A partir de ese momento alguien entra en sus vidas, un joven inmigrante que sin dudarlo salvará la vida del pequeño. Una deuda hacia un desconocido cae sobre Alberto, una gratitud infinita que dará un importante giro a su vida.

Los niños salvajes

2012 | Els nens salvatges

Álex, Gabi y Oki. Tres adolescentes de instituto con sus problemas. Están siendo interrogados, por separado, no sabemos si en el instituto, o tal vez en una comisaría. Al hilo de las preguntas conocemos su historia e inquietudes en un gran núcleo urbano en Cataluña, entre el botellón, el ligoteo y el anhelo de algo más capaz de llenarles, el amor y la amistad. El arte urbano, el kickboxing, el compartir inquietudes, podrían ser salidas a la falta de entendimiento con padres, profesores y una esforzada orientadora, que no logran conectar, a veces porque no saben cómo, en otras ocasiones por no prestar la debida atención. Los niños salvajes es una interesante mirada al mundo adolescente actual de Patricia Ferreira, que coescribe el guión con Virgina Yagüe. La estructura del libreto se revela inteligente, pues nos hace preguntarnos qué les ha ocurrido a los tres adolescentes protagonistas, lo que añade a la radiografía social un punto de intriga. El film pone sobre el tapete cuestiones muy interesante cómo la educación en las aulas, y la relación entre padres e hijos, cuestión generacional que se complica por la crisis galopante y las frustraciones de los adultos, que carecen de unos ideales lo suficientemente consistentes para que se constituyan en valioso legado para sus hijos. Es cierto que el desenlace de Los niños salvajes se antoja un golpe de efecto excesivo, aunque tiene la ventaja de la sorpresa capaz de noquear al espectador. Y el personaje del profesor cafre está demasiado cercano a la caricatura. Pero salvados estos defectos tenemos un buen cuadro de esos “niños salvajes”, a los que se les arrebata la inocencia y la ilusión demasiado pronto: el punto de vista del film viene a ser que, antes de culpabilizar a los chicos, lo adultos deben preguntarse qué están haciendo por ellos, aparte de condenarles de antemano al fracaso. Ferreira maneja bien la cámara en mano, y logra el ritmo que demanda la historia, con momentos para el reposo, a la orilla del mar, y otros dinámicos, como la invasión del centro comercial a ritmo de rap. Los tres chicos protagonistas, Àlex Monner, Albert Baró y Marina Comas, están muy bien, y los adultos, decididamente secundarios, apoyan perfectamente, con mención especial para Ana Fernández, que tiene una escena con la orientadora donde demuestra lo gran actriz que es.

6/10
El Ángel de Budapest

2011 | El Ángel de Budapest

Budapest, 1944. Hungría está ocupada por los nazis, y ante la marcha de la guerra, se aceleran las medidas de deportación de los judíos a los campos de exterminio. Encargado de negocios de la legación diplomática española, Ángel Sanz Briz sabe que no puede permanecer pasivo ante la barbarie, su conciencia le interpela a salvar al mayor número posible de personas, y lo hará empleando la argucia legal de que los sefardíes, judíos expulsados en tiempos de los Reyes Católicos, son ciudadanos españoles que gozan de su protección. Película para la televisión basada en la historia real del Ángel de Budapest, también llamado el Schindler español en alusión al célebre salvador de judíos inmortalizado en el cine por Steven Spielberg. Con encomiable rigor histórico se describe la actuación de Sanz Briz, que por salvar del holocausto a miles de hebreos fue nombrado "Justo entre las naciones" por Israel: el modo en que aprovecha la neutralidad de España y las relaciones amistosas con Alemania, las reuniones con los otros diplomáticos de Budapest, incluido Giorgio Perlasca, etc. La influencia de Spielberg en el modo en que el televisivo Luis Oliveros enfoca el film es indudable -los registros y el ghetto, con las plumas de los almohadones rajados cayendo por el patio, el osito de la niña...-, y en general la narración, si bien es algo convencional, funciona. Tienen más interés las andanzas diplomáticas de Sanz Briz que las acciones de resistencia de algunos judíos, que están metidas un poquito con calzador. Son notables tanto el reparto como el esfuerzo de producción, que retrotrae bien al Budapest de la época.

