IMG-LOGO

Biografía

Dana Ivey

Dana Ivey

Dana Ivey

Filmografía
¿Qué fue de los Morgan?

2009 | Did You Hear About the Morgans?

Tercera película como director de Marc Lawrence, que como las dos anteriores, Amor con preaviso y Tú la letra, yo la música, es una comedia romántica escrita también por él al servicio de Hugh Grant. Esta vez acompaña al actor nada menos que Sarah Jessica Parker, que ha rodado esta cinta entre Sexo en Nueva York. La película y su secuela. Ambos actores tienen papeles cortados a medida. Grant es Paul Morgan, un abogado neoyorquino a punto de divorciarse de su mujer, Meryl (Parker), una agente inmobiliaria de éxito. Aunque Paul está intentando que se reconcilien, a ella le cuesta perdonarle que le ha sido infiel. Cuando Paul logra algunos progresos, ambos se convierten en testigos de un asesinato. Perseguidos por el criminal, al final a la policía no le queda otro remedio que enviarles juntos bajo identidad falsa a un lugar lejano, concretamente a Ray, un pueblo pequeño de Wyoming. Allí, unos carteles advierten a la población de qué hacer si se encuentran con un oso. El tal Marc Lawrence no se ha calentado mucho la cabeza con el guión, pues se limita a desarrollar el típico esquema de “pez fuera del agua”, con pocas sorpresas. Mucho chiste del tipo “vamos a ordeñar vacas” y similares. Lo más curioso del caso es que Hugh Grant, haciendo de Hugh Grant, cortejando a Sarah Jessica Parker, que a su vez hace como era de esperar de Carrie Bradshaw, funciona, y eso que ambos sobreactúan un poco. Eso sí, están a punto de ser devorados por dos grandes secundarios, Sam Elliott y Mary Steenburgen (el sheriff del condado y su esposa), que si llegan a tener algún minuto más de papel se habrían convertido en los reyes de la función. Por lo demás, es un film optimista que realiza una pequeña apología de la unidad matrimonial, y que tiene algunos momentos divertidos.

5/10
¡Me ha caído el muerto!

2008 | Ghost Town

El Dr. Bertram Pincus (Ricky Gervais) es un dentista que vive sólo para sí mismo. Egoísta empedernido no tiene ojos para nadie, elude cualquier amistad y se ha convertido en un solitario maniático. Pero su vida va a dar un vuelco cuando, tras una operación con anestesia general, comienza a ver fantasmas por la calle, es decir personas que han muerto y que por algún motivo todavía pululan por Nueva York. Sólo él es capaz de verles y de hablar con ellos, y la explicación es que Pincus “murió” durante unos minutos en el hospital y ahora comparte de alguna manera ese otro mundo inmaterial. La cosa es que los fantasmas todavía están aquí por algo y acuden a él para que solucione sus cosillas pendientes. Entre los pedigüeños se encuentra Frank (Greg Kinnear), quien le pide a Pincus que impida el matrimonio de su guapa viuda (Téa Leoni) con un abogado activista pro derechos humanos. Simpática comedia de aires clásicos (hay incluso una referencia explícita a Frank Capra, concretamente a ¡Qué bello es vivir!), que persigue decididamente la idea de que la única solución para ser feliz está en pensar en los demás. David Koepp, célebre por sus labores de guionista en Spider-Man o La guerra de los mundos (2005), no se distingue precisamente por su talento tras la cámara, aunque también ha dirigido películas como El último escalón o La ventana secreta. Aquí sabe llevar a buen puerto su romántico, optimista, y a veces tierno guión (aunque no evite algunos chistes groseros), escrito con John Kamps, con quien ya había colaborado en Zathura, una aventura espacial. El tono de agradable fábula moral y el parecido con otros filmes de fantasmas, como Ghost, es indudable y hace que el planteamiento general sea excesivamente previsible ("hollywoodiense" dirían algunos), pero la historia cuenta con una buena carta en la manga: la interpretación de Ricky Gervais. El actor, guionista y creador de la serie de televisión The Office, está sembrado en varios momentos del film y el espectador podrá reírse con ganas con sus ocurrencias, su patetismo y su sarcástico humor.

