IMG-LOGO

Biografía

Ricard Farré

Ricard Farré

Ricard Farré

Filmografía
Año de Gracia

2012 | Any de Gràcia

David es un joven de pueblo, que se va a estudiar Bellas Artes a Barcelona, se independiza al fin de sus desastrosos padres. Pero va a ser dependiente de quien le aloja, Gracia, una anciana que le acoge a cambio de que ayude en la casa, siguiendo un programa social del ayuntamiento. En la convivencia surgen los roces, pues David tiene ansias de libertad, y Gracia, además de arrastrar bastantes manías, aplica sus particulares reglas.Ventura Pons sigue rodando a buen ritmo, pero la pregunta que surge es si lo que rueda merece la pena y tiene público. Con un guión coescrito con Carme Morell y Jaume Cuspinera, entrega una historia iniciática bastante superficial de joven que ingresa en la vida adulta, chocando con el decepcionante mundo de los adultos que fallan y entregan una envenenada herencia. Año de gracia centra el tiro en el choque generacional entre David y Gracia, y a ello se suma el empuje desbordante del protagonista, con su deseo de ligar con Noa, la chica más guapa e interesante de la clase.Los actores hacen un trabajo correcto, no podía ser menos teniendo a la veterana Rosa Maria Sardà en el reparto, a la que se suman intérpretes bastante naturales, como el protagonista Oriol Pla. El problema es lo endeble y previsible de la trama, la película acaba casi por derribo, en realidad no hay mucha munición en la cartuchera narrativa; de modo que, en el mejor de los casos, el film tiene interés como radiografía de una sociedad cansada, que ignora el significado de la palabra "compromiso", desorientada y sin rumbo, demasiado individualista y quejica, a la que sólo parecen quedar cierta camaradería y el camino del hedonismo fácil, droga y sexo rápidos, para seguir adelante buscando algo mejor, que no se sabe qué es.

3/10
El sexo de los ángeles

2011 | El sexo de los ángeles

Bruno y Carla son novios, veinteañeros. Viven en Barcelona. Él estudia y ella trabaja de fotógrafa en una revista universitaria. Un día Bruno es agredido y recibe el auxilio de Rai, que le ayuda a curarse la herida. La conexión entre los dos chicos es rápida, se hacen amigos y, de repente, se enrollan. Rai se convierte en una especie de droga sexual para Bruno. Carla los descubrirá un día en plena faena, y su mundo se vendrá abajo. Bajo un argumento dramático que empareja el film con otras películas de alto contenido sexual, al estilo Castillos de cartón, Mentiras y gordas, etc., el director Xavier Villaverde entrega un retrato más de la lamentable situación afectiva que invade la vida de tantos jóvenes. Los protagonistas de este film son zarandeados por los impulsos sexuales del momento, sin un norte que guíe sus vidas. Por supuesto, vivir así no es jauja, y están confusos, a menudo tristes, frustrados e insatisfechos. Estamos ante una historia más sobre la dictadura de la “ideología de género”, que propugna que las reglas sexuales no son tales, ya que el sexo sería sólo parte del propio capricho, tan sólo importa la orientación que uno/a desee en cada momento. Por tanto, todo cabe en ese mundo carnal y plano donde el compromiso, la fidelidad, el orden y la entrega al ser amado brillan por su ausencia. Por lo demás, el argumento de fondo de El sexo de los ángeles es tan pobre que da pie a escenas muy inverosímiles, si es que el planteamiento general no roza ya lo claramente arbitrario y artificial. Es una pena que una actriz tan prometedora como Astrid Bergès-Frisbey (Bruc: El desafío, Piratas del Caribe: En mareas misteriosas) haya caído enredada en esta historia tan vacía. Hasta tal punto es así que lo mejor es probablemente el sensacional número de break-dance que tiene lugar durante los títulos de crédito que inician el film.

2/10

Últimos tráilers y vídeos