IMG-LOGO

Biografía

Paul Rudd

Paul Rudd

51 años

Paul Rudd

Nació el 06 de Abril de 1969 en Passaic, Nueva Jersey, EE.UU.
Filmografía
Cazafantasmas: Más allá

2020 | Ghostbusters: Afterlife

Una madre soltera y sus dos hijos se van a vivir a un pequeño pueblo donde descubrirán su conexión con los orígenes de los Cazafantasmas y el legado secreto que su abuelo les ha dejado.

Vengadores: Endgame

2019 | Avengers: Endgame

Vengadores: Infinity War tuvo el acierto de concluir con un álgido final que dejaba al espectador compungido y con el corazón en un puño, al observar cómo Thanos lograba reunir las seis gemas del poder, que colocadas en su guantelete y con un chasquido de dedos daba lugar a una tragedia de proporciones planetarias, la desaparición de la mitad de la población de la Tierra, entre ellos algunos de los más queridos superhéroes. El shock era comparable al que recorre de cabo a rabo la impactante serie The Leftovers: no querías creer que aquello pudiera ser verdad. Tras un arranque en que se nos aclara el destino dudoso de algunos de los Vengadores, y la inestimable nueva ayuda de la Capitana Marvel, pasan cinco años en que cada uno ha sobrellevado el gran drama a su manera. Hay quien ha logrado rehacer su vida, más o menos, otros ejercen de vigilantes superhéroes venidos a menos, y hasta uno se pasa todo el tiempo bebiendo cerveza y vegetando, viendo series en la tele (no, no se dice que sean las de Netflix, competencia de la inminente Disney+). El inesperado regreso de Ant-Man, retenido en una trampa cuántica –no era consciente del tiempo transcurrido, para él sólo han sido cinco horas–, deviene en catalizador de un plan que básicamente consiste en viajar en el tiempo, a distintos momentos en que los Vengadores puedan recuperar las seis gemas y así, cambiado el pasado, cambiará el futuro. Aunque hay que andarse con mucho ojo, para no revolver mucho el tiempo y dar pie a peligrosas paradojas temporales, y persuadir a unos y a otros para que vuelvan a formar un equipo. Los hermanos Anthony y Joe Russo vuelven a demostrar que se mueven como peces en el agua en el Universo Marvel, sus cuatro películas –dos del Capitán América, dos de los Vengadores– son de lo mejorcito que ha dado el subgénero de superhéroes. Aquí saben jugar con varias bazas de modo inteligente, sacando todo el partido a las tres horas de metraje. Funciona bien la nostalgia, el sentimiento agridulce por muertes, desapariciones, ausencias, el mantra de “pasar página” que no acaba de funcionar, ni siquiera para el optimista Capitán América; y hay acierto en el modo en que se idea cómo cada uno encara su vida tras la tragedia, y el subrayado de la importancia de trabajar en equipo, no estamos solos. El mecanismo que se idea para arreglar las cosas, viajar en el tiempo, no es el colmo de la originalidad, pero precisamente hasta se hace chanza con ello, incluso con citas de películas, la punta del iceberg de los momentos humorísticos que recorren el film, y que saben asomar cuando toca drama, heroísmo y sacrificio, sin que suenen absurdos o forzados, están perfectamente calzados. Y a partir de los viajes al pasado, se desarrollan varias subtramas, que dan cancha a los personajes, los lazos se estrechan, se sabe limar asperezas, aprender a confiar, etcétera, quizá en este film, frente a su precedente, hay menos sensación de que algunos personajes se limitan simplemente a aparecer (aunque, no nos engañemos, algún caso hay de éstos). Casi al estilo de El Señor de los Anillos, hay espacio para la épica de una gran batalla, y momentos de homenaje y reconocimiento a quien ha sabido dar la vida por el resto. Funciona bien el clímax de auténtica reunión de todos, o casi, y se dejan bien asentado que determinadas acciones y decisiones, aunque cuesten, son las que hacen que la vida valga verdaderamente la pena. El reparto multiestelar está muy bien, unas pocas pinceladas bastan para perfilar sus personales y colectivas encrucijadas, y el modo en que las afrontan; quizá sobresalen, porque tienen más espacio, Robert Downey Jr., Chris Evans, Scarlett Johansson, Liam Hemsworth, Karen Gillan, Paul Rudd y Jeremy Renner.

7/10
Living with Yourself

2019 | Living with Yourself | Serie TV

Comedia que plantea una pregunta: ¿realmente queremos ser mejores) Miles (Paul Rudd) es un hombre que no atraviesa su mejor momento así que decide someterse a un tratamiento que promete ayudarle a mejorar. Los problemas empiezan cuando descubre que ha sido reemplazado por una nueva y mejorada versión de sí mismo. Mientras afronta las consecuencias imprevistas de sus acciones, Miles debe luchar por recuperar a su esposa (Aisling Bea), su trabajo y su propia identidad.

Vengadores: Infinity War

2018 | Avengers: Infinity War

Meritoria película en lo que supone de enorme desafío de desarrollo y producción, al reunir a la mayor constelación de superhéroes Marvel jamás vista, lo que incluye idear una trama que justifique y dé algo de lustre a la presencia de cada uno de ellos, cuadrar las agendas de los actores que los interpretan y manejar una parafernalia de efectos especiales que hace realidad el dicho circense “más difícil todavía”. Los hermanos Russo, Anthony y Joe, avezados en el mundo de los superhéroes con sus películas de Capitán América -Capitán América: El soldado de invierno es de lo mejor que se ha hecho en este terreno en los últimos años, si exceptuamos la trilogía del caballero oscuro de Christopher Nolan-, parten de un guión hipersimple, concebido por dos colaboradores habituales, Christopher Markus y Stephen McFeely. Cuando se produjo el Big Bang que dio origen al universo, seis gemas se desperdigaron por los cuatro puntos cardinales, dando lugar a la diversidad galáctica que se observa en el film, con nuestra vieja amiga la Tierra, planetas ocupados por personajes olímpicos al estilo Thor y guardianes de la galaxia más de andar por casa. Ante el riesgo de la extinción total, el poderoso Thanos intenta reunir las seis piedras para aplicar una evolución selectiva, y salvar, principio del mal menor, la mitad del universo. Pero los vengadores, divididos antaño, volverá a unir fuerzas con otros poderosos aliados para tratar de impedirlo. Espero hasta ahora no haber hecho “spoilers”, desde la distribuidora nos ruegan encarecidamente silencio, plis. ¿Será “spoiler” decir que la Viuda Negra luce pelo rubio? Uy, perdón, ya me callo. En fin sea como fuere, el esquema argumental de defender o reunir piedras, según el bando donde uno se encuentre, permite dar entrada a todos los personajes e ir avanzando a golpe de espectaculares enfrentamientos a mamporro limpio, la acción no puede faltar, aunque ello punteado con algún pasaje más dramático y con muchos chistes y juegos de palabras. Y así el lienzo poco a poco se amplía, pasamos de la lucha persona a persona, o grupo a grupo, a la que mantienen auténticos ejércitos. Todo esto podía estar bien, pero el film guarda sorpresas en su chistera, y verdaderamente el clímax y desenlace que no deja a la espera de la próxima entrega, resulta muy notable y poderoso. Como cabe imaginar, no es una película para destacar las interpretaciones. Los actores se pliegan a sus personajes, la mayoría es de suponer que no habrán tenido que trabajar muchos días, y sus trajes y los efectos habrán facilitado su ausencia en escenas donde en otros tiempos deberían haber estado presentes. La película, naturalmente, es lo que es, pura diversión, pero se arriesga a ir un poco más allá sin duda, en la concepción de su final.

