IMG-LOGO

Biografía

Caitlin Fitzgerald

Caitlin Fitzgerald

Caitlin Fitzgerald

Filmografía
El hombre que mató a Hitler y después al Bigfoot

2018 | The Man Who Killed Hitler and Then The Bigfoot

En 1987, Calvin Barr es un habitual en el pub del barrio. Allí se sienta ante su vaso de whisky, sin poder comentar con el camarero que años atrás, durante la Segunda Guerra Mundial, fue el héroe que terminó con Adolf Hitler. Sin embargo, su proeza no es un secreto para todos: un día, el FBI y la Policía Montada del Canadá llaman a su puerta porque saben lo que hizo y de qué es capaz. Ahora, quieren que mate al Bigfoot.

Always Shine

2016 | Always Shine

Masters of Sex (2ª temporada)

2014 | Masters of Sex | Serie TV

Masters of Sex

2013 | Masters of Sex | Serie TV

Serie ambientada a finales de los años 50, se basa en las investigaciones en sexología del Dr. William H. Masters, que se buscó como ayudante y socia a Virginia E. Johnson, mujer en la que confió por su intuición, aunque no tenía ninguna titulación en medicina. Al estilo de Kinsey, película basada también en otro famoso estudioso del tema, la idea es pintar una época en que las costumbres puritanas habrían sido un impedimento para avanzar en el remedio de algunas disfunciones sexuales. Sin embargo, como también se encarga de mostrar Masters of Sex, la idea de un estudio aséptico y objetivo, despojado de un sentido moral, y donde se desconecta el ejercicio de la sexualidad de un contexto amoroso, tiene inevitablemente consecuencias en el comportamiento de las personas. La serie se basa en un libro sobre Masters y Johnson, que llevaron a cabo sus estudios en la universidad de Washington en Missouri. Aunque con buen reparto encabezado por Michael Sheen y una buena reconstrucción de la época, no puede escapar a los estrechos límites de una visión preconcebida y mecanicista de la cuestión, en que el estudio de la sexualidad humana es equiparado al de cualquier otra actividad del mundo animal con un racionalismo poco razonable, pues existen muchas variables en juego no mensurables con simples estadísticas. Quizá el mérito de Michelle Ahsford es no esforzarse en ocultar las contradicciones internas de este planteamiento. Pueden resultar molestas las abundantes y explícitas escenas eróticas, además de las constantes bromas y frases de doble sentido, que a la postre remachan el señalado enfoque reduccionista y empobrecedor del sexo.

4/10
Damsels in Distress (Damiselas en apuros)

2011 | Damsels in Distress

Un campus universitario. La recién llegada Lily es acogida por Violet y sus amigas Heather y Rose, que regentan un club de asistencia a posibles suicidas. Absolutamente pija, Violet muestra aires de superioridad a la hora de dar consejos a diestro y siniestro, hasta que a ella le toca también pasar por la experiencia de estar deprimida por un desengaño amoroso. Así contada, la trama suena a dramática, pero el tono es de ironía continua, en plan desengrasante, con un humor sofisticado y absurdo, y completa ausencia de cualquier asomo de gravedad. Ésta es la propuesta del singular director estadounidense Whit Stillman, un cineasta que se prodiga poco desde que fuera nominado al Oscar al mejor guión original hace veinte años por su debut fílmico Metropolitan. Éste es su largo número cuatro, y el anterior lo rodó en 1998. Stillman, también productor y guionista, se ríe de la ignorancia suprema de sus personajes, lo que incluye los notables prejuicios de que hacen gala y una visión superficial de lo que supone el amor. Hay ingenio en el humor, un poco al estilo Woody Allen, aunque todo es más suave. Otra referencia que viene a la cabeza es Las vírgenes suicidas de Sofia Coppola, también por el tratamiento fotográfico y el aire romántico que traspasa la narración. La concepción episódica del film, a los que preceden los correspondientes letreros, también hace pensar que la idea podía haber dado pie a una serie televisiva, al estilo de Glee. Por cierto que el film también incluye un número musical. Y un reparto juvenil de actores aún no excesivamente conocidos.

6/10
No es tan fácil

2009 | It's Complicated

Entretenida comedia, más divertida que romántica, de la directora Nancy Meyers, que sin embargo no alcanza el nivel logrado en la deliciosa The Holiday (Vacaciones) y se acerca más a Cuando menos te lo esperas, película con la que comparte el tema de las relaciones amorosas en edad madura, además de su liviana superficialidad en materia sexual y sentimental. El guión de No es tan fácil, obra también de Nancy Meyers, se centra en la vida de Jane Adler, una mujer cercana a los sesenta, independiente e inteligente, que se gana la vida estupendamente como chef. Divorciada desde hace diez años, vive en un chalet idílico en una zona residencial de la costa de California y tiene la custodia de sus tres hijos jóvenes, Lauren, Luke y Gabby. Sin embargo, ahora está a puento de enfrentarse a un momento delicado de su vida, pues la hija menor marchará a Los Ángeles y ella quedará sola, por lo que ha hecho planes para reformar la casa a su gusto. Pues bien, con motivo de la graduación de su otro hijo y de los preparativos de la boda de Lauren con su estupendo novio Harley (genial el actor John Krasinski), la risueña Jane volverá a estrechar lazos con su ex marido Jake, ahora casado con una jovencita de buen ver. Pero Jake no ha olvidado a Jane y las cosas se enredan cuando entre ellos surge la atracción de antaño y los ex esposos se convierten en amantes secretos. Se ve que Nancy Meyers cuenta con elementos que domina a la perfección y la historia y las situaciones más cómicas funcionan. De todas maneras, No es tan fácil resultará sin duda más desopilante para la platea femenina, pues el planteamiento se describe a través de los ojos, el corazón y las vivencias de Jane, e incluso hay cierto aire (¿tufillo?) feminista en el conjunto, agudizado en las escenas de las conversaciones de Jane con sus amigas, propias de Sexo en Nueva York, y en la ‘apañada’ resolución del conflicto amoroso. Es más, Nancy Meyers (divorciada y madre de dos hijos) no duda en afirmar que hay mucho de ella en la protagonista y que le atraía especialmente tratar el divorcio en una película, “no la amargura de la separación, sino el mundo posdivorcio, donde los dos ex se encuentran y su relación no acaba nunca realmente”. Este mundo después del divorcio es recogido efectivamente por la película, pero con un enfoque premeditadamente agradable, a ratos muy cómico y con ausencia casi total de momentos traumáticos (aunque no falte la terapéutica visita al psiquiatra), mostrando siempre unas relaciones familiares en general bastante idílicas. Y, cómo no, esta visión excesivamente inocua, que también podría definirse como irreal, viene apuntalada con desparpajo por frecuentes escenas y gags sexuales, aunque están tratados con humor y comedida destreza. Llegados a este punto hay que decir que probablemente lo mejor del film es el trabajo humorístico de los intérpretes, una estupenda Meryl Streep, más recatada que otras veces, y un divertidísimo Alec Baldwin, que parece un actor distinto desde su éxito en la serie Rockefeller Plaza. Hay una hilaridad casi continua en sus escenas (también, es cierto, debido a los excelentes diálogos de Meyers), y en general deja muy atrás al menos inspirado Steve Martin.

6/10

Últimos tráilers y vídeos