IMG-LOGO

Biografía

Allison Janney

Allison Janney

60 años

Allison Janney

Nació el 19 de Noviembre de 1959 en Dayton, Ohio, EE.UU.

Premios: 1 Oscar

Expresividad singular

26 Septiembre 2011

Tiene un rostro tan singular como expresivo. Allison Janney es una de esas actrices tan conocidas por un único personaje –C.J. Gregg en El ala oeste de la Casa Blanca– que tienen difícil superar el encasillamiento. Sin embargo, ha participado en películas de gran éxito y ha demostrado sobradamente su talento.

Nacida el 19 de noviembre de 1959 en Bayton (Ohio), Allison Brooks Janney es hija de Macy, que fue aspirante a actriz, y de Jervis, promotor inmobiliario y ocasional músico de jazz. Estudió en Kenyon College, donde consiguió intervenir en una función teatral dirigida por el ex alumno más prestigioso del centro, Paul Newman. La esposa de este actor, Joanne Woodward, reparó en su potencial y le aconsejó que se preparara más para ser actriz. Siguiendo la recomendación, se matriculó en Arte Dramático, en el Neighborhood Playhouse de Nueva York, donde tenía como compañero de clases a Dylan McDermott.

Debutó en el cine con un rol irrelevante en la cinta de Sandra Bullock ¿Quién disparó a Patakango?, y luego realizó numerosas apariciones breves, en títulos como Milagro en la ciudad, o Partes privadas. Empezó a prosperar a finales de los 90, tras un pequeño papel en La tormenta de hielo, de Ang Lee. Fue jefa de Anne Heche, en Siete días y siete noches, y sobre todo destacó como Barbara Fitts, la abstraída esposa del coronel homófobo (Chris Cooper), en American Beauty.

Obtuvo además un gran prestigio en el teatro, interpretando montajes de obras como “Panorama desde el puente”, que protagonizó junto a Anthony LaPaglia.

Pero su carrera cambió por completo cuando en 1999 fue escogida para interpretar a C.J. Gregg, la astuta secretaria de prensa de la serie El ala oeste de la Casa Blanca. Por su trabajo ganó cuatro premios Emmy, aparte de otras dos nominaciones.

Mientras seguía con la serie aparecía ocasionalmente en la pantalla. En Las horas, fue la amante de Meryl Streep, y en Enamórate, la madre de Mandy Moore. Y aunque al acabar la saga presidencial no ha vuelto a tener el mismo éxito, ha seguido dando sobradas muestras de talento, sobre todo en roles maternales. Fue la madrastra de la protagonista en Juno, madre adoptiva de dos poderosos niños destinados a enfrentarse en el episodio más extraño y mitológico del final de Perdidos, la metepatas Lily, a la que van a visitar los protagonistas de Un lugar donde quedarse, y la conservadora madre de la protagonista (Emma Stone) en Criadas y señoras (The Help).

Aunque es bastante reservada en cuanto a su vida personal, se sabe que tiene como pareja a Andy Karl, actor que ha aparecido en títulos como Una rubia muy legal.

Oscar
2018

Ganador de 1 premio

Filmografía
Troop Zero

2020 | Troop Zero

1977. Un pueblecito de Georgia. Christmas, una niña huérfana de madre, es una apasionada de la astronomía, y sueña con contactar con alienígenas. Por ello le entusiasma el proyecto de la NASA de grabar un disco con mensajes que portará una nave exploradora del espacio, en previsión de que llegara a contactar algún día con extraterrestres. Así que se empeña en participar en una competición de chicas exploradoras, cuyo premio es grabar un mensaje para el disco. Lo que supone formar un equipo con niñas muy particulares, e incluso con un niño, Joseph, lo que parece claramente un grupo de perdedores sin ninguna opción a ganar. Una película amable, dirigida al público infantil, ante la que cabe hacer varias lecturas, dentro de su intención de ser una cinta “blanca”. La ingenua es la de mostrar a una niña, que echa de menos a su madre, sentimiento que comparte con su padre, y a otro grupo de “outsiders”, con sus pequeños problemas: así, ella se hace pipí por la noche, y hay un chico que le encanta la peluquería, y formar parte de las “exploradoras”, aunque pueda resultar chocante, etcétera. Y por ser como son, auténticos, y no meterse en la horma de las “birdie scouts” ideales, son capaces de mostrar personalidad, pero al precio de soportar burlas crueles de otras niñas, y la incomprensión de la jefa local de las exploradoras. La otra, con más retranca, sería que nos quieren “vender la moto” de que un niño puede querer ser como una niña, una “birdie scout”, igual que una “madre exploradora” –la persona responsable de un equipo de “birdie scouts”– puede ser un padre; y no esto no sólo porque el reglamento no especifica el sexo de quien asume tal rol, sino porque cada uno es lo que quiere ser. En fin, sea como fuere, el dúo de directoras –que firman artísticamente como Bert & Bertie aunque sus nombres auténticos son Katie Ellwood y Amber Templemore-Finlayson– entregan una cinta architípica, de rivalidades de niñas y adultas, previsible casi todo el tiempo, aunque con un buen clímax en la competición final, en que Christmas muestra toda su dignidad hablando en público de su problemilla. A la protagonista le da vida la simpática Mckenna Grace, bien respaldada por los otros niños actores y los adultos Viola Davis, Jim Gaffigan y Allison Janney.

5/10
Troupe Zero

2019 | Troupe Zero

El sótano de Ma

2019 | Ma

Recién mudada a un pequeño pueblo de Mississippi con su madre, la joven Maggie intima en su primer día en el nuevo instituto con Haley, y otros tres chicos. El grupo planea acudir a un descampado a darle al alcohol, pero antes la recién llegada deberá encontrar a un adulto que pueda comprar las botellas. Intentará convencer a Haley, asistente en una clínica veterinaria que pasea por allí. En principio, ésta se niega, pero no sólo acaba accediendo, sino que la siguiente vez que les ve insiste en que se queda más tranquila si en vez de beber en medio de ninguna parte lo hacen en su sótano. Sólo les impone una regla: no pueden subir a las habitaciones de arriba. Los muchos lo pasan en grande, y hasta apodan Ma a la enrollada y maternal Haley, que sin embargo pronto empezará a comportarse de forma extraña. Hace tiempo que Octavia Spencer ha demostrado su solvencia como actriz, pero se ha convertido en la Morgan Freeman post #MeToo, pues suelen ofrecerle personajes bondadosos, ya sea la vecina con autoridad moral, en Un don excepcional, matemática con mucha cabeza, en Figuras ocultas, limpiadora con corazón en La forma del agua, y hasta la divinidad suprema en La cabaña. Así las cosas, no sorprende que se haya asociado con Tate Taylor, realizador gracias al cual logró el Oscar en 2012, por la excelente Criadas y señoras (The Help), para dejar constancia de que sabe componer a una malvada de esas que deberían dejar huella, tipo Annie Wilkes, de Misery. Miel sobre hojuelas si produce Bloomhouse, la compañía de Jason Bloom, de donde han salido títulos de serie B con encanto, como Déjame salir, casi siempre con algo de humor. Taylor sabe intrigar en el tramo inicial, gracias a su falta de pretensiones, a que el guión dosifica la información sobre los sucesos que motivan a Ma, y a que parece tener cierto fondo, en torno a las consecuencias del acoso escolar. Pese a lo poco creíble que resulta que unos chavales de hoy en día acepten irse de fiesta a la casa de una señora de mediana edad, Spencer realiza un trabajo modélico, y está bien arropada, sobre todo por la joven casi sin experiencia Diana Silvers (Maggie), Luke Evans (enérgico padre de uno de los chicos) y hasta el propio Tate Taylor, que también ejerce como actor brevemente en la piel de un policía. No acaba de resultar convincente Juliette Lewis (la madre de Maggie), porque la que en los 90 fuera estrella de títulos de El cabo del miedo parece haber perdido expresividad a base de cirugía estética. Pese a todo, acaba siendo un producto completamente predecible. Se estropea en la segunda mitad, con un exceso de secuencias de cuchilladas, que por otro lado no consiguen la necesaria tensión; se nota que Taylor no está del todo cómodo en este género. Se debe suspender la incredulidad con algún detalle, por ejemplo, que el personaje central pase de ser una mujer maquiavélica capaz de llevar a cabo planes más o menos elaborados a una impulsiva psicópata, de un momento a otro.

