saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
Zaniki

Zaniki

Zaniki

Sinopsis oficial

Zaniki

“Un golpe de sartén puede llegar a contar más del ser humano que un tratado de etnomusicología”. Eusebio Mayalde es un chamán que aúlla como los lobos en las noches de luna llena. Y también un folclorista que hace música con cucharas, con sartenes y hasta con sus propias manos. La naturaleza ha decidido que ha llegado el momento de transmitir su saber a Zaniki, su nieto de ocho años. En un viaje iniciático se echan los dos al monte, en el confín de la meseta castellana, para compartir los ritos más atávicos de su tierra, hasta que Zaniki tome el relevo como nuevo trovador de la tradición.

Galería de imágenes

Zaniki
Zaniki
Zaniki
Zaniki
Zaniki
Zaniki

Crítica decine21.com

estrella
5
Un mundo que se extingue
Un mundo que se extingue

Eusebio Mayalde es un hombre de lo más variopinto, de un tipo de los que ya no existen. Vive en la provincia de Salamanca, en un pueblo llamado Aldeatejada. Allí Eusebio es toda una institución, pues domina una serie de tradiciones folclóricas que durante siglos han formado parte de las gentes de aquellos parajes. Pero se trata de costumbres, usos y ritos ancestrales inevitablemente destinados a desaparecer. Casi todos tienen que ver con el sonido, con el ritmo, con la música, donde los instrumentos son los utensilios más cotidianos: unas cucharas, unas vasijas, sartenes, piedras, etc., sin olvidar, claro está, las propias manos. Eusebio es un maestro de esa tradición de la vida sencilla, rural que él aprendió de sus mayores, y teme que cuando él se vaya se pierda el testigo –“¿quién escucha hoy a las encinas?”, se queja–, así que intenta por todos los medios inculcar esa sabiduría tradicional a su nieto de ocho años, Zaniki.

El guionista y director salmantino Gabriel Velázquez (Iceberg), autor de películas pequeñas pero llenas de autenticidad, conoció a Eusebio Mayalde y a su familia y quedó prendado de las habilidades y del desparpajo de este hombre maduro, que parece tener un vínculo atávico con su tierra. Decidió entonces rodar un singular documental sobre él y sobre las tradiciones que acumula cual chamán del lugar. Asistimos así en Zaniki a una colección de escenas que acercan al espectador un mundo cultural casi extinto, en donde vemos a Eusebio explicar a su nieto y a otros niños cómo se llevan a cabo diversos quehaceres manuales, desde la capacidad de hacer música con sartenes, hasta imitar el sonido de los caballos con las propias manos o usar una cerrumba para espantar a los lobos. No se trata de un documental típico, ya que Velázquez ha pergeñado una breve trama inventada como pretexto para transmitir el legado. Como bien explica sobre el film el propio Eusebio: “Zaniki es una gran mentira contada en honor a la verdad”.

Sorprende en el original conjunto la atmósfera decididamente telúrica de la narración, con claras reminiscencias paganas. La factura visual del film es notable y Velázquez saca un gran partido al paisaje castellano, páramos inmensos y solitarios que invitan a la contemplación y que hacen pensar inevitablemente en el pasado que se fue, en lo que nos queda de tanta historia, de tantas vidas, de tantos siglos de seres humanos habitando en las inmensas y desnudas tierras de la alta estepa de Castilla.

También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


© ESTRENOS 21, S.L. Todos los derechos reservados. 2006-2019 Contacto