IMG-LOGO

Biografía

Missi Pyle

Missi Pyle

47 años

Missi Pyle

Nació el 16 de Noviembre de 1972 en Houston, Texas, EE.UU.
Filmografía
El sótano de Ma

2019 | Ma

Recién mudada a un pequeño pueblo de Mississippi con su madre, la joven Maggie intima en su primer día en el nuevo instituto con Haley, y otros tres chicos. El grupo planea acudir a un descampado a darle al alcohol, pero antes la recién llegada deberá encontrar a un adulto que pueda comprar las botellas. Intentará convencer a Haley, asistente en una clínica veterinaria que pasea por allí. En principio, ésta se niega, pero no sólo acaba accediendo, sino que la siguiente vez que les ve insiste en que se queda más tranquila si en vez de beber en medio de ninguna parte lo hacen en su sótano. Sólo les impone una regla: no pueden subir a las habitaciones de arriba. Los muchos lo pasan en grande, y hasta apodan Ma a la enrollada y maternal Haley, que sin embargo pronto empezará a comportarse de forma extraña. Hace tiempo que Octavia Spencer ha demostrado su solvencia como actriz, pero se ha convertido en la Morgan Freeman post #MeToo, pues suelen ofrecerle personajes bondadosos, ya sea la vecina con autoridad moral, en Un don excepcional, matemática con mucha cabeza, en Figuras ocultas, limpiadora con corazón en La forma del agua, y hasta la divinidad suprema en La cabaña. Así las cosas, no sorprende que se haya asociado con Tate Taylor, realizador gracias al cual logró el Oscar en 2012, por la excelente Criadas y señoras (The Help), para dejar constancia de que sabe componer a una malvada de esas que deberían dejar huella, tipo Annie Wilkes, de Misery. Miel sobre hojuelas si produce Bloomhouse, la compañía de Jason Bloom, de donde han salido títulos de serie B con encanto, como Déjame salir, casi siempre con algo de humor. Taylor sabe intrigar en el tramo inicial, gracias a su falta de pretensiones, a que el guión dosifica la información sobre los sucesos que motivan a Ma, y a que parece tener cierto fondo, en torno a las consecuencias del acoso escolar. Pese a lo poco creíble que resulta que unos chavales de hoy en día acepten irse de fiesta a la casa de una señora de mediana edad, Spencer realiza un trabajo modélico, y está bien arropada, sobre todo por la joven casi sin experiencia Diana Silvers (Maggie), Luke Evans (enérgico padre de uno de los chicos) y hasta el propio Tate Taylor, que también ejerce como actor brevemente en la piel de un policía. No acaba de resultar convincente Juliette Lewis (la madre de Maggie), porque la que en los 90 fuera estrella de títulos de El cabo del miedo parece haber perdido expresividad a base de cirugía estética. Pese a todo, acaba siendo un producto completamente predecible. Se estropea en la segunda mitad, con un exceso de secuencias de cuchilladas, que por otro lado no consiguen la necesaria tensión; se nota que Taylor no está del todo cómodo en este género. Se debe suspender la incredulidad con algún detalle, por ejemplo, que el personaje central pase de ser una mujer maquiavélica capaz de llevar a cabo planes más o menos elaborados a una impulsiva psicópata, de un momento a otro.

4/10
Andar. Montar. Rodeo.

2019 | Walk. Ride. Rodeo.

