IMG-LOGO

Biografía

Fanny Cottençon

Fanny Cottençon

63 años

Fanny Cottençon

Nació el 11 de Mayo de 1957 en Port-Gentil, Gabón
Filmografía
Mis días felices

2013 | Les beaux jours

Marion Vernoux continúa abordando la infidelidad conyugal, como hizo en Love, etc. (Amor y demás), quizás su film más conocido como realizadora a nivel internacional (también ejerció como guionista en Venus, salón de belleza). En Mis días felices, la cineasta francesa adapta una novela, firmada por Fanny Chesnel, sobre este tema. Mis días felices tiene como personaje central a Caroline, una mujer que sufre una crisis al cumplir los 60, tras dejar su trabajo como dentista, y el fallecimiento de su mejor amiga. Como regalo de cumpleaños, sus hijas le ofrecen un bono para un centro que imparte talleres de teatro, cerámica y ordenadores. Allí inicia un idilio extraconyugal con uno de los profesores, un mujeriego mucho más joven que ella. La veterana Fanny Ardant (teñida de rubio) realiza un trabajo aceptable en un tono más distendido y alocado que el llevado a cabo en La familia, Vivamente el domingo, Más allá de las nubes y el resto de sus filmes más conocidos. En Mis días felices, le acompaña un correcto Patrick Chesnais (Mi encuentro con Marilou), como el marido, y Lauren Lafitte (Pequeñas mentiras sin importancia) en el rol del amante. En Mis días felices parece implícita cierta reflexión, sobre el paso del tiempo, la desorientación vital, y hasta en torno al peligro de dejarse llevar por los impulsos y caer en una relación extraconyugal vacía, basada en el sexo. Pero la realizadora insiste en mantener en todo momento un tono de comedia dramática, más cercano al humor que a la lágrima, por lo que los momentos que deberían ser más intensos no acaban de funcionar. Tampoco resultan creíbles, al menos fuera de su país de origen, algunas reacciones poco pasionales de personajes cercanos a la protagonista, que quizás podrían tildarse de "muy francesas". Véase por ejemplo a la inalterable hija del personaje de Ardant, cuando descubre que su madre tiene un 'affaire'. Acaba resultando todo muy poco creíble, sobre todo un final que en otras manos debería haber resultado esperanzador.

4/10
Conversaciones con mi jardinero

2006 | Dialogue avec mon jardinier

El veterano cineasta francés Jean Becker, hijo de Jacques Becker (París, bajos fondos), adapta libremente una novela  de Henri Cueco que conecta muchísimo con su película más conocida, La fortuna de vivir, pues también eleva un canto a la amistad. Se trata de un texto difícil de llevar al cine, con diálogos extensos y poca acción, en el que el autor rememora sus conversaciones con un carismático jardinero. En la película se ha eliminado la figura del escritor y han ascendido a coprotagonista a un pintor quincuagenario cuya presencia en el libro es anecdótica. Éste es muy conocido en los círculos artísticos de París, ciudad que abandona tras separarse de su mujer, que se ha hartado de sus continuas infidelidades. Abatido por la desintegración matrimonial, decide instalarse en un pueblecito perdido, en la casa donde pasó la niñez. Como rodea a la casa un extenso jardín, que él no sabe cuidar, inserta un anuncio en el periódico, en busca de un experto. Responde el jardinero antes citado, que resulta ser un antiguo compañero de colegio y amigo del pintor. El film está dominado por la presencia casi constante de los dos coprotagonistas, por lo que resulta clave que Becker haya podido contar con dos actores excepcionales para interpretarlos. El sofisticado y elegante Daniel Auteuil, protagonista de filmes de culto, como Un corazón en invierno, parece nacido para interpretar al pintor. Por su parte, Jean-Pierre Darroussin, habitual de las películas que rueda en Marsella su amigo Robert Guédiguian (Marius y Jeannette) realiza el mejor trabajo de su carrera, en una buena sustitución de Jacques Villeret, el actor para el que Becker concibió el proyecto, habitual de sus últimas películas. Becker lanza una mirada nostálgica pero realista de la vida rural, eludiendo con inteligencia una idealización barata. Se deduce que los lugareños del pueblo donde transcurre la acción trabajan duramente, que tienen un acceso más difícil a la sanidad que los habitantes de la ciudad, etc. Y sin embargo, tienen una sana visión de la vida. El personaje del jardinero es todo un hallazgo, un tipo campechano, con mucho sentido común, que enseña a su interlocutor a apreciar las pequeñas cosas de la vida, que le hace darse cuenta de que hace el canelo liándose con una jovencita, en lugar de intentar recuperar a su mujer, y que consigue que descubra que muchos elementos que rodean a los círculos artísticos son accesorios, superficiales o pedantes. Le enseña asímismo a ‘burlarse’ de la muerte, pues aunque sabe que ésta triunfará al final, prefiere mientras tanto reírse de ella todo lo posible. En consonancia con lo que predica, Becker echa mano de una puesta en escena clásica, pero eficaz, que recuerda al buen cine de su padre. Lo mejor es que sabe equilibrar temas trascendentes con momentos cómicos muy logrados, como el velatorio. 

7/10
Mientras haya mujeres

1987 | Tant qu'il y aura des femmes

Sam, guionista de cine con problemas económicos, es un mujeriego, incapaz de decidirse por una de las tres mujeres de su vida. Amena comedia francesa, escrita y dirigida por Didier Kaminka.

4/10
Fanny Pelopaja

1984 | Fanny Pelopaja

Fanny Pelopaja vive inmersa en un mundo marginal donde la delincuencia es el pan de cada día. En éstas un antiguo policía la busca porque la considera culpable de haber sido expulsado de las fuerzas de seguridad por los malos tratos que le infligió; mientras que ella también quiere saldar cuentas. En realidad es una relación sadomasoquista de amor-odio que puede acabar fatal. Vicente Aranda se siente a gusto con esta sórdida historia donde conviven sexo y violencia. El cineasta adapta una novela de Andreu Martín, y escogió como protagonista a Fanny Cottençon, actriz nacida en Gabón que ha desarrollado casi toda su carrera en Francia.

3/10

Últimos tráilers y vídeos