6/10
Vidas pequeñas

2010 | Vidas pequeñas

Sexto largometraje del realizador argentino establecido en España Enrique Gabriel (En la puta calle, Las huellas borradas), cuyas películas siempre han tenido su interés. En esta ocasión, ha rodado una cinta muy coral, con muchos personajes reconocibles de la realidad actual, y que al parecer están inspirados, en mayor o menor medida, en personajes auténticos conocidos por el propio cineasta, coautor del guión. La trama se vertebra en torno a la figura de Bárbara Helguera, una diseñadora de moda de prestigio, que por la mala situación económica general, y su pésima gestión del negocio, acaba en quiebra y absolutamente arruinada. Demasiado orgullosa para aceptar la ayuda materna, una noche en la que no tiene donde ir, acaba siendo recogida por Andrés, un estrafalario joven que se gana la vida recogiendo monedas como ‘estatua viviente’ en un centro comercial. Éste la lleva a la cochambrosa cabaña en la que vive, en un camping de las afueras de Madrid, donde se refugian numerosas personas de condición muy humilde, como un matrimonio de feriantes, una ‘esteticienne’ que vive con una hija adolescente, que se resiste a estudiar o trabajar, una talentosa periodista cuya revista se fue al traste casada con un dramaturgo en horas bajas, una vendedora de quesos cuyo marido es un tipo que se dedica a negocios dudosos y un peculiar ruso que en sus tiempos llegó a cantar con el mismísimo Yves Montand. Enrique Gabriel retrata las consecuencias de la crisis con un tono amable que enmascara una visión un tanto pesimista. El título acaba siendo irónico, pues el film viene a decir que no hay vida pequeña, sino que en cualquier lugar puede haber gente de lo más interesante, con buenos sentimientos. Recupera uno de los temas centrales de su filmografía, la necesidad de afecto, que da pie a los mejores momentos de la cinta: la hija que se da cuenta de que nunca le ha demostrado su cariño con un regalo de cumpleaños o similar a su madre, los problemas de comunicación de la protagonista con la suya, y el ruso que sólo quiere que alguien escuche su disco. El director ha echado mano de escogidos intérpretes del cine español, con la memorable Ana Fernández a la cabeza, demostrando una vez más que no le dan todas las oportunidades que merecería. Pero es que no hay interpretación pequeña en esta película, pues los secundarios son todos bastante eficaces, con especial mención al matrimonio ‘culto’ que interpretan los veteranos Ángela Molina y Emilio Gutiérrez Caba, y al ‘campechano’ que conforman Alicia Sánchez y Pepo Oliva.

6/10
Acorralados

2010 | Acorralados


Durante el corralito de fines de 2001, un jubilado entra con una granada a un banco para exigir que le devuelvan sus ahorros.

Ni dios, ni patrón, ni marido

2009 | Ni dios, ni patrón, ni marido

Película basada en hechos históricos, de mirada marcadamente feminista, cuenta los avatares de una conocida activista anarquista, Virgina Bolten, que clama por los derechos de sus compañeras trabajadoras en una fábrica de tejidos. Y cómo logran sensibilizar a la cantante de ópera Lucía Boldoni. Pese al interés humano, la trama queda ahogada por el despliegue de la dirección artística, le falta un poco de alma.

