IMG-LOGO

Biografía

Ventura Pons

Ventura Pons

Ventura Pons

Filmografía
Universal y faraona

2018 | Universal i faraona

Fragmentos de la memoria de tres grandes artistas José Pérez "Ocaña" (Cantillana, 1947 - Sevilla, 1983), Javier Patricio "Gato" Pérez (Buenos Aires, 1950 – Caldes de Montbui, 1990) y Pepe Rubianes (Villagarcía de Arosa, 1947 – Barcelona, 2009), con el tiempo convertidos en iconos que han ayudado la ciudad de Barcelona a ser universal y faraona.

Miss Dalí

2018 | Miss Dalí

Anna Maria Dalí es cuatro años más joven que su hermano Salvador y se adoran. Pronto disfrutan del gran ambiente progresista de la España republicana, confraternizando con grandes creadores, García Lorca, Buñuel... Una arcadia feliz que se rompe con el estallido de las guerras europeas, la llegada de la siempre misteriosa Gala y con el impresionante éxito mundial de Salvador, uno de los más grandes pintores del s. XX.

El vicario de Olot

2017 | El vicario de Olot

Aprovechando la visita de un monseñor de alto copete, en un pueblo catalán se pone en marcha un Congreso de Sexología: unas jornadas para tratar de la religión y el sexo. La razón es que el sexo está muy presente entre el pueblo, incluido el joven vicario que es sobrino del monseñor. Una parte de las habitantes no verá con buenos ojos esta iniciativa y las dos facciones disputarán entre sí, hasta que finalmente llegarán a un consenso. Comedia burlesca y un tanto disparatada de Ventura Pons, centrada en dos de los temas que le obsesionan. El reparto coral y algunas situaciones divertidas son lo único relevante de la propuesta.

3/10
El virus de la por

2015 | El virus de la por

El día que los caballitos de mar, el grupo infantil de natación de la piscina municipal, empiezan a nadar sin burbuja, se produce un hecho que saca a flote sospechas, dudas y temores.  Anna, la directora del club de natación, se enfrenta a un difícil dilema y pide explicaciones a Jordi, el entrenador, después que algunos padres se hayan quejado de como el chico ha gestionado la negativa a lanzarse al agua de uno de los niños, que no quiere hacerlo porque está asustado. Jordi asegura que ha actuado con tacto y que no lo ha reñido ni asustado.  Pero el problema es otro: los padres ven con inquietud y preocupación que, para tranquilizarlo, lo haya abrazado y le haya dado un beso. El conflicto empieza cuando cada uno da su versión de ese gesto. Las versiones sobre el beso no coinciden. ¿Se trata de un gesto de afecto para calmar a un niño asustado o detrás se oculta alguna otra cosa? La sospecha alimenta el miedo y esta genera violencia.  Hèctor, el otro monitor de la piscina, se desentiende de Jordi y se embarca en una batalla de dudas y temores. No se mete, no se pronuncia. Su silencio es el de la conformidad, el de las mayorías sumisas.  ¿Queremos vivir en un mundo donde los mecanismos de control y de sospecha se activen para prevenir cualquier riesgo o en un mundo donde un gesto de ternura no se penalice ni se cuestione? El Virus de la Por (El Virus del Miedo)  abre interrogantes sobre los miedos contemporáneos, las relaciones humanas, los prejuicios y la confianza.

Cola, Colita, Colassa (Oda a Barcelona)

2015 | Cola, Colita, Colassa

Colita; el porqué de esta mujer.

Una merienda en Ginebra

2013 | Un berenar a Ginebra

En el año setenta y uno, a finales del franquismo, Mercè Rodoreda, una de las autoras europeas más importantes del siglo veinte, coincide en Ginebra, donde vivía, con el crítico literario y editor Josep Maria Castellet y le invita a merendar en su casa. La escritora, ciertamente un personaje recóndito, guardaba el secreto de todo lo que la concernía, se había convertido ella misma en secreto o, quizás, incluso, en productora de secretos. Pero aquella tarde, extrañamente, se abrió y compartió muchos de ellos.

Ignasi M.

2013 | Ignasi M.

    A pesar de que sus propuestas son minoritarias, Ventura Pons rueda a buen ritmo, pues más o menos estrena una película al año. En esta ocasión regresa al género documental, donde brilló años atrás con dos de sus mejores trabajos, Ocaña, retrato intermitente, en torno a la figura de un carismático artista, y El gran gato, homenaje a otro, un cantante fallecido. Ignasi M se centra en el personaje al que alude el título, un prestigioso museólogo seropositivo, que a pesar de ser homosexual, tuvo dos hijos con su ex mujer. En la actualidad pasa un momento muy duro, pues su empresa ha quebrado por culpa de la crisis, y la madre de sus retoños se ha quedado parapléjica al tiempo que ha descubierto, sus inclinaciones lésbicas. Además, Ignasi ha hipotecado su casa y se encuentra al borde del desahucio, y su padre se ha intentado suicidar. Ciertamente, más allá de la descripción de la estrambótica familia del protagonista, Ventura Pons apenas tiene qué contar, así que los escasos 87 minutos de Ignasi M se hacen interminables. Su humor basado en constantes alusiones al sexo puede resultar algo desesperante. Tiene cierto interés, en todo caso, su dibujo de una sociedad desnortada, donde el 'todo vale' conduce a situaciones surrealistas, y donde los lazos familiares sobreviven al hedonismo y a la obsesión por las relaciones carnales.

