IMG-LOGO

Biografía

Fran Fernández Pardo

Fran Fernández Pardo

Fran Fernández Pardo

Filmografía
Superagente Makey

2020 | Superagente Makey

José Miguel Salcedo, conocido como Makey, es un policía municipal que sueña con entrar en acción y formar parte de las más peligrosas operaciones. Su dedicación obsesiva al trabajo le costó su matrimonio y lleva muchos años distanciado de su hija. Tras una metedura de pata monumental, Makey será relevado de su puesto en Carabanchel y entonces decidirá trasladarse a Estepona, con la esperanza de recuperar el cariño de su hija. Simpática comedia española dirigida por Alfonso Sánchez, conocido sobre todo por ser uno de los compadres de las películas El mundo es nuestro y El mundo es suyo, que poco a poco se está labrando una estimable carrera delante y detrás de las cámaras. El director sevillano cuenta aquí para lograr el éxito con la inconmensurable ayuda de Leo Harlem en el papel protagonista, todo un seguro de vida, la verdad. Lo cierto es que es complicado tambalearse con tal pareja de humoristas y el resultado es bastante gracioso y ocurrente, una colección de gags y diálogos despiporrantes –lo del “hijo de Putin” es impagable– al tiempo la trama policiaca se va definiendo con bastante soltura y ritmo. Y se trata de humor para toda la familia, lo que se agradece. La historia, que tiene lugar en Estepona, combina bien el reencuentro familiar con las aventuras de Makey, que se verá implicado en asuntos de la mafia rusa. Lógicamente todo es ligero e irreal, tan tontorrón que no tiene ni entidad de tebeo –genial la huida de la cárcel–, pero qué más da: la cuestión aquí es pasar un rato divertido. No es cuestión de elegir entre los cientos de diálogos o gags concretos pero sí se puede destacar la originalidad de las referencias a clásicos ochenteros de acción, como Jungla de cristal o Arma letal, que harán la delicia de los frikis. Hay además una fenomenal elección de casting, que reúne a gente con una vis cómica fuera de toda duda, como Jordi Sánchez, Sílvia Abril o Mariam Hernández.

6/10
Para toda la muerte

2020 | Para toda la muerte

Durante ocho años, José Vicente se ha volcado a estudiar una oposición, con la esperanza de establecerse con su novia, y abandonar la casa de los padres de ésta, que le mantienen. Al fin salen las listas, en las que aparece como aprobado, lo que desencadena una gran alegría en su entorno, incluso sus suegros adelantan para la entrada del piso todo su dinero. Por desgracia, una llamada advierte a José Vicente de que se ha producido un error administrativo, en realidad no tiene plaza, sino que ha quedado como primer suplente. De ahí que una siniestra idea le ronde la mente: ¿y si asesina al inmediatamente anterior para ocupar su puesto? Tercer largometraje dirigido por Alfonso Sánchez, que sorprendió gratamente con El mundo es nuestro, y un poco menos con El mundo es suyo, ambas protagonizadas por él junto a su socio, Alberto López, con quien forma el dúo cómico conocido como Los Compadres. Aquí ensaya un camino nuevo, no construye un film apoyado en los diálogos entre los dos humoristas, sino una comedia de tintes negros, pero con cierta elegancia, que por momentos se diría que aspira a imitar a Plácido, de Luis García Berlanga, y Arsénico por compasión, de Frank Capra. Por desgracia, no llega ni de lejos a esas alturas. Al guión le falta una vuelta de tuerca, pues si bien el arranque le saca mucha punta a la picaresca española, y a la desesperación por culpa de la precariedad económica que puede llevar a un individuo a cualquier cosa, con tal de asegurarse un puesto vitalicio, aunque sea como funcionario mileurista. Pero después pierde fuelle cuando la acción se encierra en un apartamento. Aún así, logra la carcajada por momentos; Sánchez ha decidido quedarse relegado en un papel secundario, cediéndole todo el protagonismo a López, que explota su gracia natural. No todo el reparto consigue el mismo nivel, aunque hay de todo.

