IMG-LOGO

Biografía

Shane Bourne

Shane Bourne

Shane Bourne

Filmografía
Corre como una chica

2019 | Ride Like a Girl

La actriz australiana Rachel Griffiths destacó a partir de los años 90, con largometrajes como La boda de Muriel, y la serie A dos metros bajo tierra. Ahora debuta como realizadora con un biopic de Michelle Payne, que triunfó en su país como jinete. Hija menor en una familia de diez hermanos de Victoria, al sur de Australia, al fallecer su madre cuando ella tiene seis meses tiene que cuidar en solitario de todo el clan su progenitor, el entrenador de caballos Paddy Payne, que enseña a cada uno de los chavales a convertirse en campeón de hípica. Parece que espera menos de Michelle, a la que sobreprotegerá tras la muerte de una hermana por culpa de una caída. Tras encontrar a su caballo ideal, el Príncipe de Penzance, sopesará competir en el Gran Premio de Melbourne, pero antes tendrá que superar numerosos problemas, como alguna lesión, la obligación de perder peso para cumplir con el máximo exigido, etc. Al proceder de la interpretación, a Griffits se le da bien la dirección del casting, por lo que logra impecables trabajos de Teresa Palmer (Nunca apagues la luz, Hasta el último hombre), y el veterano Sam Neill, que da vida al padre. En el elenco sobresale Stevie Payne, uno de los hermanos reales de Michelle, aquejado de síndrome de Down, que se encarna con enorme espontaneidad a sí mismo. Por lo demás, estamos ante un architípico film de superación personal, que habla de las dificultades de cumplir los sueños de las mujeres en un terreno tradicionalmente masculino, pero también de la unidad en las familias numerosas. Quizás pierde algo de fuelle hacia la mitad, por la acumulación de obstáculos que debe superar la protagonista, lo que no empaña un film correcto.

6/10
La modista

2015 | The Dressmaker

Dungatar, un ínfimo villorrio australiano situado en medio del páramo desértico. Corren los años 50 del siglo XX y la conmoción llega al lugar cuando regresa de improviso Tilly Dunnage, modista de renombre que viene de trabajar con las mejores firmas de moda en España, Roma y París. Tilly fue apartada de su hogar y de su madre cuando era una niña, debido a que asesinó a un compañero de clase. O al menos ésa es la noticia que corrió por el pueblo. Ahora, muchos años después, la propia Tilly busca descubrir la verdad, y aunque todo el mundo la mira con reticencia ella les atraerá gracias a su talento con la aguja, la maquina de coser y sus maravillosos diseños.  Película rarita, rarita. La directora australiana Jocelyn Moorhouse no se prodiga mucho tras las cámaras. Tuvo cierto éxito en 1992 con Donde reside el amor y dos años después estrenó la interesante Heredarás la tierra. Ahora, casi veinte años después, entrega su tercera película como directora, con claros puntos en común con las anteriores, como el hecho de centrarse en el mundo femenino, con tendencia al dramón familiar, y de servirse de novelas previas que han tenido cierto éxito. Además siempre ha contado con actrices de gran prestigio. De hecho puede decirse que lo mejor de esta historia es la presencia poderosísima de Kate Winslet. Especialmente en los quince primeros minutos su magnetismo es insuperable. Como los habitantes de la pequeña villa quedamos epatados con su look a lo mujer fatal, su seguridad, su despampanante figura, su desafiante desprecio. Casi es entonces un personaje de cine negro, de viñeta. Y entonces… viene la catástrofe. Ese inicio tan prometedor se viene abajo cuando la modista recién llegada empieza a mostrar su vulnerabilidad y decide interactuar con la comunidad. El tono de la película, inicialmente cercano a la comedia de intriga tiende a desparramarse por todos los géneros y tonalidades, la tragicomedia absurda (del estilo Coen, véase ese hombre que no puede dejar de caminar), el dramón familiar lacrimógeno, el idílico romance, la tragedia sangrienta y vengativa. El espectador no sabe muy bien a qué atenerse y el conjunto acaba por ser totalmente desconcertante. Lo peor es que la trama es tan disparatada que a mitad de película deja de interesar casi por completo, especialmente tras producirse un hecho insólito. Es una lástima porque La modista está bien rodada y la historia prometía, con ese planteamiento tan atractivo de pequeña comunidad llena de secretos, con numerosos personajes extravagantes, odios escondidos y refinados, en medio de una atmósfera inquietante que presagia que algo imprevisto va a salir a la luz. Además de Winslet destaca el delirante papel de Hugo Weaving como policía travestido o el de Liam Hemsworth como el galán perfecto.

5/10

Últimos tráilers y vídeos