IMG-LOGO

Biografía

T.I.

T.I.

39 años

T.I.

Nació el 25 de Septiembre de 1980 en Atlanta, Georgia, EE.UU.
Filmografía
Monster Hunter

2020 | Monster Hunter

Ant-Man y la Avispa

2018 | Ant-Man and the Wasp

Scott Lang, más conocido como Ant-MAn, permanece en arresto domiciliario tras haber colaborado en Alemania con el Capitán América, mientras el agente del FBI Jimmy Woo mantiene la esperanza de que colabore revelando el paradero del doctor Hank Pym y su hija Hope, que con su traje de superpoderes adopta la forma de La Avispa. En realidad ignora dónde se encuentran, pero ambos contactan con él cuando tiene un extraño sueño que podría ser la clave para dar con la esposa y madre Janet a la que perdieron tiempo atrás, cuando se sacrificó desafiando las leyes de la mecánica cuántica hasta adquirir el tamaño de partícula subatómica, y así evitar la explosión de un arma nuclear. Hank está desarrollando en un laboratorio, que puede ocultar dándole “tamaño bolsillo”, un túnel cuántico que podría devolverle a Janet, desaparecida durante casi 30 años. Peyton Reed sorprendió con Ant-Man, una de superhéroes Marvel que rompe un patrón de películas de tipos con poderes que empieza a ser cansino. Con esta secuela prueba que ese film no fue fruto de la casualidad, la fórmula funciona, y aquí vuelve mejorada y aumentada-reducida, según sea el caso. Lo que tiene bastante mérito cuando uno ve en los títulos de crédito que han participado hasta siete personas en la escritura del guión. Ant-Man y la avispa exhibe una trama bien armada, donde hasta tres grupos de personas muestran interés en hacerse con el túnel cuántico –el doctor, su hija y Scott; Fantasma y su protector-rival del doctor, que trata de resolver el desfase cuántico de la primera; y un grupo de mafiosos traficantes de armas–, más un cuarto y un quinto de propina, el FBI, torpes, y los componentes de la empresilla de Scott, estupendos secundarios. Y están además los núcleos familiares que pueden coincidir con los mencionados grupos o solaparse. Por lo demás, hay un ritmo trepidante en un argumento que no se para un momento, en que es vital controlar el túnel cuántico, y despistar al contrario. Y aquí dan muchísimo juego los efectos visuales, donde conviven lo grande y lo pequeño, con las imágenes de agrandamiento y encogimiento en medio de las persecuciones, que funcionan a la perfección, resulta una gozada verlas. La película es ejemplar en el uso de los efectos, que no consisten en puro embarullamiento, sino que están al servicio de la trama. También los de Fantasma, o los viajes cuánticos, que quizá a ratos quieren rendir homenaje, salvando todas las distancias, a 2001, una odisea del espacio. Un trama de este tipo, pura diversión, no exige interpretaciones memorables. De todos, todos se esmeran y parecen haber disfrutado con la función, incluso los actores más secundarios. En cualquier caso hay que destacar la escena en que Scott debe ejercer de antena de Janet, las interpretaciones de Paul Rudd, Michael Douglas y Evangeline Lilly en ese momento son fantásticas, se evita el ridículo y se ofrece cumplida diversión, una tónica, el sentido del humor, muy presente, sin empalago. Otro actor que proporciona abundantes risas es Michael Peña, prueba de la pujanza de los actores hispanos en Hollywood.

