IMG-LOGO

Biografía

Edward Holcroft

Edward Holcroft

33 años

Edward Holcroft

Nació el 23 de Junio de 1987 en Westminster, Londres, Reino Unido
Filmografía
Un juego de caballeros

2020 | The English Game | Serie TV

Miniserie dramática de corte histórico, ambientada en la Inglaterra de 1879, cuando el fútbol está dando sus primeros pasos y está a punto de pasar de pasatiempo para clases acomodadas y formadas en la universidad, al pueblo llano, que disfruta con los partidos y puede olvidarse por un rato de sus problemas más acuciantes. Son sus creadores Julian Fellowes, Tony Charles, Oliver Cotton, el primero de ellos conocido por Downton Abbey, serie con la que Un juego de caballeros tiene más de un punto en común. El elitista equipo de los Old Etonians, antiguos alumnos de Eton, está capitaneado por Arthur Kinnaird, de una familia pudiente. Y le toca enfrentarse en la competición por la copa de la FA con el Darwen FC, modesto equipo de los trabajadores de una fábrica de algodón. Aquí el dueño, James Walsh, ha decidido fichar a dos jugadores profesionales escoceses, para reforzar el equipo, que serán también obreros de la fábrica, para no contravenir las reglas del juego, al menos externamente. Ellos son Fergie Suter, que quiere ayudar a su familia en Escocia, donde el padre es un borrachín que maltrata a su esposa, y Jimmy Love, que va a encontrar justamente el amor en la viuda que regenta la pensión donde se hospedan. Los enfrentamientos deportivos conviven con los dramas personales y la situación social, donde los trabajadores padecen recortes salariales, frente a empresarios que no quieren ver disminuidas sus ganancias, más por la acción de unos bancos que les aprietan las tuercas a la hora de conceder préstamos. Como se ve, la serie comparte con Downton Abbey una trama de época, y el mostrar paralelamente las vicisitudes de personas de clases social alta, con las de capas populares, que han de aprender a convivir y respetarse, a la par que se busca justicia social, los tiempos cambian. Aunque hay momentos intensos, como el de un tumulto que podría acabar en linchamiento, no alcanza el nivel del título citado, y los actores son bastante desconocidos. Pero el tema de cómo el fútbol se convirtió en deporte profesional, las peripecias de los personajes, los envites deportivos y la ambientación convierten la miniserie en una producción que merece la pena verse. Además sobresale valores como el honor, la deportividad y el hacer lo correcto, por ejemplo en relación a la maternidad, y las relaciones padres-hijos.

7/10
El sentido de un final

2017 | The Sense of an Ending

Tony Webster es un tipo jubilado y solitario, que regenta una tiendecita de cámaras fotográficas Leika de segunda humana. Divorciado, con una hija embarazada que quiere ser madre en solitario, acepta a regañadientes acompañarla a sesiones prenatales que suponen algo parecido a un incordio. Su organizada vida sufre una sacudida cuando recibe una carta que le obliga a repensar su pasado, el amor de su juventud Veronica, y la relación de camaradería juvenil con varios amigos, entre ellos el recién llegado Adrian Finn, que supone un desafío intelectual, también para su profesor, cuando plantea cuestiones como la posibilidad real de escribir historia, o que, siguiendo a Albert Camus, “la única cuestión filosófica seria es la del suicidio”. Adaptación de la novela homónima de Julian Barnes, galardonada con el Booker Prize en 2011, y que ha sido convertida en guión por el autor teatral Nick Payne, que prestó su talento dramático al apuntalamiento de los libretos de la celebrada serie televisiva The Crown. Frente a la estructura de la obra original, dos partes, la juventud y la senectud sacudida por la carta que revela la existencia de un misterioso diario, se ha optado con inteligencia por alternar el presente con adecuados flashbacks que permiten incidir en la juventud de Tony Webster. En tal sentido tiene fuerza el tono evocador de la época estudiantil, en que uno se hace las grandes preguntas y todo se vive con más intensidad, aunque quizá ese amor juvenil por Veronica y cierta atracción por la madre Sarah queda un tanto desdibujado, si bien es cierto que los simples trazos recogidos sirven para hacerse cargo de una mezcla de timidez, morbo y frustración. En cualquier caso el director indio Ritesh Batra, que mostró sensibilidad para atrapar el mundo interior de sus personajes en The Lunchbox, se las compone para manejar bien las idas y venidas en el tiempo, y bucear en el alma del protagonista, obligado a mirar a su propia historia y a no conformarse con un simple recuerdo más o menos enterrado, sino a afrontarlo, digerirlo, es necesario cicatrizar heridas, madurar, saber ver más allá de las propias narices, para vivir el aquí y ahora, encontrar sentido, aunque sea, como reza el título, al final. La película se beneficia de una gran interpretación de Jim Broadbent en el rol protagonista, que sabe dotar a su egocéntrico personaje de humanidad, crear empatía aunque sus defectos y miedos sean patentes. Todos los demás actores están muy bien, pero está claro que de algún modo giran alrededor de él, es a Tony a quien le toca crecer, hacer su particular viaje interior para luego poder mirar con paz al exterior, a las personas que le rodean.