5/10
Hora punta 3

2007 | Rush hour 3

La primera entrega de Hora punta transcurría en Los Ángeles, donde Carter, detective de la policía de esta ciudad, se veía obligado a colaborar con Lee, un inspector chino. En la segunda, cambiaban las tornas, y el estadounidense se tenía que ir a China. Esta vez, la acción transcurre en terreno neutral, concretamente en París, ciudad a la que llegan Carter y Lee tras la pista de los tipos que dispararon al embajador chino, cuando estaba a punto de divulgar información secreta sobre las Triadas. Los apasionados de Jackie Chan echarán de menos más coreografías de acción, que esta vez saben a poco. Los guionistas recurren en todo momento al humor zafio, y no sólo le dan frases en esta línea a Chris Rock, como en las anteriores entregas, sino que esta vez también le toca alguna a Jackie Chan. Además, la trama es mínima y previsible, lo que la convierte en la entrega más decepcionante. Queda, eso sí, algún momento divertido, como el primer encuentro con el taxista antiamericano, por lo que la disfrutarán más o menos los incondicionales de los protagonistas.

4/10
Una rubia muy legal 2

2003 | Legally Blonde 2: Red, White & Blonde

La rubia más hortera y encantadora del mundo de la abogacía, ya tiene en sus manos el preciado título de licenciada en derecho por Harvard. Ahora está preparando su boda, al tiempo que ejerce de abogada en un prestigioso bufete. Un día se entera de que perros de la misma raza que su querido Bruiser son utilizados por fabricantes de cosméticos para hacer experimentos. ¡Qué horror, qué inhumano (perdón, “inanimal”, o como rayos se diga)! Esto no puede quedar así. De modo que propone en su oficina pleitear contra esa gente tan poco sensible. El triste resultado es que le ponen de patitas en la calle. Pero Elle Woods es una chica muy tozuda, de modo que contacta con una congresista y se integra en su equipo de asesores; en sus ratos libres va a poner los medios para que el Congreso prohiba los experimentos con animales. ¿Logrará nuestra chica conmover a los padres de la patria, al más puro estilo de James Stewart en Caballero sin espada? Secuela del divertido film Una rubia muy legal, que firma el director de Besando a Jessica Stein. Sigue el mismo esquema de su predecesor: el Congreso sustituye al despacho donde Elle hacía prácticas; algunos compañeros no entienden al principio su estilo, pero poco a poco llegan a apreciarla; las chicas de la hermandad echan una mano; y los trucos de “chica guay” la sacan de más de un apuro, y le ganan las complicidades de mucha gente. Alguna broma con la orientación sexual del can Bruiser, muy políticamente correcta, por supuesto, completa el cuadro de bromas.

4/10
Amor con preaviso

2002 | Two Weeks Notice

Los espectadores están acostumbrados a ver a Hugh Grant metido en las carnes del clásico tío solterón, únicamente pendiente de su ego. De esta guisa le vimos en películas como Cuatro bodas y un funeral, El diario de Bridget Jones o Un niño grande. El actor inglés se lo tiene bien aprendido y explota su éxito como nadie. Pues bien, ahora le toca a Sandra Bullock sufrir a Grant, que interpreta a un millonario frívolo y comodón que se enriquece demoliendo edificios. Ella, una chica preocupada por las causas sociales y que trabaja de asesora legal en su empresa, está harta de la desidia de su jefe y de que la utilice como chica para todo (el tipo no puede pasarse sin ella ni para elegir la corbata del día). Y así hasta que decide dejar el trabajo. Y esa decisión era justamente lo que ambos necesitaban para saber que su relación era algo más que profesional. Comedia amable, romántica y divertida a ratos, que sabe sacar jugo a la química de dos de los intérpretes con más tirón entre el público. Marc Lawrence, que anteriormente escribió el guión de Miss agente especial para el lucimiento de la Bullock, debuta ahora en la dirección.

