IMG-LOGO

Biografía

Graham Reynolds

Graham Reynolds

Graham Reynolds

Filmografía
Dónde estás, Bernadette

2019 | Where'd You Go, Bernadette

Bernadette Fox es una enigmática mujer, de acusada personalidad, antaño arquitecta de prestigio, en la actualidad retirada de la vida pública en una urbanización de Seattle, ciudad a la que odia. Ahí vive con su esposo Elgie, programador gurú de Microsoft, y con su inteligente hija adolescente Bee. La chica logra arrancar a los padres la promesa de que se irán de vacaciones a la Antártida, un lugar que le fascina. Pero el ya habitual nerviosismo de Bernadette irá en aumento, lo que se manifiesta en un comportamiento impertinente con sus vecinas, en las compras electrónicas compulsivas con su asistente informático, y en el consumo de fármacos. Richard Linklater nunca defrauda. Estamos ante un cineasta interesado en el ser humano y sus motivaciones, algo que se trasluce en cada una de sus películas, desde la trilogía que inició con Antes del amanecer a la historia de veteranos de guerra La última bandera, pasando por su asombroso proyecto Boyhood, gestado a lo largo de doce años de paciente rodaje. Aquí aborda el tema del genio artístico, de su desarrollo y su posible frustración por dificultades que no se logran gestionar adecuadamente. En tal sentido, la cuestión de la arquitectura está introducida con gran realismo, de modo que el reportaje especial sobre uno de sus proyectos, colgado en internet, fascina, y se entiende la cuestión del corrimiento de tierras, o cierta idea que surge en un momento fundamental de la trama. Y ello está bien maridado con la dedicación informática de Elgie, terreno en el que es algo parecido a un geniecillo, aunque se le escapen ciertos problemas de Bernadette, o las aportaciones como “amateur” de Bee en una representación escolar, con un instrumento musical. Hay mucho e inteligente subtexto, como en la medalla de santa Bernadette, la vidente de Lourdes, y que alude a distintas visiones de las cosas que todos necesitamos para funcionar en la vida. La película adapta una popular novela de Maria Semple, y en el guion, además de Linklater, han intervenido Holly Gent y Vincent Palmo Jr., que ya habían colaborado con él en Me and Orson Welles. Y se combina sabiamente el drama por la crisis familiar, por los problemas psíquicos y de convivencia de ella, pero también por la excesiva dedicación al trabajo de él, y los temores que surgen alrededor de la próxima partida de Bee a un internado. También tienen interés las relaciones humanas con las vecinas, donde se pinta ese ambiente que vienen retratando series como Mujeres desesperadas y Big Little Lies, de mujeres casadas y madres que tratan de brillar en su vida social. Ahí hay espacio para lo tragicómico. Una vez más Linklater acierta con un magnífico reparto, donde brilla Cate Blanchett, perfecta como neurótica asocial artista con encanto, verdaderamente esta mujer se transfigura en cada papel que asume, y es lo más parecido a una Katharine Hepburn que tenemos en la actualidad. También demuestran gran nivel Billy Crudup o Kristen Wiig, aunque merece la pena destacar el trabajo de la recién llegada Emma Nelson como la hija, está sencillamente maravillosa.

8/10
La última bandera

2017 | Last Flag Flying

Notable drama sobre las heridas que arrastran los veteranos de guerra en la sociedad estadounidense. Larry "Doc" Shepherd visita a dos de los compañeros con los que sirvió durante la guerra de Vietnam. Sal Nealon es un tipo que vive al día, que regenta un bar, con la boca muy grande, dice todo lo que le pasa por la cabeza. Richard Mueller es pastor en una iglesia baptista, que ha sentado la cabeza tras una vida agitada. El motivo del reencuentro no puede ser más lúgubre: el viudo Doc va a enterrar a su único hijo, muerto en acto de servicio en Bagdad, Irak, poco antes de la captura de Sadam Husseim. El polifacético Richard Linklater adapta una novela de Darryl Ponicsan, quien también coescribe con él el libreto. Se trata de una trama que es un verdadero regalo para los tres actores principales, Steve Carell, Bryan Cranston y Laurence Fishburne, que están perfectos en sus papeles. Por el dibujo de situaciones e interactuaciones entre ellos, sería perfectamente trasladable al teatro, aunque el director sabe imprimir a la narración estimables cualidades fílmicas, también cuando el film se convierte en una suerte de road-movie. Realmente estamos ante una sugerente reflexión acerca del sentido de la vida, que invita a pensar que las cosas ocurren por algún motivo, y que siempre hay tiempo para el reconocimiento de las culpas, el perdón y hacer lo correcto. El modo en que discurre todo está muy bien planteado, porque poco a poco conocemos las circunstancias de lo ocurrido en Vietnam e Irak, de modo que la reunión después de tanto tiempo, aunque sea por un motivo bien triste, se presenta como oportunidad única para reparar errores y crecer como personas. Por otro lado, la mirada al lado oscuro de la guerra, incluidos los intereses bastardos de los que mueven los hilos, aunque decididamente crítica, está hábilmente contenida, se evita la tentación panfletaria. El film muestra, en los dramas personales, un delicado equilibrio, pues existe espacio para la risa y para la lágrima, y el choque de personalidades –el bruto Sal, con su lenguaje procaz y sus modos nada delicados, frente al pastor que todo lo ve con mirada sobrenatural tras su encuentro con Jesús, tiene como puente al roto Doc, que debe encajar la muerte de su hijo– está manejado con rara perfección. Una gratísima sorpresa, con tres extraordinarios personajes principales, y un buen cuadro de secundarios, que lo hacen muy bien.

