IMG-LOGO

Biografía

Noah Young

Noah Young

Noah Young

Filmografía
¡Ay, que me caigo!

1930 | Feet First

Divertida película de la etapa sonora de Harold Lloyd. El film presenta tres tramos bien determinados. En el primero Harold es un joven dependiente de una zapatería que hace un curso por correspondencia para ganar en personalidad cara a tratar mejor a la clientela y prosperar. Más tarde, en la segunda parte, Harold se cuela en un barco donde viaje un magnate fabricante de zapatos, que le toma por un colega; él mantiene esa ficción, mientras trata de conquistar a la chica de sus sueños, a la que toma por hija del citado magnate, cuando únicamente es su secretaria; finalmente, tercer tramo, tenemos a Harold salvando mil y un obstáculos para entregar a tiempo una carta que le supondría al fabricante de zapatos un negocio redondo, y a nuestro héroe el reconocimiento de su valía. Los tres actos del film ofrecen momentos muy hilarantes. Cuando mejor funcionan los gags es cuando son puramente visuales, como cuando en el barco Harold intenta recuperar todos los ejemplares de una publicación, que incluye una fotografía suya bastante comprometedora. El tercer acto del film viene a ser como un “más difícil todavía” con respecto a El hombre mosca, pues de nuevo tenemos a Harold metido en líos, al ir a parar al andamio de un gran edificio, donde se verá obligado a resistir hasta llegar a la azotea. El actor filma él mismo sus arriesgadas escenas.

6/10
Welcome Danger

1929 | Welcome Danger

El joven hijo de un mítico jefe de la policía marcha a San Francisco dispuesto a poner al servicio de la ley sus aptitudes, que parecen estar en los genes. En el camino tiene tiempo de conocer a la chica de sus sueños.De los primeros títulos sonoros de Harold Lloyd. El genial actor cómico se las arregla mejor con los gags visuales, que con los que implican el uso del sonido, pero eso no quita para que el conjunto desprenda su inconfundible sentido del humor. Por ejemplo, cuando no reconoce a la chica amada vestida con un mono con pinta hombruna, o cuando le da por hacer un registro de las huellas digitales de toda la ciudad. Aunque el hilo conductor de la trama es algo elemental, una excusa para encadenar gags, entre los que destaca el de molestar a una vaca para conseguir el abrazo tierno de la joven por la que bebe los vientos.

6/10
¡Ay, mi madre!

1926 | For Heaven's Sake

Harold Lloyd es un millonario al que le sale el dinero por las orejas, hasta el punto de que puede permitirse destrozar dos coches, y tirar de chequera para adquirir uno nuevo. Su estilo de vida es muy diferente al de un predicador y su hija, que dan de comer en una barriada pobre. Una serie de equívocos conducen a que Harold se convierta en involuntario benefector de la misión, algo que no va a desmentir, se enamora perdidamente de la muchacha.Divertidísimo film, de expresivo título original, "por el amor del cielo". Contiene gags de antología, como el de Harold reclutando a los maleantes del barrio para que acudan al sermón de la misión, o el de éstos rescatándole de sus amigos ricos, que quieren impedir que cometa la locura de casarse con la hija del predicador. Son muy meritorias las escenas urbanas de persecución, repletas de acrobacias y momentos peligrosos, en que se ven implicados tranvías y autobuses.

8/10
El hombre mosca

1923 | Safety Last!

Asombrosa película de Harold Lloyd, probablemente la mejor de su filmografía, que figura en cualquier antología del cine por sus escenas acrobáticas. Harold es un joven que deja en el pueblo a su amada para labrarse un porvenir en la ciudad. Allí trabaja en unos grandes almacenes, pero sus deseos de prosperar no avanzan tan rápidos como quisiera. Sin embargo, cara a su chica, mantiene la ficción de que todo va viento en popa, y que es poco menos que el jefe del negocio donde es un simple dependiente. Las cosas se complican cuando su novia decide visitarle en la ciudad...El film está sembrado de momentos superdivertidos, cuando ella va a visitar a Harold en la tienda, y él simula ser alguien que manda mucho. Pero la secuencia estrella de la función está ligada a la idea que Harold tiene para publicitar los grandes almacenes: pedir a un amigo suyo que trabaja en la construcción que trepe hasta arriba el alto edificio donde tienen su sede los grandes almacenes; el hombre araña no puede cumplir lo pactado por el acoso de un policía, lo que obliga a Harold, muy a su pesar, a convertirse en improvisado trepador. Esto da lugar a imágenes grabadas indeleblemente en la historia del cine, donde se combina lo hilarante con el más genuino suspense. Harold Lloyd hizo sin dobles estas escenas. La protagonista femenina es la que sería su esposa, la actriz Mildred Davis.

