IMG-LOGO

Biografía

Brian Van Holt

Brian Van Holt

51 años

Brian Van Holt

Nació el 06 de Julio de 1969 en Waukegan, Illinois, EE.UU.
Filmografía
Juego de ladrones

2018 | Den of Thieves

Una banda de asaltantes desata un brutal tiroteo junto a un establecimiento de Los Ángeles para llevarse un furgón blindado. Se encarga de investigar el caso Nick Flanagan, policía cuyo matrimonio se desintegra, que está al frente de un equipo que rápidamente descubre que el vehículo robado estaba vacío, y que los delincuentes lo sabían, por lo que su motivación resulta un misterio. Debut como realizador de Christian Gudegast, guionista de Objetivo: Londres, de la que recupera algunos elementos, sobre todo la acción sin límites, un guión sin demasiadas pretensiones, y la presencia como protagonista de Gerard Butler, que con su carisma salva que su personaje sea un tanto tópico, prototipo del policía que no sigue las normas tipo Harry el sucio. También cumplen Pablo Schreiber (Orange is the New Black) como líder de los ladrones, y O’Shea Jackson Jr. (Straight Outta Compton), que parece una fotocopia de su padre, Ice Cube, hace unos años, que encarna a un camarero especializado en huidas por carretera a toda velocidad. Logra resultar amena pese a su excesivo metraje, de dos horas y veinte, lo que supone todo un logro. Pero podría haber dado más de sí. No se entiende por ejemplo por qué dedica de repente escenas a presentar la vida familiar del protagonista, para darle algo de tridimensionalidad al personaje, pero después se olvida por completo de este asunto. Se nota que quiere ser Heat, pero carece de un libreto tan redondo, de Al Pacino y Robert De Niro, y de la potencia visual del director Michael Mann.

5/10
Alma salvaje

2014 | Wild

La historia de Cheryl Strayed, mujer en profunda crisis vital, que a modo de laico Camino de Santiago, decide emprender en solitario la larga marcha a pie de la Pacific Crest Trail, una ruta por el desierto y las montañas de Estados Unidos, que le permitirá recapacitar acerca de su encrucijada existencial, pues sin duda ha tocado fondo, algo tiene que cambiar. Basada en hechos reales, se trata de la adaptación del relato que la propia Strayed consignó describiendo su singladura, y que Nick Hornby (Alta fidelidad, Un niño grande) ha convertido en guión. Tras la dura Dallas Buyers Club, Jean-Marc Vallée vuelve a anclar una película en la realidad, contando una historia extrema, pues por los "palos" de la vida Strayed ha iniciado un particular descenso a los infiernos con su promiscuidad sexual y consiguiente infidelidad matrimonial, y las adicciones. Como el cineasta canadiense no se distingue por su mirada pudorosa, puede imaginarse que el film es bastante explícito a la hora de mostrar el lado feo del comportamiento de la protagonista. Vallée y Hornby se muestra habilidoso en la narración, las más de mil millas y cien días de caminata están jalonadas por encuentros con otras personas y desafíos que invitan a renunciar a la aventura, y que sirven para evocar el pasado con flash-backs muy naturales y así pintar el ancla fuerte que fue para Strayed la figura de su madre Bobbi, con sus lecciones de vida a pesar de los pesares, la enfermedad que les machaca a ella y a su hermano, y la pérdida del rumbo vital. La naturaleza se revela como marco ideal para enfrentarse a los demonios personales e intentar algún tipo de redención, con adecuadas citas literarias, pues ella quiere ser escritora; también resulta inevitable la confrontación con Dios, aunque en este apartado el film resulta superficial, no se va más allá de la protesta contra Él y sus silencios o supuestas pocas atenciones. Frente a otros títulos de estas características, Vida salvaje nunca resulta aburrida, lo que es sin duda un notable mérito. Reese Witherspoon hace un buen trabajo, y resulta muy entrañable Laura Dern encarnando a su madre, un papel que es un regalo. Ambas actrices fueron nominadas al Oscar.