“Andar. Montar. Rodeo” es el sueño de la joven jinete Amberley Snyder tras el accidente automovilístico que la dejó la paralítica antes de cumplir 18 años. La pasión de la protagonista por los caballos y el modo de competición “Barrel Racing” -del que hay unas bonitas escenas- parecía haber llegado a su fin. Pero tal vez… La película, basada en hechos reales, describe la historia de superación de Amberley hasta cumplir buena parte de su sueño: montar y participar en un rodeo. Retrata la lucha contra el desaliento, el esfuerzo, la tenacidad, el volver a empezar... algo que, si bien corre a cuenta de la protagonista en primera persona, no lo vive en soledad. Su familia, sus padres y hermanos, más el apoyo de un profesional de rehabilitación y los ánimos de los apasionados del rodeo que le llegan desde muchos sitios, son una ayuda inestimable. Como también lo es la fe y la propia pasión por los caballos de Amberley, que le ayudan a tener una actitud admirable ante unas circunstancias inalterables. En tal sentido resulta muy elocuente la escena en que visita a un experto en arreos y sillas de montar para que adapte a la suya un cinturón de seguridad: ya no va a montar igual que antes, eso está asumido, pero hay que buscar el modo de conseguir hacerlo sin tener movilidad en las piernas. El esquema del film dirigido por el desconocido Conor Allyn sigue pautas muy parecidas a Soul Surfer, cambiando a chica surfista por jinete: vida feliz que se trunca con un accidente y la forja de una personalidad en una historia de autosuperación. Aunque en la comparación pierde la que nos ocupa, decididamente más floja, con personajes un poco “Barbie”, que no ayudan a hacer convincente el drama que se nos presenta. No emociona, a pesar de que la historia real sea de por sí valiosa.

5/10
Jumanji: Bienvenidos a la jungla

2017 | Jumanji: Welcome to the Jungle

A Spencer Gilpin, friki de los videojuegos, le pillan tras haber redactado en la sombra un trabajo del instituto a Fridge, deportista cuya amistad corteja sin mucho éxito. Ambos son castigados a mover unos viejos cachivaches después de clase, junto a dos chicas, Bethany, atractiva animadora obsesionada con hablar por el móvil en el aula, y la taciturna Martha, que ha discutido con la profesora de gimnasia. Encontrarán una vieja consola con un juego de aventuras en la jungla que podría hacerles la reclusión más llevadera, pero justo tras elegir cada uno a un personaje, son absorbidos mágicamente al interior del mundo que recrea. La sorprendente Jumanji, que tenía al frente del reparto al desaparecido Robin Williams, adaptaba un relato infantil de Chris Van Allsburg. Más de dos décadas después, el irregular Jake Kasdan (Orange County, Bad Teacher) dirige lo que podría definirse como una secuela tardía, o también como una nueva aventura en el mismo universo, con nuevo reparto. El principal acierto de Kasdan: no haberse limitado a rodar un remake, para reducir las comparaciones. Y es que no llega ni de lejos a la altura de su predecesora, que se distinguía por su frescura, el ritmo frenético y unos efectos especiales revolucionarios para la época. Aquí no hay nada de todo eso, pero al menos el film funciona y se ha adaptado muy bien la premisa inicial a la época de las redes sociales y los selfies. Además el realizador se marca otro tanto al llevarse la cinta hacia su terreno, la comedia –aquí hay muchas más risas que en el original–, aprovechando el potencial para el género de Dwayne Johnson, Kevin Hart y Jack Black, que consiguen divertidas composiciones, en especial el tercero. En consonancia con la tendencia de la época, podría interpretarse lejanamente que su personaje, una mujer atrapada en un avatar masculino, quizás sea un guiño al mundo LGTB, y alguna broma un tanto gamberra está a punto de romper el tono familiar. Los apasionados de las consolas disfrutarán de algunos gags pensados especialmente para ellos.

6/10
Captain Fantastic

2016 | Captain Fantastic

Ben y Leslie Cash decidieron llevarse a sus hijos a vivir en lo más profundo de un bosque de Oregón, donde crecen sin comodidades, entrenando duramente cada día, y leyendo libros sesudos, mientras llevan una vida propia de los hippies a medio camino con el comunismo. Pero la madre sufre transtornos depresivos, por lo que acaba ingresando en un sanatorio psiquiátrico en el que se suicida. Ben decide acudir con su prole al funeral de su esposa, a pesar de que su suegro le ha advertido de que le denunciará si aparece. Matt Ross, más conocido como actor, por su papel del duro hombre de negocios Gavin Belson, en Silicon Valley, ha escrito este film, con puntos en común con La costa de los mosquitos, de Peter Weir, y otras cintas que critican la civilización e idealizan el entorno natural. Dan en la diana algunas reflexiones en torno a la educación, y la superficialidad de la sociedad moderna, que provoca que muchos jóvenes estén más preocupados por los videojuegos que por la historia de su propio país, o que coman de forma desordenada dando lugar a problemas de obesidad. Viggo Mortensen forma con los jóvenes que interpretan a sus hijos un sólido reparto, mientras que resulta un acierto haberle puesto como antagonista a Frank Langella, un sólido actor que defiende bien el punto de vista opuesto del abuelo. El autor del film parece obsesionado con criticar y caricaturizar a la Iglesia, como si la considerase responsable de todos los males de occidente. Además, aunque en el último tramo del film el inteligente guión pone en solfa la solidez de una familia tan radical como la que protagoniza el relato, se nota que todas sus simpatías están con ella.

