IMG-LOGO

Biografía

Adel Karam

Adel Karam

Adel Karam

Trabajos destacados
Filmografía
El insulto

2017 | L'insulte

Beirut. Cuando el refugiado palestino Yasser ejerce como capataz en una obra que renueva la fachada de un edificio le cae agua encima, por culpa de Toni, cristiano libanés que riega las plantas. El primero insulta al segundo que se siente agraviado por lo que decide denunciarle. El asunto tomará una enorme relevancia en los medios de comunicación. Cuarto largometraje como realizador de Ziad Doueiri, tras las interesantes West Beirut, Lila dice y El atentado, y haber ejercido mucho tiempo como técnico en Hollywood. Fue por ejemplo el primer ayudante de cámara habitual del cine de Quentin Tarantino, en títulos como Reservoir Dogs y Pulp Fiction, lo que aquí se nota con su imaginativa planificación y el rápido montaje. Se centra en las dificultades para cerrar las heridas, cuando ha habido un conflicto, en este caso la Guerra Civil que asoló el país, pero además en ambos bandos se han producido injusticias. Resulta imposible llegar a la reconciliación si ninguno es capaz de ceder, o tratar de comprender al otro. Cada historia puede tener diversos puntos de vista e interpretaciones, por lo que en un conflicto llega un momento en que da igual quién lo inició, lo importante sería tener buena voluntad para cerrarlo. Impresionantes las interpretaciones de Adel Karam –el libanés y Kamel El Basha –el palestino–. Mientras que el primero tiene tras de sí una larga trayectoria, el segundo debuta, logrando el premio al mejor actor en el Festival de Venecia. Ambos reflejan muy bien a personajes obstinados y testarudos que si no evolucionan impedirían una convivencia normal. Eclipsan por completo a los eficaces secundarios.

7/10
Caramel

2007 | Sukkar banat

Película que hace honor a su título, es una de esas historias concebidas con cariño, pensada para agradar a una audiencia amplia, que debe saborearla y chuparla con fruición, como si de un caramelo se tratara; aunque el caramelo también puede hacer daño, y en el salón de belleza “Si Belle” (tan bella) lo usan para depilar, una operación que duele. Film libanés, situado en el Beirut cristiano, lo dirige una mujer, Nadine Labaki. Esto último se nota, realmente la directora nos entrega un microcosmos de mimados personajes femeninos, a los que reúne el salón de belleza, como trabajadoras o como clientes; los hombres son pocos, prácticamente se reducen al policía que pone multas, prendado de una de las peluqueras, y al anciano que acude a una sastrería, platónicamente enamorado de la mujer que la atiende, que vive con su hermana, una vieja loca obsesionada por los papeles, y con la que reza por las noches el rosario. Entre las féminas que pueblan Caramel, hay una prometida en matrimonio, aunque no está muy segura; otra es ya mayor, pero aspira a ser actriz; está también la que mantiene una relación con un hombre casado, y a la que conocer a la esposa de éste y su entorno familiar le hace ver que el suyo es un amor diferente; otra de las empleadas del “Si Belle” se siente atraída por una clienta, lo que queda levemente apuntado, no se quiere llevar más lejos. Porque si algo define al film de Labaki es la levedad y la sutileza, un deseo de no herir sensibilidades; es políticamente correcta, pero con inteligencia; y se advierten las influencias occidentales, cierto permisivismo: la película es coproducción francesa, esto salta a la vista. Hay en la trama como una celebración de la vida, acentuada por una buscada sensualidad y los contrapuntos humorísticos, donde no se ignoran las penas, las mentiras, los disimulos, pero donde ayuda la amistad femenina, o los consejos de una madre a su hija para la noche de bodas, algo ingenua pero sinceramente preocupada. Es una película luminosa, y le ayuda, mucho, la hermosa partitura musical.

7/10

Últimos tráilers y vídeos