7/10
Krystal

2017 | Krystal

Noche de venganza

2017 | Sleepless

Las Vegas. En un encontronazo con unos narcotraficantes el turbio teniente de policía Vincent Downs y su compañero Sean, obtienen un importante alijo de cocaína, pero se ven involucrados en una serie de muertes. El golpe afecta seriamente a la mafia, pues la coca era un envío de Rubino, jefe del casino Luxus, a Novak, sanguinario mafioso cuya familia controla todas la ciudad. Rubino se ve obligado entonces a secuestrar al hijo de Downs para recuperar la droga. Entretenido thriller policiaco servido por el poco conocido director Baran Bo Odar, hasta el momento conocido sobre todo por el drama criminal Silencio de hielo. Aquí se pone al servicio de un guión procedente de una película francesa del mismo nombre, dirigida por Frédéric Jardin, versionada en este caso por Andrea Berlioff (Blood Father), que presenta una trama bastante convencional y ligerita de polis y mafiosos que se persiguen y se enfrentan en un continuo juego del ratón y el gato, donde el queso es un suculento cargamento de cocaína. La acción, narrada prácticamente en tiempo real, tiene lugar a lo largo de unas pocas horas nocturnas, en su mayor parte entre las paredes festivas de un gran casino. Mafias, polis corruptos y rehenes se dan cita así en una historia que, gracias a su ritmo y a la simpleza del planteamiento, se sigue con interés y ofrece los mínimos giros requeridos, mientras asistimos a un festival de peleas, trompazos y muertes, aunque haya que perdonar algunas secuencias poco verosímiles, véase el clímax final en el aparcamiento o el accidente en el túnel. El director suizo ha sabido eso sí escoger un reparto perfectamente adecuado, con protagonismo para un Jamie Foxx (Collateral) que es capaz de bordar este tipo de papeles de hombre desesperado que ha de hacer el pino con las orejas para salir del laberinto en donde se ha metido. Correcta aunque más limitada se muestra Michelle Monaghan (La conspiración del pánico) en su rol de policía de asuntos internos más perdida que carracuca, mientras que Scoot McNairy (Argo) aporta el perfecto retrato del psicópata criminal que exige su personaje.

5/10
Dale duro

2015 | Get Hard

James es un multimillonario con pocas luces que de la noche a la mañana es detenido por el FBI, con importantes acusaciones de estafa. Aunque él es inocente (es el cabeza de turco de su jefe y futuro suegro), la sentencia del juez es de diez años de cárcel. Ante su futuro, Jim pide ayuda a su limpiacoches Darnell, pues debido a que es negro piensa que ha estado en la cárcel y que le puede enseñar a sobrevivir entre rejas. Aunque ni siquiera le han puesto una multa de tráfico, ante la perspectiva de conseguir dinero Darnell accede a seguirle la corriente y empieza a convertir a Jim en el tipo “malo” que sea capaz de aguantar en el trullo. Supina estupidez con la que el guionista de Tropic Thunder y Men in Black III debuta como director. El tipo se llama Etan Cohen y hay que avisar que no tiene nada, absolutamente nada que ver, con Ethan Coen (la colocación de la “h” tiene aquí su peso en oro). La película se inscribe en la tipología de “comedia tonta hollywoodiense”, pero en este caso la bobería es tan impresionante que asusta, con un Will Ferrell que ha llegado a la cúspide de la payasada y la guarrería, aquí acompañado por uno de los cómicos de moda, Kevin Hart (El gurú de las bodas), que cuenta con su especial “momento de gloria” cuando en una escena interpreta a tres personajes a la vez. El guión de Dale duro es una simple excusa para dar rienda suelta a estos dos mastuerzos, donde se sucedan gags delirantes, ridículos hasta la extenuación, incluidas groserías variadas y procacidades sin cuento. Aunque ante tanta locura a alguien se le pueda escapar una carcajada, el resultado general es de vergüenza ajena.