6/10
The Bridge (2ª temporada)

2014 | The Bridge | Serie TV

The Bridge

2013 | The Bridge | Serie TV

El cadáver de una mujer aparece partido por la mitad en el puente fronterizo de El Paso, que separa Estados Unidos de México. Mejor dicho, aparecen dos mitades, superior e inferior, de los cadáveres de dos mujeres, macabramente presentadas, con las que el asesino intenta enviar un mensaje, pues una corresponde a una jueza americana partidaria de la mano dura contra la inmigración, la otra a una de las muchas chicas mexicanas que suelen desaparecer en Juárez. Dos policías muy distintos deberán colaborar en la resolución del caso, que apunta a un siniestro serial killer: por parte de Estados Unidos la inspectora Sonia North, soltera, inteligente y capaz, pero bastante asocial, no es precisamente una relaciones públicas profesional; por parte de México el inspector Marcos Ruiz, tipo algo cachazudo y con bastante sentido común, aunque de vida familiar ajetreada, pues impenitente mujeriego, tiene tres hijos y ha pasado por dos matrimonios. Adaptación americana de Bron, una exitosa serie escandinava, está claro que de los países nórdicos europeos está surgiendo una literatura y un cine que aprovecha sórdidos asesinatos e investigaciones sociales para poner en solfa con inteligencia las supuestamente avanzadas sociedades del bienestar, y el modelo es trasladable a otros países occidentales. Lo hemos visto en los casos de Wallander, Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres y The Killing, y lo volvemos ahora a constatar con The Bridge, que tiene la feliz idea de situar la trama original en la frontera de EE.UU. y México -sin duda una geografía de más contrastes que la que ofrecen Suecia y Dinamarca-, siguiendo la tradición de historias fronterizas de tanta raigambre en América, y poniendo sobre el tapete temas de tanta actualidad como la inmigración ilegal, los cárteles, la corrupción policial, la explotación de mujeres, la alta criminalidad, etc. El episodio piloto lo dirige con buen tino el mexicano Gerardo Naranjo, está claro que el responsable de Miss Bala es garantía de cierto realismo a la hora de esquivar tópicos sobre su país. De modo que en una hora se sientan las bases de una trama intrigante -presentación de los policías en el puente, el tipo que retiene a una mexicana, el tipo que muere de un infarto y su desengañada viuda, el coche bomba...-, y existe muy buena química a la hora de juntar caracteres policiales contrapuestos, encarnados por dos estupendos actores, la alemana Diane Kruger y el mexicano Demián Bichir. La pena es que una trama prometedora por combinar cuestiones de hondo calado como el drama de la inmigración con las convenciones del thriller y los dramas personales decae un poco cuando los responsables de la serie optan por seguir un camino muy trillado, el de la motivación de la venganza. De todos modos está por encima de la media, y el reparto es excelente.

5/10
Una bala en la cabeza

2012 | Bullet to the Head

Tras una década sin dirigir, desde Invicto, el veterano Walter Hill adapta la novela gráfica "Du plomb dans la tête", de Alexis Nolent y Colin Wilson. Queda para el recuerdo que Thomas Jane, que iba a acompañar a Sylvester Stallone en este film, finalmente fue despedido por ser blanco, para sustituirle por un oriental (Sung Kang). En Una bala en la cabeza, Stallone interpreta a Jimmy Bobo, un asesino a sueldo que intenta vengarse de Keegan, cabecilla de una siniestra organización que ha corrompido a las altas esferas y a los agentes de la ley. Para llegar hasta él, tendrá que formar tándem con Taylor Kwon, peculiar policía adicto a los móviles, no muy acostumbrado a los brutales métodos de Bobo. Casi septuagenario, Walter Hill demuestra que sigue capacitado para rodar potentes imágenes y lograr un ritmo endiablado. Una bala en la cabeza viene a ser en el fondo una repetición del esquema de su mayor éxito, Límite: 48 horas, pero con un cambio de roles, ya que aquí el blanco duro es el delincuente (Stallone) y el más cómico es el policía (Sung Kang). La conjugación de 'bromitas' con secuencias de acción también recuerda al film que tenía como protagonistas a Nick Nolte y Eddie Murphy. Ya era violenta y subida de tono aquélla para su época, y ésta va por la misma línea. Una bala en la cabeza funciona como entretenimiento ligero. Sylvester Stallone y Sung Kang (La jungla 4.0) cumplen con papeles a su medida. Además, tienen frente a sí a un antagonista experto en encarnar a brutotes, Jason Momoa, mientras que el desaparecido Christian Slater interpreta con convicción a un secundario casi episódico.

5/10
Cougar Town (2ª temporada)

2010 | Cougar Town | Serie TV

Bobby trata de descubrir si Jules mantiene realmente una relación con Grayson. Al mismo tiempo, ella tiene sesiones con su nuevo psiquiatra, pero descubre que oculta una verdad inesperada. Segunda temporada de la serie protagonizada por Courteney Cox, como divorciada en busca de recomponer su vida.