5/10
Perdida

2014 | Gone Girl

Amy, la esposa de Nick, ha desaparecido el día en que ambos celebraban su quinto aniversario de boda en North Carnage, Misuri. Un decir, lo de celebrar, pues aunque se casaron enamorados, la relación se había deteriorado en gran medida. Algunas pistas sospechosamente dispuestas sugieren a la policía que Nick ha tenido que ver algo en el asunto. De modo que la desmesurada atención al caso de la opinión pública a través de los medios, le convierte inmediatamente en culpable, aunque la realidad es muy diferente. David Fincher ha abordado el thriller con diversas ópticas, el de un juicio al declive moral de la sociedad en Seven, concebido como un juego en The Game, con mirada objetiva y desapasionada en Zodiac. Aquí se encuentra más cerca de Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres, por su mirada nihilista a los personajes, donde nadie es inocente, y porque vuelve a insistir en la carga sexual morbosa que exhibía en ese film. También coincide con ese título en que adapta un best-seller de éxito que promete nuevas entregas, debido a Gillian Flynn, quien también firma el guión. Está claro que la trama es medianamente entretenida, tiene los giros suficientes para sorprender al espectador y mantenerle pegado a la butaca, y está bien respaldada por el poderío visual del director y su capacidad de crear una atmósfera envolvente. En su cínica mirada al matrimonio, que pone en valor el dicho de que "hay amores que matan", el film recuerda a ratos a Atracción fatal, también por algunos pasajes exagerados, casi de guiñol, y por el morbo que recorre la trama. Lo cierto es que resulta muy pobre la mirada que se ofrece a lo que debería ser una relación de pareja comprometida y los obstáculos que pueden dar al traste con ella. Los actores se esfuerzan, y sin duda a Ben Affleck le va bien hacer de tipo normal en apuros, pero Rosamund Pike en más de un momento parece un tanto pasada de rosca. Mientras que otros secundarios se pegan demasiado al estereotipo caricaturesco, como el policía que nunca duda o la presentadora televisiva. El otro gran tema que atraviesa la trama es la del gran circo mediático que se organiza en torno a la desaparición, donde se ponen en la picota los "reality-shows" y en general cualquier programa televisivo donde la gente habla y habla, y por qué no, también las tertulias caseras, donde se juzgan las acciones de los demás aunque no se dispongan de datos. La cuestión permite entregar algunas escenas bien servidas por Fincher en torno a la mentira y el fingimiento, pero también se acaba cayendo en la reiteración, algo que no se entiende en un film que dura innecesariamente dos horas y media.

5/10
Paranormal Movie 2

2014 | A Haunted House 2

Después de conseguir expulsar los demonios de su novia, Malcolm se muda a una nueva y magnífica casa junto  su nueva novia. Pero, claro, los sucesos paranormales no tardarán en aparecer. Segunda entrega de la serie paródica de películas de terror, escrita y producida por el incombustible payasete Marlon Wayans. Contiene lo que se espera: humor continuo, algo de sexo, lenguaje zafio y personajes estrambóticos. Para incondicionales de las comedias absurdas y descacharrantes.

