IMG-LOGO

Biografía

Paul Cantelon

Paul Cantelon

Paul Cantelon

Filmografía
Effie Gray

2014 | Effie Gray

Película inspirada en hechos reales un tanto morbosos, describe el matrimonio infeliz de la joven y poco experimentada escocesa Effie Gray con el crítico de arte y erudito en mil cuestiones, entre otras la pintura de los prerrafaelitas, John Ruskin. Cuando Effie viaja ilusionada con su marido tras la boda a la casa de Londres donde vive con sus padres, descubre que John no es quien pensaba que era: se muestra muy raro y le niega de un modo asombroso el débito matrimonial; además, los sobreprotectores progenitores, sólo preocupados de la carrera de su hijito, le hacen la vida poco menos que imposible. El film, que cuenta con guión de Emma Thompson, quien se reserva un pequeño papel como confidente de Effie, tiene interés para documentar una determinada época y la atmósfera donde se desenvolvió la escuela prerrafaelita, con pintores como John Everett Millais, protegido de Ruskin, y que se sentirá atraido por Effie, aunque no quiere traicionar la confianza de su mentor. En ese sentido, el tratamiento visual del film imita sin duda a esos cuadros, y resulta muy atractivo, junto a los pasajes en Venecia. La principal debilidad de la película es que, una vez planteada la dificultad matrimonial, junto a la impasibilidad inhumana de Ruskin y la paciencia colmada al fin de su esposa, todo es un dar vueltas a lo mismo de un modo un tanto cansino, no hay excesiva progresión. De modo que también la interpretación de los principales actores, Dakota Fanning y Greg Wise, te deja frío.

5/10
Los mejores deseos

2013 | Wish You Well

Cuando su madre queda en estado de shock por la muerte accidental de su marido, una niña de doce años, Lou, y su pequeño hermano Oz, se trasladarán a vivir a la casa campestre de las montañas en donde vive su bisabuela. Allí la vida para ellos será complicada, pero también reconfortante. Emotiva película ambientada en los campos de Virginia durante los años 40 del siglo XX, adaptación de la novela de David Baldacci, escritor de "bestsellers" que han dado lugar a películas como Poder absoluto. Nada tiene que ver con ese estilo este film, un drama familiar lleno de sentimiento, que ensalza los lazos familiares y la lucha contra la injusticia. Dirigido con mano firme por Darnell Martin (Cadillac Records), que sabe sacar un precioso brillo a los colores de la naturaleza (esos arces rojos), Los mejores deseos cuenta con un reparto magnífico encabezado por la veteranísima Ellen Burstyn, que da una lección más de interpretación, y la estupenda niña Mackenzie Foy (Interstellar). Les acompaña un correcto Josh Lucas.

6/10
Woody Allen: El documental

2012 | Woody Allen: A Documentary

Larry David protagonizó a las órdenes de Woody Allen el film Si la cosa funciona. En esta ocasión, uno de los colaboradores estrechos del cómico televisivo, Robert B. Weide, productor ejecutivo y director de diversos episodios de su exitosa serie, titulada en España Larry David, compone un completo documental sobre la figura de Woody Allen. Otro trabajo de Weide, "Lenny Bruce. Swear to Tell the Truth" -sobre otro famoso humorista americano-, obtuvo una candidatura al Oscar en 1998. Woody Allen: El documental parte de la feliz infancia en Brooklyn de Allen, recuerda sus inicios como guionista y monologuista de humor, y repasa su evolución cinematográfica. Está compuesto por valiosos testimonios de colegas de profesión, como Martin Scorsese, y numerosos actores que han trabajado con Woody Allen, como Scarlett Johansson, Diane Keaton, Sean Penn, Mira Sorvino, Owen Wilson, Penélope Cruz y el citado Larry David. La madre del realizador, ya fallecida, aparece en imágenes de archivo. Llaman la atención los numerosos testimonios del padre Robert E. Lauder, sacerdote católico de Brooklyn, autor de libros como “God, Death, Art, and Love”, columnista y experto en cine. Resalta Lauder la continua búsqueda de Dios de Woody Allen en sus películas, en un momento histórico en el que el tema parece deliveradamente excluido de la mayoría del cine. Lanza también una pregunta al aire para el genial realizador que se queda sin respuesta. Si el mundo le parece tan terrible, ¿qué explicación tiene para la existencia del humor?. Woody Allen: El documental no olvida el episodio más controvertido de la vida del cineasta, su abrupta separación de Mia Farrow, después de que ésta descubriera que tenía una relación con Soon-Yi Previn, su hija adoptiva. Robert B. Weide mantiene cierta elegancia, aunque como es lógico suponer no ha conseguido que Mia Farrow accediera a dar su punto de vista.