5/10
Cougar Town

2009 | Cougar Town | Serie TV

Jules Cobb, agente inmobiliaria y madre de un adolescente, se acaba de divorciar. Aunque ha estado muchísimo tiempo sin citarse con hombres, decide volver a intentar encontrar el amor. Primero prueba fortuna con Josh, pero éste le confiesa que se ha enamorado de ella, y Jules no siente lo mismo... Posteriormente prueba fortuna con Jeff, uno de sus clientes, deseoso de mantener una relación estable con ella. Tras Friends, Courteney Cox vuelve al terreno de la comedia de situación, con esta serie cortada a su medida. Aunque no llega al nivel de la ya legendaria serie, los guiones están trabajados y mantiene por lo general el interés.

5/10
La casa de cera

2005 | House Of Wax

Unos adolescentes, Carly, su novio Wade, su hermano Nick, y otros amigos, viajan en coche para asistir a un partido de fútbol. Justo después de un inesperado enfrentamiento con un camionero loco, el auto se estropea. Así que el grupo se ve obligado a pararse en Ambrose, un pueblo cuya principal atracción es el museo de cera. Los chicos acuden a visitarlo, y descubren que las figuras son demasiado reales. Pero poco después, son acechados por un macabro asesino. Dark Castle, productora de Joel Silver y Robert Zemeckis, especializada en producciones de terror de serie B, vuelve a la carga con el debut del español Jaume Collet-Serra, un desconocido que ha triunfado en EE.UU. en el campo de la publicidad. Inspirada en el clásico Los crímenes del museo de cera, protagonizada por Vincent Price, con la que comparte el título, sería la típica cinta de terror truculenta si no fuera por un par de ideas originales, que elevan un poco el nivel.

4/10
Confidence

2003 | Confidence

Jake. Un timador profesional al que un matón negro encañona con un pistolón. Éste quiere saberlo todo sobre los tejemanejes en que han andado metidos él y su banda en los últimos días. Y Jake empieza a largar. En un largo flash-back que abarca toda la película, nos enteramos de cómo dieron con el que parecía un “mirlo blanco”, y le birlaron 150.000 dólares. Lo que no sospechaban es que su hombre era el contable del Rey, un gángster con el que no se bromea. En efecto, tras matar a uno de ellos, les obliga a aceptar un trabajo para quedar en paz: timar a un auténtico “pez gordo”, que anualmente blanquea millones de dólares. Y, cuestión de “confianza” (¿o más bien de falta de ella?) se integrará en la banda uno de los “chicos” del Rey. Estamos ante una de esas películas con más meandros que el río Mississippi. Y con tantos tahúres como los barcos que lo navegaban antaño. ¿Quién engaña a quién? ¿Hay alguien en quien se pueda confiar? Policía corrupta de Los Ángeles, banqueros dispuestos a ser camelados, chicas que dan mala suerte porque se tiñen el pelo de rojo, agentes del FBI insobornables, que juran no cambiar de corbata hasta el día en que capturen a su presa… Nadie es lo que parece. James Foley (Glengarry Glen Rose, Cámara de gas) maneja un guión habilidoso, de lógica interna impecable, donde acaban encajando todas las piezas del puzzle. En los diálogos hay frases memorables, al más puro estilo del clásico cine negro; y si parece excesivo que, en algunos pasajes, de cada tres palabras, cuatro son malsonantes (“jódete, mierda, maldito hijo de puta” o así), sólo cabe recordar que nadie es perfecto.

7/10
Basic

2003 | Basic

Unas maniobras de un grupo de fuerzas especiales del ejército americano. En la jungla panameña, azotada por vientos huracanados. Aunque las condiciones climatológicas eran duras, parecían unos ejercicios más o menos rutinarios. Pero algo muy raro ha ocurrido. El sargento Nathan West (Samuel L. Jackson), que estaba al mando del grupo, y varios de sus hombres, han muerto en circuntancias aún por esclarecer. Al parecer sólo hay dos supervivientes, uno de ellos hijo de un militar de alta graduación. El coronel al mando de la base militar pide a su viejo amigo Tom Hardy (John Travolta), ex ranger y en la actualidad agente antidroga, que le eche un cable con el interrogatorio. Lo que no agrada demasiado a la capitana Julia Osborne (Connie Nielsen), que ve cómo le pisan un terreno que es suyo. John McTiernan, responsable de excelentes títulos de acción como Depredador, Jungla de cristal, La caza del octubre rojo y El último gran héroe, parecía hundido en la mediocridad, con fiascos del calibre de El guerrero nº 13 o el prescindible remake de Rollerball. Aquí, por fin, recupera la habilidad de antaño, con un thriller intenso, que proporciona más de un giro sorprendente. Las escenas de los interrogatorios con sus flash-backs contradictorios, tienen fuerza, así como la rivalidad y posterior entendimiento entre los personajes de Travolta y Nielsen.

6/10
S.W.A.T.: Los hombres de Harrelson

2003 | S.W.A.T.