3/10
Año de Gracia

2012 | Any de Gràcia

David es un joven de pueblo, que se va a estudiar Bellas Artes a Barcelona, se independiza al fin de sus desastrosos padres. Pero va a ser dependiente de quien le aloja, Gracia, una anciana que le acoge a cambio de que ayude en la casa, siguiendo un programa social del ayuntamiento. En la convivencia surgen los roces, pues David tiene ansias de libertad, y Gracia, además de arrastrar bastantes manías, aplica sus particulares reglas.Ventura Pons sigue rodando a buen ritmo, pero la pregunta que surge es si lo que rueda merece la pena y tiene público. Con un guión coescrito con Carme Morell y Jaume Cuspinera, entrega una historia iniciática bastante superficial de joven que ingresa en la vida adulta, chocando con el decepcionante mundo de los adultos que fallan y entregan una envenenada herencia. Año de gracia centra el tiro en el choque generacional entre David y Gracia, y a ello se suma el empuje desbordante del protagonista, con su deseo de ligar con Noa, la chica más guapa e interesante de la clase.Los actores hacen un trabajo correcto, no podía ser menos teniendo a la veterana Rosa Maria Sardà en el reparto, a la que se suman intérpretes bastante naturales, como el protagonista Oriol Pla. El problema es lo endeble y previsible de la trama, la película acaba casi por derribo, en realidad no hay mucha munición en la cartuchera narrativa; de modo que, en el mejor de los casos, el film tiene interés como radiografía de una sociedad cansada, que ignora el significado de la palabra "compromiso", desorientada y sin rumbo, demasiado individualista y quejica, a la que sólo parecen quedar cierta camaradería y el camino del hedonismo fácil, droga y sexo rápidos, para seguir adelante buscando algo mejor, que no se sabe qué es.

3/10
Mil cretinos

2010 | Mil cretins

Como es habitual, el director catalán Ventura Pons rueda a ritmo de película anual. En esta ocasión, su propuesta es diferente a los dramas a los que se dedica desde finales de los 90, y los momentos más cómicos se parecen en cierta manera a las primeras comedias que rodó, en la línea de ¡Rosita, please! y similares. El argumento se compone de numerosos relatos cortos aparentemente inconexos, aunque al final se explica la relación entre ellos. Como suele suceder en este tipo de películas, el nivel es irregular. Algunos segmentos están muy bien resueltos, sobre todo el relato del escritor que alaba en una entrevista la obra de un autor joven, lo que desencadena consecuencias inesperadas. Otros son menos interesantes, y bastante surrealistas, como el de la mujer a punto de suicidarse, un hombre que va a visitar a una residencia a su padre, que se viste con ropa interior de mujer, un tipo al que le ha enviado una carta su ex novia, pero antes de recibirla se ha suicidado, la señora que limpia su casa hasta vaciarla por completo incluso de muebles y baldosas, un profesor que ante la visión de un niño que sangra tras haber sido herido con una botella rota, le reprende por no haberle dado los buenos días... Especialmente insufrible es la parte formada por varios relatos mudos, en homenaje a los primeros tiempos del cine, y que recrean a base de humor muy simplón historias clásicas, como “La bella durmiente”, “Robin Hood”, “Guillermo Tell” y la Anunciación a María del Evangelio. Pons cuenta con un amplio reparto, que incluye a actores muy solventes, como Julieta Serrano, Jordi Bosch, Joel Joan, Roger Príncep o Santi Millán. Todos realizan correctos trabajos y logran arrancar sonrisas ocasionales. Pero el film trivializa los temas centrales que trata, como la vejez, la muerte y la eutanasia, y el conjunto decepcionará incluso a los incondicionales del prolífico Ventura Pons.

4/10
A la deriva

2009 | A la deriva

El cineasta catalán Ventura Pons cierra su personal trilogía basada en las novelas de su amigo Lluís-Anton Baulenas, tras las desiguales Anita no pierde el tren y Amor idiota. Lamentablemente esta tercera colaboración se parece más a la segunda de estas películas, si bien ahora se trata de una drama en toda regla con personajes totalmente desubicados, con vidas muy desordenadas y un futuro falto de sentido. Tras dos años trabajando en una ONG en África, Anna (María Molins) regresa a Barcelona traumatizada con la violencia, la miseria y la muerte que ha visto allí, y sobre todo muy escéptica en cuanto a la eficacia de la labor asistencial que se realiza. Al cabo de los meses, se pone a trabajar de guardia nocturno en una residencia sanitaria de lujo a las afueras de la ciudad y decide abandonar a su marido. Apenas se habla con su hermana, la única de su familia con la que tiene trato. Su único amigo es un compañero de trabajo, Carducci (Albert Pérez), un homosexual que le regala su caravana para que viva en ella y además le anima a seguir luchando con su vida, le entiende, le escucha... Porque Anna, como dice el título, va realmente a la deriva. Durante el día duerme y por las noches trabaja. Todo es monótono hasta que se encapricha de un interno de la residencia, de quien ni siquiera sabe su nombre, con el que practicará sexo todas las noches y cuando haga falta. La película transmite la tristeza de los personajes, zarandeados hacia no se sabe dónde y sin ningún ideal que seguir. Lo único que merece la pena es pasarlo bien, dice uno de ellos, pero si eso no es posible –como parece ocurrirle a la protagonista– no queda sino desahogarse con el sexo, da igual con quién, da igual cuándo, da igual la postura. El film habla de la decepción de esas personas que han gastado su vida en ideales que finalmente les han dejado vacíos (en este caso, las ONG). Y de la amargura que les invade cuando todo su mundo supuestamente solidario se viene abajo como un castillo de naipes. No hay asidero entonces, solo abismo vital. Aunque el propio Ventura es aún más crítico al decir que en esta película África es "una metáfora de los sueños de unos seres que quieren huir de su realidad inmediata". El director rueda bien y cuenta con la competencia de su equipo técnico y artístico habitual, con intérpretes como Roger Coma, Marc Cartes o Mercé Pons.