3/10
Percy Jackson y el mar de los monstruos

2013 | Percy Jackson: Sea of Monsters

Percy Jackson, hijo de Poseidón y de una humana (y único vástago vivo de los tres grandes dioses del Olimpo: Zeus, Hades y Poseidón), vive recluido en un lugar idílico, boscoso, junto a otros compañeros semidioses. La zona está protegida por una barrera creada por el árbol en el que se metamorfoseó la mestiza Thalia, hija de Zeus, antes de morir. Pero hay quien desea destruir esa vida placentera de los semidioses... Cuando la barrera cae y el árbol de Thalia está a punto de secarse no quedará otro remedio que ir en busca del Vellocino de oro, el único objeto capaz de sanar a cualquier ser vivo. Sin embargo, Percy Jackson y sus amigos Annabeth (hija de Atenea) y el sátiro Grover, junto con la aguerrida Clarisse, hija de Ares, se encontrarán con que el Vellocino es también perseguido por quienes desean traer de nuevo a la vida al malvado Cronos e instaurar una nueva era. Segunda aventura del personaje creado por Rick Riordan en una saga de novelas que ha tenido un enorme éxito editorial. El atractivo es grande pues introduce la mitología griega en el mundo de hoy y los personajes, monstruos, dioses y semidioses y sus respectivas aventuras resultan bastante atractivas. Ya en la primera película, Percy Jackson y el ladrón del rayo, quedó claro el potencial que tenía esta historia y ahora vuelve a introducirnos en el mundo de los dioses griegos y los mitos clásicos con gran naturalidad. Aparecen así personajes legendarios como las Grayas, el oráculo de Delfos, el gigante cíclope Polifemo, Hermes, el monstruo marino Caribdis, el hipocampo, etc., todos ellos introducidos en la narración con cuidadoso esmero, de modo que se evita la sensación de "colados". Por otra parte, Percy Jackson y el mar de los monstruos acentúa mucho su carácter de película juvenil, con los duelos entre personajes y la problemática acerca de la propia valía, tan típica de la adolescencia. Narrativamente la acción se introduce con gran rapidez, de modo que la sensación es un tanto ligera, atolondrada, mientras que los conflictos se resuelven demasiado fácilmente y los personajes tienen poco peso individual. Quizá por eso el resultado no alcanza la épica que se le presupondría, aunque el conjunto no deja de tener el gancho necesario para el público juvenil. Los eficaces efectos especiales hacen el resto. Se encarga de la dirección Thor Freudenthal (Diario de Greg), mientras que entre los papeles importantes se introduce a Leven Rambin en el rol de Clarisse. Por su parte, Logan Lerman, Alexandra Daddario y Brandon T. Jackson están correctos.

5/10
Una Cenicienta moderna 3: Érase una vez una canción

2011 | A Cinderella Story: Once Upon a Song

Lucy Hale encarna a una jovencita que se encarga de sacar su casa adelante, cuidando de su padre y hermano y apañándoselas con los estudios. Pero su sueño real es el de ser cantante.