4/10
Bienvenido a Farewell-Gutmann

2008 | Bienvenido a Farewell-Gutmann

El cine español le ha cogido gusto a las historias dramáticas que tienen como escenario el mundo de la empresa, tal es el caso de Casual Day, Mataharis o El método. Esta última contiene varios puntos en común con Bienvenido a Farewell-Gutmann, pues la trama se centra en la lucha por ascender en el escalafón o conseguir un puesto de trabajo en la empresa. Adela, Lázaro y Fernando trabajan en el departamento de recursos humanos de la importante compañía farmacéutica Farewell-Gutmann. Su inmediato superior ha fallecido y los tres aspiran a conseguir el puesto vacante de director, para lo cual son llamados para entrevistarse con un tal Lúger, hombre siniestro en contacto con el dueño de la empresa A su vez, el trío de aspirantes llevará a cabo las entrevistas pertinentes para ocupar la plaza del recién ascendido. El planteamiento del film no es novedoso aunque a priori tenga su interés, pues la selva empresarial es un ámbito adecuado si se desea mostrar el interior de las personas, sus anhelos secretos y sus miserias. Sin embargo, hay que ofrecer algo más que un dibujo deprimente de los protagonistas, pues de lo contrario la trama corre el peligro de quedarse en pura anécdota. Y aquí ocurre justamente eso: se dibujan tres patéticos personajes, llenos de defectos e incluso de hondas lacras personales –abandono del hijo enfermo, alcoholismo, chantaje y obsesión sexual, robo, adulterio– para estructurar una historia anodina que no despierta en ningún momento el interés del espectador. El problema central es seguramente la total falta de empatía que generan los personajes, un error demasiado grave del debutante guionista y director Xavi Puebla. Acentúa este defecto el tono desconcertante de la película: uno no sabe si sonreír o llorar, de modo que acaba por suspender el juicio y distanciarse anímicamente de lo que ve. Hay algunos aciertos del guión, como el paralelismo entre las entrevistas que realizan los tres aspirantes y aquéllas en las que son ellos los entrevistados. Es como un circo, un juego de engaños, envidias e intereses. También se nota un esfuerzo al sacar a relucir las distintas personalidades en las entrevistas, como en la subtrama del joven epiléptico (excelente Sergio Caballero), quizá la más lograda. De todas maneras, todo el conjunto se resiente también del aspecto visual, claramente deficiente. Se echa en falta una mayor audacia en la planificación, aquí muy poco original, excesivamente sosa y monótona. El ambiente agobiante de la oficina recuerda a Smoking Room, pero esta vez la puesta en escena se torna demasiado irreal, kafkiana, con esa hilera interminable de puertas cerradas y esos pasillos desiertos que no se sabe a qué vienen.

3/10
Lola, la película

2007 | Lola, la película

Digno biopic de la gran cantante y 'bailaora' de flamenco Lola Flores, abarca desde su niñez al momento en que se convierte en madre. Entre medias se suceden sus primeros pasos en el mundo de la música; y sus muchos amores, donde resulta difícil en bastantes casos que esos novios vean más allá de la mujer hermosa y célebre que tienen entre los brazos, para ver a la persona, que se enamora y sufre. Atrapar el alma de un personaje real en dos horas de celuloide es tarea difícil e ingrata. Sobre todo cuando se trata de personajes muy populares, de los que se conocen cientos de datos y anécdotas, cuya ausencia puede irritar a los admiradores. Miguel Hermoso, que sorprendió en su debut como director en Como un relámpago, se aplica a la tarea, con resultados desiguales. El cineasta no evita una sensación de acumulación de episodios. Pero gracias al guión de Antonio Onetti, da con algunas buenas ideas que dan gravedad a la película: nos presenta el contraste entre la condición humilde de la familia de Lola y la vida de lujo que se ofrece a la incipiente artista; y sobre todo nos presenta a una joven, buena chica, en la que las presiones para alternar, un embarazo no previsto y la terrible decisión de abortar, matan también su inocencia; de modo que no habrá atisbo de felicidad genuina hasta que conozca la maternidad. La desconocida Gala Évora da el tipo del personaje retratado: por el físico y ciertos gracejo natural y picardía. Aunque, con inteligencia, Hermoso ha evitado insistir en sus números musicales para evitar comparaciones con la auténtica Lola. El reparto arropa bien, tanto los sucesivos novios (José Luis García Pérez como Manolo Caracol, Carlos Hipólito como el anticuario Arenzana, Ramón Villegas como el futbolista del Barça Biosca, Alfonso Begara como 'El Pescaílla'...) como los padres (estupenda Ana Fernández).

