IMG-LOGO

Biografía

Ernst Stötzner

Ernst Stötzner

Ernst Stötzner

Filmografía
Isi & Ossi

2020 | Isi & Ossi

La hija de un multimillonario finge una relación con un boxeador con problemas económicos para obligar a sus padres a que le permitan perseguir sus sueños culinarios.

Brecht

2019 | Brecht | Serie TV

Frantz

2016 | Frantz

Inteligente y exquisita adaptación de la novela y luego obra de teatro "L'homme que j'ai tué" de Maurice Rostand, llevada casi 75 años antes al cine por el alemán Ernst Lubitsch. Supone una auténtica obra de madurez del francés François Ozon, un cineasta importante sin duda, con joyas en su filmografía como En la casa, pero al que suele pesar en su filmografía una atmósfera malsana y perversa, y el detenimiento excesivo en la sexualidad. Aquí acierta asumiendo la historia original sin perder un ápice de personalidad, pero con sutileza y decidida capacidad de riesgo. De este modo su propuesta es mucho más universal y de largo alcance de lo que acostumbra. Ha terminado al fin la Primera Guerra Mundial, y los habitantes de los países en conflicto tratan de restañar heridas, aunque éstas siguen abiertas, demasiadas muertes, demasiado odio. A una pequeña localidad alemana llega un misterioso francés, Adrian Rivoire, que visita una tumba en el cementerio, ante la mirada vigilante y discreta de Anna, la novia del ahí recordado, Frantz Hoffmeister, muerto en combate. El recién llegado es visto con recelo los lugareños, incluido el doctor Hans, padre de Frantz, para él cualquier francés es el asesino de su hijo. Pero Adrian resulta ser un amigo de Frantz de su época parisina en la preguerra, que les trae consuelo a él, a la madre Magda, y a Anna, con sus recuerdos. La intimidad con la familia crece, es como si hubieran recuperado al hijo y novio muerto, pero algo turba a Adrian, que no parece estar en paz consigo mismo. No conviene desvelar mucho más de la trama de Frantz, que depara unas cuantas sorpresas, pues a diferencia de Samson Raphaelson y Lubitsch, Ozon y su coguionista Philippe Piazzo cambian el punto de vista y se reservan cierta información crucial, además de prolongar la narración con algunos giros inesperados y muy bien traídos, lo que procura no solo cierto suspense sino, y sobre todo, también una mayor carga de profundidad a la entera propuesta. En primer plano, por supuesto, tenemos una historia de amor truncado, una mujer por un hombre, unos padres por su hijo, junto a un posible recambio. Pero ello está trenzado con las huellas de la guerra en los vencidos y en los vencedores, lo que en el conjunto ayuda a componer un cuadro poderoso y creíble de la naturaleza humana, con sus odios y rencores, patriotismo mal entendido, celos y susceptibilidades. Resulta un interesante ejercicio comparar las versiones de Lubitsch y Ozon, por ejemplo resulta muy semejante el poderoso pasaje de Hans invitando a sus amigos a una cerveza, pero en ambos filmes hay un momento interesante, el de la confesión, sólo que los personajes que acuden al sacerdote se invierten, una curiosa variante sobre el mismo tema, acudir a un consejero espiritual en momentos de zozobra interior. La película habla de perdón, de desesperación, de poner a mal tiempo buena cara, de compasión, de segundas oportunidades, de clasismo y hasta de arte, qué bien está introducida la música y la pintura. La película cuenta con cuatro grandísimos personajes, y resulta difícil señalar a alguien como "el mejor", aunque supone una gratísima sorpresa la desconocida Paula Beer, junto al más visto Pierre Niney, y los veteranos Ernst Stötzner y Marie Gruber. La fotografía en blanco y negro de Pascal Marti, con puntuales y nada caprichosas incursiones en el color para determinadas evocaciones, es preciosa. También resulta muy adecuada la banda sonora compuesta por Philippe Rombi.

8/10
¿Qué nos queda?