4/10
La estafa (Bad Education)

2019 | Bad Education

Año 2002, el Dr. Frank Tassone ejerce como superintendente del distrito escolar de Long Island, y supervisor de la Escuela Secundaria de Roslyn, junto a Pam Gluckin, su asesora. Ambos gozan de enorme reputación entre padres y educadores, porque el centro se ha convertido en el cuarto del ranking de los mejores de Estados Unidos, y a Tassone le persiguen las mujeres, porque se supone que es viudo, pero en realidad mantiene una relación homosexual estable en secreto, e inicia otra con un antiguo alumno. Mientras tanto Rachel Bhargava, joven estudiante que redacta una nota para el periódico escolar sobre un puente que se planea construir, descubre que se ha destinado al mismo un presupuesto astronómico, lo que pondrá al descubierto que Tassone y Gluckin han metido mano en la caja... Segundo largometraje como realizador de Cory Finley (Purasangre), joven autor que demuestra que va a dar que hablar en el futuro. En esta ocasión parte de un guión de Mike Makowsky -estudiante del lugar cuando estalló el escándalo-, que se ha basado en un artículo de New York Magazine que destapaba un fraude mayúsculo, ya que la cantidad robada ascendía a los 11 millones de dólares. Predomina el tono dramático, pero en diversas ocasiones se recurre a la sátira y al humor negro, para hablar de una dura realidad presente habitualmente en los medios de comunicación: cualquier persona puede caer en la inmoralidad de la corrupción, incluso gestores que parecen haber logrado grandes éxitos. Pero también analiza lo complicado que resulta sacar a la luz este tipo de estafas, y se pone de manifiesto el viejo dicho de que la mentira tiene las patas muy cortas. Se apoya en una sobresaliente actuación de Hugh Jackman, que aprovecha que el hábil libreto pinta a su personaje en principio como un héroe sin mácula de los que suele interpretar, pero que poco a poco va poniendo de manifiesto su doble moral, y que resulta ser un manipulador muy alejado de lo que aparenta ser, capaz de cualquier cosa para seguir arriba. Tiene a su lado a otra hábil actriz, Allison Janney, oscarizada por Yo, Tonya, que borda a su ayudante, aunque también se debe mencionar a la joven Geraldine Viswanathan, que sorprende como la alumna que destapa el asunto. El personaje trae a la memoria el film Election, de Alexander Payne, donde los pupilos manifestaban un mayor sentido de la moral que sus tutores.

7/10
El escándalo (Bombshell)

2019 | Bombshell

Crónica del escándalo que sacudió al poderoso director de la cadena televisiva Fox News, Roger Ailes (1940-2017), cuando fue denunciado por acoso sexual en 2016 por parte de una de sus empleadas, la presentadora Gretchen Carlson, denuncia a la que se fueron sumando numerosas mujeres que habían sufrido el acoso del magnate a lo largo de los años. El guionista Charles Randolph pergeñó el guión a partir de las acusaciones reales vertidas contra Ailes y ofrece una trama atropellada al principio para irse poco a poco estabilizándose, un poco al modo de su oscarizado libreto de La gran apuesta, una historia que también resultaba poco accesible en ciertas momentos pero que ofrecía un buen tapiz final de la crisis económica de 2008. En El escándalo (Bombshell) se centra principalmente en tres personajes femeninos: las prestigiosas presentadoras Gretchen Carlson y Megyn Kelly, ambas reales, y la recién llegada Kayla Pospisil, personaje ficticio que ejemplifica el modelo de acoso de Ailes. Entre las tres ofrecen una visión poliédrica de las víctimas y las dificultades para tomar unas u otras decisiones que pueden minar el futuro profesional y personal de cada una de ellas. A veces las tramas personales parecen bastante caprichosas –esa relación de Kayla con una compañera-, otras resultan más razonables, como las dudas y crisis de Kelly a la hora callar o hablar. La narración está contada con buen ritmo por el director Jay Roach, más habitual en el género de la comedia. Logra transmitir la trepidación de un canal de noticias, las manipulaciones y controversias políticas (en torno a Trump, etc.), lo cual, por otra parte, exige una atención extra especialmente en el espectador no estadounidense, que probablemente ignora los nombres de las periodistas famosas de la cadena, jefes, compañeros, etc. El resultado es convincente pero también deja un aire general de cierta confusión. No es fácil, se ve, hacerse una idea completa de los hechos en poco más de hora y media, unos sucesos –los mismos– que podía contar con mayores y mejores matices la aplaudida serie televisiva La voz más alta. Sin duda, el punto fuerte de El escándalo (Bombshell), más allá lógicamente de la loable búsqueda de la justicia y la lucha femenina por conseguir la igualdad laboral, hay que buscarlo en el plantel interpretativo, donde hay un trabajo coral de numerosos actores y actrices, a veces en simples cameos. Las tres actrices protagonistas están estupendas y a ellas se debe en gran medida que la película aguante. Hay que destacar a Margot Robbie como la joven ambiciosa y, sobre todo, a una impecable y magnética Charlize Theron, retocada visiblemente en su rostro para ser Megyn Kelly. Su trabajo es formidable. Y también sobresale sin duda el también caracterizado John Lithgow en la piel del repelente Roger Ailes.

6/10
A Happening of Monumental Proportions

2017 | A Happening of Monumental Proportions

Yo, Tonya

2017 | I, Tonya

  Sexto largometraje de cine de Craig Gillespie, responsable entre otras de la redonda Lars y una chica de verdad, y del film deportivo El chico del millón de dólares, basado en una historia real triunfalista bastante positiva. En esta ocasión reconstruye el periplo, no tan exitoso, de Tonya Harding, que en 1994 desencadenó uno de los mayores escándalos del deporte estadounidense. Pese a convertirse en la segunda mujer —y la primera mujer estadounidense— en completar el complicado salto triple Axel, y a que estaba considerada una de las mejores patinadoras de su país, su principal rival, Nancy Kerrigan amenaza sus posibilidades de clasificarse para los Juegos Olímpicos de Lillehammer. A su conflictivo ex marido, Jeff Gillooly, se le ocurre la descerebrada idea de organizar –con ayuda del guardaespaldas Shawn Eckhardt– una agresión a la rival para producirle una lesión en la pierna… La historia tenía todas las papeletas para dar pie a un insulso biopic, pero el realizador, a partir de un modélico guión de Steven Rogers (Kate & Leopold) la convierte en un falso documental lleno de frescura, donde por ejemplo los protagonistas hablan a la cámara, rompiendo la cuarta pared. Se mezclan géneros, gran parte del metraje se convierte en comedia negra, que enfatiza el patetismo de los conspiradores. Pero también se logran emotivos pasajes del mejor cine social, ya que describe a la protagonista como víctima de las humildes condiciones en las que vivió su infancia en una familia disfuncional, de la presión a la que era sometida por su abusiva madre, y finalmente de los malos tratos que recibió por parte de su esposo. Se pone en solfa también la codicia de los medios de comunicación, capaces de convertir a alguien en un héroe para después sacar todos sus trapos sucios, explotando el filón hasta la hora de reemplazarlo por otro nuevo. Genial cómo se muestra en una pantalla televisiva quién será el sustituto mediático de Harding. Sorprende el dinámico montaje, a ritmo de conocidos temas de rock clásico, y las secuencias de patinaje, entre las mejores dedicadas en la gran pantalla a esta disciplina. Buen director de actores, Gillespie saca petróleo de su elenco, pues por ejemplo Sebastian Stan defiende bien al cónyuge, un tipo de pocas luces. Pese a que resulta algo cantoso que encarne a su personaje a los 15 años, la también productora Margot Robbie demuestra que puede sacar adelante a un personaje complejo, que su triunfo con El lobo de Wall Street bajo la batuta de Martin Scorsese no fue un espejismo, y que no sólo sirve para blockbusters como Escuadrón suicida. Por encima de ambos sobresale la veterana Allison Janney, inolvidable secretaria de prensa en El ala oeste de la Casa Blanca, que ofrece un recital como la retorcida progenitora.  

7/10
Tallulah

2016 | Tallulah

La historia de Lu, una joven vagabunda que vive en una caravana y que de manera independiente lucha por sobrevivir en su precaria existencia. En un encuentro fortuito, Lu se ve forzada a rescatar a un bebé de su negligente madre y, en un acto desesperado, recurre a la ayuda de la única persona adulta que conoce: Margo, quien llega a creerse la abuela de la criatura.

