IMG-LOGO

Biografía

Alexandre Aja

Alexandre Aja

Alexandre Aja

Filmografía
Infierno bajo el agua

2019 | Crawl

Florida está siendo sacudida por el huracán Wendy, se está procediendo a la evacuación de toda la zona. Haley, que se esfuerza por ser nadadora de élite en la universidad, intenta dar con el paradero de Dave, su padre, impelida por su hermana Beth. Como no responde, se salta todos los controles de seguridad, y acude al hogar familiar, donde encuentra al progenitor inconsciente. Deberán enfrentarse no sólo a las adversas condiciones climáticas, sino a los peligrosos caimanes que se han colado en el sótano de la casa. El especialista francés en cine de terror Alexandre Aja dirige esta cinta con bastante más acierto que la prescincible Piraña 3D, también terror acuático con animalitos peligrosos. El acierto del guion de Michael y Shawn Rasmussen es plantear la película como de tipo catastrofista –hay una magnífica recreación de los efectos del huracán, con su viento e inundaciones–, combinada con el cine de terror, donde se demuestra que los monstruos más temibles muchas veces son los que nos ofrece la naturaleza en el mundo real; y como elemento humano estructurador de la trama, funciona bien la idea de un hogar roto –los padres de Haley se han divorciado una vez que ella y su hermana llevan una vida adulta bien orientada–, con la desconexión que se ha producido entre Dave y Haley, el primero era muy exigente a la hora de sacar a la luz las cualidades nadadoras de su hija, y nunca parecía quedar satisfecho con ellas. Aja concede a esta esmeradísima serie B un ritmo impecable, jugando al contraste entre los exteriores de la tormenta, y los interiores claustrofóbicos del sótano y la casa, y con el suspense de los sustos y apariciones de otros seres humanos, bien dosificados. También recurre a un simpático perro, Sugar, sin convertirlo en elemento acaramelado. Los protagonistas, Kaya Scodelario y Barry Pepper, hacen creíble la recuperación de la relación hija-padre, y logran que el espectador suspenda la incredulidad ante los desafíos físicos que deben afrontar. Están muy bien recreados los caimanes, y la violencia de los ataques es relativamente contenida.

6/10
The 9th Life of Louis Drax

2015 | The 9th Life of Louis Drax

Horns

2013 | Horns

Alexandre Aja continúa en el campo del fantaterror. En Horns, el realizador francés adapta la novela homónima de Joe Hill, hijo de Stephen King. Ignatius Perrish se excede con el alcohol para olvidar temporalmente el impacto del asesinato de Merrin, su novia de toda la vida, y también la presión que sufre porque todo el pueblo está convencido de que es el culpable. Despierta con dolor de cabeza, que en principio achaca a la resaca, pero en realidad se lo han producido unos curiosos cuernos diabólicos que le han salido en la cabeza. Desde ese momento, todo el que está a su alrededor se desinhibe y da rienda suelta a sus deseos más profundos. En esta ocasión, el responsable de Las colinas tienen ojos no da con el tono. Tras un arranque que crea cierta tensión, el film se pasa al terreno de la comedia negra, tan disparatada como salvaje. Cuando Horns quiere recuperar la seriedad, el público ha desconectado. Finalmente cae en saco roto el esfuerzo de Daniel Radcliffe, que se toma su papel muy en serio, en su lucha por quitarse el encasillamiento como Harry Potter, y que está acompañado por actores válidos, como Juno Temple (la víctima), o el siempre excelente David Morse (el padre de esta última). La poca presencia de Heather Graham indica que el film ha debido ser remontado, a ver si se conseguía que funcionara... Pero ni por ésas. Una pena, pues el romanticismo del planteamiento podría haber dado juego.