5/10
El corazón de la tierra

2007 | El corazón de la tierra

Importante esfuerzo de producción española, que desgraciadamente se queda en puro fuego de artificio. A partir de la novela homónima de Juan Cobos Wilkins, la trama se enmarca en hecho históricos acontecidos en la explotación minera de cobre en Riotinto, Huelva, en 1888. Las inhumanas condiciones laborales impuestas por la compañía británica que gestionaba la mina condujeron a las legítimas protestas de los trabajadores, brutalmente reprimidas. Alrededor de tan impresionante escenario, el film dirige su mirada a la amistad entre Blanca, una lugareña modesta, que llegará a maestra, y Kathleen, hija de uno de los explotadores británicos, que tiene ideas revolucionarias. Antoni Cuadri agradó razonablemente con Eres mi héroe. Pero esta historia de proporciones épicas y denuncia social le va grande. Recorre la trama un aire de folletín –el trauma infantil, desvelado hacia el final, resulta sonrojante–, los personajes son planos y sus nobles ideales no están suficientemente explicados. La magnífica fotografía de Riotinto realza lo pintoresco del paisaje, pero eso no sostiene una película. Tampoco se entiende el mejunje idiomático que recorre el film, o la decisión de convertir en protagonista a la colombiana Catalina Sandina Moreno, que lo hizo muy bien en María, llena eres de gracia, pero que aquí, de andaluza, se encuentra muy encorsetada.

3/10
Amor en defensa propia

2006 | Amor en defensa propia

Cine español con buenas intenciones, pero algo irregular, firmado por Rafa Russo. Dos cuarentones, Rubén y Adriana, arrastran un pasado de tres divorcios. Ambos se conocen en la barra de un bar, y se gustan, pero les costará dar a conocerse tal y como son. Lo mejor es trabajo de los actores, Gustavo Garzón y Ana Fernández.

4/10
Sin ti

2006 | Sin ti

Lucía se queda ciega tras sufrir un accidente de lo más absurdo en la bañera. Por esta razón, sufre una tremenda depresión, pues le cuesta aceptar que no verá crecer a sus hijos, que no podrá contemplar más el mar, y que tendrá que abandonar la pintura, su afición favorita. Laura, una terapeuta, intenta ayudarle a aceptar su nueva condición, pero ella la rechaza. Esforzado drama de Raimon Masllorens, autor de la desconocida Todo falso, que se esfuerza por no caer en un sentimentalismo artificioso. Ana Fernández, protagonista de Solas, vuelve a realizar una estupenda interpretación, en el rol de una mujer a la que cuesta superar dificultades, y encajar la desgracia de forma positiva. "Es un personaje que me ha marcado tanto que incluso creo que llegué a perder visión durante el rodaje. Antes me daban mucha lástima los ciegos, pero desde ahora les trato con respeto y admiración", ha dicho la actriz. El film ofrece una perspectiva esperanzada de la lucha contra la adversidad. También invita a mirar la vida con otros ojos.

3/10
Pura sangre

2006 | Pura sangre

Tras morir sus padres en accidente, un niño es recogido por su abuelo, que vive en una casa de campo bastante aislada. Intenso drama muy desconocido, que acaba resultando convencional. Al menos cuenta con intérpretes de altura.  

6/10
Morir en San Hilario

2005 | Morir en San Hilario

El pueblo de San Hilario tiene un cementerio muy cuco. Y antaño ayudaba a la prosperidad del pueblo el que alguna persona adinerada decidiera que sus restos mortales descansaran allí. La costumbre ha caído en desuso, y por eso todos los lugareños están expectantes ante la inminente llegada de Germán, que viene a morir al pueblo. Pero, cosas de la providencia, el tipo muere en el viaje, y un prófugo de la justicia será confundido con el esperado visitante. Comedia impregnada de realismo mágico y humor negro, con sus pinceladas románticas. Laura Mañá (Palabras encadenadas) procura despertar alguna leve reflexión acerca de que nuestros días aquí abajo están contados.

4/10
La promesa (2004)

2004 | La promesa

Gregoria es una madura mujer, muy religiosa, pero ofuscada porque no ha tenido hijos, y su marido la maltrata. Decide dejarle plantado para iniciar una nueva vida, en un pueblecito de Galicia. Aunque oculta totalmente su pasado, consigue que una mujer la contrate para cuidar de su hijo, en el que la mujer proyecta el afecto que no ha tenido. A partir de un guión propio, Héctor Carré compone un thriller en el que lo más sobresaliente es la interpretación de Carmen Maura. Y si bien el desarrollo es algo tópico, poco creíble, y ofrece una visión oscura del fervor religioso, logra una atmósfera tétrica cercana al cine de terror.