El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares

2016 | Miss Peregrine's Home for Peculiar Children

Vuelve el mejor Tim Burton, el director entrega un cuento de calidad con una maestría que no se le veía desde Big Fish y La novia cadáver, de 2003 y 2005 respectivamente. Se trata de la adaptación de la novela juvenil homónima de Ransom Riggs, que en su estructura de un adolescente que viaja a un mundo fantástico, todo un proceso de maduración, tiene mucho en común con Alicia en el País de las Maravillas, pero aquí los logros de Burton son mayores, consigue cierto realismo en el mundo mágico que nos pinta, nos creemos lo que vemos. Jake es hijo único, en el colegio le toman el pelo, su padre tiene la cabeza literalmente llena de pájaros (es ornitólogo, o eso pretende) y no le hace mucho caso. En cambio tiene una conexión especial con su abuelo Abe, que de pequeño le contaba apasionantes cuentos. Una noche le llama por teléfono alarmado, necesita su ayuda, está siendo atacado por alguien, y le da unas pistas sobre un lugar en el que habría estado en 1943, la casa de Miss Peregrine para niños peculiares, una suerte de, nunca mejor dicho, "peculiar" orfanato. Cuando llega lo encuentra muerto, y la versión oficial es que algún animal le atacó. Pero Jake queda afectado hasta el punto de que acuden a una psicoterapeuta, que acepta la sugerencia del chico de viajar a Gales, donde estuvo ese orfanato que fue bombardeado durante la Segunda Guerra Mundial. Allí encontrará una puerta que le lleva a un mundo fantástico, de niños peculiares, o sea, con un don, custodiados por miss Peregrine; el mismo Jake va a enterarse de que es un niño peculiar; y que sus nuevos amigos viven en un bucle, en una especie de "día de la marmota", donde en cada jornada toca protegerse de terribles enemigos, Barron, los Huecos y diversos monsturos. Lo mejor que puede decirse de la película es que nunca deja de sorprender. Llama la atención el guión sin fisuras ni caídas de ritmo urdido por Jane Goldman, acostumbrada a las lides de las tramas fantásticas y acción, pues escribió los libretos de títulos como Stardust y La mujer de negro, Kingsman y su secuela, y dos entregas de X-Men. Su alianza con Burton resulta perfecta, pues el director se encuentra muy a gusto con una amplísima galería de personajes estrambóticos e inadaptados, buenos y malos, y puede dar rienda suelta también a su sentido del humor, esos ojos que anhelan tener los Huecos, o el Barron compuesto por un delirante Samuel L. Jackson, verdaderamente genial. Además de que la narración es agilísima, visualmente el film es muy original, en decorados y diseño del aspecto de los personajes y su vestuario, con magníficos efectos especiales, donde destaca la batalla de los gigantes y los esqueletos, todo un deslumbrante homenaje nada disimulado a Ray Harryhausen.

8/10
La chica del tren

2016 | The Girl on the Train

Rachel Watson no logra superar su divorcio, lo que le ha generado graves problemas con el alcohol. Cada mañana viaja en un tren que pasa junto a la urbanización donde residía con Tom, su ex marido, que ahora vive con Anna, otra mujer. Para evadirse en cierta medida de su depresiva existencia, se entrega al pasatiempo de imaginar la vida, aparentemente idílica, de un matrimonio que vive cerca, al que puede observar a diario desde la ventanilla. Poco después de descubrirla con otro hombre, la esposa desaparece... Tras conciliar a crítica y público con la excelente Criadas y señoras (The Help), el actor reconvertido en realizador Tate Taylor consiguió alabanzas, pero un rotundo fracaso en taquilla con I Feel Good, biopic del cantante James Brown. En esta ocasión, consigue casi lo contrario, críticas desiguales, pero de nuevo una recaudación millonaria con la adaptación de la novela superventas de Paula Hawkins, que venía a ser una actualización de las novelas de misterio de Agatha Christie, pero añadiéndole secuencias de sexo a la mínima, que se supone que es lo que demanda el mercado. La versión fílmica sigue siendo subida de tono, pues realiza pocos cambios con respecto al texto, quizás el más significativo que la acción ha pasado de Londres a Nueva York, pese a contar con una protagonista, Emily Blunt, británica. No acaba de funcionar que se hayan tratado de respetar los cambios temporales y de punto de vista procedentes de la novela, lo que quizás sobrecargue de datos a los espectadores que desconozcan el libro original. En cualquier caso engancha, como suele suceder con el género que Alfred Hitchcock denominaba ‘whodunit’, donde importa sobre todo quién es el autor del delito. En gran medida por el esfuerzo de Blunt, que hace creíble a la depresiva protagonista. La rodea un reparto competente, pues aprueban Tom (Justin Theroux) y su nueva pareja (Rebecca Ferguson), y el matrimonio observado desde el ferrocarril (Haley Bennett y Luke Evans). El espectador que se suba a bordo en busca de un film de consumo más rápido que el AVE habrá quedado satisfecho al final del viaje.

5/10
Espías

2015 | Spy

El agente con licencia para matar de la CIA Bradley Fine sale airoso de cualquier tipo de misión, por imposible que ésta sea. Pero tiene truco, pues la inteligente analista Susan Cooper le echa una mano desde la sala de control, avisándole de todo lo que tiene que hacer, enviándole fuego de apoyo desde un satélite, etc. Cuando eliminan a Fine, Susan tendrá que llevar a cabo el trabajo de campo a pesar de sus problemas de sobrepeso. Aunque ya era un rostro popular, sobre todo por algunas series televisivas (se recuerda su encantadora Sookie de Las chicas Gilmore), Melissa McCarthy se consagró tras lograr una candidatura al Oscar a la mejor secundaria por La boda de mi mejor amiga, que también compitió en la categoría de mejor guión. La actriz repitió con el artífice del film, Paul Feig, en Cuerpos especiales, que seguía los esquemas architípicos del cine policíaco, en clave de humor. En Espías la pareja no se ha calentado mucho la cabeza, pues repite la fórmula repasando los tópicos de los filmes de James Bond y similares. Desde luego, la comedia americana no está en su mejor momento, y Espías no se libra de seguir los patrones habituales, con groserías a mansalva, mucho gag escatológico y frases malsonantes. El guión, que a diferencia de los anteriores esta vez es obra del propio Feig, no es gran cosa y en su parodia del espionaje no llega ni a la suela de los zapatos de Kingsman. Servicio secreto, estrenada poco antes. Pero independientemente de la calidad de Espías, McCarthy logra hacer reír. No importa la situación a la que se enfrente, que siempre logra darle gracia a sus réplicas, y consigue empatizar con la platea. Está además bien secundada por Jude Law, como el héroe de acción perfecto, y un sorprendente Jason Statham, que a través de sus zafios diálogos demuestra una enorme capacidad para reírse de sí mismo. Ha funcionado tan bien en taquilla que parece que McCarthy y Feig tienen cuerda para rato. Nada más terminar el rodaje de este film, vuelven a la carga con la versión femenina de Los Cazafantasmas.

5/10
Tammy

2014 | Tammy

Después de perder su trabajo y descubrir que su marido le ha sido infiel, Tammy (Melissa McCarthy) sale a la carretera con su grosera y gran bebedora abuela (Susan Sarandon) en el viaje de su vida.

¿Cómo se escribe amor?

2014 | The Rewrite

Keith Michaels es un guionista ganador de un Oscar al mejor guión que, desesperado por su falta de inspiración, decide dejar Hollywood y acepta un trabajo como profesor de escritura en una escuela de una pequeña población del norte del estado de Nueva York. Allí se sentirá fascinado por su compañera de trabajo, una madre soltera…

Masters of Sex (2ª temporada)

2014 | Masters of Sex | Serie TV

El camino de vuelta

2013 | The Way Way Back

A Duncan, un chaval de 14 años, le toca pasar el verano con su madre Pam, el novio de su madre, Trent, y la hija de éste, en una zona playera, en una casa conlindante con la de Betty, mujer separada y de volcánica personalidad, madre de dos hijos. En plena crisis adolescente, no lleva bien la separación de sus padres y la nueva figura paterna resulta insoportable por sus nulos esfuerzos en mantener una relación normal. Encontrará un referente paterno inesperado en Owen, empleado de un parque acuático, que le ofrece trabajar como ayudante. Ese entorno en que se encuentra a gusto le irá proporcionando la suficiente confianza para moverse con más soltura en su incómodo hogar. Brillante debut en la dirección de dos actores de comedia poco conocidos, Nat Faxon y Jim Rash –ambos se reservan pequeños papeles en la película–, que ya dieron prueba de su talento como guionistas firmando el libreto de Los descendientes, que les valió el Oscar, y con la que El camino de vuelta mantiene no pocos puntos de conexión. Aquí, de nuevo, la historia es suya. Y el planteamiento alrededor de la familia es muy “indie”, hace pensar en Pequeña miss Sunshine, tal vez por compartir con ese título dos actores, Steve Carell y Toni Collette. Faxon y Rash destacan por armar bien la narración, con sus múltiples personajes, sus trabajadas escenas y sus brillantes diálogos, manteniendo el justo equilibrio entre lágrimas y risas. El dúo escribe bien y resuelve bien en la puesta en escena. Ello para describir con agudeza los problemas a los que se enfrentan tantas familias desestructuradas, cuya carga puede hacerse muy pesada para alguien que se encuentra a las puertas de ingresar en la edad adulta. En tal sentido hay que hablar del gran trabajo de Liam James, conocido sobre todo por la serie The Killing (serie), que sostiene de modo muy meritorio la película, pues siempre se nos ofrece su punto de vista adolescente. Punto de vista dominado por la zozobra y el temor a un mundo que adivina demasiado complejo, a juzgar por los errores que observa en los adultos, incapaces de imprimir un rumbo claro a sus vidas, y que a veces son más críos que sus propios hijos. Todos los personajes que se mueven alrededor de Duncan podrían ser calificados como secundarios, magníficos secundarios. Sobresale Sam Rockwell, maravilloso mentor en el parque acuático, pero también están muy bien Steve Carell y Amanda Peet, a los que le toca caer antipáticos, y Toni Collette y Allison Janney, madres separadas desorientadas, más AnnaSophia Robb la vecina, la jefa del parque acuático Maya Ruldoph, o los propios directores-actores.