3/10
Piraña 3D

2010 | Piranha 3D

El francés Alexandre Aja está considerado uno de los más sólidos realizadores de nueva hornada dentro del género de terror, tras Alta tensión y sobre todo Las colinas tienen ojos. El realizador  versiona en esta ocasión Piraña, film producido por Roger Corman para aprovechar el éxito de la inmediatamente anterior Tiburón, que contaba con Joe Dante como realizador y nada menos que John Sayles como guionista. La acción transcurre en Lake Victoria, un municipio cuya habitual tranquilidad se altera todos los años por la celebración de la Fiesta de la Primavera, a la que acuden numerosos jóvenes para excederse con el alcohol y tomar el sol con poca ropa. Pero el lugar recibe la inesperada visita de unas pirañas de origen prehistórico que se comen a un par de incautos. Mientras la sheriff Julie Forester se da cuenta de lo que ocurre, su hijo mayor ha dejado solos a sus dos hermanos para irse a ayudar a un tipo que rueda películas subidas de tono en un barco que ha llenado de bellezones. Todos tendrán que escapar al ataque de los temibles depredadores acuáticos... Alexandre Aja abandona el tono habitual de sus películas de terror, y compone una película gamberra, basada en el exhibicionismo continuo de chicas exuberantes en 3D, extrema violencia 'gore' en las secuencias de las pirañas, en general bastante sangrientas, y un exceso de humor negro en ocasiones 'simplón'. El realizador renuncia a crear tensión, salvo en una secuencia con unos niños atrapados en un barco, calcada del film original, y que está bien rodada. Decepcionará profundamente a quienes busquen rememorar el encanto de serie B del film original, o la intensidad de anteriores films de Aja, y parece más bien un producto para pandillas de adolescentes en busca de diversión sencilla. Del reparto se salva Christopher Lloyd, que no se toma en serio su papel, pero lo interpreta de forma exagerada con cierta gracia, y un recuperado Richard Dreyfuss, paradigma del género de terror submarino al protagonizar el Tiburón de Steven Spielberg, y que realiza una pequeña intervención al principio.

3/10
Reflejos

2008 | Mirrors

Ben Carson es un policía retirado del servicio tras disparar accidentalmente a un compañero de incógnito. Incapaz de asimilar lo ocurrido, se refugió en el alcohol y frecuentes ataques de ira le alejaron de su esposa, que decidió separarse de él. Acogido por su hermana, encuentra un nuevo trabajo como vigilante nocturno de unos grandes almacenes destruidos tras un espectacular incendio. Mientras hace la ronda, descubre que los espejos reflejan imágenes terroríficas del pasado... El francés Alexandre Aja sorprendió gratamente a los aficionados al terror con su violento remake de Las colinas tienen ojos. Ahora filma otra nueva versión, en este caso de la cinta surcoreana Into the Mirror, que sigue las pautas de películas como The Ring (El círculo). Aja también parece muy influido en su forma de filmar por Tobe Hooper, y concretamente por Poltergeist, donde había una familia muy similar a la de este film, y también una secuencia sangrienta con un espejo, como las que aquí aparecen en varias ocasiones. El caso es que Aja utiliza muy bien todos estos referentes, pero aporta poco de cosecha propia. El guión exige también cierta predisposición del espectador para aceptar las convenciones del género, con el fin de poder pasar miedo. De otra forma no se entiende que el protagonista vea imágenes terribles en el edificio que vigila y no cambie inmediatamente de puesto de trabajo. Por lo demás, las secuencias de terror son efectivas y propician más de un susto, con espejos que no reflejan exactamente el mundo real, sino que tienen imágenes con vida propia. Destaca el clímax final en una casa que se inunda de agua, y un par de muertes terroríficas –en las que por cierto, Aja se excede en brutalidad, en la línea de sus anteriores trabajos–. Kiefer Sutherland es un actor competente, que le saca jugo a su personaje, un tipo dominado por la cólera, que intenta recuperar a su familia. Aciertan los guionistas al tomarse la molestia de narrar el dolor de la desintegración familiar y describir con precisión a los personajes, no sólo al protagonista, sino también a su esposa y sus dos hijos, lo que provoca que el espectador se interese en cierta medida por ellos y lo pase mal.