6/10
Mute

2018 | Mute

Ant-Man y la Avispa

2018 | Ant-Man and the Wasp

Scott Lang, más conocido como Ant-MAn, permanece en arresto domiciliario tras haber colaborado en Alemania con el Capitán América, mientras el agente del FBI Jimmy Woo mantiene la esperanza de que colabore revelando el paradero del doctor Hank Pym y su hija Hope, que con su traje de superpoderes adopta la forma de La Avispa. En realidad ignora dónde se encuentran, pero ambos contactan con él cuando tiene un extraño sueño que podría ser la clave para dar con la esposa y madre Janet a la que perdieron tiempo atrás, cuando se sacrificó desafiando las leyes de la mecánica cuántica hasta adquirir el tamaño de partícula subatómica, y así evitar la explosión de un arma nuclear. Hank está desarrollando en un laboratorio, que puede ocultar dándole “tamaño bolsillo”, un túnel cuántico que podría devolverle a Janet, desaparecida durante casi 30 años. Peyton Reed sorprendió con Ant-Man, una de superhéroes Marvel que rompe un patrón de películas de tipos con poderes que empieza a ser cansino. Con esta secuela prueba que ese film no fue fruto de la casualidad, la fórmula funciona, y aquí vuelve mejorada y aumentada-reducida, según sea el caso. Lo que tiene bastante mérito cuando uno ve en los títulos de crédito que han participado hasta siete personas en la escritura del guión. Ant-Man y la avispa exhibe una trama bien armada, donde hasta tres grupos de personas muestran interés en hacerse con el túnel cuántico –el doctor, su hija y Scott; Fantasma y su protector-rival del doctor, que trata de resolver el desfase cuántico de la primera; y un grupo de mafiosos traficantes de armas–, más un cuarto y un quinto de propina, el FBI, torpes, y los componentes de la empresilla de Scott, estupendos secundarios. Y están además los núcleos familiares que pueden coincidir con los mencionados grupos o solaparse. Por lo demás, hay un ritmo trepidante en un argumento que no se para un momento, en que es vital controlar el túnel cuántico, y despistar al contrario. Y aquí dan muchísimo juego los efectos visuales, donde conviven lo grande y lo pequeño, con las imágenes de agrandamiento y encogimiento en medio de las persecuciones, que funcionan a la perfección, resulta una gozada verlas. La película es ejemplar en el uso de los efectos, que no consisten en puro embarullamiento, sino que están al servicio de la trama. También los de Fantasma, o los viajes cuánticos, que quizá a ratos quieren rendir homenaje, salvando todas las distancias, a 2001, una odisea del espacio. Un trama de este tipo, pura diversión, no exige interpretaciones memorables. De todos, todos se esmeran y parecen haber disfrutado con la función, incluso los actores más secundarios. En cualquier caso hay que destacar la escena en que Scott debe ejercer de antena de Janet, las interpretaciones de Paul Rudd, Michael Douglas y Evangeline Lilly en ese momento son fantásticas, se evita el ridículo y se ofrece cumplida diversión, una tónica, el sentido del humor, muy presente, sin empalago. Otro actor que proporciona abundantes risas es Michael Peña, prueba de la pujanza de los actores hispanos en Hollywood.

7/10
El catcher espía

2018 | The Catcher Was a Spy

Película basada en hechos reales, que a priori suenan a sugestivos, pero que al menos tal y como se desarrollan, resultan finalmente algo insulsos. El título original suena a juego de palabras, "The Catcher Was a Spy" se parece mucho a "The Catcher in the Rye", o sea "El guardián entre el centeno", la famosa novela de J.D. Salinger, con la que el film no tiene nada que ver. La trama sigue la trayectoria del enigmático jugador de béisbol Moe Berg, que durante la Segunda Guerra Mundial trabaja en el OSS, el servicio de inteligencia estadounidense, como espía, en una cuestión muy delicada, el desarrollo de la bomba atómica por parte de los alemanes, donde sería pieza clave el célebre físico ganador del premio Nobel Werner Heisenberg. A Berg le toca averiguar hasta que punto el científico tiene desarrollada la investigación, y su grado de cooperación con los nazis, pues en determinados supuestos, su misión sería asesinarle. El guión corre a cargo de Robert Rodat, a partir de la obra de Nicholas Dawidoff, lo que parecía una buena opción dada su experiencia en libretos de corte histórico como los de Salvar al soldado Ryan, El patriota, y más recientemente, Kursk. Pero se pone tanto el acento en la personalidad misteriosa de Berg –imposible saber si es homosexual o bisexual, y por qué parece incapaz de comprometerse o empatizar con alguien, sus alardes de intelectualidad acaban conformando una actitud impostada algo irritante– y en su cometido secreto –¿será capaz de intentar matar a alguien a sangre fría?–, que no se cubren las expectativas, el espectador acaba con la sensación de que le han estafado. También puede haber pesado  en el resultado final insatisfactorio la personalidad del director Ben Lewis, que escribió y dirigió Las sesiones, y a quien parecen interesar la psicología indescifrable y sexualmente ambigua de ciertos personajes. Sea como fuere, lo que se cuenta, o el magnífico reparto de actores en pequeños papeles, no bastan para dar suficiente consistencia y solidez a la historia, que se acerca a la nadería.

5/10
Capitán América: Civil War

2016 | Captain America: Civil War

Siguen las aventuras de los superhéroes Marvel, y la nueva entrega se presenta bajo el paraguas “Capitán América”, aunque igualmente podía encuadrarse como una película de “Los Vengadores”, tanto monta, monta tanto. Porque si nos apuran, este film seguramente es el que más superhéroes concentra por metro de película, en reñida competición con cualquier otro film de los mutantes X-Men. Y de hecho, lo que nos cuenta el film, acontece cronológicamente tras lo narrado en Los Vengadores: La era de Ultrón. En una de sus valerosas acciones para ayudar a la humanidad, se van a producir daños colaterales en un país africano, un edificio se viene abajo, y hay muchas víctimas inocentes. Los gobernantes de todo el mundo, empezando por el Secretario de Estado de EE.UU., consideran que los superhéroes no deberían actuar a su aire, sino bajo el mandato de Naciones Unidas y bajo circunstancias muy específicas. Pero no todos están de acuerdo con esta visión de las cosas, consideran que a veces hay que actuar rápido, y no da tiempo a reuniones y demás zarandajas. De modo que se va a producir una escisión entre los Vengadores, y la composición de los bandos de lo que podría derivar en guerra civil resulta bastante sorprendente: pues son partidarios de firmar el protocolo de la ONU algunos de los que les gusta ir por libre, como Iron Man y la Viuda Negra, mientras que por ejemplo un soldado como el Capitán América, que debería estar acostumbrado a obedecer sin cuestionar las órdenes, no lo tiene tan claro. Detrás de Capitán América: Civil War se encuentra el equipo que entregó uno de los mejores filmes de superhéroes producidos por Disney, Capitán América: Soldado de invierno. En efecto, vuelven a dirigir los hermanos Anthony y Joe Russo, y repiten los guionistas Christopher Markus y Stephen McFeely, responsables de la saga Las Crónicas de Narnia, y se nota que el equipo está bien conjuntado, el libreto es sólido, y explota bien las novedades de la trama: las bofetadas entre distintos superhéroes, un divertidísimo Spider-Man adolescente, y la idea ya comentada de las bondades y desventajas de someterse a un mecanismo de control externo, en vez de actuar según un parecer individualista que puede ser muy interesante, pero puede tener efectos imprevistos. El film da lo que promete, diversión a tutiplén, con buenos efectos especiales. Y ello con una trama coherente, que respeta al espectador, y que hará las delicias de los fans, y de los menos conocedores, pero que también gustan de los filmes adrenalíticos vistosos y espectaculares. El reparto, repleto de caras conocidas, cumple con unos personajes resultones con sus rasgos básicos, pero que los hacen reconocibles.

7/10
Los principios del cuidado

2016 | The Fundamentals of Caring

Ben nunca ha vuelto a ser el mismo tras vivir una tragedia familiar. Renunció a su oficio de escritor, y no hace caso a su mujer, de la que está separado, cuando le pide que firme los papeles del divorcio. Como de algo tiene que vivir, busca trabajo como cuidador. Y aunque no tiene experiencia, sólo ha hecho un curso, le contratan para cuidar a Trevor un joven tetrapléjico algo amargado, que vive con su madre. Poco a poco Ben se gana a Trevor, hasta el punto de que pese a las limitaciones del chico la madre les deja emprender un viaje en furgoneta a lugares que al enfermo le gustaría conocer. En el camino encontrarán a diversos personajes, incluida Dot, una chica que le hace tilín a Trevor. Cinta bienintencionada, que tras su primer tramo se convierte en una "road movie", acerca de la necesidad de superar egocentrismos que a todos nos acechan, para alcanzar la felicidad, todos necesitamos cuidar y ser cuidados. Aunque previsible y algo blanda, se ve con agrado, y combina bien lo dramático con algunos elementos humorísticos y románticos. Las interpretaciones, correctas.