7/10
Masters of Sex

2013 | Masters of Sex | Serie TV

Serie ambientada a finales de los años 50, se basa en las investigaciones en sexología del Dr. William H. Masters, que se buscó como ayudante y socia a Virginia E. Johnson, mujer en la que confió por su intuición, aunque no tenía ninguna titulación en medicina. Al estilo de Kinsey, película basada también en otro famoso estudioso del tema, la idea es pintar una época en que las costumbres puritanas habrían sido un impedimento para avanzar en el remedio de algunas disfunciones sexuales. Sin embargo, como también se encarga de mostrar Masters of Sex, la idea de un estudio aséptico y objetivo, despojado de un sentido moral, y donde se desconecta el ejercicio de la sexualidad de un contexto amoroso, tiene inevitablemente consecuencias en el comportamiento de las personas. La serie se basa en un libro sobre Masters y Johnson, que llevaron a cabo sus estudios en la universidad de Washington en Missouri. Aunque con buen reparto encabezado por Michael Sheen y una buena reconstrucción de la época, no puede escapar a los estrechos límites de una visión preconcebida y mecanicista de la cuestión, en que el estudio de la sexualidad humana es equiparado al de cualquier otra actividad del mundo animal con un racionalismo poco razonable, pues existen muchas variables en juego no mensurables con simples estadísticas. Quizá el mérito de Michelle Ahsford es no esforzarse en ocultar las contradicciones internas de este planteamiento. Pueden resultar molestas las abundantes y explícitas escenas eróticas, además de las constantes bromas y frases de doble sentido, que a la postre remachan el señalado enfoque reduccionista y empobrecedor del sexo.

4/10
Juegos de palabras

2013 | Bad Words

Por razones desconocidas, pero que apuntan al resentimiento, el adulto Guy Trilby se empeña en participar en un célebre concurso de deletreo de palabras, de esos que son tan populares en Estados Unidos, y que están destinados a los chavales. Guy se agarra a un resquicio del reglamento que le permite competir, lo que abochorna a los organizadores, y le pone en contra a los padres de los niños que concursan. Debut en el largometraje del actor Jason Bateman, que también produce y protagoniza la cinta. Se trata de una comedia bastante chusca, con muchas bromas zafias y un personaje central completamente antipático, que no deja de utilizar palabras malsonantes –las "bad words" del título original–, y cuyas motivaciones, finalmente desveladas, importarán al espectador un bledo. Se supone que la gracia podía estar en el acercamiento entre Trilby y Chaytania, un chaval indio algo cargante pero de gran corazón, pero aparte de algún gag, que la gran deuda contraida por el niño sea que el otro le ha llevado a ver los pechos de una prostituta, parece bastante lamentable.

4/10
Mom

2013 | Mom | Serie TV

Christy, una madre soltera, consigue dejar el alcohol. Tratará de remontar su vida en Napa Valley.

La hija de mi mejor amigo

2012 | The Oranges

The Oranges. Una urbanización en una zona residencial de Nueva Jersey. Dos familias íntimas, los Walling y los Ostroff, tienen sendos chalets enfrentados, a ambos lados de la calle. Comparten vivencias, comidas, barbacoas, etc. Los maridos, David y Terry, son los mejores amigos, y por supuesto, Carol Ostroff sueña con casar a su hija Nina con el hijo mayor de los Walling, Toby, que trabaja en una multinacional. Pero Nina Ostroff es una joven díscola, que ha decidido vivir al margen de los planes casamenteros de su madre, dándose la buena vida en la costa oeste. Sin embargo, cuando descubre que su noviete le engaña, Nina decide regresar a la casa paterna para disfrutar del Día de Acción de Gracias. Una vez en Nueva Jersey pondrá todo patas arriba cuando mantiene un affaire no precisamente con Toby, sino con su padre David. La hija pequeña de los Walling, Vanessa, que sueña con ser diseñadora de interiores, observa cómo las dos familias se empiezan a desmoronar. Bajo el planteamiento, ya poco original, de mostrar las cuitas privadas de familias pudientes que viven en una aparente felicidad, el director Julian Farino, especializado en series televisivas, se lanza a la gran pantalla para ofrecer una comedia entretenida pero que va claramente de más a menos. El guión de La hija de mi mejor amigo, escrito por Ian Helfer y Jay Reiss, no acaba de cuajar, también porque el planteamiento es vulgar y superficial. La infelicidad, viene a decir, se arregla con olvidar las mínimas reglas de la convivencia y dejarse llevar por el capricho. Ni que decir tiene que las cosas no son tan simples, pero el film deja caer claramente que romper con la rutina y hacer alguna grave tontería puede ser beneficioso para la madurez de padres e hijos. El tono que adopta La hija de mi mejor amigo es tragicómico, y quizá ésa es su mejor –¿única?– virtud, ya que cuenta con un elenco de actores expertos para tal fin, encabezado por Hugh Laurie (no tan pasado de rosca como su personaje de House), que está estupendamente acompañado por los excelentes Oliver Platt (Retrato de April) y Allison Janney (Juno). No funcionan tanto una excéntrica Catherine Keener y una convencional Leighton Meester, en un papel seductor más cercano a su Blair de Gossip Girl. Y desde luego llama la atención el poco juego que se le da a Adam Brody, un actor que prometía pero que no ha levantado cabeza desde la serie O.C.

4/10
Mil palabras

2012 | A Thousand Words

Mil Palabras: El charlatán Jack McCall (Eddie Murphy) dice lo que sea preciso con tal de cerrar un trato. Pero tras deformar la verdad con un gurú espiritual, repentinamente descubre que su vida depende de un árbol mágico de mil hojas... una por cada palabra que puede pronunciar. Ahora Jack ha de parar de hablar e inventarse los modos más increíbles de comunicarse o se irá para siempre. Descubre por qué Mil Palabras es una comedia divertida y optimista que tiene todo: “gran reparto, muchas risas y diversión a lo grande”

Amor y letras

2012 | Liberal Arts

Jesse Fisher trabaja en el departamento de admisión de alumnos de una universidad neoyorquina. No es la ocupación con la que había soñado, y sus mejores amigos siguen siendo los libros, con cuya lectura disfruta sobremanera. Un día le llama Peter Hoberg, profesor de su antigua universidad, pidiéndole que acuda al homenaje que le van a brindar con motivo de su jubilación. Acepta encantado pues era uno de sus profesores favoritos. Y durante su estancia conoce a Zibby, una joven estudiante, muy madura para sus 19 años, con la que establece una conexión muy especial, que continuará tras su marcha a través de una relación epistolar. ¿Se pueden salvar los 16 años que les separan y convertir aquello en amor? Después de la grata sorpresa que supuso el debut como director y guionista del actor Josh Radnor con Happythankyoumoreplease, el cineasta reincide asumiendo ese triple papel en Amor y letras, una magnífica película de personajes, que habla sobre la ubicación de cada uno en el mundo, y la ayuda que puede suponer a tal fin el cultivo de la literatura y, en general, de las artes liberales a que alude el título original. Ello evitando la tentación de la pedantería, riéndose de los aires de superioridad ante los best-sellers que sería obligado despreciar. El profesor a punto de jubilarse (Richard Jenkins), la profesora cínica y sabelotodo (Allison Janney), la librera que lo dice todo con una mirada (Elizabeth Reaser), el “bufón” de cuya real existencia casi dudamos (Zac Efron), el joven depresivo aspirante a actor (John Magaro) y, por supuesto, la joven madura y responsable pese a su edad, que ha descubierto la música clásica (Elizabeth Olsen), y el treintañero que conduce la historia, amante de la literatura, desencantado con la vida que lleva y dubitativo por sus nuevas palpitaciones amorosas (Josh Radnor), son tipos muy bien perfilados –¡qué gran reparto!– e insertados en una historia que funciona a la perfección, la maquinaria narrativa está perfectamente engrasada. Amor y letras invita a descubrir a las personas, a saber mirar a la gran ciudad y sus habitantes cuando uno deambula por las calles con nuevos ojos, a detectar las necesidades de quien tienes al lado y a estar disponible, actitudes tan humanas y que resulta necesario reivindicar. La atracción romántica se trata con cierta hondura, arriesga y acierta Radnor al no tomar los caminos más fáciles, los conflictos de este modo están bien elaborados y presentan los matices que otorgan credibilidad al conjunto. El equilibrio entre humor y drama está medido y servido con enorme inteligencia, y se invita a pensar en la educación que dan los otros, y la que uno debe procurarse personalmente, poniéndose deberes para el cultivo del espíritu.