5/10
Las colinas tienen ojos

2006 | The Hills Have Eyes

Remake del film homónimo de terror de Wes Craven, y debut en Hollywood del francés Alexandre Aja, con tan sólo 27 años, y que confiesa ser un rendido admirador del cine de miedo de Craven. La historia arranca con una familia que viaja en caravana con vistas a llegar a la típica reunión con toda la parentela. En medio de ninguna parte, el tipo que regenta una estación de servicio les aconseja que tomen un atajo. Y en mala hora, deciden escucharle. Tras unos kilómetros, revientan todas las ruedas de la caravana. Están en medio del desierto y por ahí no pasa un alma. La alternativa de ir andando puede llevar varias horas. En realidad, la pesadilla no ha hecho más que empezar. El film se centra en el acoso que sufre la familia, a manos de unas criaturas espantosas, que resultan ser víctimas de experimentos radioactivos del pasado llevados a cabo por el ejército. Comenta Aja que “la idea de hacer una película de terror y supervivencia sobre una familia y no sobre un puñado de adolescentes era muy atractiva. (…) Creo que habrá espectadores que se podrán sentir identificados con la madre, otros con la hermana, el hermano o el yerno; y la experiencia es siempre mucho más real más perturbadora cuando te preocupas de verdad por la suerte de los personajes.” La duda de una historia de estas características reside en quién se salvará. Porque los distintos componentes del clan van cayendo como moscas y, ya se sabe, no siempre los que parecen más intrépidos son los que acaban salvando el pellejo. El film es una película de alta tensión, con buen ritmo, pero de una hiperviolencia exagerada y gratuita. Y la versión en DVD se anuncia “sin censura” lo que significa que la cosa va todavía a más.

6/10
Alta tensión

2003 | Haute Tension

Marie, una veinteañera, se traslada a la casa de los padres de Alex, su mejor amiga. Se trata de una granja aislada en medio del campo, donde Marie supuestamente encontrará la tranquilidad necesaria para estudiar. Pero durante la noche, un psicópata llega al lugar en una furgoneta, y aniquila a Alex y su familia. Marie consigue huir, pero el asesino le sigue los pasos. El francés Alexander Aja, con un par de largometrajes desconocidos en su haber, recupera el espíritu de los subproductos de serie B estadounidenses de los 70. En este sentido homenaje a La matanza de Texas y otros sangrientos representantes del género. Y aunque ciertamente, no escatima amputaciones y salvajadas propias del cine más “gore”, y las sorpresas del guión son un tanto efectistas, consigue crear tensión con secuencias típicas, como la de la protagonista escondida bajo la cama.

4/10
Maniac (2012)

2012 | Maniac

Reflejos

2008 | Mirrors

Ben Carson es un policía retirado del servicio tras disparar accidentalmente a un compañero de incógnito. Incapaz de asimilar lo ocurrido, se refugió en el alcohol y frecuentes ataques de ira le alejaron de su esposa, que decidió separarse de él. Acogido por su hermana, encuentra un nuevo trabajo como vigilante nocturno de unos grandes almacenes destruidos tras un espectacular incendio. Mientras hace la ronda, descubre que los espejos reflejan imágenes terroríficas del pasado... El francés Alexandre Aja sorprendió gratamente a los aficionados al terror con su violento remake de Las colinas tienen ojos. Ahora filma otra nueva versión, en este caso de la cinta surcoreana Into the Mirror, que sigue las pautas de películas como The Ring (El círculo). Aja también parece muy influido en su forma de filmar por Tobe Hooper, y concretamente por Poltergeist, donde había una familia muy similar a la de este film, y también una secuencia sangrienta con un espejo, como las que aquí aparecen en varias ocasiones. El caso es que Aja utiliza muy bien todos estos referentes, pero aporta poco de cosecha propia. El guión exige también cierta predisposición del espectador para aceptar las convenciones del género, con el fin de poder pasar miedo. De otra forma no se entiende que el protagonista vea imágenes terribles en el edificio que vigila y no cambie inmediatamente de puesto de trabajo. Por lo demás, las secuencias de terror son efectivas y propician más de un susto, con espejos que no reflejan exactamente el mundo real, sino que tienen imágenes con vida propia. Destaca el clímax final en una casa que se inunda de agua, y un par de muertes terroríficas –en las que por cierto, Aja se excede en brutalidad, en la línea de sus anteriores trabajos–. Kiefer Sutherland es un actor competente, que le saca jugo a su personaje, un tipo dominado por la cólera, que intenta recuperar a su familia. Aciertan los guionistas al tomarse la molestia de narrar el dolor de la desintegración familiar y describir con precisión a los personajes, no sólo al protagonista, sino también a su esposa y sus dos hijos, lo que provoca que el espectador se interese en cierta medida por ellos y lo pase mal.