The Artist

2011 | The Artist

Hollywood, 1927. George Valentin es una gran estrella del cine mudo, sus películas son garantía de entretenimiento y una máquina de ganar dinero. Lo que no impide que viva en un matrimonio infeliz. Conocerá a Peppy Miller, una joven con deseos de triunfar en la pantalla, y a la que echa un pequeño cable. La llegada del sonido para las películas supondrá el declive de Valentin, mientras que Miller alcanza la cumbre del éxito. Aunque ella trata de ayudar al otro, existe una dificultad difícil de salvar, su orgullo, que le hace despreciar el cine hablado y cualquier gesto de compasión de los otros. Asombrosa y genial film de Michel Hazanavicius, cuya carrera hasta la fecha no era especialmente brillante, lo más destacado era la saga de espías OSS 117. Aquí ha tomado la opción radical de entregar una película muda a la antigua usanza, lo que incluye formato de pantalla 4:3, rótulos como los de antaño, acompañamiento de orquesta, gesticulación exagerada de los actores para remarcar su estado anímico... También el recurso al montaje paralelo o los ángulos al más puro estilo expresionista. Pero Hazanavicius no se limita a rodar una película que pudiera creerse que fue hecha en la etapa del cine mudo, sino que juega a que el espectador advierta lo que se ha quedado en el camino debido a los avances técnicos, y lo que supuso la introducción de las películas habladas en determinados actores, idea que estaba presente en clásicos como Cantando bajo la lluvia y El crepúsculo de los dioses, que son citados muy sutilmente. De modo que hay recursos geniales, en que el sonido puede aparecer inesperadamente, o en que un determinado ruido expresado en un rótulo puede ser un original hallazgo para sorprender al espectador. A los que atacan determinadas películas tachándolas de maniqueas, no se sabe cómo calificarán un film que sabe a obra maestra casi desde su arranque. Porque la película no deja de ser un cuento moral, con aire de folletín, donde hay espacio para las risas, las lágrimas y el amor, y en que se fustiga la soberbia y se alaba el amor desinteresado, que puede detectarse en la sensible Peppy, pero también en un simpático y fiel perrillo que es una de las figuras de la película. Hazanavicius ha hecho un casting perfecto, los actores parecen en efecto de finales de la década de los 20 y principios de los 30. Bérénice Bejo es de una belleza y bondad arrebatadoras, y Jean Dujardin atrapa todos los matices de quien cae desde lo más alto hasta el abismo.

9/10
Dos colgaos muy fumaos: fuga de Guantánamo

2008 | Harold & Kumar Escape from Guantanamo Bay

Harold y Kumar vuelven a vivir una disparatada y surrealista aventura. En esta ocasión se disponen a viajar a Ámsterdam pero en el avión sufren un ligero contratiempo: los confunden con terroristas. Como consecuencia inmediata los llevan directos a Guantánamo. Tras fugarse de la cárcel, viajarán por Estados Unidos para probar su inocencia. Sorprendentemente, Dos colgaos muy fumaos tuvo el suficiente éxito como para hacer una segunda parte. Todos aquellos que encontraron la primera peli graciosa, estarán en su salsa. El resto... Para los no iniciados en el típico humor absurdo norteamericano para adolescentes, esta película será un tostón de marca mayor. Está plagada de chistes –por llamarlos de alguna manera- simples, simples, muy simples; como las pelis de este gremio, todas las bromas se basan en el sexo y en escatologías de lo más explícitas. El gran problema de Dos colgaos muy fumaos es que no están ni colgaos ni fumaos. Claro que hacen locuras y fuman porros, pero la base de su problema es que son tontos a la par que insoportables, por lo que se hacen bastante dfíciles de aguantar. Es de esperar que el público fiel a la saga disfrutará con escenas como la de la fiesta en casa del amigo millonario o la surrealista con el Ku Klux Klan. Lo que imagino que no les hará tanta gracia, será la moralina final de la peli. La cinta critica la situación en Estados Unidos después de los atentados del 11-S. De hecho, si ellos son insoportables, el agente del gobierno responsable de terrorismo es lo más insufrible del mundo, pues tiene todos los defectos que se puedan imaginar. En fin, que a una peli que pretende criticar la exagerada situación que se vive en Estados Unidos con respecto al terrorismo con un tono completamente bobo, no le pega nada un mensaje final del presi Bush -también fumado, por supuesto- diciendo que aunque todo sea un asco, hay que amar al país con independencia del gobierno que haya.

1/10
Visioneers

2008 | Visioneers

Sátira sobre el mundo empresarial, el film sigue a una gran corporación de éxito mundial, con el espaldarazo del presidente de Estados Unidos, que ha logrado superar el gran problema de otras compañías, el estrés de sus empleados. Todo ello gracias a técnicas de control mental. Primera película con protagonismo absoluto de Zach Galifianakis, está pergeñada por dos hermanos, Jared Drake, director, y Brandon Drake, guionista. Se enmarca en la tradición de filmes sobre sociedades distópicas en que la gente acaba estallando.