8/10
Struck by Lightning

2011 | Struck by Lightning

Margaret

2011 | Margaret

Lisa Cohen es una joven inteligente de 17 años. Vive en Nueva York con su madre, actriz de teatro divorciada, y con su hermano pequeño. Un día, por una frivolidad distrae reiteradamente a un conductor de autobús, quien sin querer se salta un samáforo en rojo. Las consecuencias son fatales, pues una mujer es arrollada y tras unos minutos angustiantes morirá en brazos de la propia Lisa. Desde entonces la joven ya no será la misma. Interesante película del guionista y director Kenneth Lonergan, quien tras más de una década ha vuelto a ponerse detrás de las cámaras después de la estupenda Puedes contar conmigo. En el caso de Margaret, el resultado no ha sido tan redondo, aunque está a años luz de las propuestas frívolas de gran parte del cine norteamericano. Por su planteamiento, Margaret es un film de personajes, con aire independiente, una película que dice cosas serias y que incide en las situaciones peliagudas, las crisis vitales que nos golpean, momentos a los que de una u otra forma todas las personas habrán de hacer frente alguna vez. El propio título de la película, Margaret, hace referencia a un poema del poeta jesuita británico Gerard Manley Hopkins, considerado una de las cumbres de la lírica del siglo XIX. En ese poema Hopkins habla con sus versos de la pequeñez humana, de que pase lo que pase a nuestro alrededor, los seres humanos llevamos dentro el sufrimiento, la orfandad, y en realidad por lo que las personas lloramos es siempre por nosotros mismos. El sentimiento antropológico de esta propuesta, Lonergan lo traslada a la historia de la protagonista, Lisa, una joven en crisis de madurez que experimenta en su propia vida las implicaciones morales de una mentira. Lonergan ofrece sin lugar a dudas una válida visión de cómo el mal moral puede acabar por destruir a una persona o arrastrarla por derroteros sin salida, oscuros, cuando aún no está preparada para enfrentarse con el mundo de los adultos. Un mundo, dice Margaret, donde hay que ser humilde, donde no todo tiene una explicación perfecta, donde lo blanco y lo negro no existe, donde las reglas no las podemos cambiar, donde lo correcto y lo incorrecto se confunden a menudo y donde simplemente hay que sobrevivir muchas veces al dolor, a los golpes de la vida, aceptarla y seguir adelante buscando no herir a los demás. No están mal estas reflexiones para los tiempos que corren... Sin embargo, Margaret tiene también un defecto considerable. A Kenneth Lonergan le ha faltado esta vez mayor contención. Comienza con fuerza inusitada pero con el paso de los minutos va enmarañándolo todo un poco. A la hora de mostrar la crisis que embarga a Lisa (excelente aunque un poco desbocado papel de Anna Paquin), ofrece un ahondamiento demasiado reiterativo en su conducta inestable, en su desconcierto y crueldad en el trato con los demás y en su comportamientos sexuales desatados, en el fondo destructivos, una desesperada y estéril huida del dolor. Es verosímil, sí, pero también podría haber sido más sobrio, más sutil. Igualmente Lonergan debería haber ahorrado muchos minutos al metraje para centrarse más en el suceso clave y no liarse con subtramas más superfluas, como todas esas escenas de la parafernalia legal, etc. Entre el reparto de Margaret, además de la Paquin es imprescindible destacar, y mucho, el grandísimo trabajo de J. Smith-Cameron (a la sazón esposa del director en la vida real), inconmensurable en su papel de madre.

5/10
Criadas y señoras (The Help)

2011 | The Help

Sur de Estados Unidos, en la década de los 60, cuando arranca el movimiento de los derechos civiles. En Jackson, como en tantas otras localidades de la zona, se da una curiosa relación entre las señoras blancas y sus criadas negras: éstas se ocupan tanto de los hijos de las primeras, que son casi más madres de esas criaturas que ellas mismas; por otro lado, son tratadas con distancia y condescendencia, discriminadas en cuestiones tan absurdas como en el uso del cuarto de baño, que de ninguna manera pueden compartir. La joven Skeeter, recién licenciada en periodismo, vuelve a casa con idea de trabajar en un diario local, pero se encuentra con la desagradable sorpresa de que la mujer negra que la crió ha sido despedida por su madre; ésta y otras injusticias le proporcionan tema para su debut literario, un libro que recoja el testimonio de las afroamericanas pisoteadas; lo que no resulta tan sencillo es que ellas acepten colaborar en medio de una atmósfera donde se juegan no sólo su trabajo sino su integridad física. La película sorpresa del año, escrita y dirigida por el desconocido Tate Taylor -como actor ha tenido papelitos, y dirigió otro largometraje de escasa repercusión, Pretty Ugly People-, que adapta una novela de Kathryn Stockett. Podría decirse que no es perfecta, que debería haberse pulido mejor, que la evolución de algún personaje es brusca, que más matices en otros habrían redondeado la historia... Aunque también podría uno exclamar, ¿y a quién rayos le importa? La realidad es que la trama funciona a la perfección en el nivel emocional, con unos magníficos personajes y un reparto inmejorable, con la carismática Sissy Spacek y los rostros que suenan de Bryce Dallas Howard, Allison Janney y Jessica Chastain, pero también con los menos conocidos y memorables Emma Stone, Viola Davis, Octavia Spencer..., maravillosos en sus composiciones. Hay un algo en el film con el que el espectador conecta, como sucede en Magnolias de acero, Tomates verdes fritos o Paseando a miss Daisy. La película conmueve hasta las lágrimas, y también hace reír, hay un sano sentido del humor. Y todo tiene que ver, por supuesto, con la humanidad de la historia, los dilemas que se plantean, el sentido del bien y del mal perfectamente claro... más, vamos a decirlo claro, la naturalidad con que se trata la unión con Dios, pues si Aibeleen decide dar el paso adelante de colaborar con Skeeter en contar su historia es porque lo ha rezado, porque las palabras del sermón del pastor en su iglesia, a partir del evangelio, le animan a ello, y es que es verdad aquello de que la verdad libera. Son bonitas ideas como la imposibilidad de Aibeleen de contar su historia si no es a través de su oración escrita, lo hablado con Jesús le ayuda a abrirse luego. También está muy bien trazada la relación de Minny, otra criada negra, con su nueva ama, la apestada blanca Celia.

7/10
Un lugar donde quedarse

2009 | Away We Go

Burt y Verona han decidido unir sus vidas, formar algún día una familia. Aunque ella no quiere oír hablar de la palabra 'matrimonio'. Las cosas se aceleran cuando Verona descubre que está embarazada. A la hora de sacar adelante su hogar, contaban con la ayuda de los padres de Burt, que no viven lejos de su casa en Colorado. Pero reciben la noticia de que se van a vivir dos años a Europa. Como nada les liga a Colorado, deciden visitar a parientes y amigos en distintas ciudades (Fénix, Tucson, Wisconsin, Montreal, Miami), tratando de ver cuál sería el mejor lugar para echar raíces. Lo que les permite ver con nuevos ojos las distintas situaciones familiares, e interrogarse con más seriedad acerca de cuál debería ser su proyecto de familia. Pequeña película de Sam Mendes sobre el desafío de formar y sacar adelante una familia, un tema recurrente en su filmografía, de modo meridiano en American Beauty y Revolutionary Road. Aquí, a pesar del tono ligero del guión de Dave Eggers y Vendela Vida, que sigue un esquema que recuerda a Flores rotas de Jim Jarmusch, no se trata con menos rigor la cuestión, aunque sí con más optimismo. De modo que se pintan las relaciones de pareja con las contradicciones propias de la modernidad. Así, puede haber más franqueza al hablar de su vida íntima, pero también mayor zafiedad; y botón de muestra elocuente de las abundantes paradojas es la decisión sentimental de Verona de no casarse -Burt sí querría-, aunque el compromiso de permanecer juntos, hasta que la muerte los separe, aparezca bastante firme, desde luego más que el de algunos matrimonios a los que visitan en su periplo de búsqueda del lugar donde quedarse a que alude el título. En tal sentido el 'catálogo' de familias mostradas es interesante: están los padres mediocres e insensibles, que no temen herir la sensibilidad de sus hijos con comentarios inoportunos y nada constructivos; aquéllos cuya fortuna permite seguir un estilo de vida falsamente espiritual, con originalidades que les permiten creerse más o menos superiores; el matrimonio amigo de Montreal, que no pudiendo tener hijos -ella ha pasado por dos abortos naturales-, han llegado a adoptar hasta cinco retoños; y el hermano al que de pronto su mujer ha dejado, y que sabe que nunca podrá dar a su hijo la educación completa que merece, por la ausencia materna. Son distintas 'fotos' de la vida conyugal, y de las responsabilidades que conlleva la paternidad y la maternidad, que hacen madurar a los protagonistas -atinados John Krasinsky y Maya Rudolph-, para tomarse muy en serio el futuro que les aguarda.