6/10
La luz del fuego

2012 | Firelight

Las andanzas y problemas con los que se tiene que enfrentar el responsable de un centro correccional juvenil de mujeres. La jóvenes recibirán valiosas lecciones sobre el perdón, la redención y el heroísmo. El oscarizado Cuba Gooding Jr. (Jerry Maguire) protagoniza con empaque este interesante telefilm.

5/10
Diana Vreeland. La mirada educada

2011 | Diana Vreeland. La mirada educada

Diana Vreeland, conocida como la “Emperatriz de la moda”, fue la primera editora de moda de la revista Harper’s Bazaar, en la cual trabajó durante veinticinco años, antes de ser nombrada editora jefa de Vogue. Muchos coinciden en considerarla la creadora del concepto de moda tal y como lo conocemos hoy. Diana Vreeland, una mujer de personalidad arrolladora, fue una columnista brillante y carismática, con un talento innato para descubrir nuevos diseñadores, fotógrafos y tendencias, a menudo controvertidas, pero que han resistido sin esfuerzo el paso del tiempo, defendiendo modelos de belleza rompedores para la época y lanzando a la fama a Twiggy, Lauren Hutton o Ali MacGraw, entre muchas otras.

La música nunca se detuvo

2011 | The Music Never Stopped

Basada en el caso de estudio de Oliver Sacks, ‘El último hippie’, la primera película de Jim Kohlberg examina una familia dividida por el choque cultural y generacional de los años 60. 20 años después de que su hijo huyera de casa, Henry y Helen Sawyer lo encuentran en un hospital, enfermo de un tumor cerebral que le hace incapaz de distinguir entre el pasado y el presente. Sólo reacciona ante la música rock que solía escuchar, de modo que sus padres le buscan una terapeuta musical para ayudarle con su recuperación. 

Betty Anne Waters

2010 | Conviction

Kenny y Betty Anne Waters son dos hermanos que a pesar de criarse en un hogar desestructurado, han estado siempre estrechamente unidos. Él, casado y con una hija, es un poco tarambana, y con facilidad tiene problemas con la policía. Pero nada tan fuerte como la acusación de asesinar una mujer, hecho por el que es condenado, ante la incredulidad de los dos hermanos, a cadena perpetua. Pasarán los años con distintas apelaciones que se van perdiendo. Advirtiendo que poca ayuda le cabe esperar de unos abogados que creen a Kenny culpable, Betty Anne toma la determinación de estudiar la carrera de derecho, para ocuparse personalmente de la defensa de su hermano. Casada y con dos hijos, su matrimonio se va a resentir, pero ella piensa que es su deber lograr la libertad de Kenny. El actor Tony Goldwyn se ha ido labrando poco a poco una carrera como director, que incluye la realización de muchos episodios de series televisivas. Aquí maneja un guión de Pamela Grey (Música del corazón), basado en una aleccionadora historia real, sobre el amor fraternal y la confianza mutua mantenidos a lo largo del tiempo, que lleva a la protagonista a sobreponerse con constancia a mil y un obstáculos para demostrar una inocencia en la que cree firmemente. Lo que le da pie a entregar una película de corte clásico, no demasiado innovadora, pero que funciona. Es cierto que este drama judicial tiene numerosos elementos vistos en tantas películas, aquí se puede aplicar con toda propiedad aquello de que 'no hay nada nuevo bajo el sol'. Pero el guión de Grey es sólido, y presenta una sólida galería de personajes, en la que brillan las interpretaciones de Hilary Swank, Sam Rockwell y Minnie Driver, pero también, en roles más breves, Melissa Leo, Juliette Lewis, Peter Gallagher y Clea Duvall. Y junto a momentos de genuino suspense -la búsqueda de las pruebas desaparecidas-, destacan los momentos en que se despiertan las emociones -las conversaciones entre los hermanos, la amiga leal, los hijos de Betty Anne preguntándose si harían lo mismo que su madre por el otro hermano...