3/10
Tiovivo c. 1950

2004 | Tiovivo c. 1950

“No eran los mejores tiempos, pero eran los nuestros.” Con esta declaración nostálgica y mecanografiada concluye José Luis Garci este film coral, que arroja una mirada agridulce a la España de 1950, y concretamente a Madrid. El director asturiano recurre a tenues pinceladas a la hora de retratar a multitud de personajes variopintos, junto a sus pequeños dramas cotidianos: la taquillera de metro enamorada de quien no debe (es un cura, pero ella lo ignora), la beatorra avariciosa, el empleado de banco que ante sus parientes de provincias tiene un gran empleo en la capital, el ‘conseguidor’ de libros prohibidos, el dueño de un taller mecánico, la gente de la academia de baile… Y con una curiosa mezcla de añoranza y denostación de tantas cosas de la época franquista, ofrece un film que ha irritado a mucho progre, quizá por su calculada ambigüedad. Llama la atención que nadie pueda ser feliz en esos años (¿no hay alguien entre tanta gente a quien le vaya más o menos bien?), y como parece invitar a comparar con lo que ahora nos toca vivir, las conclusiones pueden ser para todos los gustos. En cualquier caso destaca el increíble reparto, y la ambientación de la época, brillantes sin duda. Y agota un poquillo tanta cinefilia apenas encubierta, y muchos detalles ‘garcianos’ (referencias al fútbol, los toros, las calles de Madrid), poco naturales en la trama.

5/10
Hable con ella

2002 | Hable con ella

"Cafe Müller", espectáculo de Pina Bausch. Dos tipos se emocionan viendo a dos mujeres moverse como sonámbulas en el escenario. Es la apertura, resumen plástico del film. Benigno es enfermero, y cuida con esmero a Alicia, que se encuentra en coma (¿en el país de las maravillas?). A su clínica llega Lidia (mujer torero, por supuesto) tras una grave cogida; le acompaña su amante Marco, autor de libros de viajes. Benigno y Marco son muy distintos; pero se hacen amigos e intercambian confidencias sobre sus cuitas amorosas. Pedro Almodóvar ya ha probado de sobras su oficio narrativo. Aquí acude a una estructura más compleja, con saltos temporales y pequeños “descansos” o cambios de aire –los espectáculos de Bausch, las corridas, la película muda, la canción de Caetano Veloso, la aparición “estelar” de Chus Lampreave…– que en manos de otro chirriarían hasta decir basta. Así el manchego compone un folletín. De sentimientos exacerbados y heridas sangrantes. Sin entrar a cuestiones de fondo –a la violación, sin ir más lejos, se le resta importancia–, mostrando el puro deambular de los personajes. Ése es Almodóvar, guste o no. Se toma o se deja. La historia acumula elementos melodramáticos, muchos tomados de las páginas de sucesos del periódico. Y se salpica con el humor que tanto agrada a su parroquia.

6/10
Historia de un beso

2002 | Historia de un beso

José Luis Garci vuelve a rendir tributo al melodrama con una historia intimista y sentimental, ambientada en el imaginario pueblo asturiano de Cerralbos del Sella, ese lugar casi mítico por su belleza y por su melancólica carga de vidas pretéritas que ya fue explorado en You're the One (una historia de entonces). Invierno 1949. En la casona familiar Llendelabarca acaba de fallecer el escritor Blas Otamendi y desde Francia llega su sobrino Julio para darle su último adiós. Pero ese viaje supondrá además el reencuentro con su infancia y la suave evocación de sus primeros anhelos de adolescente. Al hilo de las conversaciones con los amigos de su tío fallecido –el médico, el cura, el alcalde– Julio recuerda…, y el presente y el pasado se entrelazan para revivir las historias de amor que tío y sobrino protagonizaron en el verano de 1925. Definitivamente Garci es un tipo que viaja a contracorriente, que no cede ni un fotograma a las modas que ahora comandan el cine patrio. Con la ayuda del guionista Horacio Valcárcel y del aliento fotográfico de Raúl Pérez Cubero, el director madrileño vuelve a recrearse en la palabra y la imagen, con ese ritmo personal de elegía cinematográfica que a algunos puede resultar acaramelado. Cada plano está cuidado con desmesurado primor, como si se tratara de una colección de estampas de principios de siglo, y los diálogos, algunos muy literarios, prestan la necesaria intensidad dramática. Hay escenas antológicas, como la que tiene lugar en la iglesia o la del monólogo de Julio frente a la tumba de su tío. Y al monumental trabajo de Alfredo Landa (un tipo que ya no tiene nada que demostrar) hay que añadir la carga de autenticidad que prestan Carlos Hipólito y Beatriz Rico, responsables de algunos de los momentos mejor logrados del conjunto.