6/10
Alias Grace

2017 | Alias Grace | Serie TV

Gunpowder

2017 | Gunpowder | Serie TV

Interesante miniserie histórica, con la que debutan en la escritura de guiones dos actores, Kit Harington y Daniel West, que también se reservan sendos papeles. En concreto Harington, célebre por ser Jon Snow en Juego de tronos, asume el personaje protagonista de Robert Catesby, principal líder de la llamada Conspiración de la Pólvora, que pretendía la voladura de la Cámara de los Lores el 5 de noviembre de 1605, llevándose por delante a rey Jacobo I y a los principales dignatarios del gobierno y el parlamento. Aunque con algunas licencias relativas a los puntos en los que hay espacio para la especulación -por ejemplo, se atribuye al español Juan Fernández de Velasco, condestable de Castilla, haber informado de rumores sobre el complot, para facilitar un acuerdo de Felipe III con el monarca inglés en otras cuestiones-, se ciñe a los datos históricos. De modo que se da cuenta de la persecución que vienen sufriendo los católicos desde el reinado de Isabel I, que no se suaviza tras la subida al trono de Jacobo I, lo que da alas a las conspiraciones, una de ellas la de la pólvora, urdida por Robert Catesby, junto a Thomas Wintour, Thomas Hardy y John Wright, a los que se sumaría el célebre Guy Fawkes –el cómic de Alan Moore y la película de las Wachowski V de Vendetta, junto a la máscara de los antisistema Anonymous han alimentado la leyenda–, interpretado por Tom Cullen. Otros personajes históricos que se asoman son el superior de los jesuitas, el padre Henry Garnet –encarnado por Peter Mullan–, y el ministro del rey Robert Cecil –Mark Gatiss–. Y también el condestable al que da vida el español Pedro Casablanc. La serie es dinámica y está bien ambientada. Y se da presencia a algún personaje femenino, aunque históricamente no hayan sido relevantes, como Anne Vaux, prima de Catesby, interpretada por Liv Tyler. En lo relativo a la violencia, se cargan las tintas con escenas muy gráficas sobre las torturas, desmembramientos y mutilaciones, aunque eran prácticas comunes, y es auténtico que los conspiradores las sufrieron. Dirige los tres episodios de la serie J Blakeson, conocido sobre todo por La quinta ola.

