IMG-LOGO
Cien clavos
6 /10 decine21

Cien clavos

Centochiodi

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)
6 /10 decine21

Crítica

¿Todo está en los libros?

¿Todo está en los libros?

Singular película del inclasificable Ermanno Olmi, con la que el cineasta italiano ha anunciado su despedida del cine de ficción. El film tiene un arranque tremendamente sugestivo. El vigilante de una universidad, en una de sus rondas cuando el edificio está cerrado al público, se encuentra un espectáculo asombroso, que parece una auténtica profanación. En efecto, un centenar de los valiosos y antiguos libros de la biblioteca han aparecido abiertos y desperdigados, sujetos al suelo, tras haber sido atravesados por enormes clavos . Se inicia entonces la encuesta oficial, entre las dudas de si anda detrás un artista, un grupo terrorista o simplemente un chiflado. La investigación apunta a un profesor de la universidad, que tras el día de los hechos se encuentra en paradero desconocido. En efecto, el tipo, joven y con barba, rasgos que recuerdan a Jesús de Nazaret, se ha deshecho de su vehículo y documentación, y se ha ido a vivir una vida sencilla en una casa abandonada, a la orilla de un río de la Lombardía. Los lugareños le miran al principio con extrañeza, pero enseguida se gana su afecto.

“Hay más verdad en una caricia que en mil libros”, ha descubierto el profesor, después de años de erudición, en que cita a sus alumnos a Karl Jaspers y a otros autores. Olmi plantea el peligro al que están expuestos los intelectuales que, encerrados en sus estudios y entre papeles, pueden olvidarse de que lo importante al final son las personas y el amor por ellas. Ésta es la intuición del protagonista, que en la vida sencilla apartada del mundanal ruido vive una existencia muy auténtica, sin doblez ni engaño. El cineasta de Bérgamo conecta este descubrimiento con la novedad siempre actual del Evangelio, donde las parábolas y enseñanzas del maestro demuestran su validez permanente; también se incluye un mensaje de corte ecologista, de amor a la naturaleza frente a las complicaciones y burocracias de la mal llamada, a veces, civilización.

Aunque las intenciones de Olmi resultan harto interesantes, y las imágenes que recoge su cámara son muy bellas y poéticas, el resultado es algo irregular y un tanto oscuro, se empantana tras el potente arranque inicial, y no resulta fácil adivinar adónde quiere ir a parar. Por un lado, quiere jugar con el protagonista como “tipo de Cristo”, con escenas en que parece estar con sus apóstoles, o a punto de ser prendido como Jesús en el huerto de los olivos. Pero al mismo tiempo, construye a un personaje, el profesor, de sentimientos contradictorios, que no acaba de lograr la reconciliación que anhela su alma, y se rebela contra el sacerdote que ha puesto su corazón en las páginas de los libros; con lo que finalmente aparece como un simple hombre que busca, y el simbolismo se pierde, a no ser que el cineasta nos esté hablando del intento de identificación con Cristo del protagonista.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Últimos tráilers y vídeos