2/10
Forasteros

2008 | Forasters

El director catalán Ventura Pons adapta por tercera vez una obra teatral de Sergi Belbel, tras Caricias y Morir (o no). La acción tiene lugar en dos épocas distintas, separadas por cuarenta años, y sigue los pasos de una familia de clase media. En los 60, la madre sufre un cáncer terminal, y se comporta como una déspota que tiene a sus hijos traumatizados. Éstos se reencuentran en la actualidad, tras muchos años sin verse. En el piso de arriba se acaban de instalar unos inmigrantes andaluces, en la trama del siglo XX, mientras que en el XXI han sido sustituidos por una familia magrebí. Ha contado Pons con grandes actores. Destaca el trabajo de Anna Lizarán, la gran estrella del teatro catalán, a quien el cineasta había dirigido en Actrices y que repite los dos papeles que ya hizo en los escenarios. También brilla envejecido por el maquillaje el expresivo Joan Pera, muy popular en la escena barcelonesa, y que tiene una voz muy familiar para el público español, porque dobla a Woody Allen, pero que no se prodiga demasiado en la gran pantalla. Toca el realizador muchísimos temas, como la emigración y la xenofobia, las relaciones familiares conflictivas, la homosexualidad, la enfermedad terminal y los malos tratos. Pero lo hace de forma demasiado aséptica, una característica inherente a su filmografía, y con cierta tendencia a sugerir detalles morbosos o escatológicos. Tampoco puede evitar que los personajes resulten demasiado fríos. No resultan atractivos para el espectador, incluso cuando son capaces de realizar acciones positivas, como atender a una enferma, o dar de comer a un niño hambriento.

4/10
Barcelona (un mapa)

2007 | Barcelona (un mapa)

Un matrimonio mayor decide despedir a los inquilinos alquilados en su casa de Barcelona. El motivo es que él está enfermo y desea pasar sus últimos momentos en soledad, con la sola compañía de su mujer. De este modo, ambos hablarán, uno a uno, con sus huéspedes: la profesora de francés, el guardia de seguridad y la emigrante argentina. De las conversaciones saldrán a la luz diversas historias y demás. El desigual Ventura Pons (Actrices) dirige una película intimista, teatral, rodada casi completamente en interiores, con tonos pastel y luces artificiales de hogar rancio, antiguo. Cuenta con dos grandísimos intérpretes como protagonistas, y tanto José María Pou como Núria Espert logran que nos interesemos por sus vidas, por su pasado. Sin embargo, poco a poco Pons va derivando su guión y sus imágenes hasta derroteros cada vez más sórdidos, en donde salen a relucir secretos inconfesados y situaciones grotescas, que incluyen travestismo, adulterio, homosexualidad e incesto. Y no hay más en esta especie de mirada atrás de sus personajes: la visión existencial de Pons, muy material y pobre, transmite al espectador una honda tristeza ante la esterilidad de las vidas que presenta. Al final sólo se salvan las buenas actuaciones y una dirección competente.

3/10
La vida abismal

2006 | La vida abismal

El cineasta catalán Ventura Pons, que suele situar sus películas en la actualidad, recrea en esta ocasión la España de principios de los 70. La acción tiene lugar en Valencia, donde Ferrán, veinteañero sin perspectivas vitales, se apunta a una timba de cartas, para sacarse un dinerillo. Aunque pierde más de lo que tiene, en la partida conoce a ‘El Chino’, jugador profesional que acaba tomándole como protegido, para enseñarle a vivir de las apuestas. Tomando como base una novela de Ferran Torrent, Pons intenta enlazar con El buscavidas, el clásico sobre un perdedor que saca dinero mediante el juego, y con películas sobre jugadores de cartas, como El destino también juega, El rey del juego, Maverick o Rounders. El irregular cineasta  describe con eficacia la atmósfera turbia que rodea al submundo del juego clandestino, aunque abusa de todos los tópicos imaginables de la época. Por ejemplo, se ceba en el retrato de un improbable sacerdote. Como es habitual, Óscar Jaenada da el do de pecho, creando un personaje magnético, y el resto del reparto realiza un trabajo más o menos correcto. A pesar de todo, algunas de las situaciones resultan demasiado artificiosas.

4/10
Animales heridos

2006 | Animals Ferits

Pocos títulos se ajustan tan bien a su trama como éste de Ventura Pons. En efecto, el film muestra a una serie de personajes insatisfechos con sus vidas (el ejecutivo infiel, que se acuesta con la decoradora; la pareja 'enrollada' que vive en el conformismo; los inmigrantes que caen atrapados en la telaraña de los países opulentos), que se lamen sus heridas, incapaces de amar desinteresadamente. El cineasta catalán nos mete en el callejón de vacío paralizante en que se encuentran, donde el lujo, el aspecto físico y las relaciones insustanciales no llenan. Eso sí, es incapaz de señalarnos cuál es la salida, da la impresión de que no cree en su existencia.

2/10
Amor idiota

2004 | Amor idiota

Pere-Lluc es un idiota confeso, condición que cree compartir con toda la humanidad. Parece haber llegado al colmo de la idiotez cuando ofrece un bochornoso espectáculo exhibicionista en un restaurante. Pero la estulticia no conoce fronteras, y tras una noche de borrachera, se fija en una atractiva mujer casada, Sandra, que coloca banderolas publicitarias por la noche. Y como si fuera un inmaduro adolescente, empieza a espiarla, hasta que se conocen y emprenden una tórrida relación. El director catalán Ventura Pons (Actrices) adapta una desconocida novela de Lluís-Anton Baulenas, que está en la línea de jóvenes desorientados y vacíos por dentro, que se mueven por impulso hacia ninguna parte. Film muy subido de tono, lo protagonizan el televisivo Santi Millán y Cayetana Guillén Cuervo.