5/10
Ant-Man

2015 | Ant-Man

El doctor Hank Pym, temeroso de que sus investigaciones sobre reducción de personas y objetos, comprimiendo distancias atómicas, pudieran ser utilizadas indebidamente, se retiró asegurando que no había alcanzado resultados satisfactorios. Para pasan los años y su discípulo Darren Cross, un tipo sin demasiados escrúpulos, está muy cerca de lograr lo mismo que su mentor. Asociado con su hija Hope, Pym decide confiar en Scott Lang, un habilísimo ladrón recién salido de la cárcel, separado y con una hijita, que quiere llevar una vida honrada: enfundado en un traje muy especial, y con la inesperada complicidad de unos poderosos insectos, las hormigas, deberá llevar a cabo una misión que desbarate los planes de Cross. El universo de los superhéroes Marvel sigue expandiéndose en las pantallas de cine, y en este caso, grata sorpresa, la adaptación de “Ant Man”, personaje de cómic creado por Stan Lee, Jack Kirby y Larry Lieber, tiene su punto novedoso, no se limita a servir la habitual ración de escenas de acción y sofisticados efectos especiales. Por supuesto que ésta no falta, y además rayando la perfección técnica, sobre todo en el magnífico clímax; pero siempre ayudando a una historia bien trabada, que combina de modo muy equilibrado el abundante sentido del humor, el clasicismo de la serie B, el toque familiar con niña incluida y las típicas historias de robos sofisticados. En la apuesta por la comedia se nota la mano del propio protagonista, Paul Rudd, que también ha recibido crédito como coguionista, el actor hace el ganso de un modo muy natural, y contagia su aire de pringadillo a la banda con la que debe infiltrarse en un edificio, de la que forman parte actores como Michael Peña, o a sus socios en la aventuras, padre e hija encarnados por Michael Douglas y Evangeline Lilly. Pero no le concedamos a Rudd todo el mérito de las risas, pues en el guión también han participado Edgar Wright (Arma fatal) y Joe Cornish (Attack the Block), y que pergeñaron juntos el libreto de Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio. Se nota su aportación y el ritmo conseguido es agilísimo, además de que los golpes de humor, a veces arriesgados por su descoloque, funcionan. Por su parte, las bromas y guiños en torno a los Vengadores y resto del universo Marvel harán las delicias de los fans. Resulta curioso constatar cómo pueden funcionar personajes sencillos, cuando están bien descritos, sus escenas aportan algo, y los actores que los encarnan están bien escogidos. A este respecto, además de a los ya citados, cabe mencionar a los encargados del villano de la función, Corey Stoll, de la ex y la hija del protagonista, Judy Greer y la pequeña Abby Ryder Fortson, del nuevo papá, Bobby Cannavale, y del empresario sin escrúpulos, Martin Donovan. Hasta un director que en el pasado no había entregado películas como para tirar cohetes –lo mejor de Peyton Reed hasta la fecha era una comedia, Abajo el amor–, está a la altura del material que tiene entre manos.

7/10
They Came Together

2014 | They Came Together

Prince Avalanche

2013 | Prince Avalanche

Pequeña conmovedora película sobre las relaciones humanas. Aunque la visión antropológica del film escrito y dirigido por David Gordon Green -que versiona una película islandesa- pueda considerarse de limitado alcance, sobre todo en lo relativo a las relaciones afectivas y a la sexualidad, interesa la peripecia de Alvin y Prince, que comparten una temporada de trabajo codo con codo en una zona boscosa que sufrió un devastador incendio, a ellos les toca restaurar la señalización de una carretera que atraviesa el lugar. Con cierto toque minimalista, no hay mucho más que su relación, su vida lejos del mundanal ruido apenas se ve interrumpida por el paso de un anciano camionero que comparte con ellos un trago en franca camaradería, o por el encuentro con una anciana víctima del incendio. Y nos enteramos de que Alvin intercambia correspondencia con la hermana de Prince, con la que mantiene una relación, pero que la distancia hace mella en sus posibilidades de futuro; y de la frivolidad con que Prince suele mirar al mundo, que se ve puesta a prueba por una inesperada paternidad con una mujer mayor. Hay lirismo en la mirada de Gordon Green, cierto tono contemplativo que contribuye a crear un “mood” donde el espectador vive en primera persona la dicha de un trabajo en medio de la naturaleza, los momentos extáticos que brinda la amistad, y las decepciones que toca atravesar cuando uno advierte la “pasta” de que está hecho el ser humano. Paul Rudd y Emile Hirsch componen bien sus respectivos personajes.

6/10
Proceso de admisión

2013 | Admission

Portia Nathan (Tina Fey), miembro del equipo de admisiones de la Universidad de Princeton, viaja a una granja escuela en New Hampshire para ver a un candidato. Una vez allí descubre que el co-fundador de la escuela, John Pressman (Paul Rudd), fue a la universidad con ella, lo que le trae a la mente el hijo que ella dio en adopción cuando era una universitaria. De hecho, cualquiera de los alumnos de John podría ser su hijo.

Anchorman 2: The Legend Continues

2013 | Anchorman 2: The Legend Continues

Juerga hasta el fin

2013 | This Is the End

Jay Baruchel viene a pasar una temporada a Los Ángeles y se aloja en casa de Seth Rogen. Como éste ve al otro un poco bajo de tono le anima a acudir a una fiesta que da en su recién inaugurada lujosa mansión James Franco. Por ahí pululan Craig Robinson, Michael Cera y Emma Watson, entre otros actores famosetes. Ninguno sospecha que lo que arranca como un tremendo terremoto es nada menos que el apocalipsis. Comedia gamberra perpetrada por Seth Rogen y Evan Goldberg. Se supone que la gracia de Juerga hasta el fin se fundamenta en dos extremos: 1) Los actores hacen de sí mismos, y no tienen ningún reparo en dibujarse como tipos vanidosos e impresentables, obsesionados por el sexo, el alcohol y las drogas, que van a su bola 2) Hacer parodia de las películas catastrofistas, apocalípticas, de demonios y posesiones, e incluso de comedias celestiales, al estilo Aterriza como puedas pasado por el filtro de la modernidad tipo Judd Apatow (el hombre no figura en los créditos, pero no habría sorprendido ver ahí su nombre) El film sólo gustará a los varones incondicionales con complejo de Peter Pan. En realidad este humor frívolo y supuestamente transgresor suena a rancio, y resulta sintomático del estado de decadencia en que se encuentra la comedia americana, a pesar del talento de algunos actores, que son indudablemente graciosos. Pero ser gracioso no basta, de ahí la paradoja de que quien mejore está en el film es Emma Watson, la más seria de la función.

2/10
Si fuera fácil

2012 | This Is 40

Especie de “spin-off” de Lío embarazoso, Si fuera fácil sigue a los personajes de Pete y Debbie, felizmente casados y padres de dos niñas, que acometen la temida crisis que supone cumplir los 40 años. El film escrito y dirigido por Jude Apatow, y protagonizado por su esposa Leslie Mann y sus dos hijas Maude Apatow e Iris Apatow, hace una apuesta por mirar a la cotidianeidad familiar y de pareja, tomada con suave humor irónico, y las acostumbradas -y reiterativas- bromas sexuales. Ya sean la obsesión por mantener el tipo físico, los agobios económicos por apuestas profesionales que no acaban de cuajar, el temor a no resultar atractivo al marido o la mujer, la preocupación por los hijos y sus artilugios tecnológicos, más las peculiaridades del padre de él -sexuagenario, tiene niños trillizos- o el de ella -médico exitoso, rompió la relación siendo ella una cría de ocho años-, sirven para configurar una trama que se antoja larga, demasiado. Falta un punto de naturalidad a lo que vemos en Si fuera fácil, lo que no deja de ser un fallo importante para un film que quiere dibujar “la vida normal” de quien se convierte en cuarentón. Si existe una crítica a las cada vez más complejas estructuras familiares, se diluye en un conjunto de escenas llenas de referencias a la cultura cinéfila y musical popular, y en los intercambios entre la pareja protagonista, Leslie Mann y Paul Rudd, que parecen demasiado autoconscientes de sus papeles, como si estuvieran interpretando un número de Saturday Night Live ante el público en directo, y esperaran escuchar sus risas de complacencia.