5/10
Reflejos (2002)

2002 | Reflejos

Tentativa a la española de abordar el thriller donde un tipo comete sus asesinatos de modo metódico, como ocurría en Seven o Resurrección. De hecho Emilio Gutiérrez Caba, con su pijamilla, parece un trasunto de Hannibal Lecter. Miguel Ángel Vivas mantiene la intriga, y cuenta con un grupo de actores solventes, sobre todo Ana Fernández. No así ese actor con cara de besugo, llamado Georges Corraface.

4/10
En la ciudad sin límites

2002 | En la ciudad sin límites

Max padece un cáncer terminal. Y su familia –esposa y tres hijos, dos casados, uno con novia– le acompañan durante esos duros momentos en una clínica de París. El extraño comportamiento del enfermo parece corroborar que la cabeza se le va. ¿O no? Sea como fuere Víctor, el hijo pequeño, quiere entender a su padre, lograr un acercamiento que quizá nunca intentó antes. Y le sigue el juego en una búsqueda alrededor de un oscuro secreto del pasado. Una de las películas españolas más inteligentes del presente año, reflexiona sobre las relaciones padre-hijo, inspiradas en la experiencia personal de Antonio Hernández. Según sus desoladas palabras, cuando su padre enfermó, “nos dimos cuenta de que perdía la razón. E hicimos, hice, lo que entonces me pareció normal: le cuidé e ignoré su locura. Tenía miedo de nosotros, se escondía, parecía temer que le hiciéramos daño. Cuando se murió me di cuenta de que, a pesar de nuestra presencia y de nuestro cariño, mi padre se había muerto solo.” La atención durante la enfermedad, y el esfuerzo por comprender al otro, son la columna vertebral de una historia que el director y coguionista plantea en forma de enigma. Alrededor dibuja con trazos fuertes unos personajes y las razones que les mueven. Fernando Fernán Gómez destaca en un reparto pletórico y muy bien seleccionado.

6/10
Malefemmene

2001 | Malefemmene

Francesca es una joven actriz acusada de ser cómplice de un crimen llevado a cabo por un noviete nada aconsejable. Inmediatamente es llevada a una cárcel de mujeres. Y allí hará amistad con otras prisioneras, en especial con Nunzia, que postrada en una silla de ruedas, también amó en un pasado al mismo hombre que hizo que Francesca acabará entre rejas. Protagoniza la cinta la italiana Giovanna Mezzogiorno, pero entre el reparto aparecen también los rostros españoles de Ángela Molina y Ana Fernández. En el guión colabora José Luis Garci.

4/10
La soledad era esto

2001 | La soledad era esto

Cuando su madre muere, Elena descubre que sus vidas eran similares a través de diarios escritos y grabados. Que a pesar de estar rodeada de gente, su vida está marcada por la soledad

Policías, en el corazón de la calle

2000 | Policías, en el corazón de la calle | Serie TV

El inspector jefe Héctor Ferrer dirige una comisaría de Madrid. Serio y adicto al trabajo, considera que sus hombres son como de la familia, sobre todo Manuel, más conocido como el Ruso, su mano derecha. También tiene a sus órdenes al arriesgado Carlos Gándara, y la subinspectora Lucía Ramos, enamorada de éste último. Serie televisiva española, emitida entre 2000 y 2003. Los primeros capítulos cuentan con la presencia de la actriz Ana Fernández, si bien abandonó pronto la serie. Aborda todo tipo de temas relacionados con la delincuencia, como las drogas, la corrupción, y los asesinatos. El presupuesto es bastante amplio, en comparación con series similares, y cuenta con grandes actores, como Josep Maria Pou.