4/10
522. Un gato, un chino y mi padre

2019 | 522. Un gato, un chino y mi padre

George, joven agorafóbica, no puede alejarse de su apartamento sevillano más de 522 pasos. Tras la muerte de su gato, Fernando, instala su hogar en una furgoneta, y le pedirá a un amigo, dependiente de un comercio chino (aunque en realidad es japonés) que le lleve a Portugal, siguiendo una guía de viajes escrita por su padre, para sepultar las cenizas de su mascota en algún lugar especial. Colaborador habitual de Alberto Rodríguez, el también hispalense Paco R. Baños debutó en el largometraje como realizador y guionista con Ali, sobre relaciones maternofiliales, que tuvo poco recorrido comercial. Ahora firma su segundo título, también escrito por él, con un tono literario, en el que el miedo a los espacios abiertos constituye una metáfora de la dificultad para afrontar los problemas y luchar contra las limitaciones personales que cada uno se impone. El realizador compone una road movie salpicada de capítulos cercanos al surrealismo, con personajes estrambóticos, que en cierta manera conecta con el cine de Julio Medem en sus inicios. Reivindica la necesidad de conectar con las raíces, reconciliándose con el pasado, pese a que se haya sufrido algún trauma de gravedad. Natalia de Molina, ganadora de dos Goyas, por Vivir es fácil con los ojos cerrados y Techo y comida, y Alberto Jo Lee, que dejó un grato recuerdo como camarero chino de un bar típico español en Tapas, sostienen la mayor parte del metraje con oficio, si bien no acaban de lograr con su esfuerzo que el espectador conecte con sus singulares personajes. Aparecen Nadia de Santiago y Manolo Solo, pero apenas tienen presencia. El film quizás desconcierta a ratos, pero tiene momentos muy bien trazados y utiliza muy bien los sentimientos de los fados portugueses para darle fuerza a sus imágenes.

5/10
El mundo es suyo

2018 | El mundo es suyo

El dúo sevillano de humoristas Los Compadres sorprendió en 2012 con El mundo es nuestro –donde interpretaban al Cabesa y al Culebra, dos delincuentes– porque ponía el dedo en la llaga de la crisis económica con bastante amabilidad, pese a su limitadísimo presupuesto. Su segundo trabajo vuelve a estar dirigido y coescrito por Alfonso Sánchez, que también lo coprotagoniza con su inseparable Alberto López. Esta vez pasan de encarnar a dos ‘macarrillas’ a una pareja de señoritos andaluces de clase alta. Rafi llega a casa de Fali para pedirle que le acoja, pues su mujer le ha puesto de patitas en la calle, y además debe dinero a unos mafiosos rusos que no se lo han tomado demasiado bien. Por su parte, Fali sólo aspira a llegar a tiempo para recoger en la tintorería la indumentaria con la que su hijo recibirá la Primera Comunión al día siguiente. Se trata de un traje que pertenece desde hace décadas a la familia por lo que si le ocurriera algo, su suegro –que no le traga– tendría una excusa estupenda para exigirle a la esposa que pida el divorcio… Esta vez disponen de muchos más medios, y hasta cuentan con una ‘major’, Warner, como distribuidora. También se aprecia su gracia natural, en muchas ocasiones arrancan carcajadas, un poco con la misma fórmula, criticando a políticos, y la cultura del pelotazo, para asegurarse un buen nivel de vida. Y cuentan otra vez con desconocidos eficaces como secundarios. Pero sus chistes son más facilones, y el metraje se alarga hasta la extenuación. Quizás lo peor sea que se pierde por momentos la amabilidad de su ópera prima. Por ejemplo, también meten a la Iglesia en el mismo saco de poderes fácticos corruptos, y algunos chistecillos gruesos –la secuencia de sexo con la camarera ‘okupa’– traen a la memoria a Torrente, y a las comedietas de Fernando Esteso y Andrés Pajares, o sea las españoladas más cutres. Que pena que se hayan ido por ese camino.

4/10
Ánimas

2018 | Ánimas

Álex –muchacha que se autolesiona con brutalidad a diario– está muy unida a Abraham, su vecino, desde la infancia de ambos. Pero éste acaba de iniciar una relación con Anchi, una compañera del instituto, por lo que empiezan a distanciarse. Además, el chico no puede evitar comportarse de forma extraña, pues vive una situación muy dura en casa, ya que su progenitor tiene problemas económicos que podrían hacerle cerrar la tienda que regenta, mientras que su madre parece ausente. Segundo trabajo del tándem formado por Laura Alvea y José F. Ortuño, tras la desconocida The Extraordinary Tale of the Times Table. Estos realizadores y guionistas demuestran cierta imaginación a la hora de componer imágenes potentes, y un exceso de devoción al cine que les hace abusar de homenajes más o menos explícitos, por ejemplo a la escena de la ducha de Psicosis, al surrealismo de David Lynch y a las atmósferas de terror de John Carpenter. No se distinguen como buenos directores de actores. Ni los jóvenes Clare Durant (Centro médico) e Iván Pellicer (Fugitiva) consiguen hacer creíbles unos personajes un poco acartonados, ni acaban de convencer los veteranos Luis Bermejo y Ángela Molina. Todo se agrava porque hasta que se entiende lo que está ocurriendo en un giro a mitad de la película, el espectador contemplará lo que ocurre desde fuera, sin involucrarse en la acción. Sobran los sustos efectistas.