4/10
Las ventajas de ser un marginado

2012 | The Perks of Being a Wallflower

Charlie acude por primera vez al instituto. Es un chico inseguro, reconcentrado, tímido. Su mejor amigo se ha suicidado poco tiempo atrás y él ha pasado una temporada en una clínica psiquiátrica. Aún tiene vacíos de conciencia y va vertiendo su interior en una carta imaginaria a su amigo fallecido... Sus miedos irán desapareciendo poco a poco cuando conozca a varios compañeros del instituto, sobre todo a la guapa Sam y a su simpático hermanastro Patrick. Ella arrastra un pasado de abusos, mientras que él es gay y mantiene una difícil relación con un chico. Con Sam, Patrick y otros colegas más bien frikis, Charlie vivirá diversas experiencias (drogas, espectáculos underground, alcohol, etc.) y se sentirá vivo por primera vez. Además conocerá el valor del cariño y la amistad. El escritor y cineasta Stephen Chbosky (guionista de Rent y la serie Jericho) lleva a la pantalla su propia novela, de gran éxito en Estados Unidos. Las ventajas de ser un marginado, un drama que encierra turbios acontecimientos que pueden marcar una vida para siempre, tiene sin duda varios puntos de interés. Quizá un acierto considerable es haber dado el enfoque adecuado. Salvando en todo momento la explicitud desagradable Chbosky se las arregla para dar a conocer eficazmente el mundo de una serie de jóvenes poco convencionales, cuyos traumas acaban uniéndolos como un imán. Lo hace remarcando la hipersensibilidad del protagonista (y, por extensión, también de sus amigos), quien guarda un secreto pasado que le ha convertido en un ser inadaptado, inseguro, confuso. Desde luego llega al espectador el modo en que el protagonista reflexiona acerca de su presente, de su aquí y su ahora, haciendo hincapié en que no se trata de una adolescente sublimación de los sentimientos, de algo superficial que se mirará con desdén en la vida adulta, sino de una situación real, dolorosa, exaltada, triste o feliz, pero siempre vivida consciente e intensamente (ese “somos infinitos” que se repite como un leitmotiv). El modo respetuoso de acercarse a los más serios problemas que pueden acuciar a tantos jóvenes desorientados es el motivo por el que esta película sea quizá un poquito más redonda que tantas otras que miran las problemáticas del mundo adolescente con cierta displicencia. Es innegable asimismo que Las ventajas de ser un marginado es una denuncia del terrible daño que ciertas acciones adultas pueden ocasionar en la niñez. Todo tiene consecuencias. A la vez hay mucha sutilidad a la hora de mostrar cómo se puede ayudar a salir a un joven de una difícil situación. Ejemplo preclaro es la presencia de ese profesor de literatura, buen profesor, que en tan sólo un par de escenas sabe calar el potencial de un alumno y a la vez darse cuenta de su dificultad para encontrarse a sí mismo. También funcionan las breves palabras del hermano mayor, que resulta sincero y sobrio. En este sentido, es algo extraño que los padres queden demasiado de lado, aunque siempre estén ahí, pendientes pero sin atosigar, al igual que la hermana. Y, por supuesto, la amistad es un camino seguro. Que las tribulaciones del protagonista hagan mella en el público se debe en gran parte al meritorio trabajo de Logan Lerman, que borda su desorientación existencial con un personaje que despierta ternura y cercanía, y que confirma que su buen papel en El tren de las 3:10 no fue una casualidad. También destaca, y mucho, la fenomenal Emma Watson, cuyo provenir se antoja exitoso, alejada definitivamente del rol mágico de Hermione Granger.

6/10
Our Idiot Brother

2011 | Our Idiot Brother

Sácame del paraíso

2011 | Wanderlust

George y Linda son un joven matrimonio, insatisfechos con su vida profesional, y estresados por la vida moderna. Después de que él se quede sin empleo y ella vea rechazada su propuesta de un documental para la HBO, se ven obligados a dejar Nueva York rumbo a Atlanta, donde vive el hermano de George. Pero a mitad de camino hacen noche en Elysium, una comuna que vive al antiguo estilo hippy, libres como el viento, en convivencia con la naturaleza, donde todo es de todos, amor y armonía a tope: el paraíso, vamos. Para George y Linda resulta muy tentandor plantearse el quedarse a vivir en el paraíso, aunque algunas costumbres no dejarán de chocarles. Sácame del paraíso podría ser una muestra del declive de la estrella de Judd Apatow, uno de los directores y productores de comedia más exitosos en Estados Unidos gracias a títulos como Virgen a los 40 o Lío embarazoso. Aquí respalda al dúo Ken Marino-David Wain, el primero también actor, el segundo responsable tras la cámara de “joyas” como Mal ejemplo y Los diez locos mandamientos. Decir que su film quiere hacer crítica de algo, ya sea el ajetreo de la vida moderna, o las incoherencias de los paraísos hippies, sería concederle unas pretensiones de las que carece. Porque en realidad todo es contradictorio, e importa poco, los personajes pueden verse atraídos por una vida en que fuman hierba, impera el amor libre, y no hay responsabilidades, y a renglón seguido decir que viva el amor verdadero, y que es necesario en algún momento tomar decisiones. Así las cosas, nos quedaría el humor. Si, el humor. Y en tal apartado Sácame del paraíso es muy irregular. Cierto que hay algún buen gag, pero se impone un guión sin rumbo claro, y las gracietas zafias, ya sea a cuento de un nudismo que agota, o de las “jornadas de puertas abiertas” que quitan toda intimidad. Se podría decir que el film recuerda que existe cierto pudor natural en las personas, pero es otra de esas paradojas, seguramente traiciona el subconsciente a los responsables del film. Es una lástima que Wain no haya logrado algo más divertido –las risas sobre el hippy obsoleto son la excepción, no la regla–, porque cuenta con algunos actores apañados en comedia, como la abonada al género Jennifer Aniston, más el veterano Alan Alda, y los correctos Paul Rudd –también productor– y Justin Theroux. El film invita a bromear con el título, pues Sácame del paraíso podría ser contestado con un “sáqueme de la sala”, hasta tal punto agota su previsible trama.

3/10
¿Cómo sabes si...?

2010 | How Do You Know

Lisa, una joven jugadora de béisbol de 31 años, pasa por un mal momento tras quedar fuera del equipo nacional de Estados Unidos. Su futuro se abre incierto y no ayuda su relación con Matty, otro jugador al que las cosas le van mejor deportiva y económicamente pero que  tiene un carácter frívolo e infantil. Por casualidad, Lisa recibe entonces una llamada de George, joven empresario que igualmente pasa por un momento muy delicado al recibir calabazas por su novia y ser acusado por fraude fiscal. Cahrles, fundador de la empresa y padre de George, le explica que la situación es muy delicada y que su hijo puede dar con sus huesos en la cárcel. Seis años después de Spanglish, James L. Brooks vuelve a la palestra con su tema favorito, el de las relaciones amorosas, abordadas desde una perspectiva optimista, con humor y sentimientos a flor de piel. No hay más que echar un vistazo a la breve filmografía de Brooks para darse cuenta de que es un experto en estas lides, y, sin embargo, parece que a sus 70 años ha perdido un ápice la frescura de antaño. Un ápice que es suficiente para restar atractivo a su guión. Y es que el desarrollo de la historia se atasca a la media hora, no avanza más allá de lo puramente previsible, y aunque el director intenta  no perder el gancho inicial, sumar más y más minutos y repetir situaciones (los bla, bla entre Lisa y Matty o entre George y su padre) no son la solución. Falta creatividad, ocurrencia, y los momentos inspirados al estilo “Brooks” –como los protagonizados por el portero– son más bien escasos. El conjunto es, sin duda, entretenido, positivo y agradable, pero no alcanza el nivel esperado. Lo mejor es el trabajo del reparto, y ahí Brooks demuestra que no ha perdido ni ojo ni buena mano para dirigir. Repite con un talludito Jack Nicholson, tras filmes como La fuerza del cariño y Mejor... imposible, y la rubita Reese Witherspoon está especialmente encantadora y graciosa. Y Paul Rudd tiene menos gracia pero sale más o menos airoso, mientras que Owen Wilson está más comedido que otras veces, lo que ya es mucho.

5/10
La cena de los idiotas (2010)

2010 | Dinner for Schmucks

Tim (Paul Rudd), prometedor ejecutivo, recibe una invitación para acudir a una peculiar cena. Cada invitado debe llevar consigo a un auténtico idiota, para burlarse de él. Encuentra a Barry (Steve Carell), el candidato aparentemente ideal para que le acompañe al evento. Adaptación americana de la comedia francesa La cena de los idiotas, con el especialista en comedia Steve Carell dando rienda suelta a su histrionismo, en el papel que originalmente interpretaba Jacques Villeret.  

4/10
Te quiero, tío

2009 | I Love You, Man

Estamos ante una ligerísima comedia concebida para el lucimiento de Jason Segel, cómico famoso en Estados Unidos que protagonizó Paso de ti, y Paul Rudd, secundario de Lío embarazoso. Ambos son habituales de las películas producidas o dirigidas por Judd Apatow, que no participa en el film, aunque su influencia es bastante patente. Además, dirige un profesional muy en la línea de Apatow, John Hamburg, cuyo mayor logro hasta la fecha son los guiones de Zoolander y Los padres de ella. El punto de partida tiene cierta originalidad. Es un hecho que en casi todas las comedias románticas los protagonistas tienen buenos amigos, pero no han encontrado el amor. Sin embargo, al protagonista de este film, Peter Klaven (Paul Rudd), le ocurre todo lo contrario. Ha conquistado a la mujer de sus sueños, Zooey, pero se da cuenta de que no tiene ningún amigo masculino. Un día escucha por casualidad ciertos comentarios de las amigas de Zooey, que apuntan a que su futuro marido puede ser demasiado absorbente y pesado, al carecer de amistades. Entonces Peter se propone buscarse a un amiguete inseparable antes de la boda. Poco después, logra una gran conexión con Sydney (Jason Segel), un tipo que acude a ver una casa en venta, y que parece la amistad ideal. Algunos arranques groseros y ‘sucios’ están fuera de lugar –el protagonista vomita a un tipo en la cara– y estamos ante un producto predecible y poco esforzado. Sin embargo, subyace cierto elogio de la amistad sincera, y produce algunas carcajadas inevitables en ciertos momentos. El cameo de la banda de Rush gustará a los roqueros. Tiene además cierta gracia la presencia de Lou Ferrigno, el mítico intérprete de El increíble Hulk (1978), interpretándose a sí mismo, pues el protagonista tiene que vender su lujosa casa.