4/10
The Kid (El chico)

2000 | The Kid

El éxito de Russ Duritz (Bruce Willis) muchos lo querrían tener. Triunfador en su profesión de asesor de imagen, tiene el crédito de sus clientes y un alto estatus social. Pero todo es simple apariencia. Su vida interior naufraga, aunque no quiera reconocerlo. La “burbuja” donde se recluye lo aísla del contacto amable con los demás. Todo en él es arisco, desagradable e incluso cruel con quienes muestran sus sentimientos. Pero esa “burbuja” estalla cuando un niño irrumpe en su cotidiana y “triste” existencia, para ponérsela patas arriba hasta hacerle cambiar. Lo increíble es que ese chico es él mismo con ocho años. La catarsis del protagonista adulto es construida en clave de comedia, con situaciones de enredo y estupendos diálogos. Y se ilustra con la presencia de un “Pepito Grillo” tan ingenuo como lo puede ser cualquier crío y, al mismo tiempo, tremendamente divertido y sensible. Spencer Breslin es Rusty, el alter ego infantil de Bruce Willis, el espejo limpio donde mirarse para deshacer su condición de “pringado” y recuperar la ilusión de lo que siempre quiso ser: piloto. Tras la cámara, Jon Turteltaub esboza adecuadamente la sonrisa dulce (que no dulzona) y amable en los espectadores, igual que hizo en Mientras dormías. También provoca la risa libre de compromisos y auténtica. Con sentido de la oportunidad introduce los puntos de inflexión románticos e interpela al corazón al más puro estilo Frank Capra. “Como cineasta tenía la necesidad de trabajar en una pelÌcula que fuera de lo más honesta y revelara mejor lo que yo soy “, dice Turteltaub. A la pregunta de qué pasaría si un adulto se encontrase consigo mismo de niño, da respuesta e imaginación la guionista Audrey Wells. Bruce Willis lo traduce en pantalla con una interpretación ajustada, gracias a una vis cómica de la mejor escuela y sin aspavientos. Hace creíble cómo el niño que lleva dentro sale a flote (“fue un incentivo para mí”), y también el amor, al cual había dado cerrojo y que Amy (Emily Mortimer) consigue finalmente abrir. Mención aparte es el talento del gordito protagonista de medio metro, Spencer Breslin: el niño perfecto para dar réplica al cínico cascarrabias de Willis.

6/10
Mumford

1999 | Mumford

El doctor Mumford es dueño de un raro talento: sabe escuchar a los demás. Por este motivo su consulta de psicólogo goza de enorme prestigio. Hasta el punto de que sólo 4 meses en una pequeña ciudad –que curiosamente se llama igual que su apellido– han hecho que la competencia tema perder su clientela. Mientras sus colegas tratan de buscar algún punto oscuro en su brillante imagen, Mumford ayuda a sus pacientes guiado principalmente por el sentido común. Pero cuando se hace cargo de Sofie, una mujer deprimida que sufre el síndrome de cansancio crónico, no puede evitar enamorarse de ella. Lawrence Kasdan es un guionista (El retorno del jedi, En busca del arca perdida) y director (Silverado, Fuego en el cuerpo, Reencuentro, Grand Canyon, el alma de la ciudad, El turista accidental) excepcional. Sabe crear personajes y situaciones interesantes. En el film que nos ocupa logra un film optimista, no lejano al espíritu de Frank Capra. Afirma Kasdan que "siempre me ha interesado la forma en que la gente intenta solucionar sus problemas. Puede que lo más importante sea que alguien te escuche. Pero para escuchar bien, hay que interesarse por los demás, sentir una auténtica fascinación por los detalles de la vida de los demás. Es algo que no se puede fingir".