1/10
El gran gato

2003 | El gran gato

Sentido recuerdo del músico argentino Gato Pérez, fallecido en 1990, a cargo de Ventura Pons, que trabajó con él cuando le compuso la banda sonora de La rubia del bar. Estrellas como Luis Eduardo Aute o María del Mar Bonet interpretan temas del artista.

4/10
Manjar de amor

2002 | Food Of Love

Paul, un joven estudiante de música, se inicia en la homosexualidad de la mano de un célebre pianista. Mientras, su sobreprotectora madre, que está a punto de divorciarse, se encuentra en la más absoluta inopia. El catalán Ventura Pons filma en inglés, con actores británicos, la adaptación de una compleja novela de David Leavitt. En la bien perfilada galería de personajes destaca Juliet Stevenson, en el difícil papel de la madre.

3/10
Anita no pierde el tren

2001 | Anita no pierde el tren

Anita es taquillera en un cine de barrio. Los tiempos cambian, y los dueños deciden tirar la sala abajo y vender para que se monten unos multicines. Y a ella, cincuentona, la ponen de patitas en la calle, pues no casa con la nueva imagen de empresa que se pretende transmitir. La mujer soñadora está triste y acude todos los días al solar de las obras. Allí conoce a un obrero, hijo de inmigrantes y casado, con el que inicia un romance.   El director catalán Ventura Pons cambia la estructura dramática de sus últimos films (Caricias, Morir (o no)), para internarse por terrenos más propios de comedia. Eso sí, abordando, aunque con tono ligerito, las crisis afectivas propias de la madurez; y, a la vez, ofrece un homenaje muy particular y sentido al cine. Rosa María Sardá está divertidísima, como suele.

6/10
Morir (o no)

2000 | Morir (o no)

El director catalán Ventura Pons sigue presentando films donde se entremezclan diversas historias, a modo de relatos cortos. La novedad en Morir (o no) reside en que las siete historias de la película se cuentan dos veces, de modos distintos, en blanco y negro y color. La diferencia en el doble relato viene dada por el hecho de si la muerte hace acto de presencia o no en medio de los personajes. De este modo, las andanzas de un director de cine en etapa de bloqueo, un heroinómano con problemas, una cría que se atraganta con un hueso de pollo, un motorista atropellado por la policía, un enfermo que no consigue pedir ayuda, una histérica que se atiborra a pastillas y un ejecutivo amenazado por un asesino cobran doble interés. El film se basa en la obra de Sergi Belbel, y presenta una agradecible frescura. El planteamiento recuerda a títulos como La vida en un hilo, ¡Qué bello es vivir! o Dos vidas en un instante. El reparto está perfecto, a pesar de estar integrado por rostros relativamente desconocidos. 

6/10
Caricias

1998 | Carícies

Varios personajes barceloneses, con una relación afectiva entre ellos, no son capaces de comunicarse ni entenderse. Al final acaban aflorando los instintos más bajos. Pero parece que tan solo unas simples caricias pueden ser el comienzo de un lazo más fuerte. Película muy del gusto del catalán Ventura Pons (Anita no pierde el tren, Amor idiota), con un reparto coral donde resaltan los nombres de Rosa Maria Sardà, Sergi López o el triunfito Naím Thomas.

3/10
Actrices

1997 | Actrices

Una joven estudiante de teatro, que aspira a interpretar a Amparo Ribera, una vieja diva de la escena, en una nueva obra sobre su vida, entrevista a tres de sus discípulas, para meterse mejor en su papel. Ventura Pons y Josep María Benet i Jornet adaptan para el cine la obra teatral ‘E.R.’ del segundo, una reflexión sobre el difícil mundo de la interpretación en los escenarios. Al inicio parece que el film va a dibujar el relevo generacional en la escena, al estilo de Eva al desnudo de Joseph L. Mankiewicz. Pero la narración se centra más en tres mujeres de la misma edad –una actriz consagrada, una estrella de televisión, una dobladora–, que ofrecen, a través de los recuerdos que guardan de su antigua maestra, sus distintas versiones de lo que supone la actuación y la fama. Las diferencias se ponen de manifiesto, sobre todo, en las diferentes concepciones que tienen de una tragedia griega que estudiaron con la vieja actriz. Ventura Pons, sin esconder el origen teatral del material que maneja, consigue una ágil puesta en escena, con momentos de intenso dramatismo. Aunque la visión sobre el mundo de las actrices peque a veces de parcial, cayendo en el viejo tópico de que, para triunfar en el oficio, hay que, prácticamente, ‘vender el alma al diablo’, logra meter al espectador en la historia. Destaca el recital interpretativo de las maravillosas protagonistas, que muestran una peculiar relación de amor-odio. 

5/10
El porqué de las cosas

1995 | El perquè de tot plegat

Película coral, compuesta por historias independientes, recreadas a partir del libro de Quim Monzó, uno de los autores de referencia de Ventura Pons. Son pequeñas instantáneas de la vida, que muestran las pulsiones por las que se mueve el ser humano.

5/10
¡Rosita, please!

1993 | Rosita, please!

Rosita es una cantante de ópera catalana que tras dejar plantado a todo un equipo de rodaje hollywodiense, se marcha a Bulgaria a descansar. Allí se reencontrará con un ex amante. Amparo Moreno protagoniza esta comedia de Ventura Pons que muchos han calificado como bodrio y es que ni la historia, ni el guión, ni la puesta en escena hay por dónde cogerlo.