7/10
Richard Linklater: retrato del indie americano

2016 | Richard Linklater: Dream Is Destiny

Documental repasa la vida y la obra del director y guionista americano Richard Linklater, autor  de cine independiente y multipremiado por Boyhood. Momentos de una vida. Aparecen varios actores célebres que han trabajado con él, como Ethan Hawke, Julie Delpy, Patricia Arquette o Jack Black.

6/10
Antes del anochecer

2013 | Before Midnight

Jesse y Celine se conocieron casualmente un tren hace 20 años, un encuentro mágico que les llevó a charlar y charlas, paseando por Viena. La historia se repitió pasados 10 años, cuando Jesse presentaba un libro en París. Ahora es en Grecia donde reencontramos a Jesse y Celine en una circunstancias inesperadas. Él se divorció de su esposa, con la que tiene un hijo adolescente. Y desde hace años convive con Celine, con la que ha tenido gemelas. Están terminando sus vacaciones helénicas, que han pasado en casa de un escritor, y por supuesto, hablan y hablan hasta la medianoche. Richard Linklater, con la ayuda de sus dos actores protagonistas, Ethan Hawke y Julie Delpy, repite en Antes del anochecer la fórmula que tan buenos resultados le diera en Antes del amanecer y Antes del atardecer. O sea, largas parrafadas, sobre todo entre la pareja protagonista, aunque también con sus amigos, a veces con planos sostenidos durante bastantes minutos, que fluyen con gracia. Diálogos ingeniosos, muy bien urdidos, que hacen pensar una vez más en que Linklater y compañía juegan a hacer una película a lo Eric Rohmer, y que la cosa les sale bastante bien. En esta ocasión la reflexión sobre el paso del tiempo y el aprovechamiento de las oportunidades se acentúa, pues Jesse y Celine ya no son unos jovencitos, y tienen hijos a los que cuidar. Y así se incide en la madurez, que obliga a querer y aceptar al otro a pesar de sus defectos, si se desea perserverar en el amor. Puede sorprender a veces la ligereza con que se da por hecho o se bromea sobre posibles infidelidades del otro, y no faltan las inevitables bromas sexuales en las conversaciones. La decisión de mostrar a Delpy "a pecho descubierto" es de un exhibicionismo innecesario. En cambio tiene gracia ver a Delpy "actuando", como si fuera una admiradora "tontita" del famoso Jesse escritor.

8/10
Bernie

2011 | Bernie

Bernie, maquillador de cadáveres, está considerado uno de los habitantes más queridos de Carthage, un pueblecito de Texas, por su condescendencia con los demás, y su eterna sonrisa. Tras ocuparse del cadáver de un ricachón, entabla una amistad con la viuda, una anciana malhumorada y desagradable que parece su antítesis. Ambos pasan todo el tiempo juntos, por lo que Bernie se siente un tanto atrapado... Antes de su galardonada Boyhood. Momentos de una vida, el polivalente Richard Linklater rodó este docudrama, que reconstruye una curiosa historia real, pese a su cercanía al surrealismo. Jack Black –que repite con Linklater tras Escuela de rock- realiza un correcto trabajo, y está acompañado por los excelentes Shirley MacLaine y Matthew McConaughey (transformado físicamente como jefe de policía del condado, en el punto de inflexión en el que empezó a tomarse su carrera en serio), que se mezclan con insólita eficacia con un nutrido número de no profesionales de la actuación, pues en realidad son testigos de los hechos auténticos. Tiene cierta gracia a pesar de sus tintes un tanto negros, pero fracasa un poco cuando intenta ponerse dramática. En suma, desconcierta un poco pues no se acaba de entender la trascendencia de lo que se cuenta o hacia dónde va, y se espera en todo momento algún giro que eleve el interés, aunque éste nunca llega. Pero subyace cierta crítica social, realizada con un enorme cariño, hacia la doble moral y los cuchicheos de las pequeñas comunidades.

5/10
A Scanner Darkly

2005 | A Scanner Darkly

Un futuro no muy lejano. La adicción a las drogas se ha convertido en un problema de primera magnitud. La policía utiliza ‘topos’ que se infiltran en los grupos sospechosos, para dar con los que manejan los hilos de tan lucrativo negocio. Uno de estos ‘topos’ es Bob Arctor, obligado a llevar una vida esquizofrénica, y que porta un sofisticado traje de camuflaje cuando anda en las dependencias policiales, para que sus compañeros no conozcan su verdadera identidad. Adaptación de una novela de anticipación de Philip K. Dick, cuyas historias han dado pie a filmes de la talla de Blade Runner, Desafío total y Minority Report. Richard Linklater aplica la tecnica que ya empleó en Waking Life, y filma a los actores reales, a cuyas imágenes aplica luego animación rotoscópica. El resultado, de personajes con contornos muy marcados y cierta cualidad etérea, tiene su encanto, aunque puede terminar cansando. Linklater, siguiendo las intenciones del autor, señala los perniciosos efectos de la drogadicción. Pero, con ritmo cansino, sucumbe a la tentación de la verborrea, que tan buenos resultados le dio en Antes de amanecer y Antes de atardecer, pero que aquí empantana la narración. Pese a todo tiene logros destacables, como la del citado traje de camuflaje, o la escena final de Arctor en la plantación, recogiendo una florecilla.

5/10

Últimos tráilers y vídeos