6/10
La vida en tiempos de guerra

2009 | Life During Wartime

Uno de los cineastas más prestigiosos del cine independiente estadounidense, Todd Solondz (Bienvenidos a la casa de muñecas) prosigue en su afán de mostrar su partícular visión deprimente de la vida. Para Solondz, las personas parecen ser sólo pozos de podredumbre, hervideros de secretos malsanos y perversiones patológicas. Y a él le gusta chapotear en esas almas enfermas y dejar claro que las cosas son como son, sin posibilidad de cambio o redención posible. Tan sólo cabe tragarse el sufrimiento, sobrevivir a duras penas a la propia miseria y a los traumas causados por los demás... No se puede ser más nihilista. Tres hermanas: Trish, Joy y Helen. Trish es madre de tres hijos y está divorciada de su marido Bill, encarcelado por pedofilia. Acaba de conocer a Harvey, que podría convertirse en un padre “normal” para los dos hijos pequeños que aún viven en casa, Timmy y Chloe. Entretanto, Bill saldrá de la cárcel e irá a visitar a su hijo mayor en la universidad. Joy, por su parte, es una joven angelical e ingenua, que trabaja con ex presos en un correccional de New Jersey. Lo malo es que mantiene relaciones con esos hombres desequilibrados con la esperanza ilusoria de que puedan sanar de sus perversiones. Sus fracasos han hecho mella en su delicada naturaleza y ahora empieza a ver los fantasmas de sus amantes muertos. Por último, se presenta a Helen (aunque muy brevemente), neurótica escritora triunfadora en Hollywood. Nada nuevo bajo el sol. Solondz lleva haciendo lo mismo desde Happiness, su obra más celebrada. También en ese film había un pedófilo y un niño tenía que soportar el conocimiento de los hechos paternos con una crudeza muy desagradable (se podría pensar en una inquietante obsesión del cineasta por este tema y por sus consecuencias en el desarrollo infantil, precozmente seccionado...). Por lo demás, se ofrece una galería de seres que sufren y sufren y sufren, y que no pueden perdonar ni olvidar, y cuyos insuperables traumas provocan que también sean incapaces de sembrar alegría y amor en los demás. En otro plano, el de la envoltura, Solondz crea imágenes impactantes y sabe darles magnetismo, a menudo con una excepcional fotografía y una música evocadora: la secuencia inicial, el sueño recurrente de Bill, el paseo sonámbulo de Joy, etc. Y, como suele ser habitual, ha contado con un excelente reparto.

5/10
Juno

2007 | Juno

Juno es una jovencita de dieciséis años. Un día decide tener su primera experiencia sexual con un chico del instituto, el buenazo y tranquilo Paulie. Y Juno queda embarazada. Tras desechar el aborto como alternativa, decide, con la aquiescencia de su padre y de su madrastra, dar al bebé en adopción. Para tal propósito elige a Vanessa y Mark Loring, un matrimonio joven, de buena posición económica, que anhela con ansia tener un hijo. En su anterior film, Gracias por fumar, Jason Reitman demostró tener mucho seso en la mollera al tratar un tema tan manido como el tabaco y sus peligros, sin caer en simplicidades de cara a la galería y entregar un film original y de irónico humor, crítico ante el cinismo y la hipocresía, muy lejos de la superficialidad. En su segundo film no defrauda la expectativa generada y entrega una historia entrañable y positiva, aunque se expone con un planteamiento muy serio y de indudable actualidad: las relaciones sexuales prematuras entre adolescentes. Con ese aire independiente, alegre y algo gamberro, con lenguaje procaz y situaciones peliagudas pero sin perder nunca el rumbo, Reitman habla del amor y del compromiso, y también del respeto, la libertad, y la responsabilidad ante los propios actos, cosas que nada tienen que ver con las apariencias, como lo demuestra la estupenda familia de Juno. Pero el film es realista y nada moralizante respecto a que algunas situaciones problemáticas no tienen una solución maravillosa ni pueden arreglarse con decisiones tomadas a la ligera. La galería de personajes creados por la guionista debutante Diablo Cody es muy rica. Y Reitman sabe definirlos en pantalla con una o dos pinceladas certeras, como a los padres de Juno. También hay momentos de comedia bien resueltos, como el varapalo a la enfermera de la ecografía o algunos chispeantes diálogos. Y se agradece de veras que algún “peligroso derrotero” que podría haber dado al traste con la historia esté virtuosamente esquivado, como la amistad entre Juno y Mark. Pero por encima de cualquier aspecto brilla extraordinariamente la interpretación de la menudita Ellen Page, una joven actriz que encandiló en su día en Wilby Wonderful y que luego bordó su terrorífico papel en Hard Candy. Su adolescente Juno es sencillamente magistral, entrañable, malévolamente divertida, de una mordaz inteligencia que te desarma, rápida y nada afectada. Todo un personaje.

7/10
Hairspray

2007 | Hairspray

En 1988, el casi siempre impresentable John Waters rodó una película titulada Hairspray (o sea, 'laca'), que consiguió hacer bastantes adeptos, acerca de una adolescente de Baltimore de los años 60, que sueña con acudir al Corny Collins Show, un programa de baile de la televisión local. La historia de Tracy Tumblad, que superaba las dificultades de su figura rechonchita para triunfar meneando el esqueleto, se trenzaba con una lucha más importante, la de la integración racial. Una historia así, simple y de buenas intenciones, era carne de cañón de musical de Broadway, y en efecto, en 2002, llegó la versión escénica, con música y libreto de Marc Shaiman y Scott Wittman. Han bastado 5 años para que ahora tengamos la correspondiente película, donde John Travolta da el salto de la brillantina (Grease) a la laca, con el papel de la madre de Tracy. ¿Es ésta una gran película? La respuesta es 'no'. Evidentemente las canciones son agradables, muy sesenteras, y la cosa se deja ver. Pero Adam Shankman (Se montó la gorda, Un canguro superduro, Doce fuera de casa) es un director discretito, incapaz de trascender la escasa estructura dramática para ofrecer algo memorable. Así, nos entrega un "pastelito" de buenos y malos, donde da un poco de pena ver a Michelle Pfeiffer en plan seductora "madrastra" ejecutiva de una cadena televisiva; la causa racial queda como excusa para decir 'qué fetenes somos' –resulta difícil imaginar a un Spike Lee, pongamos por caso, filmando en esta dirección– y las puyas al puritanismo –la "beatorra" encarnada por Allison Janney, la CJ de El ala oeste de la Casa Blanca– resultan impropias de un musical de estas características. Quizá lo mejor es el descubrimiento de la jovencita Nikki Blonsky, una encantadora protagonista; y sin duda tiene mérito Travolta convertido en oronda mujer y esforzándose por bailar con ritmo, aunque alguien debería explicarnos alguna vez por qué tanto empeño en complicadas tareas de maquillaje, cuando seguro que hay ahí afuera alguna señora gruesa encantadísima de hacer el papel de madre de Tracy.

5/10
El ala oeste de la Casa Blanca (7ª temporada)

2005 | The West Wing | Serie TV

Josiah Bartlet lleva ocho años como presidente de los Estados Unidos. Ahora, el largo mandato se va acercando a su fin. Empieza una cruenta batalla política para suceder al presidente entre el senador republicano Arnold Vinick y el congresista demócrata Matthew Santos. Temporada final de la emblemática serie. El episodio 7 ­–que narra el debate entre los dos candidatos a la Casa Blanca–, hizo historia al ser emitido en directo en Estados Unidos. La nota trágica la puso la muerte en mitad de temporada del carismático actor John Spencer, que encarnaba a Leo McGarry, jefe de personal y amigo del presidente.