4/10
Mal ejemplo

2008 | Role Models

El director David Wain, responsable de la exitosa y mediocre Los diez locos mandamientos, lleva camino de convertirse en discípulo del rompetaquillas Judd Apatow, pues su tonto y grosero humor tiene ciertamente mucho que ver con el del director de Lío embarazoso. Aquí, el realizador de Ohio entrega una típica comedieta juvenil norteamericana, con dos protagonistas al más puro estilo American Pie, que responden a los arquetipos de patéticos veinteañeros que viven aún como si fueran descerebrados adolescentes. También es cierto que al menos hay alguna idea en su guión y una clara moraleja estimable: pensar en los demás ayuda a madurar y a solucionar muchos problemas personales. Wheeler y Danny son amigos y se dedican a promocionar por los colegios una bebida energética llamada Minotauro. Ambos son muy inmaduros, y mientras Danny vive con su novia Beth, el deslenguado Wheeler sólo piensa en el sexo. Pero cuando Beth abandona a Danny, la depre se apodera del joven y monta tal lío en un colegio que los dos amigos se verán obligados a realizar varias horas de servicios sociales si quieren evitar la cárcel. Entrarán así en un programa llamado “Alas protectoras” y a cada uno se le asigna el cuidado de un chaval. Se supone que ellos serán los adultos que les cuiden... El chiste es fácil, pero como dice el título éste es un 'mal ejemplo' de cine. La historia es muy simple y sobre todo excesivamente previsible. Sorprende de todas maneras el lenguaje abusivament soez de la película, que se supone dirigida también a un público infantil. Todo es tan desnortado y superficial que en algunos momentos es difícil reprimir la risa, por no llorar... La interpretación corre a cargo de los dos colegas Seann William Scott (El tesoro del Amazonas) y Paul Rudd (Por amor al arte), especialistas en películas tontas como ésta, mientras que Elizabeth Banks (Definitivamente, quizás) cumple bien como la guapa novia de Danny.

4/10
Por encima de su cadáver

2008 | Over Her Dead Body

Paso de ti

2008 | Forgetting Sarah Marshall

Peter es un músico, compositor de la banda sonora de una exitosa serie televisiva de investigación forense. La actriz principal, la guapísima Sarah Marshall, es su novia, y en fin, llevan viviendo juntos cinco años, se diría que se trata de una relación bien consolidada. ¡Craso error! El caso es que cuando Peter sale a recibir a su chica al vestíbulo de su piso en “traje de Adán”, Sarah empieza con medias palabras a anunciar el final de su común “historia de amor”: ha conocido a otro y… Peter queda literalmente destrozado, su corazón está hecho añicos. Su hermano Brian le recomienda distraerse, lo que traducido a su modo de ver las cosas significa olvidar a Sarah y practicar el sexo en relaciones descomprometidas; como no levanta cabeza, Peter opta por irse de vacaciones a Hawai, un lugar con el que soñaba su ex. Y, como no podía ser de otra manera, se va a encontrar allí con Sarah, a la que acompaña el popular e impresentable cantante Aldous Snow, su nueva pareja. Lo razonable sería quitarse de en medio, pero el orgullo de Peter le impide hacerlo; y aunque el hotel está completo, la encantadora recepcionista Rachel le va a dejarse instalarse gratis en la mejor suite, que sólo ocupan megaestrellas de postín y está ahora mismo libre. Nuevo producto de la factoría de Judd Apatow, que a juzgar por el ritmo de producción que lleva –18 largometrajes en 6 años– se diría que está explotando su gallina de los huevos de oro –un modelo de comedia gamberra y juvenil, que en su zafiedad parece empeñada en dejar atrás a los hermanos Farrelly–, antes de que la suerte se acabe. Si con Lío embarazoso parecía detectarse un cierto cambio de rumbo, un intento de decir algo interesante, aunque fuera envuelto en la marca de fábrica supuestamente inoclasta que le caracteriza, aquí se vuelve a las andadas de títulos como Virgen a los 40 y Supersalidos. Hay que reconocer soltura narrativa en el guión, escrito por el también protagonista Jason Segel, que contiene algunos gags divertidos, por ejemplo los relativos al sucedáneo televisivo tipo CSI o los consejos del hermano vía ordenador. Pero domina un sentido del humor muy americano y tontorrón, con una obsesión que acaba cansando, la relativa a los omnipresentes chistes sexuales y chabacanos. En tal sentido tal vez Segel, Apatow y el director Nicholas Stoller consideren un hallazgo la “audacia” de incluir desnudos frontales masculinos, apechugando con la inevitable calificación restrictiva de público en Estados Unidos. Desde luego en Europa tal recurso no sorprende a nadie, más parece una chiquillada de “niños grandes”. En cuanto al tópico de que un matrimonio de recién casados con convicciones religiosas no será capaz de mantener relaciones sexuales normales, por ignorancia supina en la materia… es una gran bobada, como si hubiera que hacer un máster en el tema, vamos. ¿Es ésta una película con críticas a mojigatos y obsesos sexuales a partes iguales? ¿Se quiere poner en solfa los comportamientos inmaduros y egoístas en las relaciones amorosas, y humanas en general? ¿Es un puro entretenimiento? Sería mucho conceder responder afirmativamente a estas tres cuestiones. La sensación es que hay un equipo de personas que se lo pasan bien pergeñando historias así, y una de las razones no menos desdeñables es la de los ingresos que les generan. Y como de momento los gastos no se disparan demasiado –un modo de funcionar muy inteligente es el recurso a actores no demasiado caros y desconocidos, basta que sean más o menos guapillos y tal, y acertar en los secundarios–, la cosa va marchando.

4/10
El novio de mi madre

2007 | I Could Never Be Your Woman

Cinco años ha tardado Michelle Pfeiffer en volver a actuar delante de una cámara, tras La flor del mal, de 2002. Nos gustaría poder decir que la espera ha merecido la pena, pero no es el caso. La actriz, muy profesional, se entrega a una película menor, una comedia-pastelito que sigue un patrón que tiene ahora un importante exponente en la serie televisiva Las chicas Gilmore, bastante más lograda: el de mujer separada y con cuarenta años, con hija adolescente, ambas muy amigas, y donde no está claro cuál es la adulta y cuál la cría, tan fácilmente se deja llevar la madre por los sentimientos y los impulsos más propios de quinceañera que de cuarentona. El film sigue a Rossie (la Pfeiffer), guionista de una 'sitcom' televisiva dirigida a adolescentes. Un poquito acomplejada por una edad en que muchos la ven mayor, queda fascinada por Adam, actor candidato a actuar en la telecomedia, de menos de 30 años, y con el que le apetecería salir. La razón -y un personaje onírico, especie de madre naturaleza, interpretado por Tracey Ullman, y lo más original del film, que trata de que Rossie mantenga los pies en el suelo- le dice que debería olvidarse de semejante idea pero... ya se sabe, como decía Pascal, que el corazón tiene razones que la razón no entiende. Además, cuenta con la complicidad de su hija, que aprueba al posible noviete, así que… ¿por qué no? Dirige y firma el guión Amy Heckerling, cineasta no demasiado distinguida por la profundidad de sus filmes (Mira quién habla y secuelas, Clueless. Fuera de onda), aunque los pueble de buenos sentimientos. Aquí lo que parece una crítica a una sociedad frívola, obsesionada por la juventud y la belleza física, deriva en unos elementales y edulcorados “lo importante es que se quieran” y “preocúpate por tu aspecto sin complejos”. Algún momento divertido, y típicas historias de celos, completan la función.

4/10
¡Maderos 091!

2007 | Reno 911!: Miami

Llamar película a este ridículo disparate es ya hacerle un enorme favor. Un grupo de policías mastuerzos, idiotas y asquerosamente groseros, pertenecientes al Departamento del sheriff de Reno recibe una invitación para asistir a una convención en Miami. Allí, por cosas de la vida, serán los únicos polis que eluden la infección de un virus mortal, por lo que tendrán que encontrar el antídoto para salvar a sus colegas. Ésta es la tonta excusa para ofrecer, una detrás de otra, una variada muestra de estupideces, chistes verdes y ordinarieces de llamativo mal gusto, que más que hacer reír empujan al espectador a salirse de la sala por simple vergüenza ajena. Por lo visto la cosa proviene de una serie de televisión de éxito en Estados Unidos. Increíble. Resulta sorprendente que Danny DeVito, The Rock y Paul Rudd (éste en un papel más largo) se presten siquiera a aparecer unos segundos en una bazofia de tal calibre.