1/10
Ocaña, un retrato intermitente

1978 | Ocaña, un retrato intermitente

Documental que retrata la época post-franquista de Barcelona a través de la mirada del artista José Pérez Ocaña. El pintor retrata cómo es su vida y sus diferentes puntos de vista en comparación con la sociedad de ese entonces.  El director de la película, Ventura Pons, hace una crítica a través de la figura del pintor, sobre la visión que había en esa época de los homosexuales. 

4/10
Universal y faraona

2018 | Universal i faraona

Fragmentos de la memoria de tres grandes artistas José Pérez "Ocaña" (Cantillana, 1947 - Sevilla, 1983), Javier Patricio "Gato" Pérez (Buenos Aires, 1950 – Caldes de Montbui, 1990) y Pepe Rubianes (Villagarcía de Arosa, 1947 – Barcelona, 2009), con el tiempo convertidos en iconos que han ayudado la ciudad de Barcelona a ser universal y faraona.

Miss Dalí

2018 | Miss Dalí

Anna Maria Dalí es cuatro años más joven que su hermano Salvador y se adoran. Pronto disfrutan del gran ambiente progresista de la España republicana, confraternizando con grandes creadores, García Lorca, Buñuel... Una arcadia feliz que se rompe con el estallido de las guerras europeas, la llegada de la siempre misteriosa Gala y con el impresionante éxito mundial de Salvador, uno de los más grandes pintores del s. XX.

El virus de la por

2015 | El virus de la por

El día que los caballitos de mar, el grupo infantil de natación de la piscina municipal, empiezan a nadar sin burbuja, se produce un hecho que saca a flote sospechas, dudas y temores.  Anna, la directora del club de natación, se enfrenta a un difícil dilema y pide explicaciones a Jordi, el entrenador, después que algunos padres se hayan quejado de como el chico ha gestionado la negativa a lanzarse al agua de uno de los niños, que no quiere hacerlo porque está asustado. Jordi asegura que ha actuado con tacto y que no lo ha reñido ni asustado.  Pero el problema es otro: los padres ven con inquietud y preocupación que, para tranquilizarlo, lo haya abrazado y le haya dado un beso. El conflicto empieza cuando cada uno da su versión de ese gesto. Las versiones sobre el beso no coinciden. ¿Se trata de un gesto de afecto para calmar a un niño asustado o detrás se oculta alguna otra cosa? La sospecha alimenta el miedo y esta genera violencia.  Hèctor, el otro monitor de la piscina, se desentiende de Jordi y se embarca en una batalla de dudas y temores. No se mete, no se pronuncia. Su silencio es el de la conformidad, el de las mayorías sumisas.  ¿Queremos vivir en un mundo donde los mecanismos de control y de sospecha se activen para prevenir cualquier riesgo o en un mundo donde un gesto de ternura no se penalice ni se cuestione? El Virus de la Por (El Virus del Miedo)  abre interrogantes sobre los miedos contemporáneos, las relaciones humanas, los prejuicios y la confianza.

Cola, Colita, Colassa (Oda a Barcelona)

2015 | Cola, Colita, Colassa

Colita; el porqué de esta mujer.

Una merienda en Ginebra

2013 | Un berenar a Ginebra

En el año setenta y uno, a finales del franquismo, Mercè Rodoreda, una de las autoras europeas más importantes del siglo veinte, coincide en Ginebra, donde vivía, con el crítico literario y editor Josep Maria Castellet y le invita a merendar en su casa. La escritora, ciertamente un personaje recóndito, guardaba el secreto de todo lo que la concernía, se había convertido ella misma en secreto o, quizás, incluso, en productora de secretos. Pero aquella tarde, extrañamente, se abrió y compartió muchos de ellos.

Ignasi M.

2013 | Ignasi M.

    A pesar de que sus propuestas son minoritarias, Ventura Pons rueda a buen ritmo, pues más o menos estrena una película al año. En esta ocasión regresa al género documental, donde brilló años atrás con dos de sus mejores trabajos, Ocaña, retrato intermitente, en torno a la figura de un carismático artista, y El gran gato, homenaje a otro, un cantante fallecido. Ignasi M se centra en el personaje al que alude el título, un prestigioso museólogo seropositivo, que a pesar de ser homosexual, tuvo dos hijos con su ex mujer. En la actualidad pasa un momento muy duro, pues su empresa ha quebrado por culpa de la crisis, y la madre de sus retoños se ha quedado parapléjica al tiempo que ha descubierto, sus inclinaciones lésbicas. Además, Ignasi ha hipotecado su casa y se encuentra al borde del desahucio, y su padre se ha intentado suicidar. Ciertamente, más allá de la descripción de la estrambótica familia del protagonista, Ventura Pons apenas tiene qué contar, así que los escasos 87 minutos de Ignasi M se hacen interminables. Su humor basado en constantes alusiones al sexo puede resultar algo desesperante. Tiene cierto interés, en todo caso, su dibujo de una sociedad desnortada, donde el 'todo vale' conduce a situaciones surrealistas, y donde los lazos familiares sobreviven al hedonismo y a la obsesión por las relaciones carnales.