6/10
De vuelta al "insti"

2005 | Strangers with Candy

Jerri Blank, una mujer madura que ha superado su adicción a las drogas, regresa a su pueblo natal tras cumplir varios años de condena en prisión. Jerri decide retomar su vida en el punto exacto en el que se echó a perder, es decir, cuando iba al instituto. Decide volver a clase, compartiendo aulas con adolescentes. Desenfadada comedia de instituto, con la particularidad de que está protagonizada por una adulta. Recuerda a títulos como Nunca me han besado y Aquellas juergas universitarias.

3/10
Piccadilly Jim

2004 | Piccadilly Jim

Adaptación de una alocada novela del escritor inglés, P.G. Wodehouse, uno de los grandes clásicos de la comedia británica. Jim Crocker es un joven de Nueva York, heredero de una enorme fortuna, que vive en Londres. Allí se dedica a pasárselo en grande y a conocer a multitud de mujeres. Sin embargo, las cosas cambiarán para él cuando entre en su vida una aristócrata llamada Ann Chester. Él se enamorará perdidamente, pero le costará mucho conquistarla. Comedia romántica donde resulta asombroso el fantástico reparto encabezado por Sam Rockwell (Los impostores) y Frances O'Connor (Mansfield Park).

5/10
El ala oeste de la Casa Blanca (6ª temporada)

2004 | The West Wing | Serie TV

Las tensas relaciones entre Israel y Palestina han alcanzado un punto álgido, y Estados Unidos lo nota en sus propios hombres. Pero tal vez haya una esperanza para la paz. Las decisiones de alto nivel que deben ser tomadas en el despacho oval, coinciden con algunos dramas humanos potentes, como la operación a que debe ser sometida Donna, que sufre una embolia pulmonar por el atentado de Gaza, o el infarto de Leo, que lleva a C.J. a ejercer de jefa de gabinete, y a buscar a un nuevo responsable de las relaciones con la prensa. Esta serie política sigue manteniendo un gran nivel, ideando nuevos desafíos y situaciones de crisis, e incorporando nuevos temas como el de los rumores que circulan por internet, que cuestionan la sexualidad de C.J. También se juega con la intriga de los próximos candidatos a ocupar la Casa Blanca, pues Jed Bartlet ya no podrá ser reelegido tras concluir su segundo mandato presidencial.

7/10
Enamórate

2003 | How To Deal

Halley, típica chica de diecisiete años, intenta superar el divorcio de sus padres. Su hermana, Ashley, está a punto de casarse con un tipo con el que no para de discutir, así que Halley decide no sucumbir jamás a los encantos del amor. Hasta que se ve atraida por Macon, un buen amigo. Almibarado producto para adolescentes con Mandy Moore, convertida en una de las reinas del género, tras Princesa por Sorpresa, y la más interesante Un paseo para recordar. El argumento, basado en las novelas Someone Like You y That Summer, de una tal Sarah Dessen, encierra moralejas positivas, sobre el amor verdadero, por lo que es un entretenimiento inofensivo para el público joven.

4/10
El ala oeste de la Casa Blanca (5ª temporada)

2003 | The West Wing | Serie TV

Zoey, la hija del presidente Bartlet, ha sido secuestrada. Todo apunta a terrosristas. Con Bartlet deprimido, y el vicepresidente que 'pasa', el líder de la Cámara -estupendo John Goodman- toma las riendas del poder: la vida de Zoey peligra. Quinta temporada de la serie sobre la trastienda asesora del presidente estadounidense. Allison Janney ganó el Emmy por su papel de secretaria de prensa en esta tanda de episodios.

6/10
Las horas

2002 | The Hours

La filosofía vital de Virginia Woolf en tres tiempos y a lo largo de unas horas, a través del devenir de tres mujeres. Una de ellas es la propia escritora, retirada en su casa a las afueras de Londres en 1929, mientras escribe 'La señora Dalloway', una de sus obras emblemáticas: apática y deprimida, temerosa de la servidumbre, cuyo rostro se ilumina con la visita de su hermana y sus sobrinos. Las horas de las otras dos, a quienes influye de modo decisivo la lectura de la novela de Woolf, transcurren en 1949 y 2001: Laura Brown es una mujer casada y con un hijo, ama de casa aburrida a punto de estallar, pese a su fachada de “feliz mujer americana”; la otra, Clarissa Vaughan, tocaya de la heroína imaginaria de Woolf, vive con una mujer: se separó de su marido, prestigioso poeta enfermo de SIDA, también bisexual, y su vida se encuentra plegada a numerosos convencionalismos. El guión de David Hare adapta con fidelidad la novela de Michael Cunningham, ganadora del Premio Pulitzer. Y su puesta en escena por Stephen Daldry (Billy Elliot (Quiero bailar)) hace que la narración fílmica de tres historias paralelas, donde los ecos de una resuenan en la otra, parezca sencilla. Ello es gracias en parte a unas transiciones muy meditadas, que hacen buen uso de temas e imágenes comunes; y al trabajo interpretativo en su conjunto (todos los personajes tienen más o menos peso específico), en especial de ese trío de féminas encarnadas con poderío por Nicole Kidman, Julianne Moore y Meryl Streep. A nadie puede extrañar que la película, de factura impecable, haya acaparado nueve candidaturas a los Oscar, y que al fin Kidman se haya hecho con la preciada estatuilla a la mejor actriz.

8/10
El ala oeste de la Casa Blanca (4ª temporada)

2002 | The West Wing | Serie TV

El equipo del presidente demócrata Bartlet prepara la campaña de reelección. Y por vicisitudes varias, Sam acabará siendo candidato demócrata al congreso en un distrito tradicionalmente republicano.

6/10
El ala oeste de la Casa Blanca (3ª temporada)

2001 | The West Wing | Serie TV

La tercera tmporada de la serie, muestra a un comité que investiga el silencio del presidente acerca de su esclerosis múltiple. Pero lo más sonado es sin duda la difícil decisión de Bartlet para enfrentarse a los enemigos del exterior, lo que le conduce en el último episodio a aprobar una delicada misión secreta que torturará su conciencia. El episodio, brillante, recuerda a El padrino.

7/10
Persiguiendo a Betty

2000 | Nurse Betty

Los culebrones no dan la felicidad. Pero ayudan a vivir la vida. Eso cree Betty, una bondadosa camarera, casada con un completo cafre. Ante una existencia anodina, fantasea con su deseo de ser enfermera, y con el amor platónico que le inspira el protagonista de su telecomedia favorita, cirujano del corazón. El argumento, así contado, parece poca cosa. Pero digamos, de entrada, que este film recibió el premio al mejor guión en Cannes. Por algo será. Y ese algo es que la historia pega un giro insospechado cuando un par de matones –Morgan Freeman y Chris Rock, asesinos “filósofos” al estilo de Pulp Fiction o Fargo– se “cargan” al marido de Betty por un feo asunto de drogas. Ella, testigo del crimen, sufre un 'shock' que le lleva a creer que la historia y personajes de su culebrón favorito son reales. Divertida. Fresca. Sorprendente. Es muy delgada la línea que separa una buena comedia de una fallida. Y Neil LaBute se queda al lado bueno de la línea, con escenas tan brillantes como la del encuentro en la fiesta de Betty con el actor-cirujano, que trae a la memoria el redondo final de La boda de mi mejor amigo (y no sólo porque en ambos films actúe Greg Kinnear). El film juega hábilmente con la dualidad “realidad”- “lecturas sobre la realidad” no sólo en la obvia confusión mental de Betty, sino en las impresiones que los distintos personajes se hacen sobre ella, y que no tienen nada que ver con su auténtica personalidad.

6/10
El ala oeste de la Casa Blanca (2ª temporada)

2000 | The West Wing | Serie TV

El presidente Bartlet ha sobrevivido a un atentado, pero ha ocultado a sus electores que sufre una enfermedad degenerativa. Segunda entrega de la serie sobre la trastienda de la la Casa Blanca.

7/10
Muérete, bonita

1999 | Drop Dead Gorgeous

Un pueblo de la América profunda. Allí tiene lugar el acontecimiento del año: un concurso de belleza entre las jovencitas del lugar. Lo que debería ser motivo de fiesta y regocijo se convierte en una lucha sin cuartel. Pues lo de que 'lo importante es participar' no se conoce por esos lares; lo que quieren las chicas (y sus madres) es ganar a toda costa. Crítica vitriólica al mundo de las misses y la belleza hueca. El film, dentro de su asumida frivolidad, es un nuevo reproche a la moral del triunfo por encima de todo, tan vigente en la sociedad actual. El reparto cuenta con el rostro de las jóvenes y guapas actrices Kirsten Dunst y Denise Richards, entre otras muchas, bien secundadas por las veteranas Kirstie Alley y Ellen Barkin.