1/10
Los diez locos mandamientos

2007 | The Ten

Comedia de reparto coral con rostros conocidos, se divide en diez disparatados segmentos, que aunque dedicados a cada uno de los mandamientos, al final siempre acaban derivando al sexo. Que nadie espere reflexiones hondas en la línea del Decálogo del polaco Kieslowski, aquí lo que tenemos es un humor zafio a lo Judd Apatow, más que la línea estilo Monthy Python. Un narrador que sufre una crisis de pareja sirve de ligazón a las diez historias. Entre los actores se reconoce a Jessica Alba y a Winona Ryder.

3/10
Lío embarazoso

2006 | Knocked Up

Alison, que vive con su hermana casada Debbie, madre de dos hijos, es una joven con una prometedora carrera en el mundo de la televisión. Recién promocionada con un ascenso, sale a celebrarlo con Debbie a una discoteca. El alcohol corre, y Ben, el típico gandul simpatiquillo, se muestra amable con ella, le consigue una cerveza, y hay "buen rollito" y tal... Hasta el punto de que se acuestan. Al día siguiente, Alison sobre todo, ven las cosas de modo muy distinto. La joven se da cuenta de que ha mantenido relaciones sexuales con un "pringadillo" sin ocupación fija, y bastante tosco a la hora de expresarse, por decirlo finamente. Su idea es no volver a verlo nunca más. Pero pasan unas semanas y descubre que está embarazada. El aborto no es una opción que contemple, de modo que Alison llama a Ben, y ambos deciden ocuparse del bebé por venir, y mientras tratarán de conocerse mejor, para ver si el matrimonio es una opción posible. Esta comedia escrita, dirigida y producida por Judd Apatow tiene más enjundia de la que podría extraerse de una mirada superficial. Y resulta bastante sintomática de los tiempos actuales en que es moneda corriente el sexo sin compromiso. La película tiene la honradez de señalar que las relaciones de pareja tienen consecuencias, como la posible llegada un hijo, y que no pueden ser abordadas con frivolidad. También retrata a esa especie de comuna, a la que pertenece Ben, un grupo de veinteañeros con complejo de Peter Pan vicioso, que viven en la misma casa, y que han tenido la "gran idea" de hacer una página web que señale los pasajes guarros de las películas, para que los viciosos como ellos puedan solazarse con las imágenes procaces; piensan que puede ser un buen negocio, aunque ni siquiera en tan dudosa tarea se esmeran demasiado. Por otro lado tenemos el matrimonio de Debbie, donde lo que une son sobre todo los hijos, pues esposa y marido han perdido en confianza y cariño, cada uno tiene sus particulares refugios. No viene mal recordar que Apatow es el director de Virgen a los 40, lo que da alguna pista acerca de que tampoco cabe esperar del film ideas nítidas sobre los temas señalados en el párrafo anterior. La escapadita a Las Vegas, o los comentarios de Debbie a Alison sobre los hábitos sexuales de su marido en solitario, son sintomáticos de la dispersión y ligereza del cineasta. Pero al menos plantea cuestiones de interés, lo que ya es algo. No faltan algunos pasajes innecesarios de sexo, o bromas zafias a lo Farrelly, aunque justo es señalar que también hay gags de buena ley. El conjunto, pues, es un batiburrillo, en el que resulta difícil separar el "oro" de la "ganga".

6/10
Fast Track

2006 | Fast Track

Tom vive gracias al trabajo de su mujer, abogada, mientras que él se hace el remolón, y aunque es cocinero, lleva mucho tiempo en el paro. Cuando nace su primer hijo, ella quiere dedicarse a ser madre a tiempo completo, y Tom acabará trabajando para su padre, asistente del director de una agencia de publicidad. Intrascendente comedia romántica, con un esforzado reparto.

5/10
Noche en el museo

2006 | Night at the Museum

Entretenida película, mezcla de comedia y aventuras, trufada de efectos especiales prácticamente en cada plano, clara deudora de títulos como Jumanji y Zathura, una aventura espacial. El protagonista absoluto del film es Larry Daley (el siempre eficaz Ben Stiller), un tipo que no da un palo al agua. Divorciado, con un hijo adolescente, es incapaz de encontrar trabajo estable. Al fin la agencia de empleo le envía al neoyorquino Museo de Historia Natural, donde trabajará de vigilante nocturno, en sustitución de tres simpáticos guardianes de edad avanzada (Dick Van Dyke, Mickey Rooney y Bill Cobbs), a punto de jubilarse. El trabajo parece sencillo, entre esquéletos de tiranosaurios, dioramas del viejo Oeste y de las legiones romanas, estatuas de cera del presidente Theodore Roosevelt o momias del antiguo Egipto. Pero lo que no le han explicado sus predecesores es que, cuando dan las doce de la noche, todas esas figuras cobran vida, por un milenario hechizo egipcio. Estamos ante un film familiar del director de Doce en casa sin grandes pretensiones, al que se habría agradecido un guión mejor trabajado, más coherente. Adaptación de un libro de Milan Trenc a cargo de Robert Ben Garant y Thomas Lennon, las subtramas –el padre que debe ganarse la confianza del hijo y sentar la cabeza; el apunte de romance de Larry con una guía; los verdaderos propósitos de los tres vigilantes; el amor inconfeso de Roosevelt (Robin Williams) hacia una exploradora india; el amor-odio entre un vaquero y un centurión romano– son de escasísima entidad, y al final todo queda reducido a un buen puñado de gags y a un ritmo vertiginoso con planos muy vistosos, compuestos seguramente por ‘tropecientas’ capas superpuestas de efectos especiales. No pedimos un tratado de historia, ni un guión trazado con escuadra y cartabón, pero sí un poquillo de esfuerzo, no dar por sentado el éxito de taquilla. En cualquier caso, se pasa bien el rato, y uno puede echar una buenas risas. Además, Ben Stiller aprovecha su probada solvencia para el género cómico. Junto a él, destaca la presencia en un papel secundario de Owen Wilson, que ha participado con Stiller en otras comedias, como Zoolander y Starsky y Hutch. El film fue un gran éxito en EE.UU., donde lideró donde tres semanas consecutivas la lista de películas más taquilleras.

5/10
The Oh in Ohio

2006 | The Oh in Ohio

Virgen a los 40

2005 | The 40 Years-Old Virgin

Andy es un cuarentón adorable, dependiente de una tienda y aficionado a los cómics. Pero le tiene obsesionado el hecho de no haber mantenido relaciones sexuales. Una noche de póker, Jay y Clay, compañeros de trabajo, descubren su secreto y deciden presentarle a varias mujeres. Steve Carell, cómico que protagonizó El reportero, con Will Ferrell, llamó la atención del productor de la misma, Judd Apatow, por su sentido del humor. Éste decidió dirigirle en esta alocada comedia, que al menos no es tan grosera como el título permite suponer, se sigue con interés –quizás por la presencia de Catherine Keener, muy superior al producto-, tiene momentos jocosos y recoge la desmedida obsesión por el sexo de la sociedad moderna.

4/10
El reportero (2004)

2004 | Anchorman: The Legend Of Ron Burgundy

Años 70. Ron Burgundy es un famoso presentador televisivo de San Diego. Un día le asignan una nueva reportera, Veronica Corningstone, feminista y ambiciosa, pero Ron decide relegarla a trabajos menores, como cubrir exposiciones de animales. Aunque era el típico cómico histriónico procedente de televisión, Will Ferrell ha subido muchos puntos al protagonizar Melinda y Melinda, de Woody Allen, y ha demostrado tener cierta gracia en productos hechos a su medida,como Elf. Esta comedia homenajea la estética de los 70, época dorada de los telediarios en Estados Unidos.

2/10
Friends (10ª temporada)

2003 | Friends (10ª Season) | Serie TV

La novena temporada finalizó cuando Rachel besa inesperadamente a Joey. Y aunque Ross trata de hacerse el duro con sus amigos y fingir que no le ha afectado, éstos se dan cuenta de que sufre una conmoción. En cualquier caso, Ross tratará de reconquistar a Rachel por todos los medios. Mientras tanto, Monica y Chandler sufren una crisis al no poder concebir un hijo. Deciden recurrir a una madre de alquiler. Por su parte, Phoebe tiene auténtica fobia al compromiso. Aunque está muy enamorada der Mike, tiene miedo de entablar una relación seria con él. Así comienza la 10ª y última temporada de la serie que ha recibido 44 premios Emmy. Los personajes empiezan a sentar la cabeza y forman sus propias familias. Como en episodios anteriores,también hay famosos haciendo pequeños papeles. En esta destacan Danny DeVito y Greg Kinnear.