3/10
Año de Gracia

2012 | Any de Gràcia

David es un joven de pueblo, que se va a estudiar Bellas Artes a Barcelona, se independiza al fin de sus desastrosos padres. Pero va a ser dependiente de quien le aloja, Gracia, una anciana que le acoge a cambio de que ayude en la casa, siguiendo un programa social del ayuntamiento. En la convivencia surgen los roces, pues David tiene ansias de libertad, y Gracia, además de arrastrar bastantes manías, aplica sus particulares reglas.Ventura Pons sigue rodando a buen ritmo, pero la pregunta que surge es si lo que rueda merece la pena y tiene público. Con un guión coescrito con Carme Morell y Jaume Cuspinera, entrega una historia iniciática bastante superficial de joven que ingresa en la vida adulta, chocando con el decepcionante mundo de los adultos que fallan y entregan una envenenada herencia. Año de gracia centra el tiro en el choque generacional entre David y Gracia, y a ello se suma el empuje desbordante del protagonista, con su deseo de ligar con Noa, la chica más guapa e interesante de la clase.Los actores hacen un trabajo correcto, no podía ser menos teniendo a la veterana Rosa Maria Sardà en el reparto, a la que se suman intérpretes bastante naturales, como el protagonista Oriol Pla. El problema es lo endeble y previsible de la trama, la película acaba casi por derribo, en realidad no hay mucha munición en la cartuchera narrativa; de modo que, en el mejor de los casos, el film tiene interés como radiografía de una sociedad cansada, que ignora el significado de la palabra "compromiso", desorientada y sin rumbo, demasiado individualista y quejica, a la que sólo parecen quedar cierta camaradería y el camino del hedonismo fácil, droga y sexo rápidos, para seguir adelante buscando algo mejor, que no se sabe qué es.

3/10
Mil cretinos

2010 | Mil cretins

Como es habitual, el director catalán Ventura Pons rueda a ritmo de película anual. En esta ocasión, su propuesta es diferente a los dramas a los que se dedica desde finales de los 90, y los momentos más cómicos se parecen en cierta manera a las primeras comedias que rodó, en la línea de ¡Rosita, please! y similares. El argumento se compone de numerosos relatos cortos aparentemente inconexos, aunque al final se explica la relación entre ellos. Como suele suceder en este tipo de películas, el nivel es irregular. Algunos segmentos están muy bien resueltos, sobre todo el relato del escritor que alaba en una entrevista la obra de un autor joven, lo que desencadena consecuencias inesperadas. Otros son menos interesantes, y bastante surrealistas, como el de la mujer a punto de suicidarse, un hombre que va a visitar a una residencia a su padre, que se viste con ropa interior de mujer, un tipo al que le ha enviado una carta su ex novia, pero antes de recibirla se ha suicidado, la señora que limpia su casa hasta vaciarla por completo incluso de muebles y baldosas, un profesor que ante la visión de un niño que sangra tras haber sido herido con una botella rota, le reprende por no haberle dado los buenos días... Especialmente insufrible es la parte formada por varios relatos mudos, en homenaje a los primeros tiempos del cine, y que recrean a base de humor muy simplón historias clásicas, como “La bella durmiente”, “Robin Hood”, “Guillermo Tell” y la Anunciación a María del Evangelio. Pons cuenta con un amplio reparto, que incluye a actores muy solventes, como Julieta Serrano, Jordi Bosch, Joel Joan, Roger Príncep o Santi Millán. Todos realizan correctos trabajos y logran arrancar sonrisas ocasionales. Pero el film trivializa los temas centrales que trata, como la vejez, la muerte y la eutanasia, y el conjunto decepcionará incluso a los incondicionales del prolífico Ventura Pons.

4/10
A la deriva

2009 | A la deriva

El cineasta catalán Ventura Pons cierra su personal trilogía basada en las novelas de su amigo Lluís-Anton Baulenas, tras las desiguales Anita no pierde el tren y Amor idiota. Lamentablemente esta tercera colaboración se parece más a la segunda de estas películas, si bien ahora se trata de una drama en toda regla con personajes totalmente desubicados, con vidas muy desordenadas y un futuro falto de sentido. Tras dos años trabajando en una ONG en África, Anna (María Molins) regresa a Barcelona traumatizada con la violencia, la miseria y la muerte que ha visto allí, y sobre todo muy escéptica en cuanto a la eficacia de la labor asistencial que se realiza. Al cabo de los meses, se pone a trabajar de guardia nocturno en una residencia sanitaria de lujo a las afueras de la ciudad y decide abandonar a su marido. Apenas se habla con su hermana, la única de su familia con la que tiene trato. Su único amigo es un compañero de trabajo, Carducci (Albert Pérez), un homosexual que le regala su caravana para que viva en ella y además le anima a seguir luchando con su vida, le entiende, le escucha... Porque Anna, como dice el título, va realmente a la deriva. Durante el día duerme y por las noches trabaja. Todo es monótono hasta que se encapricha de un interno de la residencia, de quien ni siquiera sabe su nombre, con el que practicará sexo todas las noches y cuando haga falta. La película transmite la tristeza de los personajes, zarandeados hacia no se sabe dónde y sin ningún ideal que seguir. Lo único que merece la pena es pasarlo bien, dice uno de ellos, pero si eso no es posible –como parece ocurrirle a la protagonista– no queda sino desahogarse con el sexo, da igual con quién, da igual cuándo, da igual la postura. El film habla de la decepción de esas personas que han gastado su vida en ideales que finalmente les han dejado vacíos (en este caso, las ONG). Y de la amargura que les invade cuando todo su mundo supuestamente solidario se viene abajo como un castillo de naipes. No hay asidero entonces, solo abismo vital. Aunque el propio Ventura es aún más crítico al decir que en esta película África es "una metáfora de los sueños de unos seres que quieren huir de su realidad inmediata". El director rueda bien y cuenta con la competencia de su equipo técnico y artístico habitual, con intérpretes como Roger Coma, Marc Cartes o Mercé Pons.