5/10
El juego del amor

2007 | Feast of Love

Visión triste del amor ofrecida por el veterano Robert Benton (1932), director en su día de la notable Kramer contra Kramer, su mejor película. El film comienza cuando un profesor de la Universidad de Oregon llamado Harry Stevenson narra en voz en off un curioso cuento griego, que es toda una declaración de intenciones. Según la leyenda, tras crear a los humanos, los dioses se aburrían de ver la vida de los hombres y las mujeres, y para poner remedio crearon el amor. Nunca jamás volvieron a aburrirse, hasta el punto de que decidieron incorporar también el amor a sus propias vidas. Pero, entonces, inventaron la risa para poder soportarlo. Una cafetería es el lugar habitual en el que Stevenson se encuentra con su amigo Bradley, un buen tipo, casado, optimista, pero cuya excesiva ingenuidad en asuntos amorosos va a jugarle varias malas pasadas. Y allí también está el joven empleado Oscar, quien se enamora de un flechazo de Chloe, una joven que entra por la puerta. Bradley y Oscar, junto con las mujeres y hombres con los que se relacionan, forman el entramado en el que el viejo profesor se sitúa como testigo excepcional. Porque, debido a una tragedia personal –que él procura sobrellevar gracias al amor de su mujer–, el propio Stevenson ha aguzado la vista a la hora para percibir las verdades tantas veces ocultas en la vida de los otros. Así, con una visión gris de la existencia, que le hace mantener una actitud demasiado pasiva frente a lo que ve, Stevenson capta las cuitas amorosas de sus amigos y conocidos, sus encuentros y desencuentros, sus deseos y sus traiciones, sus riñas y enamoramientos, sus peligros y esperanzas. El tema de la película es indudablemente interesante, y el reparto es de esos que empujan a decidirse a verla. Sin embargo, el guión, basado en la novela de Charles Baxter, desprende una excesiva amargura. Pese a algún intento final por difundir esperanza –aunque apoyada en una estoica fortaleza humana–, al cabo el chato planteamiento de fondo con que Benton impregna su película es parecido a éste: el amor es una máquina de generar sufrimiento. Cierto es que tampoco es un camino de rosas, pero la idea que transmite la historia es que más vale ser una ameba sin sentimientos que tener la desgracia de enamorarse. Los vaivenes emocionales de los personajes parecen decir que el amor está ahí solamente para ser traicionado o para que un enorme vacío ocupe su lugar cuando ya no esté la persona amada. El caso es que aquí todo el mundo es infeliz. Sorprende, por otra parte, el tratamiento que el director hace del sexo, las más de las veces mostrado como un simple juego sin que el compromiso tenga nada que decir. Un “simple juego”, eso sí, que Benton se toma muy en serio, mostrándolo una y otra vez con gran explicitud.

4/10
Operación Stormbreaker

2006 | Stormbreaker

Alex Rider es un chaval catorceañero a cargo de su tío Ian, aunque éste nunca para en casa, en teoría porque se encuentra en viajes de negocios. En realidad es un agente secreto británico del MI6. Cuando Ian es eliminado por el enemigo, el MI6 revela a Alex la verdadera identidad de su tío, y le hacen ver que desde pequeñito ha sido adiestrado para que él también fuera espía: la práctica de deporte de aventura, el aprendizaje de idiomas y artes marciales, no eran meras aficiones que le inculcaba su tío. Finalmente Alex aceptará trabajar para MI6. Su primera misión será averiguar qué juego se trae un excéntrico millonario, que ha decidido regalar un nuevo modelo de ordenador, el Stormbreaker, a todas las escuelas. Entretenida película familiar, basada en las novelas juveniles de Anthony Horowitz; de hecho, él mismo ha sido el responsable de escribir el guión. A cuento de un James Bond adolescente, una fórmula que también se usó recientemente en Superagente Cody Banks, tenemos una trama razonable, buenas escenas de acción, los típicos "gadgets" del espía, y un buen sentido del humor, a cargo de los villanos -un Mickey Rourke pasado convenientemente de rosca, y su cómplice Nadia, una especie fría de "monstrua de Frankenstein"- y del jefe de Alex -un impasible Bill Nighy-. La presencia de Ewan McGregor es completamente episódica -aunque sin duda habrá disfrutado montando en moto, una afición que le pirra- y entre otros ilustres secundarios destacan Alicia Silverstone (la rubia niñera de Alex), Robbie Coltrane (el primer ministro) y Sophie Okonedo (que sorprendió muy gratamente en Hotel Rwanda).