6/10
New York, I Love You

2009 | New York, I Love You

Película homenaje a la ciudad de Nueva York, concebida por el mismo artífice de Paris, je t'aime, el productor Emmanuel Benbihy. Consta de once segmentos, dirigidos por diez directores distintos, y el gran logro con respecto al precedente –pues se conserva la idea de una buena 'plantilla' de actores y directores– es una maravillosa unidad, podría llegar uno a creer que la película completa ha contado con una sola persona dirigiendo, en la línea de películas corales como Magnolia. Puede cambiar el momento del día -mañana, noche-, el marco geográfico, los personajes, pero hay un algo, el alma podríamos decir, que da prodigiosas vida y cohesión al conjunto. Lo que no quita para que haya pasajes sencillamente memorables, frente a otros más ligeros, a veces pequeñas bromas, pero siempre insertadas con inteligencia.   Entre las pequeñas historias sobresalen tres: la de Shekhar Kapur, de aire mágico, sobre una anciana cantante de ópera dispuesta a suicidarse en el hotel que se alojó antaño, con maravillosas interpretaciones de Shia LaBeouf, Julie Christie y John Hurt; la de Fatih Akin sobre un pintor, Ugur Yücel, fascinado con una joven oriental, Shi Qi; y la de Joshua Marston, con soberbios trabajos de Eli Wallach y Cloris Lechman, que dan vida a un matrimonio cascarrabias pero profundamente enamorados tras más de 60 años casados. Pero tienen también interés por supuesto las de Jiang Wen –un juego entre ladrones, Andy García y Hayden Christensen–, Mira Nair –la relación entre una judía a punto de casarse, Natalie Portman, y el hindú propietario de una tienda compuesto por Irffan Khan–, Shunji Iwai –la singular relación telefónica entre un compositor de bandas sonoras de anime, Orlando Bloom, y su productora, Christina Ricci–, Yvan Attal –que tiene dos historias, la de dos curiosos intentos de ligue, Ethan Hawke con Maggie Q, y Chris Cooper con Robin Wright Penn–, Brett Ratner –el baile de graduación de una chica en silla de ruedas, que involucra a James Caan, Anton Yelchin y Olivia Thirlby–, Allen Hugues –dos amantes ocasionales, Drea de Mateo y Bradley Cooper, van a reencontrarse– y Natalie Portman –un tipo, Carlos Acosta, pasea por Central Park con una niña–. El motivo amoroso está presente en las tramas, hay sorpresas y giros ingeniosos, y llama la atención como se inserta el tema de la sexualidad omnipresente en la sociedad actual, pues en muchas, aunque haya algún apunte grosero, hay una cierta crítica indirecta a este hecho. Resulta muy inteligente además el uso de un personaje con una cámara de vídeo, cuya presencia cobra sentido al final del film de un modo muy original y bello, broche perfecto a una gran película.

7/10
W.

2008 | W.

En Nixon, Oliver Stone retrató a un presidente estadounidense marcado por la sombra de Kennedy, que había sido mucho más popular que él, y le había vencido en las elecciones. En esta ocasión lleva al cine la vida de George W. Bush, otro presidente también acomplejado –según se le muestra en el film– por otro antecesor, que en este caso es George H.W. Bush, su propio padre. Stone hace mucho hincapié en las reprimendas de Bush Sr. a su vástago, hasta el extremo de que éste llega a tener pesadillas con él. También apunta que se siente muy celoso de que su padre parezca tener como favorito a su hermano Jeb. Y explica que en parte su empecinamiento con la guerra de Irak se debe a que Bush quería derrocar a un Sadam Hussein que su padre dejó en el poder tras derrotarle y expulsar a sus tropas de Kuwait en 1991. Contra todo pronóstico, Oliver Stone desconcierta un poco porque se esperaba que el polémico director de JFK y Comandante (sobre Fidel Castro) arremetiera sin piedad contra un presidente que ha combatido de forma regular en sus declaraciones públicas. Y sorprende agradablemente que, a pesar de sus divergencias políticas, Stone no cargue radicalmente contra él, sino que hace un esfuerzo por entenderle, y por explicar sus acciones. Por curioso que parezca, presenta a Bush como un buen hombre, honesto y esforzado, a pesar de su torpeza al hablar y sus problemas con el alcohol, un error de juventud. Viene a reconocer el cineasta que Bush es un hombre de sólidos principios e ideales, religioso convencido, enamoradísimo de su mujer, que luchó con tenacidad para ser elegido gobernador de Texas, en el 94, con todo en contra suya. El punto fuerte de la cinta son los actores. Algunas caracterizaciones son asombrosas, como la de Josh Brolin, que si bien no parece tan inspirado como en No es país para viejos, se esfuerza notablemente y por momentos parece el propio Bush. Se lucen especialmente el veterano James Cromwell como su progenitor, Elizabeth Banks –Laura Bush, su esposa– y una transformada Ellen Burstyn –Barbara Bush, madre del protagonista–. Richard Dreyfuss es un convincente Dick Cheney, aunque su personaje parece tratado de modo maniqueo, pues queda como un manipulador ansioso por quedarse con el petróleo de Irak. Sorprende visualmente muchísimo Thandie Newton, que gracias a una excelente labor de los maquilladores recuerda muchísimo a su personaje, Condolezza Rice, si bien no tiene demasiado papel en la cinta. Por otra parte, alguna elección se antoja desafortunada, como en el caso de Ioan Gruffudd (Mr. Fantastico en Los 4 fantásticos) escogido para una breve interpretación de Tony Blair. Juega en contra del film el hecho de que Oliver Stone –cuyos movimientos de cámara en cintas como Wall Street eran muy brillantes– haya rodado esta con una puesta en escena muy académica, cercana al de las producciones televisivas de segunda categoría. Además, el metraje (129 minutos) se antoja excesivo para una trama que no aporta ninguna teoría de la conspiración al estilo JFK, ni ninguna novedad sustancial, sino que se limita a repasar asuntos que han ocupado las portadas de los diarios en los últimos años. Desde luego, es una obra muy menor en la filmografía del veterano director.