7/10
Por amor al arte

2003 | The Shape of Things

Tras dos incursiones fílmicas con material ajeno, una feliz (Persiguiendo a Betty), la otra fallida (Posesión), Neil LaBute vuelve a las ideas originales en un proyecto que nació casi simultáneamente como obra de teatro y película. Adam, estudiante, trabaja en sus ratos libres como vigilante de un museo. Un día se enfrenta a una situación embarazosa: Evelyn, transgresora estudiante de arte, pretende pintarrajear la hoja que cubre las partes indecorosas de una estatua. Se inicia así una alocada relación, que pone patas arriba el convencional mundo de Adam; lo que afectará a su amistad con Jenny y Phillip, que acaban de prometerse. Suena a tontería, pero esta sólida trama con cuatro buenos actores sirve a LaBute para ahondar en las relaciones humanas, tema de En compañía de hombres y Amigos y vecinos. La manipulación, las relaciones interesadas o mantenidas a golpe de efímeros sentimientos, las amistades peligrosas por falta de lealtad, la sexualidad desprovista de compromiso, se presentan con cruda claridad. Una crudeza desagradable y a veces obscena. Pero el gran tema planteado por caminos imprevistos es la relación entre arte y moral. La eterna pregunta de si lo inmoral puede ser bello (¿puede lo blanco ser negro?) recibe respuesta de modo brillante.

6/10
Jugando al límite

2001 | On The Edge

Tres historias dirigidas por tres actrices que se ponen al otro lado de la cámara. Ellas son las conocidas Anne Heche, Helen Mirren y Mary Stuart Masterson que se han decantado por el genéro fantástico con toque inquietante. "Ser normal" habla de los peligros de la rutina diaria; "Feliz cumpleaños" demuestra que un año más es, de verdad, un año menos; y "El otro lado" nos muestra a un científico con una enfermedad incurable, que quiere hacer una réplica de sí mismo para alcanzar la inmortalidad.

5/10
El gran Gatsby: su historia

2000 | The Great Gatsby

El arranque del film no puede ser más poderoso. Una voz explica su fascinación por Jay Gatsby. Se acerca a la piscina donde flota en una colchoneta y le pega un tiro. Luego viene el relato de cómo Nick, que se fue a vivir a Long Island allá por los años 20, ha llegado a tal situación. Al otro lado de la bahía vivía un excéntrico millonario: Gatsby. Y también Daisy Buchanan, atractiva mujer de otro millonario. 25 años después de que Robert Redford y Mia Farrow inmortalizaran la célebre novela F. Scott Fitzgerald en la película de Jack Clayton, llega esta nueva versión concebida para televisión. El film retrata una sociedad opulenta y decadente, y que sin embargo desprende un romántico, inefable encanto. El veterano director televisivo Robert Markowitz se esfuerza en atrapar dicho ambiente con un puñado de buenos actores.

6/10
Experimento letal

2000 | Tejing xinrenlei 2

Para evitar que en las guerras se pierdan vidas humanas, una corporación fabrica soldados cibernéticos. Por desgracia, uno les sale rana, provocando una oleada de destrucción que un policía americano y varios agentes chinos intentan detener. La estrella del cine de Hong Kong Jackie Chan produce esta cinta de Benny Chan, con quien había codirigido Who Am I? Se trata de un espectáculo de acción a los que nos tienen tan acostumbrados los asiáticos.

3/10
200 cigarrillos

1999 | 200 Cigarettes

East Village neoyorkino. Nochevieja de 1981. La vida de un nutrido grupo de jóvenes se va a cruzar en un ático. Allí se prepara una fiesta, que al principio, para desconsuelo de la anfitriona, parece un completo fracaso. Sentimientos, incertidumbre, miedos, amores y desamores se dan cita en una película en la que circula muchos pitillos. Nueva película que explora en el desconcierto vital de la juventud. El reparto es excelente, hay buena música, y algunos de los temas planteados presentan un innegable interés. La directora explica que “deseaba hacer una comedia romántica fuera de onda, que explorase las relaciones en sus momentos más elevados y desesperados”. Las caras más conocidas son las de Christina Ricci y Ben Affleck.

7/10
Las normas de la casa de la sidra

1999 | The Cider House Rules

En los años 40, el doctor Larch (Michael Caine), dirige el orfanato de St. Clouds. A él acuden jóvenes embarazadas, que dejan a su hijo para adopción o, simplemente, abortan ilegalmente. Homer Wells (Tobey Maguire) nació en St. Clouds y, tras fallidos intentos de adopción, creció como el hijo que el doctor Larch nunca tuvo. Así hasta ejercer como médico del orfanato, aun sin titulación alguna. Homer se dedica a los partos y, a pesar de la presión de su mentor, se niega a practicar abortos. Un día, contra la voluntad de Larch, sale del orfanato a ver mundo. Marcha con Candy y Wally, jóvenes novios que han abortado ante la movilización de Wally hacia los frentes de la II Guerra Mundial. “Buenas noches, Príncipes de Maine, Reyes de Nueva Inglaterra”. Ésta es la tierna frase con que el contradictorio doctor Larch acuesta a “sus niños” cada noche. Al resultar innegable su desvelo por los huérfanos a su cuidado, llama más la atención, por contraste, su firme apoyo al aborto, en el caso de un niño no deseado. ¿Dónde estarían esos críos encantadores que cuida, llenos de vida, si se hubieran “desechado” cuando se encontraban en el vientre de sus madres? Es el mismo planteamiento que se hace Homer, aunque, como las intenciones de John Irving –novelista y responsable del guión– son manifiestas –el apoyo al aborto, como declaró en su discurso de aceptación del Oscar–, se busca un terrible caso límite de incesto para justificar que el protagonista acabe realizando su primer aborto. Se pone así por obra uno de los lemas del doctor: "Sé útil". El utilitarismo justifica el aborto y lo que haga falta, viene a decir el film.

5/10
Mucho más que amigos

1998 | The Object of my Affection

George, un profesor gay, rompe con su pareja. Desconsolado, decide compartir apartamento provisionalmente con Nina, una joven que pese a tener novio, comienza a enamorarse de él. Las cosas se irán complicando estableciéndose todo tipo de posibles relaciones cruzadas. Nicholas Hytner había dejado muy buen sabor de boca con La locura del Rey Jorge y El crisol. Aquí se enreda un pelín al probar fortuna en un nuevo registro, el de comedia. Esta historia de protagonista homosexual sigue la moda hollywoodiense de títulos como In & Out, que presentan simpáticos personajes gays, en situaciones ordinarias, con idea de darles carta de naturaleza. Aunque los actores principales –Jennifer Aniston, en alza, y Paul Rudd– cumplen con sus papeles, casi interesan más los personajes secundarios –Alan Alda como una divertida caricatura del burgués, Nigel Hawthorne encarnando a un crítico teatral homosexual–, bien perfilados.

4/10
Romeo y Julieta, de William Shakespeare

1996 | Romeo + Juliet

Singular adaptación de la obra de Shakespeare, que traslada su acción a una imaginaria ciudad actual. La psicodélica realización del australiano Baz Luhrmann (El amor está en el aire (1992), Moulin Rouge), su iconografía religiosa, su violencia y su sensualidad quizá resulten un tanto excesivas, pero esto se compensa porque es visualmente fascinante y muy fiel a la letra y al fondo del original, cuyos diálogos se respetan. Tras el éxito de filmes como Vida de este chico, Leonardo DiCaprio comenzaba a convertirse en el actor de moda que, poco a poco, conseguiría desbordantes éxitos en filmes como Titanic. De todos los jóvenes ídolos de adolescentes de los 90, DiCaprio es el mejor actor, como demuestra en este filme, en su papel del paradigma de joven enamorado de Julieta, una enemiga de su familia, aunque en esta ocasión el escenario no es una playa isabelina, sino un futurista marco urbano situado en Verona. Junto a DiCaprio, la actriz Claire Danes realiza un buen papel, así como el prestigioso actor Pete Postlethwaite (En el nombre del padre). El reparto se completa con grandes nombres como Paul Sorvino o John Leguizamo. El propio realizador Baz Luhrman coescribió el guión junto con Craig Pearce, y ambos lograron una excelente sintetización que demuestra un extenso conocimiento de la obra del más célebre de los dramaturgos británicos. La música corrió a cargo de Nellee Hooper.

7/10
Clueless. Fuera de onda

1995 | Clueless

Cher (Alicia Silverstone) es una chica peculiar, muy conocida en su colegio de Beverly Hills. Va a cumplir 16 años, y está en plena edad del pavo. Pero aunque parezca mentira, trata de ayudar a la gente que tiene a su alrededor. Ella y sus amigas forman un curioso grupo, con una particular manera de vestir, de ver la vida, e incluso de hablar. Una joven despreocupada por su aspecto, llamada Tai, es la nueva alumna de su escuela. Cher debe preocuparse por introducirla en su grupo de amigas. Para complicar aún más su agitada existencia, dos chicos aparecen en escena. Uno de ellos es un atractivo compañero de clase, y el otro es su ex-hermanastro. Una comedia para adolescentes, que sitúa en un instituto la clásica novela de Jane Austen "Emma". Beverly Hills sustituye en este caso a la Inglaterra victoriana.