4/10
Nuestros amantes

2016 | Nuestros amantes

Él entra en una librería-bar y ella le aborda y le propone un juego. Ambos de buen ver, no deben decirse los nombres, tienen que aprender a conocerse, aunque tal vez puedan mentirse, y con la regla, que impone ella, de que no han de enamorarse, podría ser demasiado doloroso. A medida que progresa la relación, con sucesivas citas donde está prohibido darse el teléfono o el correo electrónico, sabemos que él es guionista, y que ambos han sufrido decepciones sentimentales. Las reglas establecidas al principio empiezan a quebrarse, y hasta puede que "hada loca" y "duende chiflado" estén haciendo algunas trampas. Cuarta película del zaragozano Miguel Ángel Lamata, director, guionista y productor, que orilla por una vez el tono gamberro y grosero de sus predecesoras, para adscribirse más bien a la comedia romántica. El film, donde él y ella, Eduardo Noriega y Michelle Jenner, son los reyes de la función –Gabino Diego y Amaia Salamanca son simples comparas, Fele Martínez tiene algo más de peso–, se diría deudor de Richard Linklater y su inolvidable Antes del amanecer, con Viena sustituida por Zaragoza, aunque como cabe imaginar, las comparaciones son odiosas, y la película que nos ocupa está por debajo de su referente. El film es en general amable, aunque no evita Lamata una zafia descripción sexual que empaña el pretendido tono romántico, casi mágico. Tiene cierto ingenio jugar con el metalenguaje, ver la realidad como un guión de película y las soluciones que habría que buscarle para que funcione. Pero sobra verborrea –las referencias a Capote y Bukowski son un caprichín que no aporta nada, parece obvio que el director quiere decir que le encantan estos autores y rendirles homenaje–, y falta un poco más de dinamismo y agilidad, pues aunque la cinta dura apenas hora y media, se diría a ratos que resulta interminable. Y puestos a hablar de hacer trampas, también Lamata las hace, con un doble final no demasiado satisfactorio.

4/10
The Extraordinary Tale

2013 | The Extraordinary Tale of the Times Table

Debut en el largometraje de ficción de los autores del corto Relojes de arena, Laura Albea y José F. Ortuño. El segundo también ejerce como guionista. Ambos cuentan también con experiencia en el ámbito del documental, y han dirigido juntos episodios de la serie de animación Treintañeros, entre otros trabajos como videoclips y anuncios publicitarios. Han rodado en inglés The Extraordinary Tale para facilitar la distribución internacional, y ni siquiera se ha traducido el título para su estreno en España. The Extraordinary Tale sigue los pasos de una chica con dificultades para relacionarse con los demás debido a una infancia complicada, ya que su madre sufría problemas mentales. Por eso, emplea para expresarse una máquina de escribir. Casualmente, encuentra a un alma afín, un chico igual de retraído, con el que inicia una relación. Ambos se enfrentarán a un reto complejo cuando ella se queda embarazada. Cuenta con un trabajo aceptable de los desconocidos actores, el estadounidense Ken Appledorn, y la alemana Aïda Ballmann, que se expresan utilizando fundamentalmente gestos y miradas. Visualmente atractiva, su estética fusila sin piedad el estilo de Jean-Pierre Jeunet, con algunos esfuerzos por parecerse al cine de Wes Anderson. El film saca mucho partido a su escaso presupuesto, transcurre en una época indeterminada, en una única localización y cuenta con sólo cuatro personajes. Repleta de humor negro, tiene cierto interés su crítica a las dificultades para sacar adelante una familia en una sociedad que no apoya la conciliación laboral. Pero todo esto no basta para mantener interesado al espectador, pues los personajes resultan excesivamente estravagantes, y apenas se empatiza con ellos. Además, The Extraordinary Tale cuenta con un guión poco inspirado, que enseguida se estanca.

4/10

Últimos tráilers y vídeos