6/10
El inolvidable Simon Birch

1998 | Simon Birch

Dos chavales. Una amistad. Simon tiene una enfermedad degenerativa, que se manifiesta en su diminuto tamaño; sus padres, desilusionados con él, le ignoran. Joe vive con su madre soltera, Rebecca, que muestra también una solicitud maternal por Simon. Aparte de las preocupaciones propias de dos adolescentes, cada uno está marcado por su Tema (así, con mayúscula). El de Simon, la convicción de que su enfermedad y limitaciones se deben a que Dios ha pensado algo muy especial para él. Joe tiene la fijación de averiguar quién es su padre. Incursión al paisaje de la infancia e inicio de la adolescencia. El film del debutante Mark Steven Johnson comparte temas con el reciente Un mundo a su medida (Peter Chelsom) o la interesante La fuerza de la ilusión (Richard Donner). Johnson se toma su tiempo para definir a los chicos protagonistas y en presentar a los personajes que se mueven a su alrededor, en perfilar sus relaciones. El reparto, muy bien seleccionado (desde los chicos a los adultos), ayuda, mucho, a la historia. Merece un aplauso el esfuerzo del film por mostrar a unos chavales creíbles.

5/10
Sabrina (y sus amores)

1995 | Sabrina

Remake del clásico de Billy Wilder, a cargo del romántico Pollack, que alcanzó la cumbre con la fabulosa Memorias de África. Ahora son Harrison Ford y Greg Kinnear los hermanos que se disputan el corazón de la hija del chófer (Julia Ormond), patito convertido en hermoso cisne.

5/10
La letra escarlata (1995)

1995 | The Scarlet Letter

Inspirada en el relato de Hawtothorne narra la historia de Hester Prynne (Demi Moore) que a finales del siglo XVII viaja a un pequeño pueblo de Boston con el objeto de hacerse cargo de una casa y unas tierras, con el fin de tenerlo todo preparado para cuando regrese su marido. Su belleza, sus ideas liberales, pronto le llevan a ser objeto de murmuración en el pueblo. Creyendo que su marido ha muerto, y atraída por el pastor protestante, mantiente relaciones con él, quedándose embarazada. Acusada de adulterio, será castigada a llevar durante toda la vida la letra A "de adultera" en el pecho, y es que en el antiguo Boston no se andaban con chiquitas. Roland Joffé (La Misión, Los gritos del silencio, La ciudad de la alegría) dirige este melodrama romántico, en el que señala los excesos en los que puede caer un excesivo puritanismo. Si bien hay que tener en cuenta que el film carga las tintas. Hay que destacar que la célebre Demi Moore se ve bien acompañada por Gary Oldman y por un siempre eficiente secundario Robert Duvall.

4/10
Las aventuras de Huckleberry Finn

1993 | The Adventures of Huck Finn

Para librarse del acoso de su alcohólico padre, Huck simula su propio asesinato y se esconde en una isla del río Mississippi. Allí conoce a Jim, un esclavo fugitivo con el que traba amistad. Ambos emprenden un viaje río abajo lleno de peripecias, en el que tienen oportunidad de conocer a tipos singulares como el Rey y el Duque, dos estafadores de primera línea. Adaptación de la celebérrima novela de Mark Twain, que ya fue llevada antes al cine por Norman Taurog, Richard Thorpe y J. Lee Thompson. El responsable de las dos entregas de La momia, Stephen Sommers, firmó antes este clásico de aventuras, donde no faltan el humor y la crítica social a un mal tan grande como el de la esclavitud, en su época apoyado por la mayoría de la población. Especial gracia tienen las escenas de historias inventadas por Huck para intentar salirse con la suya. En el reparto destacan los veteranos Jason Robards y Robbie Coltrane.

5/10
El abogado del diablo

1993 | Guilty as Sin

Historia judicial, inferior a otras de su director, Sidney Lumet, como Doce hombres sin piedad o Veredicto final. Cuenta cómo una ambiciosa abogada ha de defender a un peligroso psicópata, acusado de asesinar a su mujer, y que en un primer momento parecía el clásico playboy. Cuando quiera abandonar la defensa será demasiado tarde.La historia no resulta muy verosímil, pero Lumet derrocha profesionalidad y logra un producto al menos digno. El guión de Larry Cohen sigue el modelo de filmes con asesino loco y la pareja protagonista es correcta. Las groserías están claramente de más.