6/10
Kingsman: El Círculo de Oro

2017 | Kingsman: The Golden Circle

Más grande, más espectacular, con efectos especiales aún más elaborados, no significa necesariamente mejor. En 2014 Matthew Vaughn aportó con Kingsman: Servicio secreto un poco de frescura al subgénero de las películas de espías estilo James Bond adaptando un cómic de Mark Millar y Dave Gibbons, con agencia secreta privada dedicada a salvar el mundo. La tapadera de la sastrería de trajes a medida Kingsman, una relación mentor-discípulo representada por un veterano agente y el recién llegado, hijo de un agente muerto en acto de servicio, y el tono iconoclasta y gamberro funcionaban razonablemente. Ahora se intenta repetir la jugada, y el resultado es, decididamente, menos brillante. La idea es jugar con Poopy (Julianne Moore), una maníaca lideresa de un cártel del narcotráfico, el Círculo de Oro, que tiene sus horteras cuarteles generales en la más recóndito de la selva camboyana, y ha ideado un maléfico plan para hacer legal su negocio, con un chantaje que podría acabar con la vida de millones de personas. El joven Eggsy (Taron Egerton), que sigue su noviazgo con la princesa sueca Tilde (Hanna Alström) y usa el alias Galahad de su antiguo mentor (Colin Firth), va a ser testigo de cómo su agencia es destruida casi al completo. Lo que le obliga a contactar, ayudado por Merlin (Mark Strong), con sus "primos" americanos de Kentucky, Statesman, otra agencia que usa como tapadera una destileria de whisky. Todos sumarán esfuerzos para afrontar la amenaza planteada por Poppy. El film arranca con una escena espectacular de persecución automovilística y pelea en el interior de un coche, que supone un verdadero alarde técnico. Pero éste es viene a ser el principal problema del film, la acumulación de escenas de acción brilantes, pero que acaban resultando cansinas, se trata de un barroquismo apabullante, que incluye perros-robots, látigos eléctricos, guantánamos de drogatas, brazos de cyborg... También hay un exceso de actores desaprovechados en roles de limitado interés, Channing Tatum, Halle Berry o Jeff Bridges, por citar a tres. Aunque en este sentido se lleva la palma Elton John interpretándose a sí mismo: la broma de un cameo habría podido pasar, pero su reiterada presencia no resulta muy divertida. Por otro lado, como el humor negro o las situaciones picantes dejan de ser una sorpresa, la escena de la hamburguesa, o la "delicada" misión de implantar un micrófono a una chica despampanante, parecen concebidas para plegarse al guión, introducidas por tanto sin demasiada habilidad o gracia. Entiéndase bien, la película es entretenida, y da más o menos lo que promete, pero sabe un poco a decepción, falta capacidad de riesgo, y desde luego arremeter contra el presidente de Estados Unidos a estas alturas no parece precisamente un acto de coraje.