5/10
Devuélveme mi suerte

2006 | Just My Luck

Albright acumula golpes de suerte. Pero la fortuna deja de sonreírle cuando besa en una fiesta a Jake, un auténtico gafe. Comedia con elementos fantásticos en la línea de Ponte en mi lugar, también con Lindsay Lohan, pero muy inferior por culpa de un guión poco inspirado, a veces grosero.

3/10
Charlie y la fábrica de chocolate

2005 | Charlie And The Chocolat Factory

Hay historias que parecen existir para ser llevadas a la gran pantalla por Tim Burton, y eso ocurre con las aventuras de Charlie Bucket, un chaval cuya vida gris se convierte de un día para otro en algo muy, muy dulce… Y es que la familia de Charlie es tan pobre que ni siquiera tiene algo para comer. Viven en una casucha que se cae materialmente a trozos (la habitación de Charlie no tiene techo), aunque eso no quita que todos los miembros de la familia –el abuelo Joe y la abuela Josephine, el abuelo George y la abuela Giorgina, y el señor y la señora Bucket– estén muy unidos y vivan una existencia feliz. Pero todos sufren por el pequeño Charlie, y es que un chico de su edad necesita un lugar de recreo, amigos con quienes pasarlo bien y sobre todo comida abundante. Se entiende, por tanto, que la gran atracción de Charlie sea la enorme fábrica de chocolate que domina la ciudad. Para él ese lugar es como el cielo, todo lleno de caramelo, azúcar glass, chocolate con miles de sabores... Y quizá el sueño de visitar la fábrica –cerrada al público desde hace mucho tiempo– se haga realidad si le toca una de las cinco invitaciones que el extraño dueño de la fábrica, Willy Wonka, ha escondido en forma de billetes dorados entre las chocolatinas repartidas por todo el mundo. La historia de Charlie tiene el aire de cuento fantástico y algo siniestro que le gusta a Tim Burton, y eso por no hablar de Willy Wonka, uno de los personajes más genuinamente burtonianos que ha dado el cine. La fidelidad al texto hace que el film sea un alarde de imaginación, pleno de colorido y con brillantes efectos especiales en la reproducción de las estancias de la fábrica, los ríos de chocolate y los diferentes destinos de los compañeros de Charlie. Burton ha contado con dos de sus actores fetiche: Johnny Depp es el solitario y travieso Willy Wonka, y Helena Bonham Carter la Señora Bucket. Aunque quien se lleva la palma es el chico Freddie Highmore, cuya natural expresividad ya nos dejo pasmados en Descubriendo Nunca Jamás.

6/10
Cuestión de pelotas

2004 | Dodgeball: A True Underdog Story

Peter LaFleur es un tipo bonachón que regenta un gimnasio de barrio venido a menos. El cutre local, que se cae a pedazos, es como una prolongación de sus clientes: una pandilla de perdedores más raros que un perro verde (un loco que se cree un pirata, dos escuchimizados bastante lelos, un gordo seboso y apocado, y un fanático de los deportes raros).  Y todos ellos tienen en común un grado de patosidad superlativo… En el extremo opuesto del negocio de LaFleur se encuentra Globo Gym, una especie de supertemplo para la gimnasia, que tiene todas las tecnologías del momento para obtener un cuerpo 10. Su jefe, el ególatra White Goodman, quiere hacerse con el humilde gimnasio de LaFleur. Éste no tiene muchas posibilidades de poder mantenerlo, según descubre Kate Veatch, una guapa abogada enviada por el banco para ver el estado de las cuentas del gimnasio.  La única posibilidad es conseguir una gran suma de dinero y el plan que se le ocurre a la cuadrilla de LeFleur no es otro que participar en el campeonato internacional de Balón prisionero. Kate, que se ha quedado prendada de LaFleur, decidirá también echarles una mano. Y la van a necesitar. Una película sobre el balón prisionero sólo puede enfocarse desde el género de la comedia más disparatada, y si además se cuenta con un consumado experto en estas lides como Ben Stiller la cosa puede ser bastante divertida. Hay pelotazos tan absurdos como tronchantes, caretos de espanto a cámara lenta… y hasta una perorata del mismísimo Lance Armstrong sobre la superación que resulta de una comicidad ridícula. Sin grandes honduras la historia enseña hasta dónde puede llegar la absurdez en el cuidado de los musculitos, los rayos uva y todas esas pamplinas. Y los actores cumplen, aunque Ben Stiller destaca especialmente en un papel poco habitual, el del malo de la peli.