2012 | Was bleibt

Fin de semana familiar en el campo, presumiblemente tranquilo. Van a reunirse Marko, escritor, con su hijo Zowie, un niño; su hermano Jakob, dentista, con su novia Tine; y los padres sexagenarios Günter y Gitte. El anuncio por parte de Gitte de que ha decidido interrumpir la medicación por un trastorno psíquico que toma desde hace años despierta una oposición unánime, y sacará a la luz las invisibles grietas que existen en todos los miembros del clan. Ahí están bien patentes los problemas conyugales de Marko, el desastre económico de la consulta de Jakob, y un secreto que oculta Günter tras su capa de erudito intelectual. Interesante cuadro de una familia europea con más problemas de los que se aprecian a primera vista. Hans-Christian Schmid maneja un guión de Bernd Lange que muestra sin estridencias el esfuerzo por mantener una tónica de normalidad en las relaciones familiares, con la actitud poco rentable a la larga de cerrar los ojos a las dificultades. Y la consiguiente fragilidad de tal posición, pues las dificultades no se resuelven ignorándolas. De modo que el catalizador de la decisión de Gitte abre una caja de Pandora de la que afloran secretos y complejos que deben ser mirados de frente para ser curados. Pequeña obra de cámara, ¿Qué nos queda? cuenta con personajes bien perfilados como gente corriente y reconocible –magnífico elenco de actores, como Corinna Harfouch–, es muy bella a tal propósito la escena de celebración y unión con la canción compartida al piano. El director sabe dar con el tono adecuado para cada ocasión, y así evoca cierta desesperación en Jakob agobiado profesionalmente, o logra crear una atmósfera de intriga en el segundo tramo del film, luciéndose especialmente en la escena nocturna en que Marko busca ansiosamente a su madre.

6/10
Underground

1995 | Bila jednom jedna zemlja

El director Emir Kusturica asombró al mundillo cinematográfico con esta magna obra sobre cincuenta años de historia de su país, la extinta Yugoslavia. El jurado del Festival de Cannes se rindió a la audaz propuesta de Kusturica y le otorgó, merecidamente, la Palma de Oro en 1995. A través de la relación de tres personajes principales y sus camaradas, la película ofrece al espectador una visión absolutamente singular de la idiosincrasia balcánica. Marko, quizá el personaje que aúna a todos los demás, es un truhán oportunista que sólo piensa en el provecho personal. Cualquier situación, por triste que parezca, le ofrece una ocasión de enriquecerse, y la guerra le convierte en un traficante de armas. Su compadre, denominado "El negro", es un bruto electricista, más idealista e ingenuo que su amigo, que únicamente piensa en salvar a su patria de los opresores. Y entre los dos, está la bella Natalia, una actriz de tres al cuarto, que con tal de triunfar se unirá a quien haga falta. Durante la Segunda Guerra Mundial, los tres amigos y toda su tropa se esconden en un refugio bajo suelo para huir de los bombardeos, pero Marko mantiene la farsa durante muchos, muchos, muchos años. Kusturica entrega un film vasto, embriagador y enormemente creativo, que abarca tres importantes hitos a los largo de 50 años de la Yugoslavia del siglo XX, introducidos en el film a modo de capítulos, y que equivalen a: 1) La II Guerra Mundial 2) La Guerra Fría, y 3) La Guerra de los Balcanes. Los personajes no son nada ejemplares, sino al revés: son pendencieros, inmorales, frívolos, traidores..., pero cada uno a su modo logra hacerse simpático y entrañable al espectador, gracias al perpetuo tono tragicómico de la narración. Todo el film tiene lógicamente una lectura satírica acerca de los acontecimientos, tantas veces trágicos y crueles, que modelan la vida humana. Kusturica enriquece la narración con multitud de elementos surrealistas o claramente fantásticos, muy cómicos y delirantes, con un estilo muy felliniano, junto con imágenes visualmente maravillosas, como las que recogen los encuentros subacuáticos o la vida en los interminables túneles subterráneos, con las bellas metáforas que sugieren. La puesta en escena es sencillamente magistral y todo está imbuido de exceso y barroquismo, con una música prácticamente omnipresente. Y los actores están soberbios, sobre todo Miki Manojlovic. Underground es un film difícil de olvidar, quizá cansino, excesivamente frívolo y demasiado largo por momentos, pero a la vez de una solidez impresionante.

7/10

Últimos tráilers y vídeos