Por desobedecer órdenes en una operación de rescate de rehenes, Jim Street y Brian Gamble, dos miembros de los S.W.A.T., son expulsados del equipo y degradados. Gamble abandona de malas maneras el cuerpo policial, mientras que Street acepta un puesto inferior en espera de una nueva oportunidad. Ésta llegará con Dan “Hondo” Harrelson, comandante al que asignan el reclutamiento de cinco agentes para formar un nuevo equipo de S.W.A.T. La primera misión del grupo será escoltar a un recluso fuera de Los Ángeles. Se trata de Alex Montel, un peligroso narcotraficante que ofrece una desorbitada recompensa a quien pueda liberarle de la policía, lo que atrae la atención de numerosos mercenarios. Otra adaptación al cine de una serie. Le ha tocado esta vez a Los hombres de Harrelson, aquella serie de los 70 sobre los S.W.A.T., siglas de Special Weapons And Tactics (Armas y tácticas especiales), una unidad de la policía de Los Ángeles especializada en operaciones especiales. El todoterreno Samuel L. Jackson y el cada vez más consagrado Colin Farrell protagonizan esta típica pero amena cinta de policías, con personajes estilo cómic, que ofrece básicamente lo que promete: mucha acción. Las resultonas explosiones y las secuencias de tiros permiten que el espectador disculpe la tardanza en arrancar, y que los policías rebeldes que desafían las normas estén bastante gastados.

6/10
Windtalkers

2002 | Windtalkers

II Guerra Mundial. El ejército americano ha desarrollado un código de radio indescifrable, basado en la lengua de los indios navajos. Los soldados de esta etnia son clave en las operaciones del Pacífico. Hasta el punto de que cada soldado navajo en línea de fuego tiene asignado un compañero, cuya misión es “proteger el código”. Es decir, impedir que los hombres a su cargo caigan en manos de los japoneses. El film cuenta la historia de dos indios y los soldados que les protegen. John Woo añade otra muesca a su etapa americana, compuesta además por Broken Arrow (Alerta nuclear), Cara a cara (1997) y Misión imposible II. El director de Hong Kong filma la guerra. Y describe el choque de culturas entre los nativoamericanos y “el hombre blanco”. Un choque mayor cuando a las diferencias de "background" se añade una razón por la que conviene no estrechar demasiados los lazos de amistad entre protector y protegido: “proteger el código” podría significar quitar la vida al protegido; y quizá se dudaría a la hora de apretar el gatillo. Woo logra un film vibrante, donde plantea la tortura que supone a los protectores su dilema moral. Y presta especial atención a los elementos visuales en las escenas bélicas, perfectas, y a los ralentíes, humo, cruces… su personalísima marca de fábrica. Aunque no faltan los momentos de violencia, obtiene imágenes de subyugante belleza.

6/10
Black Hawk derribado

2001 | Black Hawk Down

1993. Somalia es un país deshecho. Los señores de la guerra campan a sus anchas y no hay quien ponga un poquito de orden. Los americanos deciden intervenir. Una operación rápida, que descabece al tirano Mohamed Farrah Aidid de dos de sus lugartenientes. La intención es buena, pero el plan es un desastre. Dos helicópteros Black Hawk caen a tierra, y el rumbo de la operación cambia por completo: ahora de lo que se trata es de rescatar con vida a los soldados americanos atrapados. Los soldados de élite americanos, Ranger y Delta, se aprestan para la difícil papeleta. Durísimo film bélico basado en un libro de Mark Bowden, que sacrifica el retrato detallado de los personajes con la intención de mostrar, sobre todo, cómo las pasa uno en el fragor del combate. Las balas y los misiles silban, nunca hemos escuchado más de cerca las explosiones. Ridley Scott cambia los campos de batalla de Gladiator por unos más modernos pero no menos cruentos. Y en todo momento sabemos qué se cuence, dónde estamos situados en la batalla. Apoya al director inglés el especialista en superproducciones Jerry Bruckheimer, que ya apadrinó otro título bélico, Pearl Harbor. Como fue imposible rodar en Somalia, hubo que buscar otro marco adecuado, y el ideal resultó ser Marruecos.

7/10
En tu cama o en la nuestra

2000 | Whipped

Brad, Zeke y Jonathan son tres amigotes que se reúnen en día fijo para contarse sus juergas sexuales del fin de semana. Pero al final les toca el amor, y los tres se enamoran de la misma chica, un auténtico bombón, que decide establecer turnos, para salir con cada uno. Se trata de una comedia tonta y desmadrada, como bien puede suponerse, que juega bien la baza cómica de Amanda Peet (El amor es lo que tiene).

2/10

Últimos tráilers y vídeos