2/10
Forasteros

2008 | Forasters

El director catalán Ventura Pons adapta por tercera vez una obra teatral de Sergi Belbel, tras Caricias y Morir (o no). La acción tiene lugar en dos épocas distintas, separadas por cuarenta años, y sigue los pasos de una familia de clase media. En los 60, la madre sufre un cáncer terminal, y se comporta como una déspota que tiene a sus hijos traumatizados. Éstos se reencuentran en la actualidad, tras muchos años sin verse. En el piso de arriba se acaban de instalar unos inmigrantes andaluces, en la trama del siglo XX, mientras que en el XXI han sido sustituidos por una familia magrebí. Ha contado Pons con grandes actores. Destaca el trabajo de Anna Lizarán, la gran estrella del teatro catalán, a quien el cineasta había dirigido en Actrices y que repite los dos papeles que ya hizo en los escenarios. También brilla envejecido por el maquillaje el expresivo Joan Pera, muy popular en la escena barcelonesa, y que tiene una voz muy familiar para el público español, porque dobla a Woody Allen, pero que no se prodiga demasiado en la gran pantalla. Toca el realizador muchísimos temas, como la emigración y la xenofobia, las relaciones familiares conflictivas, la homosexualidad, la enfermedad terminal y los malos tratos. Pero lo hace de forma demasiado aséptica, una característica inherente a su filmografía, y con cierta tendencia a sugerir detalles morbosos o escatológicos. Tampoco puede evitar que los personajes resulten demasiado fríos. No resultan atractivos para el espectador, incluso cuando son capaces de realizar acciones positivas, como atender a una enferma, o dar de comer a un niño hambriento.

4/10
Barcelona (un mapa)

2007 | Barcelona (un mapa)

Un matrimonio mayor decide despedir a los inquilinos alquilados en su casa de Barcelona. El motivo es que él está enfermo y desea pasar sus últimos momentos en soledad, con la sola compañía de su mujer. De este modo, ambos hablarán, uno a uno, con sus huéspedes: la profesora de francés, el guardia de seguridad y la emigrante argentina. De las conversaciones saldrán a la luz diversas historias y demás. El desigual Ventura Pons (Actrices) dirige una película intimista, teatral, rodada casi completamente en interiores, con tonos pastel y luces artificiales de hogar rancio, antiguo. Cuenta con dos grandísimos intérpretes como protagonistas, y tanto José María Pou como Núria Espert logran que nos interesemos por sus vidas, por su pasado. Sin embargo, poco a poco Pons va derivando su guión y sus imágenes hasta derroteros cada vez más sórdidos, en donde salen a relucir secretos inconfesados y situaciones grotescas, que incluyen travestismo, adulterio, homosexualidad e incesto. Y no hay más en esta especie de mirada atrás de sus personajes: la visión existencial de Pons, muy material y pobre, transmite al espectador una honda tristeza ante la esterilidad de las vidas que presenta. Al final sólo se salvan las buenas actuaciones y una dirección competente.

3/10
Animales heridos

2006 | Animals Ferits

Pocos títulos se ajustan tan bien a su trama como éste de Ventura Pons. En efecto, el film muestra a una serie de personajes insatisfechos con sus vidas (el ejecutivo infiel, que se acuesta con la decoradora; la pareja 'enrollada' que vive en el conformismo; los inmigrantes que caen atrapados en la telaraña de los países opulentos), que se lamen sus heridas, incapaces de amar desinteresadamente. El cineasta catalán nos mete en el callejón de vacío paralizante en que se encuentran, donde el lujo, el aspecto físico y las relaciones insustanciales no llenan. Eso sí, es incapaz de señalarnos cuál es la salida, da la impresión de que no cree en su existencia.

2/10
La vida abismal

2006 | La vida abismal

El cineasta catalán Ventura Pons, que suele situar sus películas en la actualidad, recrea en esta ocasión la España de principios de los 70. La acción tiene lugar en Valencia, donde Ferrán, veinteañero sin perspectivas vitales, se apunta a una timba de cartas, para sacarse un dinerillo. Aunque pierde más de lo que tiene, en la partida conoce a ‘El Chino’, jugador profesional que acaba tomándole como protegido, para enseñarle a vivir de las apuestas. Tomando como base una novela de Ferran Torrent, Pons intenta enlazar con El buscavidas, el clásico sobre un perdedor que saca dinero mediante el juego, y con películas sobre jugadores de cartas, como El destino también juega, El rey del juego, Maverick o Rounders. El irregular cineasta  describe con eficacia la atmósfera turbia que rodea al submundo del juego clandestino, aunque abusa de todos los tópicos imaginables de la época. Por ejemplo, se ceba en el retrato de un improbable sacerdote. Como es habitual, Óscar Jaenada da el do de pecho, creando un personaje magnético, y el resto del reparto realiza un trabajo más o menos correcto. A pesar de todo, algunas de las situaciones resultan demasiado artificiosas.

4/10
Amor idiota

2004 | Amor idiota

Pere-Lluc es un idiota confeso, condición que cree compartir con toda la humanidad. Parece haber llegado al colmo de la idiotez cuando ofrece un bochornoso espectáculo exhibicionista en un restaurante. Pero la estulticia no conoce fronteras, y tras una noche de borrachera, se fija en una atractiva mujer casada, Sandra, que coloca banderolas publicitarias por la noche. Y como si fuera un inmaduro adolescente, empieza a espiarla, hasta que se conocen y emprenden una tórrida relación. El director catalán Ventura Pons (Actrices) adapta una desconocida novela de Lluís-Anton Baulenas, que está en la línea de jóvenes desorientados y vacíos por dentro, que se mueven por impulso hacia ninguna parte. Film muy subido de tono, lo protagonizan el televisivo Santi Millán y Cayetana Guillén Cuervo.