4/10
Solo en casa 2: Perdido en Nueva York

1992 | Home Alone 2: Lost In New York

Tras el éxito de Solo en casa el productor John Hughes escribió esta secuela y reunió a la totalidad del equipo de la primera parte. Los McAllister vuelven a salir de vacaciones navideñas a Florida. Se dirigen con mucha prisa al aeropuerto, pero el pequeño Kevin (Macaulay Culkin) se despista de sus padres y coge un avión equivocado, que le lleva a Nueva York. Los bandidos con los que se enfrentó en la primera parte (Joe Pesci y Daniel Stern), acaban de fugarse de la cárcel y pretenden robar una juguetería. El pequeño Kevin se lo impedirá. Chris Columbus repite en la dirección de los mismos actores e incorpora al veterano Tim Curry, en un pequeño papel. Lo más destacable de esta segunda parte, vuelve a ser la banda sonora de John Williams, que a partir de un villancico tradicional norteamericano, realiza una auténtica obra maestra.

4/10
La familia Addams

1991 | The Addams Family

Los Addams son una extravagante y gótica familia que viven en una tenebrosa mansión. La forman el loco Gomez (Raul Julia) y la siniestra Morticia (Anjelica Huston) junto con sus hijos Pugsley, aficionado a las cosas asquerosas y Miércoles, la hija oscura y retraída. Por supuesto, no falta la abuela, que es una viejecita que le gusta cocinar asados repugnantes, el mayordomo Lurch, un hombre tétrico con aspecto de Frankenstein, y Cosa, una mano andante que es la mascota de la familia. Su manera de vivir les hace felices pero son la rareza de sus vecinos, pues hacen cosas como relajase en la sala de torturas, probar venenos o tener plantas carnívoras decorando su mansión. El film narra como una mujer aprovechada se presenta con su hijo en casa de los Addams. El hijo de ésta resulta tener una apariencia idéntica al tío Fétido (Christopher Lloyd), hermano de Gomez. Todos le reciben acogedoramente pues creen que es Fétido en realidad, pero lo que realmente trama es robarles y quedarse con la casa. Inusual película llena de humor que supuso el salto a la fama de Christina Ricci (Casper, Sleepy Hollow, Monster, Todo lo demás) que hacía de Miércoles, aunque la actriz ya debutó en el cine con Sirenas.

5/10
Un par de seductores

1988 | Dirty Rotten Scoundrels

Típica comedia pergeñada alrededor de los caracteres contrapuestos de sus dos protagonistas, socios a su pesar. Freddy y Lawrence son estafadores profesionales que se dedican a seducir a mujeres talluditas. Pero sus modos de proceder son muy diferentes. Director competente (Frank Oz) más dos actores divertidos, una americano (Steve Martin), el otro 'british' (Michael Caine, que fue nominado al Globo de Oro), dan como resultado un entretenido divertimento, que combina humor físico y humor con el lenguaje.

5/10
El color púrpura

1985 | The Color Purple

Ambientada en Estados Unidos, en el sur rural. Whoopi Goldberg interpreta a una joven muchacha negra, obligada por su padre a casarse con un hombre odioso al que no quiere. Sólo encuentra consuelo en su hermana, a quien escribe puntualmente, aunque sus cartas de respuesta sean retenidas por su malvado marido. Una de las películas de contenido serio más prestigiosa de Steven Spielberg, artífice de El diablo sobre ruedas (1972), Tiburón (1975), En busca del arca perdida (1981) o E.T., el extraterrestre (1982). Una historia emotiva, intensa y lírica ante la que no pueden evitarse las lágrimas. Narra una vida melodramática, en la que se muestran en carne viva los sentimientos fundamentales del ser humano. La dirección es soberbia, y las interpretaciones de Whoopi Goldberg, Danny Glover y Oprah Winfrey, sobresalientes. Algunas escenas han pasado a la historia del cine, por su maestría y sutileza. Está basada en la novela homónima de Alice Walker, ganadora del Premio Pulitzer. A pesar de contar con un montón de nominaciones al Oscar, el film se fue sin ninguna estatuilla a casa, era la época en que no se toma en serio a Spielberg.

6/10

Últimos tráilers y vídeos