5/10
La escafandra y la mariposa

2007 | Le Scaphandre et le papillon

Una película inolvidable, para darle muchas vueltas en el coco, tan rica es la historia y su tratamiento estético. Le valió a Julian Schnabel el premio al mejor director en Cannes, con toda justicia. Cuenta la historia real de Jean-Dominique Bauby, un periodista que tras sufrir un infarto masivo queda completamente paralizado, sólo puede mover un ojo y su párpado. Y con tan escasos medios, logrará comunicarse con el mundo exterior, los seres queridos y el médico, la logopeda..., e incluso escribir un libro. Es una historia conmovedora, que huye del sentimentalismo fácil. Aborda con valentía temas como el sufrimiento, el deseo de morir y de vivir, la atención de los enfermos de este tipo, el sentido de la vida, la espiritualidad... Y sobre todo, es originalísima la realización, los planos subjetivos del enfermo, la decisión de no mostrarle hasta bien avanzado el metraje, las escenas oníricas en que entra en juego la imaginación, el buen uso de la voz en off... Se trata de un título que roza, sino alcanza, la absoluta perfección. Resulta muy meritorio el trabajo de todos los actores, pero se trata de un gran trabajo de director. Julian Schnabel demuestra ser un artista integral, un gran creador que conjuga el contar una buena historia, el elaborar modos estéticos novedosos, la colaboración con artistas como el director de fotografía Janusz Kaminski, o con los productores Frank Marshall y Kathleen Kennedy, la decisión de rodar en francés, la luminosidad… El cineasta aporta mucho de su cosecha, pero a la vez sabe jugar con los símbolos originales imaginados por Bauby, como el de sentirse atrapado dentro de un claustrofóbico traje de buzo, o la capacidad de expresarse moviendo los párpados, como si del batir de las alas de una mariposa se tratara.

10/10
Todo está iluminado

2006 | Everything Is Illuminated

Singular, conmovedora e inclasificable película, acerca del joven judío estadounidense Jonathan Safran Foer, que emprende un viaje a Ucrania en busca de la mujer que salvó tiempo atrás la vida de su abuelo, perseguido por los nazis. Las peculiares manías de Jonathan –que recoge recuerdos de todos los lugares por los que pasa, y los guarda cuidadosamente en bolsitas de plástica, como si fueran pruebas del escenario de un crimen– y su desconocimiento del idioma ucraniano o ruso, dan pie a más de una escena surrealista, donde tienen su parte los perplejos guías del joven. Resulta, por ejemplo, delirante, el momento en que Jonathan trata de explicar que es vegetariano. El film se basa en una novela escrita precisamente por Jonathan Safran Foer. Como el homónimo protagonista del film, también él buscó a la salvadora de su abuelo. Y aunque no la encontró en su viaje a Ucrania, aquello le inspiró para inventar la historia que cuenta la película. Ésta sirve además para que, poco a poco, Elijah Wood se desprenda de la pesada carga de haber encarnado a Frodo en la trilogía de El Señor de los Anillos. El film, notabilísimo debut tras las cámaras del actor Liev Schreiber, es por momentos muy divertido, con escenas de enorme emotividad, y encierra la bella enseñanza de que cada persona es también su pasado, su historia, sus ancestros, de los que nunca debe olvidarse. La fotografía es preciosa, con planos muy imaginatvos y a veces portentosos, como los del campo de girasoles, y la música de aires cosacos que acompaña sempiternamente a las imágenes es encantadora.

7/10

Últimos tráilers y vídeos