1/10
El gran gato

2003 | El gran gato

Sentido recuerdo del músico argentino Gato Pérez, fallecido en 1990, a cargo de Ventura Pons, que trabajó con él cuando le compuso la banda sonora de La rubia del bar. Estrellas como Luis Eduardo Aute o María del Mar Bonet interpretan temas del artista.

4/10
Manjar de amor

2002 | Food Of Love

Paul, un joven estudiante de música, se inicia en la homosexualidad de la mano de un célebre pianista. Mientras, su sobreprotectora madre, que está a punto de divorciarse, se encuentra en la más absoluta inopia. El catalán Ventura Pons filma en inglés, con actores británicos, la adaptación de una compleja novela de David Leavitt. En la bien perfilada galería de personajes destaca Juliet Stevenson, en el difícil papel de la madre.

3/10
Anita no pierde el tren

2001 | Anita no pierde el tren

Anita es taquillera en un cine de barrio. Los tiempos cambian, y los dueños deciden tirar la sala abajo y vender para que se monten unos multicines. Y a ella, cincuentona, la ponen de patitas en la calle, pues no casa con la nueva imagen de empresa que se pretende transmitir. La mujer soñadora está triste y acude todos los días al solar de las obras. Allí conoce a un obrero, hijo de inmigrantes y casado, con el que inicia un romance.   El director catalán Ventura Pons cambia la estructura dramática de sus últimos films (Caricias, Morir (o no)), para internarse por terrenos más propios de comedia. Eso sí, abordando, aunque con tono ligerito, las crisis afectivas propias de la madurez; y, a la vez, ofrece un homenaje muy particular y sentido al cine. Rosa María Sardá está divertidísima, como suele.

6/10
Morir (o no)

2000 | Morir (o no)

El director catalán Ventura Pons sigue presentando films donde se entremezclan diversas historias, a modo de relatos cortos. La novedad en Morir (o no) reside en que las siete historias de la película se cuentan dos veces, de modos distintos, en blanco y negro y color. La diferencia en el doble relato viene dada por el hecho de si la muerte hace acto de presencia o no en medio de los personajes. De este modo, las andanzas de un director de cine en etapa de bloqueo, un heroinómano con problemas, una cría que se atraganta con un hueso de pollo, un motorista atropellado por la policía, un enfermo que no consigue pedir ayuda, una histérica que se atiborra a pastillas y un ejecutivo amenazado por un asesino cobran doble interés. El film se basa en la obra de Sergi Belbel, y presenta una agradecible frescura. El planteamiento recuerda a títulos como La vida en un hilo, ¡Qué bello es vivir! o Dos vidas en un instante. El reparto está perfecto, a pesar de estar integrado por rostros relativamente desconocidos. 

6/10
Caricias

1998 | Carícies

Varios personajes barceloneses, con una relación afectiva entre ellos, no son capaces de comunicarse ni entenderse. Al final acaban aflorando los instintos más bajos. Pero parece que tan solo unas simples caricias pueden ser el comienzo de un lazo más fuerte. Película muy del gusto del catalán Ventura Pons (Anita no pierde el tren, Amor idiota), con un reparto coral donde resaltan los nombres de Rosa Maria Sardà, Sergi López o el triunfito Naím Thomas.

3/10
Actrices

1997 | Actrices

Una joven estudiante de teatro, que aspira a interpretar a Amparo Ribera, una vieja diva de la escena, en una nueva obra sobre su vida, entrevista a tres de sus discípulas, para meterse mejor en su papel. Ventura Pons y Josep María Benet i Jornet adaptan para el cine la obra teatral ‘E.R.’ del segundo, una reflexión sobre el difícil mundo de la interpretación en los escenarios. Al inicio parece que el film va a dibujar el relevo generacional en la escena, al estilo de Eva al desnudo de Joseph L. Mankiewicz. Pero la narración se centra más en tres mujeres de la misma edad –una actriz consagrada, una estrella de televisión, una dobladora–, que ofrecen, a través de los recuerdos que guardan de su antigua maestra, sus distintas versiones de lo que supone la actuación y la fama. Las diferencias se ponen de manifiesto, sobre todo, en las diferentes concepciones que tienen de una tragedia griega que estudiaron con la vieja actriz. Ventura Pons, sin esconder el origen teatral del material que maneja, consigue una ágil puesta en escena, con momentos de intenso dramatismo. Aunque la visión sobre el mundo de las actrices peque a veces de parcial, cayendo en el viejo tópico de que, para triunfar en el oficio, hay que, prácticamente, ‘vender el alma al diablo’, logra meter al espectador en la historia. Destaca el recital interpretativo de las maravillosas protagonistas, que muestran una peculiar relación de amor-odio. 

5/10
El porqué de las cosas

1995 | El perquè de tot plegat

Película coral, compuesta por historias independientes, recreadas a partir del libro de Quim Monzó, uno de los autores de referencia de Ventura Pons. Son pequeñas instantáneas de la vida, que muestran las pulsiones por las que se mueve el ser humano.

5/10
Ocaña, un retrato intermitente

1978 | Ocaña, un retrato intermitente

Documental que retrata la época post-franquista de Barcelona a través de la mirada del artista José Pérez Ocaña. El pintor retrata cómo es su vida y sus diferentes puntos de vista en comparación con la sociedad de ese entonces.  El director de la película, Ventura Pons, hace una crítica a través de la figura del pintor, sobre la visión que había en esa época de los homosexuales. 

4/10

Últimos tráilers y vídeos