4/10
10 razones para odiarte

1999 | 10 Things I Hate About You

Las hermanas Strattford son súper: Aunque Kat parece algo muerma, Bianca resulta hiperguay. Cameron acaba de aterrizar en el instituto, pero le basta ver un segundo a Bianca para quedarse colgadito de ella. La pena está en el troglodita padre de las Strattford, que piensa que sus retoños pueden quedarse preñadas en cualquier momento; así que no les deja salir. Pero por Snoopy, que la cosa no quedará así. Comedia de instituto para adolescentes. Caras bonitas de ellas y ellos, unas pocas gamberradas, chistes en torno al sexo... Así discurre el film de Gil Junger, en línea con la ya clásica serie televisiva Sensación de vivir. Dicen que está inspirada en "La fierecilla domada", de Shakespeare. ¡Atiza!

3/10
American Beauty

1999 | American Beauty

Estamos ante una de las películas más cáusticas de la última temporada. Se ha llevado 5 Oscar, en los apartados de mejor película, director, guión, actor y fotografía. Casi nada. La historia la narra un muerto, que explica cómo ha llegado a esa situación. El tipo está casado y tiene una hija. Lleva una vida mediocre y rutinaria. Ha perdido todo interés por su esposa, no existe comunicación con su hija, su trabajo no le satisface. Cuando cae en la cuenta de su vacío existencial, empieza a cambiar de estilo de vida, haciendo todo lo que se le antoja: fumar hierba, dejar su trabajo y empezar nuevo curro en una hamburguesería, hacer musculitos... La situación que le puede llevar a tocar fondo tiene la forma de la mejor amiga de su hija: una auténtica “lolita”, que le está haciendo perder la cabeza a pesar de ser poco menos que una cría. Sam Mendes es un director desconocido, que hasta ahora se dedicaba al teatro. Sin embargo demuestra maneras en esta película, que trata de ser una advertencia sobre el reverso tenebroso del sueño americano. Aunque hay algún exceso caricaturesco, la película pone el dedo en ciertas dolorosas llagas de la sociedad actual. El director explica que “en un país como Estados Unidos, enfermo de incomunicación, donde la gente no se comunica más que por internet, me apetecía contar a través del personaje del joven que hay alternativa, dos opciones: comportarse violentamente o encontrar algo que te fascine y desarrolle tu espiritualidad.” La película ha supuesto el segundo Oscar de Kevin Spacey; antes lo ganó con Sospechosos habituales.

7/10
El ala oeste de la Casa Blanca

1999 | The West Wing | Serie TV

Josiah Bartlet, presidente demócrata, debe lidiar con continuos conflictos. Para ello, cuenta con un equipo de asesores. Leo McGarry, jefe de personal, tiene a su cargo, entre otros, a C.J. Cregg, secretaría de prensa, al director de comunicación Sam Seaborn, y al joven Charlie, enamorado de la hija del presidente. 9 premios Emmy avalaron la calidad de la primera temporada de una serie que describe el trabajo cotidiano del personal de la Casa Blanca.

7/10
Primary Colors

1998 | Primary Colors

Jack Stanton hace campaña a la presidencia de los Estados Unidos. Preocupado de los asuntos del hombre de la calle, con tirón popular... logra que el hijo de un célebre activista de los derechos humanos se una a su equipo. Éste descubre que su jefe hace compatibles conciencia política y líos de faldas. ¿Les suenan unos tales Bill e Hillary Clinton? Los escándalos de la presidencia americana (con Monica Lewinsky en primera línea) inspiran a Hollywood. La novela "Primary Colors", publicada con seudónimo por un cronista político del Washington Post, es la base del film. Describe las elecciones primarias de un imaginario candidato demócrata a la presidencia. Las comparaciones entre realidad y ficción son inevitables. La versión fílmica suaviza algo la mordaz crítica del libro, e incluso se habló de presiones desde la Casa Blanca, o de la elección de un director con simpatías demócratas, que trataba de ayudar a Clinton con su trabajo. Mike Nichols (El graduado, Armas de mujer) lo negó tajantemente. La película cuenta con un reparto de primera fila. John Travolta, el candidato a presidente, consigue un asombroso mimetismo con Bill Clinton. Emma Thompson es su esposa, pragmática pero dolida por las infidelidades. Billy Bob Thornton aparece como veterano jefe de campaña. Y Kathy Bates es una especie de Pepito Grillo de Stanton, que le insta a ser fiel a sus principios y a no usar las armas sucias de sus contendientes.

6/10
Seis días y siete noches

1998 | Six Days, Seven Nights

Robin dirige una revista femenina. Su ritmo de trabajo, frenético, le impide tomar unas vacaciones. Pero su novio de toda la vida logra convencerla al fin; pasarán una semana en una exótica isla, en lo que desean sea un prólogo de su futura boda. Pero un imprevisto obliga a Robin a hacer un breve viaje, con tan mala suerte que su avioneta se estrella. Queda aislada en una isla desierta con la única compañía del rudo piloto que la conducía. Ivan Reitman (Los cazafantasmas, Peligrosamente juntos) tiene en el punto de mira La reina de África, o, más cercana en el tiempo, Tras el corazón verde. Aislamiento, piratas, guerra de sexos... son temas comunes. Ivan Reitman y sus guionistas se han esforzado en urdir una trama divertida, ágil, en que dos caracteres muy distintos terminan enamorados. El film es amable, y con un punto más de ingenio y sutileza en diálogos y gags sería perfecto. Funcionan mejor las discusiones elegantes, de diálogos atropellados, que el humor perezoso basado en dobles sentidos. Es la esforzada pareja protagonista (estupendos Harrison Ford y Anne Heche) la que sostiene con eficacia toda la película.

5/10
Mucho más que amigos

1998 | The Object of my Affection

George, un profesor gay, rompe con su pareja. Desconsolado, decide compartir apartamento provisionalmente con Nina, una joven que pese a tener novio, comienza a enamorarse de él. Las cosas se irán complicando estableciéndose todo tipo de posibles relaciones cruzadas. Nicholas Hytner había dejado muy buen sabor de boca con La locura del Rey Jorge y El crisol. Aquí se enreda un pelín al probar fortuna en un nuevo registro, el de comedia. Esta historia de protagonista homosexual sigue la moda hollywoodiense de títulos como In & Out, que presentan simpáticos personajes gays, en situaciones ordinarias, con idea de darles carta de naturaleza. Aunque los actores principales –Jennifer Aniston, en alza, y Paul Rudd– cumplen con sus papeles, casi interesan más los personajes secundarios –Alan Alda como una divertida caricatura del burgués, Nigel Hawthorne encarnando a un crítico teatral homosexual–, bien perfilados.

4/10
Las lágrimas de Julian Po

1997 | The Tears of Julian Po

Un tipo normal y corriente llega a un aislado pueblecito, rodeado de montañas. La llegada del forastero es una revolución: no se había visto un nuevo morador en el pueblo desde que acabó la Guerra de Secesión. El contacto con gente sencilla y entrañable hará que Julian Po se replantee su inicial decisión de suicidarse. Curioso film el que firma Alan Wade. Parece un dramón, pero a la vez es como un mágico cuento de hadas, basado en la novela de Branimir Scepanovic. Protagoniza la cinta Christian Slater (Entrevista con el vampiro), que se entona como actor. Para darle la réplica sentimental y romántica está la actriz Robin Tunney, vista en Jóvenes y brujas y en Límite vertical.

4/10
Big Night

1996 | Big Night

Dos hermanos italianos tratan de sacar adelante un típico restaurante con comida de su país, en Nueva Jersey. Las cosas no van bien del todo, pero podrían mejorar si una comilona que están organizando, y que contará con la presencia de una célebre estrella de jazz, sale como Dios manda. Película encantadora, recuerda a otros grandes films de banquetes como el de El festín de Babette.

6/10
Milagro en la ciudad

1994 | Miracle on 34th Street

Un simpático abuelito con barba blanca. Parece Santa Claus. ¿Parece? No, sencillamente es Santa Claus. O eso deberíamos creer. Delicioso film navideño, remake del que George Seaton firmara en 1947 con una jovencísima Natalie Wood como la niña incapaz de creer que un abuelito bonachón sea Santa Claus. Aquí toma el relevo Mara Wilson, que empieza a flipar con el abuelete recién contratado por los grandes almacenes donde trabaja su madre, por su parecido con el personaje navideño; allí el buen hombre debe hacer de Santa y escuchar las peticiones de regalos de los niños. El film explora la idea de una niña que, desengañada por su situación familiar, ha perdido la inocencia infantil, hasta el punto de no creer que exista Santa Claus. La necesidad de la fe es reivindicada con encanto, gracias a Richard Attenborough, que crea un Santa Claus espléndido. Inolvidable la secuencia del juicio, donde debe demostrar su identidad.

6/10

Últimos tráilers y vídeos