5/10
Párking 2

2007 | P2

Lo primero y más importante, es que ningún espectador debe dejar de ver la película porque no haya visto la primera parte. Si le sirve de consuelo, nadie la ha visto... porque no existe. El título, más que confuso, hace referencia a la planta del aparcamiento donde se desarrolla la acción y no a una secuela. Angela es una empleada ejemplar, acostumbrada a hacer horas extras, incluso en Nochebuena. Las continuas llamadas de su familia le recuerdan que es Navidad y que tiene que salir ya de trabajar si quiere llegar a tiempo para la cena. Dicho y hecho, Angie recoge sus cosas y se dirige al párking, donde descubrirá que alguien ha decidido que pase una Nochebuena diferente. Papa Noel se ha adelantado y le ha traído de regalo a un maníaco obsesionado con ella. Alexandre Aja y Gregory Levasseur repiten como guionistas después de haber trabajado juntos en Las colinas tienen ojos. El resultado obtenido en Parking 2 es inferior. Aún así, la película consigue mantener en cierta tensión al espectador. A los sustos habituales, casi siempre repentinos, aunque cada vez empiezan a serlo menos, se une una atmósfera bastante claustrofóbica y poco acogedora. Siguiendo con los parámetros del género, Rachel Nichols aparece bella y sensual, aunque muestra una versión renovada de los personajes femeninos de este tipo de historias. Angela tiene coraje y deja muy claro que las mujeres son capaces de algo más que gritar en las cintas de terror. El trabajo de Nichols supera al de su compañero de reparto Wes Bentley, quien podría haber dado más de sí como perturbado. Su inquietante interpretación de Ricky Fitts en American Beauty puso el listón bastante alto. Los amantes del género en su versión más sangrienta tienen, pensados para ellos, momentos muy violentos –el atropello– y desagradables –la llamada de ella a la policía–. Más allá de los tópicos, cabe destacar como punto original y atractivo, el cambio de roles que se va propiciando conforme avanza la película. Es interesante ver el desarrollo del personaje de Angela, que pasa de la pasividad propia del susto inicial a una actividad progresiva que la lleva a actuar sin complejos, mirando de tú a tú a su agresor.

4/10
Las colinas tienen ojos

2006 | The Hills Have Eyes

Remake del film homónimo de terror de Wes Craven, y debut en Hollywood del francés Alexandre Aja, con tan sólo 27 años, y que confiesa ser un rendido admirador del cine de miedo de Craven. La historia arranca con una familia que viaja en caravana con vistas a llegar a la típica reunión con toda la parentela. En medio de ninguna parte, el tipo que regenta una estación de servicio les aconseja que tomen un atajo. Y en mala hora, deciden escucharle. Tras unos kilómetros, revientan todas las ruedas de la caravana. Están en medio del desierto y por ahí no pasa un alma. La alternativa de ir andando puede llevar varias horas. En realidad, la pesadilla no ha hecho más que empezar. El film se centra en el acoso que sufre la familia, a manos de unas criaturas espantosas, que resultan ser víctimas de experimentos radioactivos del pasado llevados a cabo por el ejército. Comenta Aja que “la idea de hacer una película de terror y supervivencia sobre una familia y no sobre un puñado de adolescentes era muy atractiva. (…) Creo que habrá espectadores que se podrán sentir identificados con la madre, otros con la hermana, el hermano o el yerno; y la experiencia es siempre mucho más real más perturbadora cuando te preocupas de verdad por la suerte de los personajes.” La duda de una historia de estas características reside en quién se salvará. Porque los distintos componentes del clan van cayendo como moscas y, ya se sabe, no siempre los que parecen más intrépidos son los que acaban salvando el pellejo. El film es una película de alta tensión, con buen ritmo, pero de una hiperviolencia exagerada y gratuita. Y la versión en DVD se anuncia “sin censura” lo que significa que la cosa va todavía a más.

6/10
Alta tensión

2003 | Haute Tension

Marie, una veinteañera, se traslada a la casa de los padres de Alex, su mejor amiga. Se trata de una granja aislada en medio del campo, donde Marie supuestamente encontrará la tranquilidad necesaria para estudiar. Pero durante la noche, un psicópata llega al lugar en una furgoneta, y aniquila a Alex y su familia. Marie consigue huir, pero el asesino le sigue los pasos. El francés Alexander Aja, con un par de largometrajes desconocidos en su haber, recupera el espíritu de los subproductos de serie B estadounidenses de los 70. En este sentido homenaje a La matanza de Texas y otros sangrientos representantes del género. Y aunque ciertamente, no escatima amputaciones y salvajadas propias del cine más “gore”, y las sorpresas del guión son un tanto efectistas, consigue crear tensión con secuencias típicas, como la de la protagonista escondida bajo la cama.

4/10

Últimos tráilers y vídeos