2/10
Ant-Man

2015 | Ant-Man

El doctor Hank Pym, temeroso de que sus investigaciones sobre reducción de personas y objetos, comprimiendo distancias atómicas, pudieran ser utilizadas indebidamente, se retiró asegurando que no había alcanzado resultados satisfactorios. Para pasan los años y su discípulo Darren Cross, un tipo sin demasiados escrúpulos, está muy cerca de lograr lo mismo que su mentor. Asociado con su hija Hope, Pym decide confiar en Scott Lang, un habilísimo ladrón recién salido de la cárcel, separado y con una hijita, que quiere llevar una vida honrada: enfundado en un traje muy especial, y con la inesperada complicidad de unos poderosos insectos, las hormigas, deberá llevar a cabo una misión que desbarate los planes de Cross. El universo de los superhéroes Marvel sigue expandiéndose en las pantallas de cine, y en este caso, grata sorpresa, la adaptación de “Ant Man”, personaje de cómic creado por Stan Lee, Jack Kirby y Larry Lieber, tiene su punto novedoso, no se limita a servir la habitual ración de escenas de acción y sofisticados efectos especiales. Por supuesto que ésta no falta, y además rayando la perfección técnica, sobre todo en el magnífico clímax; pero siempre ayudando a una historia bien trabada, que combina de modo muy equilibrado el abundante sentido del humor, el clasicismo de la serie B, el toque familiar con niña incluida y las típicas historias de robos sofisticados. En la apuesta por la comedia se nota la mano del propio protagonista, Paul Rudd, que también ha recibido crédito como coguionista, el actor hace el ganso de un modo muy natural, y contagia su aire de pringadillo a la banda con la que debe infiltrarse en un edificio, de la que forman parte actores como Michael Peña, o a sus socios en la aventuras, padre e hija encarnados por Michael Douglas y Evangeline Lilly. Pero no le concedamos a Rudd todo el mérito de las risas, pues en el guión también han participado Edgar Wright (Arma fatal) y Joe Cornish (Attack the Block), y que pergeñaron juntos el libreto de Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio. Se nota su aportación y el ritmo conseguido es agilísimo, además de que los golpes de humor, a veces arriesgados por su descoloque, funcionan. Por su parte, las bromas y guiños en torno a los Vengadores y resto del universo Marvel harán las delicias de los fans. Resulta curioso constatar cómo pueden funcionar personajes sencillos, cuando están bien descritos, sus escenas aportan algo, y los actores que los encarnan están bien escogidos. A este respecto, además de a los ya citados, cabe mencionar a los encargados del villano de la función, Corey Stoll, de la ex y la hija del protagonista, Judy Greer y la pequeña Abby Ryder Fortson, del nuevo papá, Bobby Cannavale, y del empresario sin escrúpulos, Martin Donovan. Hasta un director que en el pasado no había entregado películas como para tirar cohetes –lo mejor de Peyton Reed hasta la fecha era una comedia, Abajo el amor–, está a la altura del material que tiene entre manos.

7/10
Ladrones

2010 | Takers

Cinco amiguetes consiguen mantener una vida de grandes lujos, coches caros y muchos gastos a base de los sustanciosos botines de sus atracos a bancos. Siempre han planificado al milímetro sus golpes, de modo que hasta el momento no les han detenido. El único “percance” es que años atrás atraparon a Ghost, un viejo compañero, que tras cumplir su condena sale de la cárcel. Éste tiene información sobre un furgón que transporta una gran cantidad de dinero y les propone a sus antiguos compañeros dar un golpe. Mientras, Jack Welles, un violento policía que ha sacrificado su vida personal para imponer la justicia, se propone atrapar a la banda, cueste lo que cueste. Estamos ante otra típica cinta más de policías y ladrones. El desconocido cineasta John Luessenhop, que hasta ahora sólo tenía en su haber Prisión sin ley, del año 2000, coescribe y dirige esta actualización de clásicos del género como La jungla de asfalto. Los personajes son clichés, el esquema recuerda al de cualquier otra película del género, y el guión no tiene demasiada complicaciones. La trama es hueca, salvo por alguna pequeña nota sobre la corrupción, la lealtad y la traición. Sin embargo, el tal Luessenhop ha reclutado a actores lo suficientemente solventes, entre los que se debe mencionar a Matt Dillon –muy creíble como duro policía– y Paul Walker, que logra que el público empatice con su amoral personaje. Las actrices principales, Zoe Saldana y Marianne Jean-Baptiste, pese a su buen hacer, apenas tienen cancha. El ritmo es dinámico, y técnicamente es un film impecable. Los tiroteos y persecuciones están bien rodados, en un estilo que quiere recordar –las comparaciones son odiosas– a películas de Michael Mann tipo Heat.

5/10

Últimos tráilers y vídeos