3/10
Se montó la gorda

2003 | Bringing Down The House

Peter Sanderson es un buen abogado, pero su vida personal es un desastre. Todavía intenta superar que le haya abandonado su mujer, de la que sigue enamorado. Aún así, queda con una mujer a la que conoce a través de internet. Peter cree que es una culta abogada, pero Charlene resulta ser una afroamericana marginal recién escapada de la cárcel. Aunque Peter no quiere mezclarse con ella, Charlene pondrá su vida patas arriba, para convencerle de que le ayude a resolver sus problemas con la justicia. Además, ella le transmite su espontaneidad y sus ganas de vivir, y le ayudará a recuperar a su esposa. En alza tras su excelente interpretación en un papel secundario en Chicago (2002), Queen Latifah se pasa a la comedia, al lado de una de las estrellas del género, Steve Martin. Al parecer la actriz le enseñó a él, y a otros de sus compañeros de reparto, el lenguaje más chabacano de las calles, aprendido en sus años mozos.

4/10
Solo en casa 4

2002 | Home Alone 4

Los dos filmes protagonizados por Macaulay Culkin, de un niño que se quedaba solo en casa y se enfrentaba a unos ladrones, dieron lugar a una secuela sin el actor. Este film, cuarto de la saga, tampoco cuenta con Macaulay: imagina una historia en que los padres de Kevin se han separado. Ahora el chico vive con la madre, pero va a pasar la Navidad en casa de la novia de su padre.

4/10
Josie y las melódicas

2001 | Josie and the Pussycats

Tres jovencitas muy monas. Son Josie (Rachael Leigh Cook), Melodie (Tara Reid) y Valerie (Rosario Dawson). Forman una banda musical de segunda fila. Se esfuerzan y tal, pero nada. La trágica desaparición del grupo “The Jour” en un ¿accidente? de aviación puede ser su oportunidad: pues su manager necesita recambio, y se fija en ellas. Película juvenil y marchosa, con agradable música. Pinta el sueño de mucho adolescente: emular a su grupo favorito, y alcanzar la fama. Como los chicos de "Operación triunfo", vamos. Las “protas” son veinteañeras que se han ido abriendo paso poco a poco en el cine, o sea, que saben de qué va lo que cuenta la película.

2/10
Héroes fuera de órbita

1999 | Galaxy Quest

El comandante Peter Quincy, la teniente Tawny, el doctor Lazarus... Ellos son los protagonistas de una serie mítica de ciencia ficción, al estilo de Star Trek, que reúne a fans de medio planeta en convenciones anuales. La pena es que la serie ha sido cancelada. Pero no les va a faltar trabajo a estos actores. Pues unos extraterrestres un poco despistados han seguido la serie con pasión, creyendo que la misiones espaciales allí relatadas eran reales. Y como resulta que el universo está en grave peligro, recurren a la “heroica” tripulación. Parodia descacharrante en torno a los fans de series de culto de ciencia ficción. Podía haber sido más disparatada (en ese aspecto, Mars Attacks! de Tim Burton se lleva la palma), pero el film ofrece unos cuantos gags resultones en torno a la supuesta bravura de los personajes de ficción y a la ingenuidad de los alienígenas. El diseño de las criaturas marcianas corre a cargo del especialista Stan Winston.

5/10

Últimos tráilers y vídeos