IMG-LOGO

Biografía

Fedja Stukan

Fedja Stukan

Fedja Stukan

Filmografía
Un día perfecto

2015 | A Perfect Day

Cinco años después de Amador, Fernando León de Aranoa vuelve a estrenar película, también producida por él. Esta vez sitúa la historia en la guerra de los Balcanes, en la que  sigue a un grupo de voluntarios que se dedica a asegurar el suministro de agua potable en la zona. El conflicto surge cuando, intentando sacar un cadáver de un pozo para evitar su contaminación, se les rompe su única cuerda: conseguir otra será la excusa argumental para el desarrollo de esta “road movie”. El film está concebido como un baile de géneros, se mueve entre la comedia, el drama y el cine social, algo que ya ocurría en Barrio. En Un día perfecto esta hibridación tiene un resultado irregular. En unas ocasiones los chistes del personaje interpretado por Tim Robbins animan el film, en otras le restan verosimilitud. Lo mismo ocurre con la visión crítica de la ONU y de su intervención: por un lado enriquece la película, pero llega un momento en que el reproche a la burocracia militar peca de exagerado. Es la primera vez que Fernando León rueda en inglés, pero eso no le ha impedido dirigir bien a sus excelentes actores. Tanto Benicio del Toro, con una interpretación penetrante de un personaje que intenta arreglarse a sí mismo, como Tim Robbins y su loco conductor, cumplen con creces. Los personajes –incluidas las dos chicas, Mélanie Thierry y Olga Kurylenko– cargan con un pasado que no terminamos de conocer y que nos interesa, pues ellos y ellas son el resultado de sus heridas, de su cansancio por tratar de hacer de este mundo un sitio mejor. Es la mayor virtud de esta película, una veta que se podría haber explotado más. Es indudable que el director quería hacer una película de contrastes, con muchos contrapuntos: entre sus protagonistas, entre imagen y música, entre las risas de los personajes y el drama que los rodea, entre la bondad de los voluntarios y la frialdad de los militares. Así construye una obra irregular e interesante, bien planificada –aunque a veces los planos aéreos parecen metidos con calzador– y con un final que cierra perfectamente la historia. Como es habitual en él –recordemos Familia, Barrio o Los lunes al sol– lo que más brilla en esta película son sus personajes y su pasado. Sin embargo, esta vez la trama no está al nivel de sus protagonistas: da la sensación de que, en ocasiones, la historia está supeditada al deseo de crítica. Además, uno se queda con ganas de introducirse más en el conflicto de la antigua Yugoslavia, que solo se toca de manera tangencial en dos momentos puntuales.

6/10
En tierra de sangre y miel

2011 | In the Land of Blood and Honey

Bosnia-Herzegovina, años 90. Ajla acude a bailar a una sala de fiestas, se mueve en la pista con gozo en compañía del apuesto Dajnijel, hasta que una explosión marca el final de la “fiesta”, la convivencia armoniosa de serbios, croatas y bosnios musulmanes ha terminado, es la guerra. Meses después los serbios cometen todo de tropelías contra los bosnios, y Ajla es una de las víctimas, aunque se salva de ser violada gracias precisamente al serbio Dajnijel, capitán del ejército, que la toma bajo su protección. Ambos están enamorados, pero su relación parece un desatino en medio del conflicto. La actriz Angelina Jolie decide dar un paso adelante en su carrera cinematográfica poniéndose detrás de una cámara como directora y guionista, y lo hace con En tierra de sangre y miel, una cruda y pesimista película que quiere mostrar el horror de la guerra que desangró a Bosnia-Herzegovina en el corazón de una Europa inoperante, desencadenando odios que algunos ingenuos habían dado por desaparecidos prematuramente. Hay que reconocer la valentía de la debutante en la elección del tema abordado, que de alguna manera parece querer seguir así su tarea de embajadora de buena voluntad de UNHCR, la agencia de refugiados de la Naciones Unidas, alertando de tantos crímenes que se cometen contra la humanidad. Y el deseo de evitar la trivialización y el sentimentalismo, incluso con la decisión de rodar con actores bosnios y en las lenguas del lugar, parece innegable. Sin embargo, el proyecto le viene a Jolie demasiado grande, da la impresión de que se escapan, no sólo muchas claves del complejo conflicto de la antigua Yugoslavia, sino, lo que es más grave, también una comprensión más lúcida de la naturaleza humana. Escribir y dirigir en solitario se revela como un error, tanta seguridad en sí misma y sus capacidades le acaba pasando factura para mal. Así, resulta muy difícil creerse el modo en que discurre el amor de Ajla y Dajnijel, la psicología y evolución de estos personajes, y están muy desdibujados el padre de él y la hermana de ella. La cuidada composición de algunos planos -no en balde el operador de cámara es el oscarizado Deam Semler- y el esfuerzo de producción no pueden ocultar que a este film le falta eso tan importante llamado consistencia.

3/10

Últimos tráilers y vídeos