5/10
Halloween: La maldición de Michael Myers

1995 | Halloween: The Curse of Michael Myers

Jamie, que ha logrado escapar de la secta satánica que la aprisionaba, se ha quedado embarazada durante su cautiverio. Tras dar a luz consigue huir con el niño gracias a la ayuda de una enfermera. Pero la persigue el psicópata Michael Myers, controlado por la secta. Sexta entrega de la saga del asesino Michael Myers. Donald Pleasence, actor habitual de la saga, falleció poco antes del estreno.

4/10
Ant-Man y la Avispa

2018 | Ant-Man and the Wasp

Scott Lang, más conocido como Ant-MAn, permanece en arresto domiciliario tras haber colaborado en Alemania con el Capitán América, mientras el agente del FBI Jimmy Woo mantiene la esperanza de que colabore revelando el paradero del doctor Hank Pym y su hija Hope, que con su traje de superpoderes adopta la forma de La Avispa. En realidad ignora dónde se encuentran, pero ambos contactan con él cuando tiene un extraño sueño que podría ser la clave para dar con la esposa y madre Janet a la que perdieron tiempo atrás, cuando se sacrificó desafiando las leyes de la mecánica cuántica hasta adquirir el tamaño de partícula subatómica, y así evitar la explosión de un arma nuclear. Hank está desarrollando en un laboratorio, que puede ocultar dándole “tamaño bolsillo”, un túnel cuántico que podría devolverle a Janet, desaparecida durante casi 30 años. Peyton Reed sorprendió con Ant-Man, una de superhéroes Marvel que rompe un patrón de películas de tipos con poderes que empieza a ser cansino. Con esta secuela prueba que ese film no fue fruto de la casualidad, la fórmula funciona, y aquí vuelve mejorada y aumentada-reducida, según sea el caso. Lo que tiene bastante mérito cuando uno ve en los títulos de crédito que han participado hasta siete personas en la escritura del guión. Ant-Man y la avispa exhibe una trama bien armada, donde hasta tres grupos de personas muestran interés en hacerse con el túnel cuántico –el doctor, su hija y Scott; Fantasma y su protector-rival del doctor, que trata de resolver el desfase cuántico de la primera; y un grupo de mafiosos traficantes de armas–, más un cuarto y un quinto de propina, el FBI, torpes, y los componentes de la empresilla de Scott, estupendos secundarios. Y están además los núcleos familiares que pueden coincidir con los mencionados grupos o solaparse. Por lo demás, hay un ritmo trepidante en un argumento que no se para un momento, en que es vital controlar el túnel cuántico, y despistar al contrario. Y aquí dan muchísimo juego los efectos visuales, donde conviven lo grande y lo pequeño, con las imágenes de agrandamiento y encogimiento en medio de las persecuciones, que funcionan a la perfección, resulta una gozada verlas. La película es ejemplar en el uso de los efectos, que no consisten en puro embarullamiento, sino que están al servicio de la trama. También los de Fantasma, o los viajes cuánticos, que quizá a ratos quieren rendir homenaje, salvando todas las distancias, a 2001, una odisea del espacio. Un trama de este tipo, pura diversión, no exige interpretaciones memorables. De todos, todos se esmeran y parecen haber disfrutado con la función, incluso los actores más secundarios. En cualquier caso hay que destacar la escena en que Scott debe ejercer de antena de Janet, las interpretaciones de Paul Rudd, Michael Douglas y Evangeline Lilly en ese momento son fantásticas, se evita el ridículo y se ofrece cumplida diversión, una tónica, el sentido del humor, muy presente, sin empalago. Otro actor que proporciona abundantes risas es Michael Peña, prueba de la pujanza de los actores hispanos en Hollywood.

7/10
Ant-Man

2015 | Ant-Man

El doctor Hank Pym, temeroso de que sus investigaciones sobre reducción de personas y objetos, comprimiendo distancias atómicas, pudieran ser utilizadas indebidamente, se retiró asegurando que no había alcanzado resultados satisfactorios. Para pasan los años y su discípulo Darren Cross, un tipo sin demasiados escrúpulos, está muy cerca de lograr lo mismo que su mentor. Asociado con su hija Hope, Pym decide confiar en Scott Lang, un habilísimo ladrón recién salido de la cárcel, separado y con una hijita, que quiere llevar una vida honrada: enfundado en un traje muy especial, y con la inesperada complicidad de unos poderosos insectos, las hormigas, deberá llevar a cabo una misión que desbarate los planes de Cross. El universo de los superhéroes Marvel sigue expandiéndose en las pantallas de cine, y en este caso, grata sorpresa, la adaptación de “Ant Man”, personaje de cómic creado por Stan Lee, Jack Kirby y Larry Lieber, tiene su punto novedoso, no se limita a servir la habitual ración de escenas de acción y sofisticados efectos especiales. Por supuesto que ésta no falta, y además rayando la perfección técnica, sobre todo en el magnífico clímax; pero siempre ayudando a una historia bien trabada, que combina de modo muy equilibrado el abundante sentido del humor, el clasicismo de la serie B, el toque familiar con niña incluida y las típicas historias de robos sofisticados. En la apuesta por la comedia se nota la mano del propio protagonista, Paul Rudd, que también ha recibido crédito como coguionista, el actor hace el ganso de un modo muy natural, y contagia su aire de pringadillo a la banda con la que debe infiltrarse en un edificio, de la que forman parte actores como Michael Peña, o a sus socios en la aventuras, padre e hija encarnados por Michael Douglas y Evangeline Lilly. Pero no le concedamos a Rudd todo el mérito de las risas, pues en el guión también han participado Edgar Wright (Arma fatal) y Joe Cornish (Attack the Block), y que pergeñaron juntos el libreto de Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio. Se nota su aportación y el ritmo conseguido es agilísimo, además de que los golpes de humor, a veces arriesgados por su descoloque, funcionan. Por su parte, las bromas y guiños en torno a los Vengadores y resto del universo Marvel harán las delicias de los fans. Resulta curioso constatar cómo pueden funcionar personajes sencillos, cuando están bien descritos, sus escenas aportan algo, y los actores que los encarnan están bien escogidos. A este respecto, además de a los ya citados, cabe mencionar a los encargados del villano de la función, Corey Stoll, de la ex y la hija del protagonista, Judy Greer y la pequeña Abby Ryder Fortson, del nuevo papá, Bobby Cannavale, y del empresario sin escrúpulos, Martin Donovan. Hasta un director que en el pasado no había entregado películas como para tirar cohetes –lo mejor de Peyton Reed hasta la fecha era una comedia, Abajo el amor–, está a la altura del material que tiene entre manos.

7/10
Mal ejemplo

2008 | Role Models

El director David Wain, responsable de la exitosa y mediocre Los diez locos mandamientos, lleva camino de convertirse en discípulo del rompetaquillas Judd Apatow, pues su tonto y grosero humor tiene ciertamente mucho que ver con el del director de Lío embarazoso. Aquí, el realizador de Ohio entrega una típica comedieta juvenil norteamericana, con dos protagonistas al más puro estilo American Pie, que responden a los arquetipos de patéticos veinteañeros que viven aún como si fueran descerebrados adolescentes. También es cierto que al menos hay alguna idea en su guión y una clara moraleja estimable: pensar en los demás ayuda a madurar y a solucionar muchos problemas personales. Wheeler y Danny son amigos y se dedican a promocionar por los colegios una bebida energética llamada Minotauro. Ambos son muy inmaduros, y mientras Danny vive con su novia Beth, el deslenguado Wheeler sólo piensa en el sexo. Pero cuando Beth abandona a Danny, la depre se apodera del joven y monta tal lío en un colegio que los dos amigos se verán obligados a realizar varias horas de servicios sociales si quieren evitar la cárcel. Entrarán así en un programa llamado “Alas protectoras” y a cada uno se le asigna el cuidado de un chaval. Se supone que ellos serán los adultos que les cuiden... El chiste es fácil, pero como dice el título éste es un 'mal ejemplo' de cine. La historia es muy simple y sobre todo excesivamente previsible. Sorprende de todas maneras el lenguaje abusivament soez de la película, que se supone dirigida también a un público infantil. Todo es tan desnortado y superficial que en algunos momentos es difícil reprimir la risa, por no llorar... La interpretación corre a cargo de los dos colegas Seann William Scott (El tesoro del Amazonas) y Paul Rudd (Por amor al arte), especialistas en películas tontas como ésta, mientras que Elizabeth Banks (Definitivamente, quizás) cumple bien como la guapa novia de Danny.

4/10

Últimos tráilers y vídeos