5/10
Wolf Hall

2015 | Wolf Hall | Serie TV

Espléndida serie de la BBC, que describe algunos de los acontecimientos decisivos del reinado de Enrique VIII en Inglaterra desde un punto de vista inusual en cine y televisión, el de Thomas Cromwell, que llegó a ser consejero principal del rey pese a sus orígenes humildes, y que jugó un papel esencial en cuestiones como la supremacía de la Iglesia de Inglaterra, y en los ascensos y caídas de las nuevas reinas Ana Bolena y Juana de Seymour. El film se basa principalmente en las dos populares novelas dedicadas al tema por Hilary Mantel. Con un sólido guión de Peter Straughan y una buena dirección de Peter Kosminsky, nos encontramos con Cromwell como secretario y hombre de confianza del cardenal Wolsey, a quien guardará fidelidad incluso cuando caiga en desgracia porque Ana Bolena considera que no se esfuerza demasiado a la hora de lograr la nulidad del matrimonio del rey con Catalina de Aragón. El protagonista es pintado con matices, que Mark Rylance plasma en una interpretación sobresaliente: hombre reflexivo, inteligente y agudo, que dice las palabras justas, con cierta rectitud pero a la vez sinuoso, y al que pesan sus orígenes oscuros –era hijo de un simple herrero–, que le reprochan los grandes hombres de la corte de alta cuna. Cuestiones como la muerte de su esposa y dos hijas por unas fiebres, o la cercanía a Wolsey, muestran su lado más humano; pero también se muestra como alguien implacable en línea maquiavélica –hacia Tomás Moro, que no es pintado con demasiada simpatía, presta respeto, pero le reprocha que use la tortura para arrancar confesiones en causas con la justicia–, lo que se acentúa con el paso de los años junto a Enrique VIII y su deseo de que paguen los que posibilitaron la caída de Wolsey. Seguramente uno de los grandes aciertos de esta serie es su contención –no se cae en los excesos de glamurosas intrigas palaciegas como las que se mostraban en Los Tudor–, y su intento por comprender el contexto social, político y religioso, por ejemplo en relación a la cuestión matrimonial y a la de los monasterios. Además sabe cuidar a todos los personajes sin fáciles simplificaciones, no se juzga ni caricaturiza a nadie, todos son de carne y hueso, y se pueden apreciar virtudes y defectos, ya sea en el rey y las reinas, los cortesanos, Moro, Norfolk, etc. Y se insinúan lazos que se estrechan –Enrique VIII es una suerte de padre para Cromwell, como antes, en mayor medida, lo había sido Wolsey; los amores imposibles de Cromwell una vez enviuda–, y sutiles conspiraciones en las luchas por el poder, donde no es fácil distinguir la verdad de las falsas acusaciones. El reparto podría decirse que es casi inmejorable. Aparte del citado Rylance, Damian Lewis compone un muy creíble  Enrique VIII, y lo mismo hace Claire Foy con Ana Bolena, estos componen el terceto principal de la serie, donde también se pueden mencionar las interpretaciones de actores conocidos como Jonathan Pryce, Mathieu Amalric, Joanne Whalley, Anton Lesser, Kate Phillips y Tom Holland, el chaval de Lo imposible.

7/10
London Spy

2015 | London Spy | Serie TV

Londres. Danny, un joven gay, conoce a Alex en una etapa de su vida en que se encuentra muy próximo a la desesperación. Un gesto de afecto le conmueve, quiere conocerle más, está enamorado. Pero el otro no puede ser más distinto y dice que no siente esa inclinación homosexual. A pesar de todo pasan tiempo juntos, y el carácter extrovertido del caótico Danny hace bien al enigmático y reservado Alex, y viceversa. Acaban acostándose incluso, y siendo pareja, y Danny incluso presenta a Alex a su maduro amigo homosexual Scottie. Aunque todo parece ir sobre ruedas, de pronto un día Alex desaparece sin dejar rastro. Y Danny va a descubrir que su supuesto trabajo en un banco era otra cosa. Miniserie británica de la BBC compuesta de 5 entregas, creada por Tom Rob Smith, autor de la novela en que se basó El niño 44. Busca combinar una trama dramática gay con la intriga criminal y de espionaje, apoyado principalmente en el trío actoral compuesto por el protagonista Ben Whishaw, más Edward Holcroft y Jim Broadbent. Pero no acaba dar con un timing capaz de enganchar, pues después de ocuparse en construir los personajes, con escenas de alto voltaje sexual, y con cierta parsimonia, nos lleva por derroteros de misterio un tanto tediosos, para pasar a pasajes típicos de la investigación policial, con la idea de fondo de que nada es lo que parece.

4/10
El amante de Lady Chatterley

2015 | Lady Chatterley's Lover

Lady Constance –Connie– vive junto a su marido Sir Clifford Chatterley en su gran mansión, disfrutando de una cómoda y tranquila vida. Pero como él fue herido en la guerra y depende de una silla de ruedas, ella siente que una parte de su vida ha terminado y sufre un cierto vacío. Por eso cuando se siente atraída por el guardabosques Oliver Mellors, se dejará llevar por la pasión y entrará en una espiral de desenfreno sexual. Adaptación de la célebre novela de D.H. Lawrence. En este caso, se trata de una producción televisiva de la BBC, con actores que sin ser grandes estrellas tienen cierta notoriedad. Pese al tema que trata, el film no tiene tanta carga erótica como otras adaptaciones del escritor británico.

4/10

Últimos tráilers y vídeos