8/10
El mimado de la abuelita

1922 | Grandma's Boy

Divertida comedia del genial y hierático Harold Lloyd, que es el niño mimado de su abuela, pero que arrastra un fuerte complejo de inferioridad desde que era pequeño, cuando un compañero del cole se burlaba de él. El tiempo ha pasado, pero aquel compañero es ahora su rival amoroso, y le hace la vida imposible. Cuando el sheriff pide voluntarios para buscar a un vagabundo facineroso, él se convierte a la fuerza en uno de ellos. El miedo le domina, pero su abuela le da un amuleto que supuestamente fue la clave del valor que mostró el abuelo durante la guerra de secesión.El film muestra a Lloyd en su faceta más timorata; resulta tronchante el contraste entre su miedo con un intruso, y cómo la abuela se deshace de él a escobazo limpio. Como en sus mejores películas, hay gags muy visuales, algunos a cuento de que un personaje no ve lo que sucede ante él, como el momento en que Harold y su rival creen estar haciendo manitas con la chica, cuando en realidad ambos han juntado sus manos entre sí. El vagabundo tiene un rostro de auténtico bruto, y resulta muy divertido ver a todo el pueblo acobardado, que deja a Harold sólo ante individuo tan peligroso.

7/10
Marino de agua dulce

1921 | A Sailor-Made Man

Un joven de posición acomodada, extremadamente indolente, se pasa el día en el club de campo holgazaneando. Un día se fija en una rica y bella heredera, y pide su mano al padre. Pero éste no acepta que su hija se una a alguien sin ocupación conocida. Para demostrar su valía, el chico se enrola en la marina, y viaja a Oriente, lo que coincide con el viaje de placer que su amada y un grupo de amigos hacen al mismo lugar.De nuevo Harold Lloyd demuestra su asombrosa vis cómica, junto a una gran capacidad de vertebrar gags de índole diversa en una historia sencilla. De modo que hay ocasión de reír en los prolegómenos, con un Lloyd con aires de superioridad sobre el resto de los mortales en el club, para pasar a su posición de marino de a pie en un barco, donde hay algún pasaje de cierto lirismo, a cuento de la amistad que traba con un colega con el que inicialmente se llevaba a matar. La apoteosis, también en el terreno de la acción, acontece en la India, cuando Lloyd debe rescatar a su amada de las garras de un marajá que la retiene en su palacio.

6/10
I Do

1921 | I Do

Una pareja de enamorados casados no hace mucho debe ocuparse de cuidar de sus dos sobrinitos: un bebé que no para de berrear y un mocoso que causa mil y un estropicios. Además, la noticia que publican los periódicos de que un ladrón merodea por el barrio les causa una profunda inquietud.Con mimbres tan sencillos funciona a la perfección este corto de Harold Lloyd, que arranca con un divertido gag del enamorado protagonista cruzando despistado con su ramo de flores en medio de un tráfico endiablado. Hay risas con el niño monstruito, con Lloyd haciéndose un lío al preparar el biberón, o enfrentándose a un supuesto ladrón que es sólo un globo con cara humana.

6/10
Por el corazón de Jenny

1920 | An Eastern Westerner

Un joven de la costa Este de vida disipada, cuyo forma de conducirse oculta a su familia, es enviado al Oeste a hacerse un hombre al saberse de su conducta. Allí, en el típico saloon, juega a las cartas, y ayuda a una joven cuyo padre ha sido encerrado por un facineroso para hacerse con sus favores. Lo más divertido de este corto de Harold Lloyd es la partida de póker, y el modo en que se enfrenta al villano de turno.

6/10
Harold, el nuevo doctor

1920 | High and Dizzy

Tribulaciones

1920 | Haunted Spooks

Un joven sufre mal de amores. Tras ver cómo su última amada la ha plantado por otros intenta quitarse la vida de varios modos. Hasta que le encuentra un abogado que necesita urgentemente que una cliente se case para poder heredar una mansión. Este corto de Harold Lloyd contiene varios momentos sencillamente tronchantes. Destacan los distintos intentos de suicidio (una pistola de agua, ponerse ante un tranvía, tirarse de un puente...), el modo en que se atrapan unas gallinas desde un automóvil, y los sustos por los fantasmas de una supuesta casa encantada.

7/10
Billy Blazes, Esq.

1919 | Billy Blazes, Esq.

El lejano Oeste. En un pueblecito los forajidos campan a sus anchas. El sheriff es un borrachín que no hace nada y el negocio más próspero es el de pompas fúnebres. En tal panorama, el potentado del lugar exige el pago de un deuda al dueño del saloon, al que expulsa mientras chulea con su hijo. Por suerte no anda lejos Billy Blazes, un soldado de fortuna, que pondrá las cosas en su sitio.Corto cómico de Harold Lloyd, situado en el oeste. Es bastante elemental, pero hay lugar para las risas, con un Lloyd capaz de liar sus pitillos y encenderlos con más rapidez que nunca.

5/10
Habla con papá

1919 | Ask Father

Intenso corto de Harold Lloyd, que en poco más de diez minutos desarrolla con gracia la historia de un joven que debe superar mil y un obstáculos para pedir la mano de su amada a un ocupado padre, que está "protegido" por todo un batallón de subalternos chupatintas. Hay momentos tronchantes, como el de la alfombra deslizante, la chica colmada de regalos o Lloyd disfrazado de mujer. También hay ocasión de ver las habilidades del actor como trepamuros.

7/10

Últimos tráilers y vídeos