4/10
You're the one (Una historia de entonces)

2000 | You're the one (Una historia de entonces)

España, años 40. Julia es una mujer joven y hermosa que pasa por el peor momento de su vida al conocer la muerte del hombre del que estaba enamorada, un pintor contrario al régimen. Para salir de su depresión va a pasar una temporada en una finca familiar situada en un pueblecito de Asturias. Allí recordará momentos entrañables de su infancia. La casona está al cuidado de la Tía Gala, su nuera Pilar y el hijo de ésta, Juanito. Todos ellos, junto con otros personajes como el maestro o el cura del pueblo, estrecharán sus relaciones con Julia, una verdadera dama que irradia melancolía y fortaleza a un tiempo, y que brilla tan intensamente como Claudette Colbert en Sucedió una noche, al decir de Juanito. José Luis Garci firma una dirección primorosa, llena de amor por el cine, plena de templanza y serena belleza. La fotografía en blanco y negro es fantástica y fue premiada en el último Festival de Berlín. El reparto está impecable y, salvo la figura del sacerdote, quizá algo exagerada, todos transmiten la discreción requerida en la película. Mención especial para Julia Gutiérrez Caba, flamante ganadora del Goya como Mejor Actriz Secundaria. You're the One... es un rendido homenaje al cine clásico, al pasado, a las raíces. Parece que José Luis Garci no puede desprenderse de las historias íntimas, de pequeñas piezas de la vida cotidiana. Pero el director madrileño tiene un don: su cámara convierte esos pequeños mundos personales en grandes universos capaces de llegar al corazón del espectador y quedarse en él como una fotografía. Algunos quizá echen en falta eso que se llama “acción”, pero es que aquí no hace falta. Todo sucede en el alma de los personajes.

6/10
Sé quién eres

2000 | Sé quién eres

Una joven psiquiatra que empieza a trabajar en un hospital de Galicia se siente atraída por un singular enfermo con el síndrome de Korsakov, que le impide recordar acontecimientos recientes. Cuando unos individuos acuden en su búsqueda, la doctora descubre que su paciente estuvo relacionado con la llamada guerra sucia. Primera película de ficción de Patricia Ferreira, tras realizar varios documentales. Los padres de Inés París, una de las dos guionistas de la película, murieron en un atentado de ETA que no ha sido esclarecido, por lo que está claro que el tema le toca de cerca. El film tiene formato de thriller, y brilla con luz propia Ana Fernández, que despuntó en ese peliculón llamado Solas.

6/10
Solas

1999 | Solas

Sevilla. Una mujer de pueblo ha acudido a la ciudad para acompañar a su marido, ingresado en un hospital. Se ve forzada a compartir piso con su hija María, que dejó el campo hace tiempo para malvivir en permanente estado de crispación en la gran ciudad. Poco a poco vamos conociendo a los personajes. La madre, cargada de bondad y cariño, recia, atenta a los detalles. El marido, un tipo machista y bastante insoportable, celoso y posesivo. La hija, desilusionada, pero a la que la maternidad no deseada con un tipo al que no ama puede cambiar la vida. Y un vecino, anciano y solitario, al que hace compañía un perro, y que traba amistad con la madre. Peliculón. Repetimos: peliculón. Este film es una completa sorpresa. Director desconocido (solidísimo Benito Zambrano), actores desconocidos (formidables María Galiana, Ana Fernández, Carlos Álvarez-Novoa). Pedro Almodóvar confesaba que esta peli, maravilloso canto a la maternidad, es la que más le había gustado en 1999. La historia es buena y logra emocionar. Los personajes resultan cercanos y bien definidos. Temas como el amor, la aceptación de los hijos como un regalo en contraposición al aborto, o la buena cara ante las contradicciones, son tratados con hondura y sin efectismos. Con toda justicia el film tuvo el Premio del Público en Berlín y a los actores en Tokio. También se alzó con siete Medallas del Círculo de Escritores Cinematográficos y cinco premios Goya.

